:00 AM 6:00 PM

Texto completo

(1)

Gracias

 

a:

 

 

Bishop Richard E. Pates 

Bishop Elías Bolaños 

Roberto Ramirez 

 Diocese of Des Moines  

Hispanic Pastoral Committee 

Encuentro 2011 Committee 

Dowling Catholic High School 

Jesus Zambrano 

Lara's Bakery 

Nuestros voluntarios 

Oración

 

del

 

Centenario

 

Santo Dios, 

 

Tú has llenado los corazones de la diócesis 

   

con el fuego de tu amor por 100 años. 

 

Sabemos que estás presente con nosotros ahora. 

 

Confiamos que estarás con nosotros siempre. 

 

Espíritu Santo, 

 

Síguenos despertando para que podamos 

   

Ser testigos de la presencia de Jesús, 

 

en este momento, y en los años por venir. 

 

Señor, 

 

Renuévanos constantemente para 

que nuestros hogares, parroquias, 

comunidades y el mundo 

 

se transformen en tu reino en la tierra 

 

donde la paz y la justicia reinan 

 

por los siglos de los siglos. Amén 

El

 

primer

 

 

Encuentro

 

Sábado,

 

9

 

de

 

Abril

 

del

 

2011

 

8:00 

AM

 ‐ 6:00 

PM

 

El

 

Gimnasio

 

de

 

Dowling

 

Catholic

 

High

 

School

 

1400

 

Buffalo

 

Road,

 

West

 

Des

 

Moines,

 

Iowa

 

50265

  

(2)

Mi Querida Gente: 

 

¡Bienvenidos al Encuentro 2011, un evento del 

centenario de la Diócesis de Des Moines!  Es un 

honor para mí el pasar este día con ustedes que 

buscan acercarse más a Jesucristo y a Su Cuerpo, la 

Iglesia.  Es también un “Evento Centenario” que 

corresponde con la celebración de cumpleaños 

número 100 de la Diócesis de Des Moines. 

 

El punto central de este día es el deseo que llevamos dentro de nosotros 

de conocer y amar a Dios, nuestro creador que constantemente nos 

llama a estar más cerca de Él.  La imagen que se escogió para este 

Encuentro, en la portada frontal de este folleto, muestra a Jesús en un 

abrazo lleno de amor.  Este es un mensaje poderoso que nos recuerda 

que en Jesús tenemos un hermano que nos ama profundamente a cada 

uno de nosotros y que desea que lo amemos también.   

 

Mi esperanza es que este Encuentro inspire a cada participante a tener 

una relación más cercana con Jesús y Su Iglesia.  Dios nos llama a cada 

uno de nosotros a que nuestra respuesta sea el construir el cuerpo de 

Cristo en la tierra.  Encuentro es una oportunidad de encontrarnos con 

ese llamado y de renovar nuestro compromiso aceptándolo y 

comprometiéndonos más con la Diócesis de Des Moines conforme 

empieza su segundo siglo.    

 

¡Que Dios todopoderoso bendiga este Encuentro! 

 

Sinceramente suyo, en Cristo, 

 

 

 

 

Reverendísimo Richard E. Pates 

Obispo de Des Moines  

Misas

 

en

 

Español

  

 

Queen of Apostles  (Council Bluffs) 

3304 4th Ave. 

712‐323‐2916  

Padre Paul Koch 

Misa: 2 p.m. Domingo 

http://www.queen‐of‐apostles.org/ 

 

Nuestra Señora de las Américas (Des Moines)  

1271 E. 9th St. 

515‐266‐6695 

Padre Chris Reising 

Misas:   Sábado ‐ 6:30 p.m.         Domingo ‐ 12:30 p.m., 6:00 p.m.  http://www.parishesonline.com/scripts/hostedsites/org.asp?ID=13675    St. Patrick (Lenox)  600 W. Michigan  641‐333‐2565 

Padre Tan Van Tran 

Dos veces al mes – llame 641‐333‐2565 o 641‐322‐3363 para información 

http://www.parishesonline.com/scripts/hostedsites/org.asp?ID=19543 

 

St. Bernard (Osceola) 

