En busca de las fuentes óptimas para contrastar la veracidad: Criterios y herramientas para seleccionar rápidamente las fuentes óptimas de las que recabar los aspectos que conviene contrastar con los autores del estudio

Texto completo

(1)

En busca de las fuentes óptimas para contrastar la veracidad: Criterios y herramientas para seleccionar rápidamente las fuentes óptimas de las que recabar los aspectos que conviene contrastar con los autores del estudio.

Juan Gérvas, médico general jubilado, Equipo CESCA, Madrid (España). Profesor Visitante Salud Internacional, Escuela Nacional de Sanidad, Madrid.

jjgervas@gmail.com       www.equipocesca.org      @JuanGrvas

Introducción

Una noticia puede ser importante y/o interesante, pero sobre todo tiene que ser cierta en el sentido de verdadera, segura e indubitable. 

A veces la noticia no es falsa sino exagerada y/o interesada. 

Conviene ser capaz de poner la noticia en su contexto y evitar difundir noticias falsas, interesadas y/o exageradas.

¿Cómo comprobar la veracidad de una noticia que parece interesante y/o importante, en el campo de la salud?

En general, es básico mantenerse al día de forma que se sigan las noticias sanitarias y con ello se vaya   formando   una   opinión   propia   acerca   de   los   campos   controvertidos,   de   las   cuestiones metodológicas relevantes, de las expectativas de profesionales sanitarios, pacientes y población, de los hallazgos científicos y de las áreas más prometedoras en lo que respecta a investigación e innovación.

En lo concreto, cabe hacer un análisis de la noticia que incluya el acudir a la fuente original y a los autores de la misma, así como contrastarla con fuentes fiables para llegar a una conclusión acerca de su veracidad y pertinencia. 

En esta lección nos ocuparemos de lo concreto y para ello emplearemos dos casos prácticos que ilustrarán la necesidad de comprobar la veracidad de la noticia teniendo en cuenta cuatro elementos: 1/ autores, 2/ publicaciones, 3/ instituciones, 4/ el contexto.

Caso   práctico   del   pasado   reciente.   Los   transplantes   de   neuronas   adrenales   para   el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

(2)

La enfermedad de Parkinson es muy frecuente y de evolución variable. En general se presenta en personas mayores con rigidez muscular, temblor de reposo y lentitud de movimientos. Es muy frecuente (va por detrás del Alzheimer como enfermedad neurodegenerativa) y en muchos casos se desarrollan síntomas depresivos y alteraciones cognitivas hasta llegar a la demencia. Aunque lo clave es el trastorno del movimiento, con frecuencia se producen problemas muy graves en otros aspectos vitales, como las relaciones sociales, familiares y profesionales. 

Se afectan fundamentalmente regiones del cerebro que controlan la fineza de los movimientos como la sustancia negra y el núcleo caudado de los ganglios basales, donde la enfermedad destruye las células   nerviosas   (neuronas)   que   emplean   dopamina   como   neurotransmisor   (neuronas dopaminérgicas). 

Su tratamiento es eficaz durante un tiempo pero muchas veces, al cabo de los años, la enfermedad progresa y lleva a la muerte por las fracturas que producen las caídas, el deterioro general, o por infecciones varias.

2. La noticia

El 2 de abril de 1987, ilusión

El 2 de abril de 1987 una de las mejores revistas médicas del mundo, el New England Journal of Medicine,  publicó un artículo titulado "Open Microsurgical Autograft of Adrenal Medulla to the Right Caudate Nucleus in Two Patients with Intractable Parkinson's Disease"i ("Auto­transplante

abierto de médula suprarrenal al núcleo caudado derecho en dos pacientes con enfermedad de Parkinson que no respondían a ningún tratamiento"). El primer autor era Ignacio Madrazo, del Hospital La Raza, México. En síntesis, se transplantaron neuronas de la médula suprarrenal (el interior de una glándula situada encima del riñón, cuyas células liberan adrenalina cuando tenemos una situación aguda de estrés) al núcleo caudado en el cerebro, lo que permitió recobrar la función perdida.

El artículo se publicó con un editorial firmado por Robert Moore, de la Universidad Stony Brook de Nueva York, Estados Unidos, titulado "Parkinson's Disease — a New Therapy?"ii ("Enfermedad de

Parkinson, ¿una nueva terapia?)".

(3)

al   relatar   con   entusiasmo   el   éxito   de   la   intervención   en   el   primer   ciudadano   estadounidense intervenido por Ignacio Madrazo en Méxicoiv.

Desde 1988, desilusión

El fervor mundial se transformó en desilusión al siguiente año, en 1988. Por ejemplo, en Estados Unidos se intervinieron a 80 pacientes y los resultados fueron frustrantes, como comentó en abril el mismo New York Timev.

En 1989 se publicó en el New England Journal of Medicine un trabajo multicéntrico en el que los resultados fueron poco optimistasvi.

Al   poco   tiempo   se   abandonó   el   tratamiento,   por   su   ineficacia,   coste   y     mortalidad,   como   se demostró en 1991, en una revisión al respectovii. En dicha revisión se proponía como alternativa el

transplante de neuronas fetales dopaminérgicas, que también se había iniciado en 1987, pero esa es otra historia. 

Finalmente,   el   transplante   de   neuronas   adrenales   a   ganglios   basales   fue   desaconsejado   por   la

International Parkinson and Movement Disorder Society.  

La saga continua pues, por ejemplo, en 2014 se seguía proponiendo en Estados Unidos dicho transplante de células fetalesviii, se anunciaba el uso para transplante de neuronas obtenidas por

diferenciación retrógrada de los fibroblastosix, se publicaba sobre el éxito en modelos de ratas con

Parkinson del transplante de neuronas dopaminérgicas derivadas de células embrionarias humanasx

y en China se ofrecía el transplante de células "madre" para el tratamiento de la enfermedad de Parkinsonxi. De hecho, ha habido pacientes que han viajado desde Estados Unidos a China con un

catéter implantado en el cerebro para allí poderles inyectar las células "madre" (con un coste en torno a los 60.000 dólares).

En "El País" (Madrid), en 1987, Sandra Blakeslee

No transcurrió más de una semana cuando El País dio noticia del transplante de neuronas en la enfermedad de Parkinson, en el texto del 8 de abril de 1987, de Sandra Blakeslee: "Equipos de investigadores trabajan con éxito en el transporte de células cerebrales"xii. Decía: 

"Basándose   en   nuevos   conceptos   sobre   el   cerebro   humano,   una   serie   de   científicos   están progresando   rápidamente   en   experimentos   con   trasplantes   de   células   nerviosas   para   conseguir detener, y tal vez curar, una gran variedad de enfermedades cerebrales. Recientemente, con este método se consiguió detener la progresión de la enfermedad de Parkinson en dos pacientes.

(4)

cuyos órganos están fallando, pequeños trozos de tejido nervioso pueden implantarse a gente cuyos cerebros están fallando por la falta de ciertos tipos de células y de las sustancias químicas que estas células segregan.

Recientemente, un equipo de investigadores mejicanos anunciaron que habían conseguido parar la progresión de la enfermedad de Parkinson en dos pacientes al implantarles ciertas células nerviosas en sus cerebros. A pesar de que, hasta el momento, este es el único caso conocido en el que el experimento ha tenido éxito en seres humanos, las pruebas en animales de laboratorio se llevan realizando con éxito desde hace bastante tiempo, y los científicos aseguran que muy pronto las técnicas habrán llegado al punto de poder generalizarse en las personas.

Investigadores   en   China,   Suecia   y   Estados   Unidos   han   conseguido   curar   la   enfermedad   de Parkinson   en   animales   y   también   paralizar   el   progreso   de   otras   dolencias   similares   como   la enfermedad de Alzheimer, la corea de Huntington y las parálisis causadas por embolias cerebrales o las lesiones de la médula espinal. 

Para   curar   la   enfermedad   de   Parkinson   se   utilizó   tejido   de   la   glándula   adrenal,   el   resto   de experimentos se hizo con células cerebrales".

En El País (Madrid), en 1987, Milagros Pérez Oliva

A finales del año 1987 se volvió a comentar la cuestión en El País, en un recuadro de un texto firmado por Milagros Pérez Oliva, el 19 de diciembre, en un artículo titulado "Una lesión cerebral llamada Parkinson"xiii

El recuadro decía: 

"Polémicos implantes cerebrales. 

En   la   reunión   de   la   Sociedad   Española   de   Neurología   se   habló   también   de   las   polémicas implantaciones cerebrales, especialmente de la implantación de células suprarrenales del propio paciente, capaces de producir dopamina, en la zona del cerebro dañada. La primera experiencia se produjo hace dos años en Suecia, pero los cuatro pacientes operados no mejoraron. Un grupo de Méjico,   dirigido   por   el   doctor   Madrazo,   publicó   recientemente   resultados   positivos   en   dos pacientes. Son los únicos resultados positivos publicados, de las más de cien operaciones realizadas en todo el mundo, algunas de ellas por neurocirujanos españoles.

(5)

No es la falta de rigor científico el problema ético que plantea el otro tipo de implantación cerebral, también desarrollada en Suecia. En este caso, toda la experimentación se ha culminado con éxito en animales y la primera operación se realizará con todas las autorizaciones pertinentes. El problema radica en que lo que se injerta son células de sustancia cerebral de un embrión de entre dos y tres meses de gestación. Ha de ser, por tanto, un embrión vivo, fruto de un aborto".

En El País (Madrid), en 1988, Milagros Pérez Oliva

Escribió Milagros Pérez Oliva el 19 de marzo de 1988, en El País, con el título de "Revolución en los implantes cerebrales"xiv

"Los   injertos   de   células   suprarrenales   del   propio   paciente   en   el   cerebro   de   44   enfermos   de Parkinson, realizados por el equipo que dirige el doctor Ignacio Madrazo en el hospital La Raza de la ciudad de México, han revolucionado la neurología. Los resultados exceden con mucho las pretensiones iniciales del propio doctor Madrazo, puesto que, además de conseguir una mejora espectacular   en   los   enfermos   de   Parkinson   y   en   algunos   casos   la   curación   total,   abren extraordinarias perspectivas de investigación. Por mecanismos todavía desconocidos, los injertos provocan en la mayoría de los enfermos operados una regeneración del sistema nervioso que hace albergar esperanzas para otras enfermedades". 

La misma periodista relató la visita de Ignacio Madrazo a Barcelona, en El País, el 19 de marzo de 1988: "De la reticencia al entusiasmo"xv

El doctor Ignacio Madrazo reunió, tanto en Madrid como en Barcelona, a la flor y nata de la neurología y la neurocirugía de ambas ciudades. En Barcelona, la presentación tuvo como escenario el Colegio Oficial de Médicos, pero por iniciativa de unos laboratorios. La sala estaba casi llena, pero se notaba inmediatamente que el trabajo del doctor Madrazo no había gozado precisamente de buena prensa en los selectos canales de la literatura científica porque muchos asistentes hacían ostensible su distanciamiento y algunos ocupaban incluso sus asientos con una cierta displicencia. Se había extendido la opinión general de que la investigación no alcanzaba el rigor científico necesario.   Y   sin   embargo,   allí   estaban   los   más   prestigiados   especialistas,   a   caballo   entre   la incredulidad   y   la   desconfianza,   tratando   de   disimular   su   evidente   interés   por   comprobar personalmente la solvencia de una experimentación que les había sorprendido más por osada que por inesperada. 

(6)

primero resultados sencillos, expuestos incluso con cierta precariedad de medios, lo justo para provocar en los oyentes la impresión de que no iban errados al desconfiar. Y entonces hacía comentarios como "Ya sé que esto es insuficiente para la mentalidad científica anglosajona", y aportaba el cuadro, el gráfico preciso, justo, la fotografía a color, la estadística que daba la respuesta exacta. Y tejió una contundente escalada de rigor que fue tumbando todos los recelos y acabó cosechando fervientes adhesiones allí donde mayor había sido la desconfianza inicial. 

El doctor Madrazo remachó su obra de persuasión con la proyección de un vídeo, técnicamente bastante malo, que, sin embargo, traducía a sorprendentes imágenes las frías estadísticas anteriores. Un vídeo que mostraba cómo allí donde antes de la operación había un hombre prácticamente inválido, incapaz de andar y absolutamente deteriorado, emergía una nueva persona capaz de saltar, sonreír,   escribir   y   de   recuperar   una   vida   normal.   El   vídeo   mostró   como  resucitaban  varios pacientes, pero el doctor Madrazo tuvo la habilidad de enseñar también la otra cara de la moneda, la de los enfermos que no habían prosperado demasiado, y ello acabó de disipar las últimas sombras.  "Puede dar por seguro que voy a hacer el primer injerto en Barcelona muy pronto", dijo Enrique Rubio, jefe de neurocirugía de Valle de Hebrón. El doctor Isamat, de la residencia de Bellvitge, calificó de extraordinarios los resultados. "Usted ha abierto realmente nuevos horizontes", añadió el doctor Agustí Codina. Eduardo Tolosa, jefe de neurología del hospital Clínico, calificó de histórica la aportación del mexicano".

En El País (Madrid), en 1988, Magda Bertrán

Magda Bertrán publicó en mayo de 1989 y en el mismo periódico un texto cuyo título rezaba: "En todo el mundo se han realizado más de 2.000 implantes cerebrales"xvi. Decía:

"Los implantes cerebrales no se limitan al tratamiento de la enfermedad de Parkinson, sino que constituyen   un   método   terapéutico   potencialmente   aplicable   en   el   futuro   en   casi   todas   las enfermedades   neurológicas",   afirma   el   científico   mexicano   Ignacio   Madrazo.   El  padre  de   los implantes en el cerebro estuvo el fin de semana pasado en España para participar en el simposio internacional sobre Trasplantes Neuronales en la Enfermedad de Parkinson, que se ha celebrado en el hospital Ramón y Cajal de Madrid. 

(7)

centros especializados y que tengan comités de ética, más cuando se trate de implantes fetales, para evitar posibles abusos en la manipulación de los fetos".

El jefe de investigación del Instituto Mexicano de la Seguridad Social, Ignacio Madrazo, pasará a la historia como el primer cirujano que operó con éxito a un enfermo de Parkinson, injertándole en el cerebro   tejido   suprarrenal.   Los   implantes   de   médula   adrenal   ­la   médula   de   las   glándulas suprarrenales­ intentan suplir la deficiencia de dopamina, neurotransmisor producido en un área del cerebro conocida como sustancia negra, cuya falta original el Parkinson. Actualmente se hacen además implantes de tejido fetal de las suprarrenales o de la sustancia negra.

Desde que realizó la primera operación, el 25 de febrero de 1986, Madrazo ha intervenido a 60 pacientes, "con un 40% de casos en los que se consiguió un resultado excelente, volviendo los enfermos a trabajar y hacer su vida normal; un 30% de buenos resultados, en los que se ha podido reducir   la   medicación   y   el   enfermo   se   encuentra   mejor,   y   otro   30%   que   responde   mal   o   no responde". El neurólogo mexicano selecciona un tipo u otro de injerto, dependiendo del estado del enfermo.

Pacientes jóvenes. "En pacientes jóvenes que no presentan trastornos psiquiátricos ni resistencia a la medicación con L­dopa practico el implante de la médula adrenal del propio individuo, que de esta forma no debe ser inmunosuprimido", dice Madrazo, ya que los implantes de tejido fetal obligan a utilizar drogas inmunosupresoras para evitar el rechazo. En pacientes de avanzada edad y con cuadros severos, Madrazo injerta "tejido fetal, al ser menor el riesgo quirúrgico, aunque el grado de mejoría es el mismo, independientemente de la procedencia del injerto. Por ahora los enfermos operados hace tres años mantienen su mejoría".

En El País (Madrid), en 1989, Malén Ruiz de Elvira

Posteriormente, escribió Malén Ruiz de Elvira el 26 de septiembre de 1989, en El País, con el título de "El trasplante de células cultivadas, solución de futuro para el Parkinson, según Madrazo"xvii

(8)

casi iguales entre positivos, regulares y negativos, según Madrazo. "Esto se debe a que tendíamos, a no seleccionar a los pacientes. Ahora sabemos que los mejores resultados se obtienen en pacientes que no han llegado a la fase avanzada de la enfermedad." El equipo de Madrazo practica también el trasplante de células procedentes de fetos, una técnica que solo se ha hecho en México, en el Reino Unido, Suecia, Cuba y España, y que plantea problemas éticos."Los problemas éticos son más teóricos que prácticos", afirmó el especialista. "Si las operaciones se hacen solamente, como creo que debe ser, en centros de alto nivel, que tienen su comité ético, el material procedente de un feto debe ser considerado como cualquier otro de un donante cadáver humano". Con menos de 100 trasplantes de este tipo realizados no se puede hacer una valoración todavía, según Madrazo, aunque tiene   la   desventaja   de   que   los   pacientes   deben   ser   sometidos   de   por   vida   a   medicación inmunosupresora. En España se han practicado 40 trasplantes neurales en enfermos de Parkinson (de los que se producen 7.000 nuevos cada año) en dos centros de Madrid y uno de Zaragoza, señaló el neurocirujano Francisco Villarejo, coordinador de la reunión. Algunas de las operaciones han utilizado tejido fetal". 

En El País (Madrid), después de 1989 nunca más

Después, Ignacio Madrazo desapareció de El País sin que se publicase nada más al respecto de sus transplantes.

3 El comentario de quien sabía

Escribió Justo García de Yébenes, neurólogo, en 2000, a propósito de un caso clínicoxviii: "Hace

catorce años   un excelente neurocirujano de México, Ignacio Madrazo, popularizó un método quirúrgico   de   tratamiento   de   la   enfermedad   de   Parkinson   mediante   transplante   de   médula suprarrenal, un órgano situado encima del riñón, del propio sujeto al cerebro. El primer trabajo, efectuado solamente con dos pacientes, se publicó en una revista clínica muy prestigiosa, el New England Journal of Medicine, y de ahí saltó a la prensa no especializada. 

Yo me encontraba entonces en Nueva York, donde los titulares fueron escandalosos: "Curación para   la   enfermedad   de   Parkinson",   "Unos   médicos   mexicanos   resuelven   el   problema   de   la enfermedad de Parkinson", etc, etc. Los pacientes nos llamaban a todas horas y bloqueaban las centralitas telefónicas. Todos querían saber si en Estados Unidos se podía aplicar el método de los mexicanos o si tenían que ir a México a operarse. 

(9)

intentar averiguar qué diferencia había entre su procedimiento y el nuestro que pudiera explicar los distintos resultados obtenidos. No encontré nada especial, no había explicación posible para que ellos tuvieran buenos resultados y nosotros sólo regulares. Decidí no emplear el procedimiento en humanos hasta que dispusiéramos de más información. 

En España se empezó a realizar en muchos hospitales constituyendo un verdadero fracaso; falta de efecto terapéutico y hasta un 20% de mortalidad en algunos casos. La técnica se abandonó diez años más   tarde,   después   de   dejar   algunos   muertos   en   el   camino.   ¿Alguien   pidió   alguna   vez responsabilidades?".

Análisis   del   caso:   "Los   transplantes   de   neuronas   adrenales   para   el   tratamiento   de   la enfermedad de Parkinson".

Este caso es endiablado, pues gozaban de gran credibilidad 1/ los autores, 2/ las publicaciones y 3/ las instituciones que participaron en el mismo. Cabe aceptar, pues, el error. Durante el primer año fue difícil 4/ poner en el contexto la veracidad de la noticia, pues no era falsa sino exagerada.

El periodista  avezado  habría insistido en el  aspecto  señalado por Milagros Pérez Oliva  en su comentario del 19 de diciembre de 1987. Es decir, en la ausencia de estudios previos en animales, y en la falta de toda la metodología científica en su desarrollo (que lleva a un trabajo lento y muchas veces frustrante). 

Además, Milagros Pérez Oliva recogía en dicha noticia la prudente opinión del profesor Fahn (de Nueva York), maestro de Justo García Yébenes, a quien habría que haber seguido pues no hizo ningún transplante de la médula adrenal y consiguió finalmente financiación para hacer un ensayo clínico   con   las   neuronas   fetales.   Es   decir,   se   estudió   el   impacto   del   transplante   de   neuronas mesencefálicas de fetos en enfermos graves de Parkinson y en la mitad de los pacientes se hizo el propio transplante (con las neuronas) y en la otra mitad sólo se simuló la operación, incluyendo la perforación del cráneo, pero sin inyectar nada (una operación "fantasma"). El seguimiento de los pacientes demostró un escaso efecto en los más jóvenes, pero con graves problemas en todos por las discinesias (movimientos sin control) por lo que no se recomendó su generalización, en 2001xix

La noticia inicial fue demasiado buena para ser cierta y debería haber sido puesta en cuarentena por más que la fuente fuera el New England Journal of Medicine. Sólo dos pacientes no son suficientes para presentar la técnica como milagrosa y definitiva, ni para desencadenar una ola de entusiasmo mundial que llevó a muchos pacientes a México, como si fuera Lourdes.

(10)

investigador   específico   ni   en   la   enfermedad   de   Parkinson,   ni   en   el   campo   de   transplantes neuronales. Su técnica revela atrevimiento, osadía y pericia, pero poca ciencia. El resto de la comunidad científica le siguió, pero no sin discrepancias públicas, como bien demuestra la carta al director del  New England  del 22 de octubre de 1987 en que se señalaba la pobre metodología empleada para valorar el impacto de la técnica en un experimento "antes­después"xx. Este diseño

experimental no controla ninguno de los sesgos que amenazan la validez interna (que mide si es cierto lo que concluye el estudio) y a la validez externa (que mide si lo que concluye el estudio es extrapolable a otros pacientes y ámbitos)xxi.

Cabía haber tomado contacto con Justo García de Yébenes, reputado neurólogo español con amplio bagaje clínico e investigador. Como refleja su texto, fue difícil resistir la presión de una opinión pública excitada con las buenas nuevas publicadas, pero había razones para dudar.

Años   después,   otro   gran   neurólogo   español,   Raúl   de   la   Fuente,   trabajando   en   Canadá   (en   la Universidad de British Columbia, Vancouver) pudo demostrar el poder del efecto placebo en los pacientes con enfermedad de Parkinson, y su publicación, en la revista  Science,  en 2001, se ha convertido  en clásicaxxii. La inyección  de suero salino,  en la creencia  de que era  un fármaco,

incrementó   en   un   28%   la   producción   de   dopamina   en   la   substancia   negra   de   pacientes   con enfermedad de Parkinson. Es de imaginar el potente efecto placebo de la cirugía en pacientes que en muchos casos habían invertido los ahorros de su vida para poder ser intervenidos.

