Cultura de vida : una reflexión desde y para la educación

13 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Cultura de vida. Una reflexión desde

y

para la educación

JORGE

- - - CAPELLA RIERA*

En diciembre de 1994 tuve a mi cargo la ponencia <<Los jóvenes frente a la cultura de vida>> en el

r.er

Congreso de la Zona Pastoral I de la Arquidiócesis de Lima; tres años más tarde, en noviembre de 1997, se me ofreció la oportunidad de retomar este tema en otra po-nencia titulada <<Educación: eje central para una cultura de vida>>, destinada a los actos de celebración del vigésimo aniversario de la Co-misión de Justicia Social de la Dió-cesis de Chimbote.

En ambas ocasiones recordaba cómo la Conferencia Episcopal Pe-ruana (1988) nos había advertido que <<un país donde la vida y digni-dad del ser humano, hijo de Dios, no se respeta, está marcado con el estigma de Caín y pone en grave peligro su propia existencia como nación>>.

Ahora, después de haber leído las conclusiones de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) y observado el poco valor que se le sigue dando a la vida, en

estas páginas quiero retomar el ar-tículo que escribiera para Signos, y expresar que la Iglesia y el país si-guen clamando por una cultura afir-madora de la vida y sus derechos, que se opone a la violencia en to-das sus manifestaciones; por una cultura que sea capaz de ofrecer una forma espiritual de vida enten-dida en una doble acepción: como obra personal y como obra signifi-cante de la organización social.

Para este propósito divido este escrito en tres partes. En la pri-mera parte me refiero, brevemen-te, a algunos hechos que atentan contra esta cultura de vida; la se-gunda parte la dedico a analizar los aspectos fundamentales de esa cultura; y en la tercera parte me ocupo del papel que le compete a la educación en desarrollar esa cultura.

Antes de entrar al meollo del asunto, quiero precisar que voy a

• Departamento de Educación. Pontificia Uni-versidad Católica del Perú.

(2)

1

tratar este tema haciendo uso del estudio bíblico que ldígoras (1979) publicara acerca de la vida; de la alocución de Pablo VI a los jóve-nes (1982); del documento de Santo Domingo (1992); de algunos docu-mentos pastorales de nuestro Epis-copado, especialmente de la Exhor-tación de los Obispos del Consejo Permanente (Conferencia, 1997); y

de algunos escritos acerca del in-forme de la CVR.

l.

los

HECHOS

En el artículo mencionado decía que pese a los esfuerzos que se es-taban realizando desde los diversos sectores, existe un excesivo porcen-taje de nuestra población que es víctima de una cultura reñida con la vida, con una vida digna; una cultura que se ha convenido en lla-mar de violencia latente o silenciosa -traducida en hambre, enfermedad, humillación-, y que se refleja en las estadísticas acerca de la esperanza de vida, la mortalidad infantil, el consumo de calorías, la presencia de epidemias, entre otros males.

Según informes del PNUD, en el Perú la mitad de nuestro pueblo vive con menos de un dólar al día; nos encontramos en uno de los pri-meros lugares en el ranking mun-dial de pobreza.

La salud del niño desde su con-cepción está relacionada con las

condiciones socioeconómicas y cul-turales de la madre y de la familia en general. Se ha comprobado que los niños de madres desnutridas

y/

o demasiado jóvenes, que viven una permanente situación de angustia y tensión, nacen prematuramente, con un peso inferior al normal; es-tos niños, por lo común, llegan al mundo en condiciones antihigiéni-cas, bajo la atención de comadro-nas empíricas, y sin el abrigo y el cuidado necesarios. Debemos aña-dir, además, las costumbres tradi-cionales que muchas veces ponen en peligro tanto la vida de la ma-dre como la del niño.

Como señalaron los obispos en la Conferencia de 1997 (en adelan-te, Exhortación), las medidas anti-vida (campañas compulsivas de control natal) causan, a la larga, el aumento de la pobreza.

El alcohol y las drogas generan efectos sociales que atentan con-tra la vida, tales como la delincuen-cia, la corrupción, los suicidios, etc.

Las bandas juveniles delictivas demuestran en su actuar un des-precio por la vida y la persona hu-mana (Exhortación: 13).

Las relaciones que se establecen entre las personas suelen ser asimé-tricas, y con mucha frecuencia las relaciones de pareja se convierten en utilitarias.

Los procesos de individualiza-ción, separaindividualiza-ción, autonomía que

(3)

experimentan los niños son muy deficitarios, muy precarios; a esto se añaden las situaciones de depen-dencia literal, que impiden el de-sarrollo de una personalidad más autónoma, menos violenta, menos agresiva, menos destructiva (Rodrí-guez Rabanal 1985).

Además, los mensajes y las ac-ciones antivida que presenciamos promueven cada vez más la quie-bra de la familia, fuente y santua-rio de la vida y esencial escuela de peruanidad (Exhortación: 24).

Los fundamentalismos de todo signo, con su terrible secuela de intolerancia, continúan siendo para muchos una tentación irresistible; es el envase perfecto para nuevas causas, cada una moralmente su-perior a la anterior y, por lo mismo, justificadora de todos los medios.

Existe el convencimiento de que la lucha por la vida no se juega en el santuario de las conciencias y de las instituciones, sino en las leyes, en las oficinas y en las calles.

Es sorprendente ver cuántas ve-ces fracasan los extraordinarios es-fuerzos de hombres y mujeres de buena voluntad ante las estructu-ras injustas, la opinión pública y las costumbres establecidas.

Frente a esta angustiosa situa-ción de tantos hermanos y herma-nas peruanos que no merecen las penurias que están pasando, los

obispos consideran su deber insistir en que las raíces de gran parte de tanta miseria física y moral están en la quiebra de los valores éticos y espirituales, y en la desorientación respecto del sentido de la vida (Ex-hortación: 6).

Por su parte, Salomón Lerner, presidente de la CVR, al presentar el <<Informe final>> de esta comisión (28 de agosto de 2003), decía con amargura y valentía:

[ ... ] nos ha tocado rescatar y apilar uno sobre otro, aíi.o por aíi.o, los nom-bres de decenas de miles de peruanos que estuvieron, que deberían estar y que ya no están. Y la lista, que entre-gamos hoy a la Nación, es demasiado grande como para que en el Perú se siga hablando de errores o excesos de parte de quienes intervinieron direc-tamente en esos crímenes. Y la ver-dad que hemos encontrado es, tam-bién, demasiado rotunda como para que alguna autoridad o un ciudada-no cualquiera pueda alegar igciudada-noran- ignoran-cia en su descargo.

El informe que le entregamos expone, pues, un doble escándalo: el del asesi-nato, la desaparición y la tortura en gran escala, y el de la indolencia, la ineptitud y la indiferencia de quienes pudieron impedir esta catástrofe hu-manitaria y no lo hicieron.

Hemos encontrado que los crímenes cometidos contra la población perua-na no fueron, por desgracia, actos ais-lados atribuibles a algunos individuos perversos que transgredían las normas

(4)

1

de sus organizaciones. Nuestras inves-tigaciones de campo, los testimonios de casi diez y siete mil víctimas nos permiten más bien denunciar en tér-minos categóricos la perpetración ma-siva de crímenes, en muchas ocasio-nes coordinados o previstos por las organizaciones o instituciones que in-tervinieron directamente en el con-flicto.

En síntesis, experimentamos el permanente deterioro de la calidad humana de nuestra gente, a la que -cada vez en mayor grado- poco o nada le importan los demás. Se tra-ta de una devaluación de la perso-na, peor aún que la devaluación de la moneda (Wicht 1985). Sufrimos la pérdida de espiritualidad que se pone de manifiesto a nivel del alma en la desacralización del hombre, a nivel del espíritu en la desacrali-zación de la conciencia y al nivel de la naturaleza en la desacraliza-ción de la vida.

2. LA

CULTURA DE VIDA

No obstante la gravedad de lo des-crito y de lo difícil que ha de ser revertido, estoy convencido de que alborea una época en la que pode-' mos proyectar un perfil moderada-mente optimista donde quepan las características fundamentales de la cultura de vida inspirada en el mensaje bíblico y en el magisterio de la Iglesia, y alimentada de ellos.

2.1. El mensaje bíblico

La Sagrada Escritura, afirma ldígo-ras (1979), considera que la vida es la gran bendición de Dios sobre la tierra (Gen. 1, 22).

El Antiguo Testamento valora la vida como el gran bien de los hombres, por eso hay que sacrifi-car todas las cosas para conservar-la (Jb. 2, 4; ls. 38, 17). El gran ideal humano es una vida larga y col-mada de bienes (Sal. 27, 13; 116, 9; Ecl. 11, 8), a la que sigue una muerte en la vejez colmada de años (Gen. 25, 8; Jb. 42, 17). La descendencia es como la prolon-gación de la vida en el tiempo y por eso es anhelada con firme de-seo (2 Rey. 4, 13; 1 Sam. 9; Gen. 15, 1). Sin embargo, don tan pre-cioso es efímero y se esfuma como una sombra, como el humo, como la nada (Jb. 14,1; Sab. 2, 2; Sal. 144, 4; 39, 6). Y, a pesar de ello, la vida es don sagrado que Dios pro-tege (Gen. 9, 5; 4, 11; Ex. 20, 13).

El Nuevo Testamento supone un cierto cambio en el enfoque de la vida terrena. Presenta de una ma-nera tan dramática la cercanía del Reino, que ante él todas las demás realidades quedan r~lativizadas, aun la vida misma. El heroísmo evangélico pide el desprendimien-to de desprendimien-todos los bienes e incluso de la vida por el Reino de Dios (Mt. 10, 21; 16, 24-28; Hech. 7, 54-60;

(5)

12, 1-3; Ap. 6, 9-11). La vida ha dejado de ser valor supremo y el Reino la trasciende (Mat. 6,33).

A la vida corporal se antepone la vida espiritual, la que brota de Dios y nos t~ae Cristo. Por eso la vida en el Nuevo Testamento tie-ne una significación distinta. La vida verdadera es solo Cristo. Él la poseía desde la eternidad (Jn. 10, 10). Es el camino, la verdad y la vida (Jn. 14, 6), resurrección y vida (Jn. 11, 25), luz de vida (Jn. 8, 12) y fuente que salta hasta la vida eterna (Jn. 4, 14). Es pan de vida (Jn. 6, 35-36) que alimenta a sus creyentes y fuerza de una fe que conduce a la vida eterna (Jn. 3, 14-15).

Cristo, portador de la nueva vida de Dios, nos la entrega precisamen-te a través de la entrega de su pro-pia vida. Es el buen pastor que da la vida por sus ovejas (Jn. 10, 6-18). Por eso la primitiva Iglesia lo pro-clama el príncipe de la vida nueva

(Hech. 5, 20).

Esta nueva vida que Cristo apor-ta a los hombres es el gran mensaje y ha sido designada con numerosas palabras: gracia (Rom. 5, 17; 1 Jn. 3, 9), participación (2 Ped, 1, 4), creación nueva (2 Cor. 5, 17; Gal. 6, 15), regeneración (Tit. 3, 3; 1 Ped. 1, 23), hombres nuevos (Ef. 4, 20-24; Col. 3, 9-11).

Cada uno de los cristianos, a imitación de Cristo, ha de

partici-par también de su resurrección y vida nueva. Más aún, puede decir -como Pablo- que para él la vida es Cristo (Fil. 1, 21).

Por la unión con Cristo y la pre-sencia del Espíritu, la vida del cre-yente no desaparece con la muer-te. El Apocalipsis describe la nueva Jerusalén, atravesada por un río que brota del trono de Dios y junto al que crece el árbol de la vida (Ap. 22, 1-5). La muerte desaparecerá definitivamente (Ap. 21, 4; 1 Cor. 15, 54-57) y Cristo, nuestra vida, se manifestará en todo su esplen-dor (Col. 3, 4).

2.2. El mensaje de la Iglesia

La cultura de vida se identifica con la <<civilización del amor>>, es decir, con la propuesta a la huma-nidad que formulara el Papa Pablo VI en la clausura del Año Santo de 1975.

Para Pablo VI se trata de una <<verdadera civilización>>, enten-diendo por tal el conjunto de con-diciones morales, civiles, económi-cas que permiten a la vida humana una posibilidad mejor de existen-cia, una racional plenitud, un feliz destino eterno.

Es una civilización que, preci-samente por brotar del amor hacia la humanidad y estar orientada a hacerle gozar su dichosa

(6)

y a la afirmación de los auténti-cos y plenos valores de la vida, aunque ello provoque -contra esta sabia y generosa empresa- in-comprensiones, dificultades y oposiciones.

La civilización del amor no es más que la puesta en práctica del espíritu de las Bienaventuranzas, que en el contexto moderno llama-ríamos Derechos Humanos. El Papa señala como sus grandes valores: la solidaridad, la hermandad, la dig-nidad de la persona humana, la superación de toda discriminación o segregación, el servicio a la justi-cia, la firme voluntad de construir la paz.

La construcción de una civili-zación del amor coincide con la tarea de evangelizar las culturas. Se trata de crear un nuevo modelo de sociedad, un nuevo estilo total de vida, una nueva cultura. No tene-mos para ello modelos ni recetas, que solo exigen ser aplicados. Te-nemos que ir diseñando esta civili-zación del amor guiados por los principios del Amor y por nuestras capacidades de análisis y de pues-ta en práctica.

En

1989

la Conferencia Episco-pal Peruana nos decía que <<sólo un pueblo maduro, verdaderamente solidario y cívicamente responsable, puede superar relaciones sociales de servidumbre y explotación invete-radas y nuevas>>.

La

IV

Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, re-unida en Santo Domingo en

1992,

insistía en lo dicho en Medellín y

Puebla:

Las situaciones trágicas de injusticia

y sufrimiento de nuestra América, que se han agudizado más después de Puebla, piden respuestas que solo podrá dar una Iglesia que sea signo de reconciliación y portadora de la vida y la esperanza que brotan del Evangelio.

Toda evangelización parte del man-dato de Cristo a sus apóstoles y suce-sores, se desarrolla en la comunidad de los bautizados, en el seno de co-munidades vivas que comparten su fe, y se orienta a fortalecer la vida de adopción filial en Cristo, que se ex-presa principalmente en el amor fra-terno.

La nueva evangelización surge en América Latina como respuesta a los problemas que presenta la realidad de un continente en el cual se da un di-vorcio entre fe y vida hasta producir clamorosas situaciones de injusticia, desigualdad social y violencia. Impli-ca afrontar la grandiosa tarea de in-fundir energías al cristianismo en América Latina (Santo Domingo: 23). Durante nuestra IV Conferencia he-mos estado, como María, escuchando la Palabra, para comunicarla a nues-tros pueblos. Hemos sentido que el Señor Jesús repetía el llamamiento a una vida santa, fundamento de nues-tra acción misionera (Santo Domin-go:31).

(7)

3.

RoL

DE lA EDUCACIÓN EN lA CONSlRUCCIÓNDEUNA CUL'IUAA DE VIDA

La sociedad moderna reclama una educación de calidad, calidad que puede sintetizárse en posibilitar una vida digna, la estimulación de la creatividad y la búsqueda perma-nente de conocimiento nuevo, con-secuencia de los logros científicos, capaz de hacer frente a los desafíos del desarrollo endógeno e integral.

Hay quienes creemos, con Ma-tos Mar (1985), que solo un enor-me esfuerzo, un gigantesco esfuer-zo plural y concertado que durante muchas décadas sostenga, aliente y desarrolle un proyecto nacional, podrá permitirnos enfrentar con eficacia el futuro del país. Este proyecto nacional, basado en un diagnóstico veraz y profundo, exi-ge de todos nosotros cambios muy importantes, cambios en nuestras concepciones de la política y del poder.

El desafío radica en encontrar un camino que, rescatando lo más valioso de nuestro legado histórico y usando los avances de la tecno-logía moderna, facilite y acelere el desarrollo y el progreso, pero que a la vez respete las formas culturales nativas e impida el deterioro de los valores y del estilo de vida.

Lerner (2003) entiende así este desafío:

Ahora bien, la responsabilidad ética no se restringe a nuestra relación con los hechos del pasado. También con respecto al futuro del país, a aquel fu-turo de armonía al que aspiramos, en

el que se ponga fin a la violencia y se instauren relaciones más democráti-cas entre los peruanos, tenemos todos una responsabilidad compartida. La justicia que se demanda no es sólo de carácter judicial. Ella es también el reclamo de una vida más plena en el futuro, una promesa de equidad y so-lidaridad, precisamente por enraizar-se en el enraizar-sentimiento y la convicción de que no hicimos lo que debíamos en la hora de la tragedia. Por haber surgi-do de la interpelación del sufrimiento de nuestros compatriotas, es que la responsabilidad para con el futuro del país se impone como una obligación directa y urgente, tanto en un sentido personal como institucional.

Ha llegado pues la hora de reflexionar sobre la responsabilidad que a todos nos compete. Es el momento de com-prometernos en la defensa del valor absoluto de la vida, y de expresar con acciones nuestra solidaridad con los peruanos injustamente maltratados. Así pues nuestro tiempo es de ver-güenza, de verdad y de justicia pero también lo es de reconciliación. Vivimos en el país tiempos difíciles y dolorosos, pero igualmente promete-dores, tiempos de cambio que repre-sentan un inmenso desafío para lasa-biduría y la libertad de todos los peruanos. Es un tiempo de vergüenza nacional, que debiera estremecernos en lo más hondo al tomar conciencia de la magnitud de la tragedia vivida

(8)

por tantos de nuestros compatriotas. Es un tiempo de verdad, que debe confrontamos con la cruda historia de crímenes que hemos vivido en las últi-mas décadas y que debe hacemos conscientes también del significado moral del esfuerzo por rememorar lo vivido. Es tiempo de justicia: de reco-nocer y reparar en lo posible el sufri-miento de las víctimas, y de someter a derecho a los perpetradores de los ac-tos de violencia; es, en fin, tiempo de reconciliación nacional, que debe per-mitimos recuperar con esperanza la identidad lesionada para damos una nueva oportunidad de refundar el acuerdo social en condiciones verda-deramente democráticas.

Empecé afirmando que en este infor-me se habla de vergüenza y de des-honra. Debo añadir, sin embargo, que en sus páginas se recoge también el testimonio de numerosos actos de co-raje, gestos de desprendimiento, sig-nos de dignidad intacta que sig-nos de-muestran que el ser humano es esencialmente digno y magnánimo. Ahí se encuentran quienes no renun-ciaron a la autoridad y la responsabili-dad que sus vecinos les confiaron; ahí se encuentran quienes desafiaron el abandono para defender a sus fami-lias convirtiendo en arma sus herra-mientas de trabajo; ahí se encuentran quienes pusieron su suerte aliado de los que sufrían prisión injusta; ahí se encuentran los que asumieron su de-b!;r de defender al país sin traicionar la ley; ahí se encuentran quienes en-frentaron el desarraigo para defender la vida. Ahí se encuentran: en el cen-tro de nuescen-tro recuerdo.

Presentamos este informe en home-naje a todos ellos. Lo presentamos, además, como un mandato de los au-sentes y de los olvidados a toda la Na-ción. La historia que aquí se cuenta habla de nosotros, de lo que fuimos y de lo que debemos dejar de ser. Esta historia habla de nuestras tareas. Esta historia comienza hoy.

Para los obispos, un país integra-do, auténtico y con futuro se cons-truye cultivando virtudes cívicas esenciales: el sentido de la respon-sabilidad colectiva, la vocación de servicio, la laboriosidad, el respeto por los demás, la perseverancia, el deseo de superación, la capacidad de coordinamos organizadamente y la de planear lo que hacemos para luego revisarlo críticamente (Exhor-tación: 34).

En este escrito quiero poner én-fasis en la responsabilidad y forma en que debemos enfrentar el desa-fío desde la familia, las institucio-nes educativas y la pastoral.

3.1. Desde

la familia

En el plan de Dios Creador y Re-dentor, la familia descubre no solo su identidad sino también su mi-sión: custodiar, revelar y comuni-car el amor y la vida, a través de cuatro cometidos fundamentales:

• La misión de la familia es vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas que se

(9)

caracteriza por la unidad y la in-disolubilidad. La familia es el lugar privilegiado para la reali-zación personal junto con los seres humanos amados.

• Ser <<como el santuario de la vida», servidora de la vida, ya que el derecho a la vida es la base de todos los derechos hu-manos. Este servicio no se redu-ce a la sola procreación, sino que es ayuda eficaz para trans-mitir y educar en valores autén-ticamente humanos y cristianos.

• Ser <<célula primera y vital de la sociedad>>. Por su naturaleza y vocación la familia debe ser pro-motora del desarrollo, protago-nista de una auténtica política familiar.

• Ser <<Iglesia doméstica>> que aco-ge, vive, celebra y anuncia la Palabra de Díos; es santuario donde se edifica la santidad y desde donde la Iglesia y el mun-do pueden ser santificamun-dos (Fa-miliaris Consortio: 214.

3.2. Desde las instituciones educativas

En el documento <<Lineamientos y propuestas para el Proyecto Educa-tivo Católico>> (1996), elaborado por el Consorcio de Centros Edu-cativos Católicos del Perú, leemos que la verdadera educación huma-na debe ser utópica.

El

Concilio

Vaticano 11 afirma: <<el porvenir de la humanidad está en manos de quienes sepan dar a las generacio-nes venideras razogeneracio-nes para vivir y razones para esperar>> (Gaudium et Spes: 31).

En 1982 la Conferencia Episco-pal Peruana ya precisaba que el Pro-yecto Educativo Católico ayuda al hombre peruano a sentirse parte viviente y activa del proyecto his-tórico de todo nuestro pueblo, in-tegrado por diversidad de culturas, regiones, clases sociales, que bus-can, hoy más que nunca, el logro de una vida acorde con la digni-dad humana.

Educar en la esperanza o edu-car para la utopía es cultivar expec-tativas, preparar hombres que se nieguen a aceptar gregariamente la realidad actual como única reali-dad posible, y se empeñen en su transformación. Educar en la espe-ranza es educar en el valor de la vida como valor supremo e inaliena-ble, de su significado y su destino, la superación de las estructuras, la convicción de su propia capacidad para mejorar el presente y forjar un futuro mejor (Consorcio, 1996).

Urge una verdadera formación cristiana acerca de la vida, el amor y la sexualidad, que corrija las des-viaciones de ciertas informaciones que se reciben en las escuelas. Urge una educación hacia la li-bertad, pues es uno de los valores

(10)

fundamentales de la persona. Es también necesario que la educa-ción cristiana se preocupe de edu-car para el trabajo, especialmente en las circunstancias de la cultu-ra actual (Santo Domingo: 275). En el mes de noviembre de 1997, el Foro Educativo realizó la conferencia nacional <<Educación para el desarrollo humanO>>, en don-de se planteó que optar por este tipo de desarrollo implica, en pri-mer lugar, reconocer las necesi-dades que las personas sienten y expresan, pero también aquellas necesidades fundamentales que las personas desconocen, subliman o reprimen, consciente o inconscien-temente; y en segundo lugar, com-prometerse a atender adecuada-mente las necesidades humanas fundamentales, para procurar la elevación de la calidad de vida de las personas.

Para satisfacer estas expectativas se propone el diseño e implementción de un Proyecto Educativo N a-cional que sea acorde con un Pro-yecto Nacional de Desarrollo.

Y entre los fines que se plan-tean, figuran estos dos:

• Promover los valores del respeto a la vida y otros derechos fun-damentales, de la justicia social y de la solidaridad, del respeto a la legalidad y la igualdad de las personas ante la ley, del

ejer-cicio de los deberes y derechos ciudadanos, para consolidar en el Perú una sociedad democrá-tica y equitativa (Foro: 6). • Desarrollar valores que

enrique-cen la dimensión espiritual de la persona, que trascienden lo inmediato, que permiten aproxi-maciones al sentido de la vida y que sensibilizan a las personas acerca de la conservación y pro-tección de la Tierra, y respecto de la responsabilidad de las ge-neraciones actuales con las fu-turas (Foro: 8).

3.3. Desde la pastoral

La Iglesia en Santo Domingo pro-puso una pastoral que favorece la construcción de esa nueva cultura de vida.

• Una pastoral que dinamice una espiritualidad del seguimiento de Jesús, que logre el encuen-tro entre la fe y la vida, que sea promotora de la justicia, de la solidaridad y que aliente un pro-yecto esperanzador y generador de una nueva cultura de vida

(Santo Domingo: 116).

• Una pastoral que anuncie, en los compromisos asumidos y en la vida cotidiana, que el Dios de la vida ama a los jóvenes y quiere para ellos un futuro distinto sin frustraciones ni marginaciones,

(11)

donde la vida plena sea fruto accesible para todos (Santo Do-mingo: 118).

Y en la Exhortación de los Obis-pos del Consejo Permanente se nos dice que:

• Todos los cristianos, hoy en el Perú, junto con todos los hom-bres de buena voluntad, debe-mos preguntarnos sobre los pro-blemas de la defensa de la vida, de la paz, de la juventud, del desempleo, de la solidaridad, del fortalecimiento de las institucio-nes democráticas, de la distri-bución justa de la riqueza, etc., y comprometernos para llegar a respuestas válidas y eficaces.

El

ideal positivo de construir el Perú fraterno, solidario y recon-ciliado solo puede surgir de ese cambio de corazones al que Je-sús nos invita con su Palabra y con el ejemplo de su vida (Ex-hortación: 34).

• El ser cristiano es una realidad que, partiendo de la conversión a Dios, se transforma en una experiencia de comunión y soli-daridad que nos permite vivir a plenitud los frutos de la recon-ciliación con Dios y con los de-más (Exhortación: 40).

En el terreno práctico, implica convencernos de que lo ético es la espina dorsal de la convivencia

humana y que su quiebra genera siempre la pérdida del sentido de la vida, la destrucción de nuestra identidad más profunda y el ocaso de la verdadera esperanza (Exhor-tación: 8).

Un hombre bueno, a pesar de estructuras malas, hará el bien; en cambio, el deshonesto hará el mal aunque las estructuras sean bue-nas (Exhortación: 31).

AMOOO DECX>IDFÓN

Para concluir quiero recordar con Gutiérrez (1973) que <<Dios, en la plenitud de los tiempos, envía a su Hijo para que hecho carne, venga a liberar a todos los hombres de todas las esclavitudes a que los tiene su-jetos el pecado, la ignorancia, el hambre, la miseria y la opresión, en una palabra, la injusticia y el odio que tienen su origen en el egoísmo humano>>. Es por eso que la vida cris-tiana es una pascua, un tránsito del pecado a la gracia, de la muerte a la vida, de la injusticia a la justicia, de lo infrahumano a lo humano.

Y recordar también que <<hemos recibido la fuerza del Espíritu San-to para ser testigos de CrisSan-to e ins-trumentos de vida nueva>> (Santo Domingo: 31). Por lo tanto, tene-mos la responsabilidad de partici-par en el cambio del curso de la historia y de forjar una cultura di-ferente.

(12)

Me tomo la libertad de advertir con Mayor Zaragoza que hoy tene-mos una oportunidad única de con-vertir el aprendizaje en eje focal del cambio de la sociedad, de modifi-car el curso de la historia y de forjar una cultura ética en la que se pue-da vivir en paz. Que no nos falte la determinación, la intrepidez y la in-teligencia para actuar a tiempo.

Y

esto no es una quimera, es una <<Uto-pía razonable», como diría Giarini, la <<utopía de libertad y de felicidad» a la que aspira Betancur.

Para realizar esta labor requeri-mos, como acabo de indicar, de una ética de la vida que no se agote en la vida misma como supervivencia, sino que desencadene situaciones generadoras de una ética de la na-turaleza, una ética del desarrollo, una ética de la política, una ética del beneficio y, sobre todo, una éti-ca de la solidaridad, éti-capaces en sí mismas de descorrer el velo de nuestras posibilidades en el umbral del siglo que acabamos de iniciar con tantas expectativas y tanta in-certidumbre a la vez.

BIBLIOGRAFÍA

CAPELLA, J. <<Los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI>>. Ponencia ante el l. er Congreso In-ternacional de Educación

Francis-cana «Educación francisFrancis-cana de cara al tercer milenio>>. Lima, oc-tubre, 1997.

CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA. Formación integral de la fe dentro del contexto cultural y educativo perua-no.

LIII

Asamblea Episcopal Perua-na. Lima: Ediciones Paulinas, 1982.

- Perú escoge la vida. Lima: Edito-rial San Pablo, 1988.

- Un nuevo Perú: don de Dios y ta-rea de todos. Exhortación de los Obispos del Consejo Permanente, octubre, 1997.

CONSORCIO DE CENTROS EDUCATIVOS CATÓLICOS DEL PERÚ. Lineamientos y propuestas para

el

Proyecto Educati-vo Católico. Lima: Consorcio, 1996.

f AMILIARIS CONSORTIO. Exhortación apostólica de Juan Pablo

11, 22

de noviembre de 1981.

FoRO EDUCATIVO. Bases para un Acuerdo Nacional por la Educación. Lima, 1997.

GAUDIUM ET SPES (Constitución dog-mática). Pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual. Documento del Concilio Vaticano

11.

GUTIÉRREZ, G. Teología. de la libera-ción. Perspectivas. Salamanca: Sígue-me, 1973.

IDÍGORAS, J.

L.

Vocabulario teológico desde nuestra realidad. Lima: Cen-tro de Proyección Cristiana, 1979.

(13)

LERNER, S. <<Discurso en la presen-tación del Informe Final de la Co-misión de la Verdad y la Reconci-liación>>, Lima, 2003.

MATOS MAR, J. Desborde popular y crisis del Estado. Perú Problema n.

º

21. Lima: IEP, 1985.

PABLO VI. <<La civilización del amor>>. Catequesis del 31 de di-ciembre de 1975.

- Alocución a los jóvenes. Lima: Li-brería San Pablo, 1982.

RoDRÍGUEZ RABANAL, C. <<Sobre la dimensión psicosocial de la

violen-cia en el PerÚ>>. En Siete ensayos so-bre la violencia en el Perú. Lima:

APEP, 1985.

SANTO DOMINGO. IV Conferencia General del Episcopado Latinoame-ricano. Santo Domingo, octubre

12-28, 1992.

UNESCO/PNUD/UNICEF/B.M.

Educación para todos. Conferencia

Mundial de Jomtien, marzo 5-9, 1990.

WICHT,

J. J.

Realidad demográfica y crisis de la sociedad peruana. Lima:

Amidep, 1985.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :