El consumo excesivo de alcohol puede arruinar la salud de una persona, así como su vida

Texto completo

(1)

Alcoholismo

Haciendo la diferencia hoy

El consumo excesivo de alcohol puede arruinar la salud de una persona, así como su vida  familiar y su carrera. También hace que el mundo sea más peligroso para el resto de la  sociedad. Muchos accidentes, asaltos y robos involucran el uso de alcohol por parte del que  comete la  ofensa.  La  sociedad  paga  también  un  alto  costo  financiero.  Los  problemas  relacionados con el uso de alcohol le cuestan al país miles de pesos al año.

Según la Encuesta Nacional de Adicciones de 2002 (ENA 2002), en el corazón de esta  crisis, se encuentran 17.7 millones de mexicanos – los que abusan del alcohol, que causan  daños a su salud porque beben en exceso, y los alcohólicos, aquellos que ya no pueden  controlar su ingesta de alcohol. Los deseos compulsivos por ingerir la droga son tan  poderosos   que   sobrepasan   la   habilidad   de   dejar   de   beber,   aún   ante   las   devastadoras  consecuencias que tiene seguir bebiendo. El 21.6 % de los mexicanos entre 18 y 65 años de  edad abusa del alcohol y el 3.1 % tiene problemas con el alcohol sin incluir dependencia  física. Sin embargo, sólo el 0.7 % en este rango de edades sufre de dependencia física  severa y requiere de programas de tratamiento. El 2.3 % de esta parte de la población  corresponde a varones en zona urbana y el 1.5 % a varones en zona rural, mientras que los  índices para las mujeres en ambas zonas no sobrepasan el 0.1 % (ENA 2002). En el país, la  proporción más elevada de consumidores de alcohol se ubica en la zona centro (62 %) y el 

(2)

Distrito   Federal   y   Guadalajara   son   las   ciudades   que   alcanzan   índices   más   altos  (Observatorio mexicano en tabaco, alcohol y otras drogas, 2002). En México, el consumo  de alcohol no se distribuye en forma homogénea en la población. Por una parte, existe una  proporción importante de abstemios, principalmente en la población femenina. El alcohol  disponible es consumido primordialmente por hombres de edad media (ENA 1998), aunque  en los últimos años el consumo de la substancia ha aumentado de manera importante en los  jóvenes (ENA 2002) (Figura 1). Por otra parte, el alcohol en nuestro país se consume en  forma episódica (no diariamente), de tal manera que se ingieren grandes cantidades de  alcohol por ocasión de consumo. Así, los accidentes sucedidos en presencia de alcohol  están más relacionados con la ingesta aguda que con el consumo crónico de la droga  (Observatorio mexicano en tabaco, alcohol y otras drogas, 2002). OJO : En México, 32 millones de personas han consumido alcohol alguna vez en su  vida, y de éstos 13 millones tienen problemas serios con la bebida, mientras que 3  millones son alcohólicos, según el Consejo Estatal contra las Adicciones de Jalisco  (CEAJ) (Rodríguez R., El Universal, Enero 2005; Díaz de León G., El Día, Diciembre  2005; La Crónica, Diciembre 2005). La investigación : nuevos tratamientos Afortunadamente, el panorama va mejorando constantemente. Hasta hace relativamente  poco tiempo, poco podía hacerse para ayudar a los bebedores problemáticos a permanecer  libres de alcohol, excepto por los programas de asesorías, que pueden ser costosos y no  siempre   funcionan.   Sin   embargo,   descubrimientos   recientes   sobre   los   efectos  neuroquímicos   del   alcohol,   han   permitido   diseñar   nuevos   tratamientos   con   una   base  biológica, algunos de los cuales se encuentran disponibles actualmente.

(3)

Un gran paso en el desarrollo de medicamentos ocurrió en años recientes, cuando los  científicos descubrieron que el alcohol actúa sobre varios sistemas químicos en el cerebro  para producir sus atrayentes efectos. Sobre la base de estudios subvencionados por los  Institutos   Nacionales   de   Salud   (“National   Institutes   of   Health”,   NIH)   de   los   Estados  Unidos, la naltrexona, una droga que actúa sobre uno de estos sistemas, llamado sistema  opioide (Figura 2), fue aprobada como tratamiento del alcoholismo a mediados de los años  90. Se cree que entre los efectos que produce el alcohol sobre el sistema opioide se  incluyen los sentimientos eufóricos que hacen que la persona quiera beber otra vez. La  naltrexona puede bloquear esta reacción y ayudar así a reducir los deseos compulsivos por  beber alcohol en algunos alcohólicos. El uso de la naltrexona en México fue aprobado por  la  Comisión   Federal   para  la   Protección   contra   Riesgos   Sanitarios   (COFEPRIS)   de  la  Secretaría de Salud en 1998 y desde entonces se utiliza comercialmente en el tratamiento  del alcoholismo. Más recientemente, los investigadores han puesto su atención en otro de los sistemas  químicos del cerebro. Por ejemplo, cuidadosos estudios de ciencia básica, subvencionados  por los NIH, han proporcionado evidencia de que el alcohol también afecta el sistema  cerebral de glutamato. Específicamente, el alcohol parece producir cambios en el sistema  de glutamato que produce los síntomas de abstinencia, tales como temblores y ansiedad,  cuando el alcohol es suprimido después de haberlo consumido por mucho tiempo. Se cree  que estos síntomas y otros cambios en la función de glutamato son los que motivan a la  gente a volver a beber y cuando lo hacen, a beber más. Estos descubrimientos llevaron a los  investigadores a sospechar que los medicamentos que restablecen el balance del sistema de  glutamato podrían ayudar a la gente a permanecer sobria.

(4)

Este concepto fue apoyado cuando la investigación proporcionó evidencia de que una droga  europea, el acamprosato, actúa sobre el sistema de glutamato y puede ayudar a tratar los  problemas   relacionados   con   el   consumo   excesivo   de   alcohol.   A   partir   de   estos  descubrimientos, en el año 2004 el uso de la droga fue aprobado en Estados Unidos para  ayudar a que los alcohólicos que habían dejado de beber permanecieran libres de alcohol.  OJO : En México, el uso del acamprosato en el tratamiento del alcoholismo aún no ha  sido aprobado por la Secretaría de Salud. [OJO : Merck lo vendió (Campral) un  tiempo, pero lo retiró del mercado por no ser redituable ¡¡¡] Los avances continúan

Este   progreso   es   apenas   el   principio.   Investigaciones   adicionales   en   etapas   iniciales  pronostican el desarrollo de nuevas y más refinadas estrategias de tratamiento. El apoyo  financiero   continuo   a   la   investigación   por   parte   de   diversas   instituciones   en   el   país  (Institutos Nacionales de la Secretaría de Salud, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología  (CONACYT), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Instituto Politécnico  Nacional (IPN), etc), permitirá a los científicos mejorar las opciones terapéuticas y ayudar  a un número creciente de personas a combatir los serios problemas del consumo excesivo  de alcohol. Alcoholismo Haciendo la diferencia mañana

Los   investigadores   han   conseguido   progresos   significativos   en   el   tratamiento   del  alcoholismo, pero aún quedan obstáculos. Los medicamentos disponibles no siempre son  efectivos, y mucha gente encuentra difícil adherirse a los regímenes de tratamiento. Como  resultado, muchos bebedores problemáticos continúan bebiendo excesivamente.

(5)

Sabía usted que :

­  Más  de  17.7   millones  de  mexicanos  abusan   del  alcohol  o   son  alcohólicos,  los   que  claramente han perdido el control sobre su ingesta de alcohol (ENA 2002).  Según las  últimas   encuestas,   en   México   12.5   %   de   hombres   y   0.6   %   de   mujeres   son  dependientes del alcohol (Periódico El Porvenir, Monterrey, Agosto 2005).

­ En América Latina, en los países de baja tasa de mortalidad entre los que se ubica  México,   el   abuso   de   alcohol   ocupa   el   primer   lugar.   Las   encuestas   mexicanas   han  documentado cómo de 1988 a 1998 disminuyó en 10 años de edad el mayor índice de  consumidores y consumidores fuertes; mientras que en 1988 el mayor índice se ubicaba  en la década comprendida entre los 40 y 49 años, en 1998 ésta ocurrió entre los 30 y 39  años (ENA 2002). Estas tendencias presumen un incremento en los índices de problemas  junto con la ocurrencia a una menor edad y, por tanto, una mayor carga del problema para  la sociedad. – México gasta 300 mil millones de pesos anuales en atender problemas de adicción  a alcohol, tabaco y otras drogas (ALCOHOL­Infórmate, Octubre 2003). ­ Los problemas relacionados con el consumo excesivo de alcohol le cuestan a la sociedad  aproximadamente X millones de pesos al año.

(6)

­ El abuso de alcohol representa un elevado costo para el país, por su contribución en  mortalidad prematura debida a problemas de salud y como resultado de accidentes y  violencias. Se ha estimado que el abuso de alcohol por sí solo representa el 9 % del peso  total de la enfermedad en México. Los padecimientos asociados al consumo de alcohol  que más pérdida de días de vida saludable provocan, son la cirrosis hepática (39 %), las  lesiones por accidente de vehículo de motor (15 %) , la dependencia alcohólica (18 %) y  los homicidios (19 %).  Sin embargo, también se trata de uno de los problemas de  salud pública con elevado índice de recuperación de la inversión en programas  orientados a su prevención y manejo.  (Observatorio mexicano en tabaco, alcohol y  otras drogas, 2002). ­ De acuerdo con los Servicios Médicos Forenses, un estudio realizado en el año 2002  mostró que el abuso de alcohol estaba asociado con el 81.3 % de las muertes producidas  por uso de drogas, siendo la gran mayoría hombres (94.0 %). La causa principal de estas  muertes fue la asfixia (17.7 %) y el segundo lugar fue por accidente de tránsito (16.8 %)  (Informe del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones (SISVEA) en  México, 2002). ­ En los Servicios de Urgencias Hospitalarias, el alcohol ocupó el primer lugar en el  número de casos (79.5 %) de sujetos que estaban bajo la influencia de alguna substancia  psicoactiva,   asociándose   principalmente   a   contusiones   (29.5   %),   caídas   (24.7   %)   o  accidentes   automovilísticos   (15.3   %).   Las   patologías   más   frecuentes   asociadas   al  consumo de alcohol en los últimos 30 días fueron afección osteo­muscular (14 %) y  cirrosis o gastritis (7.3 %) (SISVEA México, 2002).

(7)

­ Beber excesivamente aumenta el riesgo para ciertos tipos de cáncer y puede causar  cirrosis hepática, problemas del sistema inmune y daño cerebral. ­ Nuestro país presenta elevada mortalidad por cirrosis hepática, con tasas de 22 muertes  por 100,000 habitantes (ENA 1998). La mortalidad por cirrosis asociada con el abuso de  alcohol se encuentra en ascenso. Por ejemplo, en los hombres aumentó en 72 % entre  1990 y 1995, mientras que en las mujeres el incremento fue de 13 %. En contraste,  durante el mismo período, la mortalidad por cirrosis hepática asociada a otras causas  disminuyó en 33 % para los hombres y en 20 % para las mujeres (Observatorio mexicano  en tabaco, alcohol y otras drogas, 2002). ­ En México, 50 % de los jóvenes que cometen un delito están bajo el influjo de alguna  droga (Manrique Gandaria, ALCOHOL­Infórmate, Enero 2006). Durante el año 2002, los  Centros de Integración Juvenil informaron que entre los menores infractores, el 14.1 %  de ellos reportó abuso de alcohol. Más de la tercera parte de estos jóvenes (38.5 %)  cometió infracciones mientras estaba intoxicada, y el robo fue la más común de ellas  (45.1 %) (SISVEA México, 2002).  ­ Uno de cada tres hogares en nuestro país sufre de violencia intrafamiliar a causa del  alcoholismo   (Manrique   Gandaria,   ALCOHOL­Infórmate,   Enero   2006).   Datos   de   la  Encuesta Nacional de Adicciones de 1998 señalan que el 29 % de las mujeres adultas,  habitantes de zonas urbanas en nuestro país y que tienen o que han tenido pareja, han  sufrido violencia física por parte de ésta. En el 60 % de los casos de este tipo de  violencia, el alcohol estuvo involucrado. Datos de la Encuesta de Hogares llevada a cabo  en Pachuca, Hidalgo, en 1997, muestran que, a mayor intensidad en la violencia, mayor  parece ser la participación del alcohol : en 8 % de los casos hubo violencia verbal, en 26 

(8)

% la violencia incluyó golpes y en 52 % se forzó a una relación o contacto sexual. En un  estudio realizado en 1998 en Cuernavaca, Morelos, se encontró que del 11.1 % de las  mujeres entre 15 y 49 años de edad que sufre violencia por parte de su pareja, el 5.2 %  fue atacada sexualmente, donde su pareja estaba bajo los influjos del alcohol (Rivera­ Rivera L. y otros, 2004, Salud Pública México 46: 113­122). Con apoyo financiero continuo a la investigación, los practicantes del cuidado de la salud  podrían tener pronto más opciones para ayudar a los bebedores problemáticos a permanecer  sobrios. La investigación : esperanza para el futuro Una prometedora nueva técnica bajo estudio podría ayudar a los bebedores a adherirse a  sus regímenes de tratamiento. La droga naltrexona, que actúa sobre el sistema opioide del  cerebro, puede ayudar a suprimir los deseos compulsivos por beber el algunos alcohólicos,  pero el consentimiento de éstos al tratamiento podría ser un problema. Para salvar este  obstáculo, los científicos han desarrollado una forma inyectable de liberación sostenida de  esta   droga.   Recientemente,   un   estudio   encontró   que   los   alcohólicos   que   recibieron  mensualmente   inyecciones   de   la   fórmula   de   acción   prolongada   tuvieron   un   número  significativamente menor de días de consumo de alcohol y una tasa mayor de abstinencia  que las personas que recibieron una inyección placebo.

(9)

Otros trabajos enfatizan el potencial de drogas adicionales que, como el recientemente  aprobado acamprosato, actúan sobre el sistema de glutamato del cerebro. Recientemente,  un estudio indicó que el medicamento topiramato, que boquea algunos de los efectos del  glutamato y se usa para tratar el desorden epilepsia, ayuda a las personas con un consumo  excesivo   de   alcohol   a   reducir   su   ingesta.   Investigaciones   en   animales   y   algunos  descubrimientos   recientes   de   trabajos   financiados   por   los   NIH   en   humanos,   también  indican que otra droga que actúa sobre el sistema de glutamato y que es usada en el  tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, la memantina, podría ayudar a tratar a los  alcohólicos. Otras investigaciones han diseñado un nuevo compuesto que actúa sobre el  sistema de glutamato, así como sobre sistemas sinérgicos que promueven su acción, y han  empezado a probar su habilidad para tratar el alcoholismo.

Los  investigadores   también   están   estudiando   estrategias   combinadas   con   el   objeto   de  aumentar  los beneficios. Un gran estudio, subvencionado  por los  NIH, está probando  actualmente la efectividad de tratar a los alcohólicos con varias estrategias combinadas de  asesorías y tratamientos con naltrexona y acamprosato. Es claro que más ayuda para los alcohólicos y la sociedad en general está cerca, pero ésto  sólo se convertirá en realidad con apoyos financieros continuos para la investigación. Figuras Figura 1

(10)

Tendencias del consumo de alcohol en el período 1998­2002 en población urbana entre los  18 y 65 años de edad. Los índices de consumo y dependencia de alcohol de la población  adulta entre 18 y 65 años de edad muestran pocas diferencias en las encuestas de 1998 y  2002, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, los índices de crecimiento en el  consumo y en el abuso de alcohol entre los adolescentes menores de edad se incrementaron  significativamente en los hombres en un 0.6% en 1998 y en un 2.7 % en 2002, mientras que  en las mujeres los incrementos fueron de 0.2 % en 1998 y de 0.8 % en 2002. Fuente : Encuesta Nacional de Adicciones 2002 (ENA 2002), Consejo Nacional contra las  Adicciones   (CONADIC),   Instituto   Nacional   de   Psiquiatría   “Ramón   de   la   Fuente”  (INPRFM), Dirección General de Epidemiología (DGE), Instituto Nacional de Estadística,  Geografía e Informática (INEGI).

Modificado de ENA 2002.

Figura 2

Los medicamentos que actúan sobre los sistemas químicos que contribuyen a los efectos  adictivos   del   alcohol   ayudan   a   las   personas   a   permanecer   sobrias.   La   primera   droga  desarrollada para actuar sobre uno de estos sistemas y que fue aprobada como tratamiento  del   alcoholismo   fue   la   naltrexona.   El   alcohol,   entre   sus   múltiples   acciones,   parece  desencadenar la liberación de substancias químicas llamadas opioides, en el cerebro. Los  opioides pueden entonces actuar sobre receptores en células nerviosas vecinas. Se cree que  esta actividad produce los sentimientos eufóricos que hacen que una persona quiera beber  nuevamente.   La   naltrexona   bloquea   esta   reacción   y   ayuda   a   suprimir   los   deseos  compulsivos por beber alcohol en algunos alcohólicos.

(11)

El apoyo financiero continuo a la investigación podría conducir a : ­ Nuevas y refinadas opciones para el tratamiento de las personas que tienen problemas de  un consumo excesivo de alcohol. ­ Un mejor conocimiento de cómo combinar varios medicamentos y asesorías técnicas para  obtener el resultado más efectivo. ­ Cargas financieras más bajas para la sociedad y el gobierno. La investigación ya ha conducido a : ­ Una mayor comprensión de cómo el alcohol produce sus atrayentes efectos. ­ El desarrollo del medicamento naltrexona, que actúa sobre el sistema opioide del cerebro  y ayuda a suprimir los deseos compulsivos por beber alcohol en algunos alcohólicos. ­ La aprobación del medicamento acamprosato, que actúa sobre el sistema de glutamato del  cerebro y puede ayudar a los alcohólicos que han dejado de beber a permanecer libres de  alcohol.

(12)

Referencias Díaz de León G. “Entre líneas / Reformas a la Ley de Salud.” El Día, 27/12/2005, página 4,  Nacional (Noticia en ALCOHOL­Infórmate). “Efectos y tratamiento del alcoholismo”, Periódico El Porvenir, Monterrey, 10/08/2005,  página 3, Cultura (Noticia en ALCOHOL­Infórmate). “El alcoholismo afecta 3 millones de mexicanos”, La Crónica, 12/12/2005, página 43,  Salud (Noticia en ALCOHOL­Infórmate). Encuesta de Hogares, Pachuca, Hidalgo, 1997. Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 1998. Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2002. “Gasta México 300 mil mdp anuales en atender problemas de adicción (alcohol, tabaco y  drogas)”, ALCOHOL­Infórmate, 10/10/2003. Informe del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones (SISVEA) en México  : 2002. Manrique Gandaria. “Urgen a definir eficaz política de prevención de delito y adicciones”,  ALCOHOL­Infórmate, 04/01/2006.

(13)

Medina­Mora   M.E.,   Natera   G.   y   Borges   G.   (2002)   Alcoholismo   y   abuso   de   bebidas  alcohólicas. Observatorio mexicano en tabaco, alcohol y otras drogas. Rivera­Rivera L., Lazcano­Ponce E., Salmerón­Castro J., Salazar­Martínez E., Castro R. y  Hernández­Avila M. (2004) Prevalence and determinants of male partner violence against  mexican women : A population­based study. Salud Pública México 46:113­122. Rodríguez R. “Frenk : Afecta alcoholismo a 32 millones de mexicanos.” El Universal,  18/01/2006, pagina 8, México (Noticia en ALCOHOL­Infórmate). Version en español realizada por del doctor Francisco Fernandez de Miguel. Experimentos clásicos La administración inicial de dosis bajas de alcohol en el hombre puede desencadenar  conductas que inducen progresivamente a la ingesta de dosis cada vez mayores, lo que  podría conducir al abuso y/o a la dependencia de la substancia. Esta secuencia de eventos  parece ocurrir por la activación de circuitos cerebrales específicos por el alcohol, y se debe  a que el alcohol ejerce sus acciones a través de mecanismos de reforzamiento positivo y  negativo, las cuales están relacionadas con una gran variedad de estados subjetivos, que van  desde sensaciones placenteras hasta la euforia, o con efectos de relajación. El reforzamiento  positivo   describe  el  proceso   por   el   cual  el  sujeto   realiza   una  tarea  para   obtener  una  respuesta placentera, que involucra un efecto de recompensa, mientras que el negativo  implica la eliminación de una sensación no placentera o desagradable y se caracteriza por el  hecho de realizar una tarea para suprimir un efecto aversivo (para revisión, Méndez y Cruz,  1999).

(14)

Diversos estudios han mostrado que el circuito neuronal activado por el alcohol (y también  por otras drogas de abuso) es el que se conoce como sistema dopaminérgico mesolímbico  (Bozarth y Wise, 1983; Koob y Bloom, 1988; Wise y Bozarth, 1982), que forma parte del  tracto medial del cerebro anterior. Este circuito constituye la base neurofisiológica de  comportamientos relacionados con varios estados motivacionales, tales como los que se  inducen después de la presentación de un reforzador positivo. La activación de este sistema  parece ser intrínsecamente recompensadora. Experimentos en animales muestran que la  actividad que sigue a la administración de alcohol u otras drogas de abuso puede indicar  sensibilidad a los efectos recompensadores de estas las substancias (Wise, 1988). El efecto reforzador del alcohol y otras drogas de abuso sobre este circuito dopaminérgico  fue estudiado en animales mediante el uso de diferentes paradigmas experimentales, entre  los que resalta la llamada estimulación cerebral de recompensa (ECR) o autoestimulación  intracraneal (Olds y Milner, 1954). En este modelo, los animales aprenden a aplicarse bajos  niveles   de   corriente   eléctrica   en   áreas   específicas   del   cerebro   para   producir   una  estimulación   de   recompensa.   La   administración   de   drogas   de   abuso   como   los  psicoestimulantes (cocaína y anfetamina) y los opiáceos (heroína y morfina), aumenta la  tasa de auto­estimulación del animal y disminuye el umbral de la ECR, de manera que se  requiere de una menor corriente eléctrica para obtener el mismo comportamiento de auto­ estimulación (Wise, 1987). Por lo tanto, se dice que estas drogas facilitan la ECR. 

El reforzamiento positivo del alcohol fue durante cierto tiempo un tema de controversia, ya  que   se   cuestionaba   si   los   cambios   observados   en   la   tasa   de  respuesta  después   de   la  administración de alcohol derivaban de los efectos de la substancia sobre sistemas motores,  más que de una alteración en el valor de recompensa de la estimulación. Sin embargo, 

(15)

varios estudios lograron mostrar sin lugar a dudas que el alcohol es un reforzador positivo.  Después del consumo voluntario de alcohol en ratas se observó un aumento en la tasa de  respuesta de estimulación (Bain y Kornetsky, 1989), así como una reducción en el umbral  de la corriente eléctrica (Moolten y Kornetsky, 1990). La reducción del umbral de la ECR  se presentó poco después de la administración de alcohol y coincidió con la fase creciente  de de la curva de concentración de alcohol en la sangre (CAS) a lo largo del tiempo.  Durante la fase de disminución de ésta, no se observó el aumento en la ECR (Lewis y June,  1990). Así, estos estudios mostraron que el alcohol facilita la ejecución de la ECR. Estudios  realizados en humanos concuerdan con los resultados obtenidos en animales. Los reportes  de intenso placer o euforia después del consumo de alcohol en humanos correlacionan con  la fase creciente de la curva de CAS (Lukas y Mendelson, 1988). El conjunto de estos  estudios indica que el alcohol aumenta la recompensa o la euforia experimentadas por  animales y humanos. Se sugiere que las estructuras cerebrales relacionadas a la ECR  constituyen un sistema especializado responsable del proceso de reforzamiento (Olds y  Fobes, 1981). De esta forma, las drogas de abuso funcionarían como reforzadores a través  de la imitación, la facilitación o el bloqueo de varios mensajeros químicos en el cerebro  (neurotransmisores y neuromoduladores) involucrados en este sistema (Koob y Bloom,  1988; Wise, 1980; Wise, 1987). Referencias Bain G.T. and Kornetsky C. (1989) Ethanol oral self­administration and rewarding brain  stimulation. Alcohol 6:499­503. Bozarth M.A. and Wise R.A. (1983) Neural substrates of opiate reinforcement. Prog.  Neuropsychopharmacol. Biol. Psychiatry 7:569­575.

(16)

Koob G.F. and Bloom F.E. (1988) Cellular and molecular mechanisms of drug dependence.  Science 242:715­723. Lewis M.J. and June H.J. (1990) Neurobehavioral studies of ethanol reward and activation.  Alcohol 7:213­219. Lukas S.E. and Mendelson J.H. (1988) Electroencephalographic activity and plasma ACTH  during ethanol­induced auphoria. Biol. Psychiatry 23:141­148. Méndez M. y Cruz C. (1999) Mecanismos  cerebrales de reforzamiento del alcohol. I.  Efectos sobre el comportamiento. Salud Mental 22:46­51.

Moolten   M.   and   Kornetsky   C.   (1990)   Oral   self­administration   of   ethanol   and   not  experimenter­administered   ethanol   facilitates   rewarding   electrical   brain   stimulation.  Alcohol 7:221­225. Olds J. and Milner P. (1954) Positive reinforcement produced by electrical stimulation of  septal area and other regions of rat brain. J. Comp. Physiol. Psychol. 47:419­427. Olds M.E. and Fobes J.L. (1981) The central basis of motivation : Intra­cranial self­ stimulation studies. Annu. Rev. Psychol. 32:523­574. Wise R.A. (1980) Action of drugs of abuse on brain reward systems. Pharmacol. Biochem.  Behav. 13 (Suppl. 1):213­223.

(17)

Wise R.A. 1(987) The role of reward pathways in the development of drug dependence.  Pharmacol. Ther. 35:227­263. Wise R.A. (1988) Psychomotor stimulant properties of addictive drugs. Ann. NY Acad.  Sci. 537:228­234. Wise R.A. and Bozarth M.A. (1982) Action of drugs of abuse on brain reward systems : an  update with specific attention to opiates. Pharmacol. Biochem. Behav. 17:239­243.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...