Mi amigo el Espíritu Santo Revelación por el Espíritu

Texto completo

(1)

Mi amigo el Espíritu Santo

“Revelación por el Espíritu”

Juan 14: 16 “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

17

el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

18

No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”

Jesús hablaba con sus discípulos acerca del momento de Su partida. Les anunciaba que iría al Padre, pero les alentaba diciéndoles que nos los dejaría huérfanos.

La palabra griega “paracleto” que en este texto fue traducida como Consolador, significa literalmente alguien que es llamado para ayudar. Un paracleto es alguien que sí puede hacer algo que uno mismo no puede hacer.

Ahora bien, esta misma palabra griega “paracleto” es usada en 1 Juan 2: 1

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”

Y que aquí es traducida como abogado. Paracleto es entonces un ayudador, es un abogado, alguien que actúa siempre a nuestro favor y que nos representa legalmente delante del juez, algo que evidentemente no podríamos hacer por nosotros mismos.

Así que las escrituras nos dan a conocer una maravillosa verdad: Que tenemos dos abogados que nos representan delante de Dios. Uno, el Señor Jesús, en el cielo, sentado a la diestra del Padre, orando, intercediendo y representándonos allí. El otro, aquí en la tierra, dijo Jesús “en nosotros”. El domicilio para cualquier notificación legal del Espíritu Santo somos nosotros mismos, pues no está solamente “con” nosotros, sino “en” nosotros. Así que es un abogado que intercede y actúa a favor nuestro en lo que somos incapaces de hacer desde nuestro mismo interior. ¡Aleluya! Entonces me hago una pregunta: Con dos abogados como esos, ¿cómo podríamos perder un caso?

Veamos con un poco más de detenimiento la información de Jesús:

a) Otro Consolador. Jesús dice: Rogaré al padre para que les dé “otro”

consolador. Jesús es nuestra ayuda, pero una vez en el cielo quedaríamos solos a nuestras propias capacidades; pero Jesús dijo: Vendrá “Otro” consolador. Es un ayudador como Él lo fue.

Muchas personas han dicho que les hubiera gustado vivir en los tiempos de Jesús, para estar con Él y escucharle hablar, aprender de Él, etc. Pero Jesús dijo:

Juan 16: 7 “

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya;

porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré”

Jesús deja ver que en tanto que Él estuviera en el cielo como persona, el Espíritu Santo permanecería en el cielo como persona; pero al momento de ascender al cielo y ser glorificado, entonces el Espíritu Santo vendría como persona. Pero aún hay más en esta declaración: Les dice: No estén tristes, “les conviene” que me vaya

(2)

para que venga el nuevo ayudador, el Espíritu Santo. ¿Cómo que nos conviene? Si la visitación de Jesús fue tan extraordinaria que muchos quisieran haberla presenciado, entonces la visitación del nuevo ayudador, el Espíritu Santo, es mucho más grande y extraordinaria. Pero, ¿por qué? Pues porque el Espíritu Santo tomaría de Jesús la gloria con la cual fue glorificado en el cielo y la impartiría a los hijos de Dios que hubieran creído en Él.

b) Permanecerá para siempre. La siguiente frase que me llama la atención es que Jesús dijo que le ministerio del Espíritu Santo en la iglesia no tiene fin, no se va a ir, no nos va a dejar. La promesa es que Permanecerá para siempre.

c) El vivirá “en” ustedes. La tercera frase importantísima de Jesús es acerca del domicilio del centro de operación de este nuevo ayudador. No, no sería Jerusalén, tampoco Capernaum, ni tampoco Nazaret. El centro de operación del nuevo paracleto es el interior de cada creyente. Los límites de espacio que Jesús observó al venir en un cuerpo humano como el nuestro, no existirían para este nuevo ayudador. Jesús solo podría estar en un solo sitio a la vez. Podría hablar con sus discípulos o en el templo de Jerusalén o estar en Galilea; por lo cual su ministerio estaría limitado por el tiempo y el espacio. Pero el Espíritu Santo puede estar al mismo tiempo con un creyente necesitado en Nueva Zelanda, con una mujer creyente en problemas en Francia o con un creyente apasionado en Cuautitlán Izcalli.

d) Vendré a ustedes. Y la cuarta poderosa frase dice: “Vendrá a ustedes”, “estaré con ustedes” ¿Cómo? A través del Espíritu Santo. El Espíritu toma de Jesús su carácter, su poder, sus riquezas, su sabiduría, su fortaleza, su amor, su humildad, su gloria misma; y la imparte a cada creyente, de forma tal que todos podamos decir como dijo el apóstol Pablo: Ya no vivo yo, sino vive Cristo en mi.

Un nuevo ayudador con nosotros. Y bueno, la semana pasada les hable de unas de sus ayudas más preciosas: “intercede por nosotros al orar”, nos ayuda a orar lo correcto e intercede desde nuestro interior por nosotros ante el Padre. Es magnífico orar en el entendimiento, Jesús nos dio varias instrucciones sobre cómo hacerlo; pero es maravilloso orar en el Espíritu. Tu mente queda sin fruto, pero tu espíritu se enciende, revientas de gloria en tu interior. Las lenguas son un regalo precioso del Espíritu, un lenguaje nuevo, un lenguaje celestial para comunicarnos con Dios de manera perfecta.

Hoy, quiero hablarles de otra función de ayuda del Espíritu, algo que tampoco podríamos hacer por nosotros mismos:

DESARROLLO

1. La revelación de la Palabra.

Juan 14: 25 “

Os he dicho estas cosas estando con vosotros.

26

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”

Dos funciones importantísimas del nuevo paracleto, una ayuda bien necesaria para todos nosotros: Les recordaré todo lo que les he dicho, y les enseñará todas las cosas.

(3)

No sé si esto ya te haya sucedido a ti, pero quiero compartirte cómo es que desarrollo las conferencias:

Durante la semana estoy leyendo la biblia, algunas cosas de ella me llaman mucho la atención durante ese tiempo. También leo algunos otros libros cristianos y muchas veces me emociono al leer lo que dicen allí. Me siente frente a la computadora y oro para ser guiado en la conferencia. Muchas veces no se aún de que se va a tratar otras es tan claro lo que ha pasado en la semana que ya lo tengo. Pero entonces el Espíritu de Dios pone, con certeza, en mi mente alguna cita biblia.

Entonces la pongo en el texto, aún no pongo título, no sé qué desarrollo va a llevar. Empiezo a escribir una introducción sobre el texto bíblico de referencia y entonces ocurre. En mi cabeza empiezan a venir a pasajes, con una claridad sorprendente en la relación que tienen con el texto inicial. Los recuerdo muy bien, y no solo eso, sino que de repente tienen un nuevo sentido y enseñanza que nunca antes había yo visto.

Esto ocurre maravillosamente en cada consejería. Espero a escuchar lo que la gente tenga que decirme y al ir escuchándoles el Espíritu me va recordando Su Palabra, me dice lo que está ocurriendo y cuando ellos han dejado de hablar tengo lista la respuesta. No es que sepa mucho, sino que el Espíritu se las sabe todas, y siempre tiene la enseñanza adecuada para cada situación.

Lo mismo ocurre en los hospitales, cada vez es diferente. De repente trato de usar la técnica de la vez pasada y no sucede nada con el primer paciente, así de inmediato me espero un momento para entrar con entusiasmo con la siguiente persona sabiendo que el Espíritu me va a mover. No tengo idea de qué voy a decir, pero en el momento sucede. La Palabra es recordada y la uso. La gente recibe poderosamente en esos momentos. Esa misma técnica uso con los siguientes pacientes y es sorprendente como con una sola Palabra todas las personas reciben tan diferentemente las buenas noticias, pero las reciben y quedan reconfortados y muchos de ellos sanados.

Obviamente para recordar la Palabra pues es necesario haberla escuchado, leído o estudiado previamente; pero el Espíritu de Dios la recuerda apropiadamente.

No solo la recuerda, sino que la aplica en el sentido correcto.

Estas dos funciones del Espíritu Santo podríamos resumirlas en una sola palabra: Revelación de la Palabra.

Y es obvio que esta función no la podemos realizar por nosotros mismos. Dice

2 Pedro 1: 20 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

21

porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”

El apóstol Pedro declara que nadie puede darle una interpretación a las escrituras de manera personal, dado que el origen de la Palabra de Dios es el Espíritu Santo.

Esto dice que cada parte de la biblia fue inspirada por el Espíritu para que quedara plasmada para nuestro provecho en alguna parte de nuestra vida. Así que si la Palabra de Dios es una inspiración del Espíritu, es el mismo Espíritu Santo el que debe revelar lo que quiso decir.

(4)

El Espíritu Santo que habita en nosotros, nos da la revelación precisa que necesitamos en cada momento, ya sea para nuestro provecho o para que otros a nuestro alrededor reciba bendición de Dios. De tu interior correrán ríos de agua viva, dijo Jesús.

Y también dice: 2 Timoteo 3: 16 “

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

17

a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

Y dicha Palabra, ahora es revelada por el mismo Espíritu de Dios que la inspiró para enseñarte, redargüirte, corregirte, instruirte en justicia, para hacerte perfecto, preparado para toda buena obra.

Así que, no intentes razonar o interpretar las escrituras. Si al leerla no tienes comprensión sobre lo que has leído, no te preocupes, el Espíritu de Dios te la recordará y te la enseñará cuando sea preciso. Aunque no la comprendas tu puedes estar seguro que ésa Palabra es útil para enseñarte, redargüirte, corregirte e instruirte.

En algún momento va a ser necesaria para ti o para otros, pero lo importante es que ya está en ti.

La biblia es un libro sellado que muchas personas han intentado leer y reflexionar bajo sus propios criterios y lo único con lo que se encuentran es con terribles tropiezos.

Nunca las escrituras han de ser interpretadas bajo razonamientos humanos sino aplicando lo espiritual a lo espiritual.

1 Corintios 12: 1 “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

13

lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

14

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

15

En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

16

Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”

El hombre natural no nacido de nuevo, no puede percibir las cosas del Espíritu de Dios y dice que son locuras, no las pueden entender y juzgan la Palabra y a los creyentes bajo sus propias ideas y razonamientos. Pero la Palabra debe ser enseñada por el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Escucha bien esto:

Tú tienes la mente de Cristo por el Espíritu de Dios que habita en ti.

1 Juan 2: 26 “

Os he escrito esto sobre los que os engañan.

27

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”

Creo que la razón por la que hay tantos grupos diferentes hoy día, con diferentes doctrinas que en muchos casos son tan opuestas, es porque los cristianos han abandonado la unción y la comunión con el Espíritu de Dios. Muchas iglesias son

(5)

muy diferentes a la gente natural tal como el apóstol Pablo habla a los Corintios. Si cada persona permaneciera en la unción sería igualmente enseñado por el Espíritu de Dios.

Ministración

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...