Resumen psu historia

Texto completo

(1)

I. Nacionalidad, Ciudadanía, y Derechos de las personas.

La nacionalidad puede ser obtenida por el ius solis, ius sanguinis o por adquisición. La Constitución Política de Chile establece que son chilenos “los nacidos en territorio chileno con excepción de los hijos de extranjeros que se encuentren en Chile en servicio de su gobierno, y de los hijos de extranjeros transeúntes, todos los que, sin embargo, podrán optar por la nacionalidad chilena”, “los hijos de padre o madre chilenos, nacidos en territorio extranjeros…”, “los extranjeros que obtuvieren carta de nacionalidad en conforme a la ley” y “los que obtuvieren especial gracia de nacionalidad por ley”.

La nacionalidad se pierde por prestación de servicios durante una guerra exterior a enemigos de Chile o de sus aliados, por renuncia voluntaria cuando se ha nacionalizado en país extranjero, o renuncia o cancelación de carta de nacionalidad o nacionalidad por gracia.

La Constitución Política de Chile establece que para obtener la ciudadanía es necesario poseer la nacionalidad chilena, ser mayor de 18 años de edad y no haber sido condenado a pena aflictiva.

La ciudadanía se pierde por pérdida de la nacionalidad, por condena a pena aflictiva o por condena por delitos que califiquen como conducta terrorista y los relativos al tráfico de estupefacientes.

Los derechos individuales buscan resguardar la dignidad de las personas y su pleno desarrollo, y en Chile están consagrados en el capitulo III, artículo nº 19 de la Constitución Política de Chile, además de una serie de Tratados y convenciones internacionales que ha firmado Chile. Los derechos se caracterizan por ser innatos, inalienables, absolutos, necesarios, inviolables e imprescriptibles.

En relación a los tratados internacionales, los más importantes que ha firmado Chile son: la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto de San José, Convención sobre la no discriminación contra la mujer, y la Declaración de los derechos del niño.

II. Participación ciudadana y política.

La participación ciudadana o pasiva se puede realizar por medio de organizaciones funcionales o comunitarias, las cuales tiene como objetivo organizarse en pro de un objetivo en común además de tener representatividad ante instancias políticas comunales y nacionales. Por otra parte, la participación activa o participación política esta vinculada a la inscripción de los registros electorales, lo que permite sufragar, optar a un cargo público, e inscribirse en un partido político.

Los partidos políticos son asociaciones que tienen por objetivo conquistar el poder político dentro de una comunidad y representar los intereses de sus militantes. Entre las características de los partidos políticos, estos deben permitir la libre afiliación y desafiliación del mismo, ser pluralistas y competir en forma pacífica a través de elecciones libres e informadas, ser representativas y elaborar programas de acción según su declaración de principios.

En Chile los partidos políticos se agrupan en la Concertación de Partidos por la Democracia que se caracterizan por ser opositores al régimen militar y una preocupación social. Entre ellos se encuentran la Democracia Cristiana (DC), Partido por la Democracia (PPD), Partido Socialista (PS), y el Partido Radical Social Demócrata (PRSD). La alianza de Chile se caracteriza por una concepción liberal en la economía, y reúne a Renovación Nacional (RN) y la Unión Democrática Independiente (UDI). El Junto Podemos es una agrupación de izquierda con poca representatividad en Chile, en donde se encuentran el Partido Comunista (PC) y el Partido Humanista (PH).

La búsqueda del respaldo popular se realiza durante las elecciones de autoridades en nuestro país, de acuerdo a lo que estipula la Constitución Política. En Chile, rige el sufragio universal, siendo el voto personal, igualitario y secreto. Además nuestro sistema electoral varía de acuerdo a las autoridades que se eligen: el presidente de la republica se elige por votación directa y por mayoría absoluta, el parlamento por el sistema binominal, los alcaldes por votación directa y mayoría simple y los concejales por votación directa y por el sistema proporcional.

(2)

III. Organización del Estado y los poderes públicos.

La Constitución Política establece que “Chile es una república democrática”, además de poseer un régimen representativo. En este sentido característica de nuestra organización política es que existe una separación de los poderes del Estado; existen elecciones libres, informadas y periódicas; se debe respetar el Estado de Derecho, es decir, que exista una Constitución política que rija la vida política y social; un respecto y resguardo de los derechos humanos; pluripartidismo político y pluralismo ideológico; existencia de la soberanía popular, en donde los ciudadanos delegan la soberanía en autoridades que los representan; además se organiza bajo un régimen representativo.

En relación a la división de los poderes del Estados, estos son independientes entre sí, aun cuando se interrelacionan. El poder ejecutivo esta a cargo del Presidente de la República, y tiene como función administrar el Estado; el poder legislativo esta a cargo del Congreso Nacional bicameral, y tiene como función crear leyes y fiscalizar a las autoridades; y el poder judicial esta a cargo de los tribunales de justicia, que tienen como función administrar justicia.

Con respecto al Congreso nacional, este es bicameral (diputados y senadores), y estos se reúnen en un congreso pleno para la cuenta pública sobre el estado político de la nación (mayo) y durante la investidura del presidente de la república (marzo). Importante a destacar también es la atribución exclusiva que posee la cámara de diputados, a la cual le corresponde realizar la interpelación o acusación constitucional. En relación al poder judicial es importante destacar a la Corte Suprema, que es el máximo tribunal de justicia o tribunal de última instancia, en donde sus resoluciones no pueden ser apeladas en ningún otro tribunal del país.

IV. Organización de los poderes públicos y conceptos claves.

En relación a la estructura administrativa de nuestro país, existen divisiones regionales que están conectados con el poder ejecutiva, ya que están a cargo de la administración del Estado. A nivel regional encontramos la intendencia, en donde el intendente, que es designado por el presidente aplica las políticas del poder ejecutivo en la región. A nivel provincial encontramos la Gobernación, en donde el gobernador, que es designado por el Presidente de la República se encarga de la administración provincial y la supervigilancia de los servicios públicos. A nivel comunal encontramos el Municipio, en donde el Alcalde es elegido por votación popular y debe velar por los intereses de la comunidad.

En relación a los conceptos políticos claves a comprender tenemos: soberanía (externa, interna y popular) la cual se asocia a la autonomía externa e interna de nuestro país así como también la supremacía del Estado respecto de otra institución y del pueblo en la organización política y elección de autoridades; el Estado unitario en donde existe un solo cuerpo legislativo y constitucional; el réimen representativo asociado a la delegación de funciones; la república como la división de poderes y elecciones periódicas; democracia como libertades, derechos y constitucionalismo; autoritarismos como concentración de poderes y decisiones; y totalitarismos como control total del Estado y la sociedad, un solo partido y un líder carismático.

V. Grandes Civilizaciones americanas.

Las dos zonas nucleares, las cuales se definen como aquellas áreas culturales donde se desarrollaron las altas culturas, corresponden a la zona de Mesoamérica donde se desarrollaron los Aztecas y Mayas, y la zona de los Andes Central donde se desarrollaron los Incas.

Las características comunes de estas culturas son que se organizaron en base a un Estado, tenían un amplio desarrollo urbano, practicaron una economía basada en la agricultura y también el comercio por medio del trueque, tenían una organización social jerárquica y estamental, practicaron

(3)

una religión politeísta, desarrollaron la escritura, la arquitectura monumental y el desarrollo artístico y científico.

Entre las características particulares, los aztecas se ubicaron en torno al lago Texcoco y se organizaron como una confederación de ciudades, siendo su centro Tenochtitlan. Eran un imperio centralizado y militar. Su agricultura fue por medio de cultivos flotantes denominados chinampas, y destaca las llamadas guerras floridas, las cuales tenían por objetivo capturar prisioneros para realizar sacrificios antes sus dioses. Los mayas se ubicaron desde la península del Yucatán a Guatemala, y se organizaban en ciudades-estados no centralizada, aunque tenían un ejercito en común para defenderse. La agricultura la desarrollaron por medio de la tala y roza y destacaron por sus avances científitcos, astronómicos y por los calendarios. Los incas se ubicaron en los Andes Central y fueron un imperio centralizado y militar con un emperador-dios como figura central. La agricultura la desarrollaron por medio de andenes o terrazas y el trabajo comunitario de la tierra. La base de la sociedad era el ayllu, que se define como una comunidad de campesinos unidos por vínculos familiares que tenían antepasados en comun, y habitaban y trabajaban un mismo territorio. A su imperio lo denominaban el tahuantisuyo, siendo la parte sur (Chile) denominada collasuyo. Su legado se representa en machu pichu, el camino del inca, los pucaras, y arquitectura monumental.

VI. Pueblos originarios de Chile.

El poblamiento del actual territorio nacional data de unos 15.000 años, y posee una gran diferenciación y diversificación en sus desarrollos culturales producto de la influencia inca, la diversidad ecológica y climática, y la ubicación geográfica de cada pueblo.

Los pueblos que dominaron la agricultura fueron el aymara, atacameño, diaguita, mapuche, picunches y huilliches. Los pueblos que se organizaron como bandas nómades costeras y/o canoeras son los changos, chonos, alacalufes y yaganes. Mientras que las bandas pedestres o cordilleranas fueron los chiquillanes, pehuenches, puelches, poyas, tehuelches, y onas.

Los pueblos agrícolas, además desarrollaron la agricultura, el trabajo en metales (orfebrería), la cerámica (alfarería) y los textites, cada uno destacando en un ámbito en específico. En relación a los grupos mapuches, estos desarrollaron un lenguaje en común (mapudungun), un desarrollo aldeano, un culto a los antepasados y creencias en un mundo espiritual, vivían en rucas, y su organización sociopolítica se estructuraba en torno al lov (clan), el levos (tribus) y el ayllarehue (unión de la comunidad).

VII. El proceso de dominación y conquista de América.

Los conquistadores que llegaron a América fueron Hidalgos y villanos que tenían como motivación lograr fama, fortuna y prestigio social. En las empresas de conquistas, los gastos corrían por cuenta de sus organizadores, los cuales las financiaban con sus propios recursos o a través de préstamos, por lo tanto eran de carácter privado y capitalistas. La Corona española solamente se limitaba a autorizar estas empresas por medio de una capitulación, que era un contrato entre el rey y un particular (capitán de conquista) donde se establecían los deberes y derechos del Conquistador. Los derechos eran asumir la gobernación del reino, obtener un porcentaje de las ganancias, y realizar los repartimientos de merced (entregar tierras como premio); mientras que sus obligaciones eran tomar posesión de los territorios en nombre del rey, recaudar los tributos del rey y evangelizar a los indígenas.

En lo que se refiere al territorio chileno, Diego de Almagro fue su descubridor, partiendo con gran cantidad de recursos, hombres y yanaconas, utilizando la ruta altiplánica, y atravesando la Cordillera de los Andes en la zona de Copiapó. Al no encontrar riquezas, además de que una expedición se tuvo que enfrentar a los mapuches en la batalla de Reinohuelen, se devolvió al Perú y se

(4)

enfrentó al Virrey Francisco Pizarro. Allí es derrotado por el ejército del virrey, destacando la figura de Pedro de Valdivia, el cual vendió todos sus premios y posesiones y pidió autorización para conquistar Chile. En su expedición poseía pocos recursos, hombres y yanaconas, y utilizó la ruta del desierto, llegando a la zona de santiago, donde fundo la primera ciudad. Su gobierno fue precario, ya que en Concepción se tuvo que enfrentar los constantes levantamientos de los mapuches, hasta que finalmente muere en la batalla de Tucapel, siendo el toqui a cargo Lautaro, el cual utilizó una estrategia de ataque en oleadas. Luego de un periodo de acefalia y divisionismo interno tras la muerte de Valdivia, llega como gobernador García Hurtado de Mendoza, quien repobla Concepción y funda más ciudades al sur y al este de la Cordillera de los Andes. Este gobernador llega con Alonso de Ercilla, manda a Juan Ladrillero a una expedición al Estrecho de Magallanes, y se dictó la tasa de Santillan. Luego de la llegada de una serie de gobernadores que intentan dominar a los mapuches y avanzar hacia el sur, el periodo de la Conquista finaliza con la gran rebelión mapuche en la batalla de Curalaba bajo la dirección del toqui Pelentaru, quien destruye todas las ciudades del sur del río Bio-Bio y se establece este río como la frontera tácita entre españoles y mapuches.

VIII. Las relaciones hispano-indígenas.

Las relaciones que se establecieron entre españoles e indígenas, principalmente entre los siglos XVI y XVII fueron diversas por el contacto que se dio entre ellos, siendo las principales, en la encomienda, la evangelización y en la guerra de Arauco, que dio paso a un mestizaje biológico y un sincretismo cultural.

- Encomienda: Los indígenas son considerados súbditos por la corona, pero a la vez como incapacitados, por lo que debían ser protegidos, evangelizados y representados por el conquistador español. El Sistema de Encomienda consistía en entregarle a un español una porción de tierra con una cantidad de indígenas para que las trabajen bajo su cuidado, y de esta manera, el trabajo indígena era una forma de pagar un tributo al rey. Prontamente, los conquistadores se olvidaron de sus obligaciones y abusaron del trabajo indígena, y el padre Bartolomé de las Casas insta a la Corona que regule el trabajo indígena por medio de la dictación de unas tasas. La tasa de Santillan establecía que el indígena debía trabajar en mitas o turnos, debían tener entre 18 y 50 años, además de recibir un sesmo que correspondía a la sexta parte del oro obtenido o de otras tareas realizadas.

- Evangelización y religiosidad: a América llegó una serie de ordenes religiosas, siendo la más importante la de los Jesuitas, los cuales se preocuparon de la defensa indígena, destacando Bartolomé de las Casas en la dictación de las tasas y el padre Luis de Valdivia a través de la guerra de Valdivia. Lograron un gran dominio territorial, teniendo influencias territoriales, sociales, educacionales y políticas. La evangelización de los pueblos se realizaba en tres lugares principalmente: En la ciudad, a través de la enseñanza de la Biblia, los ritos y la cultura; en las encomiendas, donde los indígenas que trabajaban debían ser evangelizados; y en las reducciones, que eran poblados indígenas a cargo de los jesuitas, y en la cual desarrollaban actividades comunitarias.

- Resistencia mapuche y guerra de Arauco: durante el siglo XI, la lucha fue de resistencia y sobrevivencia en donde destacan la batalla de tucapel y la batalla de Curalaba. Esta última puso fin al periodo de la conquista y el comienzo de la Colonia (XVII-XVIII), la cual se caracteriza por la llegada de un ejército profesional y permanente. Este ejército era pagado por medio del Real situado, que es un dinero enviado desde el Perú para financiar este ejército. La primera etapa de la guerra de arauco se denomina guerra ofensiva, propulsada por el gobernador alonso de Rivera, quien busca avanzar hacia el sur y fundar fuertes. Esta estrategia cobró fuerza tras la ley de 1608 que permite la esclavitud de indígenas beligerantes, y por lo tanto el desarrollo de las malocas y malones. La segunda etapa se denominó guerra defensiva, en la cual el Psdre Luis de Valdivia busca dominar a los mapuches por medio de la evangelización. Esto no tuvo buenos resultados producto que el ejército siguió irrumpiendo

(5)

en territorio mapuche para desarrollar las malocas, en lo que se denominó una guerra lucrativa. La tercera etapa se denominó sistema de parlamentos, en la cual, los españoles desisten en su avance hacia el sur, y por medio de relaciones diplomáticas establecen la paz e intercambian prisioneros, reconociendo la soberanía que tenía uno y otro a un determinado lado del Bio-Bio. El primer parlamento fue el de Quilin.

- Mestizaje biológico: el mestizaje es la mezcla biológica entre españoles e indígenas, la cual se desarrolla por la escasa presencia de mujeres españolas en América. Esto permitió la práctica de la barraganía y el amancebamiento, principalemente al interior de las encomiendas y las haciendas, los cuales eran condenados por el Estado y la Iglesia. Este mestizaje fue biológico y no tanto cultural, ya que si bien se puede ver la mezcla racial a través de sus rasgos físicos, culturalmente no existió una mayor mezcla, ya que en la mayoría de los casos, el hijo nacido, vivía bajo las costumbres europeas o bien bajo las costumbres indígenas, no existiendo una mezcla cultural muy fuerte. Desde el punto de vista étnico y cultural el mestizo no fue ni español ni indígena y fue rechazado por ambos.

- Sincretismo cultural: es la fusión de elementos culturales que provienen de dos o más culturas, que resulta en el nacimiento de productos culturales nuevos. Este sincretismo se va a producir fuertemente en las encomiendas producto del constante contacto entre españoles e indígenas, en el valle central ya que era la zona más pacificada, y en el sistema de parlamento. Se da fuertemente en el aspecto religioso, en ciertas costumbres, comidas y toponimias.

IX. Lagado español (Institucional, económicas, sociedad y reformas borbónicas).

- Institucionalidad colonial. Podemos distinguir instituciones con asentamiento en España y otras en América. En España estaba el Consejo de Indias (asesoraba al rey en el nombramiento de funcionarios y creación de leyes, vigila la aplicación del patronato, y es el máximo tribunal de Justicia) y la Casa de Contratación (supervisa el monopolio comercial, cobra los impuestos de aduanas, y regula el ingreso de personas al continente americano). En América se encontraba la figura del Virrey (representante del rey en América con atribuciones ejecutivas y judiciales), los Gobernadores (dependían del virrey y tiene funciones gubernativas, militares y económicas en un territorio menor al del virrey), la Real Audiencia (Máximo Tribunal de Justicia en América y fiscalizaba la labor de los virreyes y gobernadores), y el Cabildo (grupo de vecinos que realiza las tareas de administrar la ciudad, teniendo atribuciones en la regulación del comercio, como la fijación de los precios, el ornato y la defensa de la ciudad).

- Economía: la mentalidad económica europea era mercantilista, por lo que la Corona mantuvo un monopolio comercial con América para apoderarse de los metales preciosos. Este monopolio hacia encarecer los productos ya que debían pasar por muchos intermediarios. En el caso de Chile, los productos que provenían desde España llegaban primero a Panamá, luego Colombia, posteriormente a Lima, y desde allí son enviados a Chile. Es por eso que existió un activo contrabando ingles, principalmente en la bahía de San Vicente, en el cual se obtenían productos a menor precio.

En lo que respecta a la economía chilena durante el periodo de dominación española, la podríamos caracterizar en forma general en tres ámbitos, de acuerdo al siglo en que nos fijemos:

a. Siglo XVI. La principal actividad económica era la minería, pero como no existían minas en Chile, los metales se obtenían de lavaderos. El principal producto que Chile explotaba en ese siglo era oro, mientras que desde el Perú obtenía azúcar, telas, y zapatos.

b. Siglo XVII. La principal actividad económica era la ganadería, explotando principalmente las Estancias, que eran grandes fundos que obtenían los españoles en calidad de premios. Los principales productos que producía Chile eran charqui, sebo y cuero, mientras que desde Perú obtenía azúcar, cacao y tabaco.

(6)

c. Siglo XVIII. La principal actividad económica era la agricultura, que se desarrollaba en las Haciendas. Los principales productos que Chile producía eran Trigo, cereales y alcohol, mientras que desde el Perú obtenía tabaco, arroz, y cacao.

- Sociedad. La sociedad colonial estaba organizada en estamentos de acuerdo a su riqueza y raza. Resultaba que mientras más blancos más ricos eran las personas. La pirámide social tenía en la cima a los españoles que ocupaban los altos cargos de la administración, luego estaban los criollos que ocupaban cargos de menor importancia, luego los mestizos que desarrollaron actividades como inquilinos y peones, luego los indígenas que también se dedicaban al inquilinaje, al servicio personal y algunas encomiendas que perduraban, y finalmente los negros, que en Chile eran reducidos en número. - Reformas borbónicas. En el año 1700 se produce un cambio en la dinastía, pasando de la casa de los Habsburgos que se caracterizaba por una gran burocracia administrativa a la casa de los borbones que buscan una centralización administrativa bajo la lógica del despotismo ilustrado. Los reyes borbones desarrollaron una serie de reformas, la cuales tenían como objetivo fomentar la disciplina y la eficacia administrativa.

- Administrativas: creación de dos virreinatos (Granada y Río de la plata), expulsión de los jesuitas, y creación de la Real Oficina de Marina e indias (reemplaza al consejo de indias y la casa de contratación).

- Económicas: Crea los registros de navíos, y dicta el reglamento de libre comercio en la cual, si bien España mantiene el monopolio comercial con sus colonias, permite que todos lo puertos españoles puedan comercializar con los distintos puertos americanos.

- Gobernadores: estos eran más ilustrados y preparados, y se encargaron de realizar obras públicas y fundar nuevas ciudades para contrarrestar el poder del latifundio y las haciendas en América.

- En Chile: se crean dos intendencias (Santiago y Concepción), se funda la Real Universidad de San Felipe, la Casa de Moneda, el Tribunal del Consulado y el de Minería.

X. Proceso de independencia americana y chilena.

El proceso de emancipación americana estuvo marcado por una serie de antecedentes que fueron importantes en el paulatino desarrollo de una conciencia independentista. Entre los antecedentes externos, se encuentran los principios de la ilustración, la independencia de Estados Unidos, y la revolución francesa. Internamente se venía gestando una creciente conciencia nacional entre la elite criolla y una crítica al gobierno central. Entre los factores de este descontento criollo se encuentra el despotismo de los borbones que centralizaron aun más la administración, el monopolio comercial ejercido por España, y el malestar por no poder ocupar los principales cargos públicos.

A pesar de estos antecedentes, el factor desencadenante del proceso emancipador fue la captura del rey de España, Fernando VII, por Napoleón en 1808. Esto permitió que el pueblo se organizara en “juntas de gobiernos”, las cuales tenían por objetivo administrar el reino en ausencia del rey, y devolverle el poder cuando este recuperara su trono.

No todos los países pasaron por las mismas etapas en su proceso de independencia. Entre los casos particulares destacan México en donde la sublevación fue de carácter popular apoyado por un sacerdote; en Brasil se estableció una monarquía de manera pacífica; y Perú logró su independencia gracias al apoyo externo.

En lo que respecta a Chile, este proceso pasó por las tres etapas clásicas. La patria vieja fue una etapa de reformas, en la cual no existía una clara idea de independencia, sino de organizarse autónomamente en ausencia del rey y devolverle el poder a su regreso. Estas reformas apuntaban al ámbito de la economía y a la política. Se caracteriza por el enfrentamiento político entre O’higgins y

(7)

Carrera y el enfrentamiento de los patriotas con el bando realista. Entre las obras importantes se encuentran el establecimiento de la 1º junta nacional de gobierno, la libertad de comercio, el congreso nacional, la libertad de vientre, la dictadura de carrera en cual crea los símbolos patrios, el reglamento constitucional de 1812 y la aurora de Chile. La derrota en la batalla de Rancagua, pone fin a esta etapa. La reconquista española se produce por el retorno del rey Fernando VII al trono y la búsqueda de restablecer el orden colonial absolutista, aboliendo todas las reformas e instituciones creadas durante la patria vieja. Llega como gobernador Casimiro Marco del Pont y Vicente San Bruno a cargo del regimiento de los Talaveras el cual desarrolla una gran represión a los criollos. Se establecen impuestos abusivos a los criollos, se expropian propiedades y se extradita a la isla de Juan Fernández, lo que conlleva a que la mayoría de la aristocracia se vuelva contraria al rey de España y procure la independencia de Chile. Además destaca la figura de Manuel Rodríguez que se transforma en un guerrillero que espía al gobierno y desestabiliza al ejército español a la llegada del Ejercito Libertador de los andes, que vence a los realistas en la Batalla de Chacabuco. La patria nueva se caracteriza por la consolidación militar de la independencia de Chile y el gobierno de Bernardo O’higgins. Hitos importantes del periodo son la batalla de Maipú y la guerra a muerte en el centro-sur del país. Obras importantes durante el gobierno de O’higgins es la declaración de independencia, creación del ejército y armada nacional, elimina los títulos y escudos nobiliarios, prohíbe las peleas de gallos, etc. Al eliminar los títulos nobiliarios e intentar eliminar el mayorazgo le significó problemas con la aristocracia, los cuales lo acusaron de la muerte de los hermanos Carreras y Manuel Rodríguez, por lo cual tuvo que abdicar a su puesto y exiliarse en Perú.

XI. Conformación de la República (Ensayos constitucionales y régimen portaliano).

Durante el siglo XIX, Chile buscó organizarse políticamente de la mejor manera posible, pasando por un periodo de inestabilidad, consolidándose durante el régimen conservador, y ampliando las libertades durante el régimen liberal. Durante el siglo XIX, podemos caracterizar el desarrollo socio-político de Chile como: pugna entre el partido conservador y el partido liberal, pugna entre las facultades del Presidente de la Republica y el Congreso Nacional, pugna entre la influencia de la Iglesia y del Estado en la sociedad, y pugna entre una oligarquía terrateniente y una burguesía comercial.

Durante la época de los ensayos constitucionales o anarquía (1823-1830) se suceden una serie de gobiernos, golpes de Estado y diferentes intentos constitucionales, por lo cual se le atribuye a una época de anarquía, mientras que otros autores la denominan una época de aprendizaje u organización de la república. Entre los hechos más importantes del periodo son la abolición de la esclavitud y la incorporación de Chiloe y Valdivia a la soberanía nacional.

La postura de que esta época sería un periodo de aprendizaje, se basa en que, a pesar de la sucesión de gobiernos y golpes de Estados, siempre se buscó una organización política estable, de carácter republicana y constitucional, siendo un claro ejemplo las constituciones que surgieron durante este periodo, que tenían como objetivo darle estabilidad política y jurídica al Estado.

Las tendencias políticas del periodo las podemos agrupar en dos bandos: la tendencia liberal (pipiolos y federales) y la tendencia conservadora (pelucones, O’higginistas, y estanqueros).

Las Constituciones y leyes que se promulgaron durante el periodo tenían como objetivo establecer una organización política estable, además de tener un respaldo legal del régimen de gobierno que se quería instaurar: la Constitución moralista (1823) fue escrito por Juan Egaña, y tuvo poca duración ya que estableció normas para regir la vida moral de las personas y así reglamentar la vida cotidiana de las personas. Las Leyes federales (1826) fueron promovidas por José Miguel Infante, y buscó organizar la nación en ocho provincias con cierta autonomía política y legislativa, emulando el modelo estadounidense. La Constitución liberal (1828) fue escrita por José Joaquín de Mora, y estaba

(8)

inspirada en principios liberales propios de la ilustración, como la división e igualdad de los poderes y el respeto por las libertades individuales.

El Régimen portaliano y la república autoritaria (1831-1861) es donde se organiza la República en Chile, la cual se caracterizará por los principios políticos de Diego Portales, que se consagraron en la Constitución de 1833, dándole estabilidad política, jurídica y económica al país. El régimen portaliano procuraba un gobierno fuerte y centralizado, en donde el presidente debía ser autoritario e impersonal. Además, Portales mantiene cierta tradición colonial en la organización socio-política, ya que plantea que la aristocracia debía ser el núcleo de la sociedad y ser ejemplos de orden y virtud, el pueblo no debe participar en política hasta que este educada cívicamente, y mantiene la dualidad entre el Estado e Iglesia. La constitución de 1833 es el instrumento legal que le dará estabilidad al gobierno y otorgará amplias facultades al presidente de la republica, entre ellas: vetar proyectos de ley, declarar el Estado de Sitio a voluntad, nombrar y remover a voluntad ministros y diplomáticos, tener el control de las fuerzas armadas, y reelección inmediata. Además establece un estado confesional, los límites de Chile y un sufragio censitario.

Durante el gobierno de Prieto se estabiliza el orden político-social y económico del país a través de la constitución politica de 1833 y la figura del ministro de hacienda Manuel Rengifo; durante el gobierno de Bulnes hay una expansión de la educación y los movimientos intelectuales, como por ejemplo la fundación de la Universidad de Chile y la generación del 42; y durante el gobierno de Montt existe una ampliación de la conectividad del país con la creación del ferrocarril y la promulgación del código civil.

Durante el periodo de hegemonía liberal (1861-1891) se pudo poner en práctica los planteamientos del bando liberal, así como también de las organizaciones surgidas durante la década del 40. Se caracteriza por una laicización y secularización de las instituciones producto del conflicto entre el Estado y la Iglesia tras la cuestión del sacristán que tuvo como consecuencia la división del partido conservador en dos tendencias, permitiendo el triunfo de la fusión liberal-conservadora en las elecciones de 1860. El liberalismo promueve principalmente la no intervención del Estado en la economía, la limitación de las facultades del presidente de la republica y la secularización de las instituciones con el fin de restarle poder a la iglesia. Entre 1871 y 1883 se realizaron una serie de reformas a la constitución las que tenían por objetivo disminuir las facultades del presidente de la republica, reforzar el predominio del congreso, evitar el intervencionismo, y fortalecer los derechos individuales de las personas. En este afán por secularizar las instituciones, se crearon unas leyes laicas, las cuales establece que: se permite el culto privado de otros credos, se crean los cementerios laicos, el registro civil y el matrimonio civil. Estas leyes tenían como objetivo disminuir la influencia de la iglesia sobre la sociedad.

XII. Expansión económica y territorial

Durante el siglo XIX, Chile va a pasar por una serie de periodo de auge económico y crisis. Tanto los ciclos de expansión como los de crisis están preferentemente asociados a los requerimientos del comercio internacional. Si bien los periodos de crisis se vinculan a periodos recesivos en el comercio internacional, es también cierto que a nuestra economía le faltó modernizarse. Al depender de la explotación de materias primas y venderlas en el mercado internacional, Chile desarrollo una dependencia económica que perdura hasta nuestros días. Chile utilizó los recursos fiscales en expandir y mejorar la conectividad y ampliar la cobertura educacional, pero no reinvirtió en los factores productivos. El 1º ciclo de expansión (1830-1857) se basó en la explotación minera (plata, cobra y carbón), la exportación de trigo y harina a California y Australia, y la demanda internacional de materias primas derivadas de la primera revolución industrial. Entra en crisis por el agotamiento minero, la disminución de la demanda internacional de materias primas y el fin del ciclo triguero. El 2º

(9)

ciclo de expansión (1860-1878) estuvo asociado al desarrollo minero (cobre y salitre), el surgimiento de algunas industrias, y una nueva demanda de materias primas por una nueva fase de la revolución industrial. Durante este ciclo se aplica plenamente el librecambismo. Entra en crisis por agotamiento de las minas, la creación del ferrocarril de panamá, la crisis del bimetálico y la disminución de la demanda internacional desde la revolución industrial. Tras la guerra del pacífico tenemos el 3º ciclo de expansión (1881-1929), asociado al ciclo salitrero, el cual le permitió al Estado obtener una gran cantidad de recursos fiscales que los utilizó en ampliar la conectividad, en obras públicas como caminos, puentes, colegios, hospitales, etc., y también en ampliar el número de las personas que trabajan en el aparato público y la burocracia. Entra en crisis en el siglo XX producto de la crisis económica de 1929, en donde deben cerrar todas las oficinas salitreras.

La Expansión territorial durante el siglo XIX, se produjo hacia el sur y hacia el norte; la que sin embargo, conllevó también a una pérdida de territorios en el este de mano de Argentina. En relación a la Colonización del su, fue durante el gobierno de Manuel Bulnes que se dicta la ley de colonización, por la cual se coloniza el sur del país con inmigrantes alemanes. Además se toma posesión del estrecho de Magallanes, fundándose el fuerte Bulnes. Con la guerra del pacífico se incorpora en norte grande, firmandose con Perú el Tratado de Ancón en el cual se le cede a Chile la soberanía de Tarapacá, mientras que Arica y Tacna quedan a concesión de Chile por 50 años. Además se obtiene de Bolivia la zona de Antofagasta. La Incorporación de la Araucanía se produce bajo el gobierno de Domingo Santa Maria, quien manda un contingente militar a la zona, se somete al pueblo mapuche y se incorpora el territorio a la soberanía chilena. La Isla de Pascua se incorpora durante el gobierno de José Manuel Balmaceda siendo su gestor, Policarpo Toro. Para zanjar los Problemas limítrofes con Argentina se establece la cordillera de los Andes como frontera de acuerdo a la divisoria de las aguas. Con esto se pierden ciertos territorios como la puna de Atacama, la Patagonia y parte de la isla de Tierra del Fuego.

XIII. La guerra civil de 1891 y el parlamentarismo.

La guerra civil de 1891 ha tenido variadas interpretaciones. La tesis económica plantea que fue un conflicto entre la política salitrera de Balmaceda de carácter nacionalista y el imperialismo ingles, principalmente de J. T. North. Este conflicto se originaría porque el Presidente Jose Manuel Balmaceda desarrolló un discurso nacionalista, en el cual quería nacionalizar las oficinas y terminar con el monopolio ferroviario de North, ya sea por medio de la nacionalización del ferrocarril o la creación de un ferrocarril alternativo administrado por el Estado. La tesis institucional plantea que fue un conflicto entre el poder ejecutivo y el poder legislativo. Este conflicto se originaría por la política autoritaria de Balmaceda, que quería restituir el poder del presidente de la Republica bajo el régimen portaliano.

La guerra civil estalla porque el congreso no aprueba la ley de presupuesto para el año 1891. Ante esto, el presidente establece válido el presupuesto para dicho año y clausura el congreso. De esta manera se enfrenta el poder ejecutivo (Balmaceda) apoyado por el ejército y el poder legislativo (congreso) apoyado por la armada. El conflicto finaliza tras la batalla de placilla y concon, lo que tiene como consecuencia el establecimiento del régimen parlamentario en Chile.

El parlamentarismo (1891-1925) fue un régimen oligárquico en donde existe un predominio del congreso por sobre el poder ejecutivo que se valió de una serie de prácticas, entre ellas, la aprobación o rechazo de las leyes periódicas, el derecho de interpelación, el voto de censura a los ministros, la obstrucción por la no clausura del debate, y la imposibilidad del poder ejecutivo de clausurar el congreso. Este régimen tuvo una serie de defectos, entre ellos, la ineficacia gubernativa por la rotativa ministerial, el cohecho, la consolidación de una oligarquía parlamentaria que no se preocupa por los problemas sociales. Entre lo positivo un respeto a la institucionalidad y las leyes y el sometimiento de las fuerzas armadas al poder civil.

(10)

XIV. La cuestión social y el movimiento obrero.

Los problemas sociales que afectaba al mundo popular están relacionados principalmente con las deplorables condiciones laborales y habitacionales, lo que conllevaba a altos índices de analfabetismo, prostitución, alcoholismo, hacinamiento, promiscuidad, enfermedades, muertes, huelgas, inflación y lucha de clases. Uno de los problemas más graves fue los altos índices de mortalidad, principalmente mortalidad infantil. Esto debido a la existencia de viviendas deplorables y poco espaciosas, lo que conlleva al hacinamiento e insalubridad. Además de la pobreza generalizada de los trabajadores, los cuales reciben su sueldo en fichas y prácticamente nada de dinero, lo que no les permite mejorar su situación. Estos problemas conllevan a la organización de los trabajadores y los primeros movimientos obreros durante las primeras décadas del siglo XX, los cuales se organizaron en mutuales, sociedades de resistencias, mancomunales, y posteriormente a través de la FOCH. Estas organizaciones estaban inspiradas en los planteamientos izquierdistas y anarquistas, destacando la figura de Luis Emilio Recabarren. El movimiento obrero fue primero por boicot y desobediencias al interior de las industrias salitreras, y posteriormente a través de huelgas, siendo la más recordada, la masacre de la Escuela Santa Maria de Iquique, en donde murieron más de 2.000 trabajadores salitreros. Los movimientos obreros no buscaban un rompimiento con el sistema capitalista, sino que sus demandan se centraban principalmente en mejoras salariales, mejoras en las viviendas destinadas a los trabajadores, y ciertos derechos laborales como el descanso dominical.

XV. Transformaciones culturales

Desde finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, Chile vive una serie de transformaciones, siendo una de las más significativas, la migración campo-ciudad. Esto estuvo motivado por las malas condiciones de vida en el campo, y por lo tanto la búsqueda de una mejor calidad de vida, ya que las ciudades viven un proceso de expansión y ofrece mayores posibilidades de trabajo. Esta migración se dio no solo en la zona del norte salitrero, sino también en santiago, Valparaíso y Concepción, en donde se vivió un creciendo proceso de urbanización. En el ámbito de la sociedad surgen nuevas formas de sociabilidad tanto en la oligarquía como en los sectores populares. En los primeros recurren a lujos y embellecimientos de zonas para sus paseos (gastos suntuarios), mientras que en los grupos populares surgen las cocinerias. Además se comienza a consolidar la clase media integrada principalmente por profesionales liberales, sectores industriales, inmigrantes y propietarios de provincias, los cuales prontamente comenzaran a luchar por acceder al control del Estado. Este grupo estará respaldado por el programa de Arturo Alessandri. En lo que respecta a la educación, esta continúa con su expansión y consolidación, aumentando el número de escuelas, dictándose la ley de instrucción primaria y aumentando la alfabetización de la población. Esto contribuye al surgimiento de nuevas creaciones artísticas e intelectuales, principalmente de la clase media, las cuales se basaron en las nuevas corrientes de pensamiento, criticando al liberalismo clásico, a la oligarquía y al parlamentarismo. De esta manera se publican obras de denuncia social y que abordan temáticas de las costumbres populares, destacando Baldomero Lillo. Dentro de la historiografía y sociología destaca lo que se llamo la crisis del bicentenario, que se basó en una crítica político-social y de corte nacionalista, destacando Francisco Encina, Alberto Edwards, Vicente Huidobro y Luis Emilio Recabarren.

(11)

XVI. Cambios políticos-sociales en el siglo XX.

A partir de la década de 1920 en adelante, Chile va a sufrir una serie de transformaciones político-sociales. Entre lo más importante tenemos que en el ámbito económico surgen nuevas estrategias de desarrollo tras la crisis económica de 1929, basados en el keynesianismo, en donde el Estado debe intervenir en la economía. De esta manera el Estado va adoptar un modelo empresarial, en donde se pondrá énfasis en el rol económico, incentivando la producción y la creación de empresas e industrias nacionales. Esto apoyado por la instauración del modelo ISI (Industria de Sustitución de Importaciones) tras la creación de la CORFO. Con los gobiernos radicales, el Estado pondrá énfasis en el rol social, lo que se llamará Estado benefactor, en la cual se preocupará por la educación, salud, vivienda y previsión de la población. Chile además adoptará por un breve periodo un modelo económico socialista que terminará abruptamente tras un golpe de Estado, y que reformulará la economía adoptando un modelo neoliberal en 1975.

Durante este periodo surgen nuevos movimiento y partidos políticos como el partido comunista en 1922, el partido socialista en 1933 y el nacionalsocialismo chileno en 1932. La tendencia social cristiana cobra fuerza en este periodo y en 1936 nace la Falange Nacional, la cual se convertirá en Democracia Cristiana en el año 1957. Los nuevos actores sociales de la época tienen relación con entidades gremiales y agrupaciones sociales que vana luchar por sus derechos. La más importante va a ser la CUT, fundada por Clotario Blest, quien posteriormente va a funda el MIR, pero se apartará cuando este movimiento se radicalice con la figura de Miguel Enríquez. Dentro de los movimientos sociales tenemos también las agrupaciones de mujeres que lucharan por sus derechos y su participación en política, logrando poder participar en las elecciones municipales del año 1935 y en las presidenciales de 1952.

Otro aspecto relevante del periodo va a ser la influencia de Estados Unidos en Chile. En el ámbito económico esto se manifiesta en la inversión y control de las principales minas de cobre del país (El Teniente y chuquicamata), en las misiones de asesoramiento económico, como la misión Kemerer que instó al primer gobierno de Alessandri la creación del Banco Central para que fuera la única institución que emitiera billetes y moneda, y la misión Klein Sack en donde le sugirió al segundo gobierno de Ibáñez que reluciera el gasto social. Además, EEUU se convirtió en el principal socio económico de Chile, y por medio de la Alianza para el Progreso, durante el gobierno de Kennedy, entregó apoyo financiero para la realización de reformas estructurales, sociales y educacionales en el país. En el ámbito político, influyó por medio del apoyo a ciertas reformas con la Alianza para el Progreso, principalmente en la reforma agraria, con la cual quería evitar la cubanización de América (revolución comunista), el establecimiento de agentes encubiertos de la CIA, asesoramientos a los oficiales del ejército en la Academia de West Poin o “Escuela de las América” y la intervención al gobierno de Salvador Allende, apoyando el golpe de Estado y el estableciendo de una Dictadura de Seguridad Nacional. En el ámbito cultural influyó a través de los medio de comunicación (radio, televisión y cine), con el fin de que se adoptara el patron cultural americano, entre ello, el ideal de consumo.

XVII. Cambios políticos-sociales 1920-1932.

En el año 1920 llega al poder Arturo Alessandri palma, quien, apoyado por la clase media, busca realizar una serie de reformas sociales en beneficio de las clases trabajadoras, y de esa manera restarle poder a la oligarquía. A pesar de este afán reformador, los vicios del parlamentarismo no permitieron que el presidente llevara a cabo su programa político, y las leyes sociales quedaron estancadas en el congreso. Es por esa razón es que en septiembre de 1924, la oficialidad joven del ejército, liderada por Marmaduke Grove y Carlos Ibáñez del Campo, irrumpen en el congreso en el

(12)

llamado “ruido de sables”, con lo cual presionan al poder legislativo a aprobar todas las leyes sociales que estaban estancadas en el congreso hace varios años. Luego de este hecho, el presidente Alessandri pensaba que podría desarrollar su programa de gobierno de mejor manera, pero el alto mando del ejército lo presiona, generándose un conflicto entre ellos, que llevan a que el presidente quiera renunciar a su cargo. Para evitar esto, el congreso le da un permiso especial para que se ausente del país por unos meses, mientras que una junta militar se encarga de la administración del país. La oficialidad joven, que tenía un pensamiento mas reformista y progresista, no es partidaria de esta junta, ya que temían que volvieran a entregarles poder a la oligarquía, por lo que instan para la disolución de esta junta y el regreso del presidente de la república.

La vuelta del presidente esta condicionada por la redacción de una nueva constitución, la cual se aprobará en 1925. Esta nueva política le dará orden al país y tiene como características principales: es de carácter presidencialista, limita las atribuciones del congreso, separa a la iglesia del Estado, le otorga un carácter colegislador al presidente de la republica, otorga un periodo presidencial de 6 años, se crea el TRICEL, se refine las leyes periódicas, y se consagra el rol social del Estado.

Finalizado el periodo presidencial de Alessandri, asume el cargo Emiliano Figueroa, el cual constantemente es presionado por Carlos Ibáñez del Campo, llegando incluso a nombrarlo como ministro. Ante las presiones de Ibáñez, el presidente renuncia, y el poder recae en Carlos Ibáñez del Campo, quien gobernará hasta 1931. Su gobierno va a ser dictatorial y no respetando la Constitución. Durante su periodo va a modernizar el Estado y desarrollar obras sociales: crea el código del trabajo, crea la fuerza Aérea de Chile, la Contraloría General de la República, LAN, el diario La Nación, y la Escuela de Carabineros. Su gobierno se debilita producto de la crisis económica de 1929, aumentando la cesantía, la inflación y las protestas. Chile es una de las economías mas afectadas con esta crisis, la cual pone término al ciclo salitrero, nuestro principal y prácticamente único producto exportador de ese tiempo. Ante esto, el presidente debe renunciar, y el sucede un periodo de gran inestabilidad política.

La crisis económica conlleva a una crisis política-institucional, existiendo una sucesión de gobiernos en lo que se llamó el periodo de la anarquía. Posteriormente, los militares cobran nuevamente protagonismo político y conforman una junta militar que gobernará en lo que se llamará la república socialista, la cual durará solo unos meses, hasta que se realicen nuevas elecciones.

XVIII. Estado empresarial y benefactor en Chile (1932-1958)

En 1932 asume la presidencia nuevamente Arturo Alessandri, quien inicial la recuperación económica e institucional. Para la recuperación económica, fomenta la producción (crea la convensa) e invierte en obras públicas (Estadio Nacional y el barrio cívico), mientras que institucionalmente aplicó la constitución política de 1925. Durante su gobierno gobernó de manera autoritaria, utilizando sus facultades extraordinarias como la declaración del Estado de Sitio para reprimir las protestas y el intento de golpe de Estado por el nacismo chileno.

En 1938 hay nuevas elecciones y se inicia el periodo de los gobiernos radicales. Ese año asume el cargo de presidente Pedro Aguirre Cerda, apoyado por el Frente Popular, quien va a profundizar el rol empresarial del Estado por medio de la adopción del modelo ISI tras la creación de la CORFO en 1939 y a la vez desarrollar el estado Benefactor, por medio de una serie de políticas sociales. El gobierno de Pedro Aguirre Cerda se caracterizará por el fomento de la educación pública, la creación de empresas e industrias pesadas (Acero, petróleo, y electricidad), la reconstrucción de Chillan luego del terremoto, y el establecimiento de una base militar en la Antártica para hacer soberanía. Luego el gobierno de Juan Antonio Ríos se caracterizará por la producción eléctrica e industrial. Su gobierno fue de corta duración ya que falleció temprano en su gobierno. Posteriormente asume la presidencia Gabriel González Videla, quien, si bien fue electo con apoyo del centro izquierdo, va a gobernar con la centro-derecha, causándoles graves problemas. Durante su gobierno les otorga el derecho de voto a las

(13)

mujeres para las elecciones presidenciales, se establece la tesis de las 200 millas marinas, crea la Universidad Técnica del Estado y dicta la ley maldita. Producto del desprestigio del gobierno de Videla, sumado al voto femenino, las elecciones de 1952 le dieron el respaldo a Carlos Ibáñez del campo.

El segundo gobierno de Carlos Ibáñez del Campo se caracterizará por su marcado populismo, el cual lo llevará a intensificar el rol social del Estado, gastando grandes recursos en gasto social. Durante su gobierno se contrató a la misión Klein Sack, la cual determino que el presidente debía reducir su gasto social, no aumentar más el sueldo a los empleados fiscales y no emitir más dinero. Además se crea el Banco del Estado, la Corporación de la vivienda, y deroga la Ley de Defensa del Estado.

XIX. Los gobiernos ideológicos (1958-1973).

Este periodo esta marcado por la reformulación de los partidos políticos, ya que existió un cambio y ampliación del sistema electoral. Los cambios de los partidos se debe a que el proceso industrialziador y con ello la urbanización a partir de la década de 1940 conllevó a una intensificación de la migración campo-ciudad, y ya en 1940, la mayoría de la población vivía en zonas urbanas. Este crecimiento de la población urbana conllevó a serios problemas estructurales, ya que las ciudades no dieron abasto a la gran cantidad de personas que llegaron, creciendo de manera acelerada y desordenada, surgiendo poblaciones marginales denominadas “poblaciones callampas”. Al existir una mayor cantidad de población urbana, el poder de la oligarquía terrateniente fue disminuyendo, ya que no podían influenciar sobre la población campesina. Los nuevos problemas y demandas sociales estaban vinculados a problemas urbanos y obreros, por lo cual los partidos urbanos cobraron mayor importancia en desmedro de los partidos tradicionales. Además las reformas al sistema electoral generaron un nuevo padrón electoral. Entre las reformas más importantes fue la participación femenina en las elecciones (1935 y 1952), las reformas de 1958 (la prohibición de las alianzas provinciales, la creación de la cédula electoral, y la impresión de una papeleta única con todos los candidatos, y la reforma de 1962 (obligación de votar al inscribirse en registro electoral, la reducción en la edad de votar a 18 años) y la eliminación de la condición de saber leer y escribir en 1972.

El periodo de los gobiernos ideológicos se caracteriza por la gran influencia de Estados Unidos en Chile, así como también de que cada presidente, desde su concepción política, busca superar los problemas económicos y sociales que afectan a Chile, principalmente por la falta de recursos que dejó el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo. Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) desarrolla un gobierno de derecha, y por lo tanto busca reformas liberales para superar la crisis del país. Se caracteriza por nombrar gerentes y hombres de negocios en los principales puestos del gobierno, a lo que se le llama “la hora de los gerentes”. Además realiza una reforma a la forma de actuar de la CORFO, teniendo buenos resultados, bajando la inflación y la censaría en el país. Lamentablemente, el gran terremoto que afecto a Valdivia hizo que el gobierno gastará los excedentes y se iniciara un nuevo periodo de inestabilidad económica. Además, por presión de EEUU, inicia la reforma agraria, la cual se le denominará la “reforma del macetero”, ya que del total de las tierras afectadas, el 70% pertenecía a tierras fiscales sin uso, y el 30% a tierras que los propios propietarios le vendieron al Estado, por lo que no existieron expropiaciones. Luego asume la presidencia Eduardo Frei Montalva (1964-1970), quien desarrolla un gobierno de centro (DC), y su programa se centra en cambios estructurales en la agricultura, la educación y lo social. En educación hay una ampliación de la cobertura y se reformulan los currículo, además de crearse la PAA como requisito para ingresar a la Universidad. En lo social, fomenta la organización social, ya sea sindicatos o agrupaciones funcionales como forma de organizarse mejor en base a sus intereses y así esclarecer sus demandas ante el Estado obteniendo de manera más fácil beneficios y ayuda. En la agricultura, desarrolla verdaderamente la reforma agraria

(14)

creando la CORA (Corporación de Reforma Agraria), quien se encargaría de las expropiaciones y la redistribución de las tierras. Además el Estado propiciaría la sindicalización campesina como forma de organizada de hacer valer sus derechos y dar a conocer sus intereses ante instancias gubernativas. Además Frei chileniza el cobre. Salvador Allende (1970-1973) desarrolla un gobierno de izquierda socialista, apoyado por la Unidad Popular (comunista, socialista, MAPU y radical), en donde la economía va a ser central planificada, nacionalizando el cobre y las principales industrias del país. Además profundiza la reforma agraria, aunque tiene que enfrentar la manifestación de los sindicatos campesinos que buscan mayor rapidez y beneficios en la repartición de la tierra. El gobierno estará marcada por la polarización de la sociedad y el enfrentamiento de grupos contrarios, como por ejemplo el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario) y el movimiento Patria y Sociedad. Además el gobierno tendrá una fuerte presión e intervención de EEUU, que colabora con la desestabilización económica del país y apoya el golpe de Estado de 1973 que pone término a este gobierno.

XX. Chile post 1973.

Posterior al golpe de Estado de 1973, asume en Chile una junta de gobierno presidida por Augusto Pinochet, el cual gobernará de manera dictatorial hasta 1989. Este gobierno fue apoyado por EEUU bajo la doctrina o dictadura de seguridad nacional, en el cual se quería evitar un gobierno socialista en el continente. La junta asume con un afán refundacional de la política chilena y establece un serie de reformas estructurales, siendo lo principal el establecimiento de una economía neoliberal, la primera en el mundo. De esta manera, los privados pudo invertir en ambitos que antes no podía como educación (colegios y universidad privadas), salud (sistema de ISAPRES) y previsión (AFP). Además Chile liberaliza la economía, abriéndose al mercado internacional, por lo que se hizo necesario posicionar productos en mercados internacionales, fomentando las exportaciones para obtener una balanza comercial positiva. Durante este periodo también se creó la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), la cual realizó una persecución a la disidencia política, maltratando, torturando, desapareciendo y matando a miles de personas, por lo cual fue un periodo en el cual se violaron fuertemente los derechos humanos. La crisis económica de 1982 afecto fuertemente al país, perdiendo adhesión, aun cuando el plebiscito de 1982 dio como resultado la continuación del gobierno militar por 8 años más. Esta crisis provocó el colapso del sistema financiero, quebrando grandes empresas, aumentando la cesantía y la inflación. Esto se revirtió en parte en 1985 cuando asume el Ministerio de Hacienda Hernán Büchi, quien fomenta las privatizaciones y otorga ciertas concesiones a empresas internacionales para invertir en Chile, llegando importantes trasnacionales al país. Finalmente, en el plebiscito de 1989, triunfa la opción del NO, por lo cual, entra en rigor la Constitución de 1982, abriéndose el registro electoral y se llama a elección presidencial, ganando la concertación de partidos por la democracia a través de Patricio Aylwin.

I. Prehistoria.

Periodo que abarca desde la aparición de los primeros hominidos hasta el desarrollo de la escritura. Aquí se conforman los diferentes rasgos del ser humano, y lo podemos dividir en tres grandes periodos. En el paleolítico es donde ocurre todo el proceso de evolución biológico (hominización), se establecen las primeras formas de organización social, y se suceden una serie de avances técnicos, entre ellos el uso de la piedra como el principal recurso, el dominio del fuego, las primeras manifestaciones

(15)

de arte rupestre, ocurren las primeras formas de enterramientos, se crean los primeros utensilios y herramientas y se establecen las primeras chozas. El mesolítico es en periodo de transición que se caracteriza por la finalización de las glaciaciones, y el retroceso de los hielos por un aumento del promedio de las temperaturas. El neolítico se caracteriza por el desarrollo de la agricultura y la complejización de la estructura socio-económica. Esta revolución neolítica trajo aparejada la sedentarización, los excedentes en la alimentación, un crecimiento demográfico, el desarrollo de centros urbanos, la división en las actividades del trabajo, y una organización sociopolítica jerarquizada y estamental.

El proceso de hominización es la evolución biológica del hombre, en donde se ha establecido cuatro estadios evolutivos: el australopiyhecus, que fue el primer eslabon que camino ergido en dos pies, el homo habilis, que fue el primero en desarrollar herramientas, el homo erectus que fue el primero en dominar el fuego, el homo neandertal quien dominó el fuego y el homo sapiens que posee los rasgos del hombre actual y pobló todo el mundo.

II. Las grandes civilizaciones antiguas.

Una civilización implica un desarrollo complejo de la cultura y que se expresa en aspectos materiales, técnicos, organizativos y espirituales. Para hablar de civilización esta debe contar con una población mayor de 5.000 habitantes, el dominio de la escritura, una organización estatal con poder de coerción y la existencia de centros ceremoniales de culto. Los aspectos comunes de una civilización son surgir cerca de un río; tener complejos centros urbanos; una economía basada en la agricultura; ser politeístas; tener una sociedad jerarquizada y estratificada en estamentos cerrados; esclavista; y con gran desarrollo científico y arquitectónico. Las grandes civilizaciones son Mesopotamia, Egipto, India y China. Mesopotamia se desarrollo en torno a los ríos Tigres y Eufrates, su economía se basaba en la agricultura y el comercio, su organización política se basó en un imperio centralizado con un monarca con poderes absolutos, y una organización social jerarquizada y estratificada. Dentro de los aportes culturales encontramos el zigurat (templo), el código de Hamurabi (ley escrita más antigua del mundo), y la primera forma de escritura (escritura cuneiforme de sumer). Egipto se desarrolla en torno al río Nilo, su economía se basaba en la agricultura por medio del control de las crecidas del río, su organización política se basó en un imperio centralizado con un monarca (faraón) con poderes absolutos y divinos, y una organización social jerarquizada y estratificada. Su legado son las pirámides, los hipogeos, las mastabas, las momias y los jeroglíficos, entre otros. India desarrolla en torno al río Indo, y se caracteriza porque a diferencia de las otras culturas, en la cima de la organización social estaban los sacerdotes, concentrando el poder político y religioso, y en el ámbito religioso pasaron de politeísmo a religiones filosóficas. China se desarrolla en torno al río amarillo y río azul, y s organización es similar a las demás. También desarrollaron religiones filosóficas y como legado dejaron la muralla china, la pólvora y el papel.

III. Legado político y cultural de Grecia y Roma.

La organización política de Grecia esta determinada por la geografía. De allí que surgen las polís o ciudades-estados, en donde se desarrolla la administración de los asuntos públicos. Importancia era poseer la ciudadanía la cual era vista como un honor al servicio público y defensa del Estado. El ejercicio de la ciudadanía implicaba obtener derechos políticos para elegir y ser elegido, así como también la posibilidad de desarrollar algún negocio dentro de la ciudad. Esta ciudadanía era restringida,

(16)

pudiendo participar solo los hombres mayores de 20 años y que hayan nacido libres dentro de los límites de la ciudad, por lo cual quedaban excluidos las mujeres, menores de edad, esclavos y extranjeros. Atenas pasó por una serie de formas de gobierno: la monarquía, la aristocracia que es el gobierno de los mejores y en donde destaca Dracón, quien establece las leyes escritas y define el homicidio; la oligarquía en donde el poder esta en manos de quien tenga las riquezas y en donde destaca Solon quien establece una división de clases y deroga el hectomorado; la tiranía, que era una concentración de poderes, destacando Pisitratos quien realiza una serie de obras públicas; y la democracia, el gobierno del pueblo que se basa en un sistema de leyes e instituciones que regulan y defienden el orden público, destacando Clistenes quien es el fundador de la democracia y el instaurador del ostracismo, y Pericles, quien gobernó durante el siglo de oro de Atenas, otorgó un pago a los funcionarios públicos, y desarrollo una talasocracia. La institucionalidad ateniense esta conformada por el arcontado (los que gobernaban y administraban la polis), el areopago (consejo asesor), la ekklesia (asamblea de ciudadanos en donde se aprobaban las leyes, se acordaba la paz o ir a guerra, y se determinaba el ostracismo), y la bule (organo legislativo que preparaba las leyes para la ekklesia).

A diferencia de la democracia actual, la democracia ateniense era directa, la ciudadanía era restringida, era una sociedad esclavista, la participación como ciudadano era un honor y obligatoria, y la mayoría de las autoridades era elegidas por sorteo mas que elecciones.

La organización política de Roma pasó por tres sistemas de gobiernos: la monarquía, en donde gobernaron reyes legendarios latinos y etruscos. Durante esta etapa de la política romana surge el senado y los comicios. Luego se establece la republica que tiene como base la separación y equilibrio de los poderes, el funcionamiento colegiado de los funcionarios, y el carácter electivo, representativo y temporal de los cargos. Durante la republica, se produce una serie de conflictos entre plebeyos y patricios y la expansión territorial por la península y el mare nostrum. Este sistema entra en decadencia por guerras civiles y la conformación de los triunviratos. El imperio romano se caracteriza por la concentración del poder en manos del emperador, el ejército como base del poder imperial, el desarrollo de un cosmopolitismo, una organización administrativa que se basó en el desarrollo de una burocracia y la división territorial (provincias y municipios), un sistema vial para unir el territorio, la ciudad como centro político-administrativo, el otorgamiento de una ciudadanía universal, y la difusión del derecho.

La institucionalidad republicana en Roma esta organizada en base a los magistrados, siendo los más destacados el cónsul, quien era el que administraba la republica y es similar al poder ejecutivo en la actualidad, el tribuno de la plebe que defendía los derechos de los plebeyos, y la dictadura, que era una magistratura excepcional en la cual una persona elegida por el senado concentraba todos los poderes por un periodo de seis meses. El senado fue la única institución que estuvo presente en los tres regimenes políticos, y en la república tuvo funciones judiciales, asesoraba a los magistrados y se preocupaba por la política exterior. Los comicios tenían por función elegir a los magistrados, aprobar o rechazar leyes, y decidir sobre la paz o la guerra.

El legado cultural grecorromano se expresa en la helenización, latinización y romanización de Europa. El aporte griego se resume en la lengua, la filosofía, la matemática, la astronomía, la escultura y la arquitectura; mientras que el aporte romano se resume en la lengua, el derecho y la arquitectura. El Canon escultural clásico se caracteriza por la proporcionalidad en las formas, la idea de movimiento, la armonía de las masas, ser perfeccionista y el amor por la belleza ideal.

IV. Edad media y la conformación del concepto de Europa.

La edad media la ubicamos temporalmente desde la caída del imperio romano de occidente (476) hasta la caída del imperio romano de oriente (1453) o el descubrimiento de América (1492).

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...