Privilegio de habices de ,as iglesias y merced a un moro que se tornó cristiano.

Texto completo

(1)

PRIVILEGIO DE HABICES DE LAS IGLESIAS Y

MERCED A UN MORO QUE SE TORNO CRISTIANO

P

rivilegeofhabicesofthechurchesandthankstoa moorthatdidchtistian

Lorenzo L. Padilla Mellado

HUM-165

Biblid: [1575-3840] 11-12 (2009-2010), 139-148.

Resumen: Carta de Privilegio de sus altezas los reyes Católicos y refrendada por la reina Doña Juana por lo que se hace merced en pago de los buenos servicos prestados por el Cadi Mahoma Zahajori, de las rentas de los habices de ciertas tahas de las Alpujarras, Valle de Lecrín y partidos de las villas de Almuñécar y Motril.

Palabras Clave: Merced, Privilegio, Habices, Iglesia, Mezquita, Reino de Granada, Pleito, Cristiano, Mudéjar, Morisco.

Abstract: Letter of Privilegiode his altezas the Catholic kings and confirmed by the king Doña Juana

by what does merced in payment of the good servicos loaned by the Cadi Mahoma Zahajori, of the rentas of the habices of some tahas of the Alpujarras, Valley of Lecrín and parties of the villas of Al-muñécar and Motril.

Keywords: Merced, Privilege, Habices, Church, Mosque, Reino of Grenada, Suit, Christian, Mudéjar, Morisco

Tras la conquista del reino nazarí de Granada por las tropas castellanas y firmadas la Capitulaciones en las que se regulaban las relaciones entre vencedores y vencidos y con las que se desarrollaría la convivencia entre las dos culturas, cristiana e islami-ca, se llevan a cabo una serie de medidas entre los notables para que se convirtiesen a la religión cristiana y arrastraran con ellos al pueblo que imitaría su conversión.

(2)

acepta-ción. Éste es el caso del Cadi Mohamad Zaharori, cadí de los moros de Almuñécar1 al cual se le hizo una merced de rentas de habices en diferentes lugares de la Alpu-jarra y la costa granadina.

Los Bienes Habices fueron una de las instituciones musulmanas que, al culminar la conquista de Granada, es asumida por el poder cristiano, sin apenas llevar a cabo alguna modificación.

En el reino de Granada estos bienes llegaron a alcanzar un volumen bastante con-siderado, cosa que fácilmente se puede comprobar analizando los distintos trabajos realizados sobre los llamados Libros de Habices.

Habiz procede de la palabra habis que significa “dedicado a un fin piadoso” y da a entender que es consagrar o prometer en voto algo a Dios, “legado piadoso”.

Esta palabra abarca a todo el conjunto de bienes y rentas dedicados al sosteni-miento de mezquitas, madrazas, hospitales y otras fundaciones de carácter piadoso, de utilidad pública, de asistencia a pobres o a fundaciones de familia para protección de parientes.

Los habices podían llegar a componerse, en primer lugar: de pequeñas tiendas, almacenes, alhóndigas, casas o pequeñas viviendas. A estos le seguían estableci-mientos industriales como baños, molinos, prensas de aceite y azúcar, hornos de pan, jabonarías, fábricas de papel, almadrabas de hacer teja y ladrillo, etc. Y por último llegaban a estar compuestas de explotaciones agrícolas: jardines, heredades, o inclu-so podía haber hasta pueblos enteros.

El traslado de la Cedula de la donación de habices se conserva en el Archivo Histórico del Arzobispado de Granada2 está escrita en papel y firmada de los señores Reyes Católicos para hacer bien y merced a vos Don Miguel, que antes os llamabais Cadi Mahoma Zahari3, como pago a los muchos y buenos y leales servicios que nos habéis hecho y que por servicio de Dios os convertisteis a nuestra santa fe católica, es nuestra merced y voluntad que tengáis de nos desde el año 1500 y en adelante para toda la vida cien mil maravedíes situados en las rentas de los habices de las Alpujarras, Valle de Lecrín y de los partidos de Motril y Salobreña, y en las rentas de la villa de Motril en esta manera.

En la renta de los habices de la Taha del Val de Lecrín, nueve mil maravedís. En la renta de los habices de la Taha de Ferreira e Poqueira, seis mil maravedís. En la renta de los habices de la Taha de Jubiles, nueve mil maravedís.

En la renta de los habices de la Taha de Ugijar, nueve mil maravedís. En la renta de los habices de la Taha de Andarax, nueve mil maravedís.

1 LADERO QUESADA, Miguel Ángel (1993): Granada después de la conquista: Repobladores y

mudéjares. La comunidad mudéjar hasta el año 1500. Diputación provincial de Granada.

2 AHAGr. Signatura 275-11

3 Tambien se hace referencia a este personaje en el Pleito de las Aguas de los Habices de la Iglesia

(3)

En la renta de los habices de la Taha de Luchar, seis mil maravedís. En la renta de los habices de la Taha de Bolodui, tres mil maravedís.

En la renta de los habices de la Taha de Berja y Dalias, nueve mil maravedís. En la renta de los habices de las Villas de Motril y Salobreña y sus tierras, diez y ocho mil maravedís.

En la renta de los habices de Almuñécar y su tierra, doce mil maravedís. En las alcabalas y otras rentas de la dicha Villa de Motril, diez mil maravedís. Que son los dichos cien mil maravedís, y por esta nuestra Carta o por su Traslado signado de escribano público, sin ser sobrescrito ni librado de los nuestros Conta-dores Mayores y sin otro recabado alguno, mandamos a nuestros arrendaConta-dores y Recaudadores Mayores y Receptores o Arrendadores Menores y fieles y cogedores de las dichas rentas de los habices de las dichas Tahas y de los Partidos de Almuñécar y Motril y Salobreña, y rentas de la dicha Villa de Motril, que a vos acudan y den y paguen de los maravedís y otras cosas que las dichas rentas de los dichos habices de las dichas Tahas y Partidos de Almuñécar y Motril y Salobreña, y rentas de la dicha Villa de Motril, montaren y rindiesen con los dichos cien mil maravedís del dicho año venidero de mil quinientos y un año y desde en adelante en cada un año para en toda una vida en los plazos y según y en la manera que a nos los han a dar y pagar. Y que tomen vuestras Cartas de Pago o de quien vuestro poder hubiere o el Traslado de esta dicha nuestra Carta, signado y sin ser sobrescrito, como dicho es con los cuales dichos recaudos y sin otro recaudo alguno, mandamos a los nuestros Contadores Ma-yores de Cuentas que les reciban y pasen en cuantos los dichos cien mil maravedís el dicho año venidero de mil quinientos y un años, y dende en adelante para cada un año en toda una vida en los plazos y según y en la manera que dicho es por esta nuestra Carta o por su traslado signado, sin ser sobrescrito como dichos es.

Mandamos a cualesquier de nuestras Justicias para que por esto sean requeridos que les hagan y manden licencia de ello todas la prisiones y ejecuciones y remates de bienes que según por nuestro Consejo convengan y menester sean, hasta tanto que seáis enteramente pagado de los dichos cien mil maravedís, el dicho año venidero de mil y quinientos y un años y dende en adelante en cada un año para que en toda vuestra vida, con más las costas que sobre ello hicieredes y mandamos a los nuestros Contadores Mayores que asienten esta nuestra Carta en los nuestros Libros y den e tomen el original sobrescrito de ellos. Y a vos el dicho Don Miguel sin vos descontar de esta dicha merced chancillería ni diezmo de tres años y sin vos llevar lo suso dicho quisieredes más Cartas de Privilegios a vos la den y libren o las cuales mandamos al nuestro Mayordomo y Chanciller y Notarios y a los otros oficiales que están a la tabla de los míos sellos, que los libren y pasen y sellen, sin embargo ni contrario al-guno y los unos y los otros no hagan por alguna manera, so pena de nuestra merced, de diez mil maravedís para la nuestra Cámara a cada uno que lo contrario hiciese.

(4)

Y ahora por cuanto vos el dicho Don Miguel, que antes vos llamades el Cadí Ma-homad Azahory, vos suplicasteis y pedisteis por merced que confirmando y aproban-do la dicha nuestra Cedula suso incorporada y merced y facultad en ella contenida, vos mandásemos dar nuestra Carta de Privilegio de los dichos cien mil maravedís para que los hallades e tengades de nos por merced en cada un año para en toda vuestra vida situados señaladamente en la renta de los habices de ciertas Tahas de las Alpujarras de nuestro Reino de Granada y de los Partidos de Motril y Salobreña y en la renta de las alcabalas de la dicha Villa de Motril, donde los vos queredes haber y tener en nombrar en esta guisa en la renta de los habices de la Taha del Vall de Lecrín, nueve mil maravedís, en la renta de los habices de la Taha de Ferreira y Poqueira, seis mil maravedís, en la renta de los habices de la Taha de Jubiles, nueve mil maravedís, en la renta de los habices de la Taha de Ugijar, nueve mil maravedís, en la renta de los habices de la Taha de Luchar, seis mil maravedís, en la renta de los habices de la Taha de Berja y Dalias, nueve mil maravedís, en la renta de los habices de la Villa de Motril y Salobreña y sus tierras, diez y ocho mil maravedís, y en la renta de los habices de Almuñécar y su tierra, doce mil maravedís, que son los dichos cien mil maravedís, para que los arrendadores y fieles y cogedores de las dichas ren-tas, vos recaudan con ellos el año venidero de mil e quinientos y un años, y dende en adelante en cada un año para en toda vuestra vida a los plazos y según en la manera que unos los han de dar y pagar con tanto que después de vuestros días los dichos cien mil maravedís se consuman o queden consumibles en los nuestros libros para nos y para la Corona de estos nuestros Reinos, para que no se pueda hacer merced de ellos a persona alguna, y por cuanto se halla por los nuestros libros y nominas de las mercedes de por vida y como esté en ellos asentado la dicha nuestra Cedula suso incorporada y como por lo en ella contenido no se le haga a vos descuento de diezmo ni chancillería de tres años, que nos habíamos de haber de la dicha merced a razón de trescientos maravedís el millar según la nuestra ordenanza el cual dicho alcabala quedó y queda cargada en poder de los escribanos y oficiales de las mercedes.

(5)

de la dicha renta a los habices de la dicha Taha de Ferreira y Poqueira, con los dichos seis mil maravedís de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Jubiles, con los dichos nueve mil maravedís, y de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Ugijar, con los dichos nueve mil maravedís y de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Andarax, con los dichos nueve mil maravedís, y de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Luchar, con los dichos seis mil maravedís, y de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Bolodui, con los dichos tres mil maravedís y de la dicha renta de los habices de la dicha Taha de Berja y Dalias, con los dichos nue-ve mil maranue-vedís y de la dicha renta de los habices de la Villa de Motril y Salobreña y sus tierras, con los dichos diez y ocho mil maravedís y de la dicha renta de los habices de la dicha ciudad de Almuñécar y su tierra, con los dichos doce mil maravedís, y de las dichas alcabalas y otras rentas de la dicha Villa de Motril con los dichos diez mil maravedís, que son los dichos cien mil maravedís, y que toman vuestras Cartas de Pago o del que por vos lo hubiere de haber y de recaudar, con los originales y con el traslado de esta nuestra Carta de Privilegio signada sin ser sobrescrito ni librado en cada un año de los dichos nuestros Contadores Mayores, como dicho es.

Mandamos a los nuestros tesoreros y arrendadores y recaudadores mayores y receptores que fueren de las dichas rentas de las dichas Tahas de suso nombradas y declaradas que reciban y pasen en cuenta a los dichos arrendadores y fieles y coge-dores de las dichas rentas los dichos cien mil maravedís el dicho año venidero de mil y quinientos e un años, e dende en adelante en cada un año para en toda en vuestra vida a cada uno lo que entrase en su partido.

(6)

Privile-gio o por el dicho su Traslado signado sin ser sobre escrito, como dicho es. Hacemos sanos y de paz los bienes que por esta razón fueren vendidos y rematados a quien los comprare para ahora y para siempre jamás, y los unos ni los otros no hagáis por alguna maña, so pena de la nuestra merced y de suso mil maravedís para la nuestra Cámara a cada uno por quien hiciere de lo así hacer y cumplir.

Y además mandamos a otras cuales ésta dicha vuestra Carta de Privilegio o el dicho su Traslado signado como dicho es mostrare los emplace que parezcan ante nos en la nuestra Corte donde quiera que nos seamos, del día que los emplazare hasta quince días primeros siguientes sobre la dicha pena, la cual mandamos a cualquier escribano público que para esto fuere llamado, que al que le mostrare testimonio signado con su signo, porque nos sepamos en cómo se cumple nuestro mandato. Y de esto a vos mandamos dar y damos esta nuestra Carta de Privilegio escrita en pergami-no de cuero y sellado con nuestro sello de plomo pendiente en filas de seda a colores y librada de los nuestros Contadores Mayores y de otros Oficiales de nuestra Casa. Dada en la ciudad de Granada a veinte y cuatro días del mes de Noviembre del año del nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil y quinientos años. Mayordomo Notario Diego de la Muela, Juan López, Chanciller. Yo Francisco Díaz, Notario del Reino de Granada, la hice escribir por mandato del Rey y de la Reina nuestros seño-res. Luis Pérez Montoro, Fernando de Medina, Cristóbal de Ávila, por Chanciller el Bachiller Diego Fernández.

(7)

ello así hacer y cumplir mando al hombre quien ésta dicha mi Carta de Privilegio y Confirmación mostrase o el traslado de ella signado en manera que haga fe, que los emplace a que parezcan ante mí en la mi Corte donde quiera que yo sea, del día que los emplazare, hasta quince días primeros siguientes sobre dicha pena, a cada uno a decir por cual razón no cumplen mi mandato. Y mando sobre la dicha pena a cual-quier escribano público, que para esto fuere llamado que dende al que vos le mostrare testimonio signado con su signo porque yo sepa en cómo se cumple my mandato, y de esto a vos mandé dar y di esta my carta de Privilegio y Confirmación escrita en pergamino de cuero y sellada con el sello de plomo del Rey mi señor que haya santa gloria y mío con que mando sellar mientras se emprime mi sello, el cual va pendiente en filos de seda a colores y librada de los mis Confirmadores y Escribanos Mayores de los mis privilegios e confirmaciones.

Dada en la noble ciudad de Córdoba a trece días del mes de Octubre, año del nacimiento de nuestro señor Jesucristo de mil y quinientos y ocho años. Nos los Li-cenciados Francisco de Vargas y Luis Zapata del Consejo de la Reina nuestra señora. Regentes. Y lo hizo de la Escribanía Mayor de sus Privilegios y Confirmaciones. La hicimos escribir por su mandato. El Licenciado Zapata, el Licenciado Vargas, Juan Velázquez, Licenciado Zapata. Concertado por él como el Licenciado Vargas. Con-certado y asentado, en las escrituras de la dicha Carta de Privilegio y Confirmación estaba escrito lo siguiente.

Asentose esta Merced de Privilegio y Confirmación de la Reina Doña Juana, nues-tra señora, en sus Libros de las Confirmaciones, que tienen sus Contadores Mayores en la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla a seis días del mes de Noviembre de mil y quinientos y ocho años, para que por potestad de ella el dicho Don Miguel que antes se llamaba el Cadí Mohamad Zahari, goce y le sea acudido con los dichos cien mil maravedís de por vida, según que gozó y le fue acudido en tiempo del señor Rey Don Fernando y la señora Doña Isabel, que haya santa gloria. Y hasta aquí. Juan Ve-lázquez. Rodrigo de la Roa, por Chanciller el Licenciado Alonso Pérez. Asentada.

Hecho y sacado fue este dicho traslado de la dicha Carta de Privilegio y Confirma-ción de sus Altezas, original en la muy noble, nombrada y gran ciudad de Granada a diez y siete días del mes de Agosto, año del nacimiento de nuestro salvador Jesucristo, de mil y quinientos y veinte y cinco años. Testigos que fueron presentes a ver sacar, corregir y concertar este dicho traslado con la dicha Carta de Privilegio y Confirma-ción original. Gonzalo de la Vega, escribano de su majestad y Gaspar de Hermosilla y Diego Castaño y Pedro de Mora, vecinos de esta dicha ciudad de Granada.

Y yo Juan López Descudos, escribano de sus majestades fui presente en uno con los dichos testigos a corregir y concertar este dicho traslado, con la dicha Carta de Privilegio y Confirmación original. De la cual la saque y va cierto por ende en tes-timonio de verdad hice aquí este mi signo. Ante mí Rubricas ilegibes. Signo. Juan López Descudos. Escribano. Rubrica.

Para mejor conocer a este personaje también se tiene una Carta de Pago4 de una casa del mismo Cadi Mahoma Zahahori y conocido ya como cristiano nuevo como

(8)

Don Miguel de León. La fecha de dicha carta es de 22 de Diciembre de1508, unos años más tarde de la anterior merced.

Item presentó una Carta de Pago fecha en la ciudad de Almería por donde parece que Lope Calderón en nombre del dicho Don Miguel pago quatro ducados a Diego Lópes Venegas de una casa que se le tomó para hazer cementerio en la Yglessia de la alqaría Beyrex, que es de la Taha de Luchar a Gerónimo de Madrid, en las espaldas de la dicha Carta de Pago dize que se les resçibiran en cuenta al dicho Don Miguel de los habizes del año de syete, para después que non se le recibieren a quenta e los pagó, dos vistos, que se le tornen y paguen.

Item, dize el dicho Don Miguel de León que Francisco de León en su nombre pagó al Beneficiado Don García de Madrid dos mil maravedís el año de syete pasado que fueron librados para cubrir la Yglesia de Pataura que es de la Taha de Motril, como parece por una Carta de Pago que presentó e que no le fueron resçibidos en quenta de su cargo, pide que le sean pagados.

Suma Total

Plana primera es XCII U DCCXIX 22.719

Segunda es XIX U CCC LXXXI 19.381

Tercera L III U D 3.500

--- --- XLV U DC 45.600

هذا الكتب هو يدفع خمسة واربعين الف مرابذش وستمائة مما خرجه في الحساب المنعقد مع [فربند مندشر؟]5و[...] [منحبس؟]6 عن اسم السيد [الارسابشب؟]7 في واجب

ثلث الاعشار (؟)8 في عام سبعة وخمسمائة والف. وصير في الثاني والعشرين لدجنبر

عام خمسة عشر وخمسمائة والف. عرفه الله خيرا [توقيعان غير مقرءين] وشهد وشهد.

Traducción:

Este es el escrito en donde se entrega cuarenta y cinco mil seiscientos

marave-díes que salieron de las cuentas pactadas con [¿Fernando Mondéjar?] y [] [¿de

los habices?] en nombre del señor [¿arzobispo?] según se obliga, a decimotercero

5 Palabras de lectura dudosa.

(9)

(¿?) del año mil quinientos siete. Esto tuvo lugar a veintidós de diciembre del año

mil quinientos quince. ¡Dios lo sabe! [Dos firmas ilegibles y rubricadas]. Testifica…

testifica.

(10)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :