• No se han encontrado resultados

La evolución de la industria textil en Chile

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "La evolución de la industria textil en Chile"

Copied!
5
0
0

Texto completo

(1)

Biblioteca del Congreso Nacional. <Sofía Calvo>, Programa Asia Pacífico.

<scalvo@bcn.cl>, Anexos: <3130>. Departamento de Estudios. <07/11/2019>.

La evolución de la industria textil en Chile

En diversos momentos de su historia, la industria textil nacional se vio afectada por las importaciones masivas de productos de su rubro. Si bien, en la década de los 60 vivió su “época dorada”, desde fines del siglo XX la consolidación de un modelo económico basado en el libre comercio, la llevaron a sucumbir ante la pérdida irrecuperable de competitividad.

I. Antecedentes históricos

Las primeras industrias textiles de Chile inician sus operaciones en el siglo XIX. De hecho, en 1878 existían ocho empresas con una ocupación de 448 trabajadores.1 En este grupo destaca la Fábrica de Paños Bellavista Tomé abierta en 1868.

A inicios del siglo XX, el boom de la industria del salitre propició un aumento de las importaciones de textiles, lo que contrajo el crecimiento del sector, no así el desarrollo de la confección.

En 1914, el vestuario y calzado representaban el 23,2% de la ocupación industrial, mientras el textil alcanzaba el 4,8%.2

No obstante, fue en la década del 30 -post la Gran Depresión- donde el sector se reactivó como consecuencia de un cambio del modelo económico, que trajo consigo el fomento de la industria nacional.

En ese contexto, se instaló uno de los grandes símbolos de la industria textil nacional, Yarur S.A. (1935) que, gracias a la utilización de los últimos adelantos de la época, “se constituye en un estímulo para la modernización de las industrias ya existentes, y en un aliento a la entrada y/o diversificación de nuevos productos”.3

Entre 1915 y 1964 el sector textil creció a una tasa promedio anual de 5,9%, y el vestuario a 1,5% frente a un 4,3% de la industria en su conjunto.4

1 Patricio Frías, Magdalena Echeverría, Gonzalo Herera, Christian Larraín; Programa de Economía del Trabajo (PET); “Industria textil y del vestuario en Chile. II. Evolución Económica y situación de los trabajadores”;

Colección Estudios Sectoriales Nº4; noviembre de 1987; pág. 21 Disponible en: http://bcn.cl/2blr1

2 Ibíd. Pág. 23.

3 Ibíd. Pág. 25.

4 Ibíd. Pág. 24.

(2)

II. De los años dorados del textil a su declive

La década de los 60 fue el “periodo de oro” de la industria textil chilena, lo que se tradujo en que la participación en la producción industrial para el sector textil subió a un 17,9% en 1965 y para vestuario bajó a un 5,3%.

De hecho, el sector textil representaba el 17,9% de la actividad industrial del país y cubría el 97% de las necesidades nacionales en 1968.5

Lo anterior fue una consecuencia de las políticas de sustitución de importaciones, incentivos tributarios y crediticios, altos aranceles al textil importado, crecimiento del mercado interno e inmigración de técnicos y empresarios extranjeros.

A ello se sumó que entre 1970 a 1973, se produjo el traspaso de las industrias textiles al Área de Propiedad Social. A diciembre de 1972, las empresas textiles bajo control representaban un 48,8% de la producción y un 43,2% de la ocupación de la rama.6 No obstante, parte importante de las materias primas utilizadas por el sector textil eran importadas.

CUADRO: Participación de las industrias textiles y del vestuario en la industria manufacturera, 1967 y 1979 porcentajes

1967 1979

Textil Vestuario Textil Vestuario

Producción bruta 8,7 3,0 4,8 2,7

Valor agregado 10,3 3,0 5,4 2,8

Ocupados (Nº) 13,6

(48.073) 5,3

(18.556) 11,5

(38.505) 6,4

(21.447) Establecimientos (Nº) 7,0

(805) 6,3

(721) 8,2

(821) 8,0

(794)

Remuneraciones 12,4 3,3 8,6 4,1

Inversiones nuevas 16,4 1,3 5,9 2,0

Fuente: “Industria textil y del vestuario en Chile. II. Evolución Económica y situación de los trabajadores”

El Golpe de Estado marcó un cambió de rumbo de la industria textil nacional debido a que a partir de 1975, se desmanteló el régimen proteccionista que había permitido su desarrollo, obligándola a competir con grandes actores de los mercados internacionales como China e India.

Pero es en la década de 1980 cuando comenzó el declive progresivo de las textileras fruto de la crisis económica de 1983 y la incapacidad de la industria de mantener su competitividad debido a un evidente atraso tecnológico y técnico.

5 Ibíd.

6 Íbid. Pág. 27.

(3)

III. La industria textil nacional en el siglo XXI

La apertura económica del país con el regreso de la democracia, sumada a la firma de una serie de acuerdos de libre comercio, entre fines de los 90 y principios del 2000, facilitó la llegada de masiva de importaciones textiles y de vestuario provenientes de Asia a un bajo costo, que terminaron por provocar el cierre de la mayoría de las grandes fábricas de textiles y de vestuario nacionales.

En este contexto, la industria textil como tal pierde importancia económica y es el ámbito de la fabricación de vestuario donde se concentran las mayores transacciones y empleos.

La glosa general ligada la actividad textil hoy no solo agrupa al remanente de la otrora producción textil, sino también a las prendas de vestir, cuero y calzado, las que han representado en los últimos cuatro años, menos de un 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

CUADRO: “Producto interno bruto por clase de actividad económica, anual, volumen a precios del año anterior encadenado” (Miles de millones de pesos encadenados)

2015 2016 2017 2018

PIB 143.545 145.943 147.809 153.758

Industria

manufacturera 15.247 15.085 15.356 15.955

Textil, prendas de

vestir, cuero y calzado 360 370 401 413

Fuente: Banco Central

Según la Sofofa, “las agrupaciones de empresas que representan al sector textil, como lo son la ‘Fabricación de productos textiles’ y la ‘Fabricación de prendas de vestir’, han mostrado a nivel interno una caída importante respecto del resto de la industria.

