Palabra que habló Jehová contra Babilonia, contra la tierra de los caldeos, por medio del profeta Jeremías. (Jeremías 50:1)

Texto completo

(1)

Jeremías 50:1-15 Por Chuck Smith

El capítulo 50 comienza con las palabras,

Palabra que habló Jehová contra Babilonia, contra la tierra de los caldeos, por medio del profeta Jeremías. (Jeremías 50:1)

El final del capítulo 50 declara, “y dirás: Así se hundirá Babilonia, y no se levantará del mal que yo traigo sobre ella; y serán rendidos. Hasta aquí son las palabras de Jeremías.” En otras palabras, esta es la conclusión de las palabras de Jeremías. Este es uno de los pasajes de las escrituras de quienes se cuestiona la autoría por estos hombres que se llaman a sí mismos grandes críticos. Ellos desafían la autoría de Jeremías de estos dos capítulos en particular. La razón, por supuesto, para el desafío es que Jeremías da algunos hechos interesantes acerca de la destrucción de Babilonia y esto es 65 años antes de la caída de Babilonia. ¿Cómo podría saber él que esta era la forma en que sucedería? Así que de seguro Jeremías no pudo haberlo escrito. Y a pesar de que Jeremías lo declara en el comienzo del capítulo 50 allí, “por medio del profeta Jeremías”, y él concluye diciendo, "Hasta aquí son las palabras de Jeremías,” estos hombres que se declaran a ellos mismo de ser estudioso de la Biblia de gran proeza intelectual, desafían la autoría de Jeremías de este pasaje en particular. Bien, yo tengo poco o ningún respeto (y esto poniéndolo de una forma muy positiva) por estos hombres que claman tener tal entendimiento y demás de la Biblia, quienes toman como su mayor preocupación el desafiar todo en la Biblia. Es una total pérdida de tiempo.

El problema es que si usted va al seminario, o la mayoría de los seminarios hoy, para estudiar la Biblia, cuando usted estudia Jeremías, usted pasará más tiempo en las necias especulaciones de ellos de por qué Jeremías no escribió estos dos últimos capítulos, que en el estudio mismo del libro de Jeremías. Y esto solamente es una pérdida de tiempo y dinero. Yo me enojo tanto con estas cosas que solo digo…. Me gustaría hacer lo que Jeremías le dijo

(2)

a Seraías que hiciera con el libro. Atarle una roca alrededor y lanzarlo al río Éufrates y decir, “Así se hundirá Babilonia”. Y a mí me gustaría atar una piedra de molino alrededor de su cuello y lanzarlos a ellos con el libro. Por supuesto, Jesús estaría allí alentándome porque Él dijo acerca de aquellos que alejaran la fe de un niño, “Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos.” (Lucas 17:2). Esos hombres que han destruido la fe de tantos jóvenes estudiantes que fueron a un seminario para estudiar la Palabra de Dios solo para encontrar que su fe en Dios ha sido destruida por su experiencia de seminario.

Así que, “Palabra que habló Jehová contra Babilonia”. Estas realmente no son palabras de Jeremías. Estas son las palabras que el Señor habló, pero Jeremías fue el instrumento a través del cual Dios habló la palabra. Muchas veces nosotros hacemos la afirmación, “Bueno, Jeremías lo dijo”, y esta probablemente sea la forma incorrecta de decirlo. En el Nuevo Testamento, encontramos que cuando Pedro estaba citando los Salmos de David diciendo, “atribuyendo la verdadera autoridad al Espíritu Santo”. Reconociendo que David solo fue el instrumento por el cual Dios habló. Así que Jeremías fue el instrumento a través del cual el Espíritu entregó la palabra. Así que, “Palabra que habló Jehová contra Babilonia, contra la tierra de los caldeos, por medio del profeta Jeremías.” El Señor le dijo a Jeremías,

Anunciad en las naciones, y haced saber; levantad también bandera, publicad, y no encubráis; decid: Tomada es Babilonia, Bel es confundido, (Jeremías 50:2)

deshecho es Merodac; destruidas son sus esculturas, quebrados son sus ídolos. Porque subió contra ella una nación del norte, la cual pondrá su tierra en asolamiento, y no habrá ni hombre ni animal que en ella more; huyeron, y se fueron. (Jeremías 50:2-3)

(3)

es una de aquellas áreas interesantes de la escritura en donde hay un doble cumplimiento. Está la destrucción actual de Babilonia como es profetizada aquí en este pasaje de la escritura, pero entonces hay este anhelar lo que está aún en el futuro. En el Apocalipsis capítulo 17 y 18 de la Babilonia Espiritual, el sistema religioso falso de los últimos días y el gran sistema comercial de los últimos días. Así que en Apocalipsis 17, la caída del sistema religioso Babilónico; en el capítulo 18 la caída del sistema comercial que se titulan Babilonia en un sentido espiritual, lo cual significa confusión. Y así que es interesante que como usted lee en Jeremías 50 – 51, en donde nos habla de la destrucción y la caída de Babilonia, que algunos de estos pasajes son paralelos a Apocalipsis 17 a 18. Sin duda Juan al escribir, por supuesto, familiarizado con Jeremías y el Señor esta hablando nuevamente a través de Juan de la destrucción del sistema religioso de Babilonia y la Babilonia comercial, usa algunas de las mismas frases que son usadas aquí como Dios predice aquí el juicio que El está trayendo a la nación, el primero imperio mundial y quizás el más gran de todos los imperios mundiales.

Ahora habrá de ser totalmente disuelto.

Ahora usted recuerde que cuando Nabucodonosor tuvo este sueño y el vio la imagen. Tenía la cabeza de oro y dijo “Tu oh Nabucodonosor eres la cabeza de oro, que tu cabeza de oro en que tu reino es superior a todos los reinos. Pero su reino habrá de ser reemplazado por un reino inferior en tanto a que la plata es inferior al oro, y usted ve el pecho de plata. Su reino será reemplazado por un reino inferior.” Y así que el reino Babilónico, el mayor de los reinos en la historia del mundo y con todo meticulosamente destruido conforme a las profecías de Isaías y Jeremías, tanto que me atrevo a decir que ninguno de ustedes ha conocido a un Babilónico. Y si usted lo hizo, no lo conocería, porque como raza de pueblos no existen ya más. Como dijo la Palabra de Dios, que serían completamente exterminados, así se hizo. Dice que la ciudad de Babilonia sería dejada en ruinas. Sería un lugar para chacales y búhos y demás. Y si usted va allí hoy encontrará que es un lugar de ruinas; animales salvajes

(4)

habitan hoy en las ruinas de la una vez grande ciudad, quizás una de las ciudades más grandes en el mundo. Doce millas cuadradas rodeadas por muros que tenían 91 metros de alto y 25 metros de ancho, una ciudad de hermosos jardines y gloria, la gloria de Babilonia. Pero Dios declara que El habrá de traer destrucción sobre ella.

Ahora bien, en aquellos días cuando Dios trae Su destrucción en contra de Babilonia, Dios también declara que El habrá de traer nuevamente a Su pueblo desde la cautividad. Ahora, hay aquí nuevamente un doble cumplimiento: la Profecía tiene ambos está cerca y lejos su cumplimiento aún futuro. Pero cuando el sistema Babilónico y el sistema Babilónico comercial destruido y el Señor viene nuevamente. El habrá de congregar a Su pueblo de todo el mundo y habrán de venir y habitar en Jerusalén. Y así que hay un doble cumplimiento de estas profecías que tratan con Babilonia y la reunión del pueblo de Dios. Y lo que tomó lugar en la historia es solamente una clase de un tipo de lo que habrá de tener lugar en el futuro, y hay un doble cumplimiento de estas profecías.”

Así que cuando Babilonia sea destruida,

En aquellos días y en aquel tiempo, dice Jehová, vendrán los hijos de Israel, ellos y los hijos de Judá juntamente; (Jeremías 50:4),

Ahora Israel era las diez tribus del Reino del Norte; Judá era una de las dos tribus del reino del Sur. Y el Señor dijo que cuando Babilonia sea destruida iban a regresar.

Están aquellos hoy en día que tratan de identificar a la raza anglo-sajona con las tribus de Israel, y tienen una frase en la que hablan de las diez tribus perdidas. Esta no es una frase escritural. De hecho la Biblia habla de las ovejas perdidas de la casa de Israel, pero no de las tribus perdidas. Ellas no están perdidas; nunca han estado perdidas. Dios siempre sabe en donde están, y estaría mal hablar de ellas como de tribus perdidas, así que El no lo hace. Pero

(5)

luego trata de identificar a los anglo-sajones. Así que el pueblo Danés, ellos dicen, son las tribus de Dan, que se establecieron en Dinamarca. Y por supuesto está cerca de Dinamarca, y así que dicen que la palabra ish en Hebreo es “hombre”, así que Dan-ish (en Inglés es Danés) son los hombres de Dan. Y por lo tanto, por supuesto, tratan de identificar a los Suecos e Ingleses con otras tribus.

Con todo en este tiempo fueron traídas juntas, ambas, Israel y Judá. Esta profetizado que ellas vendrían juntas.

e irán andando y llorando, y buscarán a Jehová su Dios. (Jeremías 50:4).

Así que esta maravillosa restauración fue profetizada en que aunque ellos habían sido alejados de la tierra, tomados cautivos por Babilonia, el día vendría en que vendrían con lloro y regresarían a buscar al Señor.

Preguntarán por el camino de Sion, (Jeremías 50:5)

De hecho, la mayoría de los que nacieron en Babilonia. Nunca habían visto Sión antes, así que realmente no tenían forma de llegar ahí. Así que mientras viajaban habrán preguntado por indicaciones acerca de cómo llegar allí. “Preguntarán por el camino de Sión”

hacia donde volverán sus rostros, [o volverán sus rostros a Sión], diciendo: Venid, y juntémonos a Jehová con pacto eterno que jamás se ponga en olvido. (Jeremías 50:5).

La razón para su exilio fue que ellos olvidaron el pacto de Dios. Ellos olvidaron el pacto de Dios y volvieron y adoraron otros dioses. Pero ahora el compromiso de regresar y adorar a Dios en este pacto en particular.

Ovejas perdidas fueron mi pueblo [Declara Dios] (Jeremías 50:6):

(6)

Todavía teniéndoles como Su pueblo. Aunque han fallado, aunque han sido tomados cautivos, Dios con todo los reconoce como “Mi pueblo ha sido una oveja perdida” Pero su problema era,

sus pastores las hicieron errar, por los montes las descarriaron; anduvieron de monte en collado, y se olvidaron de sus rediles. (Jeremías 50:6).

Así que Dios coloca la culpa sobre los pastores. Santiago dijo “no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.” (Santiago 3:1) Dios tiene maneras crueles de hablar acerca de los falsos profetas y los falsos pastores. Y el pueblo que pretendía o presumía hablar en nombre del Señor pero cuyos verdaderos motivos estaba solo en su bien estar y enriquecimiento, que buscaban no el bien estar del rebaño de Dios sino su propio bien por encima de todo. Dios tiene acusaciones muy duras en contra de esta clase de pastores que hacen que se extravíen, haciéndoles que desconfíen de la Palabra de Dios, haciéndoles que desconfíen de Dios mismo.

Todos los que los hallaban, los devoraban; y decían sus enemigos: No pecaremos, porque ellos pecaron contra Jehová morada de justicia, contra Jehová esperanza de sus padres. Huid de en medio de Babilonia, y salid de la tierra de los caldeos, y sed como los machos cabríos que van delante del rebaño. Porque yo levanto y hago subir contra Babilonia reunión de grandes pueblos de la tierra del norte; desde allí se prepararán contra ella, y será tomada; sus flechas son como de valiente diestro, que no volverá vacío. Y Caldea será para botín; todos los que la saquearen se saciarán, dice Jehová. Porque os alegrasteis, porque os gozasteis destruyendo mi heredad, porque os llenasteis como novilla sobre la hierba, y relinchasteis como caballos. Vuestra madre se avergonzó mucho, se afrentó la que os dio a luz; he aquí será la última de las naciones; desierto, sequedal y páramo. (Jeremías 50:7-12).

(7)

Esta nación que una vez fue la gloria de la tierra habrá de volverse árida. Por la ira de Jehová no será habitada, sino será asolada toda ella; todo hombre que pasare por Babilonia se asombrará, y se burlará de sus calamidades. Poneos en orden contra Babilonia alrededor, todos los que entesáis arco; tirad contra ella, no escatiméis las saetas, porque pecó contra Jehová. Gritad contra ella en derredor; se rindió; han caído sus cimientos, derribados son sus muros, porque es venganza de Jehová. Tomad venganza de ella; haced con ella como ella hizo. (Jeremías 50:13-15).

Ahora Esta es una frase que aparece en Apocalipsis 18 cuando Dios habla acerca de la destrucción del sistema de Babilonia, “Como ella ha hecho, háganle el doble”

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :