INFECCIONES DE LA PIEL Y PARTES BLANDAS

Texto completo

(1)

INFECCIONES DE LA PIEL Y

PARTES BLANDAS

(2)

INFECCIONES DE PIEL Y PARTES

BLANDAS

Las infecciones de piel y partes blandas

constituyen una consulta habitual en todas las edades, produciendo cuadros leves a

severos.

El agente etiológico más frecuente es el

(3)

INFECCIONES DE PIEL Y PARTES

BLANDAS

Otros microorganismos también pueden aunque con menor frecuencia :

Estreptococos beta hemolíticos de los

grupos B, C, G

Haemophilus influenzae

Pseudomonas aeruginosa

Infecciones mixtas por Enterobacteriaceae y

anaerobios

Hongos del grupo Cándida u otros en

(4)
(5)

CLASIFICACION

SUPERFICIALES :

- Impétigo, foliculitis, forúnculo, erisipela,

celulitis, absceso menor de 5 cm.

PROFUNDAS :

(6)

SUPERFICIALES

Impétigo: también llamado piodermitis o

pioderma se presenta con dos formas clínicas :

Impétigo contagioso, no bulloso (que representa aproximadamente el 80% de los casos). Impétigo ampolloso o

(7)

Impétigo contagioso o no bulloso

Infección superficial de la piel inicialmente

vesiculosa, que evoluciona a pústulas y se rompe fácilmente dejando una superficie exudativa que al secarse da lugar a costras melicéricas típicas.

No se ulceran, ni dejan cicatriz. Indoloras, a

veces pruriginosas, afectan generalmente cara, zona periorificial, axila, pliegues y extremidades.

Puede haber lesiones satélites por auto

(8)

Impétigo contagioso o no bulloso

Cursan con buen estado general, sin

compromiso sistémico y generalmente sin

fiebre, con adenopatía regional.

Es la más común de las infecciones de piel

(9)

El impétigo puede dar lugar al ectima,

complicación local donde la superficie

denudada por las ampollas rotas evoluciona a úlceras que se cubren de costras

amarillo-grisáceas gruesas y muy adheridas.

La evolución es tórpida y dejan cicatriz. En

general es debido a SbHGA, aunque es

(10)

Impétigo bulloso

Forma localizada del síndrome de piel escaldada

estafilocóccica debida a la toxina epidermolítica de

Staphylococcus aureus que separa las capas

superficiales de la piel.

Se presenta sobre piel intacta, causando grandes

ampollas superficiales y fláccidas sin halo

eritematoso, y de contenido transparente, turbio o purulento.

Afecta con mayor frecuencia a neonatos

comprometiendo generalmente la región

(11)

Foliculitis - Forúnculo: el agente más común

es Staphylococcus aureus.

La foliculitis es la infección superficial del folículo piloso que cura sin dejar cicatriz,

presenta una lesión eritematosa con pústula

central rodeando al orificio de salida de un pelo.

Afecta zona de la barba, cuero cabelludo,

extremidades y glúteos.

El tratamiento es tópico con mupirocina o ácido

fusídico crema, 3 veces/día. En casos

(12)

El forúnculo es la infección profunda del

folículo piloso que compromete el tejido celular subcutáneo presentándose con un nódulo rojo y doloroso centrado por un pelo.

Librado a su evolución el centro se necrosa

formando el “clavo” que se delimita de la pared del folículo y supura. Deja cicatriz.

La presencia simultánea o sucesiva de

lesiones constituye la forunculosis.

Puede complicarse con bacteriemia, sepsis y

(13)

Erisipela

Es una infección aguda de la dermis

superficial que compromete linfáticos

subyacentes. Se presenta como una placa eritematosa de bordes netos, dolorosa

(14)

Erisipela

La localización más frecuente es en miembros

inferiores, pero también puede presentarse

en cara, miembros superiores, o periumbilical en los recién nacidos.

El agente etiológico aislado con mayor

frecuencia es Streptococcus pyogenes (grupo A), y ocasionalmente a los grupos C, G y B.

(15)

Celulitis

Se extiende rápidamente y toma el tejido celular subcutáneo presentando una zona de características

inflamatorexudativa, sin bordes netos entre ella y la piel sana.

La etiología dependerá de los antecedentes (vacunación anti

Hib, foliculitis o forunculosis recurrente, enfermedad de base, etc.; pero los agentes más comunes son SbHGA (debe sospecharse en ausencia de puerta de entrada evidente) y S. aureus (en caso de abscesos o lesiones penetrantes) que

deben considerarse en la terapia empírica inicial en función de la epidemiología, puerta de entrada y mientras no se

sospechen otros gérmenes.

Es más frecuente en miembros inferiores, secundaria a

(16)

En las celulitis sin absceso debe considerarse la

posibilidad de SbHGA y S. aureus, y aún podría

indicarse tratamiento con cefalexina oral 100 mg/kg/día cada 6 h si son localizadas y sin compromiso sistémico. La respuesta siempre debe evaluarse a las 24-48 h.

Pero en áreas con alta frecuencia de SaMRCo, y para

cubrir ambas etiologías: trimetoprima-sulfametoxazol 7-10 mg/kg/día+ cefalexina 100 mg/kg/día o amoxicilina

50 mg/kg/día; o clindamicina 30 mg/kg/día, oral.

Sin respuesta a las 24-48 h, o con progresión de la

(17)

En la celulitis con absceso (celulitis purulenta

o con exudado) es más probable la presencia de SaMRCo, y debe drenarse e iniciar trimetoprima-sulfametoxazol oral a 10 mg/kg/día, durante 5-10 días.

Los casos graves con aspecto tóxico o bacteriemia

requieren internación, drenaje de las colecciones enviando material a cultivo, hemocultivos; y

evaluar la indicación empírica de vancomicina 40 mg/kg/día endovenosa, hasta contar con resultados de bacteriología.

En caso de celulitis faciales, amoxicilina

(18)

Absceso

Colección purulenta localizada dentro del tejido circundante, que

suele complicar a foliculitis, forúnculos, etc., presentándose con induración, signos de flogosis y, a veces, fiebre y adenopatías.

El tratamiento electivo es la incisión y drenaje de la colección

fluctuante, pudiendo ser suficiente para su curación cuando es

pequeño (<5 cm), no hay celulitis circundante, afectación sistémica o compromiso inmune; pero esta conducta puede no ser aplicable a todos los casos en pediatría, sobre todo en lactantes; o en áreas como cabeza y cuello.

Debe enviarse material a cultivo.

Tratamiento: cefalexina 100 mg/kg/día 8-10 días. Ante la sospecha

(19)

PROFUNDAS, COMPLICADAS O

NECROSANTES

Celulitis / fascitis necrosante: infecciones

profundas que afectan tejido celular subcutáneo (celulitis) y las aponeurosis sin rebasarlas

(fascitis), con trombosis de la microcirculación

que lleva a necrosis pudiendo extenderse a planos musculares (miositis).

Hay compromiso del estado general, signos de

(20)

Fascitis necrosante

Característicamente el dolor no pareciera

injustificado con respecto al edema, lo que puede generar retrasos en el diagnóstico y tratamiento.

Es rara en huéspedes inmunocompetentes. Suele recogerse antecedente de trauma,

pudiendo ser secundaria a heridas punzantes, fracturas expuestas, cirugía de cuello, abdomen o periné; postración, drogadicción por vía EV, o comorbilidades como diabetes, insuficiencia

(21)

Fascitis necrosante

Son urgencias infectológicas.

La mayoría son mixtas (aproximadamente 70%)

por asociaciones sinérgicas de aerobios –S. aureus, S. pyogenes, enterobacterias– y

anaerobios como Peptoestreptococcus, Bacteroides, Clostridium.

Las monobacterianas se deben principalmente a S.

(22)

Fascitis necrosante

Ante la sospecha de estas patologías se deben

iniciar precozmente antibióticos de amplio espectro dirigidos a cocos positivos, bacilos negativos y anaerobios.

Cefalosporina de 3ª generación o carbapenem+

clindamicina.

Resección quirúrgica amplia de todos los tejidos

desvitalizados o necróticos, la liberación de los síndromes compartimentales.

Enviar muestras para coloración de gram y

(23)

Signos sugestivos de infecciones necrosantes

de piel y partes blandas

Dolor desproporcionado frente a los hallazgos físicosBullas violáceas

Hemorragias cutáneasNecrosis cutánea

Anestesia cutáneaRápida progresión

Presencia de gas en los tejidos (crepitación o en las

imágenes)

(24)

RECORDAR !!!

Parece razonable que en procesos pequeños,

localizados, sin compromiso del estado

general ni patología de base se continúen utilizando los esquemas clásicos con

cefalosporinas de primera generación con control evolutivo, reservando los otros

esquemas para aquellas situaciones donde la naturaleza purulenta del proceso, su

(25)

Ante la perentoria necesidad de uso racional

de antibióticos se deben extremar los

esfuerzos para la toma de cultivos a fin de contar con patrones de sensibilidad locales que permitan normatizar el manejo, y que esta información reunida a través de las

(26)

La vancomicina debe reservarse para

situaciones de gravedad, fallas terapéuticas o aquellas donde no se cuente con alternativas por antibiograma, dado el riesgo de presión antibiótica y selección de resistencias sobre cocos gram positivos como el caso del

(27)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...