E L T E AT R O C O M O C A M I N O

Texto completo

(1)

E L T E AT R O C O M O C A M I N O

¿Qué es el TALLER ELTEATRO COMO CAMINO?

Una forma diferente de aprender a ser los actores de nuestra propia vida.

Es una formación dirigida única y exclusivamente a los adolescentes, en la que mediante distintas técnicas teatrales y no teatrales potenciamos el desarrollo total del/la joven, abriendo el canal de donde surgen su propia creatividad, su manera auténtica de ver el mundo y sus talentos.

(2)

M E T O D O L O G Í A

Técnicas de actuación aprendiendo de tendencias teatrales: Stanislavski y el Método/ Brecht/ Artaud/ Grotowsky/ Peter Brook/ Augusto Boal/ Jacques Lecoq/Declan Donnellan/Stanford.

Durante años grandes maestros de la interpretación y de la puesta en escena han sido quienes han experimentado, estudiado y finalmente creado diferentes técnicas para que la verdad pueda ser expresada en una situación imaginaria. A lo largo de la historia del teatro y el cine, los actores hemos ido aprendiendo y empapándonos de sus conocimientos y de sus formas e ideas; cada actor/actriz escoge y moldea la suya propia para luego salir a escena y ofrecer su autenticidad. La única manera de poder vivenciarlas es mediante la práctica in situ de cada una de ellas.

Trabajo con el cuerpo: Memoria corporal / Movimiento / Juego/ Voz.

En el teatro como en la vida, nuestro cuerpo es la casa donde habitan las emociones y el que ha vivido toda nuestra historia desde nuestro nacimiento. El trabajo del actor/actriz es conseguir volver a lo que éramos, a nuestra flexibilidad innata, a la apertura, al movimiento natural, expresivo y verdadero. Para ello, necesitamos comenzar por reconocer los bloqueos y automatismos que hemos ido adoptando y desarrollando para poder afrontar el día a día, y así desbloquearlos y aprender a observarnos desde dentro hacia fuera.

(3)

Improvisación: desarrollo de la creatividad, imaginación, escucha activa.

Con el trabajo de la improvisación desarrollamos el poder de la escucha activa, escucha imprescindible en escena y en la vida. La capacidad de aceptar lo que se nos ofrece jugando para así sumar y ejercitar el músculo de la imaginación. Con juegos y técnicas de improvisación impulsamos a los/las adolescentes a confiar en su instinto y arriesgar, invitándoles a que experimenten el vacío con la intención de saber que siempre existen posibilidades, siempre existe un camino que tomar. Una herramienta que desarrolla la confianza en uno mismo, en el grupo y la capacidad de adaptación.

Trabajo con herramientas de la Formación: “El teatro como oportunidad” – www.elteatrocomooportunidad.com

El teatro como oportunidad tiene como objetivo-marco el desarrollo personal de la Gestalt a través de técnicas teatrales y viceversa.

Así como el teatro resulta una valiosa herramienta para el autoconocimiento, también el trabajo personal es muy útil y necesario en la profesión teatral. La Gestalt abre un potencial creativo basado en la autenticidad y singularidad de cada artista, y aporta al actor la posibilidad de una exploración profunda de sí mismo, poniendo la atención en los procesos emocionales, corporales y mentales para alcanzar un máximo de congruencia interna que lo conduzca a una respuesta auténtica y vital en el escenario.

Para llegar a este estado creativo, la Gestalt aporta sus principios básicos, a partir de la conciencia, la presencia y la responsabilidad sobre los procesos personales.

(4)

O B J E T I V O S

Ampliar la capacidad de elección y de formas de comunicación.

El ensayo teatral, los juegos, la improvisación, el permitirnos estar con lo que hay y aprender a ser verdaderos en situaciones imaginarias, abren nuevos horizontes y nos dan el permiso de escoger un abanico de posibilidades y equivocarnos sin que pase nada. Nos da la oportunidad de elegir ser quienes quisiéramos o no quisiéramos ser y probar nuevas formas, caminos diferentes.

Aprendemos a comunicarnos de maneras distintas, sea con el cuerpo, con la voz, con el gesto o la mirada; encontramos formas alternativas de expresión. La oportunidad de reír, llorar, gritar, atrever a ser como nos da la gana, asumiendo nuestra espontaneidad y responsabilidad.

Reconocer su instrumento (el cuerpo) y el cómo sacarle partido de su potencialidad.

Nuestro cuerpo nos habla y nos comunica constantemente cómo estamos y cómo nos sentimos. En el trabajo constante, en la atención plena y en la práctica de ejercicios que nos conectan con él, aprendemos a descifrar su lenguaje y a sacar el mayor potencial en nuestra profesión: la voz resuena cuando nuestro cuerpo está activo y a la vez relajado; nuestra mente se pone al servicio de él y no al revés. Las emociones se escuchan con mayor intensidad y se reconocen con facilidad, y así tenemos la opción de utilizarlas o hacer algo con ellas.

El cuerpo es para el actor/actriz el mayor tesoro y aprender a escucharlo es una de las tareas más importantes en la profesión.

(5)

Agilizar y desarrollar sus habilidades creativas y del imaginario.

La creatividad es la capacidad de crear, de producir cosas nuevas. El impulso creador está en todos nosotros. Crear es inventar posibilidades y, por tanto, una forma de favorecer al cambio. En teatro, al salir a escena sucede algo nuevo que resulta vigoroso y en ocasiones heroico. La practica continua, el ensayo-error, agiliza y a la vez tranquiliza a las voces que nos dicen a veces que «no somos capaces», devolviéndonos poco a poco esa capacidad innata de crear y generando confianza en nosotros mismos.

Sucede de igual forma con la imaginación. Si el cuerpo es la maquinaria del actor, la imaginación es el combustible. Es la dimensión que tenemos los seres humanos para construir imágenes; y una imagen es la huella de lo que vemos, sentimos, oímos con todos nuestros medios. Explorar estas imágenes limpia y allana el lugar de la creación teatral. Nosotros los actores nos dedicamos a ejercitar este músculo «imaginario».

Acompañar en la integración del individuo en el grupo.

El teatro nos abre el camino para desmontar esa parte nuestra que siente vergüenza, que sufre tal vez de exceso de importancia personal. A medida que ensayamos el error y nos damos permiso a equivocarnos, algo en nosotros se suelta y nos libera, regalándonos la oportunidad de ser nosotros mismos, aceptándonos e integrándonos en el todo, para luego dar paso a los muchos personajes que tenemos la capacidad de desarrollar. El grupo es un gran apoyo y un vínculo muy fuerte donde la confianza es lo primordial.

(6)

Fortalecer la confianza en sí mismos y del grupo.

Como todo trabajo en equipo, la individualidad es esencial.

El teatro refuerza y a la vez abraza a nuestra parte más vulnerable; le otorga flexibilidad, soltura, apertura y confianza. Los actores/actrices somos seres humanos que constantemente necesitamos sentirnos parte de un grupo y al mismo tiempo, únicos. La confianza en nosotros mismos es algo que desarrollamos progresivamente y nos impulsa a salir a escena. El grupo también forma parte de esa fuerza y como un pez que se muerde la cola, ambos se retroalimentan.

E l T O D O e s l a b a s e d e l a s u m a d e l o s U N O S .

E L T E AT R O C O M O C A M I N O

Figure

Actualización...

Related subjects :