LA CREACIÓN DEL HOMBRE

35  Descargar (0)

Texto completo

(1)

ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS, ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES, A. C.

LA CREACIÓN

DEL HOMBRE

LA CREACIÓN DEL HOMBRE. PINTURA DE MIGUEL ÁNGEL

(2)

ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS, ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES, A. C.

LA CREACIÓN

DEL HOMBRE

(3)

SAMAEL AUN WEOR

Director General

ESTUDIOS Y TEMÁTICA

Departamento de Sexología

REVISIÓN Y TEMÁTICA

Junta Directiva Nacional

ASESORÍA

Junta de Instructores Gnósticos

EDITOR

División del Comité de Sexología Gnóstica (CSG)

CORREOS ELECTRÓNICOS: jesusgnos@yahoo.com.mx

WEB: www.acegap.org

ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS, ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES A. C.

Matrícula Cámara de Comercio S0-500484 de 2004 Personería jurídica 1294 de 1990. Nit. 800-160659-0

(4)

Contenido

Pág. INRODUCCIÓN ____________________________________________________ EL DESARROLLO DEL GERMEN HUMANO___________________________ EL NACIMIENTO DEL HIJO DEL HOMBRE ___________________________ LAS TRES CLASES DE SEXUALIDAD________________________________ TANTRISMO BLANCO _____________________________________________ CONCLUSIÓN ____________________________________________________ REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS SUGERIDAS __________

(5)

Introducción

a llegado el momento de abandonar en forma definitiva el falso pudor y los prejuicios relacionados con el problema sexual. Es necesario comprender en forma clara y precisa el problema sexual de la humanidad. A los catorce años de edad aparece en el organismo del adolescente la energía sexual que fluye avasalladoramente por el sistema neuro-simpático. Este tipo especial de energía transforma el organismo humano, modificando la voz en el varón y originando la función ovárica en la mujer, y demás características sexuales secundarias (vellosidad en el rostro al varón, desarrollo de glándulas mamarias en la mujer, etc.)

El organismo humano es una auténtica fábrica que transforma elementos groseros en finas substancias vitales. Los alimentos que llevamos al estómago pasan por múltiples trasformaciones y refinamientos hasta culminar definitivamente en esa sustancia semi-sólida, semi-líquida mencionada por Paracelso con el terminó de “Ens Seminis” (Entidad del Semen).

Ese vidrio líquido, flexible, maleable, ese esperma, contiene en sí mismo, en forma potencial todos los gérmenes de la vida. El Gnosticismo reconoce en el esperma el CAOS de donde surge con vehemencia la vida. Los viejos Alquimistas medioevales tales como Paracelso, Sendivogius, Nicolás Flamel, Raimundo Lulio, etc., estudiaron con profunda veneración el “Ens Seminis” al que llamaron “Mercurio de la Filosofía Secreta”.

Este “VITRIOLO” (llamado así en Alquimia), es un verdadero elixir elaborado inteligentemente por la naturaleza dentro de las vesículas seminales y en las gónadas de la mujer.

En este “Mercurio” de la antigua sabiduría, en este “Esperma Sagrado”, se encuentran realmente todas las posibilidades de la existencia. Es lamentable que muchos jóvenes por falta de verdadera orientación psicológica y sexual se entreguen a vicios Infrasexuales, aberraciones y desviaciones bestiales.

A los niños y a los jóvenes se les da información intelectual sobre muchos temas y se les encarrila por la vía del deportismo cuyo abuso acorta la vida miserablemente, pero, desgraciadamente, al aparecer la energía sexual con la cual se inicia la adolescencia, tanto padres de familia como maestros de escuela, basados en un falso puritanismo y en una moral estúpida, resuelven callar criminosamente.

Hay silencios delictuosos y existen palabras infames. Callar sobre el problema sexual es un delito. Hablar equivocadamente sobre el problema sexual constituye también otro delito.

(6)

Si los padres y maestros callan, los pervertidos sexuales hablan y las víctimas vienen a ser los adolescentes inexpertos. Si el adolescente no puede consultar a padres ni a maestros, consultará entonces a sus compañeros de escuela posiblemente ya desviados sexualmente. El resultado no se deja esperar por mucho tiempo y el nuevo adolescente siguiendo falsos consejos se entregará a los aberrantes de la Infrasexualidad.

Los vicios Infrasexuales, tales como la masturbación, la zoofilia, el homosexualismo, etc., etc., arruinan totalmente la potencia cerebral. Es necesario saber que existe una íntima relación entre el semen y el cerebro.

Los médicos modernos han explicado sobre la necesidad de cerebrizar el semen. Y nosotros consideramos necesario seminizar el cerebro. El cerebro se seminiza transmutando la energía sexual, sublimizándola, convirtiéndola en potencia cerebral. En esta forma queda el semen cerebrizado y el cerebro seminizado.

La ciencia Gnóstica estudia a fondo la endocrinología y enseña métodos y sistemas para transmutar o transformar las secreciones sexuales en la energía creadora y regeneradora.

¡Cuántos rostros que hubieran podido ser bellos se marchitan! ¡Cuantos cerebros se degeneran! Todo por falta de un grito de alerta en el momento oportuno.

Es urgente abandonar radicalmente y en forma definitiva el falso pudor y señalar a la humanidad francamente todos los misterios sexuales. Sólo así podrán encaminarse las nuevas generaciones por la senda de la REGENERACIÓN.

(7)

El desarrollo del germen humano

l ser humano ingresa en el claustro materno como un simple germen para desarrollarse y desenvolverse. Después de nueve meses, tal germen, viene a la existencia, ya más desarrollado, pero no completamente desarrollado. Manifiestamente, durante los primeros siete años de la infancia gozamos de la dicha del hogar, a menos que un Karma violento nos dañe realmente estos primeros años de la vida.

Pero el hecho de haber nacido un germen y de haber vuelto a la existencia, un poco más desarrollado, no significa que haya terminado su desarrollo. Durante esos primeros siete años de la existencia se manifiesta en los organismos de los varones, la primera zona testicular que produce ciertas células que le permiten existir, y en cuanto a las niñas, sus ovarios les dan ciertas células, ciertos principios que las sostienen

vitalmente.

Más tarde, aquel germen, continúa con su proceso de desarrollo; entonces el niño va a la escuela, estudia, juega, ya no puede estar a todas horas encerrado dentro de la casa. Su fuerza sexual lo mueve, lo agita, lo inquieta. La segunda capa testicular produce en el varón determinadas células que vienen a especificar y a definir completamente su sexo. Esto se realiza entre los siete a los catorce años.

Pasada tal época entramos a la edad de la punzada; hombres y mujeres, comienzan a sentir la inquietud sexual. Las glándulas sexuales entran en actividad. La tercera capa testicular en el varón viene a producir zoospermos, mas estos todavía no están lo suficientemente maduros porque tampoco, aquel que va de los catorce a los veintiún años, ha terminado aún su proceso de desarrollo. El germen no ha concluido sus procesos de desarrollo.

Grave es, por consiguiente, que aquel germen que no ha cumplido todavía con sus procesos naturales de desarrollo, entre en el terreno del intercambio sexual, indiscutiblemente, no es recomendable el coito para tales gérmenes que no han concluido con su desarrollo; no es correcto que aquel que pasa por su segunda infancia o de adolescente, copule. Es obvio, que el coito para esos gérmenes que no han terminado su desarrollo, es decir, para los niños y para los adolescentes, trae indiscutiblemente en forma irrefutable, perjuicios muy graves para su salud y para su mente. Esos perjuicios, si bien no se sienten en principio, durante la juventud, vienen a sentirse en la vejez.

Así vemos que hoy es normal que cualquier hombre comience a perder su virilidad entre los cuarenta y los cincuenta años. ¿Por qué? Por los abusos de la adolescencia y hasta en la segunda niñez.

(8)

El V. M. SAMAEL AUN WEOR, dice: “Ya dijimos que la primera niñez va desde el nacimiento hasta los siete años y hay una segunda niñez que va desde los siete hasta los catorce años. Desgraciadamente, hoy en día, causa dolor decirlo, muchos niños de doce y trece años ya están copulando y aquellos que no están copulando, cometen el crimen de masturbarse ya que con la masturbación eliminan sus hormonas, degeneran sus cerebros, atrofian su glándula pineal y se convierten en candidatos seguros para el manicomio”.

“Bien es sabido, que después del coito, el Phalo (órgano sexual masculino) continúa con cierto movimiento peristáltico conducente a recoger energías vitales del útero femenino para tratar de reponer sus principios genésicos eliminados; pero cuando hay masturbación, entonces sucede que con tal movimiento peristáltico phálico, en vez de asimilarse energías vitales femeninas, principios útiles para la existencia, se absorbe aire frío, el cual pasa directamente al cerebro y el resultado es la idiotez, la degeneración mental o la locura”.

“El vicio de la masturbación está también desgraciadamente muy popularizado entre el sexo femenino. Obviamente, con tal vicio, mujeres que podrían haber sido geniales o buenas esposas, se han degenerado prematuramente, se han envejecido rápidamente, han perdido su potencial sexual, se han convertido en verdaderas víctimas de la vida”. “Así pues, es bueno comprender todos estos aspectos del sexo, es bueno saber lo que es el sexo. Que los adolescentes cohabiten es absurdo porque ellos tan sólo son gérmenes que no han terminado su desarrollo. El desarrollo en sí mismo y por sí mismo viene a concluir a la edad de los veintiún años. Entonces es cuando realmente comienza la mayoría de edad, la edad responsable como se ha dicho”.

“Desgraciadamente, aquellos que ya han alcanzado la mayoría de edad, por lo común no han tenido una orientación específica sexual; sin haber concluido su desarrollo como gérmenes que un día entraron en el claustro materno, despilfarraron su capital hormonal, gastaron su potencial viril y al llegar a los veintiún años descubren que se encuentran con una fuerza mental muy débil; obviamente, tal fuerza es irradiada por la glándula pineal”.

“Pero cuando esa glándula ha sido debilitada por el abuso sexual, porque, entre paréntesis, la glándula pineal y las glándulas sexuales están íntimamente unidas, entonces el resultado es que nos encontramos en una posición desventajosa para conquistar nuestro puesto a la luz del sol; y como consecuencia o corolario, a no irradiar con potencia nuestras ondas psíquicas, debido a la debilidad de la pineal, situada en la parte superior del cerebro, fracasamos profesionalmente, o sencillamente, se nos vuelve dificultosa la lucha por el pan de cada día. Nuestros negocios fracasan y aquellas personas con quien debemos ponernos en contacto comercial, no sienten nuestro impulso, cancelan sus negocios y difícilmente conseguimos entonces el pan de cada día”.

“Si el germen se desarrollara sin intervenciones de ninguna especie, si el germen se desenvolviera sin interferencias de ningún tipo, si no existieran abusos sexuales, al llegar a la edad de los veintiún años, poseeríamos una potencia energética extraordinaria y conquistaríamos nuestro puestecito a la luz del sol con gran éxito”.

“Es bueno saber que aquí en México tenemos cincuenta y seis millones de habitantes; somos cincuenta y seis millones de personas que luchamos por existir; hay doce millones de analfabetas y diecinueve millones de personas que están padeciendo hambre y miseria. Se

(9)

podría protestar contra el Gobierno o contra los Gobiernos y nada resolveríamos con tales protestas, pues en realidad de verdad, nosotros no debemos culpar a otros de nuestra mala situación, sólo nosotros somos responsables de la mala situación económica”.

“Siempre le echamos la culpa a los diversos sistemas políticos y económicos, siempre acusamos al Presidente o a los Presidentes de las naciones y eso es absurdo porque sólo nosotros somos los creadores de nuestro propio destino. Es obvio que si entramos en la lucha por la vida con debilidad, si no poseemos las fuerzas psíquico-mentales-eróticas potentes como para abrirnos paso en la existencia, pues tenemos que sufrir de hambre y de miseria”.

“Si se permitiera al germen aquel que un día entró en el claustro materno desarrollarse armoniosamente hasta los veintiún años, entraríamos pues en el camino de la vida con gran éxito, fuertes, poderosos, llenos de salud, llenos de energía, mas, desgraciadamente, estamos copulando desde la segunda infancia. No se ha permitido al germen aquél que un día entró en el claustro materno, continuar con éxito y sin interferencias su proceso de desarrollo”.

“En cuanto al sexo femenino he de decir, que el germen concluye sus procesos de desarrollo a la edad de dieciocho años, es decir, la mujer se desarrolla más pronto que el varón, por eso ella puede casarse más joven; pero que un hombre o un niño todavía no siendo hombre, sino un germen en proceso de desarrollo, se case antes de los veintiún años, que esté copulando desde los catorce, eso es absurdo; manifiestamente criminoso; monstruoso en el sentido más completo de la palabra”.

(10)

El Nacimiento del Hijo del Hombre

l V. M. SAMAEL AUN WEOR, nos da a conocer: “Ciertamente, el hombre es un ser no logrado todavía. Todas las criaturas nacen completas, menos el ser humano. Un perro nace siendo perro, y como perro está completo. Un águila nace siendo águila; dispone de grandes alas y una vista maravillosa que le permite cazar hasta las sierpes más lejanas. Nace completa, pero el pobre animal intelectual, equivocadamente llamado hombre, nace incompleto. Sucede que nace sin los vehículos que debería tener: nace sin un Cuerpo Astral, nace sin un Cuerpo Mental, nace sin un Cuerpo Causal. Entonces, ¿qué es lo que nace? Nace un Cuerpo Físico, un Cuerpo Planetario con un asiento vital y nada más. ¿Qué hay más allá de eso? El Ego, y éste es de naturaleza animal”. “¿Posee una Conciencia el pobre animal intelectual? Sí, sí la tiene, pero embotellada entre el Ego, eso es todo. Una Conciencia dormida, una Conciencia, dijéramos, condicionada por su propio embotellamiento. Así que, concretando, nace incompleto. El germen que penetra, dijéramos, en una matriz para su conveniente desarrollo, por el hecho de haber nacido no significa, en modo alguno, que haya terminado sus procesos completos de desarrollo. El germen que se gestó en un vientre materno y que nació, que vino al mundo, es un germen incompleto en todo sentido. Porque, lo uno, no posee los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser; lo otro, pues no ha terminado ni siquiera de desarrollarse el mismo Cuerpo Físico. El desarrollo total del cuerpo físico se procesa a través de las edades de los siete, catorce y hasta los veintiún años. Gracias a la energía creadora, el Cuerpo Físico pudo gestarse entre el vientre materno; gracias a la energía creadora, el Cuerpo Físico puede continuar sus desarrollos a través de los siete, los catorce y los veintiún años de edad. De manera que el mismo Cuerpo Físico, por el hecho de nacer, no está completo, necesita desarrollarse”.

Por lo que lamentamos el hecho de cómo los adolescentes, sin haber completado todavía su proceso de desarrollo, ya están fornicando (eyaculando el “Ens Seminis”), lo cual es manifiestamente absurdo. Porque esa energía creadora que ellos están desperdiciando, es necesaria, indispensable para completar el desarrollo del cuerpo físico. De manera que, honradamente, el funcionalismo sexual debería comenzar a los veintiún años de edad, no antes. Porque antes, el germen ese que entró en el vientre materno, no ha completado todavía sus procesos de desarrollo, y someterlo a la cópula, pues resulta absurdo. Mirando pues todas estas cosas, caro lector (a), bien vale la pena reflexionar un poco. De los veintiún años en adelante, queda la energía sexual libre para otras actividades. Antes de los veintiún años, la energía sexual tiene un solo objetivo: completar el desarrollo del germen que nació. Es decir, completar el desarrollo del Cuerpo Físico. Después de los veintiún años, la energía ha quedado libre.

