Re-territorialización hidrosocial. De ríos a embalses, trayectorias en el uso y apropiación.

Texto completo

(1)

Re-territorialización hidrosocial. De ríos a embalses, trayectorias en el

uso y apropiación.

Mariana Betzabeth Pelayo Pérez1 Doctorado en Ciencias de la Sostenibilidad UNAM Resumen

La transformación de un río a un embalse implica complejas modificaciones en el entorno ecológico y la revalorización del cuerpo hidrológico. Este proceso conlleva modificaciones en la vinculación de los sujetos con el territorio, cambios culturales y reproductivos y nuevas formas de apropiación dando como resultado una reterritorialización hidrosocial.

Palabras clave: re-territorialización hidrosocial, ríos, embalses, usos y apropiaciones, politización territorial.

Abstract

The transformation of a river to a dam reservoir implies complex modifications in the ecological environment and the revaluation of the river. This process entails modifications in the linking of subjects with a territory, cultural and reproductive changes and new forms of appropriation resulting in a hydrosocial reterritorialization.

Keywords: hydrosocial re-territorialization, rivers, dam reservoirs, uses and appropriations, territorial politicization.

Introducción

Las cuencas hidrológicas históricamente han tenido funciones elementales para la reproducción de la vida. Con el incremento de las necesidades demográficas, los modelos económicos en turno y los procesos naturales de los sistemas hídricos, los territorios hídricos se van configurando biofísicamente generando nuevos usos e interacciones productivas, así como, la redefinición de nuevos órdenes territoriales. Un ejemplo de tal proceso se manifiesta a partir de la construcción de los proyectos hidroeléctricos, cuyo establecimiento tiene vigencia y agencia a largo plazo en los espacios donde se edifican; desde la etapa de los estudios, la etapa de construcción y hasta la etapa de operación se visualizan dialécticas, pugnas y procesos de apropiación que gravitan en torno al proyecto hidroeléctrico. Tal reconfiguración expone un proceso de re-territorialización hidrosocial la cual expresa nuevas formas de habitar y aprovechar

(2)

el territorio, nuevos sentidos simbólicos, reconfiguraciones identitarias y nuevas formas de apropiación del territorio junto con el involucramiento de diversos actores locales y externos que disputan el territorio hídrico mediante relaciones de poder las cuales favorecen a la politización del espacio hidrosocial.

Actualmente hay 4462 presas en México, 667 son grandes presas, entre todas tienen una capacidad de almacenamiento de 150 mil millones de m3, aunque sólo cincuenta grandes presas concentran el setenta por ciento del total anterior (CONAGUA, 2006; CONAGUA, 2011). El principal usuario del agua fluvial es la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que utiliza el recurso para generar energía eléctrica (CFE, 2006). Los proyectos de presas hidroeléctricas han causado disensos en distintas partes del país, debido a las complejas trasformaciones y daños causados. Algunos proyectos han sido suspendidos gracias a las disputas y resistencias por parte de las poblaciones afectadas; como el proyecto La Parota en Guerrero y El Zapotillo en Jalisco. Otros proyectos hidroeléctricos sí se construyeron y trajeron consigo complejas transformaciones entre ellos destacan las hidroeléctricas Aguamilpa, El Cajón y La Yesca, ubicadas en el cauce del Río Grande Santiago en el estado de Nayarit, región donde se desarrolló esta investigación.

El Río Grande Santiago forma parte del Sistema Hidrológico Lerma-Chapala-Santiago, la conformación y dimensión de este sistema hídrico ha forjado el aprovechamiento del afluente desde el año 1893 con la inauguración de la hidroeléctrica El Salto. En 1950 se instala la Comisión de Estudios de la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago, instancia que elaboró planes de manejo de la cuenca, entre sus proyectos se encontraban Aguamilpa, el Cajón y la Yesca (AHA, AS, c.2864, exp.40017, f.2-23; Rodríguez, 1957; Díaz Infante, et al.:1990, Santos, 2006 en Olvera 2012).

(3)

Rodríguez Alcaine, mejor conocido como El Cajón, la finalidad de esta presa es exclusivamente la generación de energía eléctrica. La obra hidroeléctrica Leonardo Rodríguez Alcaine está ubicada entre los municipios de Santa María del Oro, el Nayar y la Yesca, es considerada la segunda más grande del Estado, tiene una capacidad de generar 750 mega watts de energía, una longitud de 640 metros, 178 metros de altura (CONAGUA, 2014).

Los impactos ambientales, socioeconómicos y culturales que la Presa el Cajón ocasionó de forma más adversa fueron los siguientes: la inundación de 3,942 hectáreas de las cuales 719 hectáreas pertenecían al Ejido de Cantiles, esto ocasionó la pérdida de agostaderos y cultivos agrícolas cerca del río, pérdida de lomas y pérdida de cubierta forestal lo cual causó el aumento de la temperatura y disminución de la humedad del ambiente, la pérdida del suelo derivado de la inundación, así como, el cambio del medio fluvial cuyo ecosistema se transformó de un ecosistema lótico a un ecosistema léntico, (CFE, 2002; Kothari, et al. 2012). También se ha manifestado un aumento de la temperatura que ha influido en la pérdida de cosechas, el retraso de la producción agrícola y daño en la salud de los pobladores a partir de la proliferación de vectores de enfermedades infecciosas. Con el llenado del embalse se desarrolló la pesca comercial, esta actividad tuvo un periodo auge de tres años, ahora las condiciones en que se encuentra la pesca revelan un umbral de riesgo por la alta explotación del producto pesquero y la integridad de las poblaciones ribereñas.

Marco teórico. Territorio y reterritorialización

(4)

Damonte (2015) propone que se interprete el territorio hidrosocial a partir de tres espacios territoriales: los espacios físicos de la cuenca como la infraestructura y sistemas hídricos, los espacios sociales, determinados mediante los usos, manejos materiales y simbólicos que los actores sociales hacen del agua en la cuenca, por último, los espacios políticos-administrativos generados a partir de los discursos de desarrollo territorial y de la institucionalidad de la regulación hídrica, según el autor esta estructuración produce el contexto de interacciones sociopolíticas. De acuerdo con Rodríguez (2017) la apropiación del territorio es un proceso importante qué refleja la apropiación material e inmaterial, Giménez (2001) lo expresa de la siguiente forma: “es el espacio apropiado por un grupo social para asegurar su reproducción y la satisfacción de sus necesidades vitales que pueden ser materiales o simbólicas” (Giménez, 2001: 6 citado en Rodríguez, 2017).

Para Rodríguez (2017) este proceso de apropiación del agua se encuentra en una expansión permanente, estas intensificaciones y expansiones son el resultado de las relaciones de poder, relaciones que se expresan también a través de discursos y argumentos, así como de instrumentos jurídicos institucionales que buscan legitimar las estrategias encaminadas a la apropiación del agua por parte de grupos dominantes (Rodríguez, 2017). Herner (2009) tiene una concepción de territorio que contempla diversos momentos y movimientos: “Un territorio es un acto, una acción, una relación, un movimiento concomitante de territorialización y desterritorialización, un ritmo, un movimiento que se repite y sobre el cual se ejerce un control” (Herner, 2009:167).

(5)

control por un grupo hegemónico sobre un espacio, son transformaciones y movimientos concomitantes que implica el abandono de un territorio y permiten la construcción de otro territorio.

En este trabajo nos concentramos en analizar el vínculo entre los pobladores y el cuerpo hidríco, los usos y apropiaciones que se desarrollaron cuando el río Santiago se convirtió en el embalse de la Presa el Cajón, lugar dónde fue posible observar un proceso reterritorialización hidrosocial. En este estudio la reterritorialización hidrosocial es comprendida como un proceso de transformaciones concomitantes de los usos y apropiaciones de una cuenca hidrológica por parte de un grupo vistó desde la reproducción, la cultura pesquera y la apropiación del territorio hidrosocial.

Metodología

Este trabajo se realizó a partir de una metodología cualitativa, inicialmente se realizó una revisión teórica y documental donde se recopilaron datos secundarios de tipo estadístico e histórico. Enseguida se utilizaron técnicas y herramientas del método etnográfico como el diario de campo, la observación no participante, 28 entrevistas semiestructuradas y 3 grupos focales con diversos actores de las comunidades aledañas al embalse, divididos en cuatro grupos: amas de casa, pescadores, ganaderos, campesinos. Finalmente se llevó a cabo la codificación y análisis a partir del software Atlas. Ti.

Estudio de caso

(6)

los antiguos habitantes de Cantiles (J. Cruz, comunicación personal, 23 de enero de 2018).

Población de estudio

La población de Platanitos está constituida mayormente por indígenas Wixárika provenientes del municipio de la Yesca y del estado de Jalisco (Neurath, 2003; J. Cruz, comunicación personal, 23 de enero de 2018). La especialización productiva de la comunidad se compone de la agricultura de subsistencia –el coamil—la ganadería extensiva artesanal y recientemente la pesca comercial (P. Villa, comunicación personal, 20 de septiembre, 2017). La pesca es una actividad que empezó a desarrollarse con gran recurrencia a partir del establecimiento de la presa. Actualmente existen 18 cooperativas en el embalse de la presa el Cajón, 18 permisos de pesca, 546 pescadores, 157 embarcaciones y 185 redes (CONAPESCA, 2017). En el Ejido de Cantiles se encuentra la cooperativa “Ejidatarios de Platanitos, S.C. de R.L. de C.V.” inaugurada en 2007 compuesta por 58 pescadores, la especie que extrae es escama de agua dulce denominada tilapia (Solicitud INAI Folio 0819700034417, SAGARPA-CONAPESCA). La pesca tuvo un descenso del 58% de la producción capturada en la cooperativa de Platanitos entre el año 2010 al 2016 (Solicitud INAI Folio 0819700034417, SAGARPA-CONAPESCA 2017).

Reterritorialización hidrosocial del embalse de la Presa Hidroeléctrica el Cajón

(7)

donde ahora se encuentra el embalse de la Presa el Cajón. El primer periodo se denomina territorialización primaria que corresponde a la etapa precedente a la presa e inicia en el año 1968 y termina en el año 2007. El segundo periodo se llama reterritorialización post-presa la cual comprende del año 2007 al 2010 y el tercer periodo se denomina reterritorialización crítica esta fase se delimitó del año 2010 a la actualidad.

Territorialización primaria (1968 a 2007)

En esta fase, la reproduccón social del territorio hidríco del embalse de la Presa el Cajón, se configuró a partir del vínculo y tipo de gestión que los Wixárikas tenían sobre el río. La gestión del río fue para satisfacer necesidades básicas de subsistencia, a partir de la pesca eventual, caracterizada por técnicas artesanales y la venta libre de las especies ribereñas como: la tilapia, lobina, cauques. Los Wixárikas tenían una fuerte relación ontológica con el río, basada en la protección y fraternidad, perpetuada por medio de ceremonias en los sitios sagrados que estaban al interior del embalse. La cultura pesquera se puede leer a partir de el sistema de valorización de respeto y veneración que los pobladores tienen del río, asociado a un sitio que les “daba” alimento que contenía lugares sagrados donde se veneraban deidades y se les ofrecian ceremonias para asegurar que los protegiera de enfermedades.

Reterritorialización post-presa (2007 al 2010)

(8)

veda, cuya finalidad es permitir la reproducción de la especie para la subsistencia humana.

Las formas de reproducción social de la pesca en Platanitos comprendieron un proceso de aprendizaje dónde se desplegó una transición identitaria del coamilero de llanura a un pescador ribereño. Los nuevos pescadores han generado una serie de conocimientos locales sobre la pesca y la especie de captura, han aprendido los ciclos reproductivos de la tilapia, sus tiempos de alimentación, las fases oportunas para tener una buena pesca, sus lecturas productivas están vinculadas a elementos ambientales como la temperatura del agua del río, las condiciones climáticas y la coloración del agua de río. Estas trayectorias constituyeron una meseta para la formación de una nueva cultura pesquera y una identidad fortalecida a partir del sentido simbólico del río para el pescador como un espacio que le proporciona alimento y fuente de trabajo. Los nuevos pescadores han entrelazado los procesos de aprendizaje con el sentido simbólico, reconectando la experiencia y la apreciación que se tiene del recurso hídrico.

La apropiación del embalse fue ejercida por los nuevos pescadores. Su control sobre el territorio hídrico fue facilitado y legitimado por los estatutos que CONAPESCA otorgó para llevar un control de la capacidad de pesca. Aunque la regulación de la pesca estaba dirigida por instancias gubernamentales, los pescadores locales definían sus técnicas de arte, cantidad de mallas tendidas, horarios de pesca, en su mayoría trasgrediendo algunos estatutos gubernamentales y normas ecológicas. Esta trasgresión se ocasionó porque sus técnicas de pesca artesanal se convirtieron en ilegales por la introducción de nuevas normas ambientales y de captura que representó el uso de otras técnicas y equipo de pesca.

Reterritorialización crítica (2010- actualidad)

(9)

totalidad, esto pone en riesgo la pervivencia de la especie porque en este periodo la tilapia esta en su etapa reproductiva. Por otro lado, los pescadores locales están siendo presionados por el comprador quién ha agudizado sus prácticas monopólicas apoyado por grupos delictivos para tener el control del territorio hidrosocial. De igual modo el pescador externo y el pescador local estan ejerciendo una alta explotación sobre la tilapia en vías de territorializar y competir por el espacio hidríco y la especie. Los pescadores externos todo el año pescan, estos nuevos actores son protegidos por el comprador y grupos delictivos. En esta competencia, se capturan especies muy jóvenes que todavia no empiezan su etapa reproductiva, este fenómeno se fortalece por por el uso de un calibre de malla más pequeño que la medida reglamentaria de 4 ½ pulgadas.

La identidad pesquera en esta etapa se manifestó a partir de la preocupación de algunos de los pescadores sobre la crisis de la especie fluvial y las amenazas que representan los grupos delictivos junto con el comprador. Algunos pescadores reconocen la presión que se ejerce en la especie y el río, han desarrollado una conciencia ecológica sobre la preservación y cuidado de la tilapia. Estos desean organizarse para respetar los periodos de veda y lineamientos de pesca en vías de lograr la continuidad de la pesca, han desarrollado conocimiento y ejercido prácticas sobre el cuidado de la tilapia, devolviendo el producto joven al río, respetando periodos de veda y los horarios para tender las mallas.

(10)

comprador exigiendo un mejor pago, manifiesta su enojo por el dominio de los grupos delictivos a costa de multiples amenzas.

Conclusiones

Los encuentros del presente trabajo revelan que el proceso de reterritorialización, no siempre implica un cambio de control de un espacio por un grupo hegemónico por el despojo del otro, especialmente, en las dos primeras fases resultantes en este estudio. En la primera se expresa una territorialización histórica por la migración del grupo étnico Wixárika para trabajar la tierra y en la segunda fase una reterritorialización por los mismos pobladores afiliada a la actividad pesquera. Los resultados exhiben diversos tipos de apropiación en el embalse, en la primera fase se acentúa la apropiación cultural del río por la retroalimentación entre los Wixárikas y el afluente, como un repositorio de sitios sagrados.

En la segunda fase, la primera reterritorialización, denominada post-presa se aprecia una reapropiación del río para la pesca comercial. Esta etapa presenta un cambio en las formas de habitar y aprovechar el río, involucra el cambio del sentido simbólico y en el sistema de valorización que el usuario tiene sobre el recurso, así como, la reconstrucción de la identidad que se modifica a partir del entrelazamiento cognitivo y emocional que se tiene del río. Finalmente estas transformaciones derivan en una nueva forma de apropiación económica y productiva, por parte del pescador local, pero también implicó un despojo cultural con la eliminación de sus cinco espacios sagrados que se encontraban al interior del embalse de la Presa El Cajón.

(11)

en la adaptación concomitante de las reglas impuestas por los nuevos actores del territorio hidrosocial. La resistencia de pescadores locales sobre esta reterritorialización forzada se revela en sus expresiones que aluden a una necesidad de proteger el río y la especie, viven en lucha continua por la conservación del afluente a costa de amenazas y actos violentos por parte de los grupos delictivos.

El territorio hidrosocial vive en una constante entropía, disputado por los pescadores locales y los grupos delictivos, pescadores externos y el comprador, estos últimos, han encontrado un espacio oportuno para la agudización de sus prácticas arbitrarias como la monopolización de la pesca y el usufructo a partir del cobro del territorio. Esta disputa ha construido una nueva forma de control sobre el territorio hídrico que ha favorecido a la politización del espacio hidrosocial.

Referencias

CFE, C. F. (2002). Manifestación de Impacto Ambiental. México: CFE.

CFE. (2006). Uso y aprovechamiento del agua para generación de energía eléctrica. Obtenido de http://www.bvsde.ops-oms.org/bvsacg/e/foro4/17marzo/water/uso.pdf

CONAGUA (2011). Infraestructura Hidráulica. México: Comisión Nacional del Agua: http://www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Contenido/Documentos/SINA/Capitulo_4 .pdf

CONAGUA. (2014). Estadísticas del Agua en México. México: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Comisión Nacional del Agua.

CONAPESCA. (2017). “Solicitud de información 0819700034417”. INAI/INFOMEX, Gobierno Federal, 03 de agosto de 2017.

Damonte, Héctor G. (2015), “Redefiniendo territorios hidrosociales: control hídrico en el valle de Ica, Perú (1993-2013)”, Cuadernos de Desarrollo Rural, Vol. 12, No 76, págs. 99-134.

(12)

Giménez, Gilberto.(2001). Cultura, territorio y migraciones. Aproximaciones teóricas, Alteridades, Vol. 11, No. 22, pág. 5-14

Herner, Teresa.(2009). Territorio, desterritorialización y reterritorialización: un abordaje teórico desde la perspectiva de Deleuze y Guattari. Huellas no. 13

Ibarra, M., & Talledos, E. (2015). Las grandes obras hidroeléctricas manifestación espacial del régimen priísta. III Simposio Internacional de historia de la electrificación , 2-22

INEGI. (2010). Censo de Población y Vivienda 2010. Obtenido de Instituto Nacional de

Estadística, Geografía e Informática:

http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/ccpv/2010/sedesol

Kothari, M., Maude, B., Aguirre, M., Vainer, C., Ávila, P., & Vázquez, F. L. (2012). Dictamen final de la preaudiencia sobre presas, derechos de los pueblos e impunidad. México: Tribunal Permanente de los Pueblos Capítulo México. Obtenido de TRIBUNAL PERMANENTE DE LOS PUEBLOS. (2012).Pre-audiencia sobre Presas, Derechos de los Pueblos e Impunidad de la mesa sobre devastación ambiental y derechos de los pueblos: Capítulo Mexicano del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP).

Neurath J. (2003). Huicholes. Pueblos indígenas del México contemporáneo. México: CDI: PNUD

Olvera, M. (2012). Conflictos por el uso del agua en las politicas de escala de la configuración territorial de grandes hidroeléctricas en México: El río Santiago durante el neoliberalismo.(Tesis de maestría). México: UNAM.

Olvera, Mónica. (2012). Conflictos por el uso del agua en las políticas de escala de la configuración territorial de grandes presas hidroeléctricas en México: El río Santiago durante el neoliberalismo (tesis de maestría) . México: UNAM.

Rodríguez Antonio.(2017). Configuración Hidrosocial: ¿paisaje, territorio o espacio?. WATERLAT-GOBACIT NETWORK Working Papers, Vol. 4, No 3, págs. 27-41

Sandoval, Adriana. (2017). Exploración de las contribuciones del enfoque “hidrosocial” a los estudios de caso sobre agua. WATERLAT-GOBACIT NETWORK Working Papers, Vol. 4, No 3, págs. 15-26.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...