PROFETA DE DIOS, INTÉRPRETE DE LA PALABRA DE DIOS

20  31  Descargar (0)

Texto completo

(1)

ministros.

Y tampoco llevar o tener el mensaje y pasárselo a las congregaciones, los de ministros son de ministros, y queremos que se mantenga todo así para que Dios nos pueda abrir las señales de Él, abrir más ampliamente cada día Su Palabra y Su Programa correspondiente a nuestro tiempo.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, por aquí dejo nuevamente al reverendo Andrés Cruz Gallego. Y a Miguel Bermúdez Marín, al reverendo Francisco Muñoz, y al reverendo Jesús Barrolleta les reitero mis felicitaciones y que Dios les bendiga grandemente en Su Reino en este tiempo final, y a todos los ministros de igual manera; y a ti también reverendo Andrés Cruz Gallego que es otro de los generales que Dios tiene en Su ejército, Su Iglesia.

Bueno, Dios les continúe bendiciendo y hasta mañana Dios mediante en que estaremos en la actividad pública por la cual les pido que oren mucho para que Dios nos dé Su Palabra mañana, y traiga muchas almas a Su Reino, pues queremos que entre hasta el último escogido para luego que venga la resurrección y nuestra transformación.

Dios les bendiga y les guarde a todos.

“PROFETA DE DIOS, INTÉRPRETE DE LA PALABRA DE DIOS.”

PROFETA

DE DIOS,

INTÉRPRETE

DE

LA PALABRA

DE DIOS

(Reunión de Pastores)

Rev. William Soto Santiago, Ph.D.

Sábado, 22 de agosto de 2009

Santa Martha, Ciudad México,

(2)

sucedieron porque quedan grabadas y refrescar nuestra mente en lo que fue hablado y fue hecho por Dios.

Tengan siempre bien equipadas las congregaciones, los auditorios para que como he dicho otras veces, el televisor más grande o la pantalla más grade sea la que esté en la congregación, no en la casa.

Y que iba a llegar el tiempo en que estarán abiertos los auditorios todos los días, transmitiendo todo el día las actividades; y cuando no haya actividades durante el día, repitiendo lo que pasó en la actividad pasada o en las actividades pasadas.

Así que, tengan lo mejor posible sus auditorios preparados con internet y también con los equipos que captan la señal, la antena, esas antenas, y preparados, no vaya a ser que en algún momento la señal no esté abierta para todos; y los que tengan los equipos podrán captar la señal y los que no lo tengan, no podrán captar la señal, pero esperamos que se mantenga abierto por internet también, para que todos puedan captarla.

Así que, Dios les bendiga y les guarde a todos, y las reuniones de ministros, recuerden, no es una señal abierta, por lo tanto, ustedes no abran esa señal, ya ustedes se les ha enseñado cómo trabajar para que así las reuniones de ministros sea para los ministros.

Me dijeron que no hace mucho le tumbaron la señal a un ministro porque la había dejado abierta y estaba abierta para cualquiera y se la tumbaron. No deje que a usted le tumben la suya, porque después ya no se la van a restaurar quizás durante ese día, y después estarán pendientes para ver si la tiene bien o si la tiene abierta, y entonces le seguirán tumbando la señal. Esto es para las reuniones de

(3)

DIOS.”

Que Dios les bendiga y les guarde, y les use grandemente en Su obra en este tiempo final, y les use para trabajar en el Programa Divino para el cumplimiento de las promesas, de las profecías correspondientes a nuestro tiempo, y les prospere espiritualmente y materialmente y siga añadiendo a vuestras congregaciones más y más ovejas del Señor. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Dejo nuevamente aquí con ustedes al reverendo Andrés Cruz Gallego para continuar, y mañana nos vemos Dios mediante en la actividad correspondiente a mañana los que estén, no sé si todos van a estar mañana, si no, de todos modos yo voy a estar con ustedes, si están aquí también voy a estar con ustedes, y si no están ustedes aquí, voy a estar con ustedes en la congregación de ustedes a través del satélite, a través de la pantalla de proyección o de televisión.

Bueno, que siempre vamos a estar juntos, siempre van a tener el mensaje de Dios para nuestro tiempo. Tengan bien preparados los equipos desde ahora, porque más adelante los van a necesitar lo mejor posible para captar bien ustedes y sus congregaciones lo que Dios esté llevando a cabo.

Así no tendrán que moverse a otros países, sino que tranquilitos y hasta con aire acondicionado los que tengan aire acondicionado podrán estar viendo todo lo que Dios estará llevando a cabo. Y recuerden que todo lo que se lleva a cabo se transmite en vivo la mayor parte de las ocasiones, por lo tanto, estaremos siempre viendo en vivo las cosas. Y luego podemos repetir las cosas que

PROFETA DE DIOS,

INTÉRPRETE

DE LA PALABRA DE DIOS

(Reunión de Pastores)

Rev. William Soto Santiago, Ph.D. Sábado, 22 de agosto de 2009 Santa Martha, Ciudad México, México

M

uy buenas tardes, ministros compañeros en el Cuerpo Místico de Cristo nuestro Salvador; es un privilegio y bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Reitero al doctor Miguel Bermúdez Marín, al reverendo Jesús Barrolleta y al reverendo Francisco Muñoz mis saludos y también mis felicitaciones por su trayectoria, sus trayectorias en el Cuerpo Místico de Cristo y en toda la labor del Señor de este tiempo final. Que Dios los bendiga grandemente, a ti Miguel, Barrolleta y Muñoz, y cada día les use más y más en Su Obra en este tiempo final, y continúen pasando un día, una tarde llena de las bendiciones del Señor Jesucristo en el mega-concierto pro La gran Carpa-Catedral.

Para esta ocasión leemos en Segunda de Pedro, capítulo 1... mientras lo encuentran, quiero reiterales mi aprecio y agradecimiento por todo lo que están haciendo por el proyecto de La gran Carpa-Catedral en Puerto Rico, y

(4)

también por lo que están haciendo por AMISRAEL en este tiempo final. Dice el apóstol Pedro en esta segunda carta, capítulo 1, verso 15 en adelante:

“También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.

Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad (esto fue cuando estaban en el Monte de la Transfiguración).”

Dice:

“Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.

Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo (o sea, en el Monte de la Transfiguración).”

Ahora, vean, cuando recibió de Dios Padre, honra y gloria. Por lo tanto, aquello es tipo y figura también de lo que va a pasar en este tiempo final en el orden de la segunda Venida de Cristo, en donde recibirá gloria y honra de parte de Dios, el Mesías. Antes que se me olvidara, quise también tocar estas cositas. Sigue diciendo:

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

Evangelio eterno, el Evangelio del Reino.

Israel lo va a ver y dirá: “Éste es el que estamos esperando.” Así que va a ver a Cristo, el Ángel del Pacto, al Espíritu Santo obrando por medio de un hombre en esta Tierra, con un mensaje para todos los moradores de la Tierra incluyendo al pueblo hebreo, incluyendo los judíos, un mensaje para judíos y para gentiles.

Así que, todo eso estará en un profeta dispensacional que está prometido para el Día Postrero y que será el Ángel del Señor Jesucristo que es enviado para revelar, dar a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto.

Por lo tanto, tiene que ser un profeta si es enviado, para manifestar, dar a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, estará profetizando todas las cosas que han de suceder. Por eso el reverendo William Branham identificó a ese Ángel del Señor Jesucristo como un profeta, dijo: “Pudo ser Elías o alguno de los profetas,” pero es un profeta, un espíritu de profeta el que le dio esa revelación del Apocalipsis a Juan el apóstol, o sea, estaba en cuerpo angelical en ese tiempo.

Pero para el Día Postrero estará en cuerpo humano, cuerpo de carne, con el Evangelio eterno, el Evangelio del Reino predicándolo a todos los moradores de la Tierra; ese será el que predicará el día de venganza del Dios nuestro, ese será el que proclamará y mostrará que la hora del juicio divino ha llegado, porque un profeta de Dios es intérprete de la Palabra de Dios, por el Espíritu Santo mismo que dio las profecías.

Ha sido para mí un privilegio y bendición grande estar con ustedes en esta tarde, dándoles testimonio de: “UN PROFETA, INTÉRPRETE DE LA PALABRA DE

(5)

porque cuando leyó Isaías, capítulo 61, verso 1, que dice: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres,” enumeró todas las cosas para las cuales había sido ungido, y cuando llega al pasaje que dice: “Y para proclamar o predicar el día de venganza del Dios nuestro,” no lo leyó, ¿por qué? Porque él no iba a cumplir eso en aquel momento. Su primera Venida no era para cumplir esa Escritura.

Pero ahora en el Día Postrero estará este Ángel proclamando el día o la hora del juicio divino, porque la hora de Su juicio ha llegado, o sea, que él estará diciendo: “Ha llegado el tiempo para el juicio divino, para el día de venganza del Dios nuestro,” como Noé que estuvo predicando el juicio divino que vendría bajo un diluvio que vendría sobre la Tierra, había llegado el tiempo porque llegó el tiempo de la venida y presencia y ministerio de un profeta dispensacional; y como en los días de Lot también. Así será para cuando este Ángel mensajero esté con el Evangelio eterno, el Evangelio del Reino predicándolo para todos los moradores de la Tierra, todo pueblo, nación, lengua y pueblo. Para todos los moradores de la Tierra, vendrá con un mensaje mundial, para todos los seres humanos, porque un mensaje dispensacional cubre a los seres humanos.

Por lo tanto, cuando vean a ese mensajero predicando el Evangelio eterno, el Evangelio del Reino por testimonio o para testimonio a todas las naciones, luego de su ministerio entonces vendrá el fin.

Luego de su labor que estará llevando a cabo, luego vendrá el fin, o sea que la señal para el fin será la aparición, la presencia de ese mensajero predicando el

porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

Tema: “PROFETA DE DIOS, INTÉRPRETE DE LA PALABRA DE DIOS.”

La forma en que Dios siempre ha interpretado Su Palabra profética es por medio de los profetas que vienen con el mismo Espíritu que estuvo en los profetas a través de los cuales Dios dio esas profecías, y por consiguiente es el Espíritu Santo que estuvo en esos profetas el intérprete de esas profecías que dio, las cuales luego las abre por medio de otros u otros profetas que envía más adelante, para el cumplimiento de esas profecías.

Así que no hay mejor intérprete que el mismo Espíritu Santo que dio esas profecías. Por eso el Espíritu Santo por medio de los profetas que Él envía, profetiza y también abre las profecías que ya fueron dadas, dando a conocer el significado de ellas, como en el caso del profeta Daniel y otros profetas.

Vean, Dios le dio un sueño al faraón, y luego el faraón no sabía el significado de ese sueño. Pero Dios había llevado hasta Babilonia hijos jóvenes de la descendencia real, o sea, que eran de la tribu de Judá y por consiguiente también venían de la línea del rey David, de la realeza, y hubo... esta ocasión en que ya estos jóvenes estaban entrenados bien, pero entre ellos hubo uno llamado Daniel, que era profeta, tenía las dos conciencias juntas, los otros eran sabios no dice la Escritura que eran profetas, pero Daniel sí era un profeta, tenía las dos conciencias juntas,

(6)

lo cual identifica más claramente a un profeta.

Y ahora, encontramos que, vean, Dios obra en favor de Daniel, porque pide estos jóvenes; y también establece lo que sería el imperio de los gentiles, y coloca así la profecía de la trayectoria del reino de los gentiles hasta el tiempo de la Venida del Mesías, o sea, de la segunda Venida del Mesías, porque habla de la piedra no cortada de manos que vendría e heriría a los pies de hierro y de barro cocido. O sea, que es para el tiempo de los pies de hierro y de barro cocido que representa el imperio de los gentiles en el tiempo final.

Ahora, encontramos que al rey se le había olvidado el sueño, Dios obra también en eso Dios sabe cómo hacer las cosas, y vean, es algo parecido al caso de José que también era profeta, con los profetas Dios es el que se encarga de obrar, y pasan por una trayectoria misteriosa para ellos algunas veces, y más misteriosa para las demás personas. Pero todo obrará para bien, encontraremos que todos los que los han tratado bien son bendecidos, aun el mismo rey dijo en una ocasión, uno de los reyes, vamos a ver lo que nos dice el rey Josafat en Segunda de Crónicas, capítulo 20, verso 20, dice:

“Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.”

Vean, hay prosperidad, dice ese rey, un líder político, pero que tenía conocimiento de Dios y de lo que son los profetas de Dios. El mismo Cristo dijo: “El que a mí me recibe, recibe al que me envió.” Y también dijo: “El que

para la resurrección si le toca morir, o para la transformación si le toca estar vivo en ese momento en que Cristo resucite los muertos creyentes en Él.

“PROFETA DE DIOS, INTÉRPRETE DE LA PALABRA DE DIOS.”

Eso es un profeta de Dios, un hombre con las dos conciencias juntas que escucha de Dios y que Dios se revela a él y coloca en él, en su corazón, en su alma y en su boca, Su Palabra para que la hable al pueblo. Por eso en Apocalipsis, capítulo 10, verso 1 en adelante, cuando le es dado el Libro abierto que trae el Ángel Fuerte que trae Cristo luego de abrirlo en el Cielo en el capítulo 5, se lo entrega a ese hombre y le dice que es necesario que profetice otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.

Y si va a profetizar al comerse el Libro tiene que ser ¿qué? Un profeta, va a estar trayendo la revelación divina, la interpretación divina de todo el contenido del Libro que él se come; y en Apocalipsis, capítulo 14, verso 6 al 7 aparece un Ángel mensajero con el Evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la Tierra, si va a predicar a los moradores de la Tierra, tiene que ser un hombre porque un Ángel lo que significa es mensajero, a todo pueblo, nación y lengua, a todos los pueblos. Vamos a verlo aquí.

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,

diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado.”

Es el mensajero que viene proclamando el día de venganza del Dios nuestro, lo cual Cristo no proclamó

(7)

séptimo milenio, y por consiguiente el rapto, pues está prometido para ser en la mañana, la mañana de un nuevo día dispensacional, la mañana del Día Postrero.

También cuando hablamos de la hora de Su Venida y la llevamos a números así, vean, una hora delante del Señor para los seres humanos son cuarenta y algo de años; y media hora, pues veinte y algo de años, así que vamos a dejarlo quietecito ahí y vamos a estar mirando lo que Dios está haciendo, porque saque usted los números o no los saque, lo importante es que esté preparado, porque cualquier puede sacar los números y no estar preparado y se quedó con los números y no hizo nada.

Pero Dios continuará abriéndonos las Escrituras para que estemos listos y preparados para el gran evento de la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación nuestra.

La Iglesia del Señor Jesucristo está descansando su esperanza en la Venida del Señor en este tiempo final, para la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos para entrar a la inmortalidad física, ser jóvenes eternamente y tener esos cuerpos glorificados que tanto yo necesito.

Los que son jóvenes podrán decir: “Todavía estoy joven.” ¿Pero sabe usted una cosa? Que una persona bien avanzada en edad puede vivir más que un joven, ¿por qué? Porque si el joven se muere y el anciano no se muere, pues va a vivir más el anciano, así que no puede descansar la persona en que es joven y que todavía tiene muchos años de vida, no, solamente tiene los que Dios le asignó.

Por lo tanto, no se puede gloriar de su juventud, lo que tiene es que estar preparado no importa la edad que tenga

recibe a profeta, recompensa de profeta recibe.” Y eso es Cristo hablando estas cosas acerca de los profetas, Él mismo siendo Profeta, sabe lo difícil que es la vida para los profetas y las persecuciones por las cuales pasan los profetas.

Pero Él, vean ustedes, coloca ahí una bendición para todos los que reciben a un profeta que Él envía: “El que recibe a profeta, merced, o sea, recompensa de profeta recibe.” Recibe toda la bendición que Dios envía a través de ese profeta. Si es para abrir los misterios del Reino de Dios que Dios envía ese profeta, los que lo reciben, reciben la bendición de ser sus sentidos y su corazón abierto para ver y entender todo lo que Él está revelando. Esas personas tendrán ¿qué? Percepción profética.

Y ahora, también dice Amós: “Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele sus secretos a sus siervos sus profetas.” Por lo tanto, los secretos divinos son revelados a los profetas de Dios. Por eso cuando hay un misterio divino como en el caso del rey Nabucodonosor, buscó los sabios, buscó los astrólogos, buscó todas esas personas que estaban relacionadas a las cosas espirituales y no encontró respuesta, pues les dice que tuvo un sueño y para él, pues era muy importante, él entendió que tenía que ver con el futuro de su reino, y les dice que quiere que le digan la interpretación de ese sueño, y que se le había olvidado. Y ellos le dicen: “Pues, nos dices el sueño y te vamos a dar la interpretación.” Aunque él les dijera el sueño, tampoco le iban a poder dar la interpretación, porque estaba sellado por Dios como en el caso del faraón que tuvo el sueño de las espigas hermosas y las espigas enjutas, y también las vacas gordas y las vacas flacas y con

(8)

todo y eso no pudieron darle la interpretación otras personas, porque la interpretación vendría de parte de Dios a un profeta: José, y a través de ese profeta al faraón.

Cuando Dios sella algo, no hay quién lo destape, quién abra el misterio, excepto el mismo Dios a un profeta y ese profeta al pueblo, de eso es que nos habla también Deuteronomio capítulo 29, verso 29, que dice:

“Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios

(y si son secretas y pertenecen a Dios, nadie puede abrirlas); mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.”

Y ahora, las cosas secretas por cuanto pertenecen a Dios, Él las revela, las da a conocer a quien Él quiere, y no va hacer nada sin que antes lo revele a Sus siervos, sus profetas, cuando Dios va a revelar algo en algún tiempo, va a enviar un espíritu de profeta, o sea, un cuerpo angelical de profeta en carne humana, y por consiguiente viene con las dos conciencias juntas y todo, al tener las dos conciencias juntas podrá ver estando despierto las cosas, diríamos, soñar despierto; y a ese no le pueden aplicar: “Tú estás soñando despierto,” porque será una realidad para él, no una visión. Y ahora, esos son los que sueñan despiertos, y sueñan la verdad.

Y ahora, encontramos que la Palabra viene a los profetas, la Palabra de Dios; las interpretaciones humanas vienen a cualquier persona, pero las interpretaciones divinas vienen a la raza humana por medio de los profetas enviados por Dios, ungidos con el Espíritu de Dios.

Esos son los que y de los que Cristo habló que enviaría a Su Iglesia, algunas veces hay personas que piensan que

idioma desconocido y no entendió. O sea, que pueden ustedes ver que hay algo ahí muy importante, Cristo, el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo no estará hablando en los idiomas que había hablado en otras edades, es un idioma desconocido, o sea, que no lo hablaron los mensajeros del pasado, pero es el idioma en el cual él va a estar hablando en el Día Postrero, en el cumplimiento de la Tercera Etapa, en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, en el cumplimiento de un nuevo día dispensacional amaneciendo, surgiendo un nuevo día milenial surgiendo, y todo eso va a suceder en un nuevo amanecer.

Por lo tanto, podemos poner en los horarios de la mañana, del amanecer, donde amanece ya a las 6:00 está amaneciendo, digamos de 6:00 a 9:00 de la mañana o de 6:00 a 8:00 de la mañana ó de 6:00 a 7:00 de la mañana, ese horario estará tipificando el lapso de tiempo en que va a ocurrir todo eso.

Así que, ¿qué si es una sola hora? ¿De 6:00 a 7:00 de la mañana que esté representando ese nuevo amanecer? Ahora, recuerden ustedes el mensaje titulado: “El Rapto,” predicado por el reverendo William Branham. Él dijo hablando de las diferentes vigilias, luego él dice: “Y luego el rapto será de 6:00 (¿a cuánto?) a 9:00 de la mañana,” en términos proféticos en la tipología de 6:00 a 9:00 de la mañana vendría a ser... vamos a ver: tres horas de veinticuatro horas o de doce horas; de doce horas, pues es una tercera parte o una cuarta parte, (tres por cuatro, doce), una cuarta parte, ¿verdad?

Y si es de veinticuatro, una octava parte, ¿verdad? Y una octava parte de mil, de mil años en términos proféticos entonces ya tiene que ser antes de doscientos años de ese

(9)

Transfiguración la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles allí representada, sino que también en la visión del Apocalipsis vio la Venida del Señor, la Venida del Hijo del Hombre.

Y ahora, siendo el último de los apóstoles representa al último de los mensajeros del Señor Jesucristo en Su Iglesia y también de los mensajeros dispensacionales, el último profeta mensajero dispensacional al cual vendrá toda la Palabra de Dios que tiene que ser hablada en este tiempo final, porque Dios pondrá en un profeta como Moisés Su Palabra, y Él hablará todo lo que Dios le mande. Y cualquiera que no escuche lo que él hable en el Nombre del Señor, Dios le pedirá cuenta, problema de la persona si no escucha; él estará hablando todo lo que Dios le mande, lo cual estará incluido en el Evangelio del reino, y también en el Evangelio de la Gracia lo que tenga que hablar conforme al Evangelio de la Gracia.

Y eso será el profeta de Dios dispensacional para el Día Postrero con el cual Dios traerá a cumplimiento la visión de la carpa, traerá a cumplimiento la Tercera Etapa y Dios estará hablando, Cristo, el Ángel del Pacto estará hablando en otro idioma, ¿en qué ocasión Dios habló en otro idioma diferente al que habló en los demás mensajeros? Vean, será la primera ocasión en que habla en ese idioma desconocido para el reverendo William Branham.

Él dice que cuando escuchó los Truenos hablando, que es Cristo hablando, el Ángel Fuerte hablando, dice que habló rápidamente, que él no pudo entender, y luego en otro lugar como la página 471 del libro de “Los Sellos,”

dice que los Truenos, que la Tercera Etapa está en un idioma desconocido, que él la escuchó pero está en un

por cuanto Cristo dijo: “La ley y los profetas profetizaron hasta Juan,” eso está en San Mateo, por ahí el capítulo 11, vamos a ver, y después vemos lo que Cristo dijo, capítulo 11, verso 13 de San Mateo, dice.

“Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.”

Pero ahora en San Mateo, en el mismo libro, Evangelio según San Mateo, capítulo 23, versos 34 en adelante dice:

“Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad.”

Así que Cristo dice que va a enviar, por lo tanto los de la ley ya llegaron hasta Juan el Bautista, pero vean, Jesús era un Profeta mayor que Juan, así que quién piense que después de Juan no hay más profetas, está descalificando a Jesucristo como Profeta, está descalificando al Profeta más grande, a un Profeta como Moisés, un Profeta dispensacional, el cual y en el cual estaba la Palabra de Dios en su boca, y Él decía: “Yo no hablo nada de mí mismo, sino lo que escucho al Padre hablar.”

Era un Profeta como Moisés, y Moisés dijo que Dios le dijo: “Profeta de entre vuestros hermanos como tu os levantaré.” Y dice: “A él oiréis.” No dice que hay que escuchar las interpretaciones que todas las personas o líderes estén dando, sino a lo que Dios ha colocado en la boca de ese profeta: “Y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare, y cualquiera que no escuchare lo que él hablare en mi Nombre, yo le pediré cuenta.” Tan simple como eso; eso está en Deuteronomio, capítulo 18, versos 15 al 18.

(10)

Ahora, de esta clase de persona que Cristo envía a Su Iglesia, dice de la siguiente manera, vamos a ver en el capítulo 13 de San Juan, verso 20, vamos a ver cuál es de estos... capítulo 13, verso 20 de San Juan vamos a ver lo que nos dice aquí Cristo:

“De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.”

O sea, al Padre, ¿por qué? Porque Cristo en Espíritu Santo viene en el enviado que Él ha destinado para colocarlo en medio de Su Iglesia. Los que recibieron a los apóstoles, estaban recibiendo a Cristo, los que han recibido a los ángeles mensajeros en cada edad, estaban recibiendo a Cristo, el cual estaba en ellos, y colocó en la boca de ellos la Palabra correspondiente a la edad en que Él enviaba a cada uno de ellos.

Por lo tanto, era Cristo hablando por medio de ellos, así como habló por medio de los profetas del Antiguo Testamento, y así como habló Dios por medio de Cristo. Dice San Pablo en Hebreos, capítulo 1, verso 1 en adelante:

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas

(¿ven? Cómo habló Dios? Por medio de los profetas le hablaba al pueblo hebreo),

en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo (y el Hijo: Jesucristo, era ¿qué? Profeta también. Tiene que ser siempre por medio de un profeta), a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.”

Y en Zacarías, capítulo 7 nos dice de la siguiente manera, verso 11 al 12:

habló por Lutero en alemán, habló por Wesley en inglés de Inglaterra [británico]; habló por el reverendo William Branham en inglés de Norteamérica.

¿Ven? El mismo Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, pero ahora cuando desciende del Cielo en Apocalipsis 10 con el librito abierto en su mano, habla en un idioma desconocido, los Truenos que es la Voz de Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo, habla, clama como cuando un león ruge y siete Truenos emiten sus voces, es la Voz de Cristo hablando en forma consecutiva.

En las edades habló por uno, hubo una pausa, y luego vino el otro instrumento y habló por el otro instrumento, pero ahora acá habla en forma consecutiva todo lo que tiene que hablar para el Cristianismo, para los judíos y para el mundo entero.

Por eso le entrega el Título de Propiedad, el Libro de los Sellos, sellado con siete Sellos ya abierto, desciende en Apocalipsis 10, se lo entrega a un hombre para que se lo coma y para que profetice sobre muchos pueblos, naciones lenguas y reyes.

Y ahora, ¿qué va a profetizar? El contenido de ese Libro, como pasó con Ezequiel capítulo 2 y capítulo 3, que le dijo: “come lo que hallas,” y entonces era un libro, un rollo escrito por dentro y por fuera, se lo comió, no era un libro literal, se lo comió, era la Palabra de Dios, se lo comió y le fue dicho: “Profetiza lo que está ahí.” O sea, que profetizara de acuerdo a lo que estaba allí escrito, es para profetizar sobre todas las cosas que han de suceder, que le da el Libro en Apocalipsis 10 a un hombre representado en Juan el apóstol, el último de los apóstoles del Señor, el cual vio no solamente en el Monte de la

(11)

por eso no pueden tener la fe, la revelación ni el entusiasmo para llevar a cabo ese proyecto divino; sin embargo cada uno de ustedes y yo también, tenemos el entusiasmo, la alegría, el gozo y la energía para trabajar para el cumplimiento de esa gran Carpa-Catedral.

Así que, tenemos la fe, la revelación. Cualquiera puede decir: “Ustedes están haciendo esa gran Carpa-Catedral porque el reverendo William Branham tuvo una visión y dijo que habría una Carpa-Catedral.” Claro que sí, y la pregunta que podemos hacer: “Y ustedes, ¿por qué no la están haciendo? Han tenido muchos años para hacerla, ¿por qué no lo han hecho?” – “No, es que no creemos que eso sea literal,” pues claro, no lo creen, ¿y cómo van a ser sanados los enfermos si no es literal? ¿Cómo van a venir a los Pies del Señor si el cumplimiento de esa visión no es literal? Si él vio viniendo a los Pies del Señor las personas y también la parte de las maravillas y milagros, y él dijo que eso era la Tercera Etapa, y también él dijo que la Tercera Etapa está en un idioma desconocido, no es el inglés.

Si hubiera escuchado en inglés, si fuera en inglés la Tercera Etapa, él hubiera entendido lo que los siete Truenos hablaron, y los siete Truenos son la Voz de Cristo, el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo que apareció en Apocalipsis, capítulo 10, él habló en hebreo cuando estuvo en la Tierra a través de los profetas habló en hebreo, también habló por San Pablo en hebreo y también habló en latín por San Pablo que sabía unos cuántos idiomas; habló en francés ¿por Ireneo fue? Habló en Irlandés por ¿cuál de ellos? Colombo. Por Martin Él habló en húngaro, y mezclado (también sabía más idiomas), y

“Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír;

y pusieron su corazón como diamante, para no oír.”

Esas personas que no quisieron escuchar, tuvieron grandes problemas delante de Dios, porque cuando Dios envía un profeta, coloca Su Palabra, Su mensaje en la boca de ese profeta, y él hablará todo lo que Dios le mandare, “y cualquiera que no escuche lo que él hablare en mi Nombre, Yo le pediré cuenta,” dijo Dios a Moisés, y por medio de Moisés lo dijo al pueblo, y eso es para cuando envía un para una edad y cuando envía un profeta para una dispensación es mayor la responsabilidad.

Y ahora, vamos a ver cómo es que Dios habla por medio de los profetas, dice:

“Y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.”

O sea, que Dios estará enojado con toda persona que no escucha las palabras que Dios por medio de Su Espíritu Santo envía a través de los profetas al pueblo que está en y bajo el Pacto divino correspondiente a ese tiempo.

Es Dios hablando por medio de Su Espíritu Santo y sabemos que ese es el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo, el cual habla por medio de los profetas, ese es Cristo en Su cuerpo angelical, el Espíritu Santo; ya sabemos que es el Ángel del Pacto, ese hombre de otra dimensión que siempre aparece en el Antiguo Testamento y luego se hizo carne en el velo de carne llamado Jesús.

Ahora, en el Nuevo Testamento encontramos la aparición del Ángel del Señor Jesucristo en diferentes

(12)

ocasiones, Cristo dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” San Mateo, capítulo 28, verso 20.

Y ahora, para dar a conocer las cosas que han de suceder, encontramos que en el Nuevo Testamento, Cristo habla algo que es esencial para escuchar la Voz de Dios por medio de Cristo en medio de la Iglesia.

“Tenemos la Palabra profética que es más segura...” dice el apóstol San Pablo.

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro.”

Pues sabiendo que las cosas que van a suceder son las que ya están en la Escritura, en la profecía bíblica, y tenemos que estar vigilando el cumplimiento de esas profecías, porque Dios va a estar obrando para cumplir esas profecías, y tenemos que estar atentos a esa Palabra profética que es como una antorcha, atentos “como una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca.”

¿Qué día? El día de la Dispensación del Reino, que es el séptimo milenio de Adán hacia acá, no dice la Escritura en Malaquías, capítulo 4, verso 2:

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá (y si va a nacer, nos está hablando de un nuevo amanecer) el Sol de justicia.”

¿Cuándo nace el sol? En la mañana, por el Este, vigilen el Este, recordando ese himno o cántico que dice: “Por el Este ya se ve una luz aparecer,” habla de la estrella ¿verdad también? Y del sol. Ahora, miren aquí:

“Hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana

que se pone en el Oeste, y el Oeste es el continente americano y sobre todo la América Latina y el Caribe, porque ya en Norteamérica se cumplió la séptima edad, tuvo la luz de su edad.

Por eso todas las profecías de bendiciones para la Iglesia, ahora, pasan a la etapa de la Edad de la Piedra Angular, y por consiguiente al territorio donde se cumple esa etapa, por eso el cumplimiento de la Visión de la Carpa no puede ser para la primera edad, ya pasó, no puede ser para la segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta o séptima edad y el mensajero de una esas edades, porque ya ellos vinieron y se fueron, y el más que se acercó fue el reverendo William Branham, quiso materializar esa visión, pero no le fue permitido porque eso es para después de las siete etapas y siete mensajeros de la Iglesia del Señor.

Y para el pueblo que estará trabajando en el Día Postrero con el instrumento que Dios tenga para cumplir esa Visión de la Carpa. Por lo tanto, la estará cumpliendo ese mensajero con el grupo que estará con él trabajando en la Obra del Señor.

Ahí podemos ver porqué otros no pudieron cumplirla ni el mensajero de edades pasadas ni el grupo que estaba con alguno de los mensajeros de las edades pasadas, ni aun Pablo que era constructor de carpas, tampoco pudo cumplir esa Visión de la Carpa. Pero esa visión tiene que ser cumplida en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo en la edad correspondiente a este tiempo final, al Día Postrero, que es la Edad de la Piedra Angular.

Con otro grupo Dios no confirmará ese cumplimiento de la Visión de la Carpa; por lo tanto, no vamos a criticarlos a los de otras edades pasadas, no era para ellos,

(13)

Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.”

¿Dónde se encuentra eso? Efesios, capítulo 5, verso 14, ya les había dado la cita hace unos cuántos minutos, la lectura pues vino ahora, pero ya ustedes saben, conocen todas estas Escrituras, pues Dios nos ha estado enseñando por muchos años todas estas cosas, y ya son muy familiares para nosotros todas estas Escrituras, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento.

Y ahora, la estrella resplandeciente de la mañana, dice San Pedro, Segunda de Pedro, capítulo 1, verso 19 al 21, que tenemos que estar atentos a la Palabra profética que alumbra como una antorcha en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca.

Mientras se está de noche unos dicen, por ejemplo, de un árbol: “Sus hojas son de tal color.” Y dicen: “Y el fruto que tiene está de tal color, no ha madurado todavía.” Otros dicen: “Yo no veo nada, yo no lo veo así,” pero cuando está comenzando a esclarecer, ya unos podrán distinguir que el fruto es grande o pequeño, pero pueden ser que no vean bien los colores ni vean cuántos hay ni vean los detalles, pero a medida que va esclareciendo el día, van viendo más claramente las cosas hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en nuestros corazones, y entonces digan, vean el lucero y digan: “Ese lucero de la mañana que está precursando la venida del sol, es Cristo, el Espíritu Santo manifestándose.”

Y luego cuando vean el sol salir, dirán: “Esto es la Venida del Señor,” pero vean, lo van a comprender muy bien cuando lo vean por el Este, pero vean, es el mismo sol

salga en vuestros corazones.”

¿Cómo va a salir en los corazones de las personas? En la misma forma en que salió en nuestros corazón Cristo en el cumplimiento de Su primera venida, escuchando la predicación del Evangelio de Cristo, nació Cristo acá en nuestra alma, surgió, nació, salió, hasta que el día esclarezca, el día de la Dispensación del Reino, el Día Postrero, porque durante la Dispensación de la Gracia hemos estado viviendo en el día de la Dispensación de la Gracia. Pero el día Dispensación del Reino corresponde al Día Postrero:

“Hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en nuestros corazones.”

Si sale en nuestros corazones, ¿qué estará sucediendo? Ya habremos escuchado la predicación del Evangelio del Reino que gira alrededor ¿de qué? De la segunda Venida de Cristo, de un nuevo amanecer, de un nuevo amanecer de un nuevo día dispensacional, de un nuevo amanecer de un nuevo día milenial, y la estrella de la mañana, que es la estrella, ¿quién es la estrella de la mañana? Cristo dijo: “Yo soy la estrella resplandeciente de la mañana.” (Apocalipsis, capítulo 22, verso 16).

¿Y cómo vamos a ver esa estrella resplandeciente de la mañana? Saliendo por el Este, porque el Este es que se ve por dónde va a salir el sol. Por lo tanto, cuando la estemos viendo saliendo, surgiendo por el Este, vamos a decir: “También está saliendo el lucero de la mañana en nuestros corazones, queremos ese lucero de la mañana el cual está aquí.”

