SEÑOR JUEZ DE GARANTIA

Download (0)

Full text

(1)

AMPARO    

SEÑOR  JUEZ  DE  GARANTIA    

JOSE   SANTIAGO   HUENUCHE   REIMAN,   JONATHAN   SADY   HUILLICAL   MENDEZ,   RAMON   ESTEBAN   LLANQUILEO   PILQUIMAN,   HECTOR   JAVIER   LLAITUL   CARRILLANCA,   todos   actualmente   condenados   y   cumpliendo   pena   privados   de   libertad   en   la   Cárcel   de   Angol,   al   señor   Juez   de   Garantía,   decimos:  

Recurrimos   de   amparo     acorde   a   lo   dispuesto   por   el   artículo   95   del   Código  Procesal  Penal,  por  las  razones  que  exponemos  a  continuación.  

Los   comparecientes   pertenecemos     al   pueblo   mapuche   y   nuestro   encarcelamiento  se  enmarca  dentro  de  la  represión  punitiva  del  Estado  como   respuesta   a   nuestras   legítimas,     justas   y   ancestrales     reivindicaciones   económicas,  sociales  y  culturales.  

Es  el  caso,  que  la  represión  a  nuestro  pueblo  y  a  nuestras  personas  se   ha  extendido  más  allá  de  la  sentencia  judicial.  Nuestros  familiares  y  nuestras   comunidades,   sin   ser   juzgadas   por   tribunal   alguno,   son   objeto   de   una   permanente   acción   represiva   por   parte   de   las   instituciones   policiales,   instrumentalizadas  política  y  militarmente  desde  la  cabeza  administrativa  del   Estado  de  Chile,  representada  por  el  Presidente  de  la  República  y  su  Ministro   del  Interior,  Rodrigo  Hinzpeter.  

(2)

La  acción  represiva  se  ha  hecho  presente  en  la  Cárcel    de  Angol,  lugar   donde   cumplimos   nuestras   penas.   En   efecto,   el   día   jueves   05   de   enero   pasado,  a  las  19.00  horas  aproximadamente  personal  de  Gendarmería  junto   a   un   grupo   de   personas   de   civil   que   no   se   identificaron,   ajenas   al   recinto   carcelario   y   que   además   portaban   cámaras   fotográficas   y   filmadoras,   allanaron,    sin  motivo  alguno,    el  módulo  destinado    para  nuestra  privación   de  libertad.  

Ese   mismo   día,   un   incendio   declarado   en   Carahue   tuvo   un   desenlace   fatal   y   lamentable,     cobrando   la   vida   de   siete     modestos   trabajadores   forestales.   Paralelamente   el   Ministro   Hinzpeter   hacía   responsable   de   estos   hechos   al   pueblo   mapuche   y   sus   comunidades,   discurso   mediatizado   y   difundido  por  todos  los  medios  de  comunicación  social  tanto  a    nivel  nacional   como  regional,  reproduciendo  las  expresiones  inculpatorias  del  Ministro  del   Interior,  las  autoridades    políticas  regionales  y  locales.    

A   través   de   diversos   medios   de   comunicación,   tales   como   diarios,   radios   y   televisión,   se   señaló   que   se   había   obtenido   información   desde   la   Cárcel   de   Angol,   relativa   a   nuestras   visitas,   elaborándose   un   listado   aproximadamente   de   40   personas   que   a   la   luz   de   los   hechos   son   tratados   como  verdaderos  imputados    produciendo  en  las  personas  que  nos  visitan  y   las   comunidades   mapuche   a   las   que   pertenecen,   un   justificado   temor   y   amedrentamiento,  propio  de  una  política  de  terrorismo  de  Estado,  por  el  solo   hecho   de   ejercer   el   legitimo   derecho   a   visita   a   las   personas   privadas   de   libertad.  

(3)

A  lo  anterior  se  suman  declaraciones  del  vocero  de  gobierno,  Ministro   Chadwick,  pretendiendo  involucrarnos  en  hechos  ilícitos  por  el  solo  hecho  de   pertenecer   a   la   Coordinadora   Arauco   Malleco   describiéndola   como   una   organización,   sin   considerar   que   la   esencia   organizacional   de   la   CAM   no   es   otra   cosa   que   una   expresión   organizativa   del   pueblo   mapuche,   cuya   existencia   es   inescindible   a   la   existencia   del   pueblo   Mapuche.   Las   reivindicaciones  de  la  CAM  son  las  reivindicaciones  del  pueblo  Mapuche.  

También   salió   a   la   palestra   el   senador   Espina,   quien   nos   tiene   acostumbrado  a  sus  declaraciones  terroríficas,  ya  en  el  pasado  vociferó  con   las   supuestas   y   falsas   relaciones   del   pueblo   mapuche   con   las   FARC,   ahora   vuelve  a  la  carga  para  darnos  nuevamente  el  rótulo  de  terroristas,  señalando   tener   antecedentes   sobre   el   particular   que   hasta   la   fecha   nadie   conoce,   generando  un  clima  de  terror  en  nuestro  pueblo.  

A  todo  lo  anterior  se  ha  señalado  a  través  del  diario  El  Mercurio  y  otros   medios,  que  a  raíz  del  allanamiento  fue  incautado  un  mapa,  asociando  dicho   mapa   a   un   supuesto   plan   de   fuga.   Señala   la   publicación   “El   bosquejo   se   trataba,   según   conocedores   de   la   indagatoria,   de   un   papel   en   que   estaba   delineado  rústicamente  el  llamado  módulo  de  los  comuneros  mapuche  y  la   cancha,  ubicados  en  la  parte  central  de  la  cárcel.  Aún  estaba  en  proceso  de   elaboración,   puesto   que   todavía   no   habían   dibujado   las   casetas   de   seguridad”.      La  facultad  clarividente  y  mal  intencionada  del  periodista  y  sus   fuentes,    saltan  a  la  vista.  

El  derecho  a  visita,  por  todo  lo  anterior,    está  seriamente  amenazado.   Este  derecho  es  la  forma  mas  directa    a  través  de  la  cual  podemos  mantener  

(4)

nuestros  lazos  con  la  comunidad  y  pueblo  mapuche  al  que  pertenecemos,  es   vital  para  nuestra    existencia  estos  vínculos  sociales  y  parentales  y  ello  está   en  concordancia  con  lo  establecido  por  el  artículo  8  del  Convenio  169  sobre   Pueblos   Indígenas   que   establece   “Al   aplicar   la   legislación   nacional   a   los   pueblos   interesados   deberá   tomarse   debidamente   en   consideración   sus   costumbres   o   su   derecho   consuetudinario.”   Asimismo   el   artículo   10   del   mismo  cuerpo  normativo  establece  “Cuando  se  impongan    sanciones  penales   previstas   por   la   legislación   general   a   miembros   de   dichos   pueblos,   deberá   tenerse  en  cuenta  las  características  económicas,  sociales  y  culturales."    

La   vinculación   que   se   ha   hecho   de   nuestras   personas   con   hechos   delictivos,   los   allanamientos   que   hemos   sufrido   con   la   participación   de   personas  ajenas  al  servicio  de  Gendarmería,  las  acusaciones  sobre  supuestos   planes   de   fuga   ,   la   filtración   a   los   medios   de   comunicación   de   información   institucional   acerca   de   nuestra   vida   penitenciaria,   la   vinculación   que   se   ha   hecho   de   la   personas   que   nos   visitan,   familiares   y   miembros   de   nuestras   comunidades,     con   nosotros   y   con   planes   ilícitos,   nos   lleva   a   impetrar   esta   acción   de   amparo,   porque   las   condiciones   en   que   nos   encontramos,   configuran   seriamente   un   agravio   en   términos   de   amenaza     y   perturbación   de  nuestro  derecho  a  la  libertad  personal,    y  todo  ello  como  expresión  de  una   política  que  califica  jurídicamente  como  terrorismo  de  Estado,  sustrayéndose   y  soslayando  el  Estado  de  Chile,  su  propia  normativa  penitenciaria  respecto  al   cumplimiento   de   las   penas,   olvidando   que   en   esencia,   mas   allá   de   las   condenas  que  cumplimos,    somos  seres  libres  y  dignos.  

(5)

La   presencia   de   S.S.   al   tenor   de   lo   dispuesto   por   el   artículo   95   del   Código  Procesal  Penal,  urge.  

POR  TANTO,  

PEDIMOS   A   S.S.:   Tener   por   ejercida   la   acción   de   amparo   establecida   en   el   artículo   95   del   Código   procesal   Penal,   solicitando   sea   acogida,     resolviendo   como   S.S.   lo   estime   pertinente,   constituyéndose   en   la   Cárcel   de   Angol   o   citándonos   a   la   audiencia   de   rigor,   todo   ello   a   la   brevedad,   para   que   en   definitiva,   conociendo   personal   y   directamente   los   hechos,     adopte   las   medidas  que  fueren  procedentes.          

   

__________________________                                                                                                      ____________________________    José  Huenuche  Reiman                                                                                        Jonathan  Huillical  Mendez  

CI  13.394.815  –  5                                                                                                                CI  15.981.322  –  3      

   

___________________                                                                                        ______________________   Ramón  LLanquileo  Pilquiman                                                                    Héctor  LLaitul  Carrillanca   CI  14.033.798  –  6                                                                                                              CI  11.198.379  -­‐  8  

   

Figure

Updating...

References

Related subjects :