Lo anterior supone que pasaron de representar en 1996 un 1,2% anual, a tener el 2013 solo un 0,3% de la torta respecto del total del valor agregado, según cifras del Banco Central. Ello responde al aumento de importaciones asiáticas que se han dado en las últimas décadas,

Asimismo, el indicador de producción industrial de las agrupaciones que representan a este sector mostró en 2015 una caída del 53%, si se comparaba el nivel promedio de producción con los de 2008.

Por otra parte, el estudio “Estudio de mercado. El mercado de la confección textil y el calzado en Chile 2017” del Instituto ICEX España Exportación e Inversiones afirmó que del total de productos de moda que entraban a Chile, el 75% de los textiles y el 88%

(4)

de calzado provenían del continente asiático7, tendencia ascendente en los últimos años.8

IV. Los desafíos del sector textil chileno en el siglo XXI

Dado el escenario antes descrito, los desafíos que enfrenta el sector textil nacional se podrían concentrar en dos ámbitos generales.

El primero tiene que ver con la posibilidad de reactivar la otrora industria textil a través de la innovación en productos textiles mediante el uso de tecnologías o materias primas novedosas para el mercado.

El primer hito en este sentido fue el proyecto de innovación para fabricar fibras con cobre realizado por Codelco, InnovaChile de Corfo, Copper Andino y Monarch, cuyo resultado fue una línea bactericida de textiles lanzada al mercado en 2011.9

Así también los productos y acciones derivadas de la asociación entre privados y la academia. Entre las que destacan el textil CoureTex,10 y el trabajo de Copper Andino11 y The Copper Company.12

El segundo está ligado a la fabricación de prendas de vestir, sector intensivo en mano de obra y complementario a la industria textil. Si bien Chile ha deslocalizado la mayor parte de esta producción, la necesidad de contar con stock que pueda ser rápidamente distribuido en tiendas, junto a una incipiente escena de diseñadores locales ha reactivado esta actividad, pero también la ha precarizado.

Así lo evidenció el “Estudio del trabajo en domicilio en la cadena del vestuario en Chile y de la creación de organizaciones sindicales territoriales de las trabajadoras involucradas”13 (2017), realizado por la Fundación Sol en conjunto con la OIT, que mostró que las trabajadoras textiles en domicilio,14 que antiguamente arreglaban cierres o ajustaban bastas, estaban produciendo para intermediarios que abastecían a la industria textil mayorista (retail) a través de condiciones laborales de alta precariedad, con bajas remuneraciones y sin acceso a la seguridad social con un alto nivel de estacionalidad.

7 ICEX, “Estudio de mercado. El mercado de la confección textil y el calzado en Chile 2017”. 2017. En:

http://bcn.cl/2bo9c

8 Fashion Revolution Chile, “La importación de vestuario y calzado en Chile en los últimos alcanza el 650%

en los últimos quince años”, abril 2019. En: http://bcn.cl/2boap

9 Codelco, “Lanzan al mercado textiles con fibra de cobre”, 26 de marzo de 2011. En: http://bcn.cl/2bo9c

10 Más información en: https://www.coure.cl/web/

11 Más información en: http://www.copperandino.com/

12 Más información en: https://thecoppercompany.cl/

13 Fundación Sol, “Estudio del trabajo en domicilio en la cadena del vestuario en Chile y de la creación de organizaciones sindicales territoriales de las trabajadoras involucradas”, 26 de octubre de 2017. En:

http://bcn.cl/2boaq

14 La industria de la moda emplea en el mundo alrededor de 75 millones de personas, el 75% de ellas son mujeres.

(5)

En este sentido, una manera de darle visibilidad al sector, no solo desde el punto de vista económico, es abordar su complejidad en términos laborales para a través de legislación o proyectos específicos, pueda convertirse en un vehículo para el empoderamiento femenino y la reactivación de comunidades tanto urbanas como rurales ligadas a la actividad textil.

Referencias

Documento similar

Así, antes de adoptar una medida de salvaguardia, la Comisión tenía una reunión con los representantes del Estado cuyas productos iban a ser sometidos a la medida y ofrecía

Cedulario se inicia a mediados del siglo XVIL, por sus propias cédulas puede advertirse que no estaba totalmente conquistada la Nueva Gali- cia, ya que a fines del siglo xvn y en

quiero también a Liseo porque en mi alma hay lugar para amar a cuantos veo... tiene mi gusto sujeto, 320 sin que pueda la razón,.. ni mande

En estos últimos años, he tenido el privilegio, durante varias prolongadas visitas al extranjero, de hacer investigaciones sobre el teatro, y muchas veces he tenido la ocasión

que hasta que llegue el tiempo en que su regia planta ; | pise el hispano suelo... que hasta que el

Para ello, trabajaremos con una colección de cartas redactadas desde allí, impresa en Évora en 1598 y otros documentos jesuitas: el Sumario de las cosas de Japón (1583),

Sanz (Universidad Carlos III-IUNE): &#34;El papel de las fuentes de datos en los ranking nacionales de universidades&#34;.. Reuniones científicas 75 Los días 12 y 13 de noviembre

(Banco de España) Mancebo, Pascual (U. de Alicante) Marco, Mariluz (U. de València) Marhuenda, Francisco (U. de Alicante) Marhuenda, Joaquín (U. de Alicante) Marquerie,