Además   del   efecto   placebo   hay   que   tener   en   consideración   que   las   neuronas   de   la   médula suprarrenal tiene niveles muy altos de endorfinas (substancias segregadas por las neuronas con capacidad analgésica similar a la de la morfina) y que eso puede producir euforia farmacológica que podría aumentar aún mas el efecto placebo.

Por último, el ensayo clínico del profesor Fahn demostró que las neuronas fetales podrían sobrevivir (de   ahí   la   mejoría)   pero   no   re­establecer   las   conexiones   apropiadas   (de   ahí   las   discinesias). Conviene tener en cuenta que sólo la sustancia negra tiene unas 30.000 neuronas a cada lado del cerebro,  y que cada  neurona establece  unas 50.000 conexiones (sinapsis), por lo  que estamos hablando de re­establecer circuitos que implican a 1.500 millones de conexiones (¡y sólo para la sustancia negra, no otros componentes de los ganglios basales cerebrales!).

(11)

en el cerebro?". Esta misma ideología se percibe en las noticias que insisten en las alternativas "al error" de Ignacio Madrazo, y llega hasta nuestros días con sucesivas propuestas de imaginativas técnicas de transplantes. 

La reducción de la enfermedad de Parkinson a la pura destrucción de las células dopaminérgicas y a los   trastornos   motores   es   una   sobre­simplificación,   dado   el   abigarrado   cuadro   clínico   y   la complejidad del enfermar por Parkinson. 

No comprendemos los mecanismos que llevan al desarrollo y evolución de la enfermedad y es de ilusos pensar en soluciones simples para problemas complejos. De hecho, el ser humano es más complejo que complicado. Es decir, resulta increíble la variedad de elementos y su organización (desde componentes inorgánicos como agua y zinc al material genético, desde el núcleo celular a la neurona, desde el pene y el clítoris al deseo sexual, por ejemplo) pero el conjunto es más que sus partes. Este ser complejo no obedece a leyes homopáticas sino a leyes heteropáticas, en el sentido de que el efecto conjunto de varias causas no es igual a la suma de sus efectos por separado. Pero esta ideología no es la imperante, sino la ideología mecanicista que ve al humano como máquina reparable mediante sucesivos transplantes, si es necesario.

Con   otros   tipos   de   tejidos   donantes   de   células   dopaminérgicas   incluyendo   mesencéfalo   fetal humano, cuerpo carotídeo, mesencéfalo porcino modificado, células madres embrionarias, etc, en la enfermedad de Parkinson, se ha repetido varias veces el ciclo de 1/ nuevo método de trasplante cerebral, 2/ entusiasmo por el nuevo procedimiento revolucionario, 3/ realización sin grupo control, 4/ difusión del nuevo procedimiento, 4/ resultados decepcionantes en manos de otros neurocirujanos y 5/ abandono del procedimiento.

La ideología mecanicista no se rinde, y ya he señalado cómo sigue en la brecha de ofrecer las mismas   soluciones   con   distintos   "envases",   despilfarrando   el   presupuesto   público   y   privado, generando falsas esperanzas que llevan a la desilusión, y provocando sufrimiento sin límite.

En las noticias periodísticas puede percibirse, además, el retraso en "la ola" de entusiasmo, de forma que en España se seguía presentando el transplante como casi panacea cuando ya era sabido el fracaso (bien expuesto en el New York Times a comienzos de 1988). Cabe excusar a los periodistas en las primeras horas, días y meses de deslumbramiento mundial, pero el rigor profesional exigía seguir la cuestión y estar al día. 

(12)

Las noticias no transmitieron los graves efectos adversos y riesgos de la técnica. Por el contrario, eran tan laudatorias que se atribuyó literalmente la "resucitación" de pacientes, así como inmensas posibilidades para el Parkinson, pero también para el Alzheimer y el Huntington, y para todas "las enfermedades degenerativas del sistema nervioso" e incluso para lesiones de la médula espinal y la recuperación tras las embolias cerebrales.

No se puede dejar este caso sin considerar las cuestiones éticas anejas a la veracidad de las noticias, y   al   mantenimiento   de   una   actitud   crítica   permanente   pues   lo   que   hoy   parece   milagroso   y prometedor mañana es abusivo y peligroso, y es deber del periodista señalarlo y corregirse a sí mismo.  

La ética se refiere también a no dejar un vacío que fácilmente rellenan propuestas similares. Es ética profesional el revisar las noticias erróneas o exageradas y admitir el daño hecho a la sociedad y a los pacientes y a sus familiares.

Lecciones   del   caso:   "Los   transplantes   de   neuronas   adrenales   para   el   tratamiento   de   la enfermedad de Parkinson".

1. No hay garantía ni crédito que no pueda superar una noticia para "colarse", por más que sea falsa, exagerada y/o interesada. 

2. Las   noticias   se   pueden   filtrar   respecto   a   veracidad   teniendo   en   cuenta:   1/   autores,   2/ publicaciones, 3/ instituciones y 4/ el contexto. Este último criterio es el más importante. 3. La ciencia tiene ideología, el periodismo también. Por ello es más fácil atribuir verosimilitud

a las noticias que "cuadran" con la ideología imperante.

4. El seguimiento de una noticia permite corregir errores previos y en estos casos conviene reparar el error publicando al respecto.

5. Las noticias demasiado buenas tiene mucha probabilidad de ser falsas. En todo caso, no hay intervención médica "milagrosa", ni que sirva para todo, ni que carezca de efectos adversos. Es prudente la moderación en la estimación de los beneficios, para no crear expectativas irreales.

6. Los profesionales sanitarios que pueden ayudar a poner el contexto de la noticia están muchas veces lejos del foco de la misma.

7. Es preciso un aprendizaje de los errores, el análisis de su proceso y el debate acerca de cómo evitar en el futuro la atribución, en situaciones similares, de veracidad a lo que es falso, exagerado y/o interesado.

(13)

buen periodista es una barrera contra la manipulación de individuos y poblaciones.

Caso práctico del pasado y del presente. El Tamiflú en la gripexxiii.

1. La enfermedad

Las enfermedades infecciosas han dejado de ser el "azote de la Humanidad" en el sentido de causa mayoritaria de muerte. Las vacunas, el progreso en la higiene personal y ambiental, las mejoras de las condiciones de vida, la educación formal, los antibióticos y la existencia de un sistema sanitario público de cobertura universal han logrado que la vida se prolongue para la mayoría de la población mundial y que las enfermedades infecciosas sean causa infrecuente de muerte. Por ejemplo, se pueden atribuir a la gripe apenas 1.400 muertes anuales en España, de un total de más de 350.000 por todas las causasxxiv.

Sin embargo, queda en el imaginario colectivo la idea de "las plagas infeccionas" como algo temible y mortífero. Y es lógico pues basta recordar el impacto de la peste negra en la Europa de 1346­1353, o el efecto de los gérmenes acarreados por los europeos y las mortíferas epidemias consecuentes de viruela, sarampión, tifus, peste y gripe en América a partir de 1492. Entre los miedos anclados ninguno como el provocado por la epidemia de "gripe española" de 1918, que asoló el mundo y dejó millones de muertos que casi cien años después siguen estando presentes en el consciente colectivo.

La existencia de tales miedos ancestrales explican que sea fácil manipular a la población respecto a las enfermedades infecciosas, como bien demuestra el caso de la "pandemia de gripe A1", de 2009­

10. Durante esa pandemia, los medios de comunicación de masas utilizaron un lenguaje militar atemorizante   que   llevó   a   la   población   a   exigir   medidas   de   combate   para   defenderse   ante   el "ataque". Existía un enemigo terrible (el "maligno" virus mutado de la gripe), unas víctimas (los pacientes   afectados,   incluso   muertos   cuyas   vidas   se   relataban   una   a   una),   un   ejército   (las instituciones   sanitarias,   los   profesionales   sanitarios   e   incluso   los   militares   llegado   el   caso apocalíptico) y un armamento (pasivo, como máscaras y guantes y activo, como antivirales y vacunas)xxv

En conjunto, se respondió con lo típico en el manejo de las crisis de salud pública donde con frecuencia falta ciencia y escasea la éticaxxvi,xxvii

La manipulación frente a la "pandemia de gripe A" creó tal miedo que se convirtió en exigencia el 1La gripe A fue llamada primero de México, después porcina y finalmente A. La causó el

(14)

ofrecer algún "armamento", sin importar ni su efectividad ni su seguridad ("más vale algo que nada"). Se contaba con medidas de higiene y protección y con las vacunas y los antivirales, de los que inmediatamente se hizo acopio.

En este texto considero el asunto Tamiflú/Relenza; es decir, los antivirales y dejo aparte la cuestión de   las   vacunas   antigripales   cuya   falta   de   efectividad   acreditan   los   autores   de   las   Revisiones Cochrane2 y otrosxxviii,xxix,xxx,xxxi

2 La historia del Tamiflú/Relenza hasta el fin de la gripe aviar de 2005­6: dudas científicas, mucho negocio y gran actividad política

Los adamantanos, antivirales de la gripe como amantadina y rivamidina, se han utilizado desde mediados de los 70 del siglo XX. Su eficacia es relativa contra los virus A (en los que provocan resistencia) y son totalmente ineficaces contra los B. Además, tienen efectos adversos neurotóxicos. Por todo ello no han sido muy populares. Su mecanismo de acción es a través de la inhibición de la proteína M2 que normalmente facilita el paso de iones al interior del virus.

En 1989 se sintetizó en Australia el primer antivírico diseñado como inhibidor de la neuraminidasa (enzima que permite la dispersión celular del virus de la gripe) el zanamivir, que posteriormente adquirió Glaxo (empresa del Reino Unido) y lo comercializó como Relenza, en administración por inhalación. 

Entre 1990 y 1995, a partir del anís estrella, planta originaria del sur de China y de Vietnam, se desarrolló   el   oseltamivir   por   Gilead,   empresa   de   Estados   Unidos   que   vendió   los   derechos   de explotación comercial a Roche (empresa de Suiza) que lo puso en el mercado como Tamiflú, con vía de administración oral. Es de señalar la conexión entre Gilead y el gobierno de Estados Unidos, pues uno de los presidentes de la compañía farmacéutica fue Ministro de Defensa en dos periodos, 1975­77 y 2001­6xxxii

La aprobación de la comercialización de Relenza en 1999 provocó un escándalo científico ya que el comité técnico de la FDA3  desaconsejó su introducción en el mercado por falta de datos sobre

efectividad y seguridad (por 13 votos contra 4) teniendo en cuenta el informe que revisó los ensayos

2 Las Revisiones Cochrane son el resultado del trabajo voluntario de miles de científicos, académicos y clínicos del

mundo entero que revisan las mejores pruebas sobre el uso de las intervenciones médicas. Son el máximo en las evaluaciones de los ensayos clínicos, por ejemplo. http://es.cochrane.org/es/revisiones-cochrane

3 La FDA es la Food and Drug Administration, institución que aprueba la comercialización de los medicamentos en

(15)

clínicos   y   las   cuestiones   generales,   de   1998xxxiii.   Este   informe   lo   consiguió   la   organización

ciudadana estadounidense "Public Citizen" a través de la  Freedom of Information Act  y pudo acreditar que los resultados de los ensayos clínicos no apoyaban su comercialización por la falta de efectividad y por sus efectos secundarios (broncoespasmo, entre otros)xxxiv. En 2001 lo revisó la

revista francesa Prescrire desaconsejando su utilizaciónxxxv, como hizo el grupo asesor del gobierno

de Bélgica en 2006xxxvi.

La   FDA   también   aprobó   la   comercialización   de   Tamiflú   en   1999,   con   ensayos   clínicos   que demostraban   la   disminución   de   la   duración   del   cuadro   gripal   y   dudoso   impacto   sobre   las complicaciones y muertes. De nuevo la evaluación de Prescrire fue crítica, comparando su escasa efectividad con la de amantadinaxxxvii. En el mismo sentido, de "no utilización", aconsejó la revista

Worst Pill, Best Pill, de "Public Citizen"xxxviii. La situación se complicó en 2006 con 39 muertes de

adolescentes   y   niños   en   Japón   asociadas   al   uso   del   Tamiflú   y   a   sus   efectos   adversos   neuro­ psiquiátricos (incluyendo suicidios)xxxix

En   general,   la   revista  Worst   Pill,   Best   Pill  aconsejó   no   utilizar   ni   Relenza   ni   Tamiflúxl.   Las

Revisiones   Cochrane   al   respecto   concluyeron   en   2006   que   los   beneficios   clínicos   de   ambos antivirales   no   justificaban   su   uso   en   condiciones   epidémicas   habituales   ni   en   pacientes   sin problemas graves de salud y que su utilización no disminuía la transmisión del virusxli

En 2009 la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó la revisión de los inhibidores de la neuronimidasa y en 2011 incluyó al Tamiflú entre los medicamentos esenciales, no sin escándalo puesto que no existen razones evidentes para tal decisiónxlii,xliii

La importancia estratégica de los antivirales inhibidores de la neuraminidasa creció con los planes de   contingencia   frente   a   la   gripe   aviar,   especialmente   en   2005­6.   La   OMS   dio   una   visión apocalíptica de la previsible epidemia, con 150 millones de muertos, que corrigió al día siguiente con la conservadora cifra de "sólo 7 millones" de muertos, lo que llevó al pánico a los especialistas de salud públicaxliv y a los gobiernosxlv. Por ejemplo, en 2006, en España se compraron cientos de

miles   de   tratamientos   completos   de   Tamiflú   y   la   Ministra   de   Sanidad   delegó   su   custodia   al Ministerio de Defensa; es bien cierto que estas compras se avalaron por grupos "científicos" de presión, a destacar el "Grupo Europeo de Trabajo sobre Gripe", que agrupó a 20 organizaciones internacionales y a 7 empresas farmacéuticasxlvi

La gripe aviar de 2005­6 fue una epidemia de pánico, pues finalmente hubo 262 muertos en total, en el mundo entero, y los antivirales no jugaron ningún papel en este "éxito" ya que el virus provocaba alta letalidad pero era de muy baja contagiosidadxlvii. En lo comercial, la amenaza de la pandemia de

(16)

derechos de ventas que arrastraban desde 1996xlviii, lo que se tradujo en la inmediata subida del

precio de las acciones de Gilead en la Bolsa de Nueva York. 

En   2005,   el   gobierno   de   Estados   Unidos   empleó   1.000   millones   de   dólares   en   la   compra   y distribución de Tamiflú como parte de su estrategia frente a la gripe aviarxlix. El Ministro de Defensa

de ese gobierno había sido presidente de Gilead y conservaba un importante paquete de acciones de la misma, de forma que el incremento de las ventas de Tamiflú en el mundo entero y el acuerdo con Roche  aumentaron  inmensamente  su riquezal.  Por su parte  Roche  vio florecer  la  demanda  de

Tamiflú, que se multiplicó por 35 entre 2002 y 2006 dadas las compras de los gobiernos de los países desarrollados. 

Como forma de mejorar su imagen y para expresar su compromiso con la lucha contra la gripe aviar, Roche negoció con la OMS una donación simbólica de Tamiflúli. Mientras tanto los países en

desarrollo confiaban en Cipla, empresa de la India capaz de producir Tamiflú genérico a un precio conveniente "para pobres"lii.

Al final de 2006 se demostró que la amenaza de la pandemia de gripe aviar había sido en falso, sólo una pandemia de pánico, pero las compras de antivirales fueron ciertas y su conservación "por si acaso" conllevó a partir de ese momento un enorme gasto sanitario mundial. Estaban en duda la eficacia y la seguridad de Tamiflú/Relenza pero no existía alternativa y sus compras y reservas parecían justificadas.

3 El asunto Tamiflú/Relenza desde la "pandemia" de gripe A de 2009­10 hasta 2014: de la ocultación a "Alltrials" en lo científico; persisten el mucho negocio y la intensa actividad política

La   "pandemia   de   gripe   A"   de   2009­10   dio   un   nuevo   impulso   a   las   compras   masivas   de Tamiflú/Relenza, y a las acciones de Gilead, Glaxo y Roche. La OMS declaró "la primera pandemia del siglo XXI" tras cambiar entre mayo y septiembre de 2009 la definición de pandemia para dejarla en su esencia geográfica, abandonado las connotaciones sobre gravedad y mortalidadliii,liv,lv.

Sin embargo, la población, las autoridades y los profesionales de salud pública respondieron a tal declaración de "comunicación de riesgo" como si nos encontráramos ante una pandemia de enorme mortalidad, en la línea prevista de la gripe aviar de 2005­6, o peor, en la de la gripe española de 1918 (que se empleó frecuentemente como referencia). 

(17)

decir, hubo una inercia retrospectiva, pues se aplicó un plan de contingencia previo y excesivo, a lo que se sumó una inercia prospectiva de forma que no se modificó el plan de contingencia pese a que el paso del tiempo fue confirmando la baja mortalidad inicial.

En la alarma fue particularmente activo el "Grupo Europeo de Trabajo sobre la Gripe" cuyo líder llegó a ser conocido como "Dr. Flu" dada su presencia continua en los medios de comunicación siempre con un mensaje apocalíptico sobre la "pandemia de gripe A". Tal científico formaba parte, también, del comité de expertos de la OMS y su papel final fue lamentable al demostrarse sus conexiones con las industrias farmacéuticas, como el de otros miembros de dicho comité, lo que confirmaba las teorías "conspiranoicas", en titular del British Medical Journallviii,lix,lx

Como forma de mejorar la respuesta a la "pandemia de gripe A" los gobiernos de Australia y del Reino Unido pidieron a las Revisiones Cochrane que actualizase su revisión de los antivirales, de 2006. Los autores de la misma se habían basado especialmente en un trabajo de 2003 en que se agruparon   10   estudios   con   Tamiflú   que   demostraban   su   efectividad   y   seguridadlxi.   Entre   los

firmantes de este trabajo había personal de Roche, siendo también Roche quien había financiado los 10 estudios, de los que sólo 2 se habían publicado en revistas de calidad. En 2009 estos detalles fueron señalados con toda precisión por un pediatra japonés (Keiji Hayashi) en un comentario crítico en la página de la revisión Cochrane de 2006lxii

Los autores de la Revisión Cochrane advirtieron además inconsistencias entre los organismos clave en salud pública y medicamentos. Así, la norteamericana FDA fue más cautelosa respecto a la efectividad de los antivirales frente al entusiasmo de la europea EMA y de los estadounidenses CDC. La clave en la diversidad de las valoraciones parecía residir en los distintos conjuntos de datos que había proporcionado Roche a las agencias reguladoras por lo que los autores de la Revisión Cochrane pidieron a Roche y a Glaxo el acceso a todos los datos, a los datos crudos, a los datos íntegros de los ensayos clínicoslxiii, considerados hasta entonces "secreto comercial" (para

defender la libre competencia y el afán de lucro de los accionistas). 

En todo caso, la Revisión Cochrane de 2009 sobre los antivirales demostró que no tenían más valor que la simple aspirinalxiv  (quizá su mecanismo de acción más importante no resida en su efecto

antivírico sino en su acción sobre las células que tienen neuraminidasa, en general las neuronas y en especial las del hipotálamo del centro regulador de la temperatura). 

El impacto de dicha Revisión llegó a los boletines de medicamentoslxv y también al mundo de los

negocios como demuestra, por ejemplo, "Forbes" y su texto sobre "Cinco mitos del Tamiflú"lxvi

(18)

con éxito una respuesta racional a la crisis de salud pública, incluyendo la crítica a los excesos con los antivirales. Se transmitió a la población y a los pacientes literalmente: "Teniendo en cuenta que se trata de una gripe leve y que estos fármacos [antivirales] tienen efectos secundarios, en general no se recomienda su uso"lxvii,lxviii.

A la petición de transparencia de los autores de la revisión Cochrane se sumó el British Medical Journal, en el contexto de una campaña mundial ("AllTrials"lxix,lxx) con miles de profesionales,

científicos y organizaciones que exigían/exigen el acceso público a todos los datos de los ensayos clínicos pues la mayoría nunca se publican, pese al coste social de obtención de los mismoslxxi

La presión finalmente obligó a que las compañías farmacéuticas compartieran los datos crudos de los ensayos clínicos de los antivirarles y se los hicieron llegar a los autores de la Revisión Cochrane en 2013, primero Glaxo (Relenza) y unos meses después Roche (Tamiflú). El análisis de los datos, una tarea hercúlea pues ser resumían en unas 160.000 páginas, permitió concluir que los antivirales tenían una eficacia modesta en el alivio de los síntomas, sin impacto sobre complicaciones y muertes, con efectos adversos importantes y sin capacidad de modificar la transmisión­contagio

lxxii,lxxiii. Del mismo modo se pudo concluir que el registro y desarrollo de los ensayos clínicos estuvo

sesgado desde el principio, en el sentido de dar énfasis a los resultados buscados y de minusvalorar los datos en contra y los referentes a efectos adversos.

La   "batalla"   científica   no   tuvo   correlato   en   lo   político   ni   en   lo   comercial.   Las   ventas   de Tamiflú/Relenza se incrementaron en la pandemia de 2009­10 (hasta 72 veces respecto a las ventas del año 2002 sólo con epidemia estacional) y al tiempo, para aprovechar las enormes cantidades almacenadas desde 2005­6, se alargó el periodo de su caducidad y en algunos países se siguió involucrando al Ejército en su conservación y procesamientolxxiv,lxxv. Por supuesto, el exceso de la

compra ha creado problemas para su almacenamiento local en hospitales por el "indulto" a un producto de dudosa eficacia y poco empleado por los clínicoslxxvi.

Especialmente el Tamiflú devino en "cápsula mágica" cuya posesión protegía a la población frente a la "pandemia de gripe A", lo que tuvo importancia en el juego político, como demuestra el caso españollxxvii. No obstante, los políticos fueron tomando conciencia del exceso del gasto en antivirales

y de su falta de fundamento científico, al menos en algún país como el Reino Unido donde un informe   del   Parlamento   exigió   en   2013   la   revisión   de   la   política   de   compras   de   dichos medicamentos y la publicación de los datos crudos de todos los ensayos clínicoslxxviii. El gasto de los

(19)

a todos los datos de los ensayos clínicoslxxix.

Frente   a   los   parlamentos,   los   gobiernos   persistieron   en   promover   el   uso   del   Tamiflú,   como demuestran las decisiones de abril de 2014 en Argentinalxxx y en el Reino Unido. Por ejemplo, el

gobierno británico decidió en abril de 2014 la compra de Tamiflú por 60 millones de euros para reemplazar  al  que  había  caducadolxxxi. El  gobierno  argentino  adujo  la  "experiencia"  durante  la

"pandemia   de   gripe   A"   para   mantener   el   apoyo   a   los   antivirales.   En   el   mismo   sentido,   las sociedades científicas médicas también se pronunciaron mayoritariamente en favor del uso de los antivirales, a pesar de los resultados de la Revisión Cochrane. Sirva de ejemplo la estadounidense

Infectous Diseases Society of America que los sigue recomendando para prevención y tratamiento de la gripelxxxii.

La amenaza de la "pandemia de gripe A" había sido de nuevo una falsa alarma pues la mortalidad fue   incluso   menor   que   en   la   epidemia   anual   estacional,   pero   las   ventas   de   Tamiflú/Relenza crecieron de acuerdo con el pánico de la población. Sin embargo, la necesidad de re­evaluar la efectividad   y   seguridad   de   los   antivirales   permitió   descubrir   y   denunciar   los   problemas   de transparencia respecto a los datos de los ensayos clínicos y ello abrió las puertas al acceso público de los mismos por la presión de científicos y profesionales, por la buena voluntad de las compañías farmacéuticas, y finalmente, en el futuro, por la aprobación de nueva legislación al respecto.

4 El asunto Tamiflú/Relenza va mucho más allá de los antivirales y de la gripe

La gestión de la "pandemia de gripe A" fue muy deficiente, en conjunto y en lo que respecta al asunto Tamiflú/Relenza. En las evaluaciones de dicha gestión apenas hubo análisis de errores y se consideró que "no se hizo mal , dadas las circunstancias". El informe más crítico fue el del Consejo de Europa, especialmente por la falta de transparencia de las decisiones en torno al uso de los medicamentos. El informe de la OMS concluyó con: "Durante la pandemia, la OMS respondió bien en muchos sentidos, se enfrentó a dificultades sistémicas y tuvo algunos fallos. El Comité no encontró pruebas de mala práctica"lxxxiii

(20)

El   asunto   Tamiflú/Relenza   afecta   especialmente   al   crédito   de   corporaciones   farmacéuticas, organizaciones y entidades reguladoras, investigadores, revistas científicas, gobiernos, sociedades profesionales y trabajadores sanitarios. 

Es decir, el asunto Tamiflú/Relenza erosiona el fundamento científico de la medicina convencional y al tiempo que desacredita unos medicamentos concretos pone en cuestión el conjunto de la actividad del sistema sanitario. No se trata ya de los antivirales en la gripe sino en general del valor de los ensayos clínicos, de la ocultación y manipulación de datos, y de las políticas públicas que aseguran la efectividad y seguridad de los medicamentos. 

Cabe preguntarse por la situación de todos los medicamentos aprobados y en uso, ¿tendrán los mismos problemas que los antivirales de la gripe?lxxxvii. Esta cuestión es clave pues incide en un

problema  previo,  el  del  continuo  descrédito  de la  industria  farmacéutica  que  en las encuestas obtiene una calificación similar a la industria tabaquera pese a su distinta importancia social. Por ello   conviene   que   no   se   incremente   tal   descrédito   pues   es   inimaginable   un   mundo   sin medicamentos. 

A este respecto, la lección práctica y ética desde el punto de la salud pública es: "los medicamentos son   recursos   esenciales   para   el   sistema   sanitario   y   quienes   los   producen   deberían   alinear   sus objetivos con los de la sociedad para que su afán de lucro no vaya por delante de la salud de las poblaciones"; por ello es esencial una política de transparencia, el acceso público a los datos crudos de todos los ensayos clínicos y la publicación de los mismos en todo caso".

La reacción de los gobiernos y de las sociedades profesionales es también preocupante. Se niega lo evidente y en mucho las decisiones pasan a basarse en "la propia experiencia", argumento de peso en el caso argentino comentado pero también en otros muchos más. 

Así, frente a los ensayos clínicos se argumenta con estudios observacionales financiados por la industria   que   "demuestran   que   Tamiflú   funciona   en   la   práctica   clínica   en   casos   graves   y   en otros"lxxxviii,lxxxix. Se intenta mantener "al menos" a los antivirales como último recurso en caso de

situación epidémica grave, cuando no se propone su uso rutinario para prevención y tratamiento en toda la población, como promueve la citada "Infectious Diseases Society of America". En todo ello destaca la labor de los llamados "expertos", en solitario o agrupados en organismos­grupos que a veces más parecen de venta y propaganda que científicos.

En la defensa de estas posturas se llega a agredir a la Cochrane al hablar de su "talibanización" y al mismo tiempo se pretende desacreditar al British Medical Journal por participar en una aventura tal que llevará a "dejar los cadáveres de los muertos por la gripe en las puertas del  British Medical Journal  y   de   la   Cochrane"xc.   Cabe   preguntarse   si   la   Medicina   Basada   en   Pruebas4  (en   la

(21)

"Evidencia") es sólo conveniente "a ratos" y si la voz de la experiencia debería recobrar el crédito que tuvo, por ejemplo, en la Edad Media.

A este respecto la lección práctica y ética desde el punto de vista de la salud pública es: "la verdad científica es sólo un acuerdo temporal para seleccionar la mejor alternativa posible en un momento dado  y  en  su  "producción"   contamos   con  métodos,  organizaciones  y  profesionales  varios  que facilitan dicha elección; conviene no desacreditarlos y "emplearlos" con rigor a todos los niveles especialmente por aquellos que tienen responsabilidades generales, como gobiernos y sociedades científicas (y sus expertos)".

Puesto que en el asunto Tamiflú/Relenza se manejan cantidades ingentes de dinero, las cuestiones éticas se refieren tanto al uso innecesario y perjudicial de estos medicamentos como a los gastos que no se pueden hacer por dedicar los fondos a los antivirales. Es decir, las principios dañados son tanto los de autonomía, beneficencia y no maleficencia como el de justicia5

A este respecto la lección práctica y ética desde el punto de vista de la salud pública es: "el verdadero coste de un producto­servicio no es lo que se paga por el mismo sino lo que se deja de hacer en otros campos por no disponer de ese dinero; conviene que haya transparencia en la utilización de los fondos sanitarios públicos, que se sepa "quien pone los asuntos en las agendas políticas y quien influye en las decisiones" y que la visión de las decisiones sea global de forma que se tengan en cuenta todas las alternativas y todos los sectores sociales y poblacionales".

En otro sentido conviene no olvidar que en los ensayos clínicos participan en general pacientes que aceptan   correr   riesgos   sin   recompensa,   por   "el   bien   de   la   sociedad",   y   la   manipulación/no publicación de los mismos va contra su participación y en último término contra los derechos humanos. Sus datos son de propiedad pública y el acceso debería garantizarse por más que se puedan establecer condiciones y limitaciones lógicas. Sin embargo, las industrias se resisten y en algún   caso   recurren   a   los   tribunales,   como   ha   sucedido   con   dos   compañías   estadounidenses (AbbVie e Interinmune) al ser requeridas por la EMA para que aporten todos los datos de los ensayos clínicos. Al menos AbbVie ha renunciado finalmente al juicioxci, dado el clima en favor del

acceso público a los datos crudos de los ensayos clínicos.

A este respecto la lección práctica y ética desde el punto de vista de la salud pública es: "los ensayos clínicos no serían posibles sin la participación de pacientes voluntarios que aceptan riesgos por encima de lo habitual y cuyo "pago" es sobre todo la contribución al bien común; para respetar este sacrificio individual es imprescindible arbitrar mecanismos que faciliten al máximo el uso público de las bases de datos que generan los ensayos clínicos, con publicación de las mismas en su

aplicación en la práctica clínica médica de los mejores estudios científicos. Las Revisiones Cochrane son parte de este movimiento.

(22)

total integridad".

Las   lecciones   del   asunto   Tamiflú/Relenza   son   importantes   y   obligan   a   la   reflexión   entre   los profesionales   clínicos   y   de   salud   pública,   pero   también   de   la   sociedad   en   conjunto   y   de   sus representantes. 

Los métodos científicos siempre precisan mejora pero conviene no desacreditarlos hasta el punto de perder   incluso   "autoridad   moral"   frente   a   los   que   sólo   buscan   el   negocio,   con   la   medicina convencional o con las alternativas.

5 ¿Y los medios de comunicación?

Los grandes medios de comunicación tienen grandes intereses, y muchas veces dichos intereses confluyen   con   los   de   las   industrias   y   "expertos"   que   difunden   noticias   falsas,   exageradas   y/o interesadas. 

Lo mismo sucede con los periodistas, que generalmente no declaran sus conflictos de interés. Por ejemplo, Roche, el productor de Tamiflú, invitó en el verano de 2009 (en plena "epidemia de pánico a la gripe A") a periodistas del mundo entero a un viaje con gastos pagados para visitar su sede en Suiza y presentar su producto estrella, el Tamiflú. Entre los periodistas,los españoles Emilio de Benito (El País) y Ainoa Irriberri (Público).

En todo caso, además, las noticias pueden nacer exageradas de los departamentos científicos y académicos, pues estos también tienen importantes conflictos de interés. Se ha demostrado una asociación entre la exageración de las noticias en los medios de comunicación y la exageración en sus fuentes (en los comunicados de prensa académicos)xcii. La hipérbole nace muchas veces de los

comunicados y ruedas de prensa que parten de los científicos y expertos en su labor de portavoces de las industrias y de sus accionistas. Los medios de comunicación amplían su eco y pueden informar o simplemente alarmar y hasta espantar. 

Los departamentos de propaganda saben bien la importancia de los comunicados y ruedas de prensa y por eso cada vez son más rígidos en la difusión de información, que intentan centralizar en profesionales avezados y en fuentes únicas muy controladas. Disminuye con ello la pluralidad y diversidad de la información y la "aldea global" resulta cercana pero se ve a través de ventanas tintadas con intereses muy concretos. Para complicarlo, se cultiva una cultura de la inmediatez y de la vistosidad impactante, una cultura de información visual y breve que deja poco espacio al análisis y a la reflexión calmada y a fondoxciii.

(23)

de cada caso de muerte por gripe A. Hay que tener en cuenta que siendo una epidemia leve, hubo suficientes muertos como para poder presentar "el muerto de cada día", lo que amplificó el impacto y creó verdadera alarma. Se dio enorme fuerza a la afectación de embarazadas y jóvenes, como si la muerte   de   los   viejos   no   tuviera   importancia.   Por   supuesto,   la   mortalidad   global   fue   al   final irrelevante (de 1 menor de 40 años por 1.000.000 de habitantes), pero esto ya no llegó a ser noticia. Se aceptó, como mucho que "a toro pasado es muy fácil criticar", sin querer ser conscientes de que los profesionales sanitarios del citado grupo GripeyCalma actuaron "a toro adelantado", pues nunca hubo dudas científicas acerca de la escasa mortalidad de la pandemia de gripe A.

El clima de exceso en los medios lo reflejó bien Jordi Évole en "Salvados", un año después de la pandemia de gripe A ("¿Qué pasó con la gripe A?")xciv. Es especialmente relevante la entrevista en

dicho programa a Mamen Mendizabal, de "La Sexta Noticias", quien muestra fervor y pasión por el momento de excitación periodística, sin el  menor análisis por el  daño causado y por el  error cometido respecto a la valoración de la veracidad de las noticias en torno a la pandemia de gripe A. Puesto que apenas hubo revisión de los errores durante la pandemia de gripe A de 2009, se pudo emplear el mismo método en 2014. Vuelven a inyectar miedo en invierno, si el negocio no ha ido bien en otoño. Por ejemplo, en la temporada 2013­2014 las ventas de vacuna antigripal habían ido mal en el otoño. La solución fue crear una alarma injustificada en enero de 2014 ¡con la gripe A!, un "super­engaño".

Los médicos "expertos" (y sus sociedades "científicas") con grandes intereses en las industrias farmacéuticas y los periodistas y sus empresas con los mismos intereses hicieron ver en enero de 2014 que la gripe 2013­2014 era especial en España, que era "la A" [la muy benigna de la pandemia de 2009­2010], y que estaba provocando muertes por doquier. Lo lograron a través de los medios de comunicación "periféricos", regionales, en este caso más fáciles de manipular que los nacionales y más sensibles a la muerte por gripe de sus conciudadanos.

¿El remedio? ¡Obvio! ¡Todos a vacunarnos y a consumir Tamiflú­Relenza! Lo lograron. Lograron multiplicar por cinco las ventas de la vacuna. Lo lograron con engaño, premeditación y alevosía, con la manipulación de los medios de comunicación que transmitieron una noticia falsa e inventada como si fuera cierta. 

En realidad, la gripe A vino para quedarse en el mundo, y el virus A es ahora el más frecuente en las epidemias de gripe invernales. No había nada especial, no había mayor mortalidad. Había, sí, ventas escasas. 

(24)

Ignorancia   malévola   y   sesgada,   para   asustar,   para   llevar   a   consumir   en   masa   las   vacunas   y antivirales que sobraban de este año. ¡Pobres pacientes asustados de nuevo por la gripe A, como si fuera una novedad! 

Naturalmente,  para vender  en enero  de 2014, en pleno  invierno,  hubo que provocar pánico e histeria. Tuvo que pedir calma hasta el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendí, quien recordó lo obvio, que "Todos los años tenemos gripe en España".

Hubo otros muchos médicos juiciosos que actuaron en el mismo sentido de intentar calmar el pánico y la histeria. Así, por ejemplo, en enero de 2014 Juan Toral publicó: "Tamifú y el lobby de la   industria   farmacéutica"   que   acababa   con   "¿Es  el   Tamiflú®   usado   como   ansiolítico   por   los Gobiernos? ¿Está la industria farmacéutica detrás de la propaganda alarmista de las epidemias de la gripe?   ¿Son   suficientes   los   datos   epidemiológicos   y   sus   repercusiones   para   todo   este   circo mediático y el gran gasto económico que lleva asociado?". 

Vicente Baos fue irónico con su "La gripe A es más mala que la gripe común" [ambas son la misma, obviamente].

Javier Padilla llamó la atención, también en enero de 2014, sobre el grave problema de salud pública de jugar con fuego sólo para vender, en un texto titulado "Gripe A: primero como tragedia, después como farsa"

Tuvo  que intervenir  hasta  el  Instituto  de  Salud  Carlos III,  Epidemiología,  España,  para  hacer constar   que   "Todas  las   características   [de   la   epidemia   de   gripe]   se   sitúan   en   el   rango   de   lo observado en temporadas previas", como bien se podía deducir del boletín semanal del "Sistema de Vigilancia de la Gripe en España", en enero de 2014.

La vacuna de la gripe no tiene eficacia; los antivirales tampoco. La vacuna no disminuye ni la transmisión de gripe ni su mortalidad. No hay ensayos clínicos aleatorizados que demuestren la eficacia de la gripe para disminuir ni hospitalizaciones, ni neumonías, ni muertes. Ni en sanos, ni en niños, ni en ancianos, ni en enfermos, ni en grupos de riesgo. La vacuna contra la gripe no tiene eficacia   para   disminuir   el   contagio   de   profesionales   a   pacientes.   Los   resultados   están   en   las Revisiones Cochranexcv.

La vacuna de la gripe no disminuye el contagio en las familias, de forma que vacunar a los abuelos para proteger a los nietos es propaganda sin ciencia, ni ética, ni conciencia.

La vacuna de la gripe lo único que disminuye es la gripe, el cuadro de gripe, y al respecto su efectividad para gripe­gripe (confirmada por laboratorio) es del 52% a los 3,5 meses de ponerla, del 40% entre 3,5 y 4 meses, y del 22% a los 4 meses de ponerlaxcvi.

Figure

Actualización...