Pero, ¿cómo va a venir, cómo va a surgir en el cielo? Por el Este, recuerden que Dios le dijo a Abraham que su

(14)

descendencia, su simiente sería como las estrellas del cielo, y también en Números, capítulo 24, verso 17 dice:

“Lo veré, mas no ahora; Lo miraré, mas no de cerca; Saldrá ESTRELLA de Jacob.”

Recuerden que la descendencia de Abraham está representada en las estrellas, y de entre las estrellas tenemos el lucero de la mañana que representa a Cristo, al Mesías, y es el lucero que cuando está amaneciendo se ve muy grande, y ya las demás estrellas ni se ven o casi no se ven; y mientras va esclareciendo, las demás estrellas van desapareciendo y solamente queda el lucero de la mañana hasta que desaparecen, y entonces ya lo que se ve es el sol, porque el lucero está anunciando que el sol viene, es el precursor.

Y ahora, Cristo dice que Él es el lucero resplandeciente de la mañana, y está hablando ahí en el libro del Apocalipsis; y también Él dice: “El que tiene oídos oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”

Es Cristo en Espíritu Santo hablando ahí, ¿qué significa eso? Que es el Espíritu Santo, el lucero resplandeciente de la mañana, porque ahí Cristo está hablando en Espíritu Santo, por eso dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.”

En Apocalipsis, capítulo 2, verso 28 dice que al que venciere, si lee desde el verso 26, dice: “Al que venciere,” y una de las promesas que le hace es: “Le daré la estrella de la mañana.” ¿Qué va a tener ese vencedor? A Cristo, y por cuanto la estrella de la mañana es Cristo, el Espíritu Santo, va a tener a Cristo, el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto en él; y cuando lo veamos a ese que recibirá esa

estrella resplandeciente de la mañana; recibirá el Ángel del Pacto, estará en él y a través de él estará resplandeciendo y por medio de él vendrá la bendición para el pueblo hebreo.

Cuando Israel vea eso, ahí estará Moisés y Elías dice el reverendo William Branham, página 30 y página 34 y 35 del libro de “Las Edades,” dice: “Allí estarán Moisés y Elías,” ¿ven? Todo eso está ligado al Programa Divino de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, y por eso el Hijo del Hombre dice: “enviará Sus Ángeles con Gran Voz de Trompeta,” y esos Ángeles son Moisés y Elías, para juntar, llamar y juntar los escogidos desde un extremo del Cielo hasta el otro. Hay otro lugar que dice de un extremo de la Tierra hasta el otro extremo del Cielo.

Y esos son los ministerios de Moisés y Elías operando con los judíos, y eso es el Ángel del Pacto manifestado en el Día Postrero, el Espíritu Santo en el Ángel mensajero de Apocalipsis 7 que viene con el Sello del Dios vivo, viene con el Espíritu Santo, viene con la estrella resplandeciente de la mañana.

A nadie más escuchará Israel, por lo tanto, Israel está con sus ojos siendo abiertos gradualmente, está despertando del sueño de dos mil años que han transcurrido de Cristo hacia acá, y ya han dormido bastante, ¿verdad? Ya es hora de despertar del sueño; como los gentiles, vean ustedes, San Pablo dice hablando a los gentiles, vamos a verlo aquí:

“Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.

(15)

para el pueblo hebreo.

Por eso para ver la estrella resplandeciente de la mañana hay que despertar: “Levántate,” hay que levantarse del sueño. San Pablo dice: “Despiértate tú que duermes, levántate de entre los muertos y te alumbrará Cristo.”

Hay que estar despierto espiritualmente para ver el Programa Divino que está representado, simbolizado en el cielo, el sol, la luna y las estrellas, y sobre todo la estrella resplandeciente de la mañana.

Y ahora, cuando se ve la estrella resplandeciente de la mañana, es antes de salir el sol, antes de salir el sol como señal o introducción o introduciendo un nuevo día que va aparecer, ¿pero saben ustedes una cosa? Que a la estrella resplandeciente de la mañana le acompañan las estrellas de la mañana que serán los escogidos del Cuerpo Místico del Día Postrero, y después al final como que desaparecen las estrellas y solamente estarán viendo una, ¿por qué? Porque se van a ir, se van en el rapto.

¿Recuerdan el Ángel que le apareció a Jacob? Le decía a Jacob, lo agarró y no lo soltaba, y el Ángel le decía: “Suéltame, tengo que irme ya está rayando el alba.” ¿Ven? Ahí lo tienen de nuevo en un tiempo en que estaba rayando el alba y por consiguiente Jacob estaba viendo ¿qué? La estrella de la mañana allí, el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, Cristo en Su cuerpo angelical, y no soltaba Jacob al Ángel hasta recibir la bendición de Dios; y es cuando está rayando el alba para Jacob, para Israel como individuo, así será para Israel como pueblo, rayando el alba de un nuevo día dispensacional y de un nuevo día milenial.

Ahí es donde verá Israel a ese mismo Ángel que estará en aquel que habrá recibido la bendición de recibir la

bendición por el Este, ¿qué vamos a estar viendo? Vamos a estar viendo la estrella resplandeciente de la mañana surgiendo: “por el Este ya se ve una luz aparecer.”

Es la estrella de la mañana, la estrella resplandeciente de la mañana, Cristo, el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo ya siendo visto por el Este. Abran los ojos y cuando ustedes vean a los judíos mirando esa estrella manifestada a aquel que le será dada, recuerden, están mirando la estrella resplandeciente de la mañana, resplandeciendo y por consiguiente dándoles luz e introduciendo la Venida del Mesías para el pueblo hebreo, porque la estrella de la mañana es la que introduce la venida del sol; cuando se ve esa estrella no se ven las otras, ¿qué está sucediendo? Usted mira el reloj y ya falta poco para amanecer.

Un nuevo días dispensacional y un nuevo día milenial está por amanecer para el pueblo hebreo cuando ustedes vean por el Este esa estrella, el Espíritu Santo manifestándose y siempre se vela y se revela en carne humana; y Dios, vean ustedes, habló por medio del Espíritu Santo a través de los profetas, nos dice Zacarías, capítulo 7, verso 11 al 12; y Hebreos, capítulo 1, verso 1 al 3.

Por lo tanto, cuando ustedes vean esa estrella, al Espíritu Santo retornando al Este, es para precursar, anunciar un nuevo amanecer para el pueblo hebreo. Por lo tanto, esa estrella, el Espíritu Santo estará en ese vencedor, porque “al que venciere le daré la estrella (¿qué?) de la mañana,” que es la estrella resplandeciente de la mañana, el cual es Cristo, el Ángel del Pacto; vean, son promesas también para el pueblo hebreo, dice, yo lo leo y ustedes me dan la cita:

(16)

“Venid y volvamos a Jehová (Oseas 6, verso 1 al 6); porque él arrebató , y nos curará; hirió, y nos vendará.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará.”

Aquí nos habla de los días postreros, los tres días postreros delante de Dios que son tres milenios. Al tercer día que es el tercer milenio de los días postreros, vendrá la resurrección de Israel como nación, como reino o en el Reino o entrará al Reino de Dios, que es el Reino de David que será restaurado, y el Trono de David será restaurado y se sentará el Mesías Príncipe en ese Reino.

Esa es la restauración de la cual preguntan los discípulos de Jesucristo en el libro de los Hechos, capítulo 1, versos 1 al 9: “¿Restaurarás Tú el Reino a Israel en este tiempo?” ¿Qué Reino les iba a restaurar? El Reino de David. Eso concuerda con Ezequiel, capítulo 37 y 38 sobre la restauración de los huesos secos que estaban secos en extremo y esparcidos por todo el campo; y le fue dicho que esta es la casa de Israel. Capítulo 37, ahí ustedes encuentran que Dios le dice, verso 11:

“Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel...”

Han sido esparcidos por el campo, por el mundo entero, pero van a ser recogidos, restaurados y van a estar en pie. Ahora, sigue diciendo acá en Oseas, capítulo 6, pasamos al verso 2:

“Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová.”

¿Ven? Conocen, pero no conocen todo: “Proseguiremos en conocer a Dios,” o sea, que hay más conocimiento que

mi primogénito.”

Por lo tanto, la resurrección para Israel tiene que ser al tercer día milenial, al tercer día de los días postreros, de los tres milenios postreros, en el tercer milenio tiene que ocurrir la resurrección.

Y ahora, podemos ver en el Programa Divino que el tercer día es muy, pero que muy importante de los tres días postreros, y ese es el tiempo donde Dios va a restaurar a Israel, en el Día Postrero, y va a restaurar la vida, pero la Vida eterna a todos los creyentes en Cristo que murieron físicamente, creyentes en Cristo nacidos de nuevo, y a todos los creyentes que estén vivos nacidos de nuevo en ese tiempo de la resurrección, los va a transformar, y esa es la adopción física, la redención del cuerpo, nuestra transformación para el Día Postrero.

Ahora, podemos ver todos estos detalles que están aquí escritos en la Palabra del Señor, por lo tanto, Israel está velando, vigilando, y el llamado para Israel es: “Levántate, resplandece, porque ha venido tu luz y a gloria de Jehová ha nacido sobre ti.”

Para el 1977 fue grabada una serie de tres mensajes para Israel, no sé cuántos los escucharon, son mensajes de 10 a 15 minutos cada uno, pero miren, habla de esto mismo. ¿Y por qué volvemos hablar de lo mismo? Porque fue la verdad ayer, fue la verdad para el ‘77 y es la verdad para nuestro tiempo también.

Solamente hubo una brecha, un lapso de tiempo de unos 36 años que han transcurrido, pero vean, vuelve otra vez el ciclo para Israel. Es que no hay otro mensaje, es el mensaje del Evangelio del Reino que contiene todas estas profecías para ser reveladas, cumplidas y traer la bendición

(17)

“...y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová.”

Si va amanecer es la mañana, es un nuevo día, nuevo día dispensacional y nuevo día milenial, el día del Señor, el sábado milenial, porque el Hijo del Hombre es Señor del sábado, es Señor del día reposo y por consiguiente Él es Señor del séptimo milenio o séptimo milenio sabático, es en ese milenio donde Él establecerá Su Reino, donde resucitará los muertos creyentes en Él en cuerpos glorificados, y a los vivos creyentes en Él nacidos de nuevo los transformará, Él mismo dijo:

“Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” San Juan, capítulo 6, versos 39 al 40; y San Juan, capítulo 11, versos 21 al 27; y también San Juan, capítulo 6 nos habla en otro lugar, y es del verso 53 al 58, donde dice aquí en el verso 54:

“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”

Y luego continúa hablándonos de esta resurrección. Por lo tanto, no es un invento humano, no es un invento teológico tampoco la resurrección anunciada para el Día Postrero, es una revelación divina dada de Dios por medio de Cristo en Su ministerio terrenal, y enseñada por los apóstoles; y también fue dada en el Antiguo Testamento, en donde habrá también una resurrección para el pueblo hebreo como nación, y tiene que ser al tercer día, Cristo también resucitó al tercer día, el hijo unigénito y primogénito de Dios; e Israel, de Israel Dios dice en Éxodo, capítulo 4, verso 21 al 24, dice: “Israel es mi hijo,

ellos ignoran y necesitan recibir. Y en Habacuc, capítulo 2, verso 14 y también en Isaías, capítulo 11, verso 9 está la respuesta: “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, de la gloria de Jehová como las aguas cubren el mar.”

Del conocimiento de la gloria de Dios va a ser llena toda la Tierra, y ahí es donde: “Y proseguiremos en conocer a Dios (a Jehová).” O sea, que habrá más revelación divina, más conocimiento divino que va a ser añadido al que ya tienen los cristianos y tienen los judíos.

“Como el alba está dispuesta su salida...”

¿Ven? Aquí tenemos un nuevo amanecer, un nuevo día milenial y un nuevo día dispensacional.

“Como el alba está dispuesta su salida...”

Y la Venida del Señor será en esa forma, primero se ve la estrella resplandeciente de la mañana, al Espíritu Santo manifestado obrando para llamar y juntar ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, doce mil de cada tribu; labor que hará el Espíritu Santo por medio del Ángel de Apocalipsis, capítulo 7, que viene con el sello del Dios vivo, viene con el Espíritu Santo, viene con la estrella resplandeciente de la mañana, resplandeciendo, dándole luz al pueblo, reflejando la luz del sol:

“Como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.”

La Lluvia Tardía de la predicación del Evangelio del Reino, la Lluvia Temprana de la predicación del Evangelio de la Gracia; y en Malaquías, capítulo 4, verso 2, dice:

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación.”

(18)

Las alas están a cada lado, y Cristo, el águila mayor en el Monte de la Transfiguración tuvo sus dos alas: Moisés y Elías, esas son las alas con las cuales el Hijo del Hombre como el águila mayor vendrá volando; recuerden, en los mensajes del reverendo William Branham dice que habla acerca de un águila, y en la roca, allá en el monte donde le aparecieron los Ángeles, Él subió en una ocasión y se recostó sobre una roca, estaba cansado y sudando, se quitó la camisa, se recostó sobre la roca y el Señor le dice: “¿sabes sobre qué te has recostado?” Y cuando él mira, decía: “Águila blanca.” ¿Águila blanca era que decía? Él cuando vio eso se fue a la casa, buscó su cámara, regresó y tomó foto y muchos tienen la foto. Águila blanca decía allí.

Y ahora, él dice que vendrá, y eso es hablando de Elías y hablando de la Venida del Señor, vamos a ver si encuentro algo aquí, sino, ustedes lo buscan en los mensajes que ustedes tengan, si encuentro algo rápido se los... o si ustedes lo encuentran primero que yo me lo pasan, y así nos ayudamos el uno al otro.

Él habla acerca de venir sobre las alas de un águila blanca, algo así, en la página 168 vamos a ver el verso 1496 [“Citas”], donde dice:

“¿Por qué yo, un hombre viejo, sufrí toda mi vida, por qué El me curó ahora? ¡Creo que cabalgaré esta senda otra vez, tengo que traer un Mensaje!”

Y si continuamos buscando sobre cómo él vendrá, Elías, cómo vendrá para traer un mensaje y ya se fue, trajo el mensaje de su tiempo, pero ahora, vean está hablando en el año 1965 el mes antes de su partida; y el otro mensaje que hay además del que él trajo para su tiempo, es el

ungido con el Espíritu de Dios en el cumplimiento de la Venida del Mesías para traer la paz a Israel, restaurar el Reino de David a Israel, y colocar a Israel en el Reino de Dios.

Así que, cuando ustedes vean la estrella resplandeciente de la mañana comenzando allá a resplandecer por el Este, por supuesto a través de un hombre al cual le habrá sido dada la estrella de la mañana como está prometido, por lo tanto, habrá un hombre que tendrá la estrella resplandeciente de la mañana, ¿qué tendrá? El Espíritu Santo en él, el Ángel del Pacto; y cuando él comience a resplandecer, a traer Su mensaje, resplandecer trayendo su mensaje, la revelación de Dios sobre el pueblo hebreo, recuerden: Israel va a estar muy atento.

Por eso dice: “Despiértate tú que duermes, levántate de los muertos y te alumbrará Cristo,” y eso San Pablo en Efesios 5 lo toma de Isaías, capítulo 60, donde dice... vamos a ver, donde dice en Isaías, capítulo 60:

“Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz...”

¿Ven? La venida de la luz para el pueblo hebreo como la estrella resplandeciente de la mañana y como el sol de justicia naciendo, la Venida de la luz para Israel es la Venida del Mesías; la Venida de la estrella resplandeciente de la mañana es la Venida del Espíritu Santo en un hombre, en Elías precursando la Venida del Mesías. Tan simple como eso.

“...y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”

Recuerden que dice Habacuc capítulo 2, verso 14:

“Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.”

(19)

Zacarías, capítulo 4, verso 1 al 14; y Apocalipsis, capítulo 11, versos 1 al 14 también; y luego en Apocalipsis, capítulo 11, verso 15 en adelante nos habla del séptimo Ángel con la séptima Trompeta sonándola, y cuando haya sonado, el séptimo Ángel la séptima Trompeta, y ese no es el séptimo ángel de la séptima edad de la Iglesia; ese que toca la trompeta es el ministerio de los dos Ungidos, por eso la séptima Trompeta como el séptimo Sello es la Venida del Señor, y el reverendo William Branham en la página 128 y 129, 130 y 149, dice que la séptima Trompeta que son Moisés y Elías, y el séptimo Sello que es la Venida del Señor, dice: “la séptima Trompeta y el séptimo sello son o es la Venida del Señor.”

¿Por qué? Porque el Hijo del Hombre viene con Sus Ángeles, y por consiguiente ahí estarán los ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús, porque el mismo Espíritu que los operó en el pasado, los estará operando nuevamente, y aparecerá ahí un profeta como Moisés.

Por eso es que el pueblo hebreo está esperando a Elías, proclamando la paz imperecedera y siendo el verdadero precursor de la Venida del Mesías, y está esperando la Venida del Mesías, está esperando un hombre en el cual está el ministerio de Elías y está esperando un hombre de esta Tierra ungido con el Espíritu Santo, está esperando al Mesías.

Y al estar esperando al Mesías, si usted habla con los rabinos y les pregunta: “Qué están esperando: Un hombre que venga del Cielo y se les presente? Le van a decir: “No, estamos esperando un hombre de esta Tierra, un hombre que traerá la paz para Israel.” El Mesías lo que significa es el ungido, el Cristo, el Mesías, el ungido, un hombre

mensaje del Evangelio del Reino, del cual Cristo dice en San Mateo, capítulo 24, verso 14: “Y será predicado este Evangelio del Reino a todas las naciones, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.” Ese mensaje está ligado a Elías, a Moisés y a Jesús.

Vamos a ver si ustedes consiguieron algo, pueden buscar en el índice sobre el águila, sino luego pueden buscar en sus hogares; si no lo tienen, pues continuamos hacia adelante, recuerden que águilas son profetas. Por lo tanto, Elías, el ministerio de Elías tiene que venir en un águila blanca, tiene que venir en un profeta, y el Espíritu Santo también vendrá, la paloma vendrá con el águila.

Ahora, para nuestro tiempo cosas grandes estarán sucediendo, porque hay cosas grandes profetizadas para ser cumplidas, y tienen que ser cumplidas las que corresponden a la Iglesia en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo; y los instrumentos que Dios usará, serán los miembros de Su Iglesia que en el Día Postrero estará obteniendo la revelación divina de todo el Programa de Dios para nuestro tiempo, en donde Cristo nos dice en Apocalipsis, capítulo 1, versos 1 en adelante:

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan.”

Y ahora, vean, las cosas que deben suceder pronto, la revelación de Jesucristo que Dios le dio para manifestar a Sus siervos las cosas que deben suceder pronto, dice que la declaró, la reveló, la dio a conocer, la envió por medio de Su Ángel a su siervo Juan.

(20)

símbolos que le fueron mostradas por el Ángel del Señor Jesucristo.

Y ahora, en Apocalipsis, capítulo 22 y el capítulo 19, tenemos más información acerca de este Ángel. Apocalipsis, capítulo 19, verso 9 al 10, dice:

“Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.”

Y Apocalipsis, capítulo 22, verso 6, dice:

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.”

Este Ángel, dice el reverendo William Branham que es un espíritu de profeta, dice que es un profeta, un profeta en su cuerpo angelical, y fue enviado a Juan unos dos mil años atrás más o menos, o sea, que viajó a través del tiempo, Juan fue también trasladado en algunas ocasiones a través de la cortina del tiempo, y pasó también a otros tiempos en estas visiones, viendo cosas que sucederían más adelante, hasta también el libro del Apocalipsis dice que fue... en el capítulo 1, verso 10 al 11:

“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor (o sea, en el séptimo milenio), y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el

último. Escribe en un libro lo que ves.”

Y vean, fue trasladado al día del Señor, y el día Señor delante de Dios es el séptimo milenio, y por eso cuando él vio en el capítulo 1, verso 12 en adelante a uno como un Hijo del Hombre vestido de una ropa que le llegaba hasta los pies, y ceñido por los lomos o por el pecho con un cinto de oro, está viendo al Mesías, a Cristo como Juez Y Rey, ya no tiene el cinto en la cintura que es el lugar donde se lo coloca el sumo sacerdote para hacer intercesión, por lo tanto ya no está como intercesor, como sumo sacerdote, sino que está en medio de Su Iglesia como Juez y por consiguiente como Rey.

Aparece con su cabeza y sus cabellos blancos como blanca lana o como la nieve, sus ojos como llama de fuego, de su boca sale una espada aguda de dos filos, sus pies como de bronce bruñido refulgentes como en un horno, Su Voz como estruendo de muchas aguas, todo eso es simbolismo de lo que Cristo y la forma en que Cristo estará manifestado.

Recuerden que el bronce nos habla del juicio divino, así que, esto nos está hablando de las cosas que va a hacer ya con Su cinto sobre su pecho, o sea, como León o como Juez y Rey.

Y ahora, también en Apocalipsis, capítulo 19, lo vemos también con la espada aguda que sale de Su boca, la espada es la Palabra de Dios saliendo de Su boca, es la misma que aparece en la boca de los dos Ungidos que sale como fuego, la Palabra del Espíritu Santo, de Cristo, saliendo de la boca de donde Él colocó Su Palabra.

Los dos Olivos, los dos candeleros de oro son los dos Ungidos que están delante de la presencia de Dios, dice

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...