• No se han encontrado resultados

La Productividad en El Mantenimiento Industrial (3a. Ed.), Dounce Villanueva, Enrique

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2021

Share "La Productividad en El Mantenimiento Industrial (3a. Ed.), Dounce Villanueva, Enrique"

Copied!
289
0
0

Texto completo

(1)

ISBN 978-607-438-068-2 C M Y CM MY CY CMY K

(2)

La productividad en el

mantenimiento industrial

Enrique Dounce Villanueva

Ingeniero de transmisiones

Consultor e instructor independiente de

mantenimiento industrial

PRIMERA EDICIÓN EBOOK

MÉXICO, 2014

(3)

Dirección editorial: Javier Enrique Callejas Coordinación editorial: Estela Delfín Ramírez

Diseño de interiores: Ricardo Viesca Muriel ( Visión tipografíca editores ) Diseño de portada: Eleazar Maldonado San Germán (Factor02)

Ilustraciones: Angélica Ruiz/Jaime Millán (Publishare) Fotografías: Jupiter Images Corporation

Revisión técnica

Ing. Miguel Ángel Herrera Dominguez Universidad La Salle

La Productividad en el mantenimiento industrial

Derechos reservados:

© 2014, Enrique Dounce Villanueva

© 2014, GRUPO EDITORIAL PATRIA, S.A. DE C.V. Renacimiento 180, Colonia San Juan Tlihuaca

Delegación Azcapotzalco, Código Postal 02400, México, D.F. Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana Registro Núm. 43

ISBN: 978-607-438-924-1

Queda prohibida la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de la presente obra en cualesquiera formas, sean electrónicas o mecánicas, sin el consentimiento previo y por escrito del editor.

Impreso en México Printed in Mexico

Primera edición ebook: 2014

info editorialpatria.com.mx

(4)

Agradecimientos

En el momento de empezar a hacer esta tercera edición corregida y mejorada llega a mi mente una fecha muy importante para mi: 27 de abril de 1973, cuando Editorial CECSA puso en el mercado mi primer libro La Administración en el Mantenimiento, el cual fue posible en primer lugar por el apoyo moral y físico de mi esposa, Luz María Pérez Tagle Tenorio, quien con su esfuerzo y dedicación a pesar de atender como ama de casa al suscrito y a nuestros seis hi-jos se dedicó a ayudarme con el libro revisando ortografía, recortando y pegando cuando esas labores se hacían con tijeras y pegamento, labor cansada pero siempre desarrollada pensando que la lucha en conjunto nos ayudaba a formar una familia cada día mejor. Treinta y seis años después, y muchas publicaciones y esfuerzos conjuntos; ella se ha ausentado físicamente, pero me dejó un ambiente grato de seis profesionales todos con sus respectivas familias, 14 nietos, cuatro bisnietas y dos bisnietos; además de muchos amigos de cuyo aprecio gozo. Este primer libro aceptó siete reimpresiones, y en 1982 hicimos la segunda edición corregida y aumentada para la cual colaboraron con el suscrito los ingenieros Raúl Estebané López, ingeniero en comu-nicaciones, y Jorge Fernando Dounce Pérez Tagle, ingeniero mecánico administrador.

En 1989 nace un nuevo libro: La productividad en el mantenimiento industrial, también de Editorial CECSA, con la colaboración directa del ingeniero mecánico administrador Jorge Dounce Pérez Tagle y la licenciada en diseño industrial Elizabeth Dounce Pérez Tagle. En 1998 nace la segunda edición corregida y aumentada con la colaboración directa y especializa-da de Carlos López de León, ingeniero mecánico electricista, Manuel Madrigal Romero y Ser-gio Rosales de la Vega, profesores investigadores y catedráticos en la UPIICSA. Por último, en 2009 se desarrolla esta tercera edición al descubrir la verdadera perspectiva que tiene la con-servación industrial aunada a la administración ecológica de sistemas debido a la ayuda impor-tante que me proporcionó mi apreciado amigo próximo ingeniero en Procesos Organizacionales José Antonio Hernández Salas, y con más de 10 años de experiencia en este tema y en el área de sistemas, quien como no iniciado en temas de mantenimiento a lo largo de estos dos años que duró la revisión de esta edición, planteó una serie de preguntas y dudas que me llevaron a encontrar el enfoque que esta publicación tiene ahora, además de ser mi maestro en el hard-ware y softhard-ware que empleó para la elaboración de mis publicaciones.

Agradezco profundamente a todas estas personas por la eficaz y desinteresada ayuda que me han proporcionado a través de los años, ya que han conseguido a que cada esfuerzo que en la actualidad me toca desarrollar tengo su presencia a veces virtual, y cuando es necesario física, lo cual me anima a seguir en la lucha por mejorar mi trabajo y esto ha hecho posible desarro-llar la tercera edición de este libro.

Muchas gracias amigos, sinceramente,

(5)

iv La productividad en el mantenimiento

Acerca del autor

Currículum resumido

Datos personales

Nombre Ing. Enrique Dounce Villanueva

Fecha y lugar de nacimiento 12 de Agosto de 1921 en Azcapotzalco D. F. México Estudios profesionales Escuela Militar de Transmisiones del Ejército Nacional

Mexicano en los Leones, Tacuba, D. F. obteniendo el títu-lo de Ingeniero de Transmisiones.

Diplomados En Funciones Administrativas, Contabilidad General, Contabilidad de Costos, Ingeniería Industrial, Relaciones Industriales y Administración por Objetivos, todos ellos cursados de 1967 – 1969 en la Universidad de Nuevo León.

Experiencia en labores de mantenimiento

1959 a 1961 Jefe de Mantenimiento de la planta telefónica en las ciudades de Puebla, Oaxaca y poblaciones aledañas.(TELMEX)

1961 a 1974 Gerente ingeniero de Sector al cuidado del Mantenimiento de la planta tele-fónica en los sectores de Puebla, Guadalajara, Monterrey y Centro. (TELMEX)

1974 a 1980 Gerente de Instalación y Mantenimiento de Conmutadores a nivel nacio-nal. (TELMEX)

1980 a la fecha Asesor e Instructor de Mantenimiento Industrial

Conferencias más importantes como ponente

1975 Ciudad de México Simposium de Conservación, organizado por el el IMSS con la po-nencia “La administración como materia básica en los planes de estudios vocacio­ nales”.

1983 Río de Janeiro, Brasil. III Congreso Iberoamericano de Mantenimiento Industrial, con la ponencia “Establecimiento de bases filosóficas para el mantenimiento industrial”. 1984 Bombay, India. II Conferencia Internacional de Ingeniería de Planta, organizado por la

Indian Institution of Plant Engineers, con la ponencia “Una nueva técnica para la pla­

neación del mantenimiento”.

1990 México, D.F. II Congreso Nacional de Mantenimiento, organizado por la Asociación Mexicana de Mantenimiento A.C., con la ponencia “La productividad en el manteni­ miento industrial”.

1996 Tula, Hidalgo. I Congreso Internacional de Mantenimiento Industrial, organizado por la Universidad Tecnológica de Tula-Tepeji, con la ponencia “El mantenimiento industrial de cara al siglo XXI”.

(6)

Acerca del autor v 1996 Estado de México. III Semana de Ciencia y Tecnología, organizada por la Universidad

Tecnológica Fidel Velázquez, con la Conferencia “Calidad, productividad y la conserva­ ción industrial”.

1997 México, D. F. Conferencia Plenaria organizada por la Coordinación General de Univer-sidades Tecnológicas de la SEP, con la Conferencia “La productividad en la conserva­ ción industrial”.

1998 Huamantla, Tlaxcala. Taller - Seminario “La productividad en la conservación industrial”, organizado por la Universidad Tecnológica de Tlaxcala, participando como facilitador. 1998 Managua, Nicaragua. I Congreso de Estudiantes de Ingeniería Industrial, organizado

por la Universidad Americana de Managua, con la ponencia “La productividad en la conservación industrial”.

1998 Ramos Arizpe, Coahuila. La Semana de Ciencia y Tecnología, organizada por la Univer-sidad Tecnológica de Coahuila, con la Conferencia “La productividad y la conservación industrial”.

1998 Monterrey, N. L. 5º Congreso Industrial de la Sociedad de Alumnos de Ingeniería indus-trial y de Sistemas, organizado por el ITESM, con la Conferencia “La conservación indus­ trial”.

1999 Monterrey, N. L. Taller - Seminario “La productividad en la conservación indus­ trial”, organizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León, para instruir a 14 maestros de la Escuela Tecnológica Álvaro Obregón, participando como facilitador.

2000 C. Juárez, Ch. Simposium internacional de Ingeniería Industrial y de Sistemas organiza-do por el ITESM de C. Juárez, participanorganiza-do con la conferencia “La productividad en el mantenimiento industrial”.

2000 Saltillo, Coah. 7ª Semana Nacional de Ciencia y Tecnología organizada por la Universi-dad Tecnológica de Coahuila, participando con la conferencia “La conservación indus­ trial”.

2000 Puebla, Pue. Conferencia a la Universidad de las Américas Campus Puebla presentando la ponencia “Están errando en la enseñanza del mantenimiento industrial”. 2000 Veracruz, Ver. Conferencia al Instituto Tecnológico de Veracruz, Campus Veracruz

pre-sentando la ponencia “Están errando en la enseñanza del mantenimiento indus­ trial”.

2000 Monterrey, N. L. Conferencista para el ITESM durante el III Expo Congreso de Ingenie-ría y Mantenimiento; dictó la conferencia “La importancia del mantenimiento en la industria”.

2001 Hermosillo, Son. Dictó para La Universidad Tecnológica de Hermosillo Sonora durante el marco de las acciones programadas por el área de formación sociocultural, la conferencia “La productividad en la conservación industrial”.

2001 Monterrey, N. L. Participó para la UANL en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléc-trica durante el Congreso Estudiantil de Mantenimiento con la ponencia “Están errando en la enseñanza del mantenimiento industrial”.

2001 Monterrey, N. L. Participó para la UANL en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléc-trica durante el Simposium sobre Educación, Ciencia y Tecnología con la conferencia “Mantenimiento industrial” dentro del marco de la celebración del quincuagési­ mo cuarto aniversario de la fundación de la facultad”.

(7)

vi La productividad en el mantenimiento

2002 Puebla, Pue. Participó en el Sexto Congreso Internacional de Ingeniería Industrial orga-nizado por el Instituto Tecnológico de Puebla Campus Puebla dictando la conferencia “Hay un grave error en la enseñanza del mantenimiento industrial”.

2004 Guadalupe, N. L. Participó en el III Foro de Ingeniería Industrial organizado por el Ins-tituto Tecnológico de Nuevo León Campus Guadalupe dictando la conferencia “Error gra­ ve en la enseñanza del mantenimiento industrial”.

Autor

1973 Editorial CECSA La administración en el mantenimiento

1989 Editorial CECSA La productividad en el mantenimiento industrial

1998 Editorial CECSA La productividad en el mantenimiento industrial. Está en su se-gunda edición corregida y aumentada.

2006 Editorial CECSA Mantenimiento a sistemas electromecánicos 2006 Editorial CECSA Un enfoque analítico del mantenimiento industrial

(8)

Contenido

Prefacio . . . ix

1 Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial . . . 1

1 .1 Historia de la conservación industrial . . . 2

1 .2 Del mantenimiento correctivo (MC) al mantenimiento productivo total (TPM) . . . 2

1 .3 El concepto de servicio y su calidad . . . 4

1 .4 Concepto erróneo del mantenimiento industrial . . . 9

1 .5 Confirmar la existencia del juicio erróneo . . . 10

1 .6 Causa y solución del problema . . . 14

2 Taxonomía de la conservación industrial . . . 27

2 .1 Introducción . . . 28

2 .2 El concepto de la conservación . . . 31

2 .3 Preservación . . . 33

2 .4 Mantenimiento . . . 36

2 .5 Importancia de la taxonomía industrial . . . 40

3 Síntesis sobre la conservación industrial . . . 43

3 .1 Conceptos generales . . . 44

3 .2 Conservación integral (CI) . . . 48

3 .3 El taller-almacén de conservación . . . 58

3 .4 La lubricación en la conservación industrial . . . 62

4 Herramientas para administrar la conservación industrial . . . 69

4 .1 Introducción . . . 70

4 .2 Índice ICGM (RIME) . . . 70

4 .3 Análisis de problemas . . . 77

4 .4 Inventario jerarquizado de conservación . . . 86

4 .5 Costo mínimo de conservación . . . 92

4 .6 Mantenibilidad y fiabilidad del equipo . . . 99

4 .7 El plan contingente . . . 117

4 .8 La planeación en la conservación industrial . . . 124

4 .9 Detección analítica de fallas . . . 141

5 Administración de la conservación industrial . . . 147

5 .1 El porqué de la administración . . . 148

5 .2 El proceso administrativo . . . 149

5 .3 Organización de un Departamento de Conservación . . . 187

5 .4 El manual de administración . . . 200

5 .5 La inspección . . . 214

5 .6 La productividad en el trabajo de conservación . . . 224

5 .7 Los ordenadores (computadoras) en la conservación . . . 254

5 .8 Futuro de la conservación industrial . . . 270

Bibliografía . . . 275

(9)
(10)

Prefacio

En 1975, al investigar por qué nuestro Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene un “Departamento de conservación” en vez de uno de mantenimiento como en la mayoría de nuestras empresas, nos vimos en la necesidad de estudiar ecología y encontramos que una de sus ramas es la conservación, la cual tiene un doble objetivo; el primero es asegurar la pre­ servación de un medio ambiente de calidad, y el segundo mantener el ciclo equilibrado de la calidad de insumos, con lo cual el sistema se equilibra hasta cumplir su ciclo de vida útil.

Cuando en 1989 se publicó la primera edición de esta obra, nació de la necesidad de demos-trar que había un enfoque equivocado sobre lo que es el mantenimiento industrial. Hablamos en su momento sobre la falta de bases científicas sobre esta materia y apuntamos hacia la filo-sofía de un enfoque nuevo: la conservación industrial.

El concepto erróneo existe y ha repercutido en los planes de estudio tanto de las escuelas técnicas como a nivel profesional, ya que la materia de mantenimiento se maneja como materia de relleno, como una simple asignatura bajo una perspectiva de hacer que las máquinas traba-jen bien, que operen correctamente, y no sobre el servicio que éstas proporcionan.

Por lo que corresponde a nuestro país, la cultura de mantenimiento industrial está sostenida por bases falsas, pues ésta prácticamente comenzó en 1992 con el surgimiento de la prime-ra universidad tecnológica partiendo de un desconocimiento total de lo que realmente eprime-ra esta materia, acelerando la formación de las dos incipientes culturas: la proletaria y la aristócrata.

La cultura proletaria la integran el conjunto de conocimientos de todos los individuos dedi-cados al quehacer docente e industrial enfodedi-cados al mantenimiento y que no han tenido la oportunidad de aprenderlos científicamente en el aula.

La cultura aristócrata se ha formado en las grandes empresas y está integrada por los cono-cimientos especializados en el mantenimiento obtenidos por verdaderos “gurús”, profesionales muy preparados en alguna o varias especialidades de su organización.

Ninguna de estas corrientes tiene bases científicas porque surgen del empirismo de los que trabajaban en la industria. Esto nos obliga a pensar en la creación de verdaderos docentes de conservación industrial científicamente preparados partiendo de los principios de los nuevos temas que tratamos en esta obra

La conservación industrial tiene un enfoque total, y abarca no sólo los equipos, personas que los operan, o el producto final que se obtiene de éstos; la conservación industrial va más allá, tiene un enfoque hacia el servicio que el producto proporciona y se ajusta a la razón de ser de las empresas que es la de crear satisfactorios de calidad que les permitan mantener su posición en el mercado, entregando a sus usuarios productos con la calidad que éstos esperan. Un cambio rele-vante en el concepto del autor sobre el producto lo llevó a desarrollar las siguientes premisas:

La razón de ser de una empresa son sus productos. •

La razón de ser del producto es cubrir las expectativas del cliente o consumidor. •

Un producto es un satisfactorio humano. •

Un satisfactorio

es un sistema abierto cuyo funcionamiento suministra un servicio. Un satisfactorio está compuesto de

materia interrelacionada en tal forma, que al

fun-cionar suministra un servicio con grado de calidad estipulada.

La razón de ser de los satisfactorios es por la calidad del servicio que éstos proporcionan. •

(11)

x La productividad en el mantenimiento

Bajo esta perspectiva, y dados los cambios constantes que hay en todo el quehacer humano, surge la necesidad de actualizar esta obra mejorando los conceptos que ya tenía, otorgando al lector mejores bases para comprender lo que en realidad hay en el entorno de la conservación industrial.

Otro concepto que decidimos agregar es el de la teoría de sistemas; el lector encontrará en esto los fundamentos para ver a la empresa como un sistema global, donde cada una de sus partes tienen un propósito en común, y cómo las consecuencias de un error o falla provoca que los satisfactorios se produzcan fuera de las especificaciones que demeritan la calidad del servi-cio que éstos proporservi-cionan.

El universo es un gran sistema, y dentro de él hay más sistemas; nosotros mismos somos uno. De ahí la importancia de entender este concepto puesto que el equilibrio de éste determi-na la calidad de los servicios. Entender un sistema y los diferentes conceptos que hay a su alre-dedor nos permite clasificar y ponderar las variables (desórdenes del sistema) en grados de entropía:

Entropía gravedad 0: medida de desorden comprendida entre los límites de control que permite al sistema seguir funcionando bien.*

Entropía gravedad 1: medida de desorden que ha ocasionado una falla con sólo pérdidas económicas.*

Entropía gravedad 2: medida de desorden que ha ocasionado una falla catastrófica con consecuencias de pérdidas de vidas humanas.*

Finalmente, recordando que la razón de ser de las empresas es crear productos que cuenten con la calidad esperada de acuerdo con las necesidades de sus usuarios, ¿cómo saber si esto es así? Un concepto relevante en esta obra es la calidad de servicio. La calidad de servicio es lo que el usuario espera del producto adquirido, es un indicador para la empresa de que está produciendo bien, es lo que la empresa espera de sus proveedores y es lo que los proveedores deben otorgar a la empresa que es su usuario, haciendo de todo esto un círculo virtuoso, es decir un sistema de sistemas bien equilibrado.

Desde la aparición de esta obra se ha difundido esta nueva filosofía en diferentes universida-des de habla hispana, y ya es utilizada como libro de texto; el autor ha participado en diferentes simposios, eventos, conferencias y demás, y en los últimos años se han dado los primeros frutos en este cambio de perspectiva.

Las universidades tecnológicas UTM de nuestro país están revisando sus planes de estudio respecto a esta filosofía de la conservación industrial, dejando a un lado el actual concepto de mantenimiento industrial.

El lector desarrollará con esta obra una nueva perspectiva como especialista de la conserva-ción industrial, su papel en la empresa no se centrará únicamente en mantener operables las máquinas de la empresa, sino que formará ahora parte de la planeación y planificación en bus-ca de que las metas y objetivos de la organización se cumplan, es decir, de tener un papel pasi-vo o reactipasi-vo, tomará un papel proactipasi-vo en el desarrollo de los planes de crecimiento.

Enrique Dounce Villanueva

(12)

1

NUEVAS BASES FILOSÓFICAS

PARA EL MANTENIMIENTO

INDUSTRIAL

1

NUEVAS BASES FILOSÓFICAS

PARA EL MANTENIMIENTO

INDUSTRIAL

(13)

2 La productividad en el mantenimiento

1 .1 Historia de la conservación industrial

Desde el principio de la humanidad y hasta fines del siglo xvii,

la conservación y el mantenimiento que hacía el hombre a las máquinas que utilizaba en la elaboración del producto o servicio que vendía a sus clientes, no tuvieron un gran desarro-llo debido a la poca importancia que se le tenía a la máquina con respecto a la mano de obra que se empleaba; hasta antes de 1880, se consideraba que el trabajo humano intervenía en 90%

para hacer un producto y el 10% restante era el trabajo que realizaba la máquina.

A partir de entonces, el cuidado que se le da a las máquinas para que éstas funcionen adecua-damente se le llama mantenimiento, concepto que a partir de aquí se escribirá entre comillas cuando nos refiramos a la acepción antigua y sin comillas cuando se hable del mantenimiento moderno. Con este orden de ideas, el “mantenimiento” que se proporcionaba a cualquier tipo de máquina, ya fuera como proveedores o como compradores, sólo consistía en arreglos para que éstas siguieran funcionando lo mejor posible, lo cual se realizaba en caso de paro o falla impor-tante; es decir sólo se efectuaban acciones correctivas, y no preventivas, teniendo como objetivo sólo el arreglo de la máquina y no se pensaba en el servicio que ésta suministraba.

Conforme la industria fue evolucionando, las exigencias del mercado de mayores volúme-nes, diversidad y calidad de productos aumentaron, razón por la cual las máquinas fueron cada vez más numerosas y complejas; este hecho suscitó que su importancia aumentara respecto a la relevancia que hasta entonces había tenido la mano de obra.

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, en 1914, las máquinas trabajaron a toda su capacidad y sin interrupciones, no solamente las ocupadas en la industria común de los países beligerantes, sino también las que hacían armas, vehículos y artefactos bélicos, pues su funcio-namiento era cuestión de vida o muerte para el usuario; por este motivo, la máquina tuvo cada vez mayor importancia y aumentaron en cuanto a número y funciones cada vez más complejas y exigiendo mejores operadores y cuidados.

De esta forma nació el concepto de “mantenimiento” preventivo, el cual en la década de 1920 se aceptó prácticamente como una labor que, aunque onerosa, era necesaria. Sin embar-go, este procedimiento seguía guardando un enfoque máquina y las reparaciones que se le hacían eran con el criterio de que si la máquina funcionaba bien, ésta daría el producto o ser-vicio adecuado.

1 .2 Del mantenimiento correctivo (MC) al mantenimiento

productivo total (TPM)

En 1970, y con base en el surgimiento del nuevo concepto de “mantenimiento” productivo (PM, por sus siglas en inglés), el japonés Seichi Nakajima desarrolló el sistema Mantenimiento Productivo Total (TPM, por sus siglas en inglés), el cual hace énfasis en la importancia que tiene involucrar al personal de producción y al de mantenimiento en labores de mantenimien-to productivo; debido a que esta acción arroja buenos resultados, sobre mantenimien-todo en las industrias de punta.

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema será capaz de identificar las bases que dieron origen a la conservación industrial y comprenderá la evolución que ésta ha tenido hasta nuestros días.

(14)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 3 Como ya se mencionó, hacia 1880 se consideraba que en la

elaboración de un producto o servicio el trabajo humano inter-venía en un 90% y el 10% restante era trabajo de la máquina. Sin embargo, en la actualidad esta relación se ha invertido, ya que en algunos casos las máquinas intervienen en más o menos 90% en la producción industrial y el 10% restante lo realiza la mano de obra. Esto obliga a la empresa moderna a apoyar sus utilidades en la eficacia de la preservación y el mantenimien-to de sus producmantenimien-tos, por lo que es muy común observar que entre las industrias que elaboran productos similares con

máqui-nas y procedimientos similares, aquellas que obtiene mejores resultados en la calidad y el precio de sus productos son las que han logrado que éstos sean fáciles de preservar y mantener.

La figura 1.1 muestra, en forma sintetizada, la evolución del “mantenimiento” desde sus inicios, hasta nuestros días y marca la fecha de 1950 cuando se empezó a tener conciencia de que son los productos que se fabrican los que deben garantizar la satisfacción del usuario y que las máquinas con las cuales producimos esos productos es obligación de nuestro proveedor el garantizar nuestra satisfacción.

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema será capaz de describir la evolución que has-ta la fecha ha tenido el “mantenimien-to” industrial y las etapas principales por las que éste ha pasado hasta llegar al criterio actual de TPM, que lo han he-cho coincidir con las teorías de calidad y productividad actuales.

■ Figura 1.1 Evolución del Mantenimiento Industrial.

Parteaguas 1950

Técnicas orientadas a: Asegurar el funcionamiento

de la máquina productora usuario de nuestro productoAsegurar la satisfacción del

?-1914 Correctivo (CM)

enfoque máquina productora

En esta época no importa la calidad del producto, sólo in-teresa que la máquina produc-tora continúe trabajando aun haciendo chatarra.

1914-1950 Preventivo (MP)

enfoque máquina productora

Se supone que si la máquina productora está funcionando bien, entregará los productos adecuados por lo que estable-cen en ella algunas labores de Mantenimiento Preventivo.

1950-1970 Productivo (PM)

enfoque al producto producido

Se supone que si está funcio-nando nuestro producto, las máquinas productoras están funcionando bien.

1970-1973 Productivo Total (TPM)

enfoque al producto producido

Mejora los resultados anteriores atendiendo el buen funciona-miento de nuestro producto con todos los recursos de la empresa.

(15)

4 La productividad en el mantenimiento

En la continua búsqueda para encontrar lo que en realidad es el “mantenimiento” se ha llegado a la conclusión, como lo vamos a comprobar más adelante, que éste es una de las dos labores realizadas en un sistema para cuidar su conservación y estas son las de preservación y mantenimiento.

No solamente la evolución de las ideas de preservación y mantenimiento (conserva-ción) se logra ver en los recursos físicos y técnicos de nuestras empresas; sino también en los recursos humanos. La tendencia actual es que en una empresa existan dos tipos de personal para atender la conservación; uno que atiende la preservación y el otro que se enfoca al mantenimiento. De esta manera es posible por un lado atender la preservación de las máquinas compradas a nuestros proveedores y por otro lado atender el mantenimiento de la calidad del servicio que proporcionan nuestros productos a sus usuarios. Además bajo el enfoque moderno, el personal de conservación tiene necesidad de poseer profundos y espe-cializados conocimientos sobre sistemas y debe dominar la administración de su técnica, para que con el tiempo pueda llegar a dirigir esta función desde los diferentes niveles empre-sariales.

1 .3 El concepto de servicio y su calidad

Bases de la teoría de los sistemas

La teoría de los sistemas es un concepto relativamente nuevo ya que su desarrollo se considera que empezó en 1937 en la fun-dación Rockefeller presentada por el científico austriaco Lud-wig von Bertalanffy (1901-1972), quien describió un cuadro que contenía una visión integradora como algo necesario para poder entender nuestra realidad, contemplando la materia es-tructurada en elementos en donde cada uno de éstos coopera interrelacionadamente para obtener un fin común. Se conside-ra que estos elementos han existido desde hace muchos años

en los organismos vivos, pero con los trabajos de Bertalanffy han podido ser aplicadas a cual-quier estructura dinámica. Bertalanffy avanzó en sus estudios y hacia 1950 estableció que la vida y la naturaleza son conceptos que funcionan como sistemas complejos y en 1969 publicó el libro General System Theory, el cual en la actualidad se considera como bibliografía de apo-yo para el desarrollo de esta gran herramienta. Existen agrupaciones muy serias dedicadas al desarrollo de la teoría de los sistemas, una de las más reconocidas es la International Society for the Systems Sciences.

En este punto es necesario analizar con detalle estas definiciones, hasta estar seguros de que en realidad se han analizado y comprendido, pues existe una amplia interrelación entre el sig-nificado de éstas, y muchas de ellas sólo tienen algunos años de uso, debido al desarrollo de la teoría general de los sistemas para facilitar el desarrollo de nuestro aprendizaje en la taxonomía de la conservación industrial.

Las definiciones son las siguientes:

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema com-prenderá las bases de la teoría de los

sistemas y comprobará que todo

pro-ducto es parte de un sistema y que la razón de ser de éstos se establece por el grado de satisfacción que proporcionan a sus usuarios.

(16)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 5 Conservación.

Asegurar la preservación material de un sistema y el mantenimiento de un ciclo equilibrado de los insumos necesarios durante el ciclo de vida del mismo.* Defecto.

Desorden en los sistemas originado por el propio funcionamiento del sistema influenciado por su ambiente.*

Entropía.

Medida del desorden de un sistema. Para la conservación industrial se consi-deran tres niveles de gravedad: 0, 1, 2.*

Entropía gravedad 0.

− Medida de desorden comprendida entre los límites de control que permite al sistema seguir funcionando bien.*

Entropía gravedad 1.

− Medida de desorden, el cual ha ocasionado una falla con sólo pérdidas económicas.*

Entropía gravedad 2.

− Medida de desorden que ha ocasionado una falla catastrófica con consecuencias de pérdidas de vidas humanas.*

Error.

Desorden en los sistemas originado por los seres humanos.* Falla.

Finalización de la habilidad de un sistema para desempeñar una función requerida ocasionando pérdidas materiales.*

Falla catastrófica.

Finalización de la habilidad de un sistema para desempeñar una fun-ción requerida ocasionando pérdida de vidas humanas.*

Homeostasis (cibernética).

Peculiaridad de los sistemas autorregulados que consiste en tener la capacidad para mantenerse en un estado de equilibrio dinámico dentro de ciertos límites, cambiando algunos parámetros de su estructura interna.

Mantenimiento correctivo.

Servicios de inspección, control, preservación y restaura-ción de un ítem que opere como sistema abierto, con la finalidad de prevenir, detectar o corregir errores o defectos, tratando de evitar fallas.

Mantenimiento detectivo.

Servicios de inspección, control, preservación y restaura-ción de un ítem que opere como sistema cerrado, con la finalidad de prevenir, detectar o corregir errores o defectos, tratando de evitar fallas.

Mantenimiento preventivo.

Es el conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que un sistema pueda seguir funcionando adecuadamente (no entra en falla).

Mantenimiento predictivo.

Servicios de seguimiento del desgaste de una o más piezas o componentes de equipos (sistema) prioritarios a través de análisis de síntomas, o estima-ción hecha por evaluaestima-ción estadística, tratando de extrapolar el comportamiento de esas piezas o componentes y determinar el punto exacto de cambio.

Producto.

Satisfactorio elaborado por una manufacturera.* Queja.

Reclamación que los usuarios de un satisfactorio (sistema), hacen al proveedor del mismo porque éste no cumple con la calidad ofrecida.*

Satisfactorio.

Es un sistema simbiótico cuyo funcionamiento proporciona un servicio de calidad estipulada.*

Sistema.

Es un conjunto material estructurado por elementos o partes que se relacionan entre sí ordenadamente, contribuyendo a la obtención de un determinado objetivo. Se consideran dos tipos de sistemas: abierto y cerrado.

Sistema abierto.

− Es un sistema que efectúa simbiosis con el medio ambiente que lo rodea del cual se sirve y al cual ayuda.

(17)

6 La productividad en el mantenimiento Sistema cerrado.

− Es un sistema que no tiene intercambio con el medio ambiente; es hermético a cualquier influencia ambiental.

La empresa y su producto

Premisas

1. La razón de ser de una empresa son sus productos.

2. La razón de ser del producto es cubrir con las expectativas del cliente o consumidor. 3. Un producto es un satisfactorio humano.

4. Un satisfactorio es un sistema abierto cuyo funcionamiento suministra un servicio. 5. Un satisfactorio está compuesto de materia interrelacionada en tal forma que al

funcionar suministra un servicio con grado de calidad estipulada.

6. La razón de ser de los satisfactorios es por la calidad del servicio que éstos proporcionan. En la actualidad, un producto está diseñado cuidadosamente con objeto de que éste proporcio-ne un servicio con la calidad suficiente para satisfacer una proporcio-necesidad. Por ejemplo, pensemos en un producto cualquiera, digamos un foco de 60 watts (figura 1.2); si lo analizamos vere-mos que sólo está integrado por materiales tales como latón, vidrio, tungsteno, lacre, etcétera, dispuestos en tal forma que al hacerlo funcionan pasando una corriente por su filamento de tungsteno. Esta pequeña máquina se convierte en una luminaria que constituye el servicio que deseamos y para lo cual fue hecho este satisfactorio. En principio comprobamos que el foco apagado, al cual le llamamos “máquina ociosa”, no es otra cosa más que materia, pero cuando esta máquina empieza a funcionar nos proporciona un servicio de calidad predeterminada pues nosotros lo escogimos por el tipo y la intensidad de iluminación que deseábamos obtener.

■ Figura 1.2 Diferencia entre máquina y servicio.

(18)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 7 Por tanto, las tareas que debemos desarrollar para el cuidado de ambos (materia o foco y servicio) son de dos tipos; a la materia debemos limpiarla, protegerla, no sobrecargarla; en otras palabras, preservarla para que nos dure en buenas condiciones su ciclo de vida útil (CCL, por sus siglas en inglés). Por lo que respecta al servicio (la luz que el foco proporciona), debe-mos cuidar que esté dentro de los parámetros de calidad deseada, y si por cualquier concepto no se obtiene dicha calidad se tendrá que reforzar o cambiar la disposición de la materia o foco, o sea, el medio de obtener el servicio deseado. De esto parte el siguiente principio:

El producto se preserva y el servicio se mantiene

Es necesario enfatizar que aquí se refiere a los productos que se elaboran en nuestra empre-sa y no a las máquinas con las cuales se producen éstos.

Un producto o un satisfactorio es creado de tal forma que éste proporciona un servicio con la calidad suficiente para dar satisfacción a una necesidad humana; por esa razón, es lógico pensar que si el satisfactorio (en este caso el foco) fue diseñado adecuadamente, que todos sus componentes cumplen una función y que todos son necesarios, por lo que, mientras la necesi-dad que le dio origen no se modifique, las labores están orientadas a garantizar el funciona-miento adecuado de dicho satisfactorio; éstas son de dos tipos. En principio, deben preservar la materia y, en segundo término, deben mantener la calidad del servicio que proporciona y el usuario espera; lo cual debe suceder durante todo el ciclo de vida del sistema. Es necesario puntualizar que existe una relación muy estrecha entre máquina, servicio y usuario, por lo tanto cuando las expectativas del usuario cambian, las labores que se realizan para garantizar su funcionamiento también deben adecuarse al cambio.

Debido a esta necesidad, con el fin de conquistar los mercados, los productores de todo tipo de satisfactorios hicieron estudios cada vez más detallados y profundos sobre la fiabilidad y la mantenibilidad de éstos, con objeto de que sus consumidores finales tuvieran menos proble-mas en su preservación y mantenimiento. Esto dio lugar al nacimiento de grandes centros de fabricación automatizados (industrias automovilísticas, de comunicaciones, de guerra, petrole-ras, etcétera); además de que nació y se desarrolló la ingeniería de conservación (preservación y mantenimiento). La década de 1950 se considera como el parteaguas del pensamiento

hu-mano, en donde se empieza a concebir al producto como un sistema satisfactorio.

Como analizamos al principio de este capítulo, desde la década de 1950 el estudioso del “mantenimiento” ha pensado, aunque sin claridad absoluta, que el mantenimiento debe enfo-carse hacia el servicio que proporcionan los productos que fabrican y no a las máquinas con las cuales se manufacturan. Este concepto es difícil de percibir por muchas personas, sobre todo por aquellas que tienen arraigados los conceptos anteriores a la década de 1950 (se necesita un cambio en las mentes de esas personas para apreciar la utilidad de esta nueva forma de pensar). Por tanto, es común encontrar que en la mayoría de las empresas, el desarrollo o la evolución de los trabajos y del personal de “mantenimiento” se basa en conceptos que resultan obsoletos.

Se debe recordar que la evolución de las expectativas del ser humano ha dado lugar a que toda empresa que se encuentre fabricando un producto, éste debe ser considerado como un satisfactorio humano el cual estará estructurado para proporcionar un servicio con la cali-dad exigida por el mercado hacia el cual va dirigido. Por eso es tan importante que en la

(19)

8 La productividad en el mantenimiento

actualidad toda empresa antes de iniciar con el diseño de un producto, deberá definir cuál es el mercado que va a cubrir, pues existe un número indeterminado de mercados para cada satis-factorio y esta variabilidad la da el hecho de que los seres humanos somos quienes formamos dichos mercados.

Recordemos que todas las personas somos diferentes debido a nuestras características indi-viduales (edad, nivel socioeconómico, intelectual, cultural, temperamental, etcétera); es decir, somos seres que constantemente estamos en transformación voluntaria, durante nuestra vida; a pesar de esas diferencias, los seres humanos tenemos un común denominador: poseemos una

condición gregaria, la cual nos impulsa a buscar la aprobación de nuestros pensamientos y

actos ante nuestros semejantes. Todos tenemos necesidades físicas o psíquicas que debemos satisfacer para lograr nuestra permanencia en el mundo, por lo que desde que nacemos esta-mos dedicados a buscar todo aquello que satisfaga nuestras necesidades o deseos, y esto nos complace más cuando lo obtenemos a través de un satisfactorio que nos proporciona la calidad que queremos y podemos pagar. Esto, precisamente es lo que da lugar al establecimiento de mercados conformados con las diferentes expectativas, lo cual define calidad, costo y tipo de productos o servicios que se desean ofrecer y que las empresas intentan satisfacer a estos mercados con la calidad requerida.

Respecto a este tema Armando V. Feigenbaum afirma lo siguiente:

La calidad está determinada por el cliente, no por el ingeniero ni por la mercadotecnia, menos aún por la gerencia general, ya que ésta se basa en la experiencia real del cliente con el pro-ducto o el servicio: medida contra sus requisitos (definidos o tácitos, conscientes o sólo senti-dos, operacionales técnicamente o por completo subjetivos) y siempre representa un objetivo que se mueve en el mercado competitivo. Así, la calidad del producto y/o el servicio puede definirse como: la resultante total de las características del producto y/o el servicio de mer-cadotecnia, ingeniería, fabricación y mantenimiento, a través de las cuales el producto o seguimiento del desgaste de una o más piezas o componentes de equipos (sistema) priori-tarios a través de análisis de síntomas, o estimación hecha por evaluación estadística, tratan-do de extrapolar el comportamiento de esas piezas o componentes y determinar el punto exacto de cambio.

El servicio en uso satisfará las esperanzas del cliente.

En síntesis, lo que ofrece una empresa a sus clientes son satisfactorios, los cuales sirven para cubrir expectativas del ser humano. Más adelante se comprobará que éstos están integrados como un sistema abierto, el cual contiene los sistemas cerrados necesarios para su control; además, como ya se estudió éstos están formados por una parte material estructurada de tal manera que puede proporcionar un determinado servicio con una calidad estipulada. Sin em-bargo, la calidad del servicio no es una constante, es decir, tiene gradaciones, debido a que puede satisfacer completamente, o en cierta medida, a los usuarios. En síntesis, la calidad de un servicio puede definirse como el grado de satisfacción que se logra dar a una necesidad

(20)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 9

1 .4 Concepto erróneo del mantenimiento industrial

Si consideramos todo lo anterior y las experiencias diarias de quie-nes se dedican al “mantenimiento”, podemos asegurar que no existe un concepto claro de lo que es la Conservación Industrial y menos aún, de las diferencias entre las labores de Conservación, Preservación y Mantenimiento; esto trae como consecuencia difi-cultades para su estudio racional y, por tanto, para su administra-ción, dando lugar a situaciones como las siguientes:

Pérdida de esfuerzos a nivel mundial.

En simposios, congresos, seminarios, mesas

redondas, conferencias, cursos, etcétera, dictados en todo el mundo no se entienden con facilidad los conceptos que se discuten, debido a la falta de una filosofía confiable sobre mantenimiento industrial, que permita establecer una concepción entendida en todo el planeta.

Fricciones frecuentes en las empresas entre el personal de producción y el de

mantenimiento. Mientras el personal de producción labora para la productividad, el personal de mantenimiento lo hace con el fin de lograr el “buen funcionamiento y bien-estar” de la maquinaria que fabrica; es decir, mientras unos piensan en la cantidad del producto que elabora, los otros piensan en la preservación de las máquinas de su empresa; pero posiblemente ninguno de los dos tenga presente que deben darle satisfacción al usuario del producto que están elaborando.

El personal de mantenimiento contingente traspasa con frecuencia los límites

de la conservación programada. Al no estar consciente, el personal de mantenimiento contingente, sus acciones traspasan con frecuencia los límites de la conservación progra-mada, por lo que se elevan los costos, no sólo por trabajos inapropiados de conservación, sino también por tiempo perdido, desperdicios de material y repeticiones de procesos. Uso del mismo personal en labores de mantenimiento contingente y de mante­

nimiento programado. Seguimiento del desgaste de una o más piezas o componentes de equipos (sistema) prioritarios a través de análisis de síntomas, o estimación hecha por evaluación estadística, tratando de extrapolar el comportamiento de esas piezas o compo-nentes y determinar el punto exacto de cambio.

Al no hacerse una clara distinción entre el personal de mantenimiento contingente y el •

de mantenimiento programado y emplearlos en funciones que no les competen se corre un alto riesgo de productividad, ya que los primeros requieren, ante todo, habilidad para el diagnóstico, por su condición de aleatoriedad y emergencia; en cambio, el personal del mantenimiento programado siempre deberá adecuarse a cada problema específico. Dificultad para desarrollar fácilmente un sistema de conservación que involucre

las labores de preservación y mantenimiento en forma de subsistemas bien re­ lacionados y dentro de un marco económico adecuado.

La situación actual exige mejorar nuestra forma de pensar, con objeto de establecer una teoría válida acerca de lo que verdaderamente es el mantenimiento industrial; a fin de estable-cer su taxonomía para evitar confusiones futuras.

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema po-drá distinguir la existencia de un con-cepto erróneo al dar al “mantenimiento” el lugar que en ecología tiene la conser-vación.

(21)

10 La productividad en el mantenimiento

1 .5 Confirmar la existencia

del juicio erróneo

Para corroborar que existe una gran confusión entre los concep-tos mencionados, se sugiere hacer la siguiente prueba:

Instrucciones

Copie el ejercicio mostrado a continuación y tenga suficientes copias para repartirlas a un gru-po de compañeros, a quienes les pedirá que lo contesten individualmente y según su propio criterio; al mismo tiempo, conteste usted su propia lista en un tiempo de 25 a 30 minutos, sin que exista cambio de impresiones entre ustedes.

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema com-probará que en realidad se está utilizan-do un criterio erróneo como base para apoyar la ingeniería de mantenimiento e identificar muchos de los problemas que se suscitan por esta causa, con apo-yo del ejercicio que se plantea.

Ejercicio Torre de Babel

De las siguientes situaciones escriba qué trabajos considera que son de mantenimiento preven-tivo (MP) y cuáles de mantenimiento correcpreven-tivo (MC); enseguida, justifique su respuesta. 1. Al salir de su casa para dirigirse a su trabajo y al abordar su auto puede observar que

uno de los neumáticos está pinchado y se ve obligado a cambiarlo, por lo que (en contra de su voluntad) llega tarde a su trabajo. Usted hizo en este caso un trabajo de __________________________________________________________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 2. Suponga que ha comprado un automóvil nuevo, el más caro que existe en el mercado,

pensando con placer que sus amigos al verlo conducir inmediatamente sabrán que ha progresado. En el momento en que está a punto de subirse a su auto nuevo, descubre que tiene manchas de lodo y se ve muy mal por lo que antes de ir a ver a sus amigos lo lava y lo arregla; este trabajo debe catalogarse como de _____________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 3. Usted posee dos rasuradoras eléctricas, una vieja, la cual siempre ha funcionado satis-factoriamente, y una nueva, que le acaban de regalar y desde entonces se rasura con ella. Suponga que hoy por la mañana la rasuradora nueva se le cayó y se rompió, por lo que ya no pudo seguir usándola y tuvo que rasurarse con la rasuradora vieja. El trabajo de reparación que harán los encargados del taller a la rasuradora dañada se cataloga como de ____________________________________________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________.

(22)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 11 4. Suponga que hoy es fin de semana y que usted se encuentra descansando en su casa; al salir a la cochera observa que su auto tiene un neumático pinchado; aunque hoy no lo va a necesitar, le preocupa el hecho de que al día siguiente deberá ocuparlo para ir al trabajo, por lo que se dispone a cambiar el neumático y, al concluir, continúa disfru-tando de su descanso. Usted hizo en ese caso un trabajo de ____________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 5. Suponga que trabaja en una compañía de televisión y que cuando le corresponde estar

de guardia se produce un cortocircuito en el transmisor de potencia y automáticamen-te entra en servicio el de reserva y el público no lo nota; debido a su cargo en la em-presa usted se dispone de inmediato a corregir el daño. ¿Cómo cataloga este trabajo? __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 6. El operador de una máquina de hilados, al cerrar la tapa de protección de ésta, después

de haber concluido el último turno, rompió dos dedos mecánicos y fue necesario que un técnico de su departamento trabajara durante toda la noche corrigiendo el daño, para que al iniciarse las labores del día siguiente, la máquina funcionara de forma normal. Este trabajo debe catalogarse como un trabajo de _____________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 7. La caldera principal de una importante compañía bajó su temperatura de 120 °C a

110 °C; el jefe de producción solicitó la reparación de ésta para superar la contingen-cia; sin embargo, usted comprobó que los 10 °C que disminuyó la temperatura no afectaba la fabricación del producto que se estaba elaborando, por lo que decidió espe-rar a que terminara el último turno para hacer el cambio del termostato electrónico (es decir, durante la noche). A la mañana siguiente, al llegar el personal de producción, la temperatura de la caldera había recuperado su nivel normal. Este trabajo se considera como de ___________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 8. Suponga que su automóvil está mal afinado y se encuentra realizando un recorrido en

la carretera; se siente molesto porque, contra su voluntad, tiene que viajar a 80 km/h, y debido a que usted no acostumbra a conducir a menos de 100 km/h, inmediatamen-te lleva su auto al primer taller que encuentra para que le hagan un trabajo de _____ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________.

(23)

12 La productividad en el mantenimiento

9. Imagine que a su tío le pasó lo mismo que a usted en el ejemplo anterior, pero a él no le importó la situación por la que atravesaba su auto, ya que siempre conduce a 70 km/h. Al llegar a la ciudad, le pidió a usted, de muy buen humor, que llevara su auto al taller para que le hicieran un trabajo de ______________________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________. 10. Imagine que esta mañana su despertador falló, pero como usted es muy previsor, pro-gramó la alarma de su reloj de pulso dos minutos después de lo que había programado su reloj despertador y llegó a tiempo al trabajo; a su reloj descompuesto lo llevó al taller para le hicieran un trabajo de ___________________________________________ __________________________________________________________________. ¿Por qué? __________________________________________________________.

Después de contestar individualmente las 10 preguntas de este ejercicio, usted y sus com-pañeros, a quienes les dio a resolver el ejercicio, deben realizar una junta de análisis para dis-cutir y analizar cada una de sus respuestas hasta obtener conclusiones válidas para todos.

Para terminar el ejercicio, se realiza un formato igual al de la figura 1.3, donde cada partici-pante escribirá un resultado definitivo para cada una de las diez preguntas y el coordinador anotará una letra “C”, cuando se trate de mantenimiento correctivo, o una letra “P”, cuando se refiera a mantenimiento preventivo, en el lugar correspondiente.

Si se analiza la tabla de resultados de ejercicios y se presta atención a la diversidad de opi-niones que emiten todos los presentes con la convicción de que todos tienen la razón, llegare-mos a la conclusión de que tenellegare-mos la oportunidad de mejorar nuestros conocimientos actuales sobre la materia de mantenimiento, pues es inaceptable que existan respuestas tan disímiles para cada pregunta y menos si se han tenido dos oportunidades de análisis. El resul-tado de nuestro ejercicio, es una muestra de cómo este problema existe a nivel mundial.

Al concluir el ejercicio, todos los participantes nos damos cuenta de que “no estamos ha­ blando el mismo idioma”; y de que es urgente e indispensable establecer nuevas bases para cimentar sobre ellas la nueva verdad de lo que es el mantenimiento industrial.

Si esto pasó sólo al analizar nuestros conocimiento sobre mantenimiento correctivo y mantenimiento preventivo, ¿qué resultados podemos esperar al hablar de predictivo, pro­ gresivo, analítico o rutinario o de la preservación y la conservación?

El siguiente análisis nos ayuda a aclarar por qué consideramos necesario desarrollar una nue-va forma de pensar, para comprender lo que verdaderamente es el mantenimiento industrial.

Sabemos que ciencia es el conocimiento exacto y razonado de las cosas, y que el científico se propone descubrir los hechos que se suceden en su materia de estudio por medio de la ob-servación, el razonamiento y la experiencia. Por otro lado, la filosofía es el estudio racional del pensamiento humano desde el punto de vista del conocimiento y de la acción; es decir, en ésta el científico se propone obtener la sabiduría, o sea la verdad de las cosas que analiza para rela-cionarla con sus procesos y conseguir reunir tanto hechos como valores. La técnica, por su

(24)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 13

parte, es el conjunto de procedimientos de un arte o ciencia, por lo que el técnico se propone obtener los conocimientos y el desarrollo de habilidades necesarios para utilizar con eficacia los procedimientos científicos en su área de trabajo.

Es indiscutible que si las 10 preguntas que componen nuestro ejercicio hubieran sido res-pondidas con seguridad y sin diferencias, dichas respuestas serían producto de un pensamiento científico, pero al haber discrepancias estamos comprobando que no tenemos un conocimien-to científico al respecconocimien-to y, por tanconocimien-to, nuestra filosofía actual relativa al “mantenimienconocimien-to”, al estar cimentada en bases equivocadas, nos procura una técnica, que aunque útil, debe ser mejorada. Por ello, si el lector se detiene a observar, razonar y experimentar sobre lo tratado, seguramen-te se convencerá de que las bases aquí propuestas resuelven muchos de los problemas que en la actualidad padecemos los que nos dedicamos al “mantenimiento” industrial, es decir, tene-mos una gran oportunidad para mejorar tanto en forma teórica como práctica nuestra función, sólo necesitamos comportarnos como verdaderos científicos, dispuestos a un cambio racional de pensamiento y a formar una nueva filosofía que realmente tenga bases científicas.

RESULTADO DEL EJERCICIO

Respuestas de participantes PARTICIPANTES PREGUNTAS N u e v a f i l o s o f í a 1. Llanta desinflada MC 2. Automóvil sucio MP 3. Rasuradora rota MP 4. Llanta desinflada MP 5. Transmisor de T.V. MP 6. Máq. hilados rota MP

7. Caldera baja temperatura MP

8. Automóvil a 100 MC

9. Automóvil a 70 MP

10. Despertador descomp. MP

(25)

14 La productividad en el mantenimiento

1 .6 Causa y solución del problema

Las causas y problemas los ocasiona un común denominador: no existe uniformidad en la concepción de los términos que engloba el “mantenimiento”, se le da al mantenimiento el lugar que debe tener la conservación (figura 1.4).

Se ha determinado que uno de los mayores problemas que existen en el mundo para la correcta administración del mante-nimiento, es la enorme cantidad de sistemas o definiciones de lo que éste es, ya que prácticamente cada empresa tiene sus propios conceptos al respecto y, por consiguiente, su propia

nomenclatura. De esta forma, se habla de la conservación, de los diferentes tipos de mante-nimiento: progresivo, analítico, técnico, de emergencia, sintomático, preventivo, perfectivo, continuo, productivo, programado, mixto, periódico, predeterminado, estadístico, de rutina, entre un sinnúmero de sistemas, seudosistemas o simplemente nombres, para tratar de expli-car determinado tipo de trabajos de mantenimiento preventivo; todo esto redunda en perjuicio de la buena administración del mantenimiento. La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) creó, desde 1969, un programa para ayudar a los países en vías de desarrollo, el cual consiste en la asistencia local, en actividades auxiliares y en activida-des de promoción; este organismo celebra periódicamente simposios, congresos, conferencias y toda clase de trabajos que ayudan a nivel mundial al intercambio de conocimientos y prácti-cas de mantenimiento.

De esta forma, durante el simposio organizado por la ONUDI en cooperación con la Funda-ción Alemana pro países en desarrollo, celebrado en noviembre de 1970 en Duisburgo, Repú-blica Federal Alemana, se destacó la dificultad que presentaba, sobre todo en los países en desarrollo, la falta de una terminología adecuada sobre el concepto de mantenimiento.

ObjetivO del tema Al finalizar el estudio de este tema com-probará la causa y empleará la nueva fi-losofía para la corrección del problema del concepto de “mantenimiento”, for-mando las bases necesarias para estruc-turar la taxonomía de la

conserva-ción industrial.

CONSERVACIÓN

PRESERVACIÓN MANTENIMIENTO

MÁQUINA SERVICIO QUE PRESTA LA MÁQUINA

(26)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 15 Consciente de las dificultades que plantean las distintas interpretaciones de los diversos términos, y de la importancia que tiene un vocabulario unificado en una esfera tan impor-tante como el mantenimiento, se considera urgente establecer una terminología común, un intercambio de conocimientos y experiencias, especialmente entre los países en desarrollo, a los cuales les ayudará mucho en sus actividades de mantenimiento. La falta de un voca-bulario común obstaculizará este intercambio de experiencias.

El simposio tomó nota con interés de que la terminología del mantenimiento iba a incluirse en el programa de una proyectada reunión de asociaciones nacionales de mantenimiento. Se sugirió que la ONUDI coordinara los esfuerzos de esas asociaciones nacionales de manteni-miento y de las instituciones técnicas nacionales a fin de acelerar el establecimanteni-miento de una terminología común en la materia.

Asimismo, se determinó que:

El problema no radica tan sólo en las operaciones de reparación propiamente dichas, sino en las actividades de planeación y administración, tanto a nivel empresa como a nivel na-cional. El término mantenimiento no debe abarcar solamente las tareas efectuadas al pie de la maquinaria, cuando éstas sufren averías. Precisamente, este criterio limitado es una de las principales razones de que los resultados de las actividades de mantenimiento en los países en desarrollo no sean satisfactorios. Por lo tanto, sería poco útil ayudar a esos países a que mejoraran sus instalaciones de mantenimiento o que construyesen otras nuevas, sin sentar pautas sólidas en materia de mantenimiento e inculcar en todos los niveles las nece-sidades de los trabajos en esta área. Los aspectos administrativos y económicos son de importancia decisiva en esta esfera. Por ello se debe poner especial empeño en mejorar las actividades de administración del mantenimiento y en fomentar un espíritu consciente de la necesidad de éste en todos los niveles.

Esto fue parte de lo dado a conocer por la ONUDI en 1970 y aunque se han obtenido buenos resultados, las necesidades de una taxonomía propia de mantenimiento aún tienen una gran importancia en nuestro medio. Hacia 1975 inquietudes como las planteadas ante-riormente seguían presentes en nuestra mente, las cuales se profundizaron más al investigar que en nuestro país, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene un Departamento de Conservación en vez de uno de mantenimiento, tal como ocurre en la mayoría de nuestras empresas; de esta forma nos vimos en la necesidad de estudiar ecología y encontramos que una de sus ramas es la conservación (figura 1.5), la cual tiene un doble objetivo, el primero es asegurar la preservación de un medio ambiente de calidad y, el segundo, mantener el ciclo equilibrado de la calidad de insumos, con lo cual el sistema se equilibra hasta cumplir su ci-clo de vida útil.

Al estudiar a fondo este concepto, es posible observar que precisamente ésta es la labor que hacemos en nuestros productos; es decir, cuidamos la materia, la preservamos y, por otro lado, mantenemos la calidad del servicio que esa materia proporciona. Los que aún piensan en el “mantenimiento” según se hacía antes del parteaguas de 1950 (figura 1.1) le están dando a éste el lugar que debe tener la conservación, por lo que el pensamiento actual del manteni-miento industrial debe ser considerado como una de las dos ramas de la conservación indus-trial, conforme se muestra en la figura 1.6.

(27)

16 La productividad en el mantenimiento

Ahora, recordemos que en el tema 1.3 (El concepto de servicio y su calidad) se destacó que un producto o satisfactorio humano es un sistema compuesto de materia organizada de tal forma que ésta proporciona un servicio de calidad estipulada, con el de satisfacer una necesi-dad, y que como objetivo de nuestro ejemplo (figura 1.2) se realizó un análisis en el que existen dos tipos de trabajos por efectuar: así, se debe preservar la materia de la que está hecho el producto y además mantener la calidad del servicio que el arreglo de esta materia debe pro-porcionar.

Conceptos sobre mantenimiento preventivo y correctivo

Como ejemplo, supongamos que una fábrica compró un generador de 127 VAC (volts de co-rriente alterna), para que suministre energía eléctrica a fin de iluminar una bodega, los usuarios aceptan que dicha máquina tenga variaciones de 7 VAC arriba o abajo del índice de la calidad óptima (127 VAC). De acuerdo con lo que se ha estudiado hasta aquí, se debe considerar que este generador no es más que un conjunto de material estructurado por elementos o partes que se relacionan entre sí ordenadamente, para contribuir a la obtención de generar la calidad de energía eléctrica arriba mencionada. Por tanto, se observa con claridad que se trata de un sistema abierto, debido a que éste funciona dentro de un medio ambiente del cual recibe insu-mos (gasolina, aceite, oxígeno, etcétera) y, además, entrega al mencionado ambiente la energía en la calidad que se espera de él.

■ Figura 1.5 La conservación como rama de la Ecología. CONSERVACIÓN

PRESERVACIÓN DEL HÁBITAT

MANTENIMIENTO DEL CICLO DE INSUMOS

■ Figura 1.6 La conservación industrial. CONSERVACIÓN INDUSTRIAL

MANTENIMIENTO (a la calidad de servicio que

proporciona el producto) PRESERVACIÓN

(28)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 17

Con el fin de saber a través del tiempo lo que dicho generador esté proporcionando, se debe instalar un voltímetro (figura 1.7), el cual también es un conjunto de material estructurado con elementos interrelacionados; sin embargo, éste no recibe ni entrega ningún tipo de energía al ambiente que lo rodea, pues la tensión eléctrica que está indicando en la carátula es la que está generando un sistema abierto; con base en esta premisa se comprueba que se trata de un siste-ma cerrado, el cual es hermético a cualquier influencia ambiental.

Con lo explicado anteriormente para el ejemplo, hemos obtenido un nuevo sistema com-puesto de dos sistemas: uno abierto y otro cerrado, al cual ya podemos controlar los resultados de su comportamiento en lo que respecta a la tensión de corriente alterna. Esto proporciona la facilidad de estudiar gráficamente los sucesos que a través del tiempo vamos obteniendo (figura 1.8).

■ Figura 1.7 Ejemplos de sistemas cerrados.

■ Figura 1.8 Conceptos sobre mantenimiento preventivo y correctivo. CALIDAD DE SERVICIO RANGO DE BUENA CALIDAD DE SERVICIO Límite de control superior

Límite de control inferior

134 VCA

127 VCA

120 VCA

TIEMPO 1, 2 y 3 trabajos de mantenimiento preventivo

(29)

18 La productividad en el mantenimiento

Una vez que el equipo trabaja, seguramente proporciona el servicio con la calidad esperada, pero conforme pasa el tiempo, las pruebas nos indican que éste sufre variaciones (puntos 1, 2 y 3), por lo que hay que efectuar los ajustes necesarios en el sistema (en cada punto, hasta obtener nuevamente la calidad óptima). Estos arreglos deben calificarse como de manteni­ miento preventivo, ya que con éstos se previene que la calidad del servicio continúe dentro del margen esperado. Sin embargo, si el sistema no se atiende a tiempo, el servicio que éste puede llegar a suministrar rebasará el límite superior de control (punto 4) y sin duda provocará que se quemen algunas lámparas, o, si rebasa el límite inferior de control (punto 5), entonces no proporcionará una iluminación adecuada, lo cual queda fuera de lo pactado. Los arreglos que se hacen al equipo, para volverlo a colocar dentro de su margen de funcionamiento espe-rado, deben calificarse como de mantenimiento correctivo, puesto que se está corrigiendo la deficiencia del servicio, así como en el caso de que el servicio se pierda del todo, lo que se conoce como paro (punto 6).

Es necesario considerar que con este enfoque es el servicio al que se mantiene o se co­ rrige, por consiguiente, ya no se tiene por qué pensar en la parte material del sistema (lo que se le hizo al equipo, a qué hora fue realizada la labor, quién o quiénes la hicieron, el costo de la misma, etcétera) para calificar dichas labores como de mantenimiento correctivo o preventivo.

De esta forma, para conocer si determinado trabajo es de mantenimiento correctivo o de mantenimiento preventivo, basta con realizar una autoevaluación como sigue:

1. ¿Qué tipo y calidad de servicio espero del sistema y cuál es el nivel inferior y supe-rior (margen de dicha calidad)?

2. ¿Estoy fuera del margen de calidad del servicio esperado?

Si la respuesta a la pregunta 2 es positiva, se tendrá un caso de mantenimiento correcti­ vo, y si es negativa tendremos un caso de mantenimiento preventivo.

Así es posible definir que el centro de interés universal de los trabajos de manteni­ miento industrial es obtener la calidad del servicio esperado, a través del funcionamien-to de los equipos, las instalaciones o las construcciones (sistemas) que integran una empresa. Si algún sistema de la empresa es incapaz de entregar la calidad esperada, entonces será nece-sario cambiarlo por otro que sí pueda lograrlo.

La nueva filosofía de mantenimiento determina que sólo hay dos estados de mantenimiento industrial:

1. El estado de mantenimiento preventivo; el satisfactorio sí está trabajando bien. 2. El estado de mantenimiento correctivo; el satisfactorio no está trabajando bien. Con base en el análisis realizado, estamos en condiciones de manejar la nueva filosofía. Para comprobarlo, volvamos a contestar las 10 preguntas formuladas en el ejercicio: Torre de Ba­ bel, aplicándoles la sencilla metodología de análisis antes recomendada.

1. Al salir de su casa para dirigirse a su trabajo y al abordar su coche se da cuenta de que uno de los neumáticos de su auto está pinchado y se ve obligado a cambiarlo, por lo que (en contra de su voluntad) llega tarde a su trabajo.

(30)

Nuevas bases filosóficas para el mantenimiento industrial 19 a) ¿Qué tipo de calidad y servicio esperaba?

Llegar en el vehículo al trabajo con una tolerancia de más o menos 10 minutos respecto a la hora de entrada.

b) ¿Estuvo fuera del margen esperado de este servicio?

Sí, puesto que llegué media hora tarde y la tolerancia es de 10 minutos; por tanto, se debe considerar como un mantenimiento correctivo.

2. Suponga que ha comprado un automóvil nuevo, el más caro que existe en el mercado, pensando con placer que sus amigos al verlo conducir inmediatamente sabrán que ha progresado. En el momento en que está a punto de subirse a su auto nuevo, descubre que tiene manchas de lodo y se ve muy mal por lo que antes de ir a ver a sus amigos lo lava y lo arregla; …

a) ¿Qué tipo de calidad y servicio esperaba?

De condición social, sentirme realizado ante mis amigos, con un carro lujoso y totalmente limpio.

b) ¿Estuvo fuera del margen esperado de este servicio?

No, puesto que el automóvil se encontraba totalmente limpio antes de estar con mis amigos, por lo que se trató de un mantenimiento preventivo.

3. Usted posee dos rasuradoras eléctricas, una vieja, la cual siempre ha funcionado satis-factoriamente, y una nueva, que le acaban de regalar y desde entonces se rasura con ella. Suponga que hoy por la mañana la rasuradora nueva se le cayó y se rompió, por lo que ya no pudo seguir usándola y tuvo que rasurarse con la rasuradora vieja. a) ¿Qué tipo de calidad y servicio esperaba?

Rasurarme con la comodidad acostumbrada. b) ¿Perdió la calidad de este producto?

No, puesto que poseía otra rasuradora (máquina redundante) que me permitió continuar como si nada hubiera pasado y envié al taller a reparar la rasuradora da-ñada, previniendo una probable falla en la que actualmente utilizo (manteni­ miento preventivo).

4. Suponga que hoy es fin de semana y que usted se encuentra descansando en su casa; al salir a la cochera se da cuenta que su auto tiene un neumático pinchado; aunque hoy no lo va a necesitar, le preocupa el hecho de que al siguiente día deberá ocuparlo para ir a trabajar, por lo que se dispone a cambiar el neumático y, al concluir, continúa disfrutando de su descanso.

a) ¿Qué tipo de calidad y servicio esperaba? Salir temprano en la mañana.

b) ¿Perdió la calidad esperada de este servicio?

No, ya que el servicio lo necesitaba hasta el día siguiente (mantenimiento preventivo).

5. Imagine que trabaja en una compañía de televisión y que cuando le corresponde estar de guardia se produce un cortocircuito en el transmisor de potencia y automáticamente

Referencias

Documento similar

Al no observar una significante relación con el valor de p=0,165 (p>0,05) y correlación muy baja de r=0,071, se considera que no existe relación significativa entre

Así como , en los límites de la filosofía , Heidegger en el camino del pensar ,“Denken” , ha cedido paso al “Dichten”, al poetizar, a la poesía; 22 también los

En primer lugar, como ya se ha señalado, debe precisarse que ambas categorías acce- den a sus puestos de trabajo a través de cauces más flexibles que el personal permanente, pero

En el capítulo de desventajas o posibles inconvenientes que ofrece la forma del Organismo autónomo figura la rigidez de su régimen jurídico, absorbentemente de Derecho público por

que hasta que llegue el tiempo en que su regia planta ; | pise el hispano suelo... que hasta que el

Para ello, trabajaremos con una colección de cartas redactadas desde allí, impresa en Évora en 1598 y otros documentos jesuitas: el Sumario de las cosas de Japón (1583),

La primera opción como algoritmo de compresión para secuencias biológicas que sugirió la directora del proyecto fue la adaptación de los algoritmos de Lempel-Ziv al alfabeto formado

En esta sección se tratan las características que debe tener un compresor de secuencias biológicas para poder ser usado como herramienta en la construcción de los árboles de