(11)

Podría utilizarse después de los veintiún años de edad la energía creadora para fabricar los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser y llegar al Nacimiento Segundo. Desgraciadamente, la gente no sabe utilizar la energía creadora, la energía que fecundó al vientre materno, la energía que permitió al feto que se desarrollara entre el mismo vientre, que naciera y pasara por la edad de los siete, los catorce y los veintiún años. La gente no sabe utilizar esa energía. Cuando ya queda libre, en vez de utilizarla para su realización e ir completando su construcción (porque el ser humano nace incompleto), la eliminan de su organismo. Bien sabemos que las gentes extraen de su organismo el “Ens Seminis”, y eso es gravísimo. “Al tocar esta cuestión relacionada con el Nacimiento Segundo (Primer Factor de la Revolución de la Conciencia), (nos dice el V. M. SAMAEL AUN WEOR, debemos nosotros comprender que la humanidad, en todo sentido, marcha involutivamente. Bien sabemos nosotros que los adolescentes, no solamente gastan el material sexual, la energía creadora o el esperma sagrado con la copulación, sino que además adquieren vicios, como el de la masturbación. Ese vicio, desgraciadamente, se ha vuelto hoy en día más común que lavarse las manos. Los jóvenes, sean éstos varones o hembras, tienen ese desgraciado vicio y así arruinan miserablemente sus cerebros y se idiotizan. Realmente, tanto varones como hembras no reciben en las escuelas, en los colegios, la debida instrucción sobre la cuestión sexual, y claro, el impulso sexual les hace sentir la necesidad de hacer uso del sexo, pero como no tienen una orientación, por lo común los jóvenes apelan a hablar con sus amiguitos, las jóvenes con sus amiguitas, y por ahí se inicia el vicio repugnante de la masturbación. Y esa es la desgracia de nuestra época, amén de otros tipos que desgraciadamente se han vuelto también comunes, como son el del homosexualismo y el del lesbianismo. Obviamente, los homosexuales son semillas degeneradas que no sirven para nada. Las lesbianas son iguales: son semillas degeneradas que no pueden germinar nunca”.

“Así que, los vicios que existen actualmente en relación con el sexo, son insoportables. Si pudieran los varones y las hembras levantarse limpiamente, con una educación sexual perfecta, completa, todo sería distinto. Si en verdad pudieran jóvenes, hombres o mujeres, llegar hasta la edad de los veintiún años respetando el sexo, con pureza real, pues sería admirable, tendríamos una generación nueva de seres mejores. Desgraciadamente, la pobre humanidad no recibe la educación sexual en el momento en que más la necesita: así llegan a la edad de veintiún años todos degenerados. Lo normal es que se llegara a los veintiún años, pero con los cuerpos sanos, fuertes. ¡Sería maravilloso! Si a los veintiún años, en momentos en que la energía sexual queda liberada para cualquier clase de actividades, pudiera utilizarse con el propósito de crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, eso sería formidable”.

“Obviamente, creo que ustedes ya conocen la clave de la Alquimia; no ignoran el adagio en latín que dice: "Inmisium miembro virilis in vaginam faemina, sine eyaculation seminis". En síntesis diríamos: conexión del Lingam-Yoni, sin derramar jamás el vaso de Hermes Trismegisto, el tres veces grande Dios Ibis de Thot. Como ven ustedes, estoy dando la clave, lisa y llana, pero en un lenguaje decente. Porque al instruir uno y al hablar de los Misterios del Sexo, debe hacerlo con modestia y en forma vívida, jamás en estilo

(12)

vulgar, porque eso sería muy grave, desdeciría mucho de nosotros, las gentes se es-candalizarían y se formarían erróneos conceptos sobre nuestras enseñanzas. Obviamente,

el deseo refrenado transmutará completamente el esperma sagrado en energía creadora”.

“Bien, es conveniente que ustedes sepan que la energía sexual, de la cual se habla tanto hoy en día en Fisiología, en Psicología, en Psicoanálisis, etc., etc., etc., es el mismísimo Mercurio de los alquimistas medievales. Esa energía creadora, transmutada, es el mismo Mercurio de los sabios. Obviamente tal mercurio viene a condensar, o a cristalizar, mediante las notas Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, en una octava superior, con la forma maravillosa y esplendente del Cuerpo Astral. Así que, el Cuerpo Astral no es un implemento necesario para la vida del ser humano. Las gentes viven sin Cuerpo Astral. El Cuerpo Vital asegura completamente, o garantiza completamente la vida del Cuerpo Físico, sin necesidad de poseer un Cuerpo Astral. El Cuerpo Astral es un lujo que muy pocos pueden darse, pero que bien vale la pena darse ese lujo. Uno sabe que tiene un Cuerpo Astral cuando puede usarlo, cuando puede caminar con él, cuando puede moverse en el espacio con él. Tal vehículo, pues, si uno lo tiene, da inmortalidad en el Mundo Astral, se hace inmortal en esa región”.

“En una segunda octava, un poco más arriba con las notas Do, Re Mi, Fa, Sol, La, Si viene a cristalizar el Mercurio de los sabios con el famoso y esplendente Cuerpo Mental. Cuando uno posee un Cuerpo Mental, recibe iluminación directa. Con un Cuerpo Mental podemos aprehender, capturar todas las enseñanzas del universo”.

Un poco más allá tenemos el Cuerpo de la Voluntad Consciente. Nadie nace con un Cuerpo de la Voluntad Consciente, pero mediante la transmutación de la libido sexual, el mercurio de los sabios en una octava más elevada viene a cristalizar, con las notas Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, en la forma extraordinaria del Cuerpo Causal o Cuerpo de la Voluntad Consciente”.

“Ya con tales vehículos, Físico, Astral, Mental y Causal, es obvio que viene uno a recibir, entonces, los principios anímicos y espirituales, y se convierte en Hombre”.

“El primer nacimiento, como vieron ustedes, fue el del Cuerpo Planetario, o Cuerpo Físico. El Nacimiento Segundo es el del Nacimiento del Hijo del Hombre, el nacimiento del Hombre. Sí, del hombre, concretamente hablando”.

“De manera que uno de los factores de la Revolución de la Conciencia es nacer, nacer como Hombre. En el primer caso, lo que nace es el animal intelectual; en el Naci-miento Segundo nace el hombre, el Hijo del Hombre, el verdadero Hombre”.

“Se dice que el Hombre verdadero es el Hombre Causal. ¿Por qué se le llama, al Hombre verdadero, el "Hombre Causal"? Sencillamente porque ha fabricado el Cuerpo Causal, que es el último de los cuerpos necesarios para hacerse Hombre”.

(13)

Las Tres Clases de Sexualidad

stensiblemente, podemos estudiar el sexo desde dos ángulos completamente diferentes. Uno, desde el punto de vista meramente oficial, tal como se enseña en las Universidades de Medicina, etc., y el otro desde el punto de vista Gnóstico. En este Cuaderno afrontamos la Sexología, a la luz del Gnosticismo Universal. En nombre de la verdad debemos decirles que Sigmund Freud, con su Psicoanálisis, inició una época de transformaciones extraordinarias en el campo de la Sexología. Sigmund Freud produjo una innovación dentro del terreno de la Medicina y eso lo saben todos los que han estudiado a Freud. Alfred Adler fue, ciertamente, uno de sus mejores discípulos; discípulo de él fue también Carl Gustav Jung y muchos otros psicólogos, psicoanalistas y parapsicólogos.

El sexo, en sí, es el centro de gravedad de todas las actividades humanas; alrededor del sexo giran todos los aspectos sociales de la vida. Veamos, por ejemplo, un baile, una fiesta: alrededor del sexo gira toda la fiesta. En un Café, igualmente gira todo alrededor del sexo. Hoy en día el sexo comienza a ser estu-diado por algunos sabios con propósitos trascendentales; desafortunadamente, y en verdad, abunda mucho la pornografía, que desvía el sexo hacia actividades meramente sensuales.

El V. M. SAMAEL AUN WEOR, enseña: “Hay varias clases de sexo. Existe el sexo normal, común y corriente; existe el Infrasexo y existe el Suprasexo. ¿Qué se entiende por "sexualidad normal"? Entiéndase por "sexualidad normal", la actividad sexual conducente, pues, a la reproducción de la especie. La Infrasexualidad es diferente y hay dos clases de Infrasexualidad. En materia de Cábala, por ejemplo, se dice que "Adán tenía dos esposas: Lilit y Nahemah". Lilita representa una de las esferas Infrasexuales; encontramos en ella a los pederastas, los homosexuales, las lesbianas, etc., y del lado de Nahemah, encontramos nosotros a los abusadores del sexo (pornográficos, aquellos que se entregan de lleno a la lujuria, sin freno de ninguna especie ni control alguno). Son dos esferas de la Infrasexualidad”.

“Así pues, el sexo normal, repito, conduce a la reproducción de la especie. En cuanto al goce sexual, en sí mismo es un goce legítimo del hombre. Quienes consideran al goce sexual como un pecado, quienes lo califican con algún tabú, o quienes tienen la tendencia de considerarlo motivo de vergüenza, disimulo, etc., están totalmente equivocados. El goce sexual, repito, es un goce legítimo del hombre, de ninguna manera podría ser despreciado, o subestimado, o calificado como tabú. Se tiene derecho, por naturaleza, al goce sexual”. “Pero pasemos ahora al Suprasexo, a la Suprasexualidad. Incuestionablemente, la Suprasexualidad es para los genios, para los hombres trascendentales, para las mujeres ine-fables, etc. Suprasexuales fueron un Jesús de Nazaret, un Buda, un Hermes Trismegisto,

O

(14)

un Mahoma, un Lao Tzé (en China), un Quetzalcóatl para nosotros los mexicanos; un Pitágoras, etc.”.

¿Cómo se puede entrar en el reino de la Suprasexualidad? Para entrar en el reino de lo Suprasexual, en la esfera de la Suprasexualidad, se requiere, primero que todo, el sexo normal. El Infrasexual por ejemplo (lesbianas, homosexuales, pederastas, masturbadores), no están preparados para entrar en el reino de la Suprasexualidad. El Infrasexual debe, primero que todo, si es que quiere regenerarse, empezar por lograr la sexualidad normal; una vez lograda, sí puede, de lleno, entrar en el camino de lo Suprasexual. Es difícil la regeneración para los homosexuales y para las lesbianas que pertenecen a la esfera de lo Infrasexual.

Sobre este aspecto, el V. M. SAMAEL AUN WEOR, dice: “Hace poco vino a visitarme un sujeto homosexual; venía de su país: Honduras. Tal hombre poseía una cultu-ra intelectual bastante alta; se entusiasmó por las ideas revolucionarias de la Sexología, tal como las preconiza el Gnosticismo Universal y hablándome con franqueza me contó su trágica historia de homosexual. Sin embargo, me manifestó el deseo de regenerarse, de entrar en el terreno de la sexualidad normal y luego, posteriormente, meterse por el camino de la Suprasexualidad... "Amigo -le dije- no le queda más remedio que adquirir la sexualidad normal; usted es un afeminado, pues habrá de comenzar, primero, por conseguirse una mujer. Consígase una mujer, primero que todo, cásese, regenérese, adquiera la sexualidad normal, vuélvase un hombre normal y el día que usted sea un hombre normal, el día en que a usted le gusten las hembras de verdad-verdad, entonces estará preparado para entrar en el terreno de la Suprasexualidad; antes, no es posible. Hoy por hoy, usted va por el camino de la degeneración, usted es un degenerado"...

“Bueno, no se ofendió el hombre, francamente. Verdaderamente, no tenía razón. Dijo que "se iba a conseguir una mujer", que "se iba a casar", que "iba a, tratar de volverse de sexo normal", porque "el deseaba, algún día, entrar en las esferas trascendentales de lo Suprasexual". ¡Ojalá que el amigo se regenere, ojalá!”

“En otra ocasión, vino a mí una lesbiana; me dijo que "quería que la aconsejara", que "francamente, a ella le encantaban las mismas mujeres", que "estaba en un problema gravísimo", que "ella gastaba mucho dinero en cierta dama que había por ahí", pero que "esa dama, pues, le estaba poniendo cuernos", como decimos. Lo cierto es que andaba, "la dama de sus anhelos", por la calle con otras damas y claro, le provocaba celos y sufría aquella lesbiana como si fuera un hombre; exactamente, lloraba y suplicaba y me pedía consejos, como si fuera un hombre, entre paréntesis, era una vieja horrible, no se lo niego a ustedes. Yo no pude menos que mirarla con terrible asco. Bueno, le di unos cuantos consejos; le dije que lo mejor era que se regenerara, que se consiguiera un hombre, que entrara en el camino de la sexualidad normal, etc.”.

“No se si aquella pobre vieja se habrá regenerado; no parecía tener muchas ganas de regenerarse, pues estaba demasiado celosa con su dama, celosa con otras damas que acompañaban a "su dama". Parecía todo un macho, ni más ni menos”.

Vea usted, amable lector (a), qué horrible es el camino de la degeneración, el camino Infrasexual. Pero no solamente son Infrasexuales en verdad las lesbianas, los homosexuales, los masturbadores, etc.; también son Infrasexuales los abusadores del sexo,

(15)

esos que a cada segundo están cambiando de dama, esos que copulan hasta diez y quince veces diarias y los hay. Sujetos así, indudablemente, son degenerados, Infrasexuales, aunque se crean muy machos; pero de machos lo que tienen es que están degenerados. Entremos ahora en el camino de la sexualidad normal. La sexualidad normal, en sí, es hermosa: se une el hombre a su mujer, se aman, reproducen su especie, viven una vida mesurada, etc. Viven, eso sí, de acuerdo con los intereses de la naturaleza.

Cada uno de nosotros es una maquinita, eso no lo podemos negar, que capta determinados tipos y subtipos de energía cósmica. Cada máquina, es decir, cada uno de nosotros, puede captar esos tipos de energía cósmica o universal, transforma tales energías automáticamente, subconscientemente y las retransmite a las capas interiores de la Tierra. Así que, la Tierra es un organismo vivo, un organismo que vive de nosotros. No queremos decir que las plantas no cumplan igual función; es claro que cada planta, según su especie, capta tales o cuales tipos de vibración cósmica que luego transforma y retransmite a las capas interiores de la Tierra. En cuanto a los organismos de los animales, sucede lo mismo: ellos captan tales o cuales tipos de energías que transforman y retransmiten a las capas interiores del organismo planetario. Total: la Tierra es un organismo vivo.

Nosotros nos reproducimos, incesantemente, con la sexualidad normal; eso es necesario para la economía de la naturaleza. Además, el goce sexual es un goce legítimo del hombre, no es un crimen, no es un delito, como suponen muchos mojigatos, muchos mentecatos, muchos pietistas, etc. Pero hoy por hoy nosotros, con nuestra sexualidad normal, vivimos de acuerdo con los intereses económicos de la naturaleza.

Otra cosa es la Suprasexualidad, eso es definitivo. Entrar en el terreno Suprasexual, es entrar ya en el camino de las transformaciones extraordinarias.

El V. M. SAMAEL AUN WEOR, dice: “Federico Nietzsche, en su obra "Así habló Zaratustra", habla francamente del Superhombre. Dice: "Ha llegado la hora del Superhombre. El hombre no es más que un puente tendido entre el animal y el Superhombre: un peligroso paso en el camino, un peligroso mirar atrás; todo en él es peligroso. Ha llegado la hora del Superhombre"... Bueno, Hitler interpretó a Nietzsche a su modo. Durante la segunda guerra mundial, hasta el más insignificante policía alemán era un Superhombre; nadie se sentía chiquito en la época de Hitler; en Alemania todos eran Superhombres. Parece que Hitler, aunque con muy buenas intenciones, no supo interpretar a Nietzsche. Yo creo en el Superhombre, francamente se lo manifiesto a ustedes, pero me parece que Hitler erró el camino. Se puede llegar a la estatura del Superhombre, mas eso solamente es posible mediante la transmutación de las energías sexuales y eso pertenece al terreno de lo Suprasexual”.

“En todo caso, en el ser humano hay cinco centros fundamentales: Primero, el Intelectual, es el que más utilizan todos ustedes, por el estudio; segundo, el Emocional, que lo tenemos en el corazón; tercero, el Motor, que está en la parte superior de la espina dorsal; cuarto, el Centro Instintivo, que está en la parte inferior de la espina dorsal, y quinto, propiamente dicho, el Sexual. Repito para que ustedes puedan grabar mejor:

(16)

Intelectual, Emocional, Motor, Instintivo y Sexual: cinco centros. Total, estos centros son fundamentales para todas las actividades humanas”.

“En cuanto al sexual, propiamente dicho, quiero decirles a ustedes que es el centro, pues, alrededor del cual giran todas las actividades humanas. El pensamiento, aparentemente es muy rápido, pero desgraciadamente es muy lento. Si ustedes van manejando un carro, por ejemplo, y de pronto, en un momento de peligro, se ponen a analizar si deben hacer esto o aquello, adelantarse, o atrasar, o retroceder, pues vienen a chocar y a tener una catástrofe. El Centro Motor es más rápido. Uno cuando va manejando un carro, no tiene mucho tiempo para pensar: actúa velozmente y ya, sale del paso; pero si en ese momento el pensamiento actúa, si nos trabaja, pues chocaríamos. Cuántas veces va uno manejando un automóvil y resulta que, en un momento dado, queda indeciso: "si hacia la derecha, si hacia la izquierda", y total, es un fracaso. De manera que es muy lento el centro del pensamiento; más rápido es el centro del movimiento: el Centro Motor. El emocional también es un centro muy rápido, pero no hay centro más rápido que el Centro

Sexual”.

“Uno, como hombre, ve a una mujer y en milésimas de segundo sabe si se complementa con uno o no, si exactamente está de acuerdo con la "onda" que uno lleva o no; empero esto es cuestión de milésimas de segundo. Ustedes como jóvenes lo saben; ustedes pueden estar frente a frente con una muchacha, pero instintivamente, instantáneamente, saben si está de acuerdo con la "onda" de ustedes o no; eso es rapidísimo. De manera que es un centro que permite registrar, con rapidez inaudita, el otro polo; es el centro más veloz que nosotros poseemos”.

“Pero entremos en factores un poco más detenidos. Muchas veces un hombre vive feliz con su mujer, la quiere; sin embargo, nota que algo le falta. Ciertamente, puede suceder que con la mujer que está, no se sienta completo; puede ser que ella llene las actividades del Centro Emocional, posiblemente, pero tal vez no se complementa con él mentalmente; o tal vez sexualmente no se complementa con él y al encontrar por ahí otra dama, puede suceder que esta otra sí se complemente con él y entonces viene eso que se llama "adulterio".

“No vengo yo, aquí, a alabar el adulterio. En cierta ocasión, por ahí había una sala donde varias adúlteras estaban "dándole al vidrio"; una de ellas, de pronto, embriagada de vino dijo: "¡Viva el adulterio!" No, yo no vengo a hacer alabanzas del adulterio porque eso sería absurdo; pero sí veo las causas del adulterio”.

“Muchas veces, uno de la pareja no consigue complementarse en los cinco centros totalmente con el otro; entonces, posiblemente, solamente encuentre complementación con otra persona y de allí deriva eso que se llama "adulterio".

“Pongamos que emocionalmente, un hombre se complementa con una mujer, pero sexualmente no. Puede darse el caso que encuentre una dama con la que se complemente sexualmente. Supongamos que un hombre se complementa mentalmente con una mujer, pero emocionalmente no. Puede darse el caso que se encuentre con una dama con la que

(17)

venga a complementarse emocionalmente. Puede suceder que, en el mundo de los hábitos, no se complemente un hombre con su mujer. Puede suceder que se encuentre, también en el mundo de los hábitos (relacionados con el Centro Motor) otra mujer con la que sí se complemente con la que tenga afinidad. Esta es la causa intrínseca de tantos y tantísimos adulterios que dan origen, pues, a los divorcios”.

“Como les digo, no vengo a alabar el adulterio, porque eso sería absurdo, ni estoy de acuerdo con aquella dama que gritaba, en célebre orgía: ¡"Viva el adulterio"! No, yo no estoy de acuerdo con eso, mis amigos; únicamente aquí, con ustedes, en compañerismo, estamos estudiando la cuestión sexual y no podríamos pasar por alto esta cuestión del adulterio”.

“Yo creo que lo mejor para uno, como hombre, es encontrar la mujer que se complemente con uno en lo intelectual, en lo emocional, en el centro motor, o mundo de los hábitos; en el centro de los instintos y en el sexo. Es decir, la pareja ideal, la pareja perfecta. Y creo a su vez, también, que lo ideal para una mujer sería encontrar un hombre con el que se complementara totalmente; entonces habría verdadera felicidad”.

“Otro de los motivos graves, como para que no pueda existir felicidad, es la cuestión esta de los temperamentos. Un hombre de temperamento ardiente, es imposible que pueda ser feliz con una mujer que sea una mole de hielo; sencillamente no. El hecho mismo de tener que ir a besarla y en el momento del beso, se encuentra con que ella no tiene ganas de besos, es gravísimo. Ahora, ¿qué diríamos durante la cópula, en el momento de copular una mujer "helada"? Acuérdense ustedes de ese libro que se titula "Siloé, el Egipcio", que

lo vieron en película”.

“Resulta que allí habían lugares de momificación, en Egipto. Como existían varios lugares, lugares de inmundicia donde arreglaban cadáveres para momificarlos, quienes trabajaban por esos lugares de momificación, pues olían a inmundo por dondequiera que pasaban; ninguna mujer gustaba de esa clase de hombres, que olían tan feo y claro, olían a podredumbre. Metidos entre la podredumbre, ¿saben ustedes lo que hacían esa clase de momificadores? Copulaban con los cadáveres de las hembras que traían ahí. Les parece a ustedes muy agradable eso: ¿Copular con difuntas? Eso sucedía en Egipto. Pues bien, ¿qué dirían ustedes de un hombre, de temperamento ardiente que tenga que copular con una mujer "de hielo", con un "cadáver"? Eso resulta espantosamente horrible”.

“También es muy cierto y de toda verdad, que existe el temperamento, dijéramos, bilioso: gente pesada, torpe... Una mujer, por ejemplo, de carácter pesado, torpe en sus movimientos, sin querer casi, es imposible que pueda entenderse con un temperamento nervioso, ¡imposible! Otro imposible es, también, que un hombre de temperamento nervioso pueda entenderse con una mujer ardiente”.

Así que, la cuestión de los temperamentos, caro lector (a), es muy importante. No sólo se necesita, completamente, que haya correlación entre los distintos centros de la máquina orgánica: intelecto, emoción, movimiento, instinto y sexo, sino que haya temperamentos afines. Sólo así, habiendo temperamentos afines y perfecta interrelación entre los distintos centros de la máquina, pues, puede entonces haber una auténtica afi-nidad, lo cual daría felicidad.

(18)

Sin embargo, hasta el momento sólo estamos hablando sobre sexualidad normal. Suprasexualidad es diferente. Para entrar en el terreno de la Suprasexualidad, se requiere ante todo, transmutar la energía creadora.

Para alcanzar este objetivo, dice el V. M. SAMAEL AUN WEOR: “Debemos pensar en el sexo, no solamente como cuestión fisiológica. Ha de saberse que, en el sexo, existe energía. Al fin y al cabo Einstein dijo: "Energía es igual a masa, multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado". También dijo: "La energía se transforma en masa, la masa se transforma en energía". ¿Es posible transformar la masa en energía? ¡Claro está que sí! Vean ustedes un pozo de agua en el camino, en la carretera. Con el calor del Sol, se va evaporando esa agua que por último se convierte en nubes y en última síntesis, en energía: en rayos y truenos. Todas las aguas de los mares y de los ríos, se convierten en nubes y por

último en rayos y truenos, es decir, en energía”. “Lo mismo sucede con el “Ens Seminis”. ¿Qué se entiende por “Ens Seminis? La entidad del semen, es decir, el esperma sagrado. Hoy se tiene la tendencia a considerar al esperma como simplemente, una substancia que excretan nuestras glándulas endocrinas sexuales. La palabra "sagrado", acomodada al esperma parece como "fuera de onda". Sin embargo, si ustedes estudian cuidadosamente el "Psicoanálisis" de Sigmund Freud, verán que él dice lo siguiente: "Las religiones, en última síntesis, tienen origen sexual". Yo estoy de acuerdo con Freud en ese sentido. Si ustedes están de acuerdo, bien, y si no estén, bien. Yo, por mi parte, sí estoy”.

“Cuando uno mira las religiones de los indígenas, por ejemplo, las religiones de las distintas tribus de Indo América, o del África, o de Asia, puede ver, dijéramos, evidenciar en forma directa, por sí mismo, que en todas esas religiones, en todos esos cultos, hay una mezcla de lo sexual con lo místico, es decir, de lo religioso con lo erótico: los dioses y diosas allí, en posturas de tipo erótico, copulando. Lo más interesante es que esas posturas fueron sagradas en la tierra de los Vedas”.

Entre los troyanos existía, dijéramos, lo meramente lujurioso, pero había en Creta grandes procesiones en las que las sacerdotisas iban con falos enormes. Entonces el falo no era considerado en la forma vulgar como hoy lo hacemos, sino que se le rendía un verdadero culto. También se le rendía culto al Yoni, es decir, al órgano sexual femenino. No hay duda que la lanza aquella, con la que se dice que Longibus hirió el costado del Cristo, no es sino una viva representación del falo. No hay duda también de que la Copa, Cáliz o Santo Grial, por la cual pelearon todos los caballeros de la Edad Media, cuando salieron para la Tierra Santa durante la época de las Cruzadas Eucarísticas, representaban al Yoni femenino, al eterno femenino.

Por cierto que los Caballeros de la Edad Media andaban buscando ese cáliz, en el que bebió Cristo en la Ultima Cena, símbolo del Yoni. Jamás lo encontraron, es obvio, pero como recuerdo de aquella época de la búsqueda del santo grial, de la pelea contra los Moros, quedó esto de la Copa de las Olimpiadas, copa que se entrega a los vencedores en los juegos olímpicos, tiene este origen esa copa, no lo olviden, que representa al Yoni, es

(19)

decir, al órgano sexual femenino. Así pues, en el terreno de lo Suprasexual, el Cáliz y la Lanza son sagrados.

“El esperma es sagrado, porque en el esperma está contenida nuestra propia personalidad, enseña el V. M. SAMAEL AUN WEOR. “Los alquimistas medievales veían en el esperma el "Vitriolo", por cierto que esa palabra se descompone así: "Visita Interiore Terram Rectificatum Inveniam Ocultum Lapidum": "Visita el interior de nuestra Tierra, que rectificando encontrarás la piedra oculta". Pero, ¿a qué piedra se referían, precisamente, los alquimistas medievales? A la famosa Piedra Filosofal. Tal piedra hay que fabricarla; no hay duda que existen fórmulas para su fabricación. Yo creo en la Piedra Filosofal, pero hay que fabricarla; mediante el esperma sagrado y sus transmutaciones, es posible lograr la Piedra Filosofal. La transmutación de la libido sexual, convertir el esperma en energía, es posible cuando se conoce la clave. Lo importante es conocer la

clave”.

“Si con el “Ens Seminis” podemos nosotros dar vida a un hijo, si con el “Ens Seminis” podemos reproducir la especie, si con el “Ens Seminis” podemos llenar de millones de seres humanos un mundo, es cierto y de toda verdad que con el “Ens Seminis”, es decir, con la entidad del semen, podemos darnos vida a sí mismos y convertirnos en verdaderos Superhombres, en el sentido más completo de la palabra”. “Ahora bien, lo importante sería lograr la transmutación de la libido sexual. Mediante la transmutación, logramos cerebrizar el semen y seminizar el cerebro. Se hace necesario seminizar el cerebro, señores, porque es muy sabido por los hombres de ciencia que no todas las áreas del cerebro, actualmente, están trabajando. Se sabe hoy en día, en Medicina, que sólo una mínima parte de nuestro cerebro, actualmente, está ejerciendo sus funciones. Incuestionablemente, tenemos muchas áreas, muchas partes inactivas. Y si con el poquito de cerebro que está activo hemos logrado crear cohetes atómicos, que viajan a la Luna, hemos logrado crear la bomba atómica, con la que se destruyeron ciudades como Hiroshima y Nagasaki, hemos conseguido nosotros aviones supersónicos que viajan a una velocidad extraordinaria. ¿Qué tal si nosotros regeneráramos el cerebro, si pusiéramos en actividad todas las partes del cerebro, si la totalidad de la masa encefálica trabajara? Entonces podríamos trasformar este mundo, cambiarlo, hacerlo maravilloso. Pero hay que regenerarlo, hay que seminizarlo: cerebrizar el semen y seminizar el cerebro. He allí la clave. ¿Es posible seminizar el cerebro?”

“Los grandes músicos de antaño: un Beethoven, por ejemplo, un Chopin o un Liszt, fueron hombres que tuvieron el cerebro muy seminizado, hombres que dieron a su cerebro capacidades extraordinarias, que utilizaron el mayor porcentaje de las áreas cerebrales. Sin embargo, la cosa hoy en día es muy diferente: el cerebro humano se ha degenerado demasiado y no nos damos cuenta de ello”.

“Si estamos en medio de una pachanga, contentos, si estamos de acuerdo con la "última onda", si estamos en pleno "Rock and Roll" y de pronto alguien quita el disco y pone la Novena Sinfonía de Beethoven, ¿cómo se sentirían ustedes? Estamos seguros que ustedes no continuarían con la pachanga. ¿Qué harían ustedes? Claro, ustedes no irían a insultar al señor de la casa naturalmente, no, pero muy decentemente se retirarían, ¿verdad? ¿Por qué?”

(20)

“En la Edad Media, por ejemplo, cuando el cerebro no se había degenerado tanto como ahora, la cosa era distinta: se bailaba puro Vals, al compás de la música clásica; en plena comida estaban los músicos, haciendo vibrar las más deliciosas sinfonías; de moda estaban Mozart, Beethoven, Chopin, Liszt. Eso era en la Edad Media, señores; pero ahora no estamos en la Edad Media. Si ahora nos salen con una música de esas, sencillamente nos despedimos y ¡Good Bye! Nos vamos, es claro. ¿Por qué? Porque nos aburrimos. ¿Y por qué nos aburrimos? Seamos analíticos, aquí estamos para analizar. Sencillamente porque el cerebro está degenerado, hay ciertas áreas que ya no pueden apreciar la buena música. ¿Y por qué se ha degenerado el cerebro? Se ha degenerado, sencillamente, porque nosotros durante varios siglos hemos estado extrayendo de nuestro organismo la entidad del semen. No la hemos extraído únicamente para dar vida a otras criaturas; no, la hemos extraído porque nos ha gustado, porque es un gran placer, eso es todo. Por eso nos hemos dado gusto en la lujuria, en lechos de placer, gozando "a lo lindo". Pero el "paganini" ha sido el cerebro, es decir, él es el que ha tenido que "pagar el plato". Ahora sucede que

muchas áreas no están trabajando”.

“Es posible, sí, regenerarlo; pero, para regenerarlo, hay que transmutar la entidad del semen, convertirla en energía. Sólo así podríamos cerebrizar el semen”

.

“Lo que faltaría aquí, es decir cómo. Yo tendré mucho gusto en explicarles un artificio, muy singular, que los alquimistas medievales enseñaban a sus discípulos. El artificio que voy a enseñarles a ustedes, también lo enseñaron los hombres de ciencia moderna, como Brown Squard, en los Estados Unidos. Lo enseñó el Dr. Krumm Heller, Médico-Coronel de nuestro glorioso Ejército Mexicano; lo enseñó también Jung, lo enseñan las Escuelas Asiáticas, del Tantrismo Oriental. No es una cosecha mía, particular; yo la he aprendido de todos esos sabios y, a su vez, se la comunico a ustedes, no como un artículo de fe ni como un dogma inquebrantable. No, si ustedes quieren aceptarlo, acéptenlo; si no lo quieren aceptar, no lo acepten. Muchas escuelas lo han aceptado, muchas escuelas lo han rechazado; cada cual es libre de pensar como quiera, yo únicamente les doy mi modesta opinión. El artificio consiste en esto: Conexión del Lingam-Yoni sin eyacular el “Ens Seminis".

“Ya saben ustedes cuál es el Lingam, el falo. "Yoni": ya saben ustedes que es el útero, el eterno femenino, el órgano sexual de la mujer.

“Algunos científicos modernos la han aceptado; la Sociedad Oneida, en Estados Unidos, experimentó con esa fórmula. En la Sociedad Oneida, vean ustedes lo que se hacía: entraron unas veinticinco parejas, hombres y mujeres, a trabajar con el sexo. Durante cierto tiempo se les ordenaba copular, pero sin la eyaculación de la entidad del semen. Luego se les sometía a estudios clínicos, en los Estados Unidos. Se logró observar la seminización completa del cerebro, el aumento de hormonas en la sangre, la mejora completa del organismo, la fortificación de la potencialidad sexual y muchas enfermedades que desaparecieron. Así se hicieron muchos experimentos en la Comunidad Oneida”. “En todo caso, lo interesante de este viejo artificio que constituye el secreto secretorum de los alquimistas medievales, consiste en que nunca llegan a degenerarse las glándulas sexuales. Ustedes saben muy bien que cuando las glándulas sexuales se

(21)

degeneran, se degenera también la hipófisis y se degeneran también todas las glándulas de secreción interna. Todo el Sistema Nervioso pasa por procesos de degeneración; entonces viene la decrepitud y la muerte”.

“¿Por qué existe la vejez? Sencillamente porque las glándulas sexuales entran en decrepitud. Al entrar en decrepitud, entran en decrepitud todas las glándulas endocrinas y entonces se procesa la cuestión aquella de la decrepitud y vejez. Pero si hubiera un sistema que permitiera que las glándulas sexuales no se degeneraran, no entraran en decrepitud, podría conservarse todo el Sistema Nervioso en perfecta actividad y entonces no habría

decrepitud ni vejez; eso es obvio”.

“Ahora bien, por medio de este fino artificio: “Conexión del Lingam-Yoni sin eyaculación del “Ens Seminis” (como dicen los médicos famosos: Arnoldo Krumm Heller y Brown Sequard) es posible, entonces, conservar las glándulas sexuales activas durante toda la vida. Esto significa que un hombre que practicara con tal sistema llegaría a la edad de noventa y cien años, todavía con capacidad para copular, para gozar libremente del gozo sexual (que es un gozo legítimo del hombre, que no es un "pecado", que no es un tabú, que no debe ser un motivo de vergüenza o de disimulo, etc., sino, repito, un derecho legítimo del hombre)”.

“Mediante la transmutación de la entidad del semen en energía, se procesan cambios psicológicos extraordinarios, se desarrolla la glándula pineal. Esa glándula estuvo activa en otros tiempos, en tiempos antiquísimos de la historia; entonces el ser humano poseía aquel ojo del que nos hablase Homero en su "Odisea": el Ojo de los Laecertidos, el ojo que viera en aquel terrible gigante que intentó, pues, devorarle. Ese Ojo de los Laecertidos no es una mera leyenda sin fundamento alguno. Mediante la transmutación sexual, esa glándula se desarrolla, entra de nuevo en actividad, allí está ese ojo que le permite a uno percibir el "ultra" de todas las cosas”.

“Nuestro mundo no es solamente de tres dimensiones, como creen los “ignorantes ilustrados”; nuestro mundo existe en una Cuarta Vertical. Aún más: podemos asegurar, con gran énfasis, que existe una Quinta Vertical, una Sexta y una Séptima. Esto significa que nosotros nunca hemos visto nuestro mundo como verdaderamente es y no lo hemos visto porque nuestros cinco sentidos están degenerados, nuestra glándula pineal está atrofiada. Existen otros sentidos en nosotros que se hayan completamente degenerados, y que son de percepción, pero que están degenerados. Si los logramos regenerar, podremos percibir el mundo como es, con sus siete dimensiones”.

“Así que, la cruda realidad de los hechos es que mediante la transmutación sexual, se pueden regenerar la pineal y los otros sentidos que se hayan atrofiados. Así tendríamos acceso a un mundo de conocimientos extraordinarios, así tendríamos acceso a las dimensiones superiores de la naturaleza y del cosmos, así podríamos ver, oír, tocar o palpar las grandes realidades de la vida y de la muerte; podríamos aprehender, capturar todos los fenómenos cósmicos en sí mismos, tal cual son y no como aparentemente son”.

“Transmutación es la clave: cambiar el esperma, modificarlo en energía. He ahí lo fundamental. Ha llegado la hora, pues, de comprender todo esto, a fondo, integralmente. Si un hombre se propusiera cumplir con esa fórmula tan sencilla, con ese artificio que nos

(22)

enseñara Brown Sequard, que nos enseñara Krumm Heller y que nos enseñaran los alquimistas medievales, podría decirles a ustedes, con gran énfasis y absoluta seguridad, que ese hombre se transformaría, a la larga, en un Superhombre”.

“Todos requerimos sentir la necesidad de cambiar, de convertirnos en algo diferente; esto es, si no somos reaccionarios, porque el conservador, el retardatario, no desea cambiar. Pero cuando uno es revolucionario de verdad, uno quiere ser distinto, uno quiere cambiar fundamentalmente, transformarse en algo distinto, convertirse en un

Superhombre, hacer de la doctrina de Nietzsche una realidad”.

Así, pues, fino lector (a), es posible cambiar mediante la transmuta-ción sexual. La fuerza sexual nos puso sobre el tapete de la existencia y eso no me lo pueden negar. Nosotros existimos, vivimos, gracias a que tuvimos un padre, gracias a que tuvimos madre. En última síntesis, la raíz de nuestra propia vida está en la cópula de un hombre y de una mujer. Ahora bien, si la fuerza sexual, si la energía del sexo tuvo el poder de ponernos sobre el tapete de la existencia, obviamente es la única que tiene autoridad, de verdad, para transformarnos radicalmente.

En el mundo hay muchas ideologías, en el mundo hay muchas creencias y cada cual es libre de creer en lo que quiera, pero la única fuerza que tiene autoridad para transformarnos, es la que nos creó, la que nos puso sobre el tapete de la existencia. Nos referimos en forma enfática, a la fuerza sexual. Aprender a manejar esa energía maravillosa del sexo, significa hacerse amo de la creación.

El V. M. SAMAEL AUN WEOR, dice: “Cuando el esperma sagrado se transforma en energía, se producen cambios psicosomáticos extraordinarios. Bien sabemos nosotros lo que son esos vasos hormonales de nuestras gónadas: cómo trabajan, cómo pasan las hormonas de vaso en vaso cómo por último a lo largo de los cordones espermáticos, llega hasta la próstata. Bien sabemos lo valiosa que es la próstata: allí se producen las más grandes transformaciones de la entidad del semen y las hormonas, por último, entran en el torrente sanguíneo” (la fémina también se favorece de igual manera con la Suprasexualidad).

“La palabra "Hormona" viene de una raíz griega que significa "ansias de ser", "fuerza de ser". Las hormonas han sido estudiadas por nuestros hombres de ciencia, ¡son maravillosas! Las hormonas sexuales, por ejemplo, entrando en el torrente sanguíneo, realizan prodigios. Cuando tocan las glándulas endocrinas, sea la tiroides, sea la pa-ratiroides, sean las suprarrenales o la timo, etc., etc., las estimulan, hacen que esos pequeños micro laboratorios produzcan más hormonas y esas hormonas, producidas por todas las glándulas en general, enriquecen el torrente sanguíneo en forma extraordinaria; entonces desaparecen las dolencias, desaparecen las enfermedades”.

“Desgraciadamente, hoy por hoy, el esperma que es preparado y que sube o asciende hasta la próstata, es despilfarrado y ni siquiera se les deja descomponer a los famosos zoos-permos entre las hormonas, cuando ya se les envía fuera del organismo, cuando se les arroja. Muchas veces ni siquiera alcanza a ascender, desde los testículos hasta la próstata, la entidad del semen, cuando ya es eliminada”.

“En cuanto a los masturbadores, ¿qué diremos? Bien saben ustedes lo que es el vicio de la masturbación. Cuando alguien se masturba, indubitablemente está cometiendo un

(23)

crimen contra natura: después de que se ha eyaculado la entidad del semen, queda cierto movimiento peristáltico en el falo y esto lo sabe cualquier hombre. Con tal movimiento, siempre el falo recoge del útero de la mujer, la energía que necesita para alimentar el cerebro; pero con la masturbación la cosa es distinta: el falo, durante la masturbación, lo único que recoge con el movimiento peristáltico, es el aire frío que va al cerebro; así se agotan muchas facultades cerebrales”.

“Innumerables sujetos han ido al manicomio por el abominable vicio de la masturbación. Un cerebro lleno de aire, es un cerebro estúpido en un ciento por ciento. Así que, condenamos ese vicio, totalmente. Distinto es si se transmuta el esperma sagrado en energía, pero esto solamente es posible durante la cópula, evitando pues, a toda costa, la eyaculación del “Ens Seminis”; porque, como dijeran los mejores sabios medievales: "Dentro de él se encuentra todo el “Ens Virtutis del Fuego", es decir, la “Entidad Ígnea del Fuego”.

“Enriquecer la sangre con hormonas, no me parece un delito; transmutar el esperma en energía, está muy bien documentado por hombres como Sigmund Freud y otros tantos. Entonces, lo importante es aprovechar toda la potencialidad sexual para seminizar el cerebro y desarrollar la glándula pineal y hasta la hipófisis, y otras. Así se conseguiría una transformación orgánica maravillosa”.

“Lo psicosomático está íntimamente relacionado con lo sexual. Una Suprasexualidad implica, de hecho, también algo Suprasexual dentro de lo psicosomático. Por eso digo a ustedes, con entera claridad, que Suprasexuales fueron, por ejemplo, Hermes Trismegisto, Quetzalcóatl, el Buda, Jeshuá Ben Pandirá, que es el Gran Kabir Jesús. Esos fueron Suprasexuales; el Suprasexual es el Superhombre de Nietzsche”.

“Uno puede alcanzar la estatura del Superhombre entrando en el terreno de la Suprasexualidad, sabiendo gozar del amor, sabiendo gozar de la mujer (y la mujer de su marido), sabiendo vivir con alegría, con más emoción y menos razonamientos inútiles. La emoción es lo que cuenta y eso vale más que todo. Así pues, desde un punto de vista revolucionario, nosotros podemos convertirnos en verdaderos Dioses-Hombres, si así lo queremos. Bastaría que regeneráramos las áreas del cerebro, que las pusiéramos a trabajar a todas y entonces sí haríamos un mundo mejor. En todo caso, creo y es indispensable saber que la clave dada para la transmutación, es también la clave para la regeneración”.

“Los sabios de la antigüedad nos hablaron de un fuego solar, que existe siempre en toda materia orgánica e inorgánica. Ese fuego naturalmente, está encerrado (en cuanto al hombre) en su sistema seminal. No se trata, naturalmente, de un fuego físico; es dijéramos, un fuego de tipo supradimensional, psicológico o metafísico. Ese Fohat (palabra que significa "fuego de tipo estrictamente sexual") y que todos sentimos durante la cópula, puede desenvolverse y desarrollarse para ascender, desde nuestro sistema seminal a lo largo del canal medular espinal. Cuando ese fuego asciende, despierta en nosotros poderes que ignoramos, poderes extraordinarios de perfección, o mejor dijéramos, de extrapercepción sensorial; poderes que divinizan. Pero hay que despertarlos mediante la transmutación de la libido, sabiendo gozar del amor. La mujer también puede despertarlos, sabiendo gozar de su varón”.

(24)

“Con ese fuego se realizan prodigios. Los Orientales lo denominan "Kundalini" y es maravilloso. Nuestros antepasados mexicanos lo denominaban "Serpiente", porque, decían ellos, "tiene figura de serpiente sagrada, que sube a lo largo del canal medular espinal".

“En el oriente se habla de siete centros que existen en la espina dorsal: siete centros magnéticos que podrían ser perfectamente estudiados, con placas muy especiales y también con agujas imantadas y otros métodos de investigación. El primero está en el coxis; cuando entra en funcionalismo, nos confiere determinados poderes sobre el elemento tierra. El segundo está a la altura de la próstata en el varón; y ovarios en la mujer, y nos confiere poderes sobre los elementos acuosos de nuestro organismo. El tercero está a la altura del ombligo, el cual despertado, nos permite manejar nuestro temperamento ardiente y hasta actuar sobre el fuego universal. El cuarto está a la altura del corazón y es obvio que nos confiere ciertas facultades extraordinarias, como la de la Telepatía, la Intuición y muchas otras. El quinto está a la altura de la glándula tiroides (que secreta el Yodo Biológico), y nos confiere cierto poder psíquico extraordinario: la llamada "Clariaudiencia", el poder para escuchar los sonidos del ultra. El sexto, a la altura del entrecejo, que nos da poder para percibir, también, las dimensiones superiores de la naturaleza y del cosmos. El séptimo a la altura de la glándula pineal, que nos da el poder para ver, por sí mismos, los Misterios de la Vida y de la Muerte”.

“Así pues, estas facultades se hayan latentes dentro de nuestro organismo y pueden ser despertadas con ese fuego extraordinario que los Indostanes llaman "Kundalini", que sube por el canal medular mediante la transmutación sexual. Pero, para llegar a estas alturas, se necesita trabajar con este Secreto Secretorum durante toda la vida. Quien así proceda, se transformará en Superhombre y podrá penetrar en el Anfiteatro de la Ciencia Cósmica, podrá adentrarse en la Universidad de la Ciencia Pura y resolver problemas que la ciencia oficial todavía no ha sido capaz de resolver”.

¿Qué se busca con todo eso? Sencillamente, lo único que se busca con este artificio tan sencillo, enseñado por Brown Sequard y la Sociedad Oneida, es copular sin eyacular la entidad del semen, porque (sostienen estos sabios) mediante este artificio se consigue que el esperma sagrado se convierta en energía. De manera que, lo que viene a subir al cerebro no es el esperma, porque nos volveríamos locos, sino la energía de ese esperma, que es diferente. Eso se llama "transmutación".

Además, puede uno gozar del placer sexual sin debilitarse. Normalmente, después de la cópula se siente uno con cierto asco; pero si uno no eyacula la entidad del semen, después de la cópula le quedan ganas de repetirla un millón de veces y siempre dichoso y feliz, goza sin debilitarse jamás. Eso está, enseñando la Sociedad Oneida, en los Estados Unidos; eso enseñó también Jung, eso están enseñando los mejores sabios hoy en día, en todos los rincones de la Tierra.

(25)

Tantrismo Blanco

as auténticas doctrinas Tántricas del Kamasutra de Vatsyayana y el Anangaranga de Kayanamalla se complementan con el Vajroli-Yoga y el Pancatatwa. El Kamasutra indostánico legítimo, nada tiene que ver con ciertas ediciones de tipo espurio, bastardo, adulterado, que ostentando el mismo título circulan profusamente por ahí en todos los países occidentales. Esta obra clásica del arte amatorio hindú se divide en siete partes; en la primera se exponen a la par el impulso de la vida, las artes y ciencias que son de utilidad práctica en la Magia Sexual. Sólo entran en consideración como Maestras de las principiantes, aquellas mujeres que han practicado Magia Sexual, con algún hombre. La

discípula ha de llegar a poseer sesenta y cuatro artes básicas. Después de, entre otras, canto, música instrumental, danza, tatuaje, confección de lecho de pétalos de flores, ejecución musical con vasos conteniendo agua pura, mineralogía, ciencia química, organización de peleas de gallos, codornices y carneros, y técnica de todos los trabajos literarios, la alumna ha de aprender obligatoriamente artes mágicas. No sólo ha de saber preparar los diagramas y filtros amorosos de eficacia esotérica, sino además instruirse en sabios sortilegios y Mantrams.

En la segunda parte del Kamasutra, el gran Maestro Indostánico Vatsyayana expone sabiamente una abundante enseñanza esotérica sobre el arte de amar, ocupándose muy especialmente sobre algo extraordinario cual es en verdad la división de tipos de mujeres y hombres, según el tamaño de sus partes sexuales. Presenta inteligentemente tres clases de hombres que son designados según su Falo como: 1, liebre; 2, toro; 3, garañón (Animal grande del Indostán).

Frente a los varones también las mujeres son clasificadas en tres clases según la constitución de su Yoni (órgano sexual): 1, gacela; 2, yegua; 3, elefante-hembra. Esta diferenciación de ambos sexos da fundamentalmente a nueve combinaciones amorosas que vienen a recordarnos la novena esfera:

1. Elevado goce sexual: A) liebre con gacela, B) Toro con yegua, C) garañón con elefante-hembra. 2. Desiguales uniones sexuales: A) Liebre con yegua, B) Liebre con elefante-hembra, C) Toro con gacela, D) Toro con elefante-hembra, E) Garañón con yegua, F) Garañón con gacela...

Las nueve posibilidades de unión sexual se subdividen en tres clases, según el tamaño de los órganos sexuales: 1. La proporción del mismo tamaño, que indudablemente es lo mejor. 2. La relación entre órganos grandes y pequeños, en lo cual es de lo más desgraciado el disfrute del placer. 3. Todas las demás relaciones amorosas,

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :