Voces en el cuadrante

Texto completo

(1)

V

zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

Voces en el cuadrante^

zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

r

zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

Carlos Gut iérrez Aíf onzo í •zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA ••- •' "•'- Centro de Estudios Superiores

' ' í • ' •• • México y Centroamérica

Encuent ro con el sonido • " '

Y en Chiapas t am bién la rad io . Las Ifneas siguientes son un puente, ¿o una cort inilla? Alt a fid elid ad ant rop ológ ica. LJn ejem

-plo; (aserie radiofónica Palab ra y m úsica m am .

La historia de La Voz de la Front era Sur ih ícia en 1983, cuando el Instituto N acio nal Indigenist a (INI) programó la inst a-lación de una radiodifusora que ap o yara la acdióh indigenist a en esta parte del p aís. Hubo t res propuestas para ub icar la em iso ra: Ocosingo, M ot ozint ia y Las M arg arit as. De acuerd o co n un estudió de reconocim ient o y evalu ació n , realizad o co n ant eriori-dad por el mismo Inst it ut o, se det erm inó const ruirla en Las M argaritas. El INI so licit ó , en octubre de 1983, a la Secret aría de Comunicaciones y Transport es (SCT) la asig nación d é f recuencia y pot encia. En febrero de 1984, l a SCT aut o rizó la inst alació n y operación de la em iso ra.' " '

(2)

XEVFSzyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA La Voz de la Front era Sur salió al aire por p rim era vez en abril de 1987. Para esa f ech a, el Instituto N acio nal

Indigenista tenía ya una exp eriencia de ocho años en el m anejo de estaciones de radio, hlistoria que p rincip ia en 1979 co n la ubicación de XEZV, La Vo z de la M o nt aña, en Tlap a de Comonfort, Guerrero. Después ven d rían : XEN AC, La Vo z de los Chontales; XETLA, La Vo z de la M i xt eca; XETAR, La Vo z de la Sierra Tarahumara; XEPUR, La Vo z de los Purép echas; XEPET, La Voz de los M ayas. La radiodifusora XEVFS no ven ía de la nad a. Sin em bargo, no exi st ía ev al u aci ó n al g u n a so b re las radiodifusoras impulsadas por el IN I. Evaluació n que perm it iera el diagnóstico de im pact o en términos de los objetivos pret endi-dos por la Inst it ución, lo cual t iene que ver t ambién co n la evaluación permanente de la p o lít ica indigenist a o f icial y de sus replanteamientos.

Sólo apunto que este esfuerzo de com prensión del fenóme-no radiofónico em p ieza a arrojar resultados (Cornejo 1989,1991). Esfuerzo que se co m p lem ent a co n las otras exp er ien cias radiofónicas de M éxico (Arias- Go d ínez,1990) y de Am érica Latina (0' Su Il i van ,1987).

Desde la fund ación de la radiodifusora XEVFS, se pensó en la part icipación de los indígenas en las accio nes em prendidas por la em isora. Estrategia ya cont em plada por el mismo Instituto Nacional Indigenista en las otras est acio nes, por considerar que la diversidad ét nica exist ent e en la frontera sur d eb ía estar presente en la rad io , co n la asignación de espacios a las lenguas indígenas. Esta m anera de encarar el fenómeno rad iofónico encontraba acomodo en una nueva p ráct ica indigenist a, m ucho

más part icipat iva y menos bajo la férula g ub ernam ent al. zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

Tojolabales, tzeltaíes, tzotziles y mames lejos est aban de

acceder a un medio de co m u n icació n . La única est ación de radio existente en Co m it án, en ese ent onces, part ía de esquemas comerciales, y de ninguna m anera se podía escuchar, ni se escucha, la m úsica de los habitantes de la front era, m ucho menos

(3)

1970 a 1976, cuand o surge, en San Crist óbal de Las Casas, la est ació n XERA, radio com unidad ind íg ena, com o parte de un p ro yect o integral para el desarrollo de los pueblos de los Altos de Ch iap as. El experim ent o apenas sobrepasó el sexenio . Ho y, las vo ces indígenas están presentes en esa em iso ra, pero son ut

iliza-das p ara anunciar los comercios de los sancrist obalenses. zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

La Voz de la Frontera Sur, co n cuat ro m il wat t s de p o t encia, cubre cerca de cuarent a m unicip io s de las regiones Fro n t eriza, Alt o s, Selva, Frailesca, Cent ro y Sierra d e! estado de Ch iap as. Eso sig nifica que, además de los t o jo lab ales, t zelt aíes, t zo t ziles y m am es, también están dentro del área de inf luencia cakch iq u eles, jacalt eco s, chujes, kanjo b ales, choles y zoques (migrant es) y lacandones. Con audit orio p o t encial indígena esti-m ado en cuat rocient os cincuent a esti-m il personas (IN EGI,1990).

Lograr la presencia de los indígenas en la radio requirió de co n f o r m ar un equipo de t rab ajo co n j ó ven es ind íg enas t o jo lab ales, t zelt aíes y t zot ziles. Dos años después se incorporó a los hablantes de lengua m am . Hubo el diseño de áreas esp ecíficas para el cum plim ient o de las labores rad io fó nicas: d i r ecci ó n , programación, invest ig ació n, lo cu ció n , p ro d ucció n y m ant enim ient o t écnico . Secret aría, int end encia y el velad o r const it uían instancias de apoyo para el funcionam ient o de la em iso ra.

El prim er reto consistió en cap acit ar a los jóvenes q ue, venid o s de su com unidad, se enfrent aban a un m edio sólo co no cid o de oídas. La cap acit ació n y la aut o cap acit ació n han sido dos aspectos cruciales para la co nso lid ació n del t rabajo rad io fó nico . Im plica conocer las caract eríst icas del m ed io , del m ensaje; sobre todo, la d iferencia entre la Voz de la Front era Sur

y las radio co m erciales.

(4)

apoyo de la sub d ireccíó n de radio del Instituto N acio nal Indigenista. ' V ' . ! '

A 16 largo de la p ráct ica rad io fó nica y t am bién confio polít ica o ficial, se ha hecho hincap ié en el fort alecim ient o de la lengua materna. De esta m anera al enfrent ar nuevas palabras en español se planteaba el interrogante de ¿cómo t rasladarlas a lengua? ¿Cómo d ecir b iciclet a, relo j, comput adora? Labor que con empeño cada t rabajador vio com o un reto a vencer. A !a par de este aprendizaje, ha estado presente y permanent e el t rabajo cultural en la com unid ad y la p ro d ucció n dé series rad io fó nicas. ¿Cómo volver a casa y ap reciarla desde otra perspect iva? ¿Cómo ver lo que siempre ha estado vivo y act ivo y por cot id iano pasa desapercibido? ¿Cómo co nvert ir el m at erial recopilado por los productores en un programa de radio? Horas y horas de búsque-da, de reconocim ient o de lo propio, de id ent ificació n de lo diverso. Cad a uno co n su propio rit m o, desde su perspect iva de las cosas, desde su cult ura para llegar a un mismo punt o: hacer radio.

Hacia afuera de la em isora crecía la exp ect ació n. La gente del pueblo m irab a la rad io , observaba a los de ta rad io . Vario s, desde lejos, acud ían al llam ado p ara const ruir un m odelo de com unicación p eculiar.

La radío quedó const ruida y hubo que ponerla a pi-ueba. Se echó mano de lo que se t enía al alcan ce. Sonó com o cualq uier emisora co m ercial. Y claro , hubo gusto para los m est izos. Co m -praron su radio y lo pusieron en la puerta de su casa para presumirle a cuant o co m it eco viniera por esta t ierra que ya tenían radiodifusora. El gusto duró p o co . El equipo de t rabajo.de

la estación recop iló m úsica reg io nal: m arim b a, tambor y f laut a, vio lín y g uit arra... Cuand o la radio estuvo dispuest a para su encom ienda, ap areció su verdadero rostro: m úsica y p alab ra t ojolabal, m úsica y p alab ra t zo t zi l , nriúsica y palabra t zelt al. Un

perfil no siempre del agrado de los m est izos.

(5)

Próduc-ció n co lect iva, muchas veces con caráct er cerem o nial.

Las pocas horas con que empezó a t ransm it ir la radio (en el año de 1987) fueron cubiertas con la m úsica que los t rabajadores de la misma habían grabado en jas co m unid ad es. ¿Cuándo un t am bor t ojolabal había traspasado los lím it es de la com unidad?

Sólo cuando las romerías. ¿Cuándo |os t ojolabales habían

escu-chad o una marimba mam? Risa nerviosa t al vez enzyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA e] rostro de los

m úsico s tojolabales al escuchar por la radio lo que días antes grabaron en la com unidad.

En las comunidades hubo mot ivo p ara estar aleg re. Los más desem polvaron el vio lín, recordaron cancio nes, d anzas; se junta^ ron para reconocer el valor de la m úsica que sólo para ellos t o cab an. Hubo romería, pero ahora p ara la rad io , con m úsica y p alab ra. Gust o, alegría én el co razó n, todo dispuesto para que la

vo z corriera y llenar así las montañas co n el sent imient o dezyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA los hombres verdaderos.

La palabra y /a mÚ5/ ca t ienen una dist ribución para salir al

aire. A cada lengua (t ojolabal, t zelt al, t zo t zi l , mam y español) se le ha asignado un espacio, considerando la sit uación geográfica y las preferencias de los grupos referidos. Las t ransm isiones, en 1989, finalizaban a las cuat ro de la t arde de lunes a viernes y a las doce del día los fines de sem ana. Aún no se hab ía incorporado la lengua m am .

El mensaje de los locutores bilingües d eb e ser

regionalizado y traducido para una mejor co m p rensió n. El punto de part ida de tal mensaje está det erm inado por el ritmo de vid a de las comunidades. Así, si es t iem po de siembra^ se hab lará de las caract eríst icas de los cult ivos de la reg ión, formas d e m ejorar-los; proyectos de las o rg anizacio nes, ent re; otras co sas. Las fuentes son el conocimiento direct o de los hecho s, los diagnóst i-cos regionales, la información p ro d ucid a por los comit és de la co m unid ad y la población en g eneral.

Cad a locutor desarrolla un t em a, por esp acio de m ed ia ^ ho ra, tiene algo que d ecir. No act úa com o presentador de

(6)

Cuando un t ojolabal o un t zelt al llega a la radio p art icip a

por iniciat iva propia o por invit ació n de algún locut or que hable zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

la lengua. La media hora de lo cu ció n , ent o nces, puede ser una plát ica con un señor que cuent a fragmentos de la vid a de su comunidad.

La palabra, en tanto cru cial en el q uehacer rad io fó nico , debe ser enriquecida. Lo cu al oblig a al locut or a p erm anecer alert a, en busca de aq uello que mejor defina la id ea que quiere transmitir. Reto presente en cad a em isión de no t icias.

Resulta fam iliar y f ácil referirse a aq uello que se co no ce. Pero de pronto, una no t icia t iene que ver co n el proceso elect oral, por ejem p lo . Ap arecen t érminos t écnico s. Y b ueno , esa información debe llegar al t ojolabal o t zelt al que espera lo que en la radio se d i ce. En ese sent ido, la t rad ucció n es una labor que exige empeño.

La lo cució n se co nviert e entonces en un o f icio . No es sólo el hecho de plant arse frente al m icrófono y d ecir un salud o . Im plica por igual m ant ener un t im bre reg io nal, pero t am bién aprender a m odular la vo z, a jugar co n el l a.

Hubo necesid ad , desde que la radio salió al aire, de diseñar un servicio inf ormat ivo. Se tomó la voz de la gente de las com unidades. Un a no t icia es el inicio de la siem b ra, los daños que los t em porales causan a los cult ivo s:

"El agente m unicip al de la co m unid ad El Sant uario , de este m unicip io , nos informó que desde el p rincip io de este mes de j u l i o , que em pezó la lluvia y vient o y hast a ahora sigue y además por tanta lluvia que ya derrum bó un cerro donde t ienen un tanque de m anant ial, por eso ahora en ni una casa llega el agua en los tubos y por otro lado que hay una ciéneg a que está muy Mena que ya tiene ocupado com o d iez hect áreas de t ierra donde está posesionado el agua que ya va a cruzar en otras cañad as que sólo este año está pasando m ucho el agua y el viento".

(7)

"El señor Ernesto Santiz Alvarad o de la co lo nia Ho co t i l , m unicip io de las M argaritas Informa que el señor Eno ch Aguilar y su hermano José Luis Ag uilar com pradores de café y maíz de esta ciudad de las M argarit as no pagan ya pasando el tiempo, por eso q uiero d ecir a los que producen café y m aíz que no dejen sus productos co n esos señores porque no pagan".

El not iciero se formaba t ambién co n not icias ext raídas de los periódicos y siempre transmitidas a dest iem po, por la d if icu l-tad para conseguir los diarios. Ent onces, sólo hab ía un resum en de not icias los domingos.

LazyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA música en La Voz de la Front era Sur es co nsid erad a com o la expresión de un p ueb lo . Esto perm it e ub icar a las diferentes expresiones m usicales desde el punto de vist a geográ-f ico . Así el oyente conocerá la p ro ced encia de la m úsica que escucha, la cual se transmite sin ninguna limit ant e de t iem po o gusto est ilíst ico.

La forma de presentar los espacios m usicales ha variad o co n el paso de los años, pero no la est ruct ura general para ubicarlos en el tiempo y en el esp acio . Está la m úsica reg io nal, co n un sitio preponderante; luego, la m úsica de M éxi co , la de Am érica y del resto del mundo. Cad a bloque es una p ro d ucció n en vi vo , m ezcla de música y palabra ind íg ena, co n el referente geográfico, indispensable para dar a la m úsica su just a d im en-sió n: producto de la creat ividad de un p ueb lo .

Se ha intentado mover los diferentes bloques a lo largo del d ía. En 1988 se presentaba la m úsica regional los lunes, m iérco -les y viernes, por la m añana; los martes y jueves, por la t ard e. La m úsica de M éxico , martes y jueves en la m añana; lunes, m iérco -les y viernes, por la t arde. La de otras partes del mundo estaba ub icad a los viernes de una a tres de la t ard e. Sábado y dom ingo, m úsica regional.Esta dist ribución respondía al objet ivo de ayudar en el fortalecimiento de la m úsica de los pueblos indígenas. Así, no hay espacio para la m úsica co m er ci al . No es el propósito vender mercancías m usicales.

(8)

llamó la atención que se t ransm it iera m úsica regional y se

hablara en lenguas indígenas. . ,zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA , ^ , . ( .zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBAÍ Í ^

:^ - Un día tenemos que ir a p art icip ar, p ensaro n.

Y ensayaron, hasta que hiciero n sus propias co m p o sicio -nes. Dilat aron en llegar a la em iso ra.

^ -Nos hacía falt a p ract icar rnásy cornentarpn cuando por fin decidieron conocer la rad io . Y de puro gusto le llevaron una canción.

Una fiesta por pocos co no cid a y por los propios t ojolabales a veces o lvid ad a, era el car n aval . Los t rabajadores de la radio se dieron a la t area de reco p ilar esta fest ividad presente en aJgunas

comunidades. Co n los años de laboreszyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA áe la est ació n, varias,

comunidades que ya no realizab an el car n aval , hap ,vuelt o a llariiar: ¡t am boreeeerooo!, ¡guit arreeeerooo! Lo mismo o currió con el carnaval j acal t eco , las d anzas mames y el ca.rnavai de IQS tzeltaíes de la selva.

. ^ Encuent ro, al fin de cuent as, con lo p ro p io , que ante la presión del mundo ext erior hab ía quedado práct icam ent e en el olvido. Not oria labor de la. radio y, su co nt rib ució n en el desarrollo de la creat ivid ad de los habitantes de la front era.

\ Cuando la p rim avera, se reúnen en La Voz de la Front era Sur t o jo lab ales, t zelt aíes y t zo t ziles, ch u jes, cakch iq u eles, jacalt ecos y m am es. Encuent ro cori la t ierra. Trad ició n ya de sones y m arcad o s, d anzas y carnavales. Un pret ext o: el aniver-sario de la em iso ra. Palab ra recia, m úsica y d anzas. Reunión de personas lejanas, unidas por la señal de la rad io . Gust o por convivir con quienes t ienen la libert ad de vencer, la d ist ancia. M ezcla de vo ces, colores y sent im ient os.

Ha exist ido d isp osición por parte de las com unidades para la grabación de la m ú sica, incluso de aq uella que t iene un carácter rit ual. Hay dos m aneras de reco p ilarla. Un a, a t ravé? de, la visit a a las co m unid ad es, por invit ació n de ellas m ism as. Ot r a, la asistencia de los músicos a la est ació n. La fonot eca guarda material valio so , único en el estado de Chiapas,.

La radiodifusora d esarro lla su labor a t ravés de dos esp acio s claramente definidos: int erno y ext erno.- , ; ,

(9)

co n o cer el m ed io a t ravés de la cap aci t aci ó n y l á aut o cap acit ació n. Este esfuerzo sé có ncret i¿a en las series rad io fó nicas: salud , ag ricult ura/ eco lo g íá; fiest as, ríiujeres, t rad i-ció n o r al , entre otras.

La peculiaridad d el (quehacer rad iofónico oblig a a la pre-sencia de los trabajadores dé ta radio en las co m unid ad es. Tal hecho resulta relevante si el interés está cent rado en el d ecir de la g ent e, que ella abandone su papel p asivo .

En eí ámbito ext erno, los habitantes de la front era ut ilizan lá radio de dos fóírhas: espontánea e ind ivid ual y program ada y co lect iva.

La prim era forma se'co ncret izá én los avisos y saludos o la p art icip ació n al aire con algún cuent o o un com ent ario sobre el aco nt ecer de la com unidad. EL eispació de los avisos ha sido de los más solicitados por los oyent es, quienes informan a sus fam iliares de cómo llegaron a su dest ino y cuándo vo lverán a su co m unid ad , cómo sigue el enferm o, si t ienen que t rasladarlo a ot ra ciud ad , et cét era. Estos avisos son p erso nales.

" La Cumbre y Cuest a, m unicip io de Ti l a. Dé la m anera más atenta les sup lico , a usted m am á: M ag d alena Pérez Pérez del ejido Nuevo Sab anilla, m unicip io de Oco sing o , les dirijo a usted mamá por m edio dé esta cart a, quiero que veng an tú y mi h er m an o Fer m ín t am b i én , urgentemente quiero pedir su favo r, porque tengo un problema con mi p ap á, Ferm ín Pérez Díaz. Aunque no t ienen su pasaje, por favor piden prestado el d inero , yo voy a pagar lo que d eb en. Por éso les he llam ad o en el radio las M argaritas. Esto lo que les sup lico a usted m am á, muy pronto le espero su urg encia, y t am bién les hago un saludo para todos mis hermanos y mis herm anas, que dios los guarde en todos los d ías. At ent am ent e. Hilario Pérez Pérez".

Hab ría que considerar la función que la radio ha desempe-ñado en el fomento de la escrit ura; en esp ecial en esp año l.

(10)

ejidales, representantes de o rg anizacio nes so ciales o, enzyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA su

caso , instituciones de gobierno. En estos avisos hay co nvo cat o -rias a reuniones, llegada de m at erial al d esvío de ta co m unid ad , traslado de document ación o f icial, et cét era. La radio ha sig nifi-cado ahorro de t iempo para las mismas inst it uciones.

La part icipación de las inst it uciones en la radio no se

reduce a los aviso s. Envían t am bién p ro m o cio nales, aport an información que es difundida en las lenguas. Hay ent revist as cuando está alguna cam p añ a: la sem ana de vacu n ació n , por ejemplo. Las org anizaciones sociales por igual difunden inform

a-ción relativa a sus proyect os: avances y cont rat iem pos. zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

El programa de saludos goza de gran p o p ularid ad . El

fenómeno aquí t am b ién llam a la at enció n. Por lo regular una persona lleva a la radio varias hojas; son saludos. Saludos escritos en la co m unid ad , en un momento en que alguien escrib e (joven o niño , hombre o mujer) y otros más se acom od an alrededor. El hecho de realizar esta p ráct ica hab la del interés que existe por m anifest ar una idea de m anera escrit a:

" Co rrio ncit o dorado tú que te levant as en vuelo no me dejes d esconsolad o.

Tú , vuelas y vuelas hast a no ver a tu dest ino llegado. To m a esta cart a que de mi

puño y letra he red act ad o , para saludar a los amigos de la radio que co n su

programa t iem po de saludos me han aleg rad o ".

Hablé ya de la p ro d ucció n en vi vo . Las lo cucio nes, los avisos y las not icias son producciones en vi vo . Punto preponde-rante en la emisora es la p ro d ucció n de series rad io fó nicas. En estas series se ha t ocado temas de salud , m ujeres, t rad ició n o ral, cuentos y leyendas, m ed icina t rad icio nal, ag ricult ura, leyes, niños, ecología, entre otros.

Organizaciones indígenas y com unidades se han acercad o

a la radio para dejar algo más que un salud o . El cent ro de

(11)

d el t rabajo de cap acit ació n puesto en p ráct ica por la m ism a em iso ra. En otros casos, la p art icip ació n sist em át ica de los indígenas ha sido posible con el apoyo de algún t rabajador de la

rad io . La asist encia periódica de algún productor azyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA la co m unid ad an im a, provoca que una misma hist oria se cuent e en sus d

iferen-tes versio nes. O que una historia se co nst ruya conform e avan zan los programas.

La estrategia inicial y fundament al fue t ener presente en ta radio la palabra y m úsica indígenas, co n el propósito de const ruir un m odelo de com unicación ho rizo nt al. Tarea interesante y llena de encant o . No sería justo pensar que t al t rabajo surge de m anera casu al . Hay todo un esfuerzo de co ncreció n de objet ivos, t en-dent es a colaborar con los pueblos ind íg enas.

El trabajo inicial de ta em iso ra, a nivel de las com unid ad es y las organizaciones, se realizó co n los com it és com unit arios de p laneació n y el comité de enlace rad io fó nico . De ahí saliero n propuestas de t rabajo. Todas ellas co n el afán de hacer una radio p art icip at iva. Con un modelo de co m u n icació n , no vert ical, sino co n un sentido horizont al, a t ravés de la ret ro alim ent ació n: co n

el micrófono en manos de aquellos quienes siempre han t enido

escasa posibilidad de hacer oír su vo z. En este cont ext o surge la serie radiofónica "palabra y m úsica m am " .

En b usca de l a voz

El comité de enlace radiofónico buscaba ser una estrategia p ara enlazar a la radiodifusora co n e! t rabajo de los Cent ros Coordinadores del área de influencia de la em iso ra. Se pret endía poner en contacto al personal del CCI co n las labores de la rad io . La est ación fue instalada para apoyar a las com unidades indíge-nas; pero t am bién, el quehacer indigenist a. En ést e, las accio nes d el co m it é: programas especiales y series rad io fó nicas.

(12)

' En un momento creí que los programas pod rían t ener la siguiente estructui'a: narraciones y p o esía. N arracio nes y poemas proporcionados por las personas de las diferent es com unidades de la cobertura de la rad ió . Yo elab o raría los primeros cin co programas; tiempo suficient e p ara recib ir las aport aciones de los oyentes, a través de cart as.

En julio de 1988 puse a co nsid eració n de los presidentes de los comités comunit arios de p laneació n de M azap a de M ad ero (ver mapas) iin esbozo del p royect o. Co nt enid o : hist oria y orga-nización de la co rnunid ad , t rad ició n o ral, m ú si ca. Las vo ces participantes y los oyent es: m am es. Los com it és se encarg arían dé hacer una list a de posibles p art icip ant es, de designar co m uni-dades y de evaluar el t rabajo realizad o ; propusieron el horario de transriiisión: viernes a las cuat ro de la t ard e.

Para ese ent o nces, era regular en mi t area el envío de noticias a la rad io . Inform aba de las obras realizad as en las Comunidades: la elect rif icació n de Sab inalit o , la t erm inació n de los puent es- ham aca, la recup eració n de los fondos co m unit ario s, la const rucción de cuarent a viviend as en Can ad á, m unicip io de El Porvenir, mediant e el programa SUBSAI- UN t CEF; el t orneo de baloncesto en Canad á co n motivo de la inaug uración de las viviend as.

El veint it rés de ju lio de 1988, con la ayud a del invest igador de la radio, elaboram os el proyect o de la serie rad iofónica "palabra y m úsica m am " . Ordenam os las ideas expuest as por los presidentes de los com it és de p laneación en ant eriores reunio-nes. La int enció n, reco p ilar la hist oria oral y la m úsica de los mames.

La prim era g rab ació n fue en Can ad á, m unicip io de El Porvenir, con los idiom ist as; personas mayores (hombres y m uje-res) que conocen la lengua y la hist oria del grupo. En Can ad á, El Porvenir y El Rodeo, m unicip io de Silt ep ec, los idiomist as están organizados en grupos de d an za, (ver Hernánd ez, 1995.) Ellos determinaban la secuencia de los t em as. Nosotros (el personal de

(13)

Desde muy temprano em pezaba la act ivid ad . El d ía señala-do para la grabación, nos reuníamos en alguna casa o en la escuela del lugar. Se inst alaba el equipo y en co o rd inació n co n los idiomistas se det erminaba la secuencia a seguir. No ent rába-mos en detalles para no perder la espont aneidad de los relat os. Todo estaba listo, em pezaban a correr las hist orias, cuent os y leyendas. Si el tema a d esarrollar era la fund ación de la comunidad, los idiomistas — no más de cinco personas— co lo ca-ban sus sillas en sem icírculo . Cad a uno , a su t iem po, t om aba la palabra, l a rigidez del p rincip io en el plant eam ient o de las historias fue cediendo poco a p o co , lo que condujo a una riq ueza imaginativa, com plem ent ada con cad a p art icip ant e. De pronto se rompía el círculo de part icipant es y las voces se m ult ip lica-ban. La int ención: recrear la p alab ra, hablar del co no cim ient o adquirido, dar una o p inió n, hacerse presente a t ravés del d iálo g o , del monólogo, del gusto por cont ar lo que se vi ve.

Alrededor del grupo se acom odaba la gente de la co m uni-dad. Nunca faltó la risa. Las sesiones com p rend ían parlament os tanto en mam com o en esp año l. A veces, la g rab ación duraba todo el d ía. Fue tanto el ent usiasmo alcanzad o que al f in al, había fiesta: trago, cohetes y m ú sica. Ah í, los m úsico s, con m arim b a y guitarras; aunque en o casio nes, sólo la vo z.

En las comunidades donde grabam os, exist en grupos de danza t rad icional, creados co n el p at ro cinio de inst it uciones del gobierno. Las danzas son escenificacio nes t eat rales donde se recuerda la cost umbre. Nosotros grabamos d anzas con las si-guientes caract eríst icas: la prim era parte de ést as, está com pues-ta por la conversación entre los m iem bros del grupo, quienes se acomodan alrededor de una m esa; sobre ella co lo can la co m id a (tamales y carne de borrego) y el t rago. Se da g racias a la Santa Tierra, al Santo M undo. Esta p rim era parte t arda alrededor de veinte minutos y se habla totalmente en m am . En seguida viene el baile, con marimba. Las mujeres vist en el corte y los hom bres, de b lanco, llevan en ocasiones el calzó n de lana. Las d anzas son representadas en algunas fiestas de la región o en los fest ivales de música y danza indígena, organizados por el g obierno.

(14)

nuera) los idiomistas exp licab an en español el cont enido de la d anza. Después venía la represent ación.

Entre las grabaciones y la t ransm isión de los program as, dediqué un tiempo a la ap licació n de céd ulas de monit oreo y audiencia, en algunas com unidades de la reg ió n. ¿La radio? ¿De qué sirve saber sí escucham os la rad io?, eran interrogantes que a cada momento se me present aron.

Me encontré con señores que de inmediat o me dijeron sus inquietudes: sus programas preferidos; sobre t odo, los de esp año l, porque muchos por la Sierra ya no hab lan la lengua m am . Su predilección por la m úsica ranchera y de m arim b a. Hubo algunos que dijeron escucharla, pero que no les servía de nad a. Ot ros contestaron: para estar cont ent os. Un señor d ijo : pues para aprender las bombas y refranes que ahí pasan y luego d ecirlo s en los velorios. Ot ro co m ent ó : para co no cer la lengua de m is p ap as; yo sí estoy co n la gente que habla el mame y si ellos suben de categoría pues me uniría a ello s.

En Bellavist a, un señor señaló : aq uí la gente d ice: si se escucha M argarit as, sí com pro mi rad io .

En Hond uras, m unicip io de Silt ep ec: sí, sí he escuchad o la radio. Yo soy de El Ro d eo , M i papá ha part icipado en el programa de los m am es; aunque no le ent iendo al m am e, me gusta escuchar el program a.

En Benit o Juárez, m unicip io de Front era Co m alap a, donde la mayor parte de las personas m ayores son de Can ad á, m unici-pio del Porvenir, le dije a un señor:

- y qué t al si grabam os.

- Pero yo no sé hablar bien el m am e, además hablo co n puras m alcriad ezas. M e cont est ó.

-No importa.

-A lo mejor, t al vez se p ued a. Fue su respuesta f in al. En esa misma co m unid ad , entré a una casa. No estaba el padre de f am ilia; sólo su esposa, sus hijos y unos fam iliares de ellos. Les dije si acept aban p lat icar un rato acerca de la rad io .

-¿Para qué quiere saber? Contestó el p arient e. -Pues para mejorar el t rabajo de la rad io .

(15)

co m unid ad . Aquí han venido algunas d ep end encias, promet en y luego se van . Así puede pasar con est o. A ver, le vo y a dar unos salud o s, si pasan en la radio es que sí t rabaja ahí, si no , son puras m ent iras.

Casi al final de la plát ica llegó el señor de la casa, y me d ijo:

- N o tiene caso que usted sepa qué pensamos. Lo que necesit am os es que nos ayuden co n un puent e, que vengan las dependencias a darnos ayud a.

Coment aron que sí les gustaba la rad io . Regresé a donde est aba el carro . M iré hacia el río. Prendí el motor y me pregunt é: ¿sirve la radio?

En Horizont e, m unicipio de M azap a d^ M ad ero , después de una grabación realizada a pet ición de la co m unid ad , una señora dijo:

-Es bueno escuchar la rad io , pero queremos que nos ayu-d en, que se hagan obras. No vaya a ser la raayu-dio com o la t elevisió n, de estar ahí prendidos, sin querer t rab ajar.

Ot ra señora dijo:

-M e gusta que me digan en la radio que el pueblo est á siendo engañado por el gobierno. Los programas me han servid o para despertar, para comprender mejor. M e gust aría que me enseñaran cómo trabajar mejor, cóm o han mejorado los d em ás, cóm o están organizados.

Un señor dijo, en relació n co n la m arim b a:

- El alm a del pueblo es la m arim b a. La m arim b a aleg ra el alm a de ta persona que está t rist e. Se sient en gotas de agua en el co razó n del despreciado, cuand o escucha la m arim b a.

Transcurrieron los m eses. La radiodifusora se encarg aba de la producción de la serie; el Cent ro Co o rd inad o r, de estar en cont act o con los grupos y las co m unid ad es. El interés de los mames por la serie radiofónica nos llevó hacia otras co m unid a-d es, no incluia-das en el proyect o: "t ambién nosotros t enemos una hist oria qué contar".

Hubo organización para recordar cuent o s, m úsica y d an za: la hist oria de los mames.

Después de todo, la radio hizo posible la recreació n de un

(16)

idiom ist as, la radio hizo presente el valo r de los ant iguos. Orig inó que elzyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA toquiol vo lviera al ejid o , (Hernánd ez, 1991).

Cuanto he relat ado en los párrafos ant erio res es la sistematización de una act ivid ad en la que fui part ícipe durante cinco años. Me cupo en ese t iempo fungir com o invest igador, guionista, locutor, capacit ador y finalm ent e direct or de la rad io . El esfuerzo desarrollado fue int enso, el interés de los indios por formarse mucho m ayor. En este com ún empeño la radio ha ido adquiriendo y consolidando una fisonom ía p ro p ia, un arraigado carácter cult ural. Según veo , esa fisonom ía se configura a part ir de:

- Comunicación en t o jo lab al, t zelt al, t zo t zil, mam y esp año l. Comunicación int erregional e int erét nica.

- Vehículo para la recup eració n de las formas cult urales anteriores.

-Fomento de la escrit ura en esp año l. - Promoción de la m úsica ind íg ena.

- Incent ivo para la creació n art íst ica, a t ravés de co m p o si-ciones m usicales.

- Espacio para el encuent ro de hablant es de lenguas indíge-nas de Chiap as, a part ir de fest ivales m usicales.

(17)

BIBLIOGRAFIA

Aceves, Francisco de Jesús,zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA etal., zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

1991 Radiodifusión Regional en México, Historia. Programas.

Audiencias, Universidad de Guadalajara, Guadalajara, 218 pp.

Ahued, Eduardo

1988 "El archivo etnográfico audiovisual", en //V/cuarenía años, Herrasti Lourdes, Coordinadora de la publicación, Instituto Nacional Indigenista, M éxico, pp. 540- 555.

Alva de la Selva, Alma Rosa

1986 /?ad/oe/cteo/og/a. Ediciones El Caballito, M éxico, segunda edición.

Arias-Godínez, Beatriz

1990 La XEYT Radio Cultural Campesina, una experiencia de radio

participativa, ALER-Radio Cultural Campesina, Quito, 173 pp.

Comejo Portugal, Inés

1989 "La Voz de la mixteca y la comunidad receptora de la mixteca oaxaqueña", M éxico, mecanoescrito.

Cornejo Portugal, Inés

1991 "¿Se escuchan nuestras voces?", M éxico, mecanoescrito.

Defleur, M.L. y S. Ball Rokeach

1987 Teorías de los medios de comunicación, Paidós, M éxico.

Gutiérrez Alfonzo, Carlos

1991 "Palabra y música mam", en Ojarasca, número dos, noviembre,

M éxico, pp. 55-56.

Hernández Castillo, Rosalva Aída

1991 "Cuando el idioma regresó al ejido", en Ojarasca, número dos,

noviembre, M éxico, pp, 54- 55.

Hernández Castillo, Rosalva Aída

1995 "Invención de tradiciones: encuentros y desencuentros de la población mame con el indigenismo mexicano",en/ 4nt/ af/ o 1994,

Centro de Estudios Superiores de M éxico y Centroamérica, Universidad de Ciencias y Artes del Estado de Chiapas, Tuxtia Gutiérrez, pp.l 46-171.

Instituto Nal. de Estadística Geografía e Informática

1991 Chiapas. XI Censo General de Población y Vivienda, 1990, tomo

(18)

M ata, María Cristina zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

1982 "RadioEnriquillo:elprocesodeunaevaluación",en Comun/ cac/ ón zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA y cultura, número ocho, julio, UAM - Xochimilco, M éxico, pp.

45-67.

CXSullívan, Ryan-Jeremiah

1987 Radio occidente, el pueblo dialoga con el pueblo, ALER/ Radio

Occidente, Quito.

Ramos R, José Manuel

s/f "Investigación participativa y producción en las radio culturales indigenistas", mecanoescrito.

Velasco Ballesteros, M aría Herlinda

1986 Una propuesta educativa a través de la radio. Tesis para obtener el t ít ulo de l i cen ci ad o en co m u n i caci ó n . Un iver sid ad Iberoamericana, M éxico.

Vílar, Josefina y Villegas, Teodoro

1988 El sonido de ¡a radio, Universidad M etropolitana-Plaza y

Valdés-Instituto M exicano de la Radío, M éxico, 213 pp. XEVFS

1987 "XEVFS La Voz de la Frontera Sur", proyecto, mecanoescrito.

Archivos:

(19)

Circunscripción del Centro Coordinador de M azapa de Madero 1987 zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

Cabeceras munidpales o Localidades

Carretera asfaltada

• Carretera rewst ida zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

• I Tenaceria

LOCALIDADES DE LA MICRO REGION (1987) zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

J CCI-M AZAPA DE M ADERO

0 Veinte de Noviembre zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

S

CercadUlo S^ )inaHto (D Libertad FronterB

® Nuevo Poblado zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

(T) Granados Talcanaque

® B Carrizal ® (^ Salvias ® La Paz del RoeaíiQ ® El Rodeo

§

Canadá

Aquaca @ LasTables

(20)

LA REGION SIERRA Y EL AREA DE COBERTURA DE X EV FS zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :