El pueblo que se le atravesó al progreso

Texto completo

(1)

                       

Facultad  de  artes  y  humanidades  

Centro  de  Estudios  en  Periodismo  

 

El  pueblo  que  se  le  atravesó  al  progreso  

 

Trabajo  de  Grado  en  creación  periodística  

presentada  para  optar  al  título  de:  

Magíster  en  Periodismo  

 

Presentada  por:  

Natalia  Arenas  Chaves  

Código:  200720076  

 

 

Dirigida  por:  

Lorenzo  Morales  

 

Bogotá,  D.C.  

(2)

Índice  

   

 

Prólogo   4  

El  pueblo  que  se  le  atravesó  al  progreso   8  

I.   El  oro  en  bandeja  de  plata   8  

II.   Dos  pueblos  por  el  precio  de  uno   12  

III.   Un  argumento  estúpido   18  

IV.   La  cura  es  peor  que  la  enfermedad   23  

V.   David  contra  Goliat   27  

VI.   Un  cheque  sin  fondos   30  

VII.   “Porque  nuestra  economía  está  afectada,  sí  hay  paro  señor  presidente”.   35   VIII.   “A  mi  me  sacan  de  aquí  muerto”,  dijo  el  cura  antes  de  morir   41  

IX.   Lo  que  abunda  no  daña,  cuando  alimenta   45  

Diario  de  campo   48  

(3)
(4)

 

Prólogo  

 

   

“A  la  sombra  de  la  prosperidad,  la  población  ha  crecido  visiblemente.  Junto  a  la  antigua  plazoleta   se   aprietan   nuevas   viviendas,   acomodadas   eso   sí   a   lo   precario   del   terreno.   Porque   Marmato   no   pierde,  ni  puede  perder  su  geografía;  es  algo  tan  topográficamente  único,  que  sólo  un  cataclismo,   o  un  explosivo  de  fantástico  poder,  serían  capaces  de  modificar  su  aspecto,  alterar  su  fisonomía.  La   riqueza  metalúrgica,  y  la  consiguiente  abundancia  de  dinero,  atraen  a  los  negociantes,  y  como  en   otro  tiempo,  también  a  los  hombres  de  azar  y  aventura;  no  tanto  como  ayer  estos  últimos,  puesto   que   el   monopolio   o   el   privilegio   no   da   campo   para   empresas   independientes,   de   hombres   de   acción.   En   cambio,   la   romería   trabajadora   es   cuantiosa:   gente   jornalera,   hombres   y   mujeres   de   toda  edad,  que  llegan  allí  llamados  por  el  señuelo  de  los  buenos  salarios  y  la  vida  libre  y  bizarra”.    

La  bruja  de  las  minas   Gregorio  Sánchez  Gómez.   1938.  Cali.      

La   historia   se   repite.   El   párrafo   de   la   novela  La   Bruja   de   las   Minas,   escrita   hace   75   años   por   el   valluno  Gregorio  Sánchez  Gómez,  sirve  hoy  como  sirvió  en  ese  entonces  para  enmarcar  la  historia   de   un   pueblo   en   disputa:   propios   y   extraños   buscan   acaparar   el   oro   de   la   montaña   donde   está   sentado  el  centenario  pueblo  de  Marmato,  en  Caldas.  Este  es  el  cuarto  municipio  más  viejo  del   país  y  sus  habitantes,  como  en  otros  tiempos,  siguen  manteniendo  una  lucha  por  demostrar  quién   estuvo  primero,  quién  se  mantiene  y  quién  podrá  sobrevivir  en  un  cerro  lleno  de  oro.  Lo  mismo   que   ha   ocurrido   desde   la   época   de   la   Conquista.   Sólo   que   ahora   ésta   se   reinventa,   cambia   de   nombre,  de  nacionalidad,  de  época  y  de  personajes,  pero  la  ambición  sigue  siendo  la  misma:  el   que   se   quede   con   la   montaña   se   quedará   con   la   riqueza.   Es   así   de   fácil.   Esta   es   la   historia   que   decidí  contar  en  este  reportaje:  el  cuento  completo  sobre  Marmato.    

 

Que  la  historia  se  repita  incansablemente  es  una  señal  de  que  detrás  de  este  pueblo  minero  hay   algo   más.   Muchos   la   han   contado   desde   distintos   puntos   de   vista,   disciplinas   y   posiciones   ideológicas.  El  reto  era  encontrar  un  ángulo  distinto,  uno  que  me  sirviera  para  poner  a  Marmato   en  el  presente.  Como  escribió  el  bioquímico  Albert  Szent  Gyorgy,  “el  descubrimiento  consiste  en   ver  lo  que  todos  han  visto,  pero  pensar  lo  que  nadie  ha  pensado”.    

(5)

Entonces,  descubrí  que  lo  que  ha  cambiado  con  el  tiempo  son  los  argumentos.  Este  relato  cobra   vida   porque   está   inmerso   en   un   contexto   mucho   más   grande:   la   tensión   entre   la   locomotora   minera,   impulsada   sobre   todo   por   empresas   a   gran   escala   que   se   llaman   a   sí   mismas     “responsables”,   y   la   pequeña   minería   que   es   vista   como   “depredadora   del   medio   ambiente”   e   ilegal.  Y  que,  como  respuesta  a  esta  tensión,  provocó  que  en  el  2013  estallara  un  paro  minero  de   alcance  nacional.  En  este  país,  donde  la  búsqueda  del  progreso  a  través  de  la  explotación  de  los   recursos  naturales  se  ha  planteado  como  una  alternativa  para  echar  para  adelante  y  sacarnos  de   pobres,   Marmato   es   una   piedra   en   el   zapato.   El   contexto   en   esta   historia   es   clave   pero   para   construirlo   hay   que   recurrir   a   los   relatos   de   las   personas   que   vivieron   y   esto   representa   un   problema   porque   como   dice   el   historiador   Philip   Bloom,   “el   pasado   se   vuelve   cada   día   más   impredecible”.   El   reto   entonces   es   “narrar   los   hechos   de   tal   forma   que   lleven   a   un   lector   a   entender  qué  encierra  un  fenómeno  y  sus  apariencias,  pero  tomándose  la  molestia  de  no  aburrir”   en  palabras  de  Julio  Villanueva  Chang.      

 

Para  algunos,  este  problema  se  resuelve  con  dinero.  La  intención  es  reemplazar  a  los  pequeños   mineros  por  otra  cosa,  pero  nadie  sabe  en  realidad  por  qué.  Lo  que  sí  saben  es  que  el  dinero  sirve     en  este  caso  para  comprar  hasta  la  vida  misma  de  los  mineros  que  dejarían  de  ser  lo  que  son  para   convertirse  en  “desplazados  con  plata”,  como  los  llamó  el  ciudadano  Pedro  Pérez  que  escribió  la   nota  “Se  disparó  el  precio  de  la  tierra  en  Marmato”  el  19  de  junio  de  2013  en  el  portal  Las  Dos   Orillas  y  que  fue  la  razón  por  la  cual  me  decidí  a  buscar  esta  historia.  

 

¿Qué  significa  en  este  país  de  desplazados  pobres  que  haya  un  puñado  de  desplazados  con  plata?   Sin  duda,  la  posibilidad  de  elegir.  La  capacidad  de  decidir  si  se  cambia  todo  lo  que  se  tiene  y  todo   lo  que  se  conoce  por  dinero.  Si  me  ofrecieran  a  mi  ese  trato,  seguro  lo  pensaría  dos  veces.  Porque   no  debe  ser  fácil  tener  un  montón  de  billetes  y  nada  más,  ni  siquiera  un  colchón  para  guardarlos   por  debajo.      

 

Aquellos  que  se  resistan  y  traten  de  aferrarse  a  la  minería  como  tradición,  hoy  corren  el  riesgo  de   ser  tildados  como  ilegales,  lo  que  implica  en  últimas,  que  no  caben  en  el  negocio.  La  minería  no  es   un  crisol  gris  como  algunos  lo  quieren  hacer  ver.  Es,  por  el  contrario,  una  paleta  polarizada  entre  el   negro   y   el   blanco.   Por   lo   menos   eso   dice   la   ley:   o   estás   adentro   –con   las   exigencias   que   eso   implica-­‐,  o  te  quedas  por  fuera.    

 

Elegí  un  reportaje  porque  involucra  la  entrevista  y  la  crónica  “con  la  catalizadora  experiencia  del   cine”.  Así  define  este  género  periodístico  Daniel  Samper  Pizano  en  el  prólogo  de  la  Antología  de   Grandes  Reportajes  Colombianos.  El  reportaje  una  manera  de  integrar  una  investigación  acuciosa   cargada  de  voces,  de  escenas,  de  detalles  con  un  análisis  preciso  de  los  datos,  los  personajes,  la   investigación   para   convertir   “un   acontecimiento   en   una   experiencia”,   como   asegura   Julio   Villanueva  Chang.      

 

Por   eso,   para   hacer   esta   historia,   decidí   adentrarme   en   el   pueblo   minero,   conocer   a   sus   habitantes,  dormir  en  sus  casas,  acompañarlos  a  trabajar  y  a  vivir  sus  vidas  así  fuera  sólo  por  unos  

(6)

días.   El   truco,   según   el   periodista   Malcom   Gladwell,   era   convencerme   que   todos   tienen   una   historia  interesante  para  contar.  Sólo  hacía  falta  ir  a  buscarlos.  Así  encontré  a  los  protagonistas:  un   minero   que   decidió   irse   y   convertirse   en   “desplazado   con   plata”;   uno   que   prefirió   quedarse   y   rebuscarse  el  trabajo  a  como  diera  lugar,  aunque  esto  significara  que  se  volviera  un  ilegal  y  otro,   que  no  ha  hecho  otra  cosa  que  defender  su  origen  y  su  tradición  para  mantener  con  vida  a  este   pueblo  minero.  

 

Fue  más  complicado  llegar  a  Marmato  que  conseguir  los  relatos  que  le  dan  un  rostro  humano  a   esta  historia.  Pero  eso  lo  dejaré  para  el  final.  En  el  diario  de  campo  que  acompaña  a  este  trabajo,   relaté  con  detalle  mi  experiencia  en  el  pueblo  y  todo  el  proceso  que  viví  después  para  construirla.   El  diario  también  es  un  reflejo  de  mis  reflexiones  en  torno  al  periodismo,  en  las  que  en  más  de  una   vez,  me  tocó  alejarme  de  las  lecciones  aprendidas  en  un  salón  de  clase  para  poder  acercarme  con   mayor  tranquilidad  a  mis  fuentes.  Esto  me  sirvió  para  entender  que  el  periodismo  es  un  oficio  que   se  aprende  en  el  campo,  en  la  práctica.    

 

Sin  embargo,  no  me  podía  olvidar  de  una:  el  periodismo  debe  integrar  todas  las  miradas.  No  me   podía  quedar  solamente  con  los  pequeños  mineros.  Era  necesario  ir  a  buscar  como  estos  se  abren   espacio   entre   los   grandes:   los   que   toman   las   decisiones,   los   que   mandan.   Aquellos   que   aunque   pueden   ser   sólo   unos   pocos,   como   dice   la   periodista   Oriana   Fallaci,   con   sus   sueños,   arbitrariedades,  caprichos  o  iniciativas  “cambian  el  curso  de  las  cosas  y  el  destino  de  la  mayoría”.   Esos  pocos  que  ven  al  país  como  una  despensa  minera  que  tiene  todos  los  elementos  de  la  tabla   periódica  en  el  subsuelo,  como  lo  afirmó  hace  poco,  el  actual  ministro  de  Minas,  Amylkar  Acosta.      

También   entran   aquí   los   empresarios,   los   dueños   del   negocio.   Esos   que   quieren,   como   dice   el   cliché,  que  la  realidad  supere  a  la  ficción.  Las  dos  razones  que  menciona  el  autor  en  la  novela  del   epígrafe,   las   únicas   que   según   él   podrían   cambiar   para   siempre   la   fisonomía   de   la   montaña   (un   cataclismo   o   una   explosión   de   fantástico   poder),   ahora   parecen   más   una   premonición.   Una   coincidencia  que  no  deja  de  provocar  suspicacias  porque  son  éstas  las  justificaciones  para  acabar   con  el  pueblo  y  quedarse  con  lo  que  esconde.  Parece  mentira,  pero  no  lo  es.    

 

Sólo  que  en  este  trabajo  en  particular,  fue  imposible  conseguir  la  versión  de  la  compañía  que  hoy   está  a  punto  de  adueñarse  de  todo  el  cerro  de  Marmato.  La  canadiense  Gran  Colombia  Gold  no   pudo,  o  mejor,  no  quiso  hablarme  para  darme  su  opinión  sobre  la  situación  que  se  vive  en  este   pueblo.   Aunque   intenté   acercarme   a   ellos   desde   el   primer   día   en   que   decidí   obsesionarme   con   esta   historia,   nunca   me   dieron   una   respuesta.   De   mi   parte   hubo   correos,   llamadas,   mensajes   a   través  de  terceros.  De  ellos  sólo  silencio  y  de  vez  en  cuando,  algún  correo  en  el  que  prometían   algo   que   nunca   se   concretó.   Considero   que   esta   historia   estaría   más   completa   si   hubieran   accedido   a   ayudarme   a   esclarecer   muchos   interrogantes   que   quedan   sobre   la   mesa   o   por   lo   menos,   a   responder   a   los   cuestionamientos   de   los   mineros   y   habitantes   de   Marmato   que   me   ayudaron  a  construirla.    

(7)

Sin   embargo,   traté   de   buscar   esas   respuestas   en   otra   parte.   Por   suerte,   la   información   sobre     Marmato  es  abundante:  una  búsqueda  avanzada  en  Google  con  las  palabras  “Marmato,  Caldas”   genera  55.700  coincidencias.  Esto,  en  parte,  fue  lo  que  me  ayudó  a  sacar  adelante  la  historia.  La   recopilación   de   la   inmensa   cantidad   de   fuentes   publicadas   y   anónimas,   de   fuentes   oficiales   y   gremiales   que   acompañan   al   sector   minero   y   que   perseguí   durante   estos   seis   meses   me   hizo   penetrar  las  entrañas  de  las  causas  y  las  consecuencias  del  conflicto  que  encierra  al  “Pesebre  de   oro   de   Colombia”,   como   llaman   algunos   a   Marmato.   Así   pude   conseguir   testimonios   y   declaraciones  que  otros  medios  han  publicado  y  explorar  las  razones  que  justifican  la  necesidad  de   borrar  este  pueblo  del  mapa.    

 

Cuando  conocí  el  pueblo  me  fue  inevitable  no  recordar  una  frase  de  la  novela  de  Sánchez  Gómez   que   en   mi   opinión,   resume   esta   historia:   “Lo   que   abunda   no   daña,   cuando   alimenta”.   Pero   en   Marmato  lo  que  abunda  puede  dañar,  sobre  todo  cuando  deja  de  alimentar  y  pasa  a  indigestar.   Una  enfermedad  común  que  se  parece  a  la  codicia.  El  oro  que  hace  más  de  500  años  creó  este   pueblo,  hoy  es  la  misma  razón  que  lo  obliga  a  marcharse.  

                                   

(8)

El  pueblo  que  se  le  atravesó  al  progreso    

 

Hace   476   años,   el   oro   creó   un   pueblo   encima   de   una   montaña.   Se   construyeron   casas,   calles,   discotecas,   un   colegio,   un   hospital   que   hasta   hoy   se   aferran   a   la   pendiente   con   toda   su   fuerza,   como   sus   habitantes.   Desde   hace   diez   años,   el   pueblo   quedó   en   medio   de   la   carrilera   de   la   locomotora  minera  y  es  preferible  moverlo  que  dejar  al  país  sin  su  riqueza.  Marmato,  en  Caldas,  se   convirtió  en  un  estorbo  para  el  desarrollo  del  país.  

 

     

I. El  oro  en  bandeja  de  plata  

 

Afranio  Moreno  prefiere  no  acordarse.    

Ni   siquiera   hace   el   intento.   El   día   que   dejó   Marmato,   en   Caldas,   para   irse   a   buscar   fortuna   en   Pereira,  lejos  del  oro,  es  como  un  hoyo  negro  en  su  memoria.  Sólo  recuerda  que  se  fue  con  400   millones  de  pesos  en  el  bolsillo  y  con  las  ganas  de  depender  de  otra  cosa  –cualquier  cosa-­‐  que  no   fuera   la   minería.   De   lo   que   sí   se   acuerda   es   de   lo   que   dejó:   dos   hijos   grandes   que   ya   no   necesitaban  de  él  para  sobrevivir,  un  matrimonio  infeliz  y  El  Cuatro,  la  mina  de  oro  que  le  dio  de   comer   durante   más   30   años   pero   que   se   había   convertido   en   un   arrume   de   deudas   que   no   lo   dejaba  dormir.  Afranio  –pelo  blanco,   mejillas  rojizas,   barrigón,  casi  como   la   versión  humana  del  

(9)

osito  Bimbo-­‐  ahora  tiene  sesenta  años  y  carga  con  el  arrepentimiento  de  ser  uno  de  los  cientos  de   pequeños  mineros  de  Marmato  que  vendió  su  mina  a  una  multinacional  canadiense.    

 

“Uno  no  vuelve  a  cometer  ese  error”,  dice  como  si  una  cosa  así  pudiera  hacerse  dos  veces.  “Ahora   uno  compra  las  minas,  no  las  vende”.  

 

En  menos  de  ocho  años,  tres  multinacionales  diferentes  han  desfilado  por  el  pueblo  una  detrás  de   la  otra:  primero  Colombia  Goldfields,  después  Medoro  Resources  y  ahora  la  Gran  Colombia  Gold.   Las   tres   con   la   misma   intención:   comprar   el   pueblo,   las   casas,   las   calles,   los   molinos   donde   se   beneficia  el  oro,  las  minas,  todo,  para  reemplazarlo  con  un  hueco,  una  mina  a  cielo  abierto  que   permitiría  sacar  el  metal  mucho  más  rápido  que  Afranio  y  el  resto  de  los  marmateños.  El  plan  es   convertir  a  Marmato  en  una  especie  de  Cerrejón  dorado  de  850  metros  de  profundidad,  suficiente   para  enterrar  cuatro  torres  del  edificio  Colpatria  (el  rascacielos  más  alto  del  país),  una  sobre  otra  y   aún  tener  espacio  de  sobra.  Para  las  compañías,  el  pueblo  se  convirtió  en  un  fastidioso  estorbo.      

Marmato   es   un   pueblo   minero   anclado   encima   de   una   mina   que   esconde   en   sus   entrañas   11,8   millones   de   onzas   de   oro:   el   cerro   El   Burro.     En   medio   de   la   vasta   cordillera   occidental,   de   la   carretera   que   conecta   a   Manizales   con   Medellín   que   encañonada   bordea   el   río   Cauca,   se   desprende   un   desvío   pavimentado.   La   vía   empieza   a   trepar     y   con   cada   metro   que   se   avanza   aumenta  la  sensación  de  que  se  lo  está  tragando  la  montaña.    

 

Todas   las   montañas   son   verdes   menos   ésta   que   parece   un   queso   gruyere,   lleno   de   huecos.   El   pueblo   nació,  se  construyó,  se  mueve   y   vive   por   la   minería.   Las   minas   están   por   todos   lados,   sobre   la   carretera,   al   lado,   encima   y   debajo   de   las   casas   e   incluso   dicen   algunos,   adentro,   en   la   sala.   La   población   convive   en   medio   de   un   basurero   inservible:   una   cascada   de   rocas   amarillentas  y  escombros  por   la   que   baja   una   delgada  

quebrada   gris   de   agua,   como   cemento   líquido,   que   desemboca   en   el   río   Cauca.   Estos   son   los   desperdicios   de   la   minería:   las   rocas   no   sirven   porque   no   tienen   ni   una   pizca   de   riqueza   y   los   mineros   la   botan   a   la   ladera   para   seguir   adentrándose   en   la   tierra.   El   agua   sale   de   los   molinos  

La  cumbre  del  Cerro  El  Burro  atravesada  por  los  desperdicios  de  la  minería:  la   roca  no  sirve  porque  no  tiene  oro  y  los  mineros  la  botan  a  la  ladera.  En  épocas  de   invierno,  esta  roca  se  desprende  y  causa  derrumbes.    

(10)

intoxicada  con  cianuro  y  deja  a  su  paso  una  estela  de  óxido  anaranjado.  De  cuando  en  cuando,  ese   arrume  de  deshechos  es  arrastrado  por  la  lluvia  y  se  transforma  en  avalancha.  

 

Todos  los  9.146  habitantes  dependen  de  una  u  otra  forma  del  oro:  el  80%  son  mineros  y  el  resto   tiene   negocios   de   compra   venta   a   mineros,   transporte   de   mineros,   negocios   para   mineros,   tabernas   donde   bailan   mineros,   kioskos   que   calman   la   sed   de   cerveza   de   mineros,   molinos   que   benefician  el  oro  de  mineros,  restaurantes  que  alimentan  mineros,  brujos  que  leen  el  futuro  de  los   mineros,  prostíbulos  que  satisfacen  mineros  y  la  iglesia,  que  recoge  limosnas  de  mineros.  

 

El  negocio  del  oro  es  más  viejo  que  el  mismo  pueblo.  Los  primeros  en  llegar  fueron  los  indígenas   Cartama   hace   más   de   500   años.   Después,   cuando   la   Corona   Española   conquistó   América,   los   europeos   creyeron   encontrar   El   Dorado   en   Marmato.   Como   no   estaban   dispuestos   a   compartir,   sacaron  a  los  indígenas  y  metieron  esclavos  negros  para  que  se  adentraran  en  la  montaña  y  les   entregaran  el  oro  en  bandeja  

de   plata.   El   resultado   es   una   mezcla   de   culturas   y   razas   donde  predominan  los  negros   que   son   casi   el   58%   de   la   población.  Una  vez  se  logró  la   gesta   libertadora,   las   minas   volvieron   a   cambiar   de   dueño.   A   principios   del   siglo   XIX,   se   entregaron   a   Inglaterra   como   pago   por   los   préstamos   de   las   guerras   de   independencia   y   la   montaña   quedó   en   manos   de   la   Casa   Goldschmidt  de  origen  inglés.   Después   de   la   Guerra   de   los  

Mil  Días  se  entregaron  a  uno  de  los  ganadores,  el  General  Vásquez  Cobo  que  a  su  vez,  vendió  sus   derechos  a  la  CW  Syndicate  y  a  la  Colombian  Mining  Co,  también  inglesas.  Ese  fue  el  inicio  de  una   larga  cadena  de  compañías  extranjeras  que  llegaron  a  la  montaña  buscando  lo  mismo  que  el  resto:   oro.  Los  marmateños  hablan  de  “la  compañía”  así  en  genérico,  según  ellos  porque    “se  cambian  de   nombre  como  uno  se  cambia  de  ropa”  y  porque  son  pocos  los  que  pueden  pronunciar  el  inglés  con   acento  paisa.    

 

Pero  desde  que  la  minería  se  volvió  una  locomotora  que  promete  progreso,  el  pueblo  que  estaba   acostumbrado   a   vivir   con   lo   que   saca   sin   responder   a   nadie   se   topó   con   un   gran   rival:   las   multinacionales  canadienses  que  prometen  riqueza,  no  para  unos  pocos,  sino  para  todo  el  país.   Algo  con  lo  que  los  marmateños  no  eran  –ni  son-­‐  capaces  de  competir.  Hoy,  Gran  Colombia  Gold   es  dueña  de  106  de  los  121  títulos  mineros  que  hay  en  toda  la  montaña.  Sólo  les  falta  conseguir  15  

Marmato,  como  sus  habitantes,  se  aferra  al  Cerro  el  Burro  donde  se  construyó   este  pueblo  hace  más  de  medio  siglo.    

(11)

títulos  para  poder  empezar  a  abrir  el  hueco  del  que  prometen  sacar  progreso  en  forma  de  lingotes   para  convertir  el  oro  en  regalías.  

 

El   progreso:   sólo   el   año   pasado,   el   sector   minero   energético   aportó   31.7   billones   de   pesos   al   presupuesto   de   la   nación.   “Eso   es   construir   un   país   justo   y   sostenible”   dijo   el   presidente   Juan   Manuel  Santos  en  mayo  del  2013  durante  el  IX  Congreso  Internacional  de  Minería  en  Cartagena.   Con  la  puesta  en  marcha  de  la  locomotora  minera,  el  Producto  Interno  Bruto  del  país  aumentó,   jalonado  sobre  todo  por  este  sector  que  en  el  2011  tuvo  crecimiento  de  tren  bala  que  alcanzó  la   cifra  de  14,  3%  según  cifras  del  DANE.  Por  esta  razón,  tanto  este  gobierno  como  el  anterior  le  han   apostado   a   la   minería   como   la   fuente   del   desarrollo   del   país,   donde   según   ellos,   las   empresas   multinacionales  son  las  que  más  recursos  generan.  

 

Marmato  se  ha  convertido  en  una  piedrita  en  el  zapato.  El  país,  a  través  de  las  multinacionales,   quiere  sacar  todo  el  oro  de  la  montaña,  lo  que  entre  otras  cosas,  implica  reubicar  todo  el  pueblo.  A   cambio,  la  compañía  y  el  gobierno  les  prometieron  construirles  un  pueblo  mucho  mejor,  uno  que   si  cumpliera  con  la  calidad  de  vida  que  se  merecen.  Marmato  se  llenó  de  promesas.  

                                           

(12)

 

II. Dos  pueblos  por  el  precio  de  uno  

 

Todo  comenzó  con  el  derrumbe.      

La  temporada  de  lluvias  del  2006  hizo  que  parte  del   cerro  donde  está  ubicado  Marmato  se  viniera  abajo   dos   veces.   La   primera,   el   sábado   6   de   mayo   y   la   segunda,  el  viernes  9  de  junio.  En  ambos  casos,  una   mezcla   de   piedras,   lodo   y   tierra   cubrió   la   plaza   principal  del  pueblo,  un  pequeño  espacio  triangular   pegado   a   la   ladera   de   la   montaña.   Según   cifras   oficiales,   se   destruyeron   92   casas,   la   Alcaldía,   la   Estación   de   Policía   y   la   Iglesia.   Según   los   marmateños,   sólo   se   cayeron   4   casas.   Hoy,   todas   esas  construcciones  están  en  pie  pero  abandonadas   después  de  que  la  alcaldía  las  mandó  a  evacuar  con   el  argumento  de  que  están  en  zona  de  alto  riesgo.      

“El   riesgo   aquí   es   tener   oro”,   asegura   Yamil   Amar,   marmateño  de  toda  la  vida,  minero  y  líder  cívico  del   municipio.   “Por   eso   nos   quieren   sacar.   No   es   un   favor.   Es   para   llevarse   la   riqueza   y   dejarnos   a   nosotros   aquí   jodidos,   ambiental   y   económicamente”  dice  mientras  se  acomoda  en  un   sofá  de  la  sala  de  su  casa,  una  construcción  amarilla   trepada  en  la  parte  más  alta  del  cerro.  El  espacio  es   pequeño   pero   acogedor.   En   casi   cuatro   metros   cuadrados  cabe  una  sala,  un  comedor  y  un  televisor  

prendido  en  el  que  aparece  Jota  Mario  Valencia  en  el  programa  matutino  del  canal  RCN.  El  ruido   de  la  televisión  se  suma  al  del  molino  de  la  familia,  una  construcción  artesanal  con  techo  de  zinc   rojo  sobre  vigas  de  guadua  que  está  detrás  de  la  casa,  donde  se  muele  el  mineral  que  es  extraído   de  sus  tres  minas.  Amar  es  uno  de  los  pocos  marmateños  que  aún  tiene  el  privilegio  de  ser  dueño   de  dos  de  los  15  títulos  mineros  que  le  falta  conseguir  a  la  Gran  Colombia  Gold  y  no  está  dispuesto   a  venderlos  ni  siquiera  por  toda  la  plata  del  mundo.    

 

Con  un  acento  paisa  arrastrado  en  el  que  a  veces  se  le  enredan  las  palabras,  dice  que  nunca  hubo   un  derrumbe.  Sus  ojos  vidriosos,  gastados  por  los  72  años  que  tiene  encima,  se  abren  como  para   hacer  sonar  más  convincente  su  argumento.  Se  le  arruga  la  frente  y  la  voz  se  torna  más  grave.      

Los   vestigios   del   derrumbe   del   2006:   el   material   estéril   se   sigue   acumulando   en   la   montaña.   Los   mineros   siguen   botando   la   piedra   a  pesar   de  que   ya   se  les  ha  venido  encima  más  de  una  vez.    

(13)

“Esa   noche   bajó   una   borrasca   y   se   llevó   todo   el   material   que   los   mineros   botan   irresponsablemente  a  la  montaña.  Bajó,  pero  no  con  fuerza.  No  hizo  mucho  ruido”,  dice.  La  bola   de   desechos   mineros   cogió   una   canaleta   que   había   construido   Corpocaldas,   (la   autoridad   ambiental  del  departamento),  y  “se  vino  bordeando  todo  el  camino,  hasta  que  llegó  a  la  plaza  y  la   fue  llenado  de  a  poquitos”  asegura.  Yamil  insiste  en  que  no  tumbó  nada.  Lo  que  pasó,  según  él,  es   que   se   taponaron   todos   los   establecimientos,   entre   esos   las   instituciones   más   prestantes   del   pueblo   como   la   Alcaldía,   la   estación   de   policía   y   la   oficina   del   Banco   Agrario.   La   plaza   quedó   cubierta  de  lodo.    

 

Veinte  días  después  se  volvió  a  repetir  la  historia.  Esta  vez,  la  avalancha  se  llevó  la  casa  de  Nelson   de  Ossa,  a  escasos  tres  metros  de  la  plaza.  La  fuerza  de  la  lluvia  hizo  que  se  cayera  un  viejo  muro   que   cubría   la   montaña     y   separaba   el   material   sobrante   de   las   minas   de   la   calle   principal   del   pueblo,  adornada  por  cinco  lánguidas  palmeras  que  lograron  sobrevivir.    

 

“Era   de   noche”,   recuerda   Nelson,   otro   minero   de   Marmato   que   se   parece   al   arquero   Oscar   Córdoba.   “Yo   estaba   descansando   con   mi   hermana,   estábamos   viendo   televisión.   De   pronto,   oímos   un   ruido   raro   y   salimos   a   mirar  qué  pasaba”.    

 

Lo   que   pasaba   era   que   la   tierra   se   les   estaba   viniendo  

encima.   Alcanzaron   a   sacar   sus  cosas  y  salir  corriendo  de   ahí.   Ese   día   tampoco   hubo   muertos.    

 

“De  eso  se  pegaron  para  decir  que  había  sido  un  desastre  y  que  había  que  desocuparlo”,  remata   Yamil   Amar.   Para   él,   el   argumento   del   riesgo   es   una   “confabulación”   de   las   multinacionales   extranjeras  y  del  gobierno  para  “desarraigarlos  de  su  pueblo”.  Desde  el  2006,  él  preside  el  Comité   Pro   Defensa   de   Marmato,   un   grupo   de   mineros   que   se   ha   dedicado   a   “contrarrestar”   las   intenciones  de  las  multinacionales.  

 

Después   del   derrumbe,   el   pueblo   fue   declarado   como   zona   de   alto   riesgo,   algo   que   los   marmateños  ya  habían  oído  antes  pero  que  nunca  había  tenido  consecuencias.  No  era  la  primera   vez   que   ocurría   un   desastre   de   este   tipo.   En   el   2003   y   en   el   2004   ya   se   habían   presentado   derrumbes.   Pero   ahora   la   Alcaldía,   la   Gobernación   de   Caldas     e   Ingeominas,   el   Instituto  

Esto  fue  lo  que  quedó  de  la  casa  de  Nelson  de  Ossa,  un  minero  de  Marmato,   después  de  que  la  avalancha  tumbara  el  muro  que  la  protegía  de  los  estériles  y   arrastrara  a  la  vivienda  consigo.    

(14)

Colombiano   de   Geología   y   Minería,   dijeron   que   era   urgente   trasladar   a   Marmato   a  una  zona  más  plana  y  segura   porque   el   cerro   corría   peligro   de   desplomarse.   El   lugar   elegido  fue  la  vereda  El  Llano,   cinco  kilómetros  más  abajo  de   la  montaña.  En  junio  del  2006,   la   Resolución   no.   23   del   Ministerio  del  Interior  declaró   al   municipio   como   zona     “en   situación   de   calamidad   y   emergencia”   y     se   diseñó   el   Plan   de   Acción   de   la   Alcaldía   Local  que  estaba  motivado  “a     consolidar  del  casco  urbano  en  la  vereda  de  El  Llano”.  Le  echaron  la  culpa  a  la  minería  ancestral  y  a   los  mineros  irresponsables.    

 

Corpocaldas,  sin  embargo,  publicó  ese  mismo  año  un  informe  en  el  que  aseguraba  que  el  riesgo   era  mitigable:  “los  niveles  de  riesgo  están  asociados  especialmente  con  los  niveles  de  amenaza  –   existen  también  niveles  de  vulnerabilidad  muy  altos  que  deben  controlarse  y  mitigarse  para  lograr   una  reducción  del  riesgo  efectiva”.  Para  esto,  se  debían  implementar  medidas  para  el  “control  de   los  procesos  de  inestabilidad  existentes  y/o  potenciales  con  obras  civiles  de  estabilidad  de  taludes,   manejo   de   aguas   y/o   corrección   de   cauces”.   El   problema   era   que   dichas   obras   resultarían   muy   costosas:  hasta  10.000  millones  de  pesos.  Entonces,  la  institución  resolvió  que  lo  más  fácil  y  barato   para  la  reducción  de  la  vulnerabilidad  en  este  caso,  “únicamente  es  posible  reubicando  todas  las   edificaciones  existentes  en  la  zona  de  estudio  y  en  el  sector  de  la  plaza  principal”.    

 

La  alcaldía  se  puso  manos  a  la  obra.  Se  reubicaron  todas  las  instalaciones  de  la  plaza  averiadas  por   el   deslizamiento   pero   que   habían   quedado   erguidas:   la   Estación   de   Policía,   la   Registraduría,   la   Notaría  y  la  oficina  del  Banco  Agrario.  Se  ordenó  construir  un  nuevo  colegio  y  un  hospital.    

 

Uriel   Ortiz   Castro,   un   negro   alto   y   corpulento,   de   manos   grandes   en   las   que   exhibe   una   gruesa   argolla   dorada,   con   poncho   y   sombrero   es   quién   está   detrás   del   traslado.   Él   fue   alcalde   del   municipio   entre   el   2008   y   el   2011   y   es   uno   de   los   marmateños   que   defiende   que   El   Llano   se   convierta  en  el  centro  de  desarrollo  de  Marmato,  “el  Marmato  Moderno”  como  lo  llama,  porque   allí  sí  hay  espacio  para  hacerlo.    

 

“Allá  arriba  no  puede  haber  viviendas,  no  puede  haber  construcciones,  no  puede  haber  nada.  No   se  justifica  que  un  pueblo  con  476  años  de  historia,  que  recibe  regalías,  sea  un  pueblo  al  que  le   falte  todo.  No  son  condiciones  dignas  para  una  comunidad”  asegura  Ortiz  con  vehemencia.  El  ex    Se  busca  trasladar  el  casco  urbano  de  Marmato  en  lo  alto  del  Cerro  El  Burro    

cinco  kilómetros  más  abajo  de  la  montaña  en  la  vereda  El  Llano.  Fuente:  Gran   Colombia  Gold.com  

Marmato  

EL  Llano  

(15)

alcalde  dio  ejemplo  y  desde  enero  de  este  año  vive  en  El  Llano  en  un  edificio  de  ladrillo  de  tres   plantas  que  él  mismo  mandó  a  construir.  Su  casa,  que  ocupa  todo  el  segundo  piso  es  suntuosa:   pisos   brillantes,   sofás   de   cuero   blanco,   cocina   tipo   loft,   esculturas   en   las   mesas   de   cristal   y   una   señora  del  servicio  que  atiende  eficazmente  a  los  invitados.  Todas  las  comodidades  que  se  merece   un  magnate  de  la  pequeña  minería.    

 

En  el  pueblo  lo  conocen  como  Don  Uriel.  Además  de  ser  dueño  de  seis  minas  y  de  un  molino  en   Marmato,   justo   debajo   de   la   calle   principal   –de   la   zona   de   alto   riesgo-­‐,   Ortiz   es   dueño   de   un   supermercado   en   El   Llano   y   está   terminando   de   construir   un   nuevo   barrio.   Orgulloso,   comenta   que  él  es  quién  más  trabajo  genera  en  el  pueblo:  230  mineros  escarban  la  montaña  para  él.      

Como   los   boyantes   negocios   del  ex  alcalde,  la  vereda  crece   como   la   espuma.   Para   llegar,   hay   que   bajar   cinco   kilómetros   por   una   trocha   destapada   que   une   a   ambos   pueblos.   El   Llano   es   el   dormitorio   de   los   mineros   que  trabajan  en  Marmato.  Se   construyen   casas   y   urbanizaciones,   aparecen   nuevas  iglesias  cristianas  y  se   abren   discotecas.   Las   calles   están   pavimentadas   y   el   pueblo   sigue   una   estricta   cuadrícula   con   calles   numeradas.    

 

Ninguna  de  las  características  de  “El  nuevo  Marmato”  están  en  la  parte  de  arriba,  donde  sobrevive   el   antiguo   casco   urbano.   Las   callecitas   coloniales   empedradas   suben   y   bajan   desordenadas   y   caprichosas   entre   las   casas   y   las   minas.   La   antigua   plaza   es   obsoleta.   Todas   las   construcciones   están   en   ruinas:   la   gente   robó   tejas,   ventanas,   puertas   y   todo   lo   que   pudieran   usar   de   las   edificaciones   abandonadas.   El   viejo   hospital   se   convirtió   en   un   refugio   para   ocho   familias   que   trasformaron  la  sala  de  cirugía  y  el  ala  de  maternidad  en  improvisadas  habitaciones.  Las  personas   que  atraviesan  la  plaza  van  de  paso:  un  arriero  jala  tres  mulas  con  costales  y  troncos  de  madera   hasta   una   mina   cercana.     El   silencio   es   ley.   En   la   época   dorada   de   Marmato,   la   plaza   alojaba   a   comerciantes,   bailaderos   y   negocios   que   movían   el   pueblo.   Hoy   sólo   sobrevive   una   pequeña   panadería.  

 

La  carretera  pavimentada  se  acaba  en  El  Llano.  Después,  hay  que  seguir  por  una   trocha  destapada  que  trepa  la  montaña  hasta  el  casco  urbano  de  Marmato.    

(16)

La  vida  arriba  se  concentra  en   el   atrio   de   la   iglesia,   una   placita   más   pequeña   unos   metros   más   abajo   de   la   montaña.  Este  es  el  centro  del   bullicio.   Las   mulas   cargan   palos   y   varillas   de   metal   que   raspan   el   piso   y   destiemplan   los   oídos.   Los   niños,   uniformados   con   una   sudadera   gris   de   algodón,   juegan   después   del   colegio   entre  las  motos,  los  jeeps  y  los  

buses   que   están   parqueados   esperando   clientes.   Las   volquetas   suben   desocupadas   a   las   minas   y   bajan   cargadas   de  costales  con  piedra  de  oro.   El  cura,  Bladimir  González,  sale  de  la  iglesia  pintada  de  amarillo  con  rojo,  saluda  a  algunos  fieles  y   después  se  monta  a  su  carro  que  tiene  la  estampa  de  cristo  con  corona  de  espinas  en  las  ventanas   laterales.  Alrededor,  se  concentran  los  negocios,  las  ventas  de  minutos  de  celular,  restaurantes,   puestos  de  butifarra  y  la  casa  de  la  Federación  Nacional  de  Cafeteros  que  en  este  pueblo  no  recibe   muchos  visitantes.  A  las  tres  de  la  tarde  sin  falta,  las  campanas  de  la  iglesia  retumban.  En  una  de   las  paredes,  una  placa  reza:  Marmato:  tu  codiciado  oro  es  fuente  de  riqueza  para  los  extraños  y  de   miseria  para  los  tuyos.    

 

Los  marmateños  tienen  fama  de  “gastones”  pero  la  riqueza  del  minero  es  “flor  de  un  día”:  gastan   tan  rápido  como  reciben.  El  pueblo  parece  pobre  y  desbaratado.  Después  de  un  fuerte  aguacero,   el   viejo   acueducto   se   tapona   y   deja   sin   agua   a   todas   las   casas.   Las   calles   se   llenan   de   tierra   y   charcos  mugrosos.  Aquí,  el  dinero  sólo  se  asoma  en  las  tiendas  de  cerveza,  el  negocio  que  más  se   mueve  después  de  la  minería.    

 

“Es  que  la  condición  del  minero  es  que  si  no  bebe,  no  encuentra  nada  en  las  minas”,  explica  el   párroco   Bladimir   González,   oriundo   de   Pereira,   Risaralda.   “Las   cantinas   pululan   y   distraen   al   hombre  de  construir  una  dignidad  más  integral”.    

 

La  plaza  principal  de  Marmato  permanece  desolada  siete  años  después  de  la   evacuación.  Hace  poco,  el  hijo  mayor  del  ex  Alcalde  Uriel  Ortiz,  Guillermo  Ortiz,   mandó  a  pintar  las  construcciones  para  que  la  “plaza  se  viera  limpia  y  bonita”.   Muchos  marmateños  quieren  que  Guillermo  se  convierta  en  el  próximo  alcalde   de  Marmato.    

(17)

Muchos   marmateños   no   contemplan   ni   siquiera   la   posibilidad  de  irse  del  casco  urbano  para  vivir  en  El   Llano   que   encarna   todo   lo   que   siempre   les   fue   ajeno:   la   delincuencia,   el   desorden,   las   bajas   pasiones   de   la   rumba   desenfrenada   entre   semana,   los   atracos,   los   robos.   Nelson   de   Ossa   lo   vivió   en   carne  propia:  a  él,  una  pandilla  de  jóvenes  le  mató  a   su  hermano  menor  en  El  Llano.  

 

“En   Marmato   lo   importante   es   el   trabajo”   dice   Nelson.   “Por   eso   todo   el   mundo   es   tranquilo,   nos   vamos   a   dormir   temprano   después   de   un   día   de   trabajo  pesado.  En  cambio,  en  El  Llano  la  gente  es   irresponsable.   Muchos   ni   siquiera   son   de   por   aquí,   esto   se   llenó   de   “pulgosos”   y   eso   ha   hecho   que   crezca  la  delincuencia”,  asegura  el  minero.    

 

La   diferencia   entre   ambos   pueblos   es   evidente   entre  semana.  A  las  nueve  de  la  noche,  en  El  Llano   la   gente   está   en   la   calle,   las   discotecas   están   abiertas,   los   adolecentes   juegan   a   hacer   peligrosas   carreras   en   sus   motos.   En   cambio,   en   Marmato,   reina   el   silencio.   No   hay   ningún   local   abierto,   las   calles   están   vacías   y   los   mineros   están   durmiendo.  

Para  los  marmateños,  Marmato  es  un  remanso  de  paz.  Todos  se  conocen,  todos  se  respetan.  Se   sienten  como  una  gran  familia  unida  por  el  trabajo  y  la  tradición.  No  importa  que  la  vida  trascurra   entre  desperdicios  de  minería  en  un  pueblo  gris  y  sucio.  Nadie  se  quiere  ir.    

                             

Aunque  para  muchos  Marmato  es  un  pueblo  pobre  y   feo,  para  los  marmateños  es  un  paraíso  del  que  no  se   quieren  desprender.  Nadie  se  quiere  ir  a  vivir  a  El   Llano.    

(18)

 

III. Un  argumento  estúpido  

 

Julio  Fierro  es  un  geólogo  experto  en  minería  y  ex  asesor  del  Ministerio  de  Medio  Ambiente.  Para   él,   el   argumento   de   que   Marmato   debe   ser   reubicado   porque   está   en   riesgo   es   “estúpido   y   peregrino”.  “La  preocupación  manifiesta  de  las  autoridades  locales  frente  al  riesgo  de  la  población   es   bastante   funcional   al   proyecto   de   la   mina   a   cielo   abierto.   Entonces,   para   arreglar   todo   ese   problema   de   huecos   en   el   subsuelo,   se   propone   un   hueco   gigantesco   de   850   metros   de   profundidad”  dice.    

 

En   diciembre   del   2005,   cinco   meses   antes   del   deslizamiento,   la   compañía   canadiense   Colombia   Goldfields  anunció  por  primera  vez  la  intención  de  rebanar  el  cerro  de  Marmato  y  explotar  el  oro  a   tajo  abierto.  El  pueblo  tendría  que  irse  y  la  compañía  estaba  dispuesta  a  comprar  las  minas  de  los   pequeños  mineros  y  apoyar  el  traslado  con  hasta  diez  millones  de  dólares.    

 

En  la  presentación  del  proyecto,   el   gerente   de   la   compañía,   Ian   Park,   -­‐alto,   acuerpado,   de   piel   rojiza  y  pelo  blanco,  un  “gringo”   típico-­‐,  aseguró  que  la  situación   de   riesgo   de   Marmato   hacía   que  el  traslado  fuera  inminente   de  todos  modos:  “la  mayoría  de   la  gente  quiere  mudarse  porque   la   inestabilidad   de   los   terrenos   es  fuente  de  desastres.  Estamos   dispuestos   a   hacer   una   ayuda   grande  para  la  comunidad  pero   en   conjunto   con   el   gobierno   porque   yo   no   me   voy   a   tomar   toda  la  responsabilidad  social”.      

La  idea  se  llevaba  cocinando  desde  1997,  cuando  la  empresa  compró  a  la  compañía  Mineros  de   Caldas  S.A  que  sacaba  el  oro  de  la  parte  baja  del  cerro  y  que  según  Yamil  Amar  “de  caldenses  no   tienen   nada,   son   extranjeros”.   Pero   ahora,   el   proyecto   contaba   con   la   bendición   del   gobierno   nacional  a  través  de  Ingeominas:  “tenemos  que  abrirle  los  brazos  a  todos  los  prospectos  o  nuevos   proyectos  mineros  que  se  vayan  a  hacer  en  este  país”  dijo  Julián  Villaruel,  director  de  la  entidad,  al   diario  El  Colombiano  que  cubrió  la  noticia.    

 

En  efecto,  el  país,  a  través  de  Ingeominas,  le  abrió  los  brazos  a  los  proyectos  mineros  o,  como  dijo   un  ex  funcionario  del  Ministerio  de  Minas  que  cita  un  artículo  de  la  revista  Semana  publicado  en  el   La  piedra  estéril  que  se  sigue  acumulando  en  la  montaña  y  que  ya  una  vez  causó   un  derrumbe  que    taponó  los  edificios  de  la  plaza,  se  ha  convertido  en  la  punta   de  la  lanza  para  justificar  que  Marmato  tenga  que  ser  reubicado  en  la  vereda  El   Llano.    

(19)

2011,     les   “abrió   las   piernas”.   De   2004   a   2009,   el   tiempo   que   Villaruel   estuvo   al   frente   de   este   organismo,   se   entregaron   más   títulos   mineros   en   el   país   que   en   los   diez   años   anteriores.   La   Procuraduría   le   abrió   una   investigación   disciplinaria   por   irregularidades   en   el   manejo   del   presupuesto    en  conexión  a  la  entrega  irregular  de  títulos  mineros  en  todo  el  país,  según  La  Silla   Vacía.    

 

Antes  del  código  de  minas  del  2001,  en  Marmato  las  empresas  extranjeras  sólo  podían  sacar  oro   de  la  base  del  cerro.  La  parte  de  arriba  estaba  reservada  para  la  pequeña  minería.  La  ley  66  de   1946  había  dividido  el  cerro  en  dos  y  durante  55  años  ambos  tipos  de  minería  convivieron  en  paz,   cada  una  en  su  parte.  El  cerro  funcionaba  como  un  gran  edificio  y  cada  título  se  manejaba  como   un  apartamento.  Pero  el  nuevo  código  alteró  las  reglas  de  juego  y  cambió  la  manera  de  entregar   los   títulos:   ahora,   el   cerro   no   sería   repartido   por   apartamentos   sino   por   pisos.   La   ley   que   había   sido   promulgada   por   el   presidente   conservador   Mariano   Ospina   quedó   convertida   en   letra   muerta.   Las   multinacionales   tuvieron   vía   libre   para   entrar   a   explorar   la   cima   de   la   montaña   y   adquirir  la  concesión  sobre  las  minas  de  los  mineros  tradicionales.    

 

Colombia   Goldfields   no   sólo   estaba   interesada   en   las   minas.   También   compró   casas   y   molinos   donde  los  mineros  procesan  la  roca  para  convertirla  en  oro.  Muchos  mineros,  entre  ellos  Afranio   Moreno,   vendieron   y   se   echaron   al   bolsillo   una   “platica”   que   parecía   buena.   Los   marmateños   repiten  las  cifras  como  si  fueran  una  cicatriz  en  su  memoria:  en  total,  la  compañía  se  adueñó  de   “84  minas,  11  molinos  y  9  viviendas”.  A  medida  que  adquirían  los  títulos  de  propiedad,  cerraban   las  minas  con  candado  para  impedir  que  los  mineros  se  volvieran  a  meter  a  ellas,  lo  que  dejó  sin   empleo  “a  más  de  800  mineros”  según  relata  Yamil  Amar.  Además,  empezaron  a  tumbar  las  casas   y  los  molinos.    

 

Todavía   se   pueden   ver   las   huellas   de   la   destrucción:   en   la   ladera   de   la   montaña   hay   una   casa   tumbada   de   la   que   sólo   quedan   los   cimientos   de   cemento.   En   la   carretera   hay   una   plataforma   enorme  de  cemento  vacía.  Allí  solía  estar  uno  de  los  molinos  más  grandes  de  Marmato  que  quedó   reducido   a   un   esqueleto   por   donde   corren   las   aguas   contaminadas   con   cianuro   hasta   la   desembocadura  en  el  Río  Cauca.    

 

“Ellos  necesitaban  el  pueblo  desocupado.  El  fin  era  acabar  con  Marmato”  dice  Yamil  Amar.  Según   él,   la   compañía   daba   la   sensación   de   que   “tomaban   tinto”   todos   los   días   con   el   gobierno   para   hacerles  creer  a  los  marmateños  que  el  proyecto  era  un  hecho.  Amar  se  rehusó  a  creer  que  una   cosa  así  pudiera  hacerse  de  la  noche  a  la  mañana.    

 

El   tiempo   le   daría   la   razón.   El   12   de   noviembre   de   2008,   dos   camiones   llegaron   hasta   las   instalaciones  de  Colombia  Goldfields  localizadas  en  la  carretera  entre  Marmato  y  El  Llano.  Una  vez   parqueados,  se  abrieron  las  puertas  traseras  y  las  bodegas  de  los  vehículos  se  empezaron  a  llenar   de   equipos,   muebles,   materiales   e   implementos   de   operación.   Poco   a   poco,   desocuparon   el   edificio.   Afuera,   200   mineros   que   trabajaban   para   la   empresa,   contemplaron   la   escena   con   zozobra.   Habían   llegado   desde   temprano   a   protestar,   exigiendo   claridad   sobre   la   situación  

(20)

económica   de   la   compañía   que   se   rumoraba   que   estaba   a   punto   de   cerrar   y   pedían   que   se   les   pagara  los  salarios  que  les  debían.  Un  mes  después,  se  disiparon  las  dudas:  el  alcalde  del  municipio   de  ese  entonces,  Uriel  Ortiz,  dijo  al  periódico  la  Patria:  “la  compañía  está  quebrada  y  el  proyecto   de  acá  se  fue  al  piso.  Se  marcharon,  dicen  que  van  a  pagar  pero  eso  afirma  todo  el  que  debe.  No   tienen  capacidad  económica  para  responder  y  generaron  desorden  social”.    

 

Colombia   Goldfields   cerró   sus   puertas   en   el   2009.   La   crisis   económica   mundial   y   una   deuda   de   17.000  millones  de  pesos  impidieron  que  siguiera  adelante  con  sus  planes.  Los  mismos  que  habían   intentado  comprar  el  pueblo  entero  desde  hacía  tres  años  ahora  se  iban  por  la  puerta  de  atrás.   Paradójicamente,  ese  año,  el  precio  del  oro  en  Colombia  estaba  en  aumento:  un  gramo  costaba   60.000  pesos.    

 

Las   minas   que   Colombia   Goldfields   compró   pero   que   dejó   abandonadas   no   tardaron   mucho   tiempo  en  reabrirse,  aunque  fuera  a  la  fuerza.  Los  mineros  desempleados  se  metieron  decididos  a   buscar   la   comida   para   sus   familias.   Rompieron   los   cerrojos,   tumbaron   las   puertas   y   volvieron   a   trabajar  como  antes,  como  si  fueran  de  ellos.    

 

Al  año  siguiente,  una  nueva  compañía  llegó  a  reclamar  los  derechos  sobre  las  minas  que  estaban   invadidas.  Medoro  Resources,  también  canadiense,  pago  las  deudas  pendientes  a  los  empleados,   compró  la  Colombia  Goldfields  y  retomó  el  plan  de  explotar  el  cerro  de  Marmato  con  una  mina  a   cielo  abierto  en  la  que  era,  según  ellos,  una  de  las  diez  zonas  más  ricas  en  oro  de  Suramérica:  en   2011,  la  compañía  probó  que  el  cerro  tenía    6.6  millones  de  onzas  de  oro  medidas  e  indicadas  y   otras  3.2  millones  de  onzas  identificadas,  una  cifra  que  se  compara  con  las  10.6  millones  de  onzas   probadas   con   corte   a   diciembre   de   2011,   en   la   quinta   mina   de   oro   más   grande   del   mundo,   Veladero   en   San   Juan,   Argentina   y   que   también   es   operada   por   un   gigante   canadiense,   Barrick   Gold.    

 

En   total,   Medoro   adquirió   1.198   hectáreas   en   Marmato.   El   negocio   se   concretó   en   febrero   del   2010,  dejando  a  la  nueva  compañía  como  la  dueña  y  señora  de  la  mayoría  de  las  minas  en  la  parte   alta  del  cerro  y  todas  las  minas  de  la  parte  baja.    

 

La  multinacional  Medoro  Resources  llegó  al  país  atraída  por  los  buenos  precios  del  oro.  Además  de   Marmato,  la  empresa  adquirió  La  Frontino  Gold  Mines  en  Segovia,  Antioquia,  una  de  las  minas  de   oro   más   ricas   del   país.   El   plan   era   convertirse   en   el   primer   productor   de   oro.   Los   marmateños   vieron  con  desconfianza  las  intensiones  de  la  nueva  multinacional.    

 

“Ellos  decían  que  eran  diferentes,  que  iban  a  trabajar  con  la  comunidad.  Pero  qué  va.  Esa  era  peor   que  la  otra”,  dice  molesto  Amar.    

 

A   mediados   del   2011,   el   canal   internacional   Al   Jazeera   publicó   un   programa   donde   el   representante  corporativo  de  Medoro,  Juan  Carlos  Santos,  aseguró    “nosotros  podemos  negociar,   podemos   compensarlos   con   básicamente   nuestra   chequera.   No   quiero   sonar   arrogante   ni  

(21)

prepotente   pero   básicamente   es   cuestión   de   dinero”.   Según   él,   el   Estado   colombiano   no   podía   comprometer   el   bien   común   de   toda   la   nación   dejando   de   explotar   el   oro   de   Marmato   sólo   porque  sus  habitantes  quisieran  quedarse  a  vivir  en  la  montaña.    

 

Pero  Medoro  desapareció  del  mapa  al  corto  tiempo.  Esta  vez,  no  porque  hubiera  quebrado  como   había  sucedido  antes  con  Colombia  Goldfields,  sino  porque  se  fusionó  con  un  socio  más  grande,   una   multinacional   también   canadiense:   la   Gran   Colombia   Gold.   Juntas,   alcanzaron   43.000   hectáreas  de  tierra  en  varios  puntos  ricos  en  oro  de  Colombia:  en  Remedios,  Titiribí  y  Segovia  en  el   departamento  de  Antioquia,  las  minas  de  Marmato  en  Caldas  y  Mazamorras  en  el  departamento   de  Nariño.  Esta  última  está  en  venta  o  en  la  búsqueda  de  un  socio  para  la  explotación.  En  el  2012,   Gran   Colombia   Gold   negoció   las   minas   de   Mazamorras   con   Andean   Minerals,   una   minera   panameña,  pero  el  negocio  se  cayó  porque  la  panameña  no  completó  el  primer  pago.    

 

Desde   el   2011,   Gran   Colombia   Gold,   cotiza   en   la   bolsa  de  valores  de  Toronto  sobre  los  tenores  de  oro   y   plata   que   extrae   de   sus   minas.   En   Marmato,   a   través   de   la   filial   Mineros   Andinos   de   Occidente,   la   canadiense   es   dueña   de   106   de   los   121   títulos   mineros   que   hay   en   el   municipio.   En   el   2012,   la   empresa   sacó   25.000   onzas   de   oro,   lo   que   significa   que   cada   día   -­‐haciendo   cálculos   burdos-­‐   sus   minas   escupieron   172   millones   de   pesos.   La   compañía   espera   que   cuando   se   abra   la   mina   a   cielo   abierto,   esa  cantidad  se  multiplique  por  diez:  250.000  onzas   anuales.  Si   el   precio   del   oro   se   mantiene,   -­‐y   haciendo   los   mismos   cálculos   burdos   en   relación   al   actual   precio   de   la   onza   dividido   por   el   número   de   onzas   diarias   que   buscan   extraer-­‐   Gran   Colombia   Gold   podría   ganar   hasta   1.704   millones  de   pesos   al   día,   un   poco   más   de   lo   que   gastó   el   Hospital   del   municipio   en   todo   el   año   2012:     1.959   millones   de   pesos   según   el   presupuesto   de   gastos   que   aparece  

en  la  página  web  de  esa  entidad.  El  proyecto  espera   sacar  en  veinte  años  las  311  toneladas  de  oro  que  se   esconden  en  la  montaña.  

 

La   Gran   Colombia   Gold   no   sólo   ha   intentado   comprar   los   15   títulos   de   las   minas   que   faltan   sino   también  a  promover  el  traslado  del  municipio.  Su  “chequera”  aportó  recursos  para  la  construcción   del  nuevo  hospital  en  la  vereda  El  Llano,  ya  que  el  antiguo  en  Marmato  estaba  en  zona  de  alto   riesgo.   La   compañía   donó   1.700   millones   de   pesos   para   su   construcción   que   inició   en   el   2011   El  viejo  hospital  San  Antonio  de  Marmato  construido  

en  1980,  sigue  en  pie  a  pesar  de  que  fue  declarado  en   zona  de  alto  riesgo.  Hoy,  ocho  familias  viven  en  sus   instalaciones.  La  Gran  Colombia  Gold  donó  1.700   millones  de  pesos  para  construir  un  hospital  nuevo  en   El  Llano  que  aún  no  está  terminado.    

(22)

según   su   presidenta,   María   Consuelo   Araujo.   Dos   años   después,   el   hospital   sigue   en   obra.   Los   marmateños  reciben  el  servicio  de  salud  en  “cuatro  casas  y  dos  garajes”  que  la  alcaldía  tiene  en   arriendo.  La  sala  de  espera  es  la  acera  de  la  calle.  

 

Pero  el  pueblo  sigue  siendo  un  estorbo:  ni  la  alcaldía  ni  la  iglesia  se  han  podido  reubicar  en  El  Llano   porque  la  población  no  lo  ha  permitido.  El  nuevo  alcalde,  Héctor  Jaime  Osorio,  del  partido  de  la  U,   tuvo   que   prometer   en   campaña   que   la   alcaldía   se   quedaría   en   el   municipio,   a   pesar   de   que   la   compañía  ya  había  hecho  una  donación  para  su  traslado.  Con  la  iglesia,  en  cambio,  la  situación  ha   sido  mucho  más  violenta.    

 

Después   de   tratar   de   contactar   a   Gran   Colombia   Gold   con   llamadas,   correos   electrónicos   y   mensajes   a   través   de   terceros,   no   fue   posible   conseguir   las   declaraciones   del   vicepresidente   corporativo  de  la  compañía,  la  única  persona  autorizada  para  servir  como  vocero  de  la  empresa   con   periodistas,   José   Ignacio   Noguera.   A   pesar   de   los   reiterados   intentos   por   conseguir   sus   declaraciones,   la   empresa   no   quiso   responder     a   la   solicitud   propuesta   desde   agosto   hasta   noviembre  del  2013.    

                                                   

(23)

 

IV. La  cura  es  peor  que  la  enfermedad  

   

El  geólogo  Julio  Fierro,  profesor  de  la  Universidad  Nacional,  analiza  las  cifras  con  detenimiento  en   la  pantalla  de  su  computador.  No  desconoce  el  riesgo  que  hay  en  Marmato.  La  ambición  ha  hecho   posible   que   un   puñado   de   personas   vivan   en   un   terreno   inestable,   donde   los   derrumbes   son   la   constante,  donde  el  agua  es  un  vehículo  de  tóxicos  que  envenena  todo  a  su  paso  y  donde  el  aire   está   cargado   de   metales   pesados   peligrosos   para   la   salud   con   cadmio,   plomo,   zinc,   cromo,   arsénico  y  cianuro.  La  pequeña  minería  tiene  en  jaque  la  montaña  y  el  daño  es  irreversible.  Los   ecosistemas  están  muertos.  Ni  siquiera  las  algas,  que  suelen  sobrevivir  en  condiciones  extremas,   se  han  amañado  a  vivir  en  estas  aguas  contaminadas.  A  pesar  de  que  Marmato  es  un  pueblo  que   ha   sacado   oro   los   últimos   500   años   “es   paupérrimo,   sin   infraestructura,   triste”,   concluye   el   geólogo.    

 

Pero   la   cura   que   se   pretende   es   peor   que   la   enfermedad.   Para   abrir   el   hueco,   la   compañía   no   sólo   debe   reubicar   el   pueblo   sino   que   además,   debe   destripar   dos   montañas:   el   cerro   El   Burro   y   el  cerro  vecino,  Echandía,  que   también   está   repleto   de   riqueza.   Para   sacar   un   gramo   de   oro   hay   que   mover   cuatro  

toneladas  de  roca.  Eso  implica   remover   940   millones   de   toneladas   de   piedra   que   tendrían   que   ponerse   en   algún  sitio.    

 

El   problema   es   que   ese   material   es   tóxico.   La   montaña   de   Marmato   tiene   oro   porque   está   compuesta  de  pirita,  una  roca  rica    en  sulfuros  (metales  pesados  y  azufre).  Estos  elementos  no  son   peligrosos   porque   están   enterrados   bajo   tierra.   Pero,   cuando   se   sacan   y   se   exponen   al   aire,   los   metales  se  oxidan  y  producen  ácido  sulfúrico.  Fierro  lo  explica  con  una  ley  química,  de  esas  que  sí   se  cumplen:  una  molécula  de  pirita  produce  dos  de  ácido  sulfúrico.  No  se  podría  respirar,  no  se   podría  tomar  agua.  La  vida  se  convertiría  en  un  problema.    

 

Eso  no  es  todo.  A  estos  desperdicios  hay  que  agregar  “las  colas”,  los  residuos  que  quedan  luego  de   que  la  piedra  con  oro  pasa  por  los  molinos  y  se  muele  hasta  que  se  transforma  en  arena  muy  fina.   La  mina  a  cielo  abierto  del  proyecto  de  Gran  Colombia  Gold  en    Marmato  planea  

ocupar  todo  el  espacio  que  se  ilustra  dentro  de  la  línea  morada,  que  ocupa  parte   del  municipio,  rodeado  por  una  línea  azul,  como  se  puede  ver  en  el  mapa.  Por   esta  razón,  se  propone  reubicar  el  municipio  a  la  vereda  El  Llano,  ubicada  en  el   mapa  por  un  círculo  de  color  rojo.  Fuente:  Gran  Colombia  Gold.com  

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Caldas (Colombia) - Historia