222 E. Pearl St.   

641‐342‐2850 

Padre Glen Wilwerding 

Misa:  Domingo – 12:00 p.m.   http://www.parishesonline.com/scripts/hostedsites/org.asp?ID=13712     St. Patrick (Perry)  1312 3rd Street  515‐265‐4387 

Padre David Polich 

Misa: Domingo ‐ 11:30 a.m. 

  http://www.parishesonline.com/scripts/hostedsites/org.asp?ID=13714 

  

St. Mary (Red Oak 

1510 Highland Avenue 

712‐623‐2744 or 712‐623‐5882 

Padre Ken Gross 

Misa: Domingo ‐ 1:00 p.m. 

http://www.stmaryredoak.parishesonline.com/scripts/HostedSites/Org.asp?ID=436 

 

Sacred Heart (West Des Moines) 

1627 Grand Avenue    

515‐225‐6414 

Padre Lazarus Kirigia 

Misa: Domingo ‐ 1:00 p.m. Bilingue en Español 

 

(3)

Quédate,

 

Señor,

 

Quédate,

 

Señor.

 

Quedare,

 

Señor,

 

en

 

cada

 

corazón.

 

Quédate,

 

Señor,

 

Quédate,

 

Señor.

 

Quédate,

 

Señor,

 

aquí,

 

aquí,

 

aquí.

 

 

1.

 

El

 

Espíritu

 

de

 

Dios

 

se

 

mueve,

 

 

Se

 

mueve,

 

se

 

mueve.

 

 

El

 

Espíritu

 

de

 

Dios

 

se

 

mueve

 

 

Dentro

 

de

 

mi

 

corazón.

 

 

2.

 

Oh

 

hermano,

 

deja

 

que

 

se

 

mueva,

 

 

Se

 

mueva,

 

se

 

mueva.

 

 

Oh

 

hermano

 

deja

 

que

 

se

 

mueva

 

 

dentro

 

de

 

tu

 

corazón.

 

 

3.

 

Oh

 

hermano,

 

deja

 

que

 

se

 

mueva,

 

 

Se

 

mueva,

 

se

 

mueva.

 

 

Oh

 

hermano,

 

deja

 

que

 

se

 

mueva

 

 

El

 

Espíritu

 

de

 

Dios

 

en

 

ti.

 

Quédate,

 

Señor

 

17 

Agradecimientos

 

Toda la música reproducido con el permiso de Publicaciones OCP, Portland, OR.   LicenSingOnline.net #611948.  

Programa

 

del

 

Encuentro

 

 

8:00 – 9:00 AM   Registración 

 

9:00 – 9:15 AM   Bienvenida y Oración con Obispo Richard E. Pates,  

      Obispo de Des Moines 

 

9:15 – 10:15 AM   Obispo Elías Samuel Bolaños, “La Familia Que Reza  

      Permanece Unida” 

 

10:15 – 10:30 AM  Reflexión 

 

10:30 – 11:00 AM  Descanso 

      Comienzan las confesiones 

 

11:00 AM – 12:00 PM  Roberto Ramírez, “Mi Encuentro Personal” 

 

12:00 – 12:15 PM  Reflexión 

 

12:15 – 1:30 PM   Almuerzo 

 

1:30 – 2:30 PM    Obispo Elías Samuel Bolaños “El Poder de la Gracia de los 

      Sacramentos”    2:30 – 2:45 PM    Reflexión    2:45 – 3:15 PM    Descanso   

3:15 – 4:15 PM    Roberto Ramírez “Como Hacer El Líder en una Familia  

      Bilingüe”    4:15 – 4:30 PM    Reflexión    4:30 – 5:00 PM    Descanso   

5:00 PM     La Santa Misa, precedida por El Obispo Richard E. Pates y 

      concelebrada por El Obispo Elías Samuel Bolaños y otros 

      sacerdotes de la Diócesis de Des Moines 

(4)

Roberto

 

Ramirez

 

Roberto

 

Ramírez

 

es

 

miembro

 

de

 

la

 

Comunidad,

 

Siervos

 

de

 

Cristo

 

Vivo,

 

fundada

 

por

 

el

 

Padre

 

Emiliano

 

Tardif,

 

el

 

diácono

 

Evaristo

 

Guzmán

 

y

 

Maria

 

Sangiovani.

  

Más

 

que

 

un

 

cantante

 

es

 

un

 

predicador

 

testigo

 

del

 

Amor

 

de

 

Dios.

 

Encuentra

 

al

 

Señor

 

en

 

el

 

año

 

1989

 

y

 

desde

 

ese

 

momento

 

su

 

vida

 

ha

 

sido

 

guiada

 

por

 

el

 

Señor.

 

Ha

 

realizado

 

estudios

 

en

 

Roma

 

sobre

 

la

 

nueva

 

evangelización.

  

Actualmente

 

reside

 

en

 

la

 

ciudad

 

de

 

New

 

York,

 

desde

 

donde

 

comparte

 

con

 

otros

 

las

 

maravillas

 

que

 

Dios

 

ha

 

realizado

 

en

 

su

 

vida

 

mediante

 

todo

 

tipo

 

de

 

actividades

 

en

 

las

 

cuales

 

sea

 

llamado

 

para

 

compartir

 

el

 

poder

 

de

 

Dios

 

y

 

del

 

Espíritu

 

Santo.

 

Obispo

 

Elías

 

Samuel

 

Bolaños

 

Avelar,

 

S.D.B.

 

El

 

Reverendísimo

 

Obispo

 

Bolaños

 

recibió

 

le

 

Orden

 

Sacerdotal

 

por

 

parte

 

de

 

los

 

Salesianos

 

de

 

Juan

 

Bosco

 

(S.D.B.)

 

el

 

27

 

de

 

Octubre

 

de

  

1979

 

y

 

nombrado

 

segundo

 

Obispo

 

de

 

la

 

Diócesis

 

de

 

Zacatecoluca

 

en

 

El

 

Salvador

 

el

 

27

 

de

 

Febrero

 

de

 

1998.

  

Él

 

fue

 

ordenado

 

Obispo

 

el

 

25

 

de

 

Marzo

 

del

 

mismo

 

año.

  

El

 

Obispo

 

Bolaños

 

ha

 

tenido

 

la

 

generosidad

 

de

 

permitir

 

a

 

uno

 

de

 

sus

 

sacerdotes,

 

Padre

 

José

 

Reynaldo

 

Hernández,

 

la

 

oportunidad

 

de

 

venir

 

a

 

la

 

Diócesis

 

de

 

Des

 

Moines

 

a

 

ejercer

 

su

 

ministerio

 

con

 

nuestra

 

gente.

  

Un

 

sacerdote

 

más,

 

Padre

 

Juan

 

Antonio

 

Hernández,

 

está

 

en

 

el

 

proceso

 

de

 

planear

 

su

 

llegada

 

a

 

la

 

Diócesis

 

más

 

entrada

 

la

 

primavera.

  

El

 

Seminarista

 

Luis

 

Alonso

 

Mejía

 

Mejía

 

también

 

es

 

nativo

 

de

 

la

 

Diócesis

 

de

 

Zacatecoluca.

   

Biografias

 

Despedida

 

Rito

 

de

 

la

 

conclusión

 

(5)

Oraccíon

 

despues

 

de

 

la

 

comunión

 

15 

Haciendo

 

el

 

examen

 

de

 

conciencia

 

Para

 

que

 

el

 

examen

 

de

 

conciencia

 

sea

 

profundo

 

y

 

completo,

 

te

 

recomendamos

 

seguir

 

los

 

siguientes

 

pasos:

 

 

 

1. Invocación al Espíritu Santo: 

Llama

 

al

 

Espíritu

 

Santo

 

para

 

te

 

ilumine

 

y

 

te

 

haga

 

ver

 

tu

 

vida

 

desde

 

los

 

ojos

 

de

 

Dios.

 

Puedes

 

utilizar

 

la

 

oración

 

al

 

Espíritu

 

Santo

 

que

 

aparece

 

aquí,

 

o

 

la

 

más

 

conocida

 

invocación

 

al

 

Espíritu

 

Santo.

 

2. Acto de presencia de Dios:

 

Haz

 

un

 

esfuerzo

 

para

 

darte

 

cuenta

 

de

 

que

 

Dios

 

está

 

presente

 

en

 

tu

 

vida

 

atento

 

a

 

tus

 

intenciones,

 

a

 

tus

 

deseos,

 

a

 

tus

 

necesi

dades.

 

3. Acción de gracias:

 

Recuerda

 

todos

 

los

 

beneficios

 

que

 

has

 

recibido

 

de

 

Dios,

 

especialmente

 

los

 

más

 

cercanos

 

y

 

los

 

más

 

íntimos.

 

Al

 

recordar

 

estos

 

beneficios,

 

brotará

 

naturalmente

 

dentro

 

de

 

ti

 

el

 

agradecimiento

 

a

 

Dios.

 

4. Análisis del cumplimiento de la voluntad de Dios en tu vida:

 

Lleva

 

a

 

cabo

 

un

 

examen

 

de

 

cómo

 

has

 

vivido

 

desde

 

la

 

última

 

confesión

 

la

 

voluntad

 

de

 

Dios.

 

De

bes

 

ver

 

los

 

aspectos

 

positivos

 

y

 

negativos,

 

examinar

 

actitudes

 

internas

 

y

 

poner

 

mucha

 

atención

 

a

 

tus

 

relaciones

 

con

 

Dios

 

y

 

con

 

los

 

demás.

 

Para

 

esto,

 

puede

 

re

sultar

 

útil

 

tener

 

un

 

cuestionario.

 

5. Petición de perdón:

 

Ya

 

que

 

revisaste

 

tu

 

vida,

 

vas

 

a

 

comparar

 

tu

 

conducta

 

y

 

tus

 

actitudes

 

con

 

los

 

beneficios

 

que

 

has

 

recibido

 

de

 

Dios.

 

Entonces

 

te

 

darás

 

cuenta

 

de

 

que

 

tu

 

respuesta

 

al

 

amor

 

de

 

Dios

 

es

 

muy

 

pobre

 

y

 

que

 

no

 

has

 

llegado

 

a

 

lo

 

que

 

Dios

 

te

 

pide.

 

Por

 

eso,

 

le

 

pides

 

perdón

 

lleno

 

de

 

confianza,

 

pues

 

sabes

 

que

 

Él

 

te

 

perdonará.

 

Dios

 

siempre

 

acoge

 

gustoso

 

nuestras

 

buenas

 

intenciones.

 

6. Propósito:

 

Tienes

 

que

 

poner

 

los

 

medios

 

para

 

mejorar

 

y

 

acercarte

 

más

 

al

 

plan

 

de

 

Dios

 

sobre

 

tu

 

vida.

 

El

 

propósito

 

es

 

algo

 

concreto

 

que

 

te

 

ayuda

 

a

 

mejorar

 

en

 

aquello

 

donde

 

has

 

visto

 

que

 

fallas

 

más.

 

7. Petición de fuerzas:

 

Ya

 

que

 

formulaste

 

tu

 

propósito,

 

debes

 

volver

 

tu

 

mirada

 

a

 

Dios

 

y

 

con

 

mucha

 

confianza

 

pedirle

 

que

 

te

 

ayude

 

a

 

mejorar

 

pues

 

eres

 

débil,

 

no

 

podrías

 

avanzar

 

en

 

tu

 

camino

 

hacia

 

Dios,

 

hacia

 

la

 

santidad,

 

si

 

Él

 

no

 

te

 

ayuda.

  

(6)

Celebración

 

de

 

la

 

Eucaristía

 

Quinto

 

Domingo

 

de

 

Cuaresma

  

5:00

 

PM

 

Precedida

 

por

 

El

 

Obispo

 

Richard

 

E.

 

Pates

 

Concelebrada

 

por

 

El

 

Obispo

 

Elías

 

Samuel

 

Bolaños

  

y

 

otros

 

sacerdotes

 

de

 

la

 

Diócesis

 

de

 

Des

 

Moines

 

 

 

(7)

Comunión

 

13 

Canto

 

de

 

entrada

 

(8)

Ritos

 

iniciales

 

Signo

 

de

 

la

 

cruz

 

Saludo

 

Acto

  

penitencial

 

Oración

 

colecta

 

Liturgia

 

de

 

la

 

palabra

 

Primera

 

lectura

 

Les infundiré a ustedes mi espíritu y vivirán. 

  Esto dice el Señor Dios: “Pueblo mío, yo mismo abriré sus sepulcros, los haré salir  de ellos y los conduciré de nuevo a la tierra de Israel.    Cuando abra sus sepulcros y los saque de ellos, pueblo mío, ustedes dirán que yo  soy el Señor.    Entonces les infundiré a ustedes mi espíritu y vivirán, los estableceré en su tierra y  ustedes sabrán que yo, el Señor, lo dije y lo cumplí”.  Palabra de Dios. 

Ezequiel

 

37,

 

12

14

 

Salmo

 

responsorial

 

 

Del Señor viene la mí misericordia, la redención copiosa. 

Plegaria

 

eucarística

 

Rito

 

de

 

la

 

comunión

 

Padrenuestro

 

Rito

 

de

 

la

 

paz

 

Fracción

 

del

 

pan

 

Coro:

 

Padre

 

nuestro

 

tu

 

que

 

estás,

 

En

 

los

 

que

 

aman

 

la

 

verdad.

 

Haz

 

que

 

el

 

reino

 

que

 

por

 

ti

 

se

 

dio,

 

Llegue

 

pronto

 

a

  

neustro

 

Corazón.

 

Que

 

el

 

Amor,

 

Que

 

tu

 

hijo,

 

nos

 

dejó,

 

el

 

Amor.

 

Reine

 

ya

 

en

 

nostros.

 

 

Obispo

 

y

 

Todos:

 

Padre

 

Nuestro

 

.

 

.

 

.

 

 

Coro:

 

En

 

el

 

pan

 

de

 

la

 

unidad,

 

Señor

 

danos

 

 

la

 

paz,

 

y

 

olvídate

 

de

 

nuestro

 

mal,

 

Si

 

olvidamos

 

el

 

de

 

los

 

demás,

 

No

 

permitas

 

que

 

caigamos,

 

en

 

tentación,

 

Oh

 

señor,

 

y

 

ten

 

piedad

 

del

 

mundo.

 

Y

 

ten

 

piedad

 

del

 

mundo.

 

(9)

Oración

 

sobre

 

las

 

ofrendas

 

11 

Coro

 

y

 

Todos:

  

 

Santo,

 

Santo,

 

Santo

 

es

 

el

 

Señor,

 

Dios

 

del

 

Universo.

  

Llenos

 

están

 

el

 

cielo

 

y

 

la

 

tierra

 

de

 

tu

 

gloria.

  

Hosanna

 

en

 

el

 

cielo.

  

Bendito

 

el

 

que

 

viene

 

en

 

nombre

 

del

 

Señor.

  

Hosanna

 

en

 

el

 

cielo.

 

El Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos, habita en ustedes. 

  Hermanos: Los que viven en forma desordenada y egoísta no pueden agradar a  Dios. Pero ustedes no llevan esa clase de vida, sino una vida conforme al Espíritu, puesto  que el Espíritu de Dios habita verdaderamente en ustedes.    Quien no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. En cambio, si Cristo vive en  ustedes, aunque su cuerpo siga sujeto a la muerte a causa del pecado, su espíritu vive a  causa de la actividad salvadora de Dios.    Si el Espíritu del Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos, habita en ust‐ edes, entonces el Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos, también les dará vida a  sus cuerpos mortales, por obra de su Espíritu, que habita en ustedes.  Palabra de Dios. 

Segunda

 

lectura

 

Romanos

 

8,

 

8

11

 

Evangelio

 

Juan

 

11,

 

1

45

 

Yo soy la resurrección y la vida. 

En aquel tiempo, se encontraba enfermo Lázaro, en Betania, el pueblo de María y  de su hermana Marta. María era la que una vez ungió al Señor con perfume y le enjugó los  pies con su cabellera. El enfermo era su hermano Lázaro. Por eso las dos hermanas le man‐ daron decir a Jesús: “Señor, el amigo a quien tanto quieres está enfermo”.  Al oír esto, Jesús dijo: “Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá  para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”.  Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Sin embargo, cuando se enteró de  que Lázaro estaba enfermo, se detuvo dos días más en el lugar en que se hallaba. Después  dijo a sus discípulos: “Vayamos otra vez a Judea”. Los discípulos le dijeron: “Maestro, hace  poco que los judíos querían apedrearte, ¿y tú vas a volver allá?”. Jesús les contestó: “¿Acaso  no tiene doce horas el día? El que camina de día no tropieza, porque ve la luz de este  mundo; en cambio, el que camina de noche tropieza, porque le falta la luz”.  Dijo esto y luego añadió: “Lázaro, nuestro amigo, se ha dormido; pero yo voy ahora  a despertarlo”. Entonces le dijeron sus discípulos: “Señor, si duerme, es que va a sanar”.  Jesús hablaba de la muerte, pero ellos creyeron que hablaba del sueño natural.  Entonces Jesús les dijo abiertamente: “Lázaro ha muerto, y me alegro por ustedes  de no haber estado ahí para que crean. Ahora vamos allá”. Entonces Tomás, por sobrenom‐ bre el Gemelo, dijo a los demás discípulos: “Vayamos también nosotros, para morir con él”.  8 

Aclamación

 

del

 

Evangelio

 

(10)

Cuando llegó Jesús, Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro. Betania quedaba  cerca de Jerusalén, como a unos dos kilómetros y medio, y muchos judíos habían ido a ver a  Marta y a María para consolarlas por la muerte de su hermano. Apenas oyó Marta que Jesús  llegaba, salió a su encuentro; pero María se quedó en casa. Le dijo Marta a Jesús: “Señor, si  hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora estoy segura de que  Dios te concederá cuanto le pidas”. Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará”. Marta respondió:  “Ya sé que resucitará en la resurrección del último día”. Jesús le dijo: “Yo soy la resurrec‐ ción y la vida.  El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y todo aquel que está vivo y cree en  mí, no morirá para siempre. ¿Crees tú esto?”.  Ella le contestó: “Sí, Señor. Creo firmemente que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios,  el que tenía que venir al mundo”.  Después de decir estas palabras, fue a buscar a su hermana María y le dijo en voz  baja: “Ya vino el Maestro y te llama”. Al oír esto, María se levantó en el acto y salió hacia  donde estaba Jesús, porque Él no había llegado aún al pueblo, sino que estaba en el lugar  donde Marta lo había encontrado. Los judíos que estaban con María en la casa, consolán‐ dola, viendo que ella se levantaba y salía de prisa, pensaron que iba al sepulcro para llorar  ahí y la siguieron.  Cuando llegó María, adonde estaba Jesús, al verlo, se echó a sus pies y le dijo:  “Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano”. Jesús, al verla llorar y al ver  llorar a los judíos que la acompañaban, se conmovió hasta lo más hondo y preguntó:  “¿Dónde lo han puesto?”. Le contestaron: “Ven, Señor, y lo verás”. Jesús se puso a llorar y los  judíos comentaban: “De veras ¡cuánto lo amaba!”. Algunos decían: “¿No podía Éste, que  abrió los ojos al ciego de nacimiento, hacer que Lázaro no muriera?”.  Jesús, profundamente conmovido todavía, se detuvo ante el sepulcro, que era una  cueva, sellada con una piedra. Entonces dijo Jesús: “Quiten la piedra”. Pero Marta, la her‐ mana del que había muerto, le replicó: “Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días”.  Le dijo Jesús: “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”. Entonces qui‐ taron la piedra.  Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo: “Padre, te doy gracias porque me has es‐ cuchado. Yo ya sabía que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho a causa de esta  muchedumbre que me rodea, para que crean que tú me has enviado”. Luego gritó con voz  potente: “¡Lázaro, sal de ahí!”. Y salió el muerto, atados con vendas las manos y los pies, y la  cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: “Desátenlo, para que pueda andar”.  Muchos de los judíos que habían ido a casa de Marta y María, al ver lo que había  hecho Jesús, creyeron en Él. 

Palabra del Señor. 

Homilía

 

Credo

 

Oracíon

 

de

 

los

 

fieles

 

Obispo

 

Bolaños

  

Liturgia

 

de

 

la

 

Eucaristía

 

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :