Rendimiento Bajo Presión

Texto completo

(1)

Rendimiento Bajo Presión

Manual del curso

(2)

ESCUELADELAMEMORIA.COM

Semana 3.4

PENSAMIENTOS

Sobre los pensamientos tóxicos

Hay algunas cosas que debemos saber, sobre nuestro dialogo interno y su repercusión sobre nuestras emociones y sobre nuestro estado fisiológico.

Hoy en día sabemos, gracias a los estudios realizados a través de las nuevas técnicas de neuroimagen funcional, que la actividad de nuestro cerebro responde ante el contenido de nuestro dialogo interno. Esto quiere decir que a través de lo que nos decimos mentalmente, o pensamos, podemos repercutir en nuestra actividad cerebral de forma positiva, o negativa.

Los estudios de neuroimagen, nos muestran que cuando pensamos negativamente, aunque sea apropósito en una situación de laboratorio o experimental, la actividad emocional del cerebro se vuelve poco a poco coherente con el contenido de nuestros pensamientos. Dicho de otro modo, si comenzamos a pensar negativamente sobre nosotros mismos, o sobre una situación concreta, comenzamos a producir cambios químicos en nuestro cerebro, y empezamos a sentirnos mal emocionalmentetristes, temerosos, inseguros… O sea que nuestro estado emocional se mantiene coherente con nuestros pensamientos. Pero si por el contrario, intentamos ser optimistas y tener pensamientos positivos, nuestro estado de ánimo mejora.

Esto nos muestra la tremenda importancia que tiene lo que nos decimos mentalmente a nosotros mismos. Sin embargo, y aunque esto parezca fácil de comprender, existen ciertos fenómenos complejos que debemos conocer. Porque por ejemplo, podríamos pensar que si nos encontramos nerviosos o ansiosos, y mentalmente nos decimos que tenemos que tranquilizarnos y eliminar esta ansiedad, nos relajaríamos… pero esto no es así. Con las emociones negativas, y los estados fisiológicos relacionados con el miedo, se produce un fenómeno paradójico, cuanto más intentamos reprimir el miedo, la ansiedad, el nerviosismo… más aumentan. En realidad este fenómeno paradójico tiene sentido, aunque parezca algo contradictorio.

Pongamos un ejemplo: Si nos encontramos en una situación que nos produce un alto grado de ansiedad, como puede ser una exposición en público, y deseamos reducir estas experiencias negativas, irónicamente si pensamos en esforzarnos para reducirlas, en contra de nuestras intenciones fomentaremos un aumento de nuestra ansiedad, ya que nuestro objetivo de intentar evitarla no haría más que darle fuerza. Esto ocurre porque sentimos que estamos en un estado nocivo y negativo, y además al enfocar nuestra atención en este estado, e intentar evitarlo y no tener las herramientas adecuadas, tenemos la sensación de pérdida de control sobre nosotros mismos, y sin saberlo cuanto más nos esforzamos por evitar este miedo o ansiedad, y más intentamos escapar de estas sensaciones, por el contrario más nerviosos nos ponemos.

(3)

Sin embargo si en lugar de intentar reducir o controlar nuestra ansiedad, la asumimos como parte de nuestra experiencia y dejamos de juzgarla de forma negativa, podemos sentir cómo con el tiempo se reduce de forma natural, como si poco a poco nos habituásemos a ella. Este tipo de estrategias se trabajan en la Meditación Mindfulness o Atención Plena, y son muy efectivas. Nosotros en este curso nos vamos a centrar en mantener un dialogo interno que sea capaz de aceptar las sensaciones negativas, y poner el foco en el trabajo de generar o aumentar las sensaciones positivas, como pueden ser las de clama, seguridad, confianza…

En psicología este fenómeno aparentemente contradictorio, es conocido como Intención Paradójica.

Cuando se tratan de sensaciones o emociones relacionadas con el miedo, el estrés o la ansiedad, los resultados obtenidos al intentar controlar la situación, son opuestos a los buscados por nuestra intención.

Si queremos relajarnos nos pondremos más nerviosos, pero curiosamente si por el contrario pretendemos incrementar intencionalmente nuestro miedo o ansiedad, o simplemente lo aceptamos, paradójicamente lo que ocurre es que se reducen, puesto que la situación deja de juzgarse de forma negativa, y gradualmente las emociones asociadas a estas valoraciones negativas pierden fuerza. Esto tiene mucho que ver con la siguiente frase de la filosofía oriental: “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. Esta frase nos dice que es el juicio el que nos genera el sufrimiento no el dolor en sí mismo. Por este motivo cuando practiquemos las estrategias descritas en este curso debemos tener siempre en cuenta que nuestro dialogo interno durante las situaciones que nos producen estados o emociones que queremos evitar, no va a ir dirigido hacia la reducción de los nervios, miedos, ansiedad…, sino a fomenta las sensaciones de calma, seguridad, confianza… que, aunque pueda parecer lo mismo, no lo es en absoluto. Durante la práctica de las sugestiones pondremos el foco en nuestras sensaciones positivas, y dejaremos que las negativas se desvanezcan pos sí solas, sin intentar forzar estos cambios, dejando que lleguen de forma natura, a través de las técnicas sugestivas y de este cambio de foco.

Esto es muy importante… por lo que debemos gravar “a fuego” en nuestra mente que nuestro foco va a estar en las sensaciones positivas, y no intentaremos eliminar las negativas, las aceptaremos, y

permitiremos que desaparezcan de forma natural, al enfocarnos en sugestiones que fomentan pensamientos y sensaciones positivas.

Para que comprendamos un poco mejor el fenómeno de la Intención Paradójica podemos añadir esta información sobre cómo se trabaja en la práctica de la psicología clínica, como una herramienta de apoyo: La Intensión Paradójica o es un tipo de terapia en sí misma, pero sí que es una técnica muy efectiva utilizada para liberar parte de la ansiedad y los nervios que las personas experimentan al enfrentarse a una situación a la que temen.

Como ya hemos dicho, consiste en cambiar nuestro dialogo interno, que normalmente es un dialogo de evitación de la situación, y de los síntomas de estrés y ansiedad que nos produce dicha situación, por un dialogo totalmente opuesto, o sea de búsqueda de la situación, y sobre todo, de los síntomas que nos preocupan.

(4)

ESCUELADELAMEMORIA.COM

Puede que sea algo complejo y difícil de entender al principio, pero en realidad es muy sencillo.

Normalmente cuando una situación nos aterra, es porque tenemos miedo de los síntomas que solemos experimentar en estos contextos, síntomas como: sudores, temblores, sensación de mareo, taquicardia… Este temor nos lleva a intentar evitar por todos los medios estas situaciones y los síntomas que van asociadas a ellas.

La Intención Paradójica se basa en el principio de que estos síntomas aparecen y se intensifican precisamente cuando intentamos evitarlos, sin embargo se reducen o incluso desaparecen si

mentalmente intentamos generarlos. Aunque no siempre se utilice en combinación con un dialogo interno con un tono de humor, es bastante común que se trabaje en clave humorística…

Imaginemos que un estudiante se pone muy nervioso cuando tiene que hacer un examen, hasta el punto de que cuando tiene las preguntas delante se queda totalmente en blanco, sus nervios aumentan a la vez que su bloqueo, y se vuelve incapaz de hacer el examen como el resto de sus compañeros. A este estudiante, esto le sucede porque cuando se pone nervioso intenta evitar este estado, pero el intento de evitación, y por supuesto la falta de recursos para lograrlo, hacen que sus nervios aumenten.

Imaginemos ahora que después de ir al psicólogo, comienza a utilizar la técnica de la Intención Paradójica con algo de humor, diciéndose en clave de humorística a sí mismo antes de un examen:

-Ya veras, voy a hacer el peor examen que el profesor haya visto en su vida… -Espero que cuando lo lea se parta de la risa por lo mal que lo voy a hacer…

-Voy a intentar ponerme tan nervioso como pueda para que se me note lo máximo posible y el examen sea un auténtico desastre…

Curiosamente cuando el estudiante mantiene este dialogo consigo mismo previamente al examen, o también durante el reparto del mismo, sus nervios no sobrepasan el límite de lo normal, no son

desadaptativos o tóxicos para su posterior desempeño. Para la sorpresa del estudiante cuando comienza a leer las preguntas del examen, se da cuenta de que ¡Puede hacerlo bien!, ¡Y que no se encuentra

bloqueado!, lo cual le permite hacer el examen con normalidad, mejorando exponencialmente su rendimiento anterior.

Por lo tanto aprender a reírnos de nosotros mismo y a utilizar el humor como herramienta para liberarnos de la presión psicológica que solemos tener en ciertas situaciones, aunque nos parezca extraño, puede sernos muy útil.

(5)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :