ARTÍCULOS ORIGINALES

Texto completo

(1)

ARTÍCULOS ORIGINALES

EFICACIA DE IgY ANTI-ROTAVIRUS VÍA ORAL EN EL TRATAMIENTO DE DIARREAS

AGUDAS POR ROTAVIRUS

EFFECTIVENESS ROTAVIRUS IgY MOUTH IN THE TREATMENT OF ACUTE DIARRHEA ROTAVIRUS.

Carlos Enrique Azabache Diaz 1 Noelle IsabelAnticona Carranza 2

RESUMEN

Con el propósito de determinar la eficacia de la Inmnoglobulina Y antoritavirus en el tratamiento de la diarrea acuosa por Rotavirus. Se realizó un ensayo clínico en 230 niños, divididos en dos grupos estudio, 115 niños quienes se les administro Inmunoglobulina Y (Grupo 1), y 115 niños que conformaron el grupo control (Grupo2), los pacientes fueron atendidos desde Junio del 2005 hasta febrero del 2006 en la Clínica Anticona localizada en Trujillo - Perú. Se encontró predomino del sexo femenino (>50%) en ambos grupos, antecedente de rinofaringitis aguda (>90%) en ambos grupos, deshidratación en el 100% del grupo de estudio. Con relación a las manifestaciones clínicas: vómitos, fiebre, deshidratación y episodios de diarrea por día, los cambios fueron cuantitativamente mayores y estadísticamente diferentes a favor del grupo de estudio; se observó una media de 1.58 días de duración de la enfermedad después del tratamiento en el grupo de estudio, comparada con una media de 3.54 días en el grupo control (p<0.01). Concluyéndose que la IgY antirotavirus vía oral es eficaz en el Tratamiento de diarreas agudas por Rotavirus.

Palabras Claves: Diarrea por Rotavirus, Inmunoglobulina Y antirotavirus. ABSTRACT

In order to determine the effectiveness of Inmnoglobulina Y antoritavirus in the treatment of watery diarrhea rotavirus. We performed a clinical trial in 230 children, divided into two groups study, 115 children who were administered immunoglobulin Y (Group 1), and 115 children who comprised the control group (Group 2), patients were treated from June 2005 until February 2006 in Anticona Clinic located in Trujillo - Peru. We found a predominance of females (> 50%) in both groups, history of acute nasopharyngitis (> 90%) in both groups, dehydration in 100% of the study group. With regard to clinical manifestations: vomiting, fever, dehydration, and episodes of diarrhea per day, the changes were quantitatively greater and statistically different in favor of the study group, we found an average of 1.58 days of duration of disease after treatment the study group, compared with an average of 3.54 days in the control group (p <0.01). Concluding that the oral rotavirus IgY is effective in the treatment of acute rotavirus diarrhea.

Key words: Rotavirus diarrhea, and rotavirus immunoglobulin. INTRODUCCIÓN

Las diarreas agudas son uno de los cuadros clínicos más comunes entre niños de 0 y 5 años. En líneas generales, la diarrea impide que el cuerpo procese y absorba el agua necesaria, sales y elementos nutritivos, lo que puede llevar a diversos grados de deshidratación y hasta la muerte. En el Perú representa alrededor de 385 mil casos y 1.600 defunciones por año, por lo constituye un problema de Salud publica (1,2).

Dentro de la etiología de este cuadro clínico, los Rotavirus constituye la causa más frecuente, siendo su frecuencia entre el 70-80% de los casos. Su distribución geográfica es universal y pueden ser más frecuentes en las regiones socioeconómicas más pobres (3-5). En los países desarrollados, los Rotavirus constituyen el agente único más frecuente de diarrea en los niños menores de 2 años que necesitan asistencia médica, concentrándose el

mayor número de casos entre los 3-12 meses de edad, con un claro predominio en los meses invernales.

Rotavirus es también la causa más frecuente de hospitalización y deshidratación, afectando aproximadamente al 50% de los ingresos y causando la muerte por deshidratación en el 0,75% de los niños menores de 2 años afectados, se estima que alrededor del 60% de los niños al cumplir los 5 años de edad habrá presentado al menos un episodio de enfermedad diarreica asociada a rotavirus (6,7).

La transmisión de este virus es exclusivamente por vía fecal-oral, La transmisión está asociada a la falta de higiene y en ciertos casos aumenta especialmente en la época de verano. Se acentúa más en las zonas que no cuentan con una infraestructura de saneamiento ambiental adecuada, 1. Médico. Docente de la Carrera profesional Obstetricia. Universidad Privada Antenor Orrego. Medico Asistente Clínica Anticona- Trujillo. 2. Médico. Universidad Privada Antenor Orrego.

(2)

lugares que pueden incluso ser foco de infección para los más pequeños. La infección puede ser asintomática pero puede desencadenar en enfermedad, presentándose en este caso como un simple malestar estomacal con fiebre, vómitos y diarrea de grado diverso que va de leve a grave con compromiso vital (8-10).

Se han desarrollo varios estudios dirigidos a la prevención de esta enfermedad, las vacunas que existen es prueba de ello. Sin embargo, actualmente, su costo no esta acorde con el poder adquisitivo de nuestra población, específicamente del estrato socioeconómico bajo en donde esta enfermedad es mas frecuente(6). Una alternativa a este problema, es la administración de Inmunoglobulina antirotavirus en Yema de huevo en polvo (IgY antirotavirus), Tecnología desarrollada por Biondist CO. LTD, sustancia que puede ser ingerida sola o mezclada con alimentos del niño. Además de su bajo costo comparado con las vacunas que existen, es una ventaja adicional. Won-Yong en el año 2002, realizó un ensayo clínico en 40 niños con diarrea causada por rotavirus, administrándole Yema de huevo en polvo (IgY antirotavirus), valorando, por 3 días consecutivos, la sintomatología y la identificación de la cepa de rotavirus en heces; encontró que el 66% presentó una disminución entre 34.7% y 46.3% de la cepa del rotavirus y menor frecuencia de sintomatología con asociación estadística, demostrando la utilidad de esta sustancia (11).

La prevención de las diarreas agudas es una actividad que compromete a todo el personal de salud y teniendo en cuenta lo expuesto, formulamos el siguiente problema: ¿Es Eficaz la IgY antirotavirus vía oral en el Tratamiento de diarreas agudas por Rotavirus?, teniendo como objetivo demostrar que el Uso IgY antirotavirus vía oral es eficaz en el tratamiento de diarreas agudas por Rotavirus..

MATERIAL Y MÉTODOS

El universo estuvo constituido por todos los niños con diagnostico clínico de diarrea aguda por Rotavirus atendidos en le “Clínica Anticona” desde Junio del 2005 hasta febrero del 2006. Los criterios de inclusión fueron: Todos los niños < 5 años y que sus apoderados hayan firmado el Consentimiento Informado(A- I); Que presenten Deshidratación leve o moderada. Los Criterios de exclusión: Niños con enfermedad gastrointestinal subyacente, niños con Intolerancia oral, niños con desnutrición crónica y

aguda. Los criterios de retiro: Pacientes que abandonan voluntariamente el estudio.

Para obtener la muestra se utilizó la formula para la comparación de 2 proporciones, nuestro nivel de riesgo lo fijamos en 0.05 y deseamos un poder estadístico de un 95%.donde P1 y P2 son valores de referencia.

En el cálculo de la muestra se reportó en cada grupo de estudio 115 pacientes.

El presente estudio es un Ensayo Clínico Controlado, es un diseño experimental clásico, con grupo control histórico, con un pretest y varios postest. Grupo 1(G1): Pacientes a quienes se les administró IgY antirotavirus vía oral. Grupo 2 (G2): Pacientes sin tratamiento específico.

Para el Grupo de estudio se administro 2g/ día de IgY antirotavirus vía Oral como tratamiento especifico. Para el seguimiento de los pacientes, una vez captado el paciente y realizada la administración de las Ig Y antirotavirus, se realizaron observaciones diarias durante 7 días consecutivos de tratamiento completo. Estas mediciones se realizaran personalmente evaluando clínicamente al paciente de manera ambulatoria. Simultáneamente los datos se registraron en un protocolo de recolección de datos elaborado para el presente estudio. Los datos recolectados fueron pre y post a la administración de IgY antirotavirus y datos referentes a los datos del cuadro clínico: vómitos fiebre, deshidratación, severidad del mismo (nivel de deshidratación), así como la aparición de los efectos colaterales después de la administración de la sustancia. Los puntos finales primarios Fueron: Vómitos, Fiebre, deshidratación y episodios de diarrea por día.

Con respecto a los términos utilizados definimos como Diarrea por Rotavirus, cuando la clínica consiste en vómitos y fiebre durante 5-8 días seguidos de diarrea, además del antecedente de rinofaringitis aguda en días previos. Afecta con frecuencia a lactantes y niños menores de 5 años, ocurriendo de forma epidémica durante los meses de verano, excepto en el recién nacido en quien no parecen existir variaciones estaciónales. Puede asociarse deshidratación severa con pronóstico vital precario (5).

El término Eficacia: quiere indicar que el tratamiento reduce, en el grupo de estudio, la probabilidad o el riesgo de experimentar un desenlace adverso o grado en que un tratamiento produce un efecto beneficioso

(3)

cuando se valora bajo las condiciones ideales de una investigación. La eficacia es el tratamiento lo que la causa contribuyente es a la etiología de la enfermedad (12).

Para el presente trabajo se elaboró una base de datos en el Software estadístico SPSS versión 11, utilizando la prueba “x2” para determinar diferencia significativa entre ambos grupos y se calculó el CC para cada criterio de evaluación.

RESULTADOS

Gráfico Nº 1: Distribución de la población según sexo

Tabla 1: Medias de la edad según tratamiento

Tabla 2: Distribución de la población según nivel de deshidratación y tratamiento

Gráfico 2: Diagrama resumen: vómitos, fiebre, deshidratación y episodios de diarreas al día antes y después del

(4)

Tabla 3: Media de días de duración de la enfermedad en ambos grupos

DISCUSIÓN

El estudio se diseñó para determinar la eficacia de la IgY antirotavirus en el tratamiento de la diarrea acuosa por rotavirus en niños menores de 5 años, para lo cual se estudió una muestra de 230 niños, divididos en 2 grupos, evaluados en la “Clínica Anticona” de Trujillo - Perú, el grupo control fue obtenido de los registros de emergencia del Hospital Regional Docente de Trujillo, es oportuno mencionar que la razón de aplicar este diseño se debe a que dentro del intervalo de tiempo empleado para la realización de esta investigación

existieron los siguientes inconvenientes: la falta de participación de la comunidad en este estudio, disminución de la incidencia de esta enfermedad y la falta un examen laboratorial a bajo costo para el primer grupo. Los criterios de evaluación empleados fueron la variabilidad del Peso corporal, Episodios de Vómitos y de Diarrea. En el Gráfico 1 se observa la distribución de la población de estudio según sexo, que muestra predominio del sexo femenino en ambos grupos, sin diferencia estadística significativa (p>0.05), en

(5)

5

los estudios publicados con respecto a la infección

por Rotavirus, la variable sexo no es considerada, por lo tanto en el presente estudio este hallazgo se considera incidental. Sin embargo es una característica similar para comparar ambos grupos. Con relación a la edad, en el Cuadro 1, se observa la comparación de la media de la edad en ambos grupos con predominio de niños menores de 1 año en el grupo control con diferencia altamente significativa, similar a lo reportado por Mota y col (13).

La mayor frecuencia de infecciones sintomáticas por rotavirus fue entre los seis y los 11 meses de edad, siendo más frecuentes los niños menores de seis meses, estudios prospectivos han demostrado que entre 15 y 40% de los niños menores de un año sufren infecciones sintomáticas por rotavirus, mientras que otro 5% a 20% de los niños experimentan infecciones clínicas durante el segundo año de vida.

En el Cuadro 2, se muestra el antecedente de Rinofaringitis aguda antes del inicio de la enfermedad diarreica, el cual estuvo presente en ambos grupos, sin diferencia estadística significativa. Este antecedente es parte de la historia natural de la enfermedad y hace estos dos grupos comparables. En el Cuadro 3, se muestra la distribución de la población según nivel de deshidratación, se observa que en grupo de estudio todos los niños tuvieron algún nivel de deshidratación mientras que en el grupo control estuvo ausente en el 28.7%, con diferencia estadística significativa. La deshidratación es un signo frecuente en esta enfermedad, estudios previos reportan que el cuadro clínico incluye, además de presentar diarrea, presentan otros síntomas: fiebre (77,3%), vómitos (86,4%), hiporexia (81,8%), irritabilidad (9,1%) y deshidratación leve-moderada (63,6% y 59,1%), en algunos casos hubo la necesidad de hospitalización [9-11]. En el presente estudio el grupo de estudio el 100% presentó deshidratación. En el diagrama resumen Gráfico 2, muestra los cambios de las manifestaciones clínicas de la enfermedad, antes y después del tratamiento, se observa según: presencia de vómitos, fiebre y deshidratación, las modificación son cuantitativamente mayores en el grupo que recibió IgY en comparación al grupo sin tratamiento especifico, sin embargo el control de estas manifestación clínicas son resueltas con medidas

generales aplicadas de manera similar en ambos grupos. Además, se reporta una asociación encontrada entre fiebre y deshidratación que pudiera ser explicada en ambos sentidos: la fiebre contribuye a la aparición de deshidratación o la deshidratación, por si misma, incrementa la temperatura corporal (14); se requieren otros estudios para aclarar esta posible interrelación. Con respecto al numero de evacuaciones al día, se observa un disminución cuantitativamente mayor en el grupo tratado con IgY, reforzando la utilidad de esta sustancia en el tratamiento de esta enfermedad. Cabe señalar que se realizó el cálculo del coeficiente de correlación siendo para ambos grupos positivo.

En el Cuadro 4, muestra la media de duración de la enfermedad después de la intervención o administración del tratamiento específico (IgY), se observa una media de 1.58 días en el grupo de estudio, comparada con una media de 3.54 días en el grupo control, con una diferencia altamente significativa. Hay que tener en cuenta que ambos grupos recibieron medidas generales y tratamiento sintomático, que pueden explicar la solución de alguna manifestación de forma similar (Fiebre-Grafico 2), pero la disminución de los episodios de diarreas y la duración de la enfermedad después del tratamiento difieren estadísticamente a favor del grupo que recibió IgY. Aunque, Una de las limitaciones de la presente investigación fue la de no haber realizado estudios microbiológicos, para demostrar asociación con otros enteropatógenos y teniendo en cuenta que la efectividad de la hidratación oral para prevenir y tratar la deshidratación por diarrea ha permitido cuestionar el costo-beneficio de la aplicación de la vacuna contra rotavirus como principal intervención en este problema de salud. Nos Obliga a desarrollar estudios costo – efectividad del tratamiento de esta enfermedad con IgY.

CONCLUSIÓN

• Finalmente, los resultados obtenidos en el presente estudio demuestran que la IgY vía oral es eficaz en el tratamiento de las diarreas agudas por Rotavirus.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Akinci A, Tezic T, Gur I, Cetin H, Hatun S. Rotavirus diarrhoea in newborn infants. Turk J Pediatr 1991; 33:153-7.

2. Bern C, Martines J, de Zoysa I, Glass RI. The magnitude of the global problem of diarrhoeal disease: a ten year update. Bull World Health Organ. 1992; 70:705-14.

(6)

6

3. Bryden AS, Thouless ME, Hall CJ, Flewett TH, Wharton

BA, Mathew PM, Craig I. Rotavirus infections in a special-care baby unit. J Infect 1982; 4:43-8.

4. Chrystie IL, Totterdell BM, Banatvala JE. Asymptomatic endemic rotavirus infections in the newborn. Lancet 1978; 1:1176-8.

5. Cicirello HG, Das BK, Gupta A, Bhan MK, Gentsch JR, Kumar R, Glass RI. High prevalence of rotavirus infection among neonates born at hospitals in Delhi, India: predisposition of newborns for infection with unusual rotavirus. Pediatr Infect Dis J 1994; 13:720-4.

6. Guarino A, Canani RB, Russo S, Albano F, Canani MB, Ruggeri FM, Donelli G, Rubino A. Oral immunoglobulins for treatment of acute rotaviral gastroenteritis. Pediatrics 1994;93:12-6.

7. Molyneaux PJ. Human immunity to rotavirus. J Med Microbiol 1995;43:397-404.

8. Turner RB, Kelsey DK. Passive immunization for prevention of rotavirus illness in healthy infants. Pediatr Infect Dis J 1993;12:718-22.

9. Valmari P, Pontynen S, Sunila R. Rotavirus infection in a neonatal unit. Ann Clin Res 1984;16:167-70.

10. Walther F, Bruggeman C, Daniels-Bosman MS. Rotavirus infections in high-risk neonates. J Hosp Infect 1984; 5:438-43.

11. Won-Yong K. Clinical Trial of Chicken Egg Yolk Inmunoglobulin (IgY) in Children with diarrhea caused by Rotavirus (The decrease effect of IgY on rotavirus infected human patient). Department of Microbiology, College of Medicine. ChungAng University. Seoul Korea 2002. 12. Riegelman RK, Hirsch RP. Estudios de intervención:

ensayos clínicos controlados. En Riegelman RK, Hirsch RP: Cómo estudiar un estudio y probar una prueba: lectura crítica de la literatura médica. Washington: OPS. 1992;67-85

13. Mota H, Gutiérrez C, Villa C, Calva M, Aias F, Padilla N, Guiscafré G. Pronóstico de la diarrea por rotavirus. Salud Pública de México. Vol.43, N° 6, 2001: 524-28.

14. Dagan R, Bar-David Y, Sarov B, Katz M, Kassis I, Greenberg D et al. Rotavirus diarrhea in Jewish and Bedouin children in the Negev region of Israel: Epidemiology, clinical aspects and possible role of malnutrition in severity of illness. Pediatr Infect Dis J 1990;9:314-321.

.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :