Impacto de la actividad turística sobre la urbanización y los recursos naturales: Caso Puerto Vallarta, Jalisco. – Revista El Topo - Sociología Cultural y Urbana ISSN: 0719-3335

Texto completo

(1)
(2)

Revista Eltopo. No.6. 2016 ISSN:0719-3335

121

:(pp.120 - 133 )

Resumen

La urbanización es un proceso territorial y sociodemográfico que se centra en grupos de habitantes que realizan diferentes actividades, lo que induce a una transformación radical en diferentes aspectos socioe-conómicos, culturales y ambientales; propiciando la degradación de los ecosistemas naturales, este último ligado al cambio de uso de suelo. México cuenta con 117 puertos y terminales portuarios, en su mayoría se encuentran estrechamente ligados a asentamientos humanos que se benefician directa o indirectamente del puerto, debido a la gran disponibilidad de recursos naturales y del aprovechamiento económico que podría efectuarse en los mismos.

En el caso de Puerto Vallarta, el cual constituye uno de los puntos clave de escala entre las rutas de cruce-ros del Pacífico Norte de América; esto ha contribuido a su desarrollo y expansión. El apogeo que tuvo este puerto se debió al interés gubernamental en crear las condiciones de infraestructura para que los turistas tuvieran pleno desarrollo de sus actividades y cumplir con las demandas que la actividad turística necesita-ba anecesita-bastecer. El crecimiento acelerado de la mancha urnecesita-bana y la falta de planeación del puerto dieron inicio a afectaciones en aspectos socioambientales, factor principal en la pérdida del objetivo clave en materia del plan de desarrollo turístico.

Palabras Claves: Urbanismo, Ordenamiento territorial, Desarrollo turístico, Puerto Vallarta, Degradación ambiental, Desarrollo local.

Abstract

Urbanization is a territorial and demographic process that focuses on population groups that perform diffe-rent activities, which leads to a radical transformation in diffediffe-rent socialeconomic, cultural and environmen-tal aspects; causing the degradation of natural ecosystems, the latter linked to changing land use. México has 117 ports and terminals, most are closely related to human settlements that benefit directly or indirectly from the port, due to the large availability of natural resources and, therefore, the economic use that could be generated.

In the case of Puerto Vallarta, which is one of the key points of call for cruise routes between North America Pacific; this has contributed to the development and expansion of the city. The apogee of this port was due to government interest in creating the infrastructure for tourists to have full access to their activities and meet the demands that these activity needed to supply the tourist demand. The urban sprawl growth and lack of planning, affected social and environmental aspects, being the main factor in the loss of clear planning and tourism development.

Keywords: Urbanism, Spatial planning, Tourism development, Puerto Vallarta, Environmental degrada-tion, Local development.

(1) |Natasha Molina

Est. De la Maestría en Cs. Para el Desarro-llo, la Sustentabilidad y el Turismo (UDG); Licenciada en Arquitectura por la Universi-dad de Guadalajara. Centro Universitario de la Costa Universidad de Guadalajara, tash_lange@hotmail.com.

(2) |Roberto Ornelas

Est. De la Maestría en Cs. Para el Desarro-llo, la Sustentabilidad y el Turismo (UDG); Lic en. Biología; Colaboración en el Estudio

previo justificativo para el establecimiento

(3)

INTRODUCCION

Las ciudades latinoamericanas, en específico las del litoral, están perfilándose al fenómeno denominado “policentrismo”, caracterizado por la aparición de distritos territoriales habilitados en buena medida por inversiones de la iniciati-va priiniciati-vada de carácter turístico ,en un vigoroso creciente y abierto impulso a su creciente expansión (Chavoya Gama & Rodriguez Avalos, 2013). Al hablar de la ciudad de Puerto Vallarta, México; nos encontramos en un territorio donde su actividad económica principal es el Turismo, tanto a escala nacional como internacional, siendo así objeto de un proceso urbanístico desenfrenado, que da paso a los desarrollos de áreas territoriales cuya única finalidad es producir y satisfacer las demandas que los consumidores turistas tienen al paso que residen temporalmente en esta ciudad.

La conurbación de la región de la Bahía de Banderas, compuesta por los muni-cipios interestatales Bahía de Banderas-Puerto Vallarta-Cabo Corrientes, des-empeña un rol estratégico para la región Pacífico Medio, ya que representa como una de las áreas de desarrollo económico y turístico más importantes a nivel nacional mexicana (Chavoya Gama & Rodriguez Avalos, 2013). Siendo Puerto Vallarta de gran importancia en la región Pacífico Medio, solo se centra en la necesidad ferviente de abastecer y mantener el flujo turístico a expensas de cualquier otra demanda que la ciudad requiera, dejando así desprotegido las áreas naturales protegidas que cuenta esta región, sin mencionar el rezago y los problemas sociales que se presentan en la actualidad.

Asimismo, se analiza el cambio del territorio y la expansión urbana que ha sufri-do la ciudad de Puerto Vallarta conforme ha crecisufri-do el polo de desarrollo turís-tico, dañando a su paso los ecosistemas naturales y provocando una alteración de la simbiosis propia de la región.

Puerto Vallarta, una vista al pasado.

(4)

poblado de hermosa vegetación, con frutas silvestres, buena caza de venados y otras especies comestibles, abundancia de peces para la mesa, con montañas altas al fondo cubiertas de arboledas , de donde bajan arroyuelos cristalinos, sitio ideal para el desembarque y campamento” (Montes de Oca de Contreras, 1982).

Las primeras percepciones del pueblo típico costero mexicano salían a relu-cir como un lugar paradisiaco sin perturbación a la modernización alguna. Se podía observar la arquitectura serrana que tenían las viviendas del poblado, construido con materiales propias de la región. Tales como las tejas de barro, ventanales altos, techos inclinados a dos aguas, así como grandes portones para la entrada del ganado de los pobladores.

Poco a poco conforme la llegada de los primeros turistas provenientes de Esta-dos UniEsta-dos, se fue expandiendo en la zona costera construcciones típicas para alojar a los nuevos turistas al puerto. La mancha urbana como hoy la conoce-mos, y como se fue expandiendo conforme crecía el pueblo, se fue dando

na-Imagen 1:

Las Pilitas, Playa los Muertos, 1950.

(5)

turalmente, puesto que los primeros asentamientos fueron el punto de partida hacia la expansión de forma longitudinal.

La inserción de Puerto Vallarta como un destino turístico no fue, por lo me-nos al principio, un resultado perseguido por la población local; en su origen fue producto de decisiones políticas de Estado en las que intervinieron todos los órdenes de gobierno (Gilabert & Mártinez Hernández, 2008). Es así como la perceptiva de este territorio cambió para convertirse en un lugar destinado al sector terciario, como bien menciona (Boisier, 1993), el funcionamiento de cualquier sistema económico tiene que ver con el estilo de desarrollo, que el sistema adopta un determinado lugar y momento. México entró,después de la Segunda Guerra Mundial, en un plan estratégico para la economía del país, con ellos la elaboración de fideicomisos a diferentes destinos costeros de la República, y a elaborar estrategias de mercado, para la entrada de divisas e inversiones privadas en la ciudad de Puerto Vallarta.

Imagen 2:

Cartografía de Puerto Va-llarta 1940-1943. Escala 1:2000.

(6)

Como bien se puede observar, la Ciudad de Puerto Vallarta contaba con tan solo 85 bloques de manzanas, lo cual se centraban en la franja costera. Des-aparecieron las grandes haciendas y surgieron pequeños propietarios, éstos se van a sumar a la tala de bosque y de la vegetación con el fin de incorporar más hectáreas para el reparto. Respecto al segundo punto y consecuencia de lo anterior, fueron las repercusiones negativas para el medio ambiente. Por úl-timo, surgen más asentamientos humanos como resultado de la migración. Así se forman ejidos y familias enteras (Cárdenas Gómez & Rodríguez Bautista, 2012). Respecto a la inmigración, el gran auge que duplicó la cantidad de ha-bitantes de la región fue de 1960 en adelante, con la necesidad de mano de obra en las construcciones de edificaciones hoteleros y en los años siguientes la implementación de infraestructura y equipamiento urbano; Tales como las vías de comunicación y transporte, principalmente el Aeropuerto Internacional Licenciado Gustavo Díaz Ordaz en 1962 con la finalidad de cumplir las condi -ciones de infraestructura para que los turistas tuvieran pleno desarrollo de sus actividades y cumplir con las demandas que la actividad turística necesitaba abastecer.

Imagen 3:

Vista actual del centro de la ciudad de Puerto Vallarta.

(7)

Cambio de usos de suelo, espacios, territorio.

Al paso del siglo XX, las transformaciones del territorio fueron a un ritmo ace-lerado. Se elevaron ilegalmente las densidades; Falta de áreas de donación para servicios públicos y espacios verdes y el terreno fue vendido antes de la aprobación del plan parcial (Merchand Rojaso, 2013). Todo esto debido a las inversiones del sector privado de grandes cadenas hoteleras internacionales, que haciendo en conjunto con las instituciones

gubernamentales, planes estratégicos a beneficio de unos pocos; Influyendo en el territorio y propiciando rupturas ecológicas, creando escenarios desiguales para la población y beneficiando urbanísticamente la zona hotelera.

(8)

Imagen 4:

Traza Urbana de Puerto Vallarta, 2013

(9)

Contexto natural y presión turística sobre

los recursos naturales

La sierra occidental de Jalisco, junto con las islas, la costa y el eje Neovolcáni-co Transversal, son Neovolcáni-considerados un importante centro de endemismos para varios grupos biológicos, esto debido a su compleja topografía que incluye una gran heterogeneidad de hábitats. Aunado a esto, es la zona donde confluyen dos regiones bióticas con características muy contrastantes: la región Neártica (templada) y la Neotropical. Sus límites coinciden con el eje Neovolcánico trans-versal. Estas dos grandes regiones bióticas incluyen regiones biogeográficas que por su clima, vegetación y fauna entre otros elementos, se caracterizan de manera particular. Por tal motivo se sugiere que esta región es uno de los focos principales de endemismos para varios grupos taxonómicos (Gordon & Ornels, 2000; INEGI, s.f.).

A pesar del extraordinario endemismo en la región, no existen áreas protegi-das que puedan garantizar que la diversidad biológica pueda mantenerse en el mediano y largo plazo. La pérdida de hábitat por deforestación, ganadería extensiva y urbanización, entre otras, son algunas de las amenazas vigentes en la zona. Las especies endémicas, en particular, son por lo regular más propen-sas a la extinción que las comunes, por lo que debe ser una tarea prioritaria la implementación de estrategias tendientes a su conservación en el corto plazo en la costa norte de Jalisco.

(10)

alta de la montaña, ocasionando el ingreso de diferentes contaminantes a los sistemas estuarios y recursos naturales que constituyen la zona costera; en ocasiones estos impactos son irreversibles cuando se realizan en forma des-controlada.

La región de Puerto Vallarta, cuentan con considerables extensiones de ecosis-temas terrestres y marinos de singular importancia para su conservación. Está representada por 12 tipos de vegetación y el ecosistema marino; se caracteriza por la presencia de la selva tropical subcaducifolia, el cual se encuentra seve-ramente amenazado en gran parte del país y su cobertura ha disminuido en un 80% (Flores y Gerez, 1994). Aun cuando las condiciones de conservación de este tipo de selva tropical son buenas, la presión por el crecimiento de la man-cha urbana de Puerto Vallarta y localidades vecinas, ponen en riesgo la estabi-lidad de este tipo de ecosistema. Otros ecosistemas bien representados, son el bosque de pino encono, considerado como uno de los más biodiversos del país (Challenger y Soberón, 2008), y el sistema de manglar, su conservación debe de ser tomada con suma importancia, tanto por sus características ambienta-les, como por sus valores estéticos, potencial turístico, cultural y económico (Cruz Romero, González Guevara, & Navarro Rodríguez, 2013)

El sistema montañoso que rodea a la ciudad de Puerto Vallarta es el escenario natural de este destino turístico, pero además es el espacio elegido por varias empresas que practican diversas actividades “ecoturísticas” y entrar en con-tacto con la naturaleza, como: canopys, cabalgatas, caminatas, recorridos en motos, areneros y bicicletas. Estas actividades se asientan en empresas que se ubican en el área urbana y que hacen uso de la montaña, o bien en empresas que ya ubican su servicio directamente en el espacio natural (Duterme, 2008; Evans, 1991). Actualmente no existe un instrumento de regulación de todas estas actividades sobre la montaña, lo que representa una especie de turismo de naturaleza sin control y sin manejo del impacto que este puede generar (trabajo de campo).

(11)

a buscar constantemente métodos más eficaces que nos lleven a la protección de espacios naturales y que garanticen el buen funcionamiento de los mismos. Los cambios de uso en la cobertura del suelo, particularmente causadas por la deforestación, se relacionan con la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático, la erosión de los suelos, entre otros (Mas et al. 2002); pone en tela de juicio la misma calidad de vida de los habitantes de la región y el empobre-cimiento de los servicios turísticos que se ofertan.

Hoy en día, en un intento para mejorar la competitividad en el sector turístico de la región se han estado implementando acciones para conservar paisajes y crear la infraestructura para optimizar todo aquello que constituye el atractivo turístico peculiar. Se tienen que controlar aspectos que si bien, no están ligados directamente con las actividades turísticas, influyen de manera significativa en el atractivo del destino, como: un ambiente limpio libre de residuos sólidos por playas y avenidas que llevan a los diferentes sitios de recreación turística, sa-nidad, sobrepoblación, tráfico y movilidad, calidad de bienes y servicios, entre otros (Márquez González, 2008). En algunos destinos ya empiezan a tocar temas de conductas éticas en la actividad turística. El Turismo, es después de todo, una actividad discrecional, aunado a que es un fenómeno económico y cultural de rápida expansión (Reig Garcia & Coenders Gallard, 2002).

Conclusiones

(12)

área de conservación sobre la montaña, contribuiría a diversificar la actividad en variantes del turismo alternativo, el ecoturismo, agroturismo, turismo rural y cultural son algunos de ellos.

Se sabe que el mal uso a los recursos naturales, crecimiento de la mancha ur-bana y el cambio climático, entre otros, son una amenaza para los ecosistemas y su biodiversidad; y que la misma protección de los mismos podría revertir sus efectos. El establecimiento de un área natural protegida sobre la montaña, ju-garía un rol importante para controlar las actividades antrópicas y la mitigación de los gases de efecto invernadero (GEI), puesto que absorben y fijan el dióxido de carbono a través del proceso de fotosíntesis, lo que implica actuar como grandes sumideros de carbono. Se mantendrán los servicios ecosistémicos y el bienestar de las poblaciones humanas asentadas en la parte alta y baja de la montaña.

A manera de aprovechar las oportunidades en vías de alcanzar un desarro-llo sostenible, hombres y mujeres, estamos obligados a comprender la impor-tancia de involucrarnos en el futuro inmediato de la región, comprender los procesos sociales, económicos y ambientales para reinventar nuestra ciudad y construirla principalmente para los residentes y el disfrute de los visitantes.

Bibliografía

- Baños Francia, A. (2010). Arquitectura en Puerto Vallarta. Del imaginario de “pueblito” a un proyecto de modernidad inacabada. En D. G. Romero, Puerto Vallarta en el imaginario. Procesos de su desarrollo. (págs. 85-97). Guadalajara: Universidad de Guadalajara CUAAD.

- Boisier, S. (1993). Las transformaciones en el pensamiento regionalista latino-americano: escenas, discursos y actores. NU. CEPAL. ILPES.

(13)

urbana de Puerto Vallarta , Jalisco. Espacios Públicos, 208-230.

- Challenger, A., y J. Soberón. (2008). Los ecosistemas terrestres, en Capital natural de México, vol. I: Conocimiento actual de la biodiversidad. CONABIO, México, pp. 87-108.

- Chavoya Gama, J. I., & Rodriguez Avalos, M. L. (2013). De Puerto Vallarta a la Bahia de Banderas. Proceso de metropolizacion. En J. I. Gama, Puerto Vallarta en la modernidad. Una vision urbanistica desde diferentes disciplinas (págs. 12-14). Puerto Vallarta, Jalisco, Mexico: Editorial Universitaria.

- Cruz Romero, B., González Guevara, L. F., &Navarro Rodríguez, C. (2013). DIAG-NOSTICO AMBIENTAL Y VALORACIÓN DE LOS RECURSOS PARA FINES TURÍSTI-COS DE LOS ETURÍSTI-COSISTEMAS DE MANGLAR EN LA BAHÍA DE BANDERAS, MÉXI-CO. (G. eumed-net, Ed.) Revista de investigación en Turismo y Desarrollo Local, 6(14), 20.

- Duterme Bernard. (2008). Expansión del turismo internacional: ganado-res y perdedoganado-res. En A. Castellanos Guerreo y J.A. Machuca R. (Comps). Turismo,identidades y exclusión. (11-29). México: Universidad Autónoma Me-tropolitana yCasa Juan Pablos.

- Evans Nancy H. (1991). La dinámica del desarrollo turístico en Puerto Vallarta. En Kadt E. deTurismo. ¿Pasaporte al desarrollo? (437-458). España: Endymion. Flores, O. y P. Gerez. (1994). Biodiversidad y conservación en México: vertebra-dos, vegetación y uso de suelo. CONABIO-UNAM, México. Segunda Edición.

(14)

- Gordon, C. E & J. F. Ornelas (2000). Comparing endemism and habitat restric-tion in Mesoamerican tropical deciduous forest bird: implicarestric-tions for biodiversi-tyconservation planning. Bird Conserv. Inter. 10: 289-304

- INE. (2005). Evaluación preliminar de las tasas de pérdida de superficie de manglar en México. Dirección General de Investigación de Ordenamiento Ecoló-gico y Conservación de los EcosistemasI

- INEGI. (s.f.). INEGI. Recuperado el 01 de 10 de 2015, de http://www.inegi.org. mx/inegi/SPC/doc/internet/regionesnaturalesbiogeografiamexico.pdf

Jalisco, G. d. (2015). Jalisco gobierno del estado. Obtenido de http://www.jalis-co.gob.mx/

- Márquez Gonzáles, A. R. (2008). Cambio de Uso de suelo y el desarrollo Turis-tico en Bahía de Banderas, Nayarit. Ciencia UANL, XI(2), 161-167.

Merchand Rojaso, M. A. (2013). Desarrollo interestatal turístico de Puerto Va-llarta y Bahía de Banderas. En Puerto VaVa-llarta en la modernidad (págs. 28-46). Guadalajara: Editorial Universitaria.

- Montes de Oca de Contreras, C. (1982). Puerto Vallarta en mis recuerdos. México: E UNED.

- Moreno, C., P.; J.L. Rojas G.; D: Zárate L.; M.A. Ortiz P.; A.L. Lara D. y T. Saavedra V. (2002). Diagnóstico de los manglares de Veracruz: distribución, vínculo con los recursos pesqueros y su problemática. Madera y bosques. Número especial: 61-88.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...