Influencia del lugar de trabajo del personal de enfermería en el conocimiento de la parada y reanimación cardiopulmonar

Texto completo

(1)
(2)

emergencias

o

R

G

N

A

L

E

s

INFLUENCIA DEL LUGAR DE TRABAJO DEL

PERSONAL DE ENFERMERÍA EN EL CONOCIMIENTO

DE LA PARADA

Y

REANIMACIÓN

CARDIOPULMONAR

P.

Ruiz Avila, M.e. Huertas Fernández,

J.

M. Tristán Fernández,

L.

Rodríguez

García,

P.

Vargas Gámez,

S.

Espigares Martín,

O. 1.

Morales Valentín

Hospital Universitario de Granada.

Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud. Universidad de Granada

Los conocimientos sobre parada cardiorrespiratoria

(PCR) y reanimación cardiopulmonar (RCP) son

esenciales para todos los profesionales sanitarios y

concretamente para el personal médico y de

enfermería. Con el fin de establecer el nivel de

conocimientos sobre conceptos básicos de PCR y

RCP entre el personal de enfermería y la posible

influencia del lugar de trabajo sobre los mismos,

realizamos una encuesta a

194

enfermeras/os

compuesta por

15

items y distribuí da en distintos

servicios de los hospitales universitario y general de

especialidades de Granada. Tras realizar el estudio

observamos que aunque es escaso el número de cursos

de RCP realizados por el personal de enfermería, el

conocimiento de los signos clínicos de PCR y del

trastorno ácido-base que se produce durante la misma

es muy aceptable. Sin embargo, la mayoría de los

encuestados sólo asocian la asistolia como signo

electrocardiográfico de PCR. La gran mayoría de las

enfermeras/os relacionan la RCP con el masaje

cardíaco externo, dejando en un plano secundario las

demás maniobras. Aunque en casi todos los servicios

encuestados existe material para realizar RCP, en un

número escaso de ellos lo tienen protocolizado.

Correspondencia: Dr. Pedro Ruiz Ávila. Camino de San

Antonio. Cármenes de la Muralla, número

1.

Granada

18011.

Aunque hemos hallado diferencias entre servicios y

hospitales no han sido estadísticamente significativas.

Por tanto, en líneas generales podemos decir que el

lugar de trabajo no influye de forma significativa en

el conocimiento de los aspectos encuestados con

respecto a la PCR y a la RCP.

Introducción

Los servicios de urgencia, junto con las unidades de

cuidados intensivos, son en las que más frecuentemen­

te se atienden a los pacientes que sufren parada car­

diorrespiratoria (PCR), por ello en algunos países, es

obligatoria

la capacitación en reanimación cardiopul­

monar (RCP) avanzada para el personal sanitario que

trabaja en áreas de urgencia, intensivos

y

quirófa­

nos 3, 21. Ello justifica los resultados constatados por

diversos autores9, 28, 36, según los cuales, el

48%

de los

pacientes reanimados en áreas de intensivos podían

ser dados de alta, frente a tan sólo el

16%

de los pa­

cientes reanimados en áreas de hospitalización con­

vencional. También en estudios realizados en nuestro

país, se observa que la mortalidad de los pacientes in­

gresados en una UCI tras sufrir PCR fue del

16,6%

y

del

40%

para los ingresados en planta de hospitaliza­

ción26•

(3)
(4)

Con respecto al sexo, el 43,62% eran hombres y el 56,38% mujeres. Los métodos estadísticos utilizados para el estudio han sido el test chi cuadrado y el test de comparación de proporciones para variables cualitativas y el análisis de la varianza de una vía para variables cuan­ ti ta ti vas-cuali ta ti vas.

Resultados

Tras el análisis de los datos, hemos creido conve­

niente dividir los resultados en dos grupos: Resulta­

dos de todo el personal de enfermería encuestado, y re­

sultados dependiendo del hospital y unidad de traba­

jo. Con respecto a los resultados de todo el personal

de enfermería, observamos que sólo el

38, 15%

había

realizado algún curso sobre RCP (Tabla I1). En cam­

bio el

82,8%

había presenciado y/o asistido a algún pa­

ciente con PCR (Tabla I1I).

Casi la tercera parte de las enfermeras/os conocían

los signos clínicos más fiables de PCR (Tabla IV) y

con respecto a los signos ECG, el

79,69%

identifica­

ban la PCR por asistolia (Tabla V), pero en cambio

sólo el

40,64%

y el

3 1,78%

lo hacían con la fibriación

ventricular (Tabla VI) y la disociación electromecáni­

ca (Tabla VII) respectivamente. La mayoría de los en­

cuestados/as contestaron que el trastorno ácido-base

que se produce en la PCR es la acidosis metabólica

(Tabla VIII).

En el caso de las maniobras de RCP básica (Tabla

IX), el

93,44%

incluía el masaje cardíaco externo, el

77,22%

la ventilación artificial, el

82,87%

la apertura

%

60

50

40

30

20

10

O

20-30 31-40

TABLA III.

Frecuencia global, por hospital y por servicios de enfermeras/os que habían participado en alguna RCP

Global (82,8 %)

H.U.

H.G.E.

(87,85 %)

(77,72 %)

S. Urgencia-Intensivos

100%

94,5 %

S. Quirófanos

75 %

64,4 %

S.

Quirúrgicos

87,5 %

75,32 %

S.

Médicos

89,53 %

72,3 %

S. Especialidades M-Q

87,2 %

82,1 %

TABLA IV.

Frecuencia global, por hospital y por servicio de personal de enfermería que creen que los signos más fiables de PCR son la pérdida de pulso carotídeo junto a la pérdida de conciencia

Global (74,93 %)

S.

Urgencia-Intensivos

S.

Quirófanos

S.

Quirúrgicos

S.

Médicos

S.

Especialidades M-Q

41-50 51-60

H.U.

H.G.E.

(74,01 %)

(75,85 %9

75,8 %

72,73 %

71,3%

88,8 %

86,43 %

71,51 %

70,2 %

72,73 %

66,34 %

73,5 %

Fig.

l.

Frecuencia

de edad de toda la

Edad (años)

muestra

(5)
(6)
(7)

TABLA XII.

Frecuencia por servicio de enfermeras/os que señalan las maniobras de RCP: apertura de vía aérea (A

V

A), ven­ tilación artificial

(V

A), masaje cardíaco externo (MCE), coger vía venosa (VV) y administrar medicación (A M)

AYA

YA

MeE

YY

AM

S.

Urgencia-Intensivos

H.U.

100%

87,53 %

100%

65 %

35,5 %

H.G.E.

95,45 %

76,5 %

95,67 %

63,6 %

41,6%

S.

Quirófano

H.U.

78,5 %

87,3 %

73,2 %

70,1 %

44,1 %

H.G.E

80,5 %

66,8 %

96,7 %

65,9 %

35 %

S.

Quirúrgicos

H.U.

100%

87,5 %

100%

75,1 %

43,6 %

H.G.E.

75,4 %

78,65 %

89,4 %

66,9 %

37 %

S.

Médicos

H.U.

70,5 %

81,34%

100%

69,45 %

47,5 %

H.G.E.

74,23 %

69,78 %

100%

61,71 %

31,7 %

S.

Especialidad M-Q

H.U.

75,57 %

72,15 %

86,5 %

75,7 %

40,75 %

H.G.E.

78,5 %

64,6 %

89,91 %

66,78 %

33,23 %

la administración de medicación en un plano secun­

dario

o

casi olvidado o no conocido, posiblemente por

tratarse de fármacos especiales y ser necesario un buen

conocimiento de los mismos y de sus efectos para po­

der utilizarlos adecuadamente. Aunque en otros estu­

dios22 los profesionales de enfermería conocían bien

los fármacos necesarios en una RCP, pero poco la

aproximación diagnóstica, las maniobras correctas y

la valoración de tiempos y actuación ética frente a una

PCR, lo que pone de manifiesto la distinta formación

que existe con respecto a la PCR/RCP, ya que podría

depender en parte del interés de la enfermera/o, de la

formación continuada llevada a cabo por el hospital o

el servicio y de las iniciativas de diversas sociedades

científicas relacionadas23,27.

Más del

80%

de todos los encuestados de nuestro es­

tudio y en todas las unidades afirman disponer de ma­

terial suficiente en su servicio para realizar RCP. No

obstante, menos de la mitad manifiestan poseer en su

servicio protocolos de actuación ante un PCR, hecho

que justifica los resultados de otros estudios9, 26, 28 que

ponen de manifiesto la disminución de mortalidad

tras PCR cuando se lleva a cabo en servicios con ma­

yor preparación en maniobras de RCP y con protoco­

los previamente establecidos. En este sentido, quizá

sea conveniente establecer como medida prioritaria,

al menos en los hospitales, cursos teórico-prácticos

para aumentar los conocimientos, las actitudes y ap­

titudes del personal de enfermería sobre PCRlRCP y

sobre todo, teniendo en cuenta que todas las

experien-cias publicadas tras realizar dichos cursos han eleva­

do el conocimiento global de enfermeras/osI 3,22, mé­

dicos7, 37 estudiantes de medicina16 y en la población

no sanitaria23, 27, 28, 38

Conclusiones

Aunque se realizan escaso número de cursos de

RCP y por un bajo número de personas, el conoci­

miento de los signos clínicos más fiables de PCR y del

trastorno ácido-base que se produce en ella es muy

aceptable. Sin embargo, la mayoría del personal de en­

fermería encuestado sólo asocia la asistolia, como sig­

no electrocardiográfico de PCR.

La mayoría de los encuestados/as relacionan la RCP

con el masaje cardíaco externo, dejando en un plano

secundario la vía aérea, ventilación artificial, estable­

cimiento de una vía venosa y la administración de me­

dicación.

Aunque en casi todas las unidades encuestadas exis­

te material para realizar RCP, en un número muy es­

caso de ellas lo tienen protocolizado.

Aunque hemos hallado diferencias, no son estadís­

ticamente significativas entre los hospitales ni tampo­

co entre las unidades encuestadas.

(8)

Bibliografía

20. Kremers MS, Black WH, Wells Pl Sudden cardiac death: etio-logies, pathogenesis, and management. Dis Mon 1989; 35: 381-445.

1. American Heart Association: Standards and guidelines for car- 21. Madsen JK. Ischaemic heart disease and prodromes of sudden

diopulmonary resuscitation and emergency cardiac careo JAMA cardiac death. It is possible to identify high risk groups for

sud-1986; 255: 2905-2984. den cardiac death? Br Heart J 1985; 54: 27-32.

2. Álvarez Fernández JA, (et al): Resucitación cardiopulmonar. 22. Moreno E. Evaluación de los conocimientos sobre PCR/RCP del

Med. Intensiva 1987; 11,8: 473-481. personal de enfermería de un hospital de nivel 1I, previos y pos-3. Bedell SE, Delbanco TL, Cook EF, Epstein FH: Survival after teriores a un curso de formación: importancia del reciclaje

pe-cardiopulmonary resuscitation in the hospital. N Engl J Med riódico. Med. Intensiva 1987; 11: 129-137.

1983; 309: 569-576. 23. Moreno E y Morales A. Plan de formación en asistencia

inten-4. Bos AP, Po1man A, Van Der Voort E, Tibboel D. Cardiopulmo- si va prehospitalaria para el personal del servicio de protección

nary resuscitation in paediatric intensive care patients. Intensi- ciudadana de un municipio de 200.000 habitantes. Med.

Inten-ve Care Med. 1992; 18: 109-111. si va 1987; 11: 209-215.

5. The Brain Resuscitation CJinica1 Tria1 (BRCT) 1 Study Group. 24. Niemann JT. Cardiopulmonary resuscitation. N Engl J Med

Effects of brain ischemia on neurologic recovery after cardiac 1992; 237 (15): 1075-1080.

arrest. Crit Care Med 1985; 13: 361-362. 25. Ortega J, Hermoso F. Paradas cardíacas ambulatorias resucita-6. Bueno Revert F, Alarcón A, Alarcc\n JJ, Calvo J, Vieco

1 y Sa-

das sin secuelas neurológicas. Med CJin 1993; 100: 14-16.

bater C. Error profesional en los servicios de urgencia. Rol 1992; 26. Pascual Ramírez J. Muerte súbita cardíaca y resucitación

car-163: 77-81. diopulmonar extrahospitalaria. Resultados mediante UCI móvil

7. Cantalapiedra JA, Perales N, Álvarez JA, Blasco MA, Núñez A, en Ciudad Real. Med. Intensiva 1991; 15: 474-482.

García Nieto F. Niveau de connaissances en RCP des jeunes me- 27. Perales N. Plan nacional para la difusión y enseñanza de la re-decins espagnols. 1 Congres International d'Aide Medicale Ur- sucitación cardiopulmonar. Med Intensiva 1986; 10: 11-12. gente (Abstract). Lyon. 1987. 28. Perales N. Atención prehospitalaria a la cardiopatía isquémica

8. Casey Wf. Cardiopulmonary resuscitation: a survey of stan- aguda. Importancia de la difusión de la resucitación

cardiopul-dards among junior hospital doctors. J Royal Society Med. 1984; monar (RCP). Med Intensiva 1986; núm. extra: 3-13.

77: 921-924. 29. Peters J, and Ihle P. Mechanics of the circulation during cardio-9. Cobb L. Prehospital cardiac careo Does it make a difference? Am pulmonary resuscitation. Pathophysiology and techniques (part

Heart J 1982; 103: 316-318.

1).

Intesive Care Med. 1990; 16: 11-19.

10. CPR required for California MD. Am Med News. 1980. 30. Peters J, and Ihle P. Mechanics of the circulation during

resus-11. Cummins RO, Eisenberg MS: Prehospital cardiopulmonary re- citation. Pathophysiology and techniques (part 1I). Internsive suscitation. Is it effective? JAMA 1985; 253, 16: 2408-2412. Care Med. 1990; 16: 20-27.

12. Dalen JE, Howe JP, Membrino GE, McIntyre K. Sounding 31. Safar P. Resuscitation from clinical dead: Pathophysiologic li-board. CPR training for physicians. N Engl J Med 1980; 303: mits and therapeutic potentials. Crit. Care Med. 1988; 16:

455-457. 923-941.

13. Friesen L, Stotts NA. Retention of basic cardiac life support con- 32. Safar P. Reanimación cardiopulmonar y cerebral. Ed. Interame-ten!: the effect of two teaching methods. J Nurs Educ 1984; 23: ricana, McGraw-Hill. Madrid. 1990.

184-188. 33. Safar P. Resuscitation from clinical dead: Pathophysiologic

Ji-14. García-Nieto F y Perales N. Parada cardiorrespiratoria y resu- mits and therapeutic potentials. Crit. Care Med. 1988; 16:

citación cardiopulmonar. Pathos 1984; 59: 28-38. 923-941.

15. Gass EA, Curry L. Physicians and nurses retention of knowled- 34. Sherman BW, Munger MA, Panacek EA, Foulke GE, Rutheford ge and skill after training on cardiopulmonary resuscitation. Can WF: High-dose epinephrine in patients faiJing prehospital

resus-Med Assoc J 1983; 128: 550-554. citation. Ann. Emerg. Med. 1991; 20: 949.

16. Gómez Rubí JA, San Martín A, González G, Perales N, Váz- 35. Skinner DV, Miles SAD, Camm AJ: Cardiopulmonary

resusci-quez G, Marset P. Enseñanza de la actitud ante la urgencia vital tation skills of preregistration house officers. 4th World

Con-a los estudiCon-antes de medicinCon-a: un objetivo docente de lCon-a medi- gress of Emergency and Disaster Medicine. Brighton. 1985. cina intensiva. Med. Intensiva 1991; 15: 3-8. 36. Sociedad Española de Medicia Intensiva y Unidades Corona-17. González E, Kloppe P, Martín-Rabadán, M. (et al.). Resucita- rias. Programa de asistencia sanitaria de urgencia (PASU).

Reu-ción cardiopulmonar. ¿Es necesario su conocimiento en atenReu-ción nión de la SEMIUC. 1983.

primari? Emergencias 1990; 2: 137-142. 37. Tweed WA, Wilson E, Isfeld B. Retention of cardiopulmonary

18. Hermreck AS. The history of cardiopulmonary resuscitation. resuscitation skills after initial overtraining. Crit. Care Med. Am J Surgery 1988; 156: 430-436. 1980; 8: 651-653.

19. Joint Commission on accreditation of hospital s: accreditation 38. Wolf Creek III. Conference on Cardiopulmonary Resuscitation

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (8 pages)