Concierto de piano. Carlos Goicoechea. El canto del dolor

Texto completo

(1)

Concierto de piano

Carlos Goicoechea

El canto del dolor

(2)

El canto del dolor

1918

Mazurka

1919

Preludio nº1 en mi bemol 1920

Nocturno, Paisaje

1920

Canción escolar

1922

El paso de la galante

estudiantina

1922

La muñeca rota

1922

La casa del gigante

1923

Danza burgalesa nº 1

1922

Danza burgalesa nº 2

1923

Danza burgalesa nº 3

1923

Danza burgalesa nº 4

1928

Marcha para soldados

de plomo

1929

Programa

En este concierto se presenta el CD

El canto del dolor, que ha contado

con el patrocinio de Ayuntamiento, la Diputación Provincial y la Fundación Caja de Burgos, en el que Carlos Goicoechea ha pretendido mostrar el desarrollo estilístico y técnico de la obra para piano de Antonio José, abarcando, a través de sus piezas para piano de menor formato, todas las épocas de su carrera. Buena parte de las obras incluidas fueron recuperadas por Goicoechea en 2011, tras un trabajo de investigación sobre los manuscritos del compositor que forman parte del fondo que posee el Archivo

Municipal de Burgos.

Notas al

programa

El canto del dolor es una obra de corte decimonónico y romántico tardío cargada de dramatismo que muestra ya las excep-cionales aptitudes de un joven Antonio José que con tan solo 15 años de edad ya es capaz de crear intrincadas secuencias armónicas y escribir de forma sorprenden-temente eficaz y madura para el piano.

La Mazurka, sigue una estética decimonó-nica, tan habitual e influyente en sus obras más tempranas. Esta pequeña pieza nos muestra el lado más fresco de un Antonio José que ya empieza a interesarse por las formas bailables y la música popular sin dejar a un lado la influencia de los grandes compositores como Frédéric Chopin. Con gran bravura y virtuosismo comienza el Preludio, singular pieza que nos

trans-mite los intereses del joven por explotar las posibilidades técnicas que el teclado le ofrece, de una forma exuberante. El Nocturno combina elementos román-ticos y pre-impresionistas para crear una atmósfera melancólica e inspiradora con la que el compositor continúa abriéndose a mundos estéticos nuevos. Pasaría a formar parte posteriormente de la Sonata

Caste-llana para piano, así como de la Sinfonía Castellana para orquesta.

La Canción Escolar emula con sencillez y destreza las canciones que en aquellos tiempos aprendían los niños en los cole-gios. De carácter inocente y estructura repetitiva, Antonio José armoniza esta melodía de forma bastante tradicional y sin grandes artificios pianísticos.

(3)

Inspirada en las canciones de las tunas, El paso de la galante estudiantina lleva a An-tonio José hacia un lenguaje más moderno y armónicamente avanzado. Tras una pequeña y rítmica introducción basada en acordes de séptima de dominante sin resolver, aparece el tema acompañado por arpegios en la mano izquierda. En la segunda parte, una pequeña y nueva introducción basada una vez más en la misma técnica, precede al tema, esta vez tremolando y doblado a distancia de octava generando un efecto sonoro que representa el tremolando de laudes y bandurrias tan propios de las tunas.

La muñeca rota es la primera pieza genuina-mente impresionista de entre todas las hasta ahora nombradas. Series de cuartas paralelas y de arpegios de séptima de dominante sin resolver, el uso exclusivo de sistemas modales para secciones completas y una concepción completamente nueva del ritmo, la melodía, la textura y la dinámica hacen de esta pieza un verdadero hito en la carrera del compositor que cumpliría veinte años un día después de finalizar la composición.

La casa del gigante transpira esa misma at-mósfera impresionista que se puede apreciar en La muñeca rota. De escritura exuberante, su sección central, llena de matices y cons-tantes cambios, contrasta fuertemente con la primera sección constituida por fuertes acordes que recorren con lentitud todo el teclado como si de los pasos de un gigante se tratara.

La Danza Burgalesa nº 1 consta de tres partes y coda. La primera parte está basada en un canto de Villalómez para sincronizar la labor de majar yesos recogida por Olmeda en su cancionero, pero con tempo más rápido para que pueda funcionar como danza. Esta sección cita de manera casi literal el canto, en la que repite constantemente su melodía variando su armonización en cada una de las repeticiones. La segunda parte de la danza está basada en una canción de cuna, también recogida por Olmeda cuya dulzura se contrapone con el ritmo de trabajo de la primera parte. La última sección es una recapitulación de la primera con pequeñas modificaciones a la que le sigue una pequeña coda que cierra la

pieza. Posteriormente reutilizó esta danza en el 4º movimiento de su Sinfonía Castellana. La Danza burgalesa nº 2 consta también de tres partes. La primera parte está basada en un agudillo, también recogido por Olmeda, que podría encajarse dentro de los “cantos de primera mocedad”. La segunda parte es más lírica, basada en el mismo tema, más lenta y con un desarrollo propio del autor. La tercera parte se trata de una recapitulación de la primera.

La Danza Burgalesa nº 3 sigue la misma estructura ternaria que las dos primeras. Tanto la primera como la segunda parte están basadas en agudillos, ambos recogidos por F. Olmeda en su cancionero. El primero de ellos es el conocido con el nombre de “La Tarata”. El agudillo de la segunda parte es “Dame las llaves”. Además de la versión recogida por Olmeda, Antonio José recogió otras tres, y en su Colección de cantos populares

burgale-ses nos da una pista clara de la versión que

utilizó para esta tercera danza: «…apunté yo otra versión mucho más hermosa, llena de

emoción y lirismo. La oí lentamente cantada, como canto de trilla.»

La Danza Burgalesa nº 4 fue concluida el 27 de noviembre de 1928 en Málaga, etapa en la que daba clases de música en el Colegio de San Estanislao. La reutilizó ese mismo año para el tercer movimiento de la Suite ingenua. Está inspirada en una jota recogida por Antonio José en Quecedo (Valle de Valdivielso) e incluida en su Colección de cantos populares burgaleses. Es la Marcha para soldados de plomo la en-cargada de cerrar el concierto. Una obra que reafirma a Antonio José como un compositor de su tiempo pero con voz propia, un Antonio José que ha bebido de los grandes románti-cos, del impresionismo francés, del folclore burgalés y de la música de vanguardia y que ya ha dejado de ser un joven talentoso para pasar a ser uno de los mejores compositores del panorama español de su época, capaz de producir piezas de una creatividad y genialidad únicas como esta.

(4)

Carlos Goicoechea,

piano

Nacido en Burgos en 1991 y residente en Getxo, su actividad concertística le ha llevado por numerosos auditorios entre los que se pueden mencionar el Audito-rio Nacional de Música y Conde Duque de Madrid, Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, Palacio Euskalduna y Teatro Arriaga de Bilbao, Teatro de la Maestranza de Sevilla, Teatro Principal, Auditorio de la Sociedad Filarmónica y Cultural Cordón de Burgos, etc. Ha ofrecido conciertos en diferentes ciudades europeas como Berlín, Weimar, Essen, Salzburgo, París, Lucca y Noli.

Ha participado en importantes ciclos y festivales como el Festival de Piano Rafael Orozco de Córdoba, FIS de Segovia, Estío Musical Burgalés, Caprichos Musicales de Comillas, Conciertos de Otoño y Conciertos Clásicos de Getxo, Festival Internacional Itxas Soinua, Antonio José y su tiempo en Burgos, y numerosos ciclos de jóvenes intérpretes.

Desde muy joven comenzó a actuar y realizar giras con orquestas como la Orquesta Sinfó-nica Estatal de Moscú, Orquesta SinfóSinfó-nica de Castilla y León, Orquesta Sinfónica de Bilbao

(BOS), Orquesta Cámara de la Fundación Caja Duero, Orquesta Sinfónica de Bizkaia (BIOS), Orquesta Presjovem, etc. bajo las batutas de Dimitri Orlov, Alejandro Posada, Gérard Caussé, Ana Uriarte, Pablo Mielgo, etc. Primer premio en el Concurso “Ciudad de Albacete” en 2009, también ha sido galardo-nado con otros primeros premios en concur-sos entre los que cabe destacar el Concurso Infanta Cristina (2002 y 2006), así como el Premio Steinway, Premio de la Asociación de Compositores Catalanes, Fundación Don Juan de Borbón, Ciudad de Linares, etc.

Comenzó los estudios musicales oficiales a los 8 años en el Conservatorio “Juan de Antxieta” de Bilbao, continuando el Grado Medio en el Conservatorio “Juan Crisóstomo Arriaga” de Bilbao, con Agustín Vergara. Desarrolló los estudios del Grado Superior en el Conserva-torio Superior de Salamanca, obteniendo la licenciatura a los 17 años de edad.

Fue alumno durante ocho años del pianista ruso Serghei Yerokhin. Posteriormente

estu-dió con Josep Colom e Imre Rohmann en la Universidad de Alcalá de Henares.

Desde 2010 cursa un Máster de Interpreta-ción Pianística en la Universidad Mozarteum de Salzburgo bajo la dirección del pianista Imre Rohmann, becado hasta 2013 por la Diputación Foral de Vizcaya. En la actualidad simultanea este master con otro de Interpre-tación de Fortepiano, dirigido por Wolfgang Brunner, en la misma universidad, becado por Caja de Burgos. Artista de la Asociación Davidsbuendler, ha recibido master-classes de Aldo Ciccolini, Jacques Rouvier, Vladimir Ovchinikov, Boris Berman, Cordelia Höffer, Akiko Ebi, etc.

En 2007 realiza una grabación para el Ar-chivo Histórico de Radio Clásica. En 2011 desarrolla una labor de investigación sobre los manuscritos del compositor Antonio José. Ha grabado un cedé con las obras inéditas recuperadas titulado El canto del

dolor. En 2013 ha presentado en París el

disco titulado Hexamerón, grabado con la discográfica alemana MDG.

(5)

CuLtura

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :