Boletín No. 10 RECIBIR AL ESPÍRITU SANTO. Motivos para creer, motivos para ayudar

Download (0)

Full text

(1)

B

oletín

No. 10

2014

RECIBIR AL ESPÍRITU SANTO

Muchas veces, como los discípulos en el cenáculo, nos sen-timos solos, tristes y desanimados a causa del miedo que provoca ver que el mal, que se manifiesta en la mentira, la injusticia, la corrupción y la violencia, parece tener la última palabra.

¡Pero Dios no nos abandona! Jesús viene a nosotros para darnos la paz. Esa paz que resulta de ver las llagas del re-sucitado y que son la prueba de que el amor es el auténtico poder, capaz de vencer al pecado, al mal y a la muerte; el poder capaz de hacer triunfar la vida y de renovar todas las cosas.

Por eso Jesús nos invita a entrar en la dinámica del amor: “Como el Padre me ha enviado a mí así los envío yo” ¡Él, que ha sido enviado a amar, nos envía a amar! Y para que podamos hacerlo, nos comunica al Espíritu Santo, que es el mismísimo amor, que, como decía san Hilario, “nos da un conocimiento más profundo”; nos permite ver todo con claridad, para reconocer que Jesús es Dios que se ha hecho uno de nosotros para salvarnos y seguir su camino de amor, procurando el bien de todos.

El Espíritu Santo se manifestó en Pentecostés en forma de lenguas de fuego que se posaron sobre los apóstoles, que estaban reunidos en un mismo lugar, así surgió la Iglesia. Es

en ella donde se nos comunica este Espíritu en el Bautismo y en la Confirmación, para realizar en nosotros cosas extraordinarias, que el Papa Francisco resume en tres: novedad, armonía y misión. Monseñor Eugenio Andrés Lira Rugarcía (Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM) Fragmento de Homilía.

La novedad a la que se refiere el Papa Francisco, no es la que

busca lo nuevo para salir del aburrimiento, si no aquella que a pesar de nuestros miedos e inseguridades, trae a Dios a nuestra vida, nos hace crecer y confiar plenamente en El, dándonos la certeza de su Amor infinito.

La armonía, nos habla de que a pesar de la diversidad que

otorga el Espíritu Santo, siempre habrá unidad en la Iglesia; somos nosotros quienes con nuestros intereses y planes meramente humanos, provocamos desorden y división al no dejarnos guiar por el Espíritu Santo. Es vivir la variedad en comunión con la Iglesia y sus pastores.

Respecto a la Misión, es dejar que el Espíritu Santo actúe y nos impulse a abrir las puertas del corazón para salir y dar testimonio de la bondad del Evangelio, para comunicar el gozo de la fe, del encuentro con Cristo.

(2)

Más de 100 obispos mexicanos realizaron durante el mes de mayo la visita Ad Limina Apostolorum al Vaticano, que consiste en visitar las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo, tener audiencias privadas con el Papa Francisco y acudir a los diversos dicasterios de la Santa Sede para dar a conocer la situación que

vive la Iglesia, sus logros, desafíos y dificultades.

Después de analizar los docu-mentos, que previamente envia-ron los obispos, el Papa manifestó que “en la actualidad las múltiples violencias que afligen a la sociedad mexicana, particularmente a los jóvenes, constituyen un renovado llamamiento a promover este es-píritu de concordia a través de la cultura del encuentro, del diálogo

y de la paz”. Afirmó que a los pastores “no les compete aportar soluciones técnicas o adoptar medidas políticas”, sino anunciar a todos la Buena Noticia de que “Dios, en su misericordia, se ha hecho hombre para salvarnos”.

Manifestó que conoce la preocupación y desvelos de los Obispos mexicanos por los más necesitados, por las víctimas del narcotráfico y por los grupos sociales más vulnerables, así como su compromiso por la defensa de los derechos humanos y el desarrollo integral de la perso-na y los animó a destacar “el aporte de la fe a la ciudad de los hombres para contribuir a su vida común”. En este contexto mencionó que la tarea de los fieles laicos es insustituible, por lo que pidió promover su responsabilidad

y su adecuada capacitación para que vivan la fe en la familia, la escuela, la empresa, el movimiento popular, el sindicato, el partido y aún en el gobierno. “De esta forma, los jóvenes verán con sus propios ojos testigos vivos de la fe”.

Destacó la importancia de la parro-quia y pidió a los Obispos promover la formación y capacitación perma-nente de los sacerdotes, así como el encuentro personal con ellos, “sus primeros y más preciosos colab-oradores para llevar a Dios a los hombres y los hombres a Dios”. Y terminó diciendo: “les ruego que lleven mi saludo al pueblo mexica-no. Pidan a sus fieles que recen por mí, pues lo necesito“.

Fuente CEM.

(3)

3 FORMACIÓN PARA SACERDOTES

La canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II quedará en la historia como el “ día de los cuatro papas”. Francisco que concelebró la ceremonia junto con su antecesor, Benedicto XVI, el Papa emérito. Dos Papas vivos y dos Papas santos, hecho sin precedente en la historia de la Iglesia.

De lo que S.S. Francisco mencionó sobre Juan XXIII y Juan Pablo II, cabe la pena resaltar que fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espíritu Santo y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia. Fueron sacerdotes, obispos y Papas del siglo XX, conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron por ellas. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisonomía originaria: la de una comunidad en la que se vive la esencia del Evangelio, esto es, el amor y la misericordia con su simplicidad y fraternidad.

Sobre la personalidad de ambos santos, el Papa Francisco explicó que convocando el Concilio Vati-cano II (1962), San Juan XXIII demostró “una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu”.

“San Juan Pablo II fue el Papa de la familia. El mismo,

una vez dijo que así le habría gustado ser recordado: como el Papa de la familia”…y continuó, “me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que Él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sos-tiene” Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. II Domingo de Pascua, 27 de abril de 2014. Dentro de este marco de santos contemporáneos, no queremos pasar por alto las próximas beatificaciones: en octubre, la de Paulo VI y la más inmediata en sep-tiembre la de Mons. Álvaro del Portillo, quien fuera un

gran impulsor de la formación sacerdotal e inspirador de nuestra causa en FORSA. Compartimos un breve extracto de una carta suya del 9 de enero de 1993:

“Atended a los sacerdotes que necesiten ayuda, sin esperar a que os la pidan. Si alguno encuentra problemas, se aísla, no permanezcan como espectadores, con la idea de que nada pueden remediar, o que no aceptará que le tiendan la mano. Encomiéndense al Señor y tomen la iniciativa, como San Josemaría: cuando vivía en Madrid, se enteró de que un sacerdote de otra diócesis había abandonado todo; se había cambiado de ciudad y trabajaba como empleado en una tienda (...). Después de rezar mucho y de mortificarse por aquel hermano, se trasladó allá, convencido de que ayudar a un sacerdote es ayudar a miles de almas. Le abordó directamente y hablaron. No fue breve ni fácil, pero logró, con la gracia de Dios, que aquel hombre reemprendiera su labor sacerdotal (...)”.

(4)

Dentro de las actividades académicas y de formación continua que se llevan en la PUSC y por iniciativa de la Facultad de Derecho Canónico, se efectuó la Jornada de estudio sobre la Misericordia y el Derecho en el Matri-monio.

La jornada se hizo con ocasión al próximo Sínodo de Obispos que convocó el Papa Francisco para celebrarse en octubre, cuyo tema será: “Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización”. En la Universidad se estimuló la reflexión sobre la relevancia de la misericordia en el derecho canónico matrimonial, teniendo en cuenta los desafíos pasto-rales actuales relacionados con la familia. Hubo una exposición teológica y una canónica sobre la relación entre misericordia y justicia y posteriormente se exami-naron aspectos de la praxis eclesial en esta cuestión. También salieron a relucir problemáticas que deberán afrontarse en el transcurso del próximo Sínodo sobre la familia como son: el discernimiento de la verdad so-bre el proyecto vocacional de los esposos, la búsqueda de la verdad en el proceso de nulidad matrimonial, etc. El objetivo del próximo Sínodo de obispos es profundizar

en los principales problemas que actualmente tienen que ver con las familias y recoger testimonios y propuestas que permitan anunciar y vivir el Evangelio con credibili-dad y actualicredibili-dad para ellas. En este contexto, el trabajo y reflexiones llevadas a cabo en la PUSC serán, sin duda, de gran utilidad.

PONTIFICIA UNIVERSIDAD

DE LA SANTA CRUZ

PUSC

FORSA es una Asociación Civil que tiene como objetivo

primor-dial promover actividades que mejoren la formación filosófica,

(5)

5 FORMACIÓN PARA SACERDOTES

La Universidad de Navarra, por medio del Instituto de Ciencias para la Familia, impartió el programa presencial -Prácticum 2014- a sus alumnos de primer y segundo curso. Este Máster, que en su mayor parte se realiza online, desarrolla cada año y durante la primera quincena de ju-nio, un periodo de docencia

presencial donde los alumnos asisten a un ambicioso conjunto de conferencias, seminarios y talleres de trabajo que se desa-rrolla, con carácter presencial y obligatorio, en la sede de la Universidad de Navarra. Este año el Presencial contó con numerosos expertos invitados sobre el matrimonio y la fa-milia de diversas disciplinas. El Instituto de Ciencias para la

Familia es el centro, en la Universidad de Navarra, dedi-cado específicamente a la investigación científica del matrimonio y de la familia, a la tarea de formación es-pecializada de posgraduados y expertos. Dirige su aten-ción hacia todas las áreas de conocimiento científico del matrimonio y de la familia.

También forma parte de sus objetivos la labor docente y de asesoramiento que deriva de la propia investigación.

PREMIO A LA FACULTAD DE TEOLOGÍA

El pasado mes de marzo, la Universidad de Navarra otorgó el premio Solidarium a la Facultad de Teología.

El profesor Javier Sánchez Ca-ñizares, miembro de esa facul-tad, se refirió a que los estu-dios de Teología sirven “para que cada uno de nosotros po-damos servir a Cristo y a su Iglesia: no hay trabajo en el mundo comparable a éste. Es muy fácil enseñar y aprender una técnica, pero es muy difícil enseñar y aprender Teología, porque siempre estamos ante lo evidente y lo misterioso: qué poco espacio hay entre uno y otro y sin embargo, su conquista es esencial para la vida del hombre en la tierra. Una Teología viva significa también una Teología dialogan-te con la sociedad”.

UNIVERSIDAD

DE NAVARRA

(6)

CURSO INTERNACIONAL DE

ACTUALIZACIÓN TEOLÓGICA

CIAT

Como cada año, poco más de 100 sacerdotes se reu-nieron del 30 de junio al 4 de julio en el CEM durante el Curso Internacional de Actualización Teológica para Sacerdotes (CIAT). El tema central del

curso fue: “LA FAMILIA ANTE EL RETO DE LA NUEVA EVANGELIZACION” en vista al próximo Sínodo de los Obispos.

El tema de la familia va adquiriendo mayor cen-tralidad en la medida que los ataques a la misma se hacen cada día más fuertes y radicales, tanto desde el punto de vista ideológico como normativo. Al ser la familia la célula fundamental y básica de la vida social, la realidad de una y otra están íntimamente relacionadas: para que se de una sociedad sana, debe haber familias sanas y a la inversa, una sociedad sana, es

marco social favorable para el desarrollo de familias sanas.

El Dr. Ramiro Pellitero -Profesor de Teología de la Universidad de Navarra- al hablar de la fraternidad que debe existir, afirmó que Cristo Jesús es nuestro hermano y se encuentra presente en todos los hombres. Con Él, la naturaleza humana ha subido a lo más alto de su dignidad. Esta dignidad de her-manos en Cristo nos obliga a ordenar el mundo de una manera muy distinta de como está ahora orga-nizado. A no considerar a ninguna persona con más derechos o dignidad que otra. A comprometernos a luchar para que nuestra hermandad en Cristo llegue

a ser una realidad y no una linda palabra vacía de significado. Esta fraternidad, nos lleva a querer a la gente, porque en la medida en que reconozcamos la presencia de Cristo en los demás, crece su presencia también en nosotros. Nos

transformamos en Cristo en la me-dida en que servimos al prójimo.

Es muy importante avivar esta fe, reconociendo que en toda persona humana está

repre-sentado Jesús.

Al referirse a la familia, el Dr. Ramiro recordó que ésta debe ser el corazón de la nueva evangelización, transmisora del mensaje cristiano. Reconoció la impor-tancia de la familia dentro de la Iglesia como semilla de contacto para otras familias, de apoyo y de ayuda para los párrocos.

El Dr. Pellitero, afirmó que no se puede ser indife-rente a las necesidades de las familias y por lo tanto “es de vital importancia que el sacerdote trate a cada uno de sus miembros con dedicación, deli-cadeza y amor para que no pierdan su cauce, ya que la familia es el lugar donde se experimenta a Dios, donde se ve la realidad de ayudar a otros y ser ayudado. Custodiar y servir son los signos del amor de Dios”.

Como Iglesia doméstica, la familia debe ser una comunidad de fe, esperanza y caridad que refleje la comunión que existe en Dios entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. “Tenemos que construir entre todos actitudes del corazón, convertirnos al amor”.

(7)

7 FORMACIÓN PARA SACERDOTES

“El sacerdote está llamado a ser, en la comunidad que se le ha confiado, el hombre

del recuerdo fiel de Cristo … la gente tiene derecho a dirigirse a los sacerdotes con

la esperanza de ver en ellos a Cristo”.

Juan Pablo II (Carta a los Sacerdotes, jueves santo del 2005).

Tadeo es un joven mexicano, quien se planteó durante algún tiempo la posibilidad de ser sacerdote. Luego, un día, esperando en un semáforo, lo vió claro: “Bueno, ¿y por qué no?”.

“El llamado es en realidad un deseo interior, una in-quietud que va apareciendo y que uno se va haciendo la pregunta ¿Yo? pues... podría ser. Llega un momento en que la pregunta se va haciendo más profunda; yo recuerdo concretamente en el momento que dije: mira, tú podrías serlo, no hay nada que te lo impida. Estaba en un semáforo”.

El ahora Sacerdote, el Pbro. Tadeo, nació en Monterrey en 1980. Su papá es ingeniero y su mamá maestra. Tiene una hermana mayor, Margarita, que también es maestra. “A lo mejor por eso siempre recuerdo la casa de mis papás llena de decorados y manualidades para niños” comenta y continúa, “todo el tiempo viví en Monterrey, hasta el 2008 que me vine a Roma a estudiar”.

“Cuando estás con la gente, te das cuenta que te tratan de manera distinta… y tienes el peligro que se piense que estás a la altura: «lo hago muy bien», cuando en realidad es Dios quien hace esto”, comenta.

“Le pido a Dios que me ayude a servir humilde-mente sabiendo que soy sólo un instrumento y que Él es quien hace realmente las cosas”.

“Le pido a las personas que recen por todos los sacerdotes, para que seamos verdaderos sacer-dotes según el corazón de Jesucristo”.

“Y que no tengan miedo, a lo que Dios les pueda pedir, porque en el fondo es lo que hace más feliz a las personas”.

BECADOS

NOS COMPARTEN

(8)

FORMAS DE COLABORAR

• Donativo con cargo automático a

tarjeta de crédito o débito.

• Depósito a cuenta bancaria. • Financiamiento de beca. • Legado Testamentario.

Un objetivo compartido entre la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y las Facultades de Estudios Eclesiásticos de la Universidad de Navarra, es la de profundizar en el contenido intelectual y la riqueza antropológica de la fe, estableciendo al mismo tiempo un diálogo con la cultura contemporánea.

Estas universidades van al encuentro de los desafíos del mundo moderno, que presenta sombras pero también grandes posibilidades, formando hombres y mujeres de fe – sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos y laicas – los cuales gracias a una fe asimilada intelectualmente con profundidad, se hacen capaces de establecer un diálogo con el mundo.

El empeño de estas universidades es el mismo que durante siglos ha dado lugar a la institución univer-sitaria en Europa, es decir, el rigor intelectual de la

investigación al servicio de una fe que desea com-prender para vivir y comprendiendo, ser capaz de demostrar las razones de su esperanza.

Gracias a ustedes donantes, es que la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y las Facultades de Estudios Eclesiásticos de la Universidad de Navarra han podido ayudar a muchos seminaristas y sacerdotes prove-nientes de diversas diócesis del país.

En los últimos años, gracias a las historias de nuestros sacerdotes, hemos entendido de una manera tangible, la importancia de la formación humana y la profundi-dad espiritual que se ofrece.

Estamos juntos cumpliendo una gran obra que no tiene límites geográficos ni temporales.

¡Muchas gracias de corazón por lo que están haciendo y pueden hacer!

AGRADECIMIENTO A LOS DONANTES

Este Boletín lo recibe gracias a la colaboración de personas que donan específicamente para este fin.

Figure

Updating...

References

Related subjects :