C O M O T R A N S F O R M A R S U L U G A R D E T R A B A J O E N U N A M B I E N T E L I B R E D E H U M O D E T A B A C O

Texto completo

(1)

C O M O T R A N S F O R M A R S U

L U G A R D E T R A B A J O

E N U N A M B I E N T E

L I B R E D E H U M O D E T A B A C O

G U Í A P A R A

E L P E R S O N A L D I R E C T I V O

Acrobat Reader 5.0.lnk

Departamento de Salud y Servicios Sociales de los EE.UU.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Oficina de Tabaquismo y Salud

Consejos Estadounidenses de Promoción de la Salud (Wellness Councils of America) Sociedad Estadounidense de Lucha contra el Cáncer (American Cancer Society)

(2)

INTRODUCCIÓN A LA VERSIÓN ESPAÑOLA

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha producido este informe en español como parte de su iniciativa América Libre de Humo para apoyar los esfuerzos de los gobiernos,

organizaciones no gubermentales, profesionales en salud y otros en la Región de las Américas en el desarrollo de las ambientes libres de humo. El Dr. Armando Peruga editó la versión española. La OPS quisiera agradecer los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para dar su permisión de producirlo.

La OPS también quisiera informar a los lectores que ya que este documento se publicó en 19…, mucho más evidencia ser ha acumulado sobre los riesgos de la exposición pasiva al humo de tabaco, y muchas más lugares han decidido convertirse libre de tabaco en todos los lugares públicos, incluidos los bares y restaurantes. Estos incluyen los estados estadounidenses de California y Delaware, las ciudades de Nueva York, El Paso y Boston en los Estados Unidos, y las ciudades de Victoria, Vancouver, Waterloo y Ottawa en Canadá. Somos ahora mucho más conscientes de que la separación de las áreas de fumar y las áreas de no fumar, aun cuando esas áreas tengan ventilación independiente, no protegen ni a los fumadores ni a los no fumadores. Desde una perspectiva de salud, la única solución lógica es convertir los lugares de trabajo en ambientes totalmente libre de humo de tabaco. Esta es también una solución sumamente práctica, según se ha descubierto en miles de lugares de trabajo en todo el mundo. Los lugares de trabajo libres de humo de tabaco son buenos para la salud y tambien para el negocio. Para más

información, sírvase visitar:

(3)

PREFACIO

Ante la acumulación cada vez mayor de pruebas científicas que documentan los peligros del humo ambiental del tabaco (HAT) para la salud, el personal directivo de una oficina, empresa o negocio tiene más razones que nunca para proteger a sus empleados contra la exposición a ese riesgo en el trabajo. En enero de 1993, el Organismo de Protección Ambiental (EPA) de los EE.UU. llegó a la conclusión de que anualmente el humo ambiental del tabaco es la causa de defunción de cerca de 3.000 adultos no fumadores por cáncer del pulmón y que el lugar de trabajo es una fuente importante de humo. En un estudio reciente, los empleados no fumadores expuestos al humo en el lugar de trabajo pero no en la casa mostraron concentraciones

sanguíneas de un metabolito de la nicotina mucho más elevadas que los no fumadores sin exposición al humo en el trabajo ni en la casa. El grado de exposición es mínimo en los lugares de trabajo sin humo de tabaco.

Aun antes de publicarse esos estudios recientes, en 1986, el Director General de Sanidad de los Estados Unidos había determinado que el humo ambiental del tabaco es causa de enfermedad, incluso de cáncer del pulmón, en no fumadores sanos. Esa autoridad declaró también que la simple separación de los fumadores de quienes no lo son dentro del mismo recinto puede reducir, pero no eliminar, la exposición de estos últimos al humo. En 1991, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales de los Centros para el Control y la Prevención de

Enfermedades de los EE.UU. recomendó que se tomaran todas las medidas preventivas disponibles para reducir al mínimo la exposición ocupacional al humo ambiental del tabaco. Los problemas de salud son suficiente justificación para restringir la exposición al humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo. Sin embargo, hay otras buenas razones de índole comercial. La institución de un ambiente de trabajo sin humo de tabaco puede reducir los costos de la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones y el equipo, además de elevar la moral de los empleados. “Libre de humo de tabaco” no significa “en contra de los fumadores”. Las políticas que restringen o eliminan el tabaquismo puede ofrecer incentivos a los empleados para dejar de fumar del todo. Usted puede demostrar el compromiso contraído con los empleados fumadores mediante el ofrecimiento de ayuda a los interesados en dejar.

En resumen, el texto precedente explica por qué deben optar las compañías y organizaciones por un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco. Este manual explica cómo conseguirlo. Esta guía actualizada es producto de años de investigación y experiencia directa y ofrece estrategias prácticas y de eficacia comprobada para aplicar una política acertada en distintos lugares de trabajo. Como podrá apreciar aquí el lector, con un poco de planificación es fácil poner en práctica una política eficaz en el lugar de trabajo. Esperamos que el personal directivo del lugar de trabajo emplee este manual como modelo de actuación con fines de promoción de la salud y la seguridad de todos los trabajadores.

Michael P. Eriksen, Sc.D.

Director, Oficina de Tabaquismo y Salud

(4)

ÍNDICE

PREFACIO

NOTA DE AGRADECIMIENTO SOBRE ESTA GUÍA

CAPÍTULO 1. COSTOS Y OTRAS CONSECUENCIAS DEL TABACO

Efectos adversos de la combinación del hábito de fumar cigarrillos y de otros riesgos en el lugar de trabajo

Consecuencias del humo ambiental del tabaco para la salud Costos para los empleadores

Responsabilidad civil

Costos para las personas y la sociedad

CAPÍTULO 2. BENEFICIOS DE UN AMBIENTE DE TRABAJO SIN HUMO DE TABACO Apoyo a políticas sobre el ambiente de trabajo sin humo de tabaco

Moral de los empleados

Productividad y costos médicos Imagen de la empresa

CAPÍTULO 3. GUÍA DEL PERSONAL DIRECTIVO PARA LA SELECCIÓN DE POLÍTICAS SOBRE EL AMBIENTE DE TRABAJO

La decisión es suya

Política y procedimiento modelos para establecer un ambiente de trabajo sin humo de tabaco CAPÍTULO 4. APOYO A LOS EMPLEADOS FUMADORES

La meta: establecer un ambiente de trabajo sin humo de tabaco sin estigmatizar a los empleados fumadores

Adicción a la nicotina

Beneficios inmediatos de dejar de fumar Dejar de fumar y el lugar de trabajo

Clases de apoyo a los empleados fumadores

Apoyo acorde con las necesidades de los empleados Posibilidades de apoyo para dejar

Decisión sobre la clase de apoyo que debe ofrecerse

CAPÍTULO 5. GUÍA DETALLADA PARA ADOPTAR DECISIONES Y HACERLAS SURTIR EFECTO

Evalúe la situación existente

Decida cuál será la nueva política sobre el humo ambiental del tabaco y elabore un plan de ejecución

Comuníquese con los empleados y la administración Anuncie y administre la política

(5)

APÉNDICES

Apéndice A. Recursos

Apéndice B. Políticas modelo

(6)

SOBRE ESTA GUÍA

META: Conseguir un ambiente de trabajo totalmente libre de humo de tabaco.

• Proteger a todos los empleados contra la exposición a la contaminación del aire por

humo de tabaco.

• Apoyar a los fumadores que deseen dejar de fumaro.

Esta guía le ofrece a usted, como autoridad encargada de tomar decisiones en el lugar de trabajo, información sobre la forma de diseñar, ejecutar y evaluar políticas y actividades afines referentes a la contaminación del aire por humo de tabaco. En condiciones ideales, para proteger a todas las personas contra la exposición al humo, las empresas deberán poner en práctica políticas que exijan un ambiente libre de humo de tabaco en sus edificios y otros lugares cerrados además de ofrecer suficiente apoyo a los empleados y sus familiares cercanos que deseen dejar de fumar. El capítulo 1 ofrece la información general necesaria para adoptar la decisión de poner en práctica políticas y actividades para eliminar la contaminación del aire por humo de tabaco en el lugar de trabajo.

El capítulo 2 destaca las razones de carácter jurídico, científico y económico y las concernientes a los recursos humanos, las instalaciones y la imagen de la empresa para eliminar el humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo.

El capítulo 3 ofrece un modelo de política antitabáquica para ayudar a las compañías y a otras organizaciones a diseñar políticas adaptadas a sus necesidades.

El capítulo 4 ayuda a la compañía a establecer actividades de apoyo para los empleados que deseen dejar de fumar.

El capítulo 5 ofrece instrucciones detalladas para la formulación de políticas y actividades que se ajusten a las necesidades de la compañía.

Los apéndices contienen información sobre otros recursos, políticas modelo y una lista de organizaciones con un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco.

(7)

C a p í t u l o

1

C O S T O S

Y O T R A S

C O N S E C U E N C I A S

D E L T A B A C O

(8)

El tabaco causa más muertes que el conjunto del sida, el alcoholismo, los accidentes automovilísticos, el consumo de drogas ilegales, los incendios,

los homicidios y los suicidios(1).

umar cigarrillos es la principal causa de defunción evitable en los Estados Unidos: ocasiona uno de cada cinco defunciones ocurridas en ese país (2). El tabaquismo se cobra cerca de 1.100 vidas a diario, es decir que anualmente mueren más de 400.000 fumadores de

enfermedades relacionadas con el tabaquismo y 3.000 no fumadores, de cáncer del pulmón (2,3). Además, los no fumadores expuestos al humo ambiental del tabaco tienen mayores tasas de defunción por enfermedades cardiovasculares que los no fumadores sin exposición al mismo (4). Desde el primer informe del Director General de Sanidad de los Estados Unidos sobre el

tabaquismo y la salud publicado en 1964, el uso del tabaco ha estado cada vez más vinculado a la enfermedad, la discapacidad y la muerte prematura. En otras palabras, los usuarios de tabaco mueren más pronto que quienes se abstienen de consumirlo. En la figura 1-1 se enumeran los efectos conocidos del uso y del humo del tabaco.

Efectos adversos de la combinación del hábito de fumar cigarrillos

y de otros riesgos en el lugar de trabajo

Según el informe presentado en 1985 por el Director General de Sanidad de los Estados Unidos, titulado The Health Consequences of Smoking: Cancer and Chronic Lung Disease in the

Workplace [Las consecuencias del tabaquismo para la salud: cáncer y enfermedad pulmonar

crónica en el lugar de trabajo], la combinación del tabaquismo con la exposición a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo acarrea un grave riesgo para la salud (5). Según se explica en el

F

Ejemplos de materiales peligrosos que presentan un grave riesgo para la salud cuando se combinan con el humo del tabaco (5):

‚ Carbón mineral ‚ Cereales ‚ Sílice ‚ Material de soldadura ‚ Asbesto ‚ Sustancias petroquímicas ‚ Aminas aromáticas ‚ Plaguicidas ‚ Polvo de algodón ‚ Radiación ionizante

Los trabajadores que manejan asbesto y fuman corren un riesgo diez veces mayor de presentar cáncer del pulmón que sus homólogos no fumadores (5).

(9)

informe de esa misma autoridad sobre el tabaquismo y la salud publicado en 1979, fumar cigarrillos puede:

• Incrementar la capacidad nociva de las sustancias químicas existentes en el trabajo, • potenciar la exposición a las sustancias químicas tóxicas existentes,

• intensificar los efectos biológicos causados por ciertas sustancias químicas y • interactuar sinérgicamente con las sustancias químicas existentes (6).

Por ejemplo, los efectos conjuntos para la salud del tabaquismo y de la exposición al asbesto en el lugar de trabajo son mayores que la suma de los riesgos de exposición por separado. En cualquier caso, no hay que olvidar que, para la mayoría de los trabajadores que fuman, el

consumo de cigarrillos es una causa de defunción y discapacidad mayor que cualquier peligro en el lugar de trabajo (5).

Consecuencias del humo ambiental del tabaco para la salud

Está comprobado que el humo ambiental del tabaco es un peligro para la salud. Por ejemplo, en el informe del Director General de Sanidad de los Estados Unidos sobre el tabaquismo

involuntario o pasivo publicado en 1986 se llegó a la conclusión de que la exposición de los no fumadores al aire contaminado con humo de tabaco puede causar cáncer del pulmón: los

cónyuges no fumadores tienen casi el doble del riesgo de manifestación de cáncer del pulmón si sus parejas son grandes fumadores (7). Las investigaciones revisadas en los informes del

Director General de Sanidad, la Academia Nacional de Ciencias (8) y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH) (9) de los Estados Unidos, coinciden en que el tabaquismo pasivo era nocivo. El Organismo de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos (3) incluso estimó que el humo ambiental de tabaco causa 3.000 defunciones anuales por cáncer del pulmón en ese país. Además, varios estudios científicos publicados en revistas

sometidas a arbitraje editorial sobre temas referentes a animales y seres humanos indican que los no fumadores expuestos al tabaquismo pasivo tienen mayores tasas de defunción por cardiopatía (4,10-12). En la figura 1-2 se destacan las afirmaciones de importantes informes al respecto. El humo ambiental del tabaco se ha clasificado como carcinógeno (humano conocido) del grupo A al igual que el asbesto y el benceno (3). Los no fumadores que lo aspiran están expuestos a nicotina, monóxido de carbono y agentes carcinógenos. En un reciente estudio se observó que los no fumadores expuestos al humo solamente en el trabajo tenían concentraciones sanguíneas muy elevadas de un metabolito de la nicotina en comparación con los no fumadores sin exposición en el lugar de trabajo (13).

El EPA llegó a la conclusión de que el estado de los niños asmáticos empeora con la exposición al humo (3) lo cual es todavía más grave cuando se considera que los niños suelen pasar una gran cantidad de tiempo en el lugar de trabajo de los adultos (por ejemplo, escuelas y restaurantes).

(10)

Es mayor el número de defunciones por exposición al aire contaminado con humo ambiental del tabaco que la suma de las producidas por exposición ocupacional a cualesquiera otras sustancias reglamentadas (3). Aun una sola de esas defunciones señala una situación grave.

Consecuencias del consumo de tabaco para la salud (14-17) Morbimortalidad

‚ Ocasiona muerte prematura.

‚ Causa una elevada tasa de morbilidad y discapacidad. Efectos cardiovasculares

‚ Causa cardiopatía coronaria.

‚ Causa enfermedad cerebrovascular (derrame cerebral) ‚ Causa vasculopatía periférica aterosclerótica.

Cáncer

‚ Causa cáncer del pulmón.

‚ Contribuye a causar cáncer pancreático. ‚ Causa cáncer de la laringe.

‚ Contribuye a causar cáncer renal.

‚ Causa cáncer de la cavidad bucal (labios, lengua, boca y faringe); el tabaco sin humo también causa cáncer bucal. ‚ Está asociado con el cáncer gástrico.

‚ Causa cáncer esofágico. ‚ Causa cáncer de vejigal. Enfermedades pulmonares ‚ Causa bronquitis crónica. ‚ Causa enfisema.

Efectos para la salud de la mujer

‚ Causa retraso del crecimiento intrauterino conducente a niños de bajo peso al nacer. ‚ Contribuyente a causar cáncer cervicouterino.

‚ Es causa probable de interrupción del embarazo. Otros efectos para la salud

‚ Crea adicción a la nicotina.

‚ Tiene interacciones adversas con peligros ocupacionales que acarrean un mayor riesgo de cáncer. ‚ Altera la acción y los efectos de los medicamentos recetados y de venta libre.

‚ Es causa probable de úlcera péptica.

Consecuencias del tabaquismo pasivo para la salud (3,4,7,10-12,18-20) ‚ Causa cáncer del pulmón a los no fumadores.

‚ Está asociado con mayores tasas de mortalidad por enfermedad cardiovascular entre los no fumadores.

‚ En los niños, está asociado a casos de infecciones respiratorias, mayor prevalencia de acumulación de líquido en el oído medio, mayor número de episodios de asma y mayor gravedad de los síntomas en niños asmáticos, y como factor de riesgo de iniciación del asma en niños asintomáticos.

‚ Acarrea un mayor riesgo del síndrome de la muerte súbita del lactante.

‚ Produce mayores efectos irritantes, particularmente irritación ocular, en personas alérgicas.

►El humo ambiental del tabaco es una combinación del humo exhalado por el fumador y del humo proveniente del extremo encendido de un cigarrillo, un cigarro o una pipa.◄

FIGURA 1-1. CONSECUENCIAS DEL CONSUMO DE TABACO Y DEL TABAQUISMO PASIVO PARA LA SALUD

(11)

Costos para los empleadores

Los costos del tabaquismo de los empleados son elevados para el empleador. Los costos directos comprenden los costos de la atención de salud por causa del tabaquismo. Los costos indirectos comprenden los producidos por pérdida de productividad, absentismo así como por el

reclutamiento, contratación y readiestramiento de personal por causa de las defunciones y la discapacidad ocasionadas por el tabaquismo. A continuación se enumeran algunos de los factores que contribuyent a elevar el costo que representan los fumadores para los empleadores en

comparación con los no fumadores (21). ‚ Absentismo.

‚ Costos y reclamaciones de seguros médico y de vida.

‚ Pagos de indemnización laboral y por exposición ocupacional. ‚ Accidentes e incendios (además de los costos afines de seguro). ‚ Daño a la propiedad (además de los costos afines de seguro).

‚ Contaminación por humo (mayores costos de limpieza y mantenimiento).

‚ Enfermedad e incomodidad de los no fumadores expuestos al tabaquismo pasivo.

El costo de los empleados fumadores para los empleadores no es una cifra fácil de calcular; es preciso considerar muchos factores y variables. No obstante, la estimación citada con más frecuencia en los EE.UU. indica que cada empleado fumador le cuesta al empleador $1.300 anuales más que un empleado no fumador (ajustado en dólares de los Estados Unidos de 1991) (21).

La contaminación del aire por el humo ambiental del tabaco ocasiona otros costos. La principal razón histórica por la que se pusieron en práctica restricciones del tabaquismo fue para evitar incendios y explosiones en el lugar de trabajo. Esas reglas se establecieron para proteger los productos, la maquinaria y los muebles más que la salud de los empleados. Hoy en día, los empleadores que ponen en práctica políticas de ambientes de trabajo libres de humo de tabaco pueden ahorrar dinero por la misma razón porque el equipo de computadores, los muebles y las alfombras duran más y exigen menos mantenimiento cuando no hay humo (22).

Independientemente del tamaño de su compañía, la puesta en práctica de políticas para transformar el lugar de trabajo en un ambiente libre de humo de tabaco y la provisión de servicios para ayudar a que los empleados y los familaires a su cargo que lo deseen dejen de fumar son medidas sensatas desde el punto de vista empresarial.

En 1986, el Director General de Sanidad de los Estados Unidos llegó a las siguientes conclusiones (7):

‚ El tabaquismo involuntario es causa de enfermedad, incluso de cáncer del pulmón, en no fumadores sanos.

FIGURA 1-2. DECLARACIONES TOMADAS DE INFORMES SOBRE EL HUMO AMBIENTAL DEL TABACO

(12)

En 1991, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH) de los Estados Unidos respaldó los resultados de los estudios sobre el humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo (9):

‚ Es un posible carcinógeno ocupacional.

‚ Acarrea un mayor riesgo de cáncer del pulmón y, posiblemente, de cardiopatía para las personas expuestas en el lugar de trabajo.

‚ La exposición al humo debe reducirse a la mínima concentración factible.

‚ Los empleadores deben reducir al mínimo la exposición ocupacional al humo empleando todas las medidas preventivas a su disposición.

En 1993, el Organismo de Protección Ambiental (EPA) publicó un informe sobre los efectos del tabaquismo pasivo para la salud de las vías respiratorias en que se llega a la siguiente conclusión (3):

‚ El humo ambiental del tabaco es carcinógeno para el ser humano y causa 3.000 defunciones anuales de no fumadores por cáncer del pulmón en los Estados Unidos.

Siguen acumulándose pruebas de que el humo ambiental del tabaco es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y de otra índole (3,4,10-12,18-20).

Responsabilidad civil

Ya en 1972, el Director General de Sanidad de los Estados Unidos advirtió que fumar cigarrillos era peligroso para los no fumadores (23). Desde entonces, los fallos de los tribunales y los estatutos y reglamentos de los estados, condados y ciudades han conferido protección al no fumador. En marzo de 1994, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales del

Departamento de Trabajo de los Estados Unidos propuso un reglamento nacional sobre la calidad del aire interior, incluido el humo ambiental del tabaco. En los lugares de trabajo donde no se prohíbe fumar, el reglamento propuesto exige zonas designadas para fumar que sean totalmente cerradas y aisladas, con sistemas independientes de aireación con escapes directamente al exterior. Hasta septiembre de 1996 no se había terminado de preparar ese reglamento. Muchos estados y municipios han promulgado leyes de restricción del tabaquismo en público y algunos han pasado a restringirlo en el lugar de trabajo. Ya en junio de 1995, 47 estados habían

restringido el tabaquismo de alguna forma en los lugares de trabajo o públicos y 21 estados lo habían reglamentado en lugares de trabajo privados (24). Hay más de 800 ordenanzas locales que imponen restricciones sobre el uso del tabaco (25).

Puesto que nadie tiene el derecho de poner en peligro la salud de otros y, según las normas del derecho consuetudinario, el empleador tiene la responsabilidad de proporcionar un lugar de trabajo inocuo y saludable (26), la responsabilidad civil es una cuestión de importancia para los empleadores. Dado que el humo ambiental del tabaco se ha clasificado como un carcinógeno (humano conocido) del grupo A, sería difícil alegar que un empleador que no reduce el humo de tabaco a la mínima concentración posible proporciona un lugar de trabajo inocuo.

Varios ejemplos recientes muestran la validez de las preocupaciones por la responsabilidad civil. En diciembre de 1995, el viudo de una enfermera de un hospital de atención a excombatientes recibió indemnización por la muerte de su esposa tras aducir que el caso mortal de cáncer pulmonar que sufrió había sido causado por exposición al tabaquismo pasivo mientras trataba a sus pacientes (27). En enero de 1996, un tribunal de apelaciones del Estado de la Florida resolvió

(13)

que los auxiliares de vuelo podían proceder a presentar una demanda colectiva nacional contra las compañías tabacaleras por su responsabilidad en el origen de los problemas de salud causados por exposición al tabaquismo pasivo (28).

Costos para las personas y la sociedad

Es difícil calcular el ahorro de costos relacionado con la prevención de un ataque cardíaco o con la demora del comienzo de un caso de cáncer. No obstante, la reducción de la prevalencia del tabaquismo en el lugar de trabajo puede ahorrar dinero no solo al empleador sino también a las personas y a la sociedad en general. Los fumadores generan mayores costos de tiempo, atención de salud y dinero porque suelen

‚ tener un mayor número de hospitalizaciones,

‚ necesitar más tiempo para recuperarse de una enfermedad o lesión, ‚ representar mayores costos de atención de salud ambulatoria (29,30) y ‚ tener bebés con bajo peso al nacer (16).

En un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE.UU. en 1994 se estimó que el costo del tabaquismo por concepto de atención médica directa fue de $50.000 millones en 1993 (figura 1-3) (31). Los costos indirectos del tabaquismo para la sociedad, como la pérdida de productividad por mayor absentismo y la pérdida de años de vida productiva, también son enormes. La Oficina de Evaluación Tecnológica del Congreso de los Estados Unidos estimó que, en 1990, los costos indirectos de las

enfermedades y defunciones atribuibles al tabaquismo ascendieron a un total de $47.200 millones (32).

El humo ambiental del tabaco es peligroso para los empleados y costoso para los empleadores. Para proteger a todos los empleados contra los peligros para la salud que acarrea la exposición al aire contaminado con humo, las compañías deben restringir el consumo de tabaco en el lugar de trabajo. Además, deben ofrecer asistencia para que los empleados y las personas a su cargo dejen de fumar, si así lo desean.

►El humo ambiental del tabaco contiene cerca de 4.000 compuestos químicos, entre los que cabe citar formaldehído, cianuro, monóxido de carbono, amoníaco, nicotina y agentes carcinógenos, como el

benceno y las N-nitrosaminas (3).

La eliminación del humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo y la reducción del tabaquismo entre los empleados pueden disminuir los costos de la atención de salud y prolongar los años de vida productiva. Estos dos factores, por sí solos, tendrán un efecto favorable en el resultado económico de las

compañías. Si bien la muerte prematura de los fumadores puede compensar los mayores costos de atención de salud con ahorros de beneficios por concepto de pensiones, todos los empleadores responsables desean que sus empleados tengan una vida plena y productiva antes de la jubilación y

(14)

Clase de costo Monto (millones de $)

Gastos de hospitalización 26.900

Gastos de atención médica 15.500

Gastos de atención en centros de convalecencia 4.900

Medicamentos recetados 1.800

Gastos de atención de salud domiciliaria 900

Total 50.000

En este capítulo se han descrito las consecuencias del uso del tabaco y de la exposición al tabaquismo pasivo. En el capítulo 2 se discuten los beneficios de un ambiente de trabajo sin humo de tabaco.

Referencias

1. McGinnis JM, Foege WH. Actual causes of death in the United States. Journal of the American Medical

Association 1993;270;2207-2212.

2. Centers for Disease Control and Prevention. Cigarette–attributable mortality and years of potential life lost – United States, 1990. Morbidity and Mortality Weekly Report 1993;42;645-659.

3. U.S. Environmental Protection Agency. Respiratory health effects of passive smoking: Lung cancer and

other disorders. The report of the Environmental Protection Agency. U.S. Environmental Protection

Agency, Office of Research and Development, 1993. (EPA/600/6-90/006F)

4. Steeland K, Thun M, Lally C, Heath C. Environmental tobacco smoke and coronary heart disease in the American Cancer Society CPS-II cohort. Circulation 1996;94;622-628.

5. U.S. Department of Health and Human Services. The health consequences of smoking: Cancer and chronic

lung disease in the workplace. A report of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human

Services, Public Health Service, Office on Smoking and Health, 1985. (DHHS Publication No. (PHS) 85-50207)

6. U.S. Department of Health, Education, and Welfare. Smoking and health. A report of the Surgeon General. U.S. Department of Health, Education, and Welfare, Public Health Service, Office on Smoking and Health, 1979. (DHEW Publication No. (PHS) 79-50066)

7. U.S. Department of Health and Human Services. The health consequences of involuntary smoking: A report

of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers

for Disease Control, Office on Smoking and Health, 1986. (DHHS Publication NO. (CDC) 87-8398) 8. National Research Council. Environmental tobacco smoke: Measuring exposures and assessing health

effects. Washington, DC: National Academy Press. 1986.

9. U.S. Department of Health and Human Services. NIOSH Current Intelligence Bulletin 54: Environmental

tobacco smoke in the workplace, lung cancer and other health effects. U.S. Department of Health and

Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health, 1991. (DHHS Publication No. (NIOSH) 91-108)

10. Steenland K. Passive smoking and the risk of heart disease. Journal of the American Medical Association 1992;267:94-99.

11. Glantz SA, Parmley WW. Passive smoking and heart disease: Epidemiology, physiology, and biochemistry. Circulation 1991;83:1–12.

12. Taylor AE, Johnson DC, Kazemi H. Environmental tobacco smoke and cardiovascular health. A position paper from the Council on Cardiopulmonary and Critical Care, American Heart Association. Circulation 1992;86:699–702.

13. Pirkle JL, Flegal KM, Bernert JT, et al. Exposure of the US population to environmental tobacco smoke: The third National Health and Nutrition Examination Survey, 1988–1991. Journal of the American Medical Association 1996;275:1233–1240.

FIGURA 1-3. COSTOS DE LA ATENCIÓN MÉDICA ATRIBUIBLE AL TABAQUISMO DURANTE UN AÑO (1993) (31)

(15)

14. U.S. Department of Health and Human Services. The health consequences of smoking: Nicotine addiction. A report of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, Office on Smoking and Health, 1988.

15. U.S. Department of Health and Human Services. Reducing the health consequences of smoking: 25 years of

progress. A report of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health

Service, Centers for Disease Control, Office on Smoking and Health, 1989. (DHHS Publication No. (CDC) 89-8411)

16. U.S. Department of Health and Human Services. The health benefits of smoking cessation: A report of the

Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for

Disease Control, Office on Smoking and Health, 1990. (DHHS Publication No. (CDC) 90-8416)

17. Orleans CT, Seade J. Nicotine addiction: Principles and management. New York: Oxford University Press, 1993.

18. Schoendorf KC, Kiely JL. Relationship of sudden infant death syndrome to maternal smoking during and after pregnancy. Pediatrics 1992;90:905–908.

19. Blair PS, Fleming PJ, Bensley D, et al. Smoking and the sudden infant death syndrome: Results from 1993–5 case-control study for confidential inquiry into stillbirths and deaths in infancy. British Medical

Journal 1996;313:195–198.

20. Klonoff-Cohen HS, Edelstein SL, Lefkowitz ES. The effect of passive smoking and tobacco exposure through breast milk on sudden infant death syndrome. Journal of the American Medical Association 1995;273:795–798.

21. Kristein M. How much can business expect to profit from smoking cessation? Preventive Medicine

1983;12:358–381. [Adjusted by the author via personal communication.]

22. U.S. Department of Health and Human Services. A decision maker’s guide to reducing smoking at the worksite. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Office of Disease

Prevention and Health Promotion and Office on Smoking and Health, 1985.

23. U.S. Department of Health, Education, and Welfare. The health consequences of smoking. A report of the

Surgeon General. U.S. Department of Health, Education, and Welfare, Public Health Service, Health

Services and Mental Health Administration, 1972. (DHEW Publication No. (HSM) 14)

24. Centers for Disease Control and Prevention. State laws on tobacco control—United States, 1995. Morbidity

and Mortality Weekly Report 1995;44(No. SS-6). 25. Americans for Nonsmokers’ Rights, unpublished data.

26. Eriksen MP. Workplace smoking control: Rationale and approaches. Advances in Health Education and

Promotion 1986;1:65–108.

27. Geyelin M. Widower wins death benefits in case over second-hand smoke in workplace. Wall Street

Journal, December 13, 1995, p. B6.

28. Collins G. Court clears way for flight attendants to sue tobacco companies on secondhand smoke. New

York Times, January 5, 1996, p. 10.

29. Penner M, Penner S. Excess insured health care costs from tobacco-using employees in a large group plan.

Journal of Occupational Medicine 1990;32:521–523.

30. Smith JB, Fenshe NA. Cutaneous manifestations and consequences of smoking. Journal of the American

Academy of Dermatology 1996;34:717–732.

31. Centers for Disease Control and Prevention. Medical-care expenditures attributable to cigarette smoking — United States, 1993. Morbidity and Mortality Weekly Report 1994;43:469–472.

32. Office of Technology Assessment, United States Congress. Released in testimony to the Senate Special Committee on Aging, May 6, 1993: Smoking related deaths and financial costs: Office of Technology Assessment estimates for 1990.

(16)

C a p í t u l o

2

B E N E F I C I O S D E U N

A M B I E N T E D E T R A B A J O

L I B R E DE H U M O D E T A B A C O

(17)

El principal beneficio de un ambiente libre de humo de tabaco es la protección de todos los empleados contra los riesgos del tabaquismo

pasivo para la salud.

egún el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, la mayoría de los empleados no fuman, alrededor de la mitad trabajan actualmente en un ambiente donde se prohíbe fumar en su zona de actuación o en zonas (comunes) públicas de su lugar de trabajo y más de 80%

pertenecen a compañías que tienen una política sobre ambiente de trabajo libres de humo de tabaco (1). En la actualidad los empleadores de los EE.UU, están claramente abordando el tabaquismo en el lugar de trabajo. En la figura 2-1 se enumeran algunos de los muchos

beneficios que reporta un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco tanto para los empleados como para los empleadores.

Apoyo a las políticas sobre ambientes libres de humo de tabaco

Las políticas integrales de lucha antitabáquica, incluso las que prohiben fumar en todo un establecimiento, no son nuevas. Sin embargo, han recibido un gran estímulo en los últimos 10 años con la acumulación de pruebas sobre los riesgos de la exposición al humo ambiental del tabaco y la mayor sensibilización del público al respecto. Según las encuestas Gallup, la población estadounidense conoce los riesgos que presenta el tabaquismo pasivo y favorece el empeño puesto en reducir la exposición al mismo. En 1992, 97% de los no fumadores y 79% de los fumadores reconocieron que la exposición al humo ambiental del tabaco es nociva para los adultos sanos (3). El porcentaje de estadounidenses que favorecen algún tipo de restricción del tabaquismo en el lugar de trabajo aumentó de 81% en 1983 a 94% en 1992 (3).

Los empleadores han respondido con la introducción de políticas sobre ambientes de trabajo libres de humo de tabaco. En una encuesta realizada en 1992 se demostró que 59% de los empleadores privados tenían políticas de esa naturaleza o permitían fumar solamente en zonas con sistemas de ventilación separados (4). En una encuesta de un número más reducido de empleadores con un máximo de 25.000 empleados realizada en 1994 se señaló que 54% de las compañías habían puesto en práctica políticas pertinentes y que solamente 7% no tenían ninguna (5).

Moral de los empleados

Un empleador envía un mensaje claro a los empleados y a la comunidad al establecer una

política sobre ambientes de trabajo libres de humo de tabaco: nos importa la salud y la seguridad de nuestros empleados. Las pruebas científicas de los graves riesgos para la salud que acarrea la exposición al humo ambiental del tabaco protegen a los empleadores en caso de cualquier reclamación por “acoso” de los empleados o los visitantes fumadores. La preocupación del

(18)

sensibles al humo ambiental del tabaco por cualquier razón, por ejemplo, un embarazo, enfermedades cardíacas o alergias al humo del tabaco.

La provisión de servicios de apoyo a los empleados fumadores va de la mano con las políticas de restricción del tabaquismo en el lugar de trabajo. La ayuda a quienes deseen dejar de fumar envía un mensaje claro de que la compañía se preocupa por todos los empleados, incluso por los

fumadores. En el capítulo 4 se ofrece más información sobre la clase de apoyo que se puede proporcionar a los fumadores.

Productividad y costos médicos

Un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco puede mejorar la productividad de dos maneras: mediante una reducción de los efectos del tabaquismo pasivo entre los no fumadores y mediante la reducción del absentismo excesivo causado por el tabaquismo entre los fumadores que han sido motivados a dejar de fumar como resultado de la política de ambientes libres de humo. La reducción del absentismo puede aumentar mucho la productividad, en particular en las pequeñas empresas, donde los empleados realizan una gran variedad de tareas.

Un fumador que deja de fumar podría ahorrar a los empleadores aproximadamente $960 anuales en costos excesivos por enfermedad (6). Se estima que las personas que dejan de fumar antes de los 65 años ahorran de 40 a 67% de los costos médicos excesivos que deben sufragar durante toda la vida quienes siguen fumando (7).

Para los empleados

‚ Un ambiente libre de humo de tabaco ayuda a crear un lugar de trabajo inocuo, seguro y saludable. ‚ Un esfuerzo bien planeado y cuidadosamente realizado por el empleador para subsanar los efectos del

tabaquismo para la salud de sus empleados y de sus respectivas familias muestra preocupación por parte de la compañía.

‚ Los trabajadores a los que molesta el humo no estarán expuestos a éste en el lugar de trabajo. ‚ Los fumadores agradecen una política empresarial clara sobre el tabaquismo en el lugar de trabajo. ‚ Los administradores y mandos medios de la empresa se sienten aliviados cuando hay un proceso

claramente definido para abordar el tabaquismo en el lugar de trabajo.

Para el empleador

‚ Un ambiente libre de humo de tabaco ayuda a crear un lugar de trabajo inocuo, seguro y saludable. ‚ Se pueden reducir los costos directos de atención de salud para la compañía.

‚ Los costos de mantenimiento bajan al eliminar de las instalaciones el humo, las cerillas y las colillas de cigarrillos.

‚ El equipo y la maquinaria, las alfombras y los muebles de oficina duran más.

‚ A medida que se reduce el tabaquismo de los empleados, quizá sea posible negociar una menor cobertura de los seguros médico, de vida y de discapacidad.

‚ Hay un menor riesgo de incendio.

FIGURA 2-1. BENEFICIOS DE UN AMBIENTE DE TRABAJO LIBRE DE HUMO DE TABACO (2)

(19)

Imagen de la empresa

La imagen de la empresa es importante para muchos negocios. Puesto que los no fumadores representan alrededor de 75% de los consumidores adultos de bienes y servicios en los Estados Unidos, es fácil ver por qué muchas compañías y organizaciones establecen sitios libres de humo de tabaco para influir en la opinión de los consumidores con respecto a la compañía. Por

ejemplo, para demostrar su compromiso de proporcionar un medio agradable y seguro para comer, en 1994 McDonald´s estableció ambientes libres de humo de tabaco en los 1.400 restaurantes de su propiedad. Delta Airlines, otra industria proveedora de servicios, prohibió fumar en todos sus vuelos a partir del 1º de enero de 1995. Véanse ejemplos de organizaciones donde se prohíbe fumar en el Apéndice C.

Esas medidas pueden mejorar la imagen de una empresa no solamente desde el punto de vista de la competitividad comercial sino también en la contratación de personal. Las compañías que demuestren preocupación por la salud y el bienestar de sus empleados tienen más posibilidades de conseguir, contratar y retener una fuerza laboral de gran calidad.

Puesto que ya hay tantos lugares de trabajo donde se prohíbe fumar, los empleadores que no han instituido políticas pertinentes necesitan considerar la posibilidad de cumplir con las normas y expectativas de la comunidad.

En este capítulo se han descrito los beneficios de formular y poner en práctica políticas integrales de lucha antitabáquica, especialmente de establecimiento de un ambiente de trabajo libre de humo del tabaco. En el capítulo 3 se ofrece información para ayudarle a determinar la mejor política para su lugar de trabajo.

Referencias

1. National Cancer Institute. Tobacco Use Supplement to the 1993 Current Population Survey, unpublished data. [Por favor tomar nota que estos datos se refieren a los trabajadores de los Estados Unidos 20 años de edad o más viejo quienes trabajó fuera su hogar, no hizo trabajar al aire libre, no fueron los trabajadores por cuenta propia y quién no viajó a diferentes edificios o los lugares de trabajo.]

2. U.S. Department of Health and Human Services. A decision maker’s guide to reducing smoking at the worksite. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Office of Disease Prevention and Health Promotion and Office on Smoking and Health, 1985.

3. The Gallup Organization, Inc. Survey of the public’s attitudes toward smoking. Princeton, NJ: The Gallup Organization, Inc., 1992.

4. U.S. Department of Health and Human Services. 1992 Survey of worksite health promotion activities. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Office of Disease Prevention and Health Promotion, 1992 (DHHS Publication No. 93-500023).

5. Smokenders International. 1994/1995 Report on smoking and the workplace. Phoenix, AZ: Smokenders International, 1994.

6. Fisher KJ, Glasgow RE, Terborg JR. Worksite smoking cessation: A meta-analysis of long term quit rates from controlled studies. Journal of Occupational Medicine 1993;32:429-439.

(20)

C a p í t u l o

3

G U Í A D E L P E R S O N A L

D I R E C T I V O P A R A LA

S E L E C C I Ó N D E P O L Í T I C A S

S O B R E E L T A B A C O E N E L

L U G A R D E T R A B A J O

(21)

El Director General de Sanidad de los Estados Unidos ha declarado que la simple separación de los fumadores de quienes no lo son

dentro del mismo recinto puede reducir, pero no eliminar, la exposición de estos últimos al humo ambiental del tabaco (1).

unque existen muchas políticas posibles sobre el tabaco en el lugar de trabajo, solamente hay dos efectivas y viables en el ambiente social y científico de hoy:

(1) Ambientes totalmente libres de humo de tabaco

En esta opción, las instalaciones y vehículos de la compañía se declaran ambientes libres de humo de tabaco y, por tanto, no se puede fumar; esta política puede ampliarse para incluir cualquier propiedad o terreno (espacio abierto) del empleador.

(2) Zonas con sistemas de ventilación separados

En esta opción se permite fumar solamente en salas designadas a tal efecto con sistemas de ventilación separados.

En el cuadro 3-1 se comparan las dos clases de políticas antitabáquicas. Al decidir cuál debe seleccionar, tenga en cuenta cualesquiera leyes y ordenanzas pertinentes, así como las

consecuencias de las propias políticas. Por ejemplo, es posible que los costos de la atención de salud no se vean afectados por políticas que permiten fumar a los empleados en zonas designadas con sistemas de ventilación separados. En un estudio realizado en 1995 se observó que las salas de fumar con sistemas de ventilación separados podrían aumentar la tasa de mortalidad de los fumadores por cáncer del pulmón, en tanto que una política sobre el ambiente de trabajo sin humo de tabaco podría reducirla (2).

Es posible que no haya ningún ahorro de costos, a menos que la compañía ponga en marcha una política integral sobre el humo ambiental del tabaco y ofrezca actividades de ayuda para dejar de fumar que lleven a reducir el tabaquismo de los empleados y familiares a su cargo. Usted debe decidir qué beneficios son más importantes para su compañía y tener presente que la protección de la salud de los fumadores y los no fumadores exige un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco.

Según un estudio, en los lugares de trabajo donde se permite fumar, 59% de los no fumadores declararon que la exposición al humo ambiental del tabaco les causaba incomodidad (3). En un reciente estudio se demostró la clara relación existente entre el grado de idoneidad de una política antitabáquica y la exposición real de los no fumadores a los componentes peligrosos del humo: cuanto más amplia sea la política, menor será el grado de exposición (4).

La decisión es suya

Entre las preguntas que se deben considerar al tomar una decisión cabe citar las siguientes.

A

(22)

‚ ¿Qué política ofrecerá los mayores beneficios a la compañía a menor costo? ‚ ¿Qué política será más tolerable para la administración?

‚ ¿Qué ordenanzas existen en la comunidad sobre el uso de tabaco en los lugares públicos o de trabajo?

‚ ¿Qué expectativas tienen los clientes o la comunidad con respecto a la contaminación de los espacios interiores con humo ambiental del tabaco, habida cuenta de las políticas formuladas en otros lugares de trabajo similares y de la opinión pública con respecto al tabaquismo pasivo?

Política Pros Contras Ambientes totalmente libres de

humo de tabaco

No se permite fumar dentro de ningún edificio ni vehículo de la compañía. Se permite fumar solamente en lugares externos (abiertos) designados para ello. La política puede ampliarse para prohibir fumar en terrenos abiertos de la compañía. Por tanto,, los

empleados fumadores deberán abstenerse de fumar durante el día de trabajo o salir de los terrenos de la compañía para hacerlo.

x Cumple con todas las leyes y ordenanzas

x Reduce mucho la exposición de todos los empleados al humo ambiental del tabaco

x Ofrece los mejores beneficios para la salud y seguridad de los empleados

x Puede reducir el número de cigarrillos que fuman los

empleados y animarlos a dejar de fumar

x Reduce los costos de mantenimiento x Envía un claro mensaje a los

empleados

x Más fácil de administrar y aplicar x Bajo costo de ejecución

x Exige que los fumadores modifiquen su comportamiento x Puede haber algunos gastos si se

construyen casetas para fumadores en el exterior del edificio

x La presencia de empleados fumando en las inmediaciones del edificio afecta a la imagen de la empresa

x Es un inconveniente para los empleados fumadores x Si no se manejan en la debida

forma, es posible que haya absentismo desproporcionado de los fumadores de sus respectivas estaciones de trabajo

Zonas con sistemas de ventilación separados

Se permite fumar sólo en salas designadas a tal efecto. Éstas tienen sistemas de ventilación separados para evitar que el humo ambiental del tabaco penetre en otras zonas del edificio.

x Cumple con casi todas las leyes y ordenanzas

x Reduce la exposición de los no fumadores al humo ambiental del tabaco

x Permite que los fumadores permanezcan en el interior del edificio

x Puede tener efectos adversos adicionales para la salud de los fumadores

x Es muy costoso construir y mantener salas con sistemas de ventilación separados

x Se necesita espacio

x Es posible que los sistemas de ventilación separados no protejan debidamente a los no fumadores contra la exposición al humo ambiental del tabaco

Hay varias formas de recopilar información para responder a estas preguntas y apoyar la decisión que usted tome sobre la política de lucha antitabáquica más apropiada.

En el capítulo 5 se ofrece una guía detallada para acopiar información y determinar qué opción se debe escoger en materia de política.

CUADRO 3-1. POLÍTICAS ANTITABÁQUICAS: AMBIENTE COMPLETAMENTE LIBRE DE HUMO DE TABACO Y ZONAS CON SISTEMAS DE VENTILACIÓN SEPARADOS

(23)

Política y procedimiento modelos para establecer un ambiente de trabajo

libres de humo de tabaco

La política modelo explicada en el cuadro 3-2 es un punto de partida para las compañías que no hayan adoptado ninguna. Puede modificarse para adaptarla a sus necesidades. Observe que usted puede abordar en la misma política los asuntos referentes al tabaco sin humo o de mascar. Aunque el humo ambiental del tabaco no es un problema en el caso del tabaco sin humo, hay cuestiones estéticas y de salud referentes a ese producto y puede ser lógico incluir todos los productos del tabaco en una sola política.

Política

Debido a los peligros científicamente reconocidos provenientes de la exposición al humo ambiental del tabaco, es política de __________________ [nombre de la empresa] proporcionar un ambiente libre de humo de tabaco a todos los empleados y visitantes. Esta política cubre el consumo de cualquier producto del tabaco y el uso de tabaco sin humo o de mascar y se aplica a todos los empleados y visitantes.

Definición

1. Se prohíbe fumar productos de tabaco dentro de las instalaciones de la empresa en todo momento. La decisión de establecer o no zonas designadas para fumar fuera del edificio se tomará a discreción de la administración o de otra instancia decisoria.

La zona designada para fumar estará por lo menos a 6 metros de la entrada principal.

Todos los materiales empleados para fumar, incluso las colillas de cigarrillos y las cerillas, se extinguirán y desecharán en recipientes apropiados. Los supervisores se asegurarán de la limpieza periódica de la zona designada para fumar. Si ésta no se mantiene debidamente (por ejemplo, si hay colillas de cigarrillos en el piso) puede eliminarse a discreción de la administración o de otra instancia decisoria.

[Cuando se trate de una política que amplíe la prohibición de fumar a las instalaciones de la compañía, incorpore lo siguiente en sustitución del texto correspondiente: Se prohíbe fumar productos de tabaco dentro de las instalaciones o en los espacios abiertos de ______ {nombre de la empresa} en todo momento.]

2. Se prohíbe fumar en cualquier vehículo propiedad de o rentado por ______{nombre de la empresa}. Se prohíbe fumar en los vehículos de ______{nombre de la empresa} en todo momento.

Se prohíbe usar tabaco en los vehículos de uso personal al transportar personas en actividades oficiales autorizadas por _______{nombre de la empresa}.

3. Descansos

Los supervisores discutirán la cuestión de los recesos o descansos para fumar con su personal. Juntos, buscarán soluciones acertadas que no disminuyan la productividad del personal.

Procedimiento

1. Se informará a los empleados de esta política por medio de avisos colocados en las instalaciones, los vehículos y el manual de políticas de ______{nombre de la empresa} y por medio de orientación y capacitación proporcionada

CUADRO 3-2. POLÍTICA MODELO SOBRE AMBIENTES DE TRABAJO LIBRES DE HUMO DE TABACO

(24)

3. {nombre de la empresa}_______ ayudará a los empleados que deseen dejar de fumar facilitándoles el acceso a programas y materiales recomendados.

4. Cualquier incumplimiento de esta política se sancionará de conformidad con el procedimiento disciplinario establecido.

La determinación sobre la política que debe ponerse en práctica es apenas la mitad de la

decisión; la otra mitad consiste en determinar qué clase de apoyo se debe ofrecer a los fumadores afectados por el cambio. En el próximo capítulo se ofrecerá información útil para escoger el apoyo que se debe brindar a los empleados fumadores.

Referencias

1. U.S. Department of Health and Human Services. The health consequences of involuntary smoking: A report

of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers

for Disease Control, Office on Smoking and Health, 1986. (DHHS Publication NO. (CDC) 87-8398) 2. Siegel M, Husten C, Merritt RK, et al. Effects of separately ventilated smoking lounges on the health of

smokers: Is this an appropriate public health policy? Tobacco Control 1995;4:22-29.

3. Centers for Disease Control and Prevention. Discomfort from environmental tobacco smoke among employees at worksites with minimal smoking restrictions – United States, 1988. Morbidity and Mortality

Weekly Report 1992;41:351-354.

4. Hammond SK, Sorensen G, Youngstrom R, Ockene JK. Occupational exposure to environmental tobacco smoke. Journal of the American Medical Association 1995;274:956-960.

(25)

C a p í t u l o

4

A P O Y O A L O S

E M P L E A D O S F U M A D O R E S

(26)

Se estima que 32 millones de los fumadores actuales en los EE.UU. (alrededor de 70% del total de fumadores) declaran que desean dejarlo por

completo (1).

l efecto de la puesta en práctica de una política sobre ambientes de trabajo libres de humo de tabaco será inmediato sobre todo para los empleados fumadores. Usted puede ayudarles a adaptarse a los cambios introducidos por la política correspondiente de su empresa.

‚ Informe a los empleados con suficiente tiempo sobre la preparación de una nueva política. ‚ Después de ejecutarla, agradezca a los fumadores su esfuerzo por cumplirla.

‚ Ofrezca servicios de asistencia para dejar de fumar.

‚ Pida a los empleados no fumadores que ayuden y animen a los fumadores. ‚ Planee prestar apoyo continuo a los fumadores que deseen dejar de fumar.

Es importante prestar apoyo para dejar de fumar porque una nueva política puede animar a los fumadores a intentarlo. Como mínimo, las políticas antitabáquicas tienden a reducir el número de cigarrillos consumidos (2).

►Hechos conocidos sobre la nicotina (4): 1. Los cigarrillos y otras clases de tabaco son adictivos. 2. La nicotina es la droga del tabaco causante de la adicción.

3. Los procesos farmacológicos y conductuales que determinan la adicción al tabaco y a drogas como la heroína y la cocaína son similares.◄

La meta: establecer un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco sin

estigmatizar a los empleados fumadores

La meta de una política de ambientes libres de humo de tabaco es proporcionar un lugar de trabajo inocuo y saludable para todos los empleados. Por desgracia, el simple mensaje del “ambientes libres de humo de tabaco” puede interpretarse mal a veces con el significado de “sin fumadores” o “contra los fumadores”. La comunicación es importante para aclarar cualquier equivocación. Además, una compañía puede demostrar su compromiso con los empleados fumadores mediante ofrecimiento de ayuda: el apoyo para dejar de fumar puede ayudar a los empleados a lograrlo y a convencerlos de que la compañía no trata de estigmatizarlos.

Adicción a la nicotina

Con más de tres decenios de investigación que comprueba que dejar de fumar puede prolongar la esperanza de vida al evitar la enfermedad, ¿por qué los fumadores no dejan de fumar? Por lo general, porque son adictos a la nicotina (3). Cuando se suprime la nicotina, pueden ocurrir

E

(27)

síntomas de abstinencia en menos de 24 horas. Entre esos síntomas cabe citar un deseo intenso de consumir nicotina, ansiedad, frustración, irritabilidad, ira, pérdida de la capacidad de

concentración, aumento de la frecuencia cardíaca, fatiga, mareo y opresión en el pecho. Aunque muchos síntomas desaparecen al cabo de 1 a 3 semanas, el deseo intenso y la urgencia física de fumar pueden durar meses y hasta años (4).

Beneficios inmediatos de dejar de fumar

A pesar de la incomodidad física que puede acompañar el abandono del hábito de fumar, los beneficios son casi inmediatos. Entre éstos cabe citar los siguientes (5):

‚ La concentración sanguínea de monóxido de carbono se reduce al cabo de ocho horas. ‚ Los sentidos del gusto y del olfato mejoran rápidamente.

‚ Mejora la salud bucodental (dejar de fumar previene o estabiliza la enfermedad dental y elimina el “aliento de fumador”).

‚ La resistencia y el vigor mejoran como resultado de la mayor concentración de oxígeno en el organismo y de mejor circulación.

‚ El sentido de logro mejora la propia imagen.

‚ Los efectos inmediatos de la nicotina que aumentan la frecuencia del pulso, la tensión arterial y la temperatura corporal se eliminan después de 20 minutos de haber fumado el último

cigarrillo.

Dejar de fumar y el lugar de trabajo

El lugar de trabajo es un medio ideal para animar a los fumadores a dejar de fumar. Los empleados pasan tanto tiempo en el trabajo que las políticas de ambientes libres de humo de tabaco pueden proporcionar el incentivo que necesitan para conseguirlo.

Sin embargo, para la mayoría de los fumadores no es fácil dejar de fumar. De hecho, muchos tratan de hacerlo en repetidas ocasiones antes de lograrlo definitivamente; otros pueden pasar por “ciclos” más prolongados sin fumar y luego reincidir. Aunque más de 90% de los fumadores que dejan de fumar “para siempre” lo hacen sin ningún programa estructurado, es posible que la experiencia previa con métodos formales como los ofrecidos en el lugar de trabajo les haya permitido adquirir valiosa práctica.

En condiciones ideales, el apoyo prestado en el lugar de trabajo para dejar de fumar incluye varios métodos y materiales para atender las diversas necesidades de los empleados fumadores. Aunque 70% de los fumadores indican que les gustaría dejar de fumar (1) no todos hacen un intento serio por lograrlo al mismo tiempo ni responderán al mismo programa ni a “la misma receta”. La disposición a dejar de fumar varía de un fumador a otro. Es posible que algunos hayan dejado de fumar y necesiten apoyo para mantenerse alejados de los cigarrillos, algunos pueden estar listos para tratar de dejarlo y otros pueden estar apenas pensando en hacerlo. Quizá otros no estén listos ni siquiera para intentarlo. Por lo tanto, es importante considerar la

(28)

►Los fumadores dejan de fumar valiéndose de muchos métodos diferentes. El apoyo para dejar de fumardebe incluir diversos métodos y materiales para atender las distintas necesidades de

sus empleados fumadores.◄

Clases de apoyo a los empleados fumadores

Hay varias posibilidades. En algunos organismos voluntarios, departamentos de salud y organizaciones nacionales se han elaborado materiales de autoayuda (como folletos y grabaciones en cinta magnetofónica y video) y programas grupales de modificación del comportamiento (ya sea en el sitio de trabajo o en un establecimiento de la comunidad). En algunas comunidades también se patrocinan exposiciones y ferias de salud en el lugar de trabajo. Estos recursos se enumeran en el Apéndice A.

Es posible ofrecer diversas clases de asistencia a los empleados fumadores, desde programas integrales hasta envío de algunos a establecimientos fuera de la empresa. En el cuadro 4-1 se enumeran varias de esas clases de programas. Para adaptar un programa a su compañía, usted puede escoger un conjunto de esas posibilidades.

Apoyo acorde con las necesidades de los empleados

Una forma de determinar qué clase de apoyo debe ofrecerse consiste en examinar las

posibilidades más útiles para los fumadores con diferentes grados de disposición a dejar de fumar y en asegurarse de que haya por lo menos una opción de apoyo para cada clase de fumador. Los nuevos ex fumadores

Cuando los fumadores abandonan el hábito pueden enfrentar una situación de incomodidad física, aumento de peso y estrés. Las siguientes medidas ayudan a disminuir al mínimo estos obstáculos.

‚ Un ambiente de trabajo libre de humo de tabaco puede ayudar a los ex fumadores al eliminar todos los actos u objetos que recuerden el hábito (por ejemplo, ver fumar a otros, tener ceniceros, etc.).

‚ El tratamiento de sustitución de la nicotina reduce los síntomas de abstinencia.

‚ Casi todos los programas de ayuda para dejar de fumar (ya sean de autoayuda o formales) comprenden información nutricional y ejercicio para controlar el peso.

‚ Casi todos los programas de ayuda para dejar de fumar comprenden técnicas para el manejo del estrés, tales como técnicas de relajación, visualización de imágenes agradables y respiración profunda para reducir la ansiedad que se produce al dejar de fumar.

‚ Las posibilidades de apoyo social comprenden sesiones periódicas de atención ulterior

ofrecidas por programas formales, establecimiento de números telefónicos para llamadas gratis y envío de mensajes de apoyo de la administración de la compañía.

Muchas de las personas que dejan de fumar recaen. Los programas de cesación eficaces (ya sean formales o de autoayuda) también deben ofrecer a los empleados la oportunidad de adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para evitar que reincidan.

(29)

Grado de apoyo Pros Contras Apoyo integral

x Ofrecer y pagar programas de ayuda para dejar de fumar a los empleados fumadores y los familiares a su cargo

x Informar a todos los empleados sobre las enmiendas de la política antitabáquica y el apoyo que se pretende ofrecer

x Puede mejorar el estado de salud de los empleados

x Puede ayudar a contener los costos de la atención de salud

x Permite que el empleado evalúe el efecto del programa de ayuda para dejar de fumar

x Es más probable que lleve a cambios en el comportamiento tabáquico

x Demuestra el compromiso del empleador de ayudar a los empleados fumadores

x Más costoso que otras posibilidades

x Exige un gran esfuerzo por parte del empleador

Facilitación

x Trabajar con los proveedores de atención de salud (compañías de seguros y prestadores de servicios) para ofrecer programas de ayuda para dejar de fumar a los empleados

x Proporcionar materiales de autoayuda sobre dejar de fumar x Informar a todos los empleados

sobre las enmiendas de la política antitabáquica y el apoyo que se pretende ofrecer

x Puede mejorar el estado de salud de los empleados

x Aprovecha los recursos existentes x No exige un esfuerzo continuo ni

vigilancia del empleador

x Exige un gran esfuerzo inicial x Los proveedores de atención de

salud pueden mostrar poca disposición a prestar apoyo

Envío a programas apropiados x Ofrecer a los empleados

información sobre los programas comunitarios de ayuda para dejar de fumar

x Proporcionar materiales de autoayuda sobre cómo dejar de fumar

x Informar a todos los empleados sobre las enmiendas de la política antitabáquica y el apoyo que se pretende ofrecer

x Aprovecha los recursos existentes x Es una medida menos costosa que

la de apoyo integral x Más fácil de ofrecer que las

medidas de apoyo integral o facilitación

x Menos efecto en el comportamiento relacionado con el tabaquismo y en los costos de la atención de salud

Empleados que piensan dejar de fumar y desean ayuda para ello

Los empleadores pueden apoyar a los empleados que deseen dejar de fumar ofreciéndoles una variedad de clases de ayuda (o enviándolos a lugares donde puedan recibirla), incluso programas de autoayuda, programas formales de ayuda para dejar de fumar, orientación dada por un

proveedor de atención de salud y ayudas farmacológicas. Los programas de incentivos también apoyan el intento de dejar de fumar.

Empleados que no piensan dejar de fumar

(30)

‚ Suministro de información por medio del personal de salud ocupacional.

‚ Fomento del uso de teléfonos gratuitos para solicitud de información sobre salud (por ejemplo, sobre el cáncer).

‚ Inclusión de artículos sobre los beneficios de dejar de fumar en los boletines de la compañía. ‚ Exhibición de carteles que fomenten los intentos para dejare de fumar.

‚ Ofrecimiento de evaluaciones del riesgo para la salud o de otros exámenes físicos.

‚ Participación en campañas nacionales e internacionales, como el Gran Día Nacional sin Humo de Tabaco en los EE.UU. [The Great American Smokeout] (el jueves anterior al Día de Acción de Gracias), el Día Nacional de la Salud y la Aptitud Física de los Empleados [National

Employee Health and Fitness Day] (el tercer miércoles de mayo), el Día Libre de Tabaquismo

[Freedom from Smoking Day] (el 5 de julio) y el Día Mundial sin Tabaco (el 31 de mayo). ‚ Ofrecimiento de incentivos para dejar de fumar.

El apoyo social también puede animar a los fumadores a pensar en dejar de fumar. Ese apoyo incluye la creación de ambientes en el lugar de trabajo y la casa que apoyen no fumar. Las compañías deben considerar la posibilidad de ofrecer y pagar programas de ayuda para dejar de fumar para los empleados y los familiares a su cargo como manera de fomentar el apoyo social.

Posibilidades de apoyo para dejar de fumar

En casi todas las comunidades hay muchas clases de apoyo para dejar de fumar. Aquí se describen algunas. Las empresas que no empleen a suficientes fumadores para justificar

actividades de ayuda para dejar de fumar in situ pueden hacer uso de los recursos existentes en la comunidad.

Programas de autoayuda

Los programas de autoayuda son atractivos para muchos fumadores porque pueden realizarse en privado y con flexibilidad. Con buenos materiales de autoayuda se puede proporcionar a los empleados información para los siguientes fines:

‚ Entender sus patrones de consumo de tabaco. ‚ Fijar una fecha para dejar de fumar.

‚ Reconocer todos los actos y objetos que les recuerden el hábito de fumar y resistir la tentación que produzcan.

‚ Explorar posibilidades que no sean fumar. ‚ Controlar el aumento de peso.

‚ Manejar el estrés.

‚ Evitar la recaída en el hábito de fumar.

Muchos materiales de autoayuda (por ejemplo, folletos, videos y juegos para dejar de fumar ) son apropiados para el lugar de trabajo. Varios organismos de salud voluntarios como la Sociedad Estadounidense de Lucha contra el Cáncer (American Cancer Society (ACS)) y la Asociación Estadounidense de Lucha contra las Enfermedades Pulmonares (American Lung Association (ALA)) ofrecen excelentes materiales de autoayuda. En el Apéndice A se enumeran algunos de los muchos recursos disponibles. Examine varios materiales para decidir cuáles son los más apropiados para sus empleados.

(31)

Programas colectivos para dejar de fumar

Aunque la mayoría de los fumadores dejan de fumar sin asistencia formal, algunos necesitan la orientación y apoyo de programas estructurados. Los miembros de un grupo se ofrecen a menudo apoyo y orientación unos a otros. Se puede contratar a proveedores externos para la realización de programas de ayuda para dejar de fumar o dar a los empleados una lista de los programas existentes en la comunidad. Seleccione cuidadosamente a los proveedores antes de contratar sus servicios o de enviar allá a sus empleados. En la figura 4-1 se ofrece una lista de verificación para seleccionar esos servicios.

1. ¿Cuándo se fundó la organización? ¿Por cuánto tiempo ha proporcionado programas de ayuda para dejar de fumar?

2. ¿Cuántas personas han participado en el programa? 3. ¿Será apropiado el método para los empleados?

a. ¿Qué métodos se usan para ayudar a los fumadores a dejar de fumar? b. ¿Cómo se mantiene la abstinencia del tabaquismo?

c. ¿Qué recursos se proporcionan para ayudar a promover el programa entre los empleados de la compañía y estimular su participación?

4. ¿Ha sido satisfactorio el programa para otras personas?

a. ¿Se le puede proporcionar a usted una lista de clientes, en particular, de otros empleadores? b. ¿Se le darán referencias para que verifique el grado de satisfacción y de éxito?

5. ¿Qué preparación tienen los instructores? ¿Qué formación han recibido? ¿Qué experiencia tienen en orientación sobre cómo dejar de fumar?

6. ¿Son los materiales impresos apropiados para el grado de instrucción de los empleados? ¿Son atractivos y motivadores?

7. ¿Se adaptará la estructura del programa a las necesidades de los empleados? a. ¿Se puede dar cabida a todos los turnos?

b. ¿Se pueden proporcionar programas dentro y fuera del lugar de trabajo? c. ¿Se pueden ofrecer programas estructurados flexibles?

d. ¿Se puede proporcionar equipo audiovisual?

8. ¿Está dispuesto el proveedor del programa a ofrecer asistencia y seguimiento continuos una vez que termine el programa formal?

9. ¿Incorpora el programa los sistemas de apoyo de los participantes? Por ejemplo, ¿compañeros y familiares? 10. ¿Ofrece el programa alguna forma de garantía? Por ejemplo, ¿pueden repetirlo los empleados gratis o a bajo

costo?

11. ¿Puede el proveedor del programa presentar pruebas de los logros semestrales y anuales de clientes anteriores? (Una escala de 20 a 40% es realista.) Recuerde que no todo lo que brilla es oro.

¿Cuánto cuesta el programa por empleado? ¿Hay descuentos para grupos?

Ayudas farmacológicas

La adicción a la nicotina es una razón importante por la cual puede ser difícil para los fumadores dejar de fumar. A algunos fumadores quizá les convenga usar ayudas farmacológicas, tales como goma de mascar o un parche transdérmico de nicotina, para superar su adicción. La goma de mascar libera la nicotina a la boca y el parche se aplica directamente sobre la piel, donde libera nicotina en forma continua a la corriente sanguínea.

FIGURA 4-1. LISTA DE VERIFICACIÓN: EVALUACIÓN DE UN PROGRAMA GRUPAL PARA DEJAR DE FUMAR

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...