Presión arterial en un grupo de practicantes de yoga y un grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida

93 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

(2) UNIVERSIDAD DE LOS ANDES FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN ESCUELA DE EDUCACIÓN DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA COMISIÓN DE MEMORIA DE GRADO. PRESIÓN ARTERIAL EN UN GRUPO DE PRACTICANTES DE YOGA Y UN GRUPO DE NO PRACTICANTES EN EL MUNICIPIO LIBERTADOR DEL ESTADO MÉRIDA (MEMORIA DE GRADO PARA OPTAR A LA LICENCIATURA EN EDUCACIÓN MENCIÓN EDUCACIÓN FÍSICA). AUTOR: Br. María A. Camacho TUTOR: Lic. Luis R. Guerrero. MARZO DE 2006 MÉRIDA.

(3)

(4) DEDICATORIA. Al Ser Supremo y a la Virgen por ayudarme a adquirir una nueva experiencia en la evolución como seres de luz. A mi madre y hermano por ser el apoyo fundamental e incondicional en el camino seleccionado para nuestro crecimiento. A mi tío Mauro, Gloria, Wilmer y Milagros por sus palabras y consejos en continuar trabajando arduamente en las metas trazadas. A las personas voluntarias que participaron en la investigación por su contribución, constancia y paciencia para conmigo..

(5) AGRADECIMIENTO. Mi expresión sencilla de gratitud a la persona que confió, ayudó, orientó y tuvo mucha paciencia para conmigo en la evolución del estudio; el profesor Luís Guerrero. Al profesor Héctor Quintero por su ayuda y sugerencias en el análisis de los resultados de la investigación. A la Universidad de los Andes y al Departamento de Educación Física por aportarme nuevos conocimientos y experiencias en mi crecimiento como persona y como profesional. A las personas involucradas en el estudio del Club de Yoga de la Universidad de Los Andes por contribuir en la aplicación del estudio. A los familiares, amigos y vecinos que participaron y colaboraron en llevar a cabo y hacer realidad un pensamiento..

(6) INDICE GENERAL Pagina Nº DEDICATORIA ……………………………………………………………..….. i AGRADECIMIENTO ………………………………………………...………… ii INDICE GENERAL …………………………………………….……..….. iii y iv INDICE DE TABLAS ……………………………………………..…………… v INDICE DE GRÁFICOS ……………………..……………………………….. vi RESUMEN …………………………………………………………………….. vii CAPITULO I. EL PROBLEMA …………………………………...……….………….…… 8. Planteamiento del Problema ............................................................ 8 – 10. Justificación .................................................................................... 11 – 13. Alcance y Limitación ............................................................................... 14. Objetivo General ..................................................................................... 15. Objetivos Específicos ............................................................................. 15. Hipótesis General ................................................................................... 15. II. MARCO TEÓRICO ………………………………….…………………… 16. Antecedentes ................................................................................. 16 y 17. Fundamentación Teórica ................................................................ 18 – 35. III. METODOLOGÍA …………………………………………………..…..… 36. Enfoque de la Investigación ................................................................... 36. Tipo de Investigación .............................................................................. 36. Población y Muestra ....................................................................... 36 y 37. Diseño de la Investigación .............................................................. 37 y 38. Sistema de Variables .............................................................................. 38. Técnica a Utilizar ............................................................................ 38 – 40. Modelo del Protocolo ...................................................................... 40 – 42..

(7) IV. ANALISIS DE LOS RESULTADOS ………………………….….…… 43. Análisis Descriptivo …………………………………………………… 43 – 48. V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ………………………… 49. Conclusiones …………………………………………………….…….. 49 y 50. Recomendaciones ………………………………………….…………. 51 y 52. REFERENCIAS ………………..……………………...………………. 53 – 56. ANEXOS ………………………………………………………………...…… 57. Anexo A: Registros de la Presión Arterial del grupo de practicantes de Yoga y del grupo de no practicantes …………………...…………… 58 – 84. Anexo B: Glosario de Términos ……………………………………… 85 – 88..

(8) INDICE DE TABLAS Tabla. Pág.. Nº 1. Factores de Riesgo….………………………………………….. 2. Comparación de la presión cumbre sistólica y diastólica. 20. registrada durante un ejercicio isométrico, de levantamiento de pesas libres y con resistencia hidráulica en banco…………………………………………………………. 3. 23. Medidas de presión sanguínea en reposo y durante ejercicio submáximo antes y después de 4 a 6 semanas de entrenamiento en siete pacientes de una cierta edad con la enfermedad cardíaca coronaria……………………………….. 4. Clasificación de la Presión Arterial. VII Reporte del NHBPEP………………………………………………………..... 5. 27 39. Clasificación de los sujetos participantes en cada grupo según el género…………………………………………………. 43.

(9) INDICE DE GRÁFICOS Gráfico. Pág.. Nº 1. La relación entre el flujo sanguíneo durante el ejercicio y las presiones arteriales sistémicas medidas en la arteria braquial. (De Ekelund, L. G. Y Holmgren, A.: Central hemodynamics during exercise. Am. Heart Assoc. Monogr., Nº 15:33, 1967. Reimpresa con permiso de la American Herat Association, Inc.) ………………………….. 25. 2. Promedio de la Presión Arterial Sistólica…………………... 45. 3. Promedio de la Presión Arterial Diastólica…………………. 47. 4. Promedio Semanal de la Presión Arterial Media…………. 48.

(10) UNIVERSIDAD DE LOS ANDES FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN ESCUELA DE EDUCACIÓN. DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA COMISIÓN DE MEMORIA DE GRADO Titulo de la Memoria de Grado: Presión Arterial en un Grupo de Practicantes de Yoga y un Grupo de No Practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida. Autor:. Tutor: Prof. Luís R. Guerrero. Maria Alejandra Camacho R.. Asesor:. Jurados sugeridos por la Comisición:. Fecha:. Prof. Bernhard Hoeger.. 22 de Marzo de 2006. Prof. Rafael Reyes Resumen El estudio consistió en determinar la presión arterial en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida. Se registró la presión arterial una vez a la semana por doce semanas a 15 personas practicantes de Yoga y a otras 15 personas no practicantes de ambos sexos mayores de 20 años de edad. Los sujetos de ambos grupos participaron de manera voluntaria siendo una muestra no probabilística. La diferencia entre los grupos es que los sujetos practicantes de Yoga tienen tiempo ejecutando esta práctica. El estudio se presenta como una investigación de tipo exploratoria y descriptiva. Para compilar los registros de la presión arterial se diseñó un protocolo a seguir, el cual indica registrar la presión arterial dos veces por cada reporte con la finalidad de promediar los valores obtenidos y disminuir el error humano. También, se tomo en cuenta algunas condiciones como la posición adaptada por los participantes y el horario de los registros; además se considero como punto de referencia a comparar la clasificación de la presión arterial según el VII Reporte del Comité Conjunto Nacional sobre la Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial. Luego, se procedió a promediar los valores obtenidos por cada grupo en las doce semanas con la finalidad de vii.

(11) realizar el análisis descriptivo de los datos obtenidos. El análisis descriptivo de la muestra señala que los valores promedio de la presión arterial sistólica en el grupo de practicantes de Yoga se mantuvieron por debajo del valor considerado normal. Mientras que los valores promedio de la presión arterial sistólica oscilaron alrededor de los 120 mmHg para el grupo de no practicantes; no obstante estuvieron por encima de los valores comparados con el grupo de practicantes. En cuanto a los valores promedio de la presión arterial diastólica en el grupo de practicantes de Yoga mantuvieron valores promedio considerados normales. Asimismo, los valores promedio de la presión arterial diastólica en el grupo de no practicantes se ubicaron por debajo de los 80 mmHg pero por encima de los valores contrastados con el grupo de practicantes de Yoga. Los resultados obtenidos aportan datos que reflejan el efecto de un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes sobre la presión arterial. Descriptores: presión arterial, Yoga.. viii.

(12) CAPITULO I EL PROBLEMA PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA Uno de los componentes del sistema cardiovascular es el corazón, el cual proporciona el impulso del flujo sanguíneo (McArdle, Katch y Katch, 1990). La presión sanguínea explican McArdle et al. (1990) que con cada contracción del ventrículo izquierdo del corazón entra una ola de sangre dentro de la aorta, “parte de la sangre bombeada del corazón es almacenada en la aorta. Esto crea presión dentro del sistema arterial entero y causa que una ola de presión fluya por la aorta hasta las ramas más remotas del árbol arterial” (McArdle, et al., 1990, p. 209). Además, para Hoeger (2000) “la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, dependiendo de la fuerza del corazón, elasticidad de los vasos, resistencia capilar y volumen y viscosidad de la sangre” (p. 9). Cualquier trastorno que dilate o contraiga los vasos sanguíneos o afecte a su elasticidad, o cualquier enfermedad cardiaca que interfiera con la función del bombeo del corazón, afecta la presión sanguínea (Biblioteca de Consulta Microsoft, Encarta, 2005). En la población encontramos individuos con presión arterial baja (hipotensos), algunos con presión arterial normal (normotensos) y otros que son diagnosticados con hipertensión o presión arterial alta (Biblioteca de Consulta Microsoft, Encarta, 2005). En el informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2002 indican que los primeros diez factores de riesgo de la salud representan el 40% de los 56 millones de muertes anuales en todo el mundo; entre ellos. 8.

(13) figura la presión arterial alta, así lo afirma la directora general de la OMS (Llczyszyn y Gurí, 2002). Las enfermedades del sistema circulatorio representaron la causa del mayor grupo de mortalidad para Venezuela entre los años 1995 y 1999, la cual fue de 162,3 por 100.000 habitantes (paho.org, 2002). Para el año 1998 el grupo de adultos entre 20 y 59 años de edad una de las causas de defunción fueron los trastornos hipertensivos (35%) ; y el grupo de adultos de 60 años de edad y más, su principal causa de mortalidad fueron las enfermedades del corazón (32%) (paho.org, 2002). Los datos suministrados por la oficina de estadística de la Corporación de Salud del Estado Mérida (CORPOSALUD) señalan que en el Distrito Mérida los casos con alto riesgo para la hipertensión arterial en los primeros cuatro meses del año 2005 fue de 1.347; perteneciéndole el mayor número de casos al género femenino con 825 (Programa de Prevención y Control de Enfermedades Cardiovasculares, 2005). También, se reportan casos en las escuelas merideñas de niños de siete años de edad con hipertensión arterial, como consecuencia de malos hábitos alimenticios; así lo afirma la docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de los Andes (U.L.A.), Gladys Bastardo (Heras, 2005). Por lo tanto, las estadísticas revelan la alta incidencia de enfermedades que afectan al corazón y al sistema circulatorio, entre las enfermedades encontramos la hipertensión arterial, esto evidencia que estamos ante un problema de salud pública (Guerrero, 2001), la cual debe atenderse de manera personalizada permitiendo prescribir el tratamiento idóneo y recomendar técnicas complementarias.. 9.

(14) Para Goldberg, Elliot y Col (1985 citado en Guerrero, 2001) “los métodos usados para disminuir la presión sanguínea alta son el ejercicio, perdida de peso corporal, reducción del consumo de sal y varias formas de medicación” (p. 18). Por tal motivo, las personas inician una búsqueda entre las innumerables alternativas presentes en el mercado, las cuales logren equilibrar un elemento importante de su vida. Un medio para adquirir un estilo de vida sano es el Yoga; así lo indicó Rosalba Rangel Guzmán, coordinadora académica del diplomado de yoga, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) en Guadalajara, quien además señala que el Yoga ayuda a regular la presión arterial y a mejorar la digestión, estimula a la gente a tener una alimentación sana, contribuye a eliminar el sobrepeso a través de los ejercicios de respiración y posturas físicas, y proporciona recursos de control mental para las personas que padecen depresión, ansiedad, estrés, entre otras (Loera, 2004). Para Stricklen (2000, citado en Guerrero, 2001), el Yoga es un método apoyado no sólo en posturas físicas o asanas, sino también en técnicas de respiración y meditación. Además, De la Ferriere (1974, citado en Guerrero, 2001) indica que el objetivo primordial del Yoga se aproxima a un automasaje de las glándulas endocrinas, el cual se orienta a la profiláxis de todos nuestros órganos y sistemas. También, la orientación como simple practica gimnástica o de posturas es suficiente para obtener beneficios en el organismo. En virtud de lo expuesto, se planteó conocer la diferencia de la presión arterial entre un grupo de sujetos con previo entrenamiento en la práctica del Yoga, y un grupo de personas no entrenadas, en el Municipio Libertador del Estado Mérida.. 10.

(15) JUSTIFICACIÓN Los principales factores de riesgo responsables de las enfermedades cardiovasculares son: “la falta de actividad física, el exceso de peso, la hipertensión, el tabaquismo, la hiperglicemia y el aumento de los lípidos en la sangre” (Guerrero, 2001, p. 17). La relación entre las enfermedades cardiovasculares y la presión arterial alta ha sido demostrada en el análisis de 61 estudios con la participación total de un millón de personas en todo el mundo (cnnenespañol.com,2002). Además, otras investigaciones señalan que la presión arterial alta deteriora la función mental, así lo revela el estudio realizado en el National Institute of Aging, en personas con hipertensión mayores de 50 años de edad, quienes encontraron deficiencias en pruebas de lenguaje y memoria así como problemas de atrofia cerebral (Penziny, 2003). Los riesgos de infarto se duplican en sujetos no entrenados que en los entrenados; aumentando los riesgos considerablemente después de los cuarenta años de edad en los no entrenados (Weineck, 1988 citado en Guerrero, 2001). Para Mazorra (1988, citado en Guerrero, 2001) la expectativa de vida se incrementa en mayor porcentaje, al comenzar en edades tempranas un entrenamiento físico sistemático. En. tal. sentido,. según. Lopéz,. Fernández. y. Rabadán. (1998). las. investigaciones que pueden jugar un papel importante en la prevención y manejo de la hipertensión arterial son aquellas que estudian los efectos de la adaptación entre la presión arterial y un entrenamiento de tipo aeróbico continuo. Un tipo de estas investigaciones son los estudios llamados epidemiológicos, los cuales establecen la relación entre la presión arterial y. 11.

(16) el nivel de actividad o condición física y presentan una serie de variables confundentes que pueden alterar esta relación. Sin embargo, los resultados de las diferencias en los valores de la presión arterial entre los sujetos mas activos y los más sedentarios deben ser considerados con precaución, por que al corregir los efectos de las variables confundentes los valores no superan los 5 milímetros de mercurio (mmHg). Por ello, esas pequeñas diferencias no solo deben ser asignadas a la actividad o condición física sino también a las numerosas variables confundentes incontrolables. Algunos métodos que pueden contrarrestar los efectos que ocasiona la hipertensión en el cuerpo humano son el Yoga y el Tai – chi, los cuales permiten manejar el estrés, obteniendo así normalizar los valores de presión arterial y llevar una vida más relajada (Abugattas, 2003). Además, un estudio expuesto en la Sociedad Americana de Hipertensión concluyó que la presión arterial y los niveles de estrés se disminuyen con la práctica del Yoga (Framis, 2000). Una de las vertientes del Yoga es el método Iyengar; practica recomendada para personas de cualquier edad y sujetos que posean algún tipo de enfermedad física, mental o emocional, el método propone un trabajo conciente del conocimiento de las asanas o posturas, técnicas de respiración y relajación, utilizando elementos de apoyo como: mantas, almohadones especiales, bloques de madera, sillas, diferentes clases de cinturones, entre otros; estos contribuyen a generar la energía necesaria para realizar las posturas y recibir los beneficios que cada una de ellas nos otorga (Resnizky y Krysa, 2004). Considerando el aporte de la práctica del Yoga al funcionamiento normal de los órganos y sistemas que componen el cuerpo humano, se podría señalar. 12.

(17) la importancia atribuida a su práctica como base fundamental para el desarrollo armónico de las personas en la sociedad actual. Además, el factor relevante en la ausencia de antecedentes locales en el estado Mérida que comprueben los beneficios otorgados por esta disciplina milenaria, a las personas interesadas o vinculadas con el tema, como son: practicantes e instructores de Yoga, personas involucradas en el área de la salud pública, docentes en el área de la educación física, entre otras. En consecuencia se justifica indagar los posibles cambios o no que experimente la presión arterial tanto en un grupo de practicantes de Yoga como en un grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida.. 13.

(18) ALCANCES Y LIMITACIONES Se planteó la aplicación de un protocolo para registrar la presión arterial en treinta (30) sujetos de ambos sexos a partir de los 20 años de edad que aceptaron participar voluntariamente una vez por semana durante tres (3) meses, divididos en un grupo de quince (15) personas con un previo entrenamiento en la práctica del Yoga, las cuales pertenecen al Club de Yoga de la Universidad de Los Andes (ULA) llevando a cabo el registro después de una sesión en las instalaciones de la Dirección de Deportes de la ULA ubicado en La Hechicera; y en otro grupo de quince (15) personas no entrenadas realizando los registros en los respectivos hogares. Para ambos grupos se registro la presión arterial en un estado de reposo (sentados).. 14.

(19) OBJETIVO GENERAL ¾ Determinar la presión arterial en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida.. OBJETIVOS ESPECIFICOS ¾ Determinar a presión arterial sistólica en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes. ¾ Determinar la presión arterial diastólica en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes. ¾ Determinar la presión arterial media (PAM) en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes.. HIPÓTESIS GENERALES ¾ El grupo de practicantes de Yoga mantienen valores normales de la presión arterial en el Municipio Libertador del Estado Mérida. ¾ El grupo de no practicantes no mantienen valores normales de la presión arterial en el Municipio Libertador del Estado Mérida.. 15.

(20) CAPITULO II MARCO TEÓRICO ANTECEDENTES En una investigación realizada por Rai, Sethi y Sing (s/a) se evaluaron los efectos fisiológicos en un grupo de 20 personas en edades de 35 a 50 años que practicaban Sahaja Yoga, se formaron dos grupos con 10 personas para cada uno; el primer grupo llevaba 12 semanas experimentando Sahaja Yoga, mientras que el segundo grupo tenía de 2 a 6 años practicando Sahaja Yoga. Dentro de los parámetros escogidos para evaluar a ambos grupos se encontraba la presión sanguínea, la cual se registró antes y después de la práctica de Sahaja Yoga por un tiempo de 20 minutos; todos los parámetros disminuyeron significativamente con respecto a los valores control. Entonces se concluyó, que la práctica del Sahaja Yoga produce un cambio fisiológico significativo tanto en los Sahaja yoguís principiantes como en los que tienen más experiencia. De este modo la práctica de Sahaja Yoga puede aliviar los efectos del estrés cotidiano y es útil en la prevención de alteraciones producidas por estrés. Por otro lado Escalona, Díaz y Mejías (2002), estudiaron la influencia del Yoga en el estado de salud de personas con hipertensión arterial esencial, aplicando a 25 pacientes que no controlaban su hipertensión arterial ejercicios sencillos de Hatha Yoga durante 32 semanas, con una frecuencia de tres veces a la semana en conjunto con psicología grupal basada en cambios de hábitos y en educar los principios generales para la salud. Se obtuvo un descenso de la presión arterial, frecuencia cardiaca y peso corporal, también se disminuyó la dosis de medicamentos hipotensivos en. 16.

(21) general. Se concluyó que el Yoga puede ser beneficioso como coadyuvante en el manejo de pacientes hipertensos. Además, Lollis (2000) en su estudio presentado en la XV Conferencia Internacional Interdisciplinaria sobre hipertensión y factores de riesgo entre grupos étnicos, reveló que los programas para aprender a controlar la ira y las sesiones de meditación aplicados a 84 participantes durante 13 semanas descendieron la presión arterial sistólica un promedio de 12 mmHg y la presión arterial diastólica de 7 a 8 mmHg. En el proyecto de investigación del Instituto de Psicología de la Universidad de Graz, Austria; la psicóloga, investigadora y directora del proyecto Ilona Papousek explicó el experimento llevado a cabo con 30 pacientes entre la edad media de 68 años que habían sufrido un mes antes de comenzar la terapia un infarto, todos padecían de presión arterial alta. La mitad de los pacientes ejecutaron un entrenamiento basado en una rama del Yoga, la cual trabaja con técnicas de risa intencionada o artificial por medio de simples gestos de pantomima, acompañados por ejercicios de respiración. La otra mitad realizó un programa de ejercicios de movimientos simples; ambos grupos recibieron medicamentos para bajar la presión arterial y fueron sometidos a un periodo de 6 meses, con una frecuencia de tres sesiones a la semana de media hora cada una. Los resultados arrojados del estudio indican los efectos positivos que tiene la risa intensa sobre la presión sanguínea; observándose un descenso mucho mayor de la presión arterial en el “grupo de la risa” (listin.com.do, 2004).. 17.

(22) FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA Las enfermedades cardíacas más comunes según Sosa (1997) son las de tipo inflamatorio, alteraciones en la conducción eléctrica, bajo rendimiento del músculo cardíaco y sus válvulas. Entre ellas se encuentran la taquicardia ventricular, fibrilación auricular, pericarditis y miocarditis, arritmia cardiaca, el estado posinfarto de miocardio e insuficiencia cardiaca izquierda y derecha. Además, señala como factores de mayor riesgo a la hipertensión arterial, enfermedades metabólicas como la diabetes y obesidad, incremento de los niveles de colesterol y triglicéridos. Para la American Heart Association de las 520.000 muertes anuales, 247.000 son ocasionadas por ataque cardíaco en las mujeres. Cada año más de 90.000 mujeres mueren por una insuficiencia cardíaca. La proporción de cada nueve mujeres una posee cualquier tipo de enfermedad cardiovascular entre las edades de 45 y 64 años, pero cuando se tiene 65 años o más la relación se incrementa una de cada tres mujeres. La hipertensión reúne a más de la mitad de todas las mujeres con 55 años de edad (Foley, Nechas y otros, 1997). HIPERTENSIÓN ARTERIAL El Diccionario de Medicina OCÉANO MOSBY define a la hipertensión como un trastorno asintomático, muy usual, caracterizado por el aumento sostenido de la presión arterial por arriba de los 140/90 mmHg. Cuando la hipertensión es mantenida produce perdida de elasticidad y engrosamiento de las paredes arteriales; a su vez incrementa la resistencia vascular e hipertrofia el ventrículo izquierdo para mantener una circulación normal.. 18.

(23) En Estados Unidos el Programa Nacional para la Educación en Hipertensión Arterial (en ingles NHBPEP), tiene como finalidad difundir la prevención, diagnóstico y tratamiento de la presión arterial alta en la población; a través del documento titulado “Reporte del Comité Nacional Unificado para la Prevención, Detección, Evaluación y tratamiento de la Hipertensión Arterial”. Para el mes de Mayo del año 2003 se publicó en la revista JAMA el séptimo reporte del NHBPEP, el cual resalta la insignificancia atribuida, incluso por los médicos, a la vinculación entre las cifras de la presión arterial y la posibilidad de manifestar futuras enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, las personas en edades de 40 a 70 años que registren un incremento de 20 mmHg en la presión arterial sistólica o de 10 mmHg en la presión arterial diastólica, es decir, con valores examinados “apropiados” (135/95 mmHg) tendrán mayor. probabilidad de. padecer. infarto,. accidentes. cerebrovasculares, insuficiencia cardiaca o daño renal en comparación con los individuos que reporten valores de 115/75 mmHg. En conclusión, según el consenso de expertos estadounidenses el valor normal para adultos de la presión sistólica debe ser menor de 120 mmHg; mientras que la diastólica inferior a 80 mmHg (Pacheco, 2003, Junio 8). Medición de la Presión Arterial Para determinar la presión arterial se debe utilizar un aparato (tensiométro), el cual consta de un equipo medidor (esfigmomanómetro) y un mango o brazalete. Los esfigmomanómetros de mercurio son los más confiables, los de resorte o digital también son útiles. Los digitales de brazalete deben calibrarse con uno de mercurio. Así mismo, las circunstancias para su determinación deben ser las siguientes: no ingerir sustancias como la cafeína y no fumar media hora antes de ejecutar la medición. De igual manera, reposar 15 minutos antes física y mentalmente (Pacheco, 2003, Junio 15).. 19.

(24) Factores de Riesgo de la Hipertensión En el artículo “Hipertensión: Presión Arterial Alta”, publicado en el portal “stayinginshape.com”, se plantea que aún no se conoce qué causa la aparición de la hipertensión arterial pero la Asociación Médica Americana (AMA) establece algunos factores que pueden controlarse y otros no; estos son: Tabla 1.- Factores de Riesgo Factores No Controlables Historia médica personal y familiar: existe mayor riesgo cuando dentro de la consanguinidad esta presente la presión arterial alta; al tener diabetes, enfermedad en los riñones o en el caso de las mujeres embarazadas. Edad: al aumentar en la edad cronológica se incrementa el riesgo de desarrollar la hipertensión arterial, es decir, la relación es directamente proporcional. las personas AfroRaza: Americanas tienen alto riego de desarrollar la presión arterial alta. Factores Controlables Obesidad: el riesgo aumenta cuando las personas tienen sobrepeso. Estilo de Vida: tanto el consumo excesivo de alcohol como el no realizar adecuada actividad física incrementa el riesgo de obtener presión arterial alta. Consumo de Sal: para la Asociación Americana del Corazón (AHA) existen personas sensitivas al sodio que lo ingieren en grandes cantidades contribuyendo a la presión arterial alta. algunos Medicamentos: medicamentos según la AHA aumentan la presión arterial alta, tales como: antiflamatorios noesteroides, descongestionantes nasales, antidepresivos, pastillas de dieta u otros remedios.. Nota: Tomado del artículo titulado “Hipertensión: presión arterial alta”, publicado en el portal “stayinginshape.com”.. 20.

(25) Síntomas de la Hipertensión Arterial La hipertensión eventualmente se descubre al momento de acudir a la acostumbrada consulta médica o en el caso de algún padecimiento intenso. Pero en general, los pacientes exponen sentir algunos síntomas en particular, dependiendo de la gravedad del caso, estos son: ¾. Fuertes latidos del corazón, seguidos por palpitaciones.. ¾. Pulso acelerado, fuerte, rítmico, incrementándose por encima de las. 80 pulsaciones por minuto. ¾. Usuales dolores de cabeza.. ¾. Presión al ejecutar esfuerzos, asfixia, cansancio, aumento de la. frecuencia respiratoria. ¾. Mareos, náuseas, vómitos.. ¾. Nerviosismo.. ¾. Ahogo, olas de calor en la cara.. ¾. Almacenamiento inusual de la orina, primordialmente en horas. nocturnas. ¾. Decaimiento muscular.. ¾. Zumbidos en los oídos. En ocasiones, sordera.. ¾. Carencia de irrigación sanguínea en algunas partes del cuerpo.. ¾. Problemas temporales de la visión.. ¾. Manos y pies helados o adormecidos.. ¾. Espasmos. Parálisis transitorias (Salas, 1981). RESPUESTA DE LA PRESIÓN ARTERIAL AL EJERCICIO FÍSICO. La presión arterial debe asegurar un flujo sanguíneo apropiado a los músculos activos como respuesta al ejercicio. Así mismo, la presión arterial depende del gasto cardíaco (modificado por la contractibilidad miocárdica), la. 21.

(26) frecuencia cardiaca, la volemia y la resistencia vascular periférica; ya que al valorar el parámetro del doble producto durante el ejercicio, el cual multiplica las cifras de la presión arterial sistólica y la frecuencia cardiaca; se obtiene el gasto energético del corazón ante una determinada intensidad de ejercicio físico (López, et al., 1998). En ejercicios físicos dinámicos y en los estáticos la presión arterial sistólica aumenta, mientras que con el ejercicio dinámico la presión arterial diastólica se modifica muy poco, y con el ejercicio. estático aumenta. El ejercicio. provoca un aumento tanto del tono simpático como de la secreción de catecolaminas a la sangre. Esto induce el aumento de la frecuencia cardiaca y del retorno venoso, debido a la. venoconstricción; entre otras causas;. provocando la elevación del gasto cardíaco. Sin embargo, la presión arterial diastólica no varia o incluso desciende por la vasodilatación muscular y la disminución de la resistencia vascular durante el ejercicio dinámico. Mientras que en el ejercicio estático la presión arterial diastólica aumenta porque la cantidad de unidades motoras es menor y la contracción isométrica frena la vasodilatación arteriolar (López y otros, 1998). Ejercicios Estáticos y Dinámicos con Resistencia Para McArdle, et al. (1990) los ejercicios con resistencia presionan el sistema arterial periférico, causando un incremento significativo de la resistencia al flujo sanguíneo. Esto se comprobó con un estudio realizado en su laboratorio, el cual evaluó la presión sanguínea a sujetos normotensos por medio de un transductor de presión ensamblado a un catéter inyectado en la arteria femoral. Para medir la respuesta de la presión sanguínea se emplearon tres formatos de ejercicios ejecutados con el mismo brazo y la posición corporal en los tres requisitos, estos fueron los procedimientos: 1). 22.

(27) En posición horizontal sobre un banco se efectuaron levantamientos de peso isométrico con 25, 50, 75 y 100% de la contracción máxima voluntaria (CMV). 2) Levantamientos en banco con el peso libre a 25 y 50% de la CMV isométrica. 3) Levantamientos en banco “máximo” durante 20 seg. con una resistencia hidráulica calibrada a 3 (lenta – 11 repeticiones) y 5 (rápida – 16 repeticiones). Los resultados (tabla 2) muestran el aumento significativo de la presión sanguínea en las tres formas de ejercicio, observándose la mayor respuesta en el ejercicio que utiliza mayor masa muscular. Se considera perjudicial esta carga aguda cardiovascular para sujetos con enfermedades cardíacas o vasculares. Tabla 2.- Comparación de la presión cumbre sistólica y diastólica registrada durante un ejercicio isométrico, de levantamiento de pesas libres y con resistencia hidráulica en banco. Levantamiento Isométricoa. en Banco de. (% CVM). Pesas Libresb (%CVM). Condición. 50. en Banco Hidráulicoc. 75 100. 25. 50. 172 179 200 225. 169. 232. 237. 245. Diastólica cumbre 106 116 135 156. 104. 154. 101. 160. Sistólica cumbre. 25. Levantamiento. Lento Rápido. Los valores son medios para 7 sujetos. a. Con la glotis abierta (sin la maniobra de Valsalva); promedio de 2 tentativas;. tiempo de contracción 2 a 3 segundos; posición de brazos es la del ejercicio de levantamiento de pesas tumbado en un banco con las manos ligeramente por encima del pecho.. 23.

(28) b. El peso levantado fue o al 25 o al 50% de la CVM isométrica determinada. previamente. c. Realizado en un equipo para levantamientos Hydra Fitness con la carga fija. en el 3 (lento) y 5 (rápido) para 20 segundos de contracciones máximas repetidas. Nota: Tomado de McArdle, W., Katch, F. y Katch, V. (1990). Fisiología del Ejercicio. Energía, nutrición y rendimiento humano. Pág. 275. Ejercicio a Ritmo Estable Para intensificar el flujo sanguíneo en gran parte de la vascularización periférica se deben dilatar los vasos sanguíneos de los músculos que trabajan a través de actividades musculares rítmicas tales como el correr despacio, la natación y el pedaleo. Durante el ejercicio moderado rítmico el flujo sanguíneo aumenta por el rápido incremento de la presión sistólica en los primeros minutos de ejercicio. Al comenzar la presión se nivela entre 140 y 160 mmHg. Cuando el ejercicio continua a un ritmo estable la presión sistólica desciende gradualmente, mientras que la presión diastólica permanece relativamente igual. Tanto en individuos normotensos como hipertensos ocurre una disminución temporal de la presión sanguínea sistólica por debajo del nivel previo al ejercicio, después de una sesión de ejercicio submáximo prolongado. La respuesta hipotensa previa al ejercicio dura 2 horas después de iniciada la recuperación (McArdle, et al., 1990). Ejercicio Escalonado Para medir la presión sanguínea durante el ejercicio escalonado de severidad creciente se han empleado transductores de presión introducidos en la arteria braquial; los cuales reportaron un incremento lineal de la presión. 24.

(29) sistólica y un leve aumento de la presión diastólica. Esta respuesta se observa en el grafico 1, la cual representa gráficamente la presión sistólica, diastólica y media en función del gasto cardíaco, es decir, la cantidad de sangre expulsada por minuto al circuito arterial. Los individuos en buenas condiciones físicas y los sedentarios tendrán respuestas similares a la descrita. Mientras que los atletas de resistencia sanos pueden aumentar a 200 mmHg la presión sistólica sanguínea (McArdle, et al., 1990).. 25.

(30) Grafico 1.- La relación entre el flujo sanguíneo durante el ejercicio y las presiones arteriales sistémicas medidas en la arteria braquial. (De Ekelund, L. G. Y Holmgren, A.: Central hemodynamics during exercise. Am. Heart Assoc. Monogr., No. 15:33, 1967. Reimpresa con permiso de la American Heart Association, Inc.). Nota: Tomado de McArdle, W., Katch, F. y Katch, V. (1990). Fisiología del Ejercicio. Energía, nutrición y rendimiento humano. Pág. 275. Ejercicio de Brazos y Piernas Con un porcentaje determinado del consumo máximo de oxígeno (VO2máx), la frecuencia cardiaca (FC) y la presión arterial sistólica y diastólica son considerablemente más elevadas cuando el trabajo se realiza con los brazos que con las piernas, ya que el ejercicio ejecutado con los brazos implica mayor intensidad relativa respecto a su máximo con cargas iguales de trabajo. Pero si la intensidad relativa es la misma para los ejercicios desarrollados con los miembros superiores e inferiores; la presión arterial sistólica será similar, y la presión arterial diastólica variaría, porque éste último no se relaciona con la intensidad relativa de ejercicio sino con la masa muscular empleada. Cuando se ejecuta con los brazos un esfuerzo máximo la frecuencia cardiaca máxima y la presión arterial sistólica disminuyen en relación al esfuerzo realizado con los miembros inferiores, debido al menor trabajo realizado y a la utilización de la menor masa muscular en el ejercicio de brazos. No obstante, las cifras de la presión arterial diastólica son superiores en un ejercicio máximo con los miembros superiores que en un ejercicio efectuado con las piernas. Por lo tanto, el tipo de ejercicio y la masa muscular activa condicionan la respuesta cardiovascular al ejercicio; lo que representa un mayor trabajo para el corazón debido al mayor estrés al que se somete el sistema cardiovascular al realizar un ejercicio con los miembros. 26.

(31) superiores; en consecuencia no será recomendable para personas con patologías cardiacas (López, et al., 1998). Efectos del Entrenamiento sobre la Hipertensión Aun no se aclara el nivel que pueda ayudar el ejercicio regular a una condición hipertensiva, pero se ha observado una disminución moderada de la presión sistólica y diastólica en individuos normotensos e hipertensos en reposo aplicando un plan de ejercicio aeróbico. También, la presión media arterial se reduce durante pruebas submáximas de esfuerzo en hombres sanos de cierta edad después de un entrenamiento de resistencia. Así lo reporta (tabla 3) el estudio de siete pacientes varones luego de cuatro a seis semanas de entrenamiento por intervalos (McArdle et al., 1990). Tabla 3.- Medidas de presión sanguínea en reposo y durante ejercicio submáximo antes y después de 4 a 6 semanas de entrenamiento en siete pacientes de una cierta edad con la enfermedad cardíaca coronariaa Medidab Presión sanguínea Sistólica (mmHg) Presión sanguínea Diastólica (mmHg) Presión sanguínea Media (mmHg). Reposo Ejercicio Submáximo Valor Medio Valor Medio Diferencia Diferencia Antes Después Antes Después (%) (%) 139. 133. - 4,3. 173. 155. - 10,4. 78. 73. - 6,4. 92. 79. - 14,1. 97. 92. - 5,2. 127. 109. - 14,3. 27.

(32) a. Modificado de Clausen, J.P., et al.:Pgysical training in the management of. coronary artery disease. Circulation 40: 143, 1969. Reproducida con permiso de la American Heart Association, Inc. b. La presión sanguínea fue medida directamente mediante un transductor de. presión insertado en la arteria braquial. Nota: Tomado de McArdle, W., Katch, F. y Katch, V. (1990). Fisiología del Ejercicio. Energía, nutrición y rendimiento humano. Pág. 273. EL YOGA Etimológicamente la palabra Yoga viene de la raíz sánscrita YUG que significa “atar o enjuecar, o enganchar o aparejar, juntar, unir, conectar, poner junto, usar, emplear, poner a trabajar, aplicar, cumplir” (Eliés, 1980, p. 31). De la antigua lengua de la India, el sánscrito, proviene la palabra Yoga, vocablo que tiene dos significados, el primero se origina de la raíz “yujir” que expresa “unión” y el segundo procede de una raíz distinta “yuja” que denota “samādhi" lo que representa el estado mental más elevado para alcanzar el conocimiento perfecto. Estos dos significados se deben al gramático Panini, quien escribió un tratado de cuatro mil “sutras” cuyo término expresa “fórmula, clave, pequeña frase”; este explica con claridad y precisión toda la gramática sánscrita, incluyendo además el Yoga (Bhat, s/a). El Yoga aparecerá en los textos sagrados y otros como el “método de unión”; en tal sentido para el maestro Patanjali “el Yoga es la supresión o el control de todas las fluctuaciones de la sustancia mental” (Eliés, 1980, p. 35).. 28.

(33) Además, el Yoga es alcanzar la renovación trascendental del ser humano y el despertar del “hombre nuevo” a través de procesos físicos, psíquicos, mentales y espirituales que el hombre no logrará en su estado normal (Bose y Haldar, 1956 citado por Eliés, 1980). Para Radha (1994) “la palabra Yoga significa “unión”, el hecho de unir las diversas polaridades interiores a fin de acceder a un estado de equilibrio y trascender nuestra visión limitada” (p. 3). En un antiguo aforismo se menciona lo siguiente: “El Yoga es la enseñanza y la práctica de técnicas naturales de movimiento energético basadas en la observación de la naturaleza. Cada persona las utilizará según sus propias necesidades” (Chazin, 2000, p. 32). En la actualidad la palabra “Yoga” tiene una acepción de carácter más universal, considerándola como una ciencia sistemática, donde el cuerpo, la mente y el alma consiguen armonía y salud corporal, mental y anímica completa, es decir, alcanzar el equilibrio perfecto. Ahora, no sólo es una palabra sino una ciencia cabal que establece una senda para lograr los objetivos individuales más elevados en el campo espiritual (Bhat, s/a). El instructor del Club de Yoga de la ULA en la ciudad de Mérida, Venezuela, Luis Guerrero considera que el Yoga: es un sistema de vida saludable a través del cual se estimula el propio equilibrio físico, mental y espiritual. Es una experiencia y una vivencia que implica la práctica regular de los ejercicios. Es también un camino de ascesis y autoconocimiento; un sistema que permite experimentarnos a nosotros mismos de manera profunda y directa, sin intermediarios, lo cual nos da la posibilidad de ir encontrando muchas. 29.

(34) respuestas a los interrogantes más profundos de la existencia y el desarrollo equilibrado de la energía, lo cual va purificando nuestra mirada del mundo y haciendo más saludable nuestras actitudes en relación a cómo nos afectan los aspectos más densos y conflictivos de la vida (García, 2004, p. 2b). HISTORIA DEL YOGA El documento más antiguo del mundo data en promedio de 10.000 años antes de Cristo, estos escritos son llamados los “Vedas” o sencillamente “Veda” que equivale a “conocimiento”, estos revelan gran variedad de conocimientos relacionados al discernimiento de materias como: arte, música, matemáticas, física, ciencias de la tierra, medicina, ciencias biológicas, etc; partiendo también de ahí el Yoga. Dentro de los Vedas se encuentran los Upanishads del Yoga, en ellos se plasman de manera diseminada los tratados filosóficos que mencionan, informan y describen los conceptos del Yoga. Para los Upanishads el objetivo primordial era la “liberación” o “mukti”, esto implica alcanzar tres diferentes niveles de meditación. Además, los textos enseñan que la meta en la vida es la “unión” del “yo” interno con el “yo” universal. Sin embargo, se desconocen los lugares, las fechas y los autores precisos de estos escritos (Bhat, s/a). Luego, se conoce una obra de aproximadamente 3.000 años de antigüedad llamada “Yājñavalkya Smr.ti” del famoso Yājñavalkya, quien explica algunas asanas, describe con detalle los materiales a usar y la técnica para practicar meditación; también enseña procedimientos específicos de pranayama, que significa “prana”: “energía”, “āyama” es “incrementar” o “renovar”, entonces la palabra se refiere al método a través del cual incrementamos o renovamos nuestra energía (Bhat, s/a).. 30.

(35) Posteriormente en el siglo II se escribieron los aforismos del famoso Patanjali los “Yoga Sutra”, los cuales compilan el Yoga Real (Forget, s/a citado por Eliés, 1980). Sin embargo, en el Valle del Indo se encontró en el año 1922 un bajo relieve de barro cocido perteneciente a la civilización del mismo lugar, ésta existió alrededor de los 3.000 a 2.500 años antes de J.C.; admitiendo lo hallado como primer documento relacionado al Yoga, donde se observa un personaje sentado representando una postura yoquica, con las manos rememorando un mudra y con actitud de dignidad recordando a un yogín; estableciendo entonces la llegada de los arios a la India después de la civilización del Indo. Por lo tanto, se concluye que el Yoga era pre–ario, teniendo presente la existencia de técnicas de respiración y meditación dentro de los rituales indo – europeos (Eliés, 1980). Asimismo, para De la Ferriere (1974) citado por Eliés (1980), el origen del Yoga se establece en los antiguos feudos indígenas pre–arios; incluso se localizan vestigios en el chamanismo mongol. También, al observar otras culturas como los Mayas, conscientes de las energias que fluyen en el conjunto humano a la imagen del cosmos; igualmente como los chinos que estudian la energía Yin y Yang hace 7.000 años atrás, se puede entender que todos los pueblos han conocido algunas practicas de Yoga (Eliés, 1980). FILOSOFÍA DEL YOGA El Yoga fue descubierto en la literatura védica como una técnica física, una terapia del pensamiento, de lo espiritual, es decir, manifestaba maneras de. 31.

(36) cambiar el grado de conciencia a través de la utilización de sustancias, repetición continua de sonidos monosílabos con aires de misticismo, o por medio de las variantes respiratorias acompañadas de las posiciones o asanas. Por lo tanto, se podría valorar al Yoga como una filosofía de la vida, donde el hombre aísla todo lo que lo rodea e incluso es insensible al dolor, pero consciente de todos los sentidos corporales, sin dejar influirse por ellos (García, 2001). RAMAS DEL YOGA Para Eliés (1980) son diversas las estructuras externas que componen el Yoga debido a las características de la disciplina, ya que su labor central es el hombre, por lo tanto cada experiencia es única e intransferible, pero la esencia del método es invariable porque su objetivo es alcanzar la liberación en cada nivel. Además, algunos métodos se basan en la fé, otros son más complejos, otros se apoyan en soportes visuales o sonoros. Por tal razón, el sistema Yoga concretó las bases en las cuatro inclinaciones principales del hombre: la devoción, el estudio, la acción y el ejercicio. No obstante, la propensión del hombre se dirige a una rama en especial adecuada a su personalidad, pero la autentica misión radica en experimentar las cuatro tendencias y unirlas en el Yoga Real o Raja – Yoga. A continuación se explican las cuatro tendencias o ramas: Bakti – Yoga: El Yoga de la devoción, definido como simple contemplación originado en la fé; este consiste en regocijarse intensamente con la presencia divina, visible de Dios, el cual será cualquiera dependiendo del adepto, quien tendrá una dedicación incondicional. El sistema establece siete etapas entre la relación. 32.

(37) del adepto y su divinidad; se inicia con una simple veneración y culmina en la unión mística. Es el Yoga que todos entienden, posee gran cantidad de adeptos en la India y fuera de ella debido a sus principios dualistas. Karma – Yoga: Es otro Yoga dualista fundamentado en las acciones buenas o malas recibidas de una encarnación a otra, es decir, el Karma, el cual debe ser compensado por el adepto, previniendo generar otro peor, y desvinculándose de los beneficios otorgados por las buenas acciones ejecutadas. El Bakti Yoga se perfecciona con la practica del Karma Yoga. Gnani – Yoga: También se conoce como Jnana Yoga, su aceptación más general es el saber por excelencia. El adepto alcanzara diferentes niveles astrales y mentales confrontando la Verdad estudiando los textos sagrados. Se basa hipotéticamente en eliminar todo método de raciocinio por medio de tres pasos importantes: 1.. Destilación de las apariencias (Drishia – marrana).. 2.. Liberación del tiempo – espacio (Desha – kala).. 3.. Liberación de la causalidad (Nimitta).. El Gnani Yoga es el más complejo de todos los yogas donde se aprende a desaprender; además exige del adepto un esfuerzo gigantesco y ser testigo de su propia existencia.. 33.

(38) Hatha – Yoga: Es el más explorado, aun de manera muy somera. En el Hatha Yoga el individuo será el objeto a trascender y la herramienta a labrar por medio del discernimiento funcional del cuerpo y de las habilidades psicofisiologicas inherentes en él; y de esta manera alcanzar la transformación consciente en el cuerpo. Yogas – Técnicos: Se entiende como otra rama del Yoga que utiliza componentes adicionales como sonidos, imágenes, brebajes, etc. Algunos de ellos son: Mantra Yoga, Laya Yoga, Tantra Yoga, Raja Yoga, etc. Cualquier camino elegido para las practicas de Yoga, se considera necesario la asistencia o la orientación de un guía o Maestro, quien simplificara la vía iniciática del Yoga y percibirá el sendero de sus adeptos. HATHA YOGA El estudio esta orientado en el Hatha – Yoga, el Yoga psicofísico. La naturaleza de la vida es desplazarse entre dos extremos: positivo y negativo, caliente y frío, actividad e inactividad; así también se hace referencia al potencial electroquímico del cuerpo donde el lado derecho es positivo y el izquierdo, negativo. Por tal razón, el ser humano funciona entre polaridades, incluso esto se manifiesta en el significado de la palabra HATHA, “HA” significa “sol, energía, luz, calor, pasión, creatividad, actividad, positivo”, y “THA” significa “luna, receptivo, frío, reflejo, negativo”. Por lo tanto, el mantenerse en el centro es el propósito de las practicas de Yoga (Radha, 1994).. 34.

(39) El nombre “Hatha Yoga significa el conocimiento perfecto de las dos energías, la positiva solar y la negativa lunar, su unión en perfecta armonía y la capacidad de controlar absolutamente sus energías, es decir, doblegarlas bajo el yugo de nuestro Yo” (Yesudian y Haich, 1975, p. 18). También el camino de Hatha Yoga enfoca la voluntad en la dirección deseada, anula las reacciones inconscientes (manías, tics), explora las sensaciones a través de movimientos impetuosos sobre el cuerpo físico; alcanzando justamente la unión de lo individual con lo universal (de la Ferriere, s/a citado por Eliés, 1980). Hoy en día el “Hatha Yoga es una ciencia humana que considera los dolores corporales, las actitudes incorrectas, las respiraciones defectuosas y las malas maneras de marchar; enseña la conciencia del cuerpo globalmente, sin separarlo de la mente y de las influencias sensoriales” (Radha, 1994). Además, el sendero del movimiento energético, el Hatha Yoga, se integra de cuatro principales apartados, estos son: 1.. Ejercicios de respiración o Pranayama.. 2.. Posturas corporales o Asanas.. 3.. Lenguaje gestual o Mudra.. 4.. Técnicas de relajación conciente o Savasana (Chazin, 2000).. Los nombres de las posturas se designaron a partir de estructuras, aves, plantas y animales con el propósito de enseñar los atributos propios de cada especie y recordarnos la existencia en el mundo de muchas criaturas, rindiéndoles homenaje a todas (Radha, 1994).. 35.

(40) Igualmente en algunas posturas se emplean MUDRAS, el término Mudra significa “sello”, es decir, aplicar la idea de “cerradura” a una “actitud” de las manos, de los dedos de las manos, de los pies, de la lengua y hasta del cuerpo entero (Eliés, 1980).. 36.

(41) CAPITULO III METODOLOGÍA ENFOQUE DE LA INVESTIGACIÓN El enfoque de la investigación es cuantitativo, ya que “emplea la recolección de datos para probar hipótesis con base en la medición numérica y el análisis estadístico para establecer patrones de comportamiento” (Hernández, Fernández y Baptista, 2003, p. 6). Por lo tanto, el estudio recolectó los valores de la presión arterial tanto en un grupo de practicantes de Yoga como en un grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida. TIPO DE INVESTIGACIÓN El estudio es de tipo exploratorio, este “consiste en indagar un tema o problema de investigación poco estudiado o del cual se tienen muchas dudas” (Hernández y otros 2003, p. 115). Además, la investigación es de tipo descriptivo porque describe determinado fenómeno, es decir, “busca especificar las propiedades, las características y los perfiles importantes de personas, grupos o cualquier otro fenómeno que se someta a un análisis” (Danhke, 1989 citado por Hernández y otros, 2003, p. 117). Por tal razón, la investigación indagó la presión arterial en un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes. POBLACIÓN Y MUESTRA La población de la investigación se formó con un grupo de practicantes de Yoga pertenecientes al Club de Yoga de la U.L.A. y un grupo de no. 37.

(42) practicantes de ambos sexos mayores de 20 años de edad en el Municipio Libertador del Estado Mérida. Mientras que la muestra se formó con 30 personas, de las cuales quince (15) corresponden al grupo de practicantes de Yoga del club antes mencionado y las otras quince (15) del grupo de no practicantes en el Municipio Libertador del Estado Mérida. La muestra del estudio es no probabilística o llamada muestra dirigida según Hernández y otros (2003) porque “la elección de los sujetos no depende de que todos tengan la misma probabilidad de ser elegidos, sino de la decisión de un investigador” (p. 327). Además, el tipo de muestra es de sujetos voluntarios donde los sujetos aceptan a participar voluntariamente en un estudio (Hernández y otros, 2003). DISEÑO DE LA INVESTIGACIÓN La investigación corresponde al diseño cuasiexperimental porque “manipula al menos una variable independiente para observar su efecto y relación con una o más variables dependientes” (Hernández y otros, 2003, p. 255) pero “los sujetos no se asignan de manera aleatoria ni se emparejan, sino que dichos grupos ya estaban formados antes del experimento: son grupos intactos”. (Hernández. y. otros,. 2003,. p.. 256).. Los. estudios. cuasiexperimentales no tienen la equivalencia inicial de los grupos pero esto no significa “que sea imposible tener un caso de cuasiexperimento, donde los grupos sean equiparables en las variables relevantes para el estudio” (Hernández y otros, 2003, p. 257). En la investigación se manipuló el formar grupos equiparables en cantidad de practicantes de Yoga y de no practicantes para observar su efecto y relación con la presión arterial. Asimismo, la investigación es un diseño cuasiexperimental de series cronológicas, ya que “el investigador pretende analizar efectos al mediano y largo plazo o efectos de administrar varias veces el tratamiento experimental,. 38.

(43) y no cuenta con la posibilidad de asignar al azar a los sujetos a los grupos del experimento” (Hernández y otros, 2003, p. 261). La investigación pretende analizar a largo plazo el efecto de un grupo de practicantes de Yoga y un grupo de no practicantes sobre la presión arterial. SISTEMA DE VARIABLES Variables Independientes: - El grupo de practicantes de Yoga. - El grupo de no practicantes. Variables Dependientes: - La presión arterial sistólica. - La presión arterial diastólica. - La presión arterial media (PAM). TÉCNICA A UTILIZAR Para recolectar los datos necesarios para la investigación se diseñó un protocolo que registró en ambos grupos (G1 = practicantes de Yoga, y G2 = no practicantes) las cifras de la presión arterial una vez a la semana por doce (12) semanas, los registros se iniciaron en la semana del 18 al 24 de Abril del año 2005 y finalizaron en la semana del 04 al 10 de Julio del año 2005. Las personas que integran el grupo de G1 tenían tiempo practicando Yoga. Las condiciones para registrar la presión arterial en ambos grupos fue la siguiente: ƒ. Sentados en reposo, apoyando ambos pies en el suelo.. 39.

(44) ƒ. En el brazo izquierdo se coloco el brazalete del esfigmomanómetro.. ƒ. En horas de la mañana se realizaron los registros de la presión. arterial, ya que la sesión de Yoga se lleva a cabo a partir de las 07:00 a.m. hasta las 09:00 ó 09:30 a.m. Por lo tanto, el mismo horario se estableció para el grupo de no practicantes. Sin embargo, los registros de la presión arterial en el G1 se ejecutaron al finalizar la sesión. Por tal razón, la hora de los registros vario en ambos grupos. ƒ. En cada toma de la presión arterial se registró dos veces, con la. finalidad de promediar el valor y disminuir el error humano. El criterio considerado como punto de referencia fue la clasificación de la presión arterial según el VII Reporte del Comité Conjunto Nacional sobre la Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial, publicado en el mes de Mayo del año 2003 en la revista JAMA. La clasificación es la siguiente: Tabla 4.- Clasificación de la Presión Arterial. VII Reporte del NHBPEP VII Reporte del NHBPEP Clasificación de la Tensión Arterial. TAS (mmHg) TAD (mmHg) < 120. < 80. Pre – Hipertensión. 120 – 139. 80 – 89. Hipertensión Estadio I. 140 – 159. 90 – 99. Hipertensión Estadio II. ≥ 160. ≥ 100. Normal. La sesión del Club de Yoga de la ULA consta de seis etapas, estas son:. 40.

(45) 1.. Ejercicios de estiramiento o stretching.. 2.. Acondicionamiento neuromuscular.. 3.. Gimnasia psicofísica.. 4.. Relajación consciente.. 5.. Posturas físicas o asanas.. 6.. Gimnasia ocular.. El protocolo seguido fue el siguiente: MONITOREO DE LA PRESIÓN ARTERIAL 1) OBJETIVOS: 1.1 Registrar la presión arterial por doce semanas a los siguientes grupos: Primer Grupo: practicantes de Yoga (G1); la presión arterial se registrará después de ejecutar la sesión de Yoga de la semana. Segundo Grupo: no practicantes (G2), el registro de la presión arterial se realizará una vez a la semana. 1.2 Calcular el promedio de los registros realizados de la presión arterial en ambos grupos (PPA). 1.3 Calcular la presión arterial media (PAM). 2) MATERIALES: Tensiómetro, estetoscopio. 3) TIEMPO DISPONIBLE: Para G1: el registro de la presión arterial se ejecutará después de la sesión de Yoga estimando un tiempo aproximado entre las 09:00 a.m. hasta las 10:20 a.m. Para G2: la presión arterial se registrará en el horario de la mañana con un rango aproximado a partir de las 7:00 a.m. hasta las 10:00 a.m.. 41.

(46) 4) METODOLOGÍA: Se estableció una persona responsable para la medición de la PA en ambos grupos. Para G1: se realizara por orden de llegada el monitoreo de la PA en reposo (sentados) después de la sesión de Yoga a la semana. Para G2: se registrara la PA en reposo (sentados) una vez por semana. Formulas a utilizar: Promedio de la Presión Arterial (PPA): Promedio de la Presión Arterial Sistólica (PPAS): PPAS = PAS (1er Monitoreo) + PAS (2do Monitoreo) / 2 Promedio de la Presión Arterial Diastólica (PPAD): PPAD = PAD (1er Monitoreo) + PAD (2do Monitoreo) / 2 Donde: PAS = Presión Arterial Sistólica. PAD = Presión Arterial Diastólica. Presión Arterial Media (PAM): PAM = PAD + [0,333*(PAS – PAD)] Donde: PAS = Presión Arterial Sistólica. PAD = Presión Arterial Diastólica.. 42.

(47) PROTOCOLO GRUPO: ___________________. Nº. Nombre y Apellido. Sexo. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 PAS = Presión Arterial Sistólica.. Nº DE LA PRUEBA: _______. Edad (años). SEMANA: ______________________. Presión Arterial (mmHg) 1 Registro 2do Registro PPA Hora PAS PAD Hora PAS PAD PPAS PPAD er. PAM. PAD = Presión Arterial Diastólica. PPA = Promedio de la Presión Arterial.. PPAS = Promedio de la Presión Arterial Sistólica. PPAD = Promedio de la Presión Arterial Diastólica. PAM = Presión Arterial Media.. 42.

(48) CAPITULO IV ANALISIS DE LOS RESULTADOS Al finalizar el protocolo de monitoreo de la presión arterial aplicado por 12 semanas a las personas de ambos grupos que forman la muestra, se obtuvo los valores promedio tanto de la presión arterial sistólica (PAS) como de la presión arterial diastólica (PAD) y las cifras correspondientes a la presión arterial media (PAM) de cada sujeto por semana. Asimismo, se obtuvo los valores grupales del promedio semanal de la PAS, PAD y PAM (Anexo A). Luego, se procedió con el análisis descriptivo utilizando el valor promedio de la presión arterial del grupo durante cada semana. ANÁLISIS DESCRIPTIVO La tabla 5 muestra la clasificación de los participantes en la investigación de acuerdo al género. Se puede observar que la mayoría de las personas del grupo de practicantes de Yoga son mujeres (en este grupo solo un hombre práctica Yoga), a diferencia del grupo de sujetos que no practican, pues este grupo está conformado por 8 mujeres y 7 hombres. La conformación de los grupos en cuanto al género no es equiparable, ya que en la investigación no se manipulo o controlo esta variable sobre la presión arterial. Tabla 5. Clasificación de los sujetos participantes en cada grupo según el género. Grupo Practicantes de Yoga No practicantes de Yoga. Género. Frecuencia. Femenino. 14. Masculino. 1. Femenino. 8. Masculino. 7. 43.

(49) Respecto a las edades de los sujetos involucrados en la investigación, la edad promedio de las personas practicantes de Yoga es 44 años y para el grupo de personas no practicantes la edad promedio es 49 años. Ambos valores describen en forma aceptable la distribución de las edades de ambos grupos; al aplicar un análisis exploratorio de los datos para cada grupo no se encontraron valores atípicos o extremos y, si bien ambas distribuciones presentan cierto grado de asimetría, se puede afirmar que el grado de asimetría que presentan es leve. Es de hacer notar que en ambos grupos participaron personas de distintas edades (jóvenes y adultos). Por lo tanto, no se controlo en la investigación esta variable sobre la presión arterial. El gráfico 2 muestra los valores promedio de la presión arterial sistólica para el grupo de practicantes de Yoga (G1) y el grupo de no practicantes (G2) durante las doce semanas que duró la investigación. La diferencia en ambos grupos es el tiempo que tenían las personas del grupo (G1) practicando Yoga, esto se refleja en los valores obtenidos para el grupo de practicantes de Yoga. En el gráfico se puede observar lo siguiente: Para el grupo de practicantes de Yoga (G1): ƒ. El valor más bajo fue de 107 mmHg y se obtuvo en la primera,. tercera y quinta semana, mientras que el valor más alto se obtuvo en la novena semana con 116 mmHg. ƒ. A partir de la sexta semana la presión arterial sistólica con un valor. de 112 mmHg aumentó hasta la novena semana. ƒ. En la décima segunda semana el valor obtenido de la presión. arterial sistólica estuvo por encima del valor obtenido al inicio de la investigación. ƒ. Los valores promedio de la presión arterial sistólica en este grupo. estuvo por debajo tanto de los 120 mmHg (valor considerado como punto de referencia) como de los valores cotejados con el grupo de no practicantes.. 44.

(50) Por lo tanto, la presión arterial sistólica en el grupo de practicantes. ƒ. de Yoga mantuvieron valores promedio considerados normales. Para el grupo de no practicantes (G2): En la novena semana se obtuvo el valor mas bajo con 116 mmHg,. ƒ. mientras que en la primera y quinta semana se obtuvo el valor más alto con 124 mmHg. La presión arterial sistólica en la décima segunda semana culmino. ƒ. con 123 mmHg un valor por debajo del obtenido inicialmente. Los valores promedio de la presión arterial sistólica oscilaron. ƒ. alrededor de los 120 mmHg; no obstante estuvieron por encima de los valores comparados con el grupo de practicantes.. Promedio (mmHg). Gráfico 2. Promedio de la Presión Arterial Sistólica 126 125 124 123 122 121 120 119 118 117 116 115 114 113 112 111 110 109 108 107 106 105 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. Semana Practicantes de yoga. No Practicantes. 45. Referencia.

(51) Respecto al promedio de la presión arterial diastólica, el gráfico 3 muestra los valores promedio de ambos grupos. Al observar el gráfico, se puede decir lo siguiente: Para el grupo de practicantes de Yoga (G1): ƒ. En la novena semana se obtuvo el valor mas alto con 95 mmHg,. mientras que en la tercera semana se obtuvo el valor más bajo con 67 mmHg. ƒ. A partir de la sexta semana la presión arterial diastólica con un. valor de 71 mmHg aumentó hasta alcanzar el valor más alto. ƒ. En la décima segunda semana la presión arterial diastólica finalizó. en 72 mmHg un valor por encima del obtenido inicialmente. ƒ. Los valores promedio de la presión arterial diastólica en este grupo. estuvo por debajo tanto de los 80 mmHg (valor considerado como punto de referencia) como de los valores contrastados con el grupo de no practicantes. ƒ. Por ello, la presión arterial diastólica en el grupo de practicantes de. Yoga mantuvieron valores promedio considerados normales. Para el grupo de no practicantes (G2): ƒ. El valor más bajo fue de 75 mmHg y se obtuvo en la quinta. semana, mientras que el valor más alto se obtuvo en la décima segunda semana con 82 mmHg. ƒ. A partir de la sexta semana con un valor de 76 mmHg la presión. arterial diastólica aumento hasta 80 mmHg valor obtenido en la octava semana. ƒ. Los valores promedio de la presión arterial diastólica para este. grupo se ubicaron por debajo de los 80 mmHg; solo los dos últimos valores promedio se ubicaron por encima del valor de referencia (línea punteada en el gráfico). Sin embargo, los valores promedio de este grupo se ubicaron por encima al compararlos con el grupo de practicantes de Yoga.. 46.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :