SALUD AMBIENTAL: ESTADO DEL ARTE Y PROPUESTA DE UN MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

257 

Texto completo

(1)

FACULTAD DE CIENCIAS QUÍMICAS, INGENIERÍA Y MEDICINA PROGRAMAS MULTIDISCIPLINARIOS DE POSGRADO EN

CIENCIAS AMBIENTALES

TESIS QUE PARA OBTENER EL GRADO DE

MAESTRÍA EN CIENCIAS AMBIENTALES

SALUD AMBIENTAL: ESTADO DEL ARTE Y PROPUESTA DE UN

MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

PRESENTA:

Q.F.B. MARIANA ODEMARIS GONZÁLEZ MARES

DIRECTORA DE TESIS:

DRA. ANA CRISTINA CUBILLAS TEJEDA ASESORES:

M. C. LUZ MARÍA NIETO CARAVEO

DR. FERNANDO DÍAZ-BARRIGA MARTÍNEZ

(2)

PROGRAMAS MULTIDISCIPLINARIOS DE POSGRADO EN CIENCIAS AMBIENTALES

TESIS QUE PARA OBTENER EL GRADO DE

MAESTRÍA EN CIENCIAS AMBIENTALES

SALUD AMBIENTAL: ESTADO DEL ARTE Y PROPUESTA DE UN

MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

PRESENTA:

Q.F.B. MARIANA ODEMARIS GONZÁLEZ MARES

COMITÉ TUTELAR:

DIRECTORA: DRA. ANA CRISTINA CUBILLAS TEJEDA____________________

ASESORA: M.C. LUZ MARÍA NIETO CARAVEO___________________________

ASESOR: DR. FERNANDO DÍAZ-BARRIGA MARTÍNEZ____________________

SINODALES:

PRESIDENTA: DRA. ANA CRISTINA CUBILLAS TEJEDA___________________

SECRETARIA: M.C. LUZ MARÍA NIETO CARAVEO________________________

(3)

PROYECTO REALIZADO EN:

LAFACULTADDECIENCIASQUÍMICAS

DELAUNIVERSIDADAUTÓNOMADESANLUISPOTOSÍ

CON FINANCIAMIENTO DE:

Fondo Sectorial de

Investigación en Salud y Seguridad Social, CONACyT

A TRAVÉS DEL PROYECTO DENOMINADO:

Diseño e implementación de un programa de comunicación de riesgos,

una alternativa de intervención para mejorar la salud ambiental infantil

en una zona con diversos problemas ambientales.

Clave SALUD-142064

AGRADEZCO A CONACyT EL OTORGAMIENTO DE LA BECA-TESIS

Becario No. 247868

LA MAESTRÍA EN CIENCIAS AMBIENTALES RECIBE APOYO

ATRAVÉS DEL PROGRAMA NACIONAL DE POSGRADOS DE

(4)

A Dios, y todas las maravillas que ha permitido en mi vida, por darme la oportunidad aún

en los momentos más difíciles de volver a creer y comenzar de nuevo

A mi esposo Iván y a mi bebe Marie, por todas las razones que encuentro en ustedes cada

uno de los días de mi vida

A mis padres, compañeros incansables de este camino

A la labor y tenacidad de las personas que trabajan por construir una mejor sociedad,

especialmente aquellas que han encontrado la forma de ponerse de acuerdo y ahora

(5)

A la ciudad de San Luis Potosí, por albergar los recuerdos de una de las mejores etapas de

mi vida.

A la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y al Programa Multidisciplinario de

Posgrado en Ciencias Ambientales, por abrirme las puertas de esta casa de estudios, y por

que representan una de las experiencias educativas más importantes y significativas de mí

formación profesional, lo que aprendido en sus aulas y con sus maestros lo llevo con mucho

cariño.

A mi comité tutelar, por todos los aprendizajes que han impactado en mi formación como

profesional, pero principalmente como persona.

A mi directora de tesis, Ana Cristina, muchas gracias por tu apoyo, tu comprensión y tu

paciencia en uno de los momentos más complicados de mi vida, por no dejarme sola frente

a las circunstancias difíciles, agradezco que tu hayas sido la persona que me acompañara en

ese trayecto.

A Lucy, muchas gracias por todos los aprendizajes como maestra y como asesora, sin duda

eres uno de los profesores que más ha impactado en mi formación, te guardo mucho respeto

y admiración, y te agradezco todo el apoyo que me brindaste como miembro del comité.

Al Dr. Fernando, gracias por hacerme ver un ángulo diferente de las cosas y porque con sus

comentarios siempre me permite crecer, tiene usted mi reconocimiento a la entrega que le

tiene a su trabajo, al equipo que ha conformado, y a su labor en la formación de estudiantes.

Al Dr. Acuña, porque a pesar de que su integración a la revisión sobre mi trabajo de tesis es

relativamente reciente, sus sugerencias realmente me fueron determinantes para culminar

(6)

Al M. en C. Luis Adrián Olmos, muchas gracias por haberme brindado tu tiempo y

conocimientos para orientar dudas de mi proyecto de tesis.

Gracias también al personal que labora en la agenda y en la coordinación del PMPCA, por

su disposición, muchas gracias a Maricela, Lorena, Laura, Farah, Marú y Araceli.

Agradecimientos especiales

A mis padres, Luz María y Humberto, que más les puedo decir, muchas gracias por darme

el valor del estudio, por apoyarme y acompañarme en este proyecto, y porque no me

dejaron desistir a pesar de las circunstancias.

A mis hermanos Luz Ma, Gaby y Beto, porque en diferentes momentos de esta etapa

aparecieron como una luz para darme fuerza, gracias por su amor, su tiempo y sus consejos

en todo momento.

También muchas gracias a mis niños Brandon, Osi, Aby y Frida, porque sus muestras de

cariño siempre me dan energías para continuar.

Agradezco también a mis amigas, Maye, Ale, Caro, Mitzi y Lulú, porque a pesar de la

distancia en estos ya casi tres años me han acompañado de alguna forma, con algún

mensaje o detalle que me hace saber su presencia y cariño, y que puedo contar con su

apoyo.

A todos los compañeros de la generación 2010-2012 del PMPCA y ENREM, fue una gran

experiencia haber coincidido con ustedes, son una parte muy importante de todo el

(7)

Guevara, Lupita Centeno, y por supuesto a mi comadrisima Ale León, por todas las

experiencias tan bonitas que he vivido con ustedes en estos tres años. Me siento muy

contenta de que los lazos de amistad hayan crecido, espero más allá de este escrito, haberles

hecho saber lo que me ha significado su amistad en diferentes momentos de esta etapa.

Y un agradecimiento muy grande y con todo mi amor para ti Iván, gracias porque siempre

me haces creer que es posible, por tu generosidad que me reconforta y por tu carácter que

me da fuerza, por tomarme de la mano y no soltarme en los momentos más difíciles, y

porque gracias a tu apoyo hoy puedo culminar este proyecto.

(8)

Mariana Odemaris González Mares i

ÍNDICE

ÍNDICE ... I

ÍNDICE DE CUADROS Y FIGURAS ... V

INTRODUCCIÓN ... 1

I)PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA... 1

II)JUSTIFICACIÓN ... 2

III)OBJETIVO GENERAL ... 4

IV)OBJETIVOS ESPECÍFICOS ... 4

V)METODOLOGÍA. ... 4

CAPÍTULO 1. SALUD AMBIENTAL: ESTADO DEL ARTE ... 10

1.1. LA SALUD, UN CONCEPTO EN EVOLUCIÓN. BREVE APROXIMACIÓN A ALGUNAS NOCIONES ... 11

1.1.1) El concepto de salud: la explicación biológica, la social, y el concepto de la Organización Mundial de la Salud ... 11

1.1.2) La contemporaneidad ... 16

1.2)EL MEDIO AMBIENTE COMO ELEMENTO CONSTANTE EN EL CONCEPTO DE SALUD, Y EN EL DESARROLLO DE LA SALUD PÚBLICA ... 18

1.2.1) La aparición del medio ambiente en diferentes conceptos de salud ... 19

1.2.2) El origen de la salud ambiental en la salud pública ... 22

1.2.3) Lugar de la salud ambiental en la salud pública ... 23

1.3.SALUD AMBIENTAL, RECONSTRUYENDO LAS PIEZAS DEL CAMPO ... 25

1.3.1) Desarrollo histórico de la salud ambiental... 25

1.3.2) Sobre la práctica contemporánea de las agencias de salud ambiental ... 28

1.3.3) Distintas definiciones para un mismo campo ... 29

1.3.4) Análisis de algunas definiciones ... 33

(9)

Mariana Odemaris González Mares ii

1.3.6) Los elementos que conforman el ambiente respecto a salud ambiental ... 48

1.4.TEMAS FRECUENTES EN SALUD AMBIENTAL. ... 55

1.4.1) El manejo del tema del riesgo entre la literatura sobre salud ambiental ... 56

1.4.2) Perspectivas de oportunidad para mejorar el trabajo en salud ambiental ... 58

a) Participación ... 58

b) Colaboración entre sectores ... 60

c) Multidisciplina, Interdisciplina y Transdisciplina ... 61

d) Perspectiva sistémica... 63

e) Resiliencia social y ecológica ... 65

1.5)CONCLUSIONES DEL PRIMER CAPÍTULO ... 66

CAPÍTULO 2. ESTADO DEL ARTE SOBRE LOS MARCOS DE COMUNICACIÓN Y EDUCACION RELACIONADOS CON SALUD AMBIENTAL ... 70

2.1)COMUNICACIÓN DE RIESGOS ... 72

2.1.1) Generalidades y conceptos... 72

2.1.2) Historia ... 77

2.1.3) Orientaciones ... 78

2.2)COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO ... 82

2.2.1) Generalidades y conceptos... 82

2.2.2) Desarrollo histórico y orientaciones... 84

2.3)EDUCACIÓN PARA LA SALUD ... 94

2.3.1) Generalidades y conceptos... 94

2.3.2) Desarrollo histórico y orientaciones... 97

2.4)EDUCACIÓN AMBIENTAL ... 103

2.4.1) Conceptos ... 103

2.4.2) Desarrollo histórico ... 106

2.4.3) Orientaciones ... 108

2.5) OTRAS APORTACIONES AL MARCO DE UNA EDUCACIÓN PARA LA SALUD AMBIENTAL ... 116

2.5.1) Una aproximación holística y participativa de una educación para la salud ambiental ... 117

(10)

Mariana Odemaris González Mares iii

... 125

CAPÍTULO 3. REVISIÓN DE CASOS DE ESTUDIO ... 137

3.1) DISEÑO E IMPLEMENTACIÓN DE PROGRAMAS DE COMUNICACIÓN DE RIESGOS PARA MEJORAR LA SALUD AMBIENTAL EN UNA COMUNIDAD DE LA HUASTECA POTOSINA ... 137

3.2) EDUCACIÓN Y COMUNICACIÓN APLICADA A LA FORMACIÓN EN ESCENARIOS ESCOLARES PARA LA PREVENCIÓN DE EMBARAZOS EN ADOLESCENTES EN BARRANQUILLA ... 141

3.3)EL MUNDO DE LA MALARIA, UNA ESTRATEGIA DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD DE LA COSTA COLOMBIANA DEL PACÍFICO. ... 144

3.4) EXPERIENCIAS DEL PROYECTO DE EDUCACIÓN AMBIENTAL APLICADO A LA COMUNIDAD DEL BARRIO SANTIAGO DE SAN RAFAEL DE HEREDIA ... 147

3.5)PROYECTOS DE INTERVENCIÓN EDUCACIONAL ENTRE GRUPOS SOCIALES, EN LA REGIÓN DEL LAGO SAINT-PIERRE ... 150

3.6)FORTALECIENDO EL CAPITAL SOCIAL EN LAS COMUNIDADES LOCALES ... 152

3.7)DISCUSIÓN SOBRE LOS CASOS DE ESTUDIO ... 154

CAPÍTULO 4. PROPUESTA DE MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD AMBIENTAL ... 172

4.1) NOTAS BREVES SOBRE EL CONCEPTO DE MODELO, Y SU APLICACIÓN EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN ... 172

4.2) PROPUESTA DE MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD AMBIENTAL... 174

4.2.1) Sobre las bases conceptuales ... 177

a) Ejes de acción en las intervenciones de salud ambiental ... 177

1. Participación ... 177

2. Vinculación entre organizaciones ... 182

3. Perspectiva sistémica-holística ... 185

4. Interacción entre disciplinas ... 189

b) Fundamentos de comunicación y educación ... 191

(11)

Mariana Odemaris González Mares iv

a) Sobre las visiones en torno a salud ambiental ... 198

1. Concepto de salud ambiental ... 204

4.2.3) Características metodológicas ... 206

a) Sobre la congruencia entre fines y métodos ... 206

b) Papel del educador y el comunicador ... 208

c) Sobre la contextualización ... 210

d) Sobre el establecimiento de objetivos ... 213

e) Consideraciones para el diseño de estrategias ... 215

f) Sobre la evaluación ... 221

g) Algunas notas finales sobre el modelo de comunicación y educación para la salud ambiental ... 223

CONCLUSIONES ... 225

(12)

Mariana Odemaris González Mares v

FIGURA 1. PROCESO DE REVISIÓN DOCUMENTAL ... 5

FIGURA 2. METODOLOGÍA PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL MODELO DE

COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD AMBIENTAL. ... 8

CUADRO 1. ELEMENTOS DE ANÁLISIS EN LA DEFINICIÓN DE SALUD

AMBIENTAL ... 36

CUADRO 2. CONTENIDO TEMÁTICO EN SALUD AMBIENTAL DE ACUERDO

CON DIFERENTES CLASIFICACIONES ... 45

FIGURA 3. DEFINICIÓN DE AMBIENTE... 48

CUADRO 3. VISIONES DEL AMBIENTE DE ACUERDO CON DIFERENTES

TEXTOS QUE ABORDAN LA RELACIÓN ENTRE AMBIENTE Y SALUD ... 52

FIGURA 4. EJES TEMÁTICOS IDENTIFICADOS ENTRE LA LITERATURA SOBRE

SALUD AMBIENTAL ... 69

CUADRO 4. ETAPAS DE LAS VISIONES SOBRE LA COMUNICACIÓN Y EL

DESARROLLO EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. ADAPTADO DE

MARI, 2010 ... 84

FIGURA 5. MODELO INTEGRADO DE LA COMUNICACIÓN PARA EL CAMBIO

SOCIAL ... 93

CUADRO 5. LA APROXIMACIÓN IVAC (INVESTIGACIONES, VISIONES,

ACCIONES Y CAMBIOS) ... 122

CUADRO 6. COMPARACIÓN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA

COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y LA COMUNICACIÓN PARA EL

DESARROLLO ... 128

CUADRO 7. COMPARACIÓN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA

EDUCACIÓN PARA LA SALUD Y LA EDUCACIÓN AMBIENTAL ... 132

FIGURA 6. ELEMENTOS PRINCIPALES DE OTRAS PROPUESTAS EDUCATIVAS

RELACIONADAS CON SALUD AMBIENTAL ... 136

FIGURA 7. REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE ALGUNOS ELEMENTOS

IDENTIFICADOS EN LA REVISIÓN DE LOS DIFERENTES MARCOS DE

(13)

Mariana Odemaris González Mares vi

CUADRO 8. COMPARACIÓN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS

PROGRAMAS DE COMUNICACIÓN ... 157

CUADRO 9. COMPARACIÓN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS

PROGRAMAS DE EDUCACIÓN ... 163

FIGURA 8. RESUMEN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS IDENTIFICADAS

ENTRE LOS CASOS DE ESTUDIO ... 171

FIGURA 9. MODELO DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD

(14)

Mariana Odemaris González Mares 1

INTRODUCCIÓN

I) Planteamiento del problema

Desde la antigüedad, el ambiente ha sido reconocido como un factor determinante de la

salud humana. Precisamente, los orígenes de la Salud Pública se vinculan estrechamente

con prácticas de salud ambiental orientadas al saneamiento.

En años recientes, la relación entre salud y calidad ambiental, ha sido documentada en

estimaciones de la Organización Mundial de la Salud. Según el informe “Ambientes

saludables y prevención de enfermedades: hacia una estimación de la carga de morbilidad

atribuible al medio ambiente”, un 24% de la carga de morbilidad, y 23% de los

fallecimientos a nivel mundial, son atribuibles a factores ambientales, con una mayor carga

en países en desarrollo (World Health Organization [WHO], 2006).

En el caso concreto del continente americano, de acuerdo con la Organización

Panamericana de la Salud (OPS, 2007), prevalecen una serie de desigualdades en salud

ambiental, como la experimentada por diferentes grupos vulnerables. Tal es el caso de las

poblaciones indígenas, las zonas de trabajadores agrícolas, las zonas urbano-marginadas, o

las áreas donde habitan trabajadores de las industrias más contaminantes. Por otra parte, la

pobreza, la inequidad, la urbanización descontrolada, y la desintegración en familias y

comunidades, ha contribuido al deterioro de la calidad ambiental (Organización

Panamericana de la Salud [OPS], 2007).

Como respuesta a las problemáticas en la calidad de vida humana que son producto de la

existencia de ambientes no saludables, se han delineado y puesto en marcha, diferentes

esfuerzos para disminuir, revertir, o impedir, los efectos negativos en la salud de individuos

y poblaciones. Algunos de los ejes estratégicos considerados, han sido el trabajo

multisectorial, la promoción de la participación social, el desarrollo de políticas, el

cumplimiento de acuerdos, y la aplicación de programas de comunicación y educación

(15)

Mariana Odemaris González Mares 2 Al respecto de la comunicación y la educación, el esquema teórico-metodológico que

cuenta con más referencias entre la literatura sobre salud ambiental, es la comunicación de

riesgos, seguida por la educación para la salud, y la educación ambiental.

Escasamente se identifican referencias sobre modelos comunicativos o educativos que se

concreten en salud ambiental. En este sentido, la aproximación de una educación para la

salud ambiental, propuesta por Sauvé y Godmaire (2004), parece ser un referente

prácticamente único. El escaso desarrollo teórico sobre el tema, es reconocido por ambas

autoras (Sauvé & Godmaire, 2004), quienes citan el trabajo de autores como Jensen (2004)

relacionado con la educación ambiental y la educación para la salud, como una de las

principales aportaciones en esta materia.

De esta forma, la problemática que aborda este trabajo de investigación, tiene que ver con

el cuestionamiento sobre las características que debe adoptar un programa de comunicación

y educación para salud ambiental, partiendo de las diferentes propuestas comunicativas y

educativas de uso pertinente en este ámbito. Coinciden en esta problemática, las barreras

que han enfrentado los programas de ésta índole, y la complejidad de los asuntos que

competen al vínculo entre ambiente y salud. Este último aspecto, representa por sí mismo

un punto de controversia, partiendo de que el tratamiento de los asuntos de salud ambiental,

obedece a diferentes perspectivas.

II) Justificación

La literatura sobre salud ambiental, hace referencia a la aplicación de diferentes marcos de

comunicación y educación, en distintos casos donde la salud humana es afectada, o está

potencialmente en riesgo de ser afectada por algún tipo de desequilibrio ambiental.

Se distinguen así, estrategias que provienen de la comunicación de riesgos, de la educación

para la salud, y de la educación ambiental. Además, se identifica la aproximación de una

educación para la salud ambiental, y el desarrollo teórico de algunos autores en relación a

(16)

Mariana Odemaris González Mares 3 suponer la aplicación de estrategias de comunicación para el desarrollo, en asuntos de salud

ambiental.

Sin embargo, en la identificación de los marcos consolidados de comunicación y educación,

que pueden aplicarse en materia de salud ambiental, no se reconoce un análisis que dilucide

las contribuciones y limitaciones de las diferentes aproximaciones, frente a las

características de los problemas que se desarrollan en el vínculo entre salud y ambiente.

La formulación de una explicación sobre los límites y alcances de cada uno de estos

esquemas en el abordaje de problemáticas de salud ambiental, se torna aún más complicada

al revisar la literatura sobre salud ambiental, e identificar la heterogeneidad de perspectivas

sobre el manejo de los temas que corresponden a este ámbito.

De esta forma, el bosquejo de un modelo que se base en la comunicación y en la educación,

como estrategia para dar solución a los problemas de salud ambiental, requiere identificar

en principio, aspectos como los ámbitos que debe abordar, y necesidades y retos existentes

en esta arena. Por supuesto, esclarecer las características comunicativas y educativas que

pueden ser pertinentes al manejo de problemáticas en el vínculo salud y ambiente,

representa otra de los requerimientos en esta labor.

Lo anterior implica el análisis del campo de la salud ambiental, tarea que no solo sirve para

reflexionar sobre la pertinencia de las respuestas comunicativo-educativas, también

representa una trascendencia al conocimiento sobre un área en desarrollo. Dicha reflexión

debe resultar útil tanto al pensamiento académico que se produce sobre salud ambiental,

como a la práctica que se pone en marcha a través de distintos tipos de intervenciones.

Eso por un lado, ya que otro de los esfuerzos inminentes debe concretarse en materia de

comunicación y educación. En este sentido, resulta de utilidad estudiar los marcos de

comunicación y educación que han sido aplicados en salud ambiental, y aquellos que por su

(17)

Mariana Odemaris González Mares 4

III) Objetivo general

Proponer un modelo de comunicación y educación para la salud ambiental, a partir del

estado del arte sobre salud ambiental, y los marcos de comunicación y educación

pertinentes a este ámbito.

IV) Objetivos específicos

1. Realizar un estado del arte sobre conceptos y contenidos en salud ambiental y

dilucidar perspectivas en relación al área, así como necesidades y retos en éste

ámbito.

2. Desarrollar un estado del arte sobre los marcos de comunicación y educación

utilizados en salud ambiental, así como otras propuestas afines, y esclarecer

características, que pueden ser pertinentes al manejo de problemáticas en el vínculo

entre salud y ambiente.

3. Analizar ejemplos de aplicación de los diferentes marcos de comunicación y

educación estudiados.

4. Elaborar una propuesta de modelo de comunicación y educación para la salud

ambiental.

V) Metodología.

La metodología utilizada para la realización de este trabajo consistió en una investigación

de carácter documental. En lo que respecta al tema de salud ambiental, y los marcos de

comunicación y educación relacionados, la investigación documental se desarrolló como un

(18)

Mariana Odemaris González Mares 5 los casos de estudio.

Figura 1. Proceso de revisión documental

Estado del arte

Un estado del arte es una investigación sobre la producción teórica que existe alrededor de

cierto tema, con objeto de develar la lógica y la dinámica que está presente en la forma

como se describe, explica y presenta el fenómeno (Escuela Colombiana de Mercadotecnia,

2010). El estado del arte o estado del conocimiento, se basa en la hermenéutica, que es la

ciencia de la interpretación, y de la comprensión o entendimiento crítico sobre el sentido

(Hoyos, 2000).

En una investigación tipo estado del arte, se recupera y trasciende el conocimiento acerca

(19)

Mariana Odemaris González Mares 6 partir de ello construir un nuevo sentido (Escuela Colombiana de Mercadotecnia, 2010).

Este tipo de investigación permite enriquecer el conocimiento existente, y no solo reiterar

estudios previos. Lo anterior posibilita una mejor precisión del problema, y preguntas de

investigación adecuadas. Entre la información que puede revelar se encuentran: marcos

teóricos, datos empíricos, o formulaciones conceptuales existentes sobre el tema;

información acerca de metodologías, diseños instrumentales de mayor uso y técnicas de

recolección de datos. A través de este proceso, es posible contar con un acervo teórico y

metodológico que permita identificar constantes, inconsistencias, tendencias, y núcleos

problemáticos (Souza, 2005).

Un estado del conocimiento puede aproximarse a este recorrido a través de las preguntas:

¿Qué se ha dicho?, ¿Cómo se ha dicho?, ¿Qué no se ha dicho?, ¿Qué vacíos existen?, y

¿Qué logros ha habido? Para la construcción del estado del arte se recomienda en principio

la delimitación del área de interés. Una manera de iniciar la búsqueda de documentos es a

través de palabras clave. Se recomienda que los textos seleccionados sean estudiados a

partir de un análisis categorial. En un inicio puede ser de utilidad la construcción de un

mapa conceptual donde se identifiquen categorías de análisis, sub-categorías y descriptores.

La elaboración de fichas o reseñas bibliográficas se aconseja también para facilitar el

análisis de los textos (Escuela Colombiana de Mercadotecnia, 2010), (Hoyos, 2000),

(Souza, 2005).

Desarrollo de la búsqueda bibliográfica para el estado del arte sobre salud ambiental y los

marcos de comunicación y educación relacionados.

a. La revisión de literatura comenzó a partir de la búsqueda de documentos relacionados

con el tema de interés, en diferentes bases de datos (EBSCOhost, Annual Reviews,

Redalyc, Google schoolar). Entre los criterios de selección se consideraron:

 Documentos en idioma español e inglés

(20)

Mariana Odemaris González Mares 7 ambiente, desde un punto de vista conceptual o de contenidos. En el caso del estado

del arte sobre los marcos de comunicación y educación, se incluyeron documentos

que explicaran desde el punto de vista teórico los diferentes campos sujetos a

análisis.

 En la revisión de literatura sobre salud ambiental, se incluyeron también documentos sobre el concepto de salud, por su implicación en el desarrollo

conceptual de salud ambiental.

b. En una segunda etapa, se realizó un segundo filtro de documentos a partir de una

revisión más detallada de los textos compilados. Se excluyeron aquellos que no

desarrollaran un marco conceptual o de contenidos sobre el tema en cuestión.

c. Después de la lectura y síntesis de textos, se llevó a cabo el análisis documental a partir

del establecimiento de una serie de núcleos temáticos, que pueden identificarse entre la

literatura revisada.

Construcción de un modelo de comunicación y educación para la salud ambiental.

La propuesta de modelo de comunicación y educación para la salud ambiental, se construyó

a partir del estado del estado del arte sobre salud ambiental, y los marcos de comunicación

y educación relacionados con este campo. El análisis de intervenciones, representativas de

cada uno de los esquemas comunicativo-educativos, constituyó otro de los ejes de partida

(21)

Mariana Odemaris González Mares 8

Figura 2. Metodología para la construcción del Modelo de Comunicación y Educación

para la Salud Ambiental.

El presente trabajo de investigación se encuentra estructurado por cinco capítulos. El

capítulo 1 comprende el estado del arte de la literatura sobre salud ambiental. Se presentan

de forma general las bases sobre el concepto de salud, como un preámbulo para bosquejar

el campo de la salud ambiental. Se plantean aspectos históricos, el estado de la práctica

actual en salud ambiental, definiciones, y contenidos, así como una serie de temas

asociados a salud ambiental, y elementos de oportunidad para mejorar las intervenciones.

En el capítulo 2 se desarrolla el estado del arte de los marcos de comunicación y educación,

para los que se identifica alguna relación con cuestiones de salud ambiental. Entre ellos se

encuentra la comunicación de riesgos, la educación para la salud y la educación ambiental,

además se incluye la revisión de una aproximación de educación para la salud ambiental, y

el marco de la comunicación para el desarrollo. El análisis presenta una descripción de cada

uno de los campos, la cual incluye aspectos como conceptos, orígenes, desarrollo histórico

y orientaciones. También revela las contribuciones de los diferentes campos respecto a

salud ambiental, y tendencias en las orientaciones de los distintos marcos.

En el capítulo 3, se presenta una descripción general, de las características de diferentes

ejemplos representativos de los campos de comunicación y educación de estudio, así como

de las aproximaciones relacionadas con el desarrollo de una educación para la salud

(22)

Mariana Odemaris González Mares 9 cada proyecto adopta, el énfasis de la estrategia, la forma en que aborda las problemáticas

de salud ambiental cuando es el caso, y el tipo de cambios y objetivos que plantea, por

mencionar algunos.

El capítulo 4 describe la propuesta de modelo de comunicación y educación para la salud

ambiental. A esta descripción la antecede una breve explicación sobre el concepto de

modelo, y la presentación de algunos ejemplos de modelos que provienen del campo de la

comunicación y la educación. Los componentes de la propuesta de modelo de

comunicación y educación para la salud ambiental se estructuran en una base conceptual y

una aproximación metodológica.

Finalmente, el capítulo 5 presenta la discusión y conclusiones generadas a partir del

(23)

Mariana Odemaris González Mares 10

CAPÍTULO 1. SALUD AMBIENTAL: ESTADO DEL ARTE

A partir del análisis de la literatura sobre salud ambiental relacionada con conceptos, y

contenidos del campo, es posible trazar una serie de elementos que describen de forma

general el estado del conocimiento en esta materia.

Así, uno de los componentes principales de éste análisis, es la dilucidación de nociones

sobre salud ambiental. En este sentido, bosquejar el papel y la relación de la salud

ambiental en el amplio espectro del concepto de salud y de las funciones de salud pública,

ha sido contemplada en esta investigación como una tarea indispensable. Por su parte, los

aspectos históricos que describen el desarrollo de la salud ambiental hasta la práctica actual,

son otro de los componentes de la literatura, que a su vez encuentran relación con la

construcción de conceptos.

Las diferentes definiciones que acoge salud ambiental entre distintos autores y discursos,

representa un descriptor importante entre las referencias bibliográficas. Precisamente, esta

característica es punto de partida para la reflexión sobre las visiones que fundamentan el

desarrollo de estos conceptos. Al respecto, el análisis de los contenidos del área, un eje más

sujeto a revisión, revela nexos que también sirven para comprender la formulación de

nociones alrededor del campo. La divergencia entre definiciones de salud ambiental, se

extiende a las representaciones de ambiente respecto a salud, entre las cuales se identifican

planteamientos que moldean no solo las nociones, también, las aproximaciones a los

problemas de esta naturaleza.

Como un componente más que estructura la producción de conocimiento en salud

ambiental, se distinguen algunos temas que acompañan una gran parte de los documentos.

Eso por un lado, ya que también se identifica con cierta regularidad, la alusión a una serie

(24)

Mariana Odemaris González Mares 11

1.1.1) El concepto de salud: la explicación biológica, la social, y el concepto de la

Organización Mundial de la Salud

El proceso salud-enfermedad ha sido descrito a la luz de distintos paradigmas. Las

cosmovisiones de cada época han influido en la elaboración de los diferentes conceptos,

encontrándose en un mismo período diversas posturas sobre su significado. Algunas de

ellas han adquirido mayor relevancia orientando la forma en que se practica lo relacionado

a propiciar la salud o prevenir y curar la enfermedad (Alcántara, 2008; Carmona, Rozo, &

Mogollón, 2005; Moreno, 2007; Ponte, 2008). Así, se ha considerado que la salud es un

concepto en evolución (Ponte, 2008), que ha llegado a ser explicado tanto desde la salud,

como desde la enfermedad (noción negativa “el estado de no padecer”), y también a partir

de un proceso que transita entre ambos.

Entre las diferentes construcciones, destacan las propuestas de los enfoques biologicista, y

social. La postura biologicista aparece como dominante en la ideología sobre la salud y por

lo tanto en su práctica. La propuesta social en cambio, se maneja como una visión que

pretende superar al enfoque biologicista y la práctica biomédica, ampliando las perspectivas

sobre los determinantes de la salud, y sobresaliendo en el discurso y la formulación de

políticas.

La propuesta biologicista

En la descripción de Carmona, Rozo y Mogollón (2005), la visión biologicista plantea el

concepto salud-enfermedad a partir de la funcionalidad orgánica del cuerpo, considerado

como un “aparato mecánico” (Carmona, Rozo, & Mogollón, 2005, p.64) susceptible a ser

alterado al recibir a un agente patógeno que se encuentra en el ambiente. La práctica que

subyace a este pensamiento está a cargo de profesionales de la medicina que curan la

(25)

Mariana Odemaris González Mares 12 Se relaciona a esta noción con distintos momentos en el desarrollo del pensamiento sobre la

salud: la práctica médica griega orientada al signo y al síntoma; el modelo médico clásico

influenciado por la práctica griega y las ideas del cristianismo (unión de la práctica

individualizada con el pensamiento religioso); la visión higienista en su búsqueda del

equilibrio entre el cuerpo, el individuo y el ambiente-naturaleza; el empirismo

anatomopatológico del s. XVI cuyo objeto principal de estudio sería la lesión; el

pensamiento fisiopatológico del s. XIX que parte del equilibrio orgánico; y la propuesta

etiopatológica (Carmona et al., 2005).

La segunda mitad del siglo XIX se considera un momento cumbre para la perspectiva

biológica de la salud, vista también desde el modelo unicausal de la enfermedad (Moreno,

2007) (una causa-un efecto-un tratamiento Aguirre y Macías (2002)).

Destacaron las aportaciones en el área de la microbiología del químico Louis Pasteur y el

médico Robert Koch, cuyos descubrimientos se consideran fundamentales, en la

consolidación del pensamiento sobre la transmisión de enfermedades a partir de un agente

infeccioso (relación especificidad agente patógeno y especificidad en la enfermedad)

(Aguirre & Macias, 2002; Berg, 2005). De forma global, además de los trabajos de L.

Pasteur y R. Koch, se mencionan los aportes de los médicos Claude Bernard, Joseph

Lister y John Snow en su contribución a la construcción de las bases científicas de la

medicina (Moreno, 2007).

En el desarrollo de la epidemiología (y también de la práctica de la salud ambiental) el

trabajo de J. Snow es una referencia notable (Aguirre & Macias, 2002; Berg, 2005; Parkes,

Panelli, & Weinstein, 2003). La solución de Snow a una epidemia de cólera en Londres se

considera una aproximación a la epidemiología, en la cual incluyó un conjunto de

conocimientos sociales, médicos y biológicos (Aguirre & Macías, 2002).

Esta primera etapa de la epidemiología se relaciona con el concepto de la triada ecológica

(agente-hospedero-ambiente) (Aguirre & Macías, 2002) el cual conserva vínculos con la

(26)

Mariana Odemaris González Mares 13 2002; Carmona et al., 2005; Moreno, 2007; Parkes et al., 2003). En lo posterior, a la

explicación tridimensional se añadió el enfoque multicausal, que integra factores sociales,

culturales y de comportamiento, aunque sin distinción de jerarquías en las contribuciones

(Aguirre & Macias, 2002; Carmona et al., 2005; Moreno, 2007).

El concepto de salud a partir de la propuesta biologicista está íntimamente asociado al

paradigma curativista y al modelo biomédico que priva actualmente en la práctica médica

(Alcántara, 2008; Arredondo, 2009; Ponte, 2008).

El enfoque social de la salud

Las ideas sobre la determinación social de la salud, concebidas ya desde el tiempo de

Galeno, adquirieron dimensiones relevantes hasta el siglo XIX. La revolución industrial,

transformadora de la economía y estructura social de aquella época, trajo consigo una serie

de cambios ambientales y sociales que modificaron las condiciones de vida de la población

y determinaron su salud.

En las ciudades densamente pobladas de los países industrializados, convergían una serie

de problemas sociales causados por el proceso de urbanización: trabajo infantil,

prostitución, ensanchamiento entre clases sociales, problemas de alcohol y drogas,

incremento de una clase obrera explotada que habitaba en “medios ambientes no saludables”, entre otros (Yassi et al., 2002; Carmona et al., 2005). De esta forma, las

condiciones de vida insalubres propiciaron el desarrollo de una serie de epidemias que

vulneraron principalmente la salud de la clase baja.

Este período histórico de la Europa de mediados del s.XIX, fue también marco para una

serie de movimientos de denuncia contra las injusticias sociales del nuevo régimen

(27)

Mariana Odemaris González Mares 14 Presumiblemente, las ideas de aquella época motivaron la concepción de la salud a partir de

la relación entre enfermedad y pobreza (Ponte, 2008). Exponentes médicos defendieron

esta idea mientras daban explicación al origen de distintas epidemias a partir de las

condiciones de vida de la población (Beltrán, 2010; Ponte, 2008). Tal es el caso del médico

alemán Rudolf Virchow, quien tras evaluar una epidemia de fiebre tifoidea en la región de

la Alta Silesia, concluyó que los determinantes de la enfermedad eran de origen

socioeconómico y que “el tratamiento médico era de escasa utilidad” (Beltrán, 2010, p.31;

Ponte, 2008, p.2). De igual forma, el médico inglés John Snow, en una consulta del

gobierno sobre los problemas epidémicos a orillas del río Támesis, señaló a la falta de

higiene y a las pobres condiciones de vida como factores causantes (Ponte, 2008).

Desde esta postura, los aspectos de la situación social como la vivienda, la alimentación, las

condiciones de trabajo, la educación, la recreación, entre otros, se consideraron los

determinantes básicos de la salud y la enfermedad (Carmona et al., 2005).

Para médicos como Johann Peter Frank y Rudolph Virchow, el aspecto social sería el

determinante más importante de la salud al encausar la aparición de otros factores como la

mala alimentación, y la falta de higiene. Tanto Frank como Virchow se adhirieron al

movimiento reformista médico social de 1948 en Alemania, que proclamaba la salud como

asunto de todos, teniendo el Estado el deber de garantizarla (Beltrán, 2010; Ponte, 2008).

Desde que los determinantes de la salud conciernen a lo social y a lo económico, de

acuerdo con Virchow, las reformas sociales son también acciones médicas, e hizo

referencia al papel de la democracia, el derecho a la educación, la libertad y la prosperidad,

para él, “la medicina es una ciencia social y la política no es más que medicina a gran escala” (Beltrán, 2010; Moreno, 2007; Ponte, 2008).

Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XIX, la teoría del agente etiológico específico

desplazaría la propuesta social (Aguirre & Macias, 2002), aunque ésta última no perecería

en ése momento, trasladándose a las visiones de diferentes autores del s. XX. Tal es el caso

(28)

Mariana Odemaris González Mares 15 y no a los tratamientos farmacológicos (Navarro, 1998; Ponte, 2008; WHO, 1996).

Otra de las figuras que continuó el trabajo sobre la influencia de los factores sociales sobre

la salud fue el médico francés de formación sueca Henry Sigerist, considerado como

baluarte mundial en historia de la medicina. Durante su trayectoria en Estados Unidos,

Sigerist contribuyó con una de las propuestas más populares al campo de la salud (Beltrán,

2010; Ponte, 2008): el concepto de promoción de la salud, sustentado en la idea de que las

condiciones dignas de vida y trabajo, la educación, y los modos de descanso y recreación,

determinaban el estado de salud de la población, y no así los cuidados médicos. Sigerist

plantearía entonces que la principal misión de la medicina era precisamente la promoción,

seguida por la prevención, y en último término la curación (Beltrán, 2010; Ponte, 2008).

El concepto de la OMS

Pese a esta marcada tendencia en la práctica hacia el modelo biologicista, no han resultado

inertes las explicaciones alternas sobre la salud, prueba de ello es la definición de la

Organización Mundial de la Salud. Publicada en la constitución de éste organismo en 1948,

la definición consideró además de lo biológico, los aspectos sociales y psicológicos del

proceso salud-enfermedad: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y

social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (OMS, 1948, p.1, citado

en Alcántara, 2008).

Esta definición ha sido objeto de múltiples críticas, desde las que denotan sus deficiencias

hasta las que señalan sus ventajas. Alcántara (2008), reúne y reflexiona sobre diferentes

argumentos al respecto:

 Entre las críticas negativas, se arguye que la definición tiene un problema

epistemológico al considerar un hecho que los conceptos de salud y bienestar son

universales; se trata de una definición ahistórica y apolítica que puede legitimar los

(29)

Mariana Odemaris González Mares 16 la noción de bienestar es subjetiva y por lo tanto de difícil medición (San Martín y

Pastor, 1989, citado en Alcántara, 2008), además, trae consigo la idea de

normalidad cargada de controversia (Briceño-León, 2000, citado en Alcántara,

2008).

 En sus aspectos positivos, se dice que supera la concepción de la salud como un

conjunto de negaciones “el estado de no padecer ninguna enfermedad” (Evans y

Stoddart, 1996. p.29, citado en Alcántara, 2008). Por otro lado, la consideración de

lo social trascendiendo lo somático y psicológico, la convierte en una definición

holística y progresista, comprendida desde la interdisciplina (Alcántara, 2008); vista

así, supone una superación del paradigma biologista (Ramos Domínguez, 2006,

p.167, citado en Alcántara, 2008) y una vía para enmendar el drama de la medicina

contemporánea que ignora la etiología y la terapéutica no biológica de muchas

enfermedades (Martínez, 2006, citado en Alcántara, 2008). Finalmente, aunque

tachada de utópica, Rodríguez y Goldman (1996, p.12, citado en Alcántara, 2008)

consideran que más que un estado que sea posible alcanzar, es una meta útil para

establecer objetivos.

1.1.2) La contemporaneidad

En la contemporaneidad, el discurso sobre la determinación social de la salud adquiere

dimensiones mundiales a partir de la década de los setentas. En la reactivación del debate se

señala la relevancia del informe Lalonde (Canadá, 1974) y el Informe Black (Reino Unido,

1980), en su abordaje a la inequidad en salud, así como los resultados arrojados por la

Comisión de Macroeconomía y Salud de la OMS (Akerman, Crhistine, Bogús, Chioro, &

Buss, 2010 ). El informe Lalonde, además de apuntar hacia la institucionalización de la

estrategia de promoción de la salud, buscando reducir la inequidad, aumentar la prevención,

y la capacidad personal de enfrentamiento de los problemas de salud (Carmona et al.,

2005), introdujo la noción de campo de la salud (marco en el que la salud se pierde o se

recupera) integrado por la biología humana, el “medio ambiente”, el modo de vida y los

(30)

Mariana Odemaris González Mares 17 de la salud, es la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de la Salud. Celebrada

en 1978 en Alma Ata, la declaración de la conferencia reitera a la salud como derecho

humano fundamental, aboga por el trabajo multisectorial para el logro de los objetivos de

salud, reafirma la preocupación por las inequidades en salud entre estratos sociales y países,

y asume a la salud como indispensable para un desarrollo económico y social sostenido.

A partir de la conferencia, se lanza “la iniciativa de salud para todos en el 2000”, como un

compromiso para lograr que todos los pueblos del mundo alcancen un nivel mínimo de

salud que les permita llevar una vida social y económicamente productiva; la estrategia

para conseguirlo sería la Atención Primaria Integral, la cual ha servido como referente para

mejorar los sistemas de salud de muchos países. La Atención Primaria Integral consiste en

proporcionar servicios de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación de acuerdo a

los problemas de salud de las comunidades, en conjunto con la participación de la

comunidad y el individuo, en la planificación, organización, funcionamiento y control de la

atención primaria en salud (Beltrán, 2010; Declaración de Alma Ata, n.f.; Ponte, 2008).

La Primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud patrocinada por la OMS

y celebrada en 1986 en Ottawa, Canadá, es otro antecedente relevante (Beltrán, 2010;

Carmona et al., 2005; Ponte, 2008). De acuerdo a la carta de Ottawa, la promoción de la

salud es el proceso de capacitar a las personas para incrementar el control sobre su salud y

mejorarla, siendo no solo responsabilidad del sector salud esta tarea; las condiciones

fundamentales y los recursos para la salud incluyen la paz, el albergue, la educación, el

alimento, los ingresos, un ecosistema estable, recursos sostenibles, justicia social y la

equidad (WHO, 1986).

Para Buss y Pellegrini Filho (2007, citado en OPS, 2010), la política sanitaria de los años

ochenta y noventa estuvo dominada por la visión de la salud como bien privado, sin

embargo, en el año 2000, con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se reavivó el tema

de los determinantes sociales, reafirmándose en el 2005 con la creación de la Comisión

(31)

Mariana Odemaris González Mares 18 Recorriendo diferentes puntos de vista gestados a lo largo de la historia sobre el proceso

salud-enfermedad, queda claro que existe la conciencia acerca de que los orígenes de los

determinantes de la salud son diversos. Así, además de las explicaciones sociales y

biológicas mencionadas reiteradamente, existen otras nociones que van desde lo

psicológico, lo ambiental o lo histórico (Carmona et al., 2005; Moreno, 2007), que intentan

darle el lugar a fragmentos de la realidad que no terminan de ser considerados en la

integralidad de lo que salud implica.

A pesar de este reconocimiento, hay una impresión generalizada de que la práctica actual

en salud está orientada a tratar solo un fragmento del espectro de determinantes que definen

la salud. De esta forma, la explicación biológica, sustento de la práctica biomédica, ha

tenido la supremacía en lo que al tratamiento de los problemas de salud se refiere.

Orientada a la curación, la práctica biomédica domina el campo de la salud (Beltrán, 2010;

Lebel, 2005; Navarro, 1998; Ponte, 2008; Yuste, 1988), entre las razones de su éxito se

señalan aspectos como los beneficios económicos que genera la mercantilización de la

salud, con temas como la privatización de los servicios, los seguros médicos, las patentes,

entre otros. (Ponte, 2008). Por otro lado, está la esencia misma de las explicaciones

alternativas a la biológica, como es el caso de la propuesta social, la cual resulta

amenazadora a las estructuras de poder, en su carácter cuestionador y transformador de

patrones sociales que determinan perfiles de salud (Navarro, 1998; Ponte, 2008).

Por supuesto, también el desarrollo científico y tecnológico en el área biomédica han

sustentado las expectativas puestas en el modelo médico orientado a la curación de

padecimientos (Ponte, 2008; WHO, 1996). En este sentido, los resultados inmediatos de la

práctica médica curativa en contraposición a los productos de largo plazo de los esquemas

preventivos, es otra de las razones por las que ha triunfado el esquema terapéutico por

encima de otras propuestas (WHO, 1996).

1.2) El medio ambiente como elemento constante en el concepto de salud, y en el

(32)

Mariana Odemaris González Mares 19 desarrollo del concepto de salud. Esta característica es notable en las diferentes visiones

que han sido formuladas para describirla. El planteamiento ambiental trasciende incluso la

teoría sobre salud, y se hace explícito en las actividades que competen a este sector, lo cual

es evidente en el propio recorrido histórico de la salud pública. En la práctica más reciente,

los vínculos que existen entre salud ambiental y el área general de salud, siguen

distinguiéndose entre la literatura.

1.2.1) La aparición del medio ambiente en diferentes conceptos de salud

En la trayectoria del concepto de salud a través de la historia y los diferentes contextos en

que ha sido elaborado, la conciencia sobre la influencia del medio ambiente se ha

mantenido como una constante.

Desde nociones tan remotas, como la visión religiosa sobre la salud, que forma parte de la

concepción ontológicade la enfermedad (enfermedad como entidad con existencia propia,

el enfermo ha sido penetrado por algo o ha perdido algo) propuesta por Canguilhem

(Moreno, 2007), y donde su pérdida se considera un castigo proveniente de una deidad, el

daño provocado individual o grupalmente se piensa que es causado por la exposición al

ambiente físico. En otro punto de vista, el del modelo dinámico de la enfermedad propuesto

también por Canguilhem, el ambiente ocuparía una posición central al considerarse la salud

y la enfermedad a partir de un equilibrio entre el organismo y su ambiente.

En la Grecia antigua, Hipócrates, quien fuera reconocido por sus aportes a la medicina,

compartió la visión dinámica de la enfermedad, al entender la salud como el resultado de

una relación en armonía entre el hombre y su ambiente, ésta a su vez producto del

equilibrio de los humores corporales combinados con los elementos de la naturaleza

(Caliente-húmedo, frío-seco (Moreno, 2007)) y del planeta (Fuego, tierra, agua y aire,

(Moreno, 2007)).

En la misma línea de pensamiento dinámico sobre la enfermedad, Galeno, máximo

exponente médico desde el s.II hasta el Renacimiento, explicaría la influencia que tienen

(33)

Mariana Odemaris González Mares 20 Al aparecer la visión higienista, que sustituyó al modelo médico clásico de gran influencia

durante la edad media, su postura individualista llamó por un estilo de vida que permitiera

el equilibrio entre la physis corporal, el individuo y la naturaleza (Carmona et al., 2005);

dicho equilibrio tendría que suceder entre aspectos como el aire-ambiente, comida-bebida,

entre otros (Carmona et al., 2005).

En general, el concepto de salud del enfoque biologicista ha considerado al medio ambiente

como un elemento vital en su explicación, al entender, que la funcionalidad del organismo

se encuentra en potencialidad de ser dañada o alterada por agentes patógenos que se

encuentran contenidos en él. La propia perspectiva de la tríada ecológica,

agente-hospedero-ambiente, incluyó también la visión de la salud-enfermedad a partir del

equilibrio entre los tres componentes (Carmona et al., 2005; Moreno, 2007).

Para el enfoque social, el ambiente físico no deja de tener influencia sobre la salud y la

enfermedad, sin embargo su posición pasa a un segundo nivel, convirtiéndose en un aspecto

determinado por la configuración social (Akerman et al., 2010). En esta perspectiva, la

determinación se debe entender a partir de cómo el ambiente físico y la biología humana

(dimensiones naturales), quedarían supeditados a la medida en que la estructura social las

“subordine” (Akerman et al., 2010, p.2).

En el discurso de la salud a partir de la década de los setenta, el tema del medio ambiente se

ha venido presentando de manera regular aunque con ciertas omisiones y en diferente

medida. No es propósito de esta revisión ahondar en todos los discursos en salud que han

incluido el tema del ambiente, sin embargo es importante mencionar que existen

antecedentes importantes a nivel internacional que lo reconocen como uno de los

determinantes de la salud. A continuación se presentan algunos ejemplos de lo anterior:

 En el informe Lalonde (1974), que ha sido uno de los precedentes sobre salud más importantes de la década de los setenta, el medio ambiente ocupa un lugar principal

(34)

Mariana Odemaris González Mares 21 2008; Yuste, 1988).

 En el documento de la estrategia de Salud Para Todos en el 2000 (1977), uno de los señalamientos con respecto al medio ambiente se hace en el marco de los elementos

esenciales del cuidado primario a la salud. Al respecto se afirma que será posible

identificar el apoyo que necesitan las comunidades para llevar a cabo su propio

cuidado primario de la salud, así como para realizar las medidas pertinentes que

influyan sobre el ambiente -incluido el psicosocial-, con miras a la prevención y

control de enfermedades transmisibles y no transmisibles (WHO, 1981, p. 47). Las

cuestiones medio ambientales también se mencionan en el trabajo intersectorial; por

su parte, el tema del saneamiento es referido con frecuencia en el texto.

 La carta de Ottawa de 1986 (WHO, 1986) contiene un destacado componente sobre el medio ambiente. En el mismo concepto de promoción de la salud, se argumenta

que para lograr el completo bienestar físico, mental y social del que habla la

definición de salud de la OMS, además de la necesidad de los individuos de realizar

sus aspiraciones y satisfacer sus necesidades, se encuentra el desarrollo de la

capacidad para cambiar o adaptarse a su ambiente. También se señala como un

elemento que integra las condiciones fundamentales para la salud y como una de las

condiciones para las cuales tiene que trabajar la abogacía. Además, su protección

(tanto del ambiente natural como el construido), y la conservación de los recursos

naturales, se señala como básica en cualquier estrategia de promoción de la salud.

 La tercera conferencia internacional sobre promoción de la salud, “Ambientes de apoyo para la salud”, Sundsvall 1991, (United Nations Environment Programe

[UNEP], WHO, Nordic Council Of Ministers, 1996), es una de las referencias más

notables en cuanto al reconocimiento de la influencia del medio ambiente en el

desarrollo de las enfermedades. En la conferencia se reconoció que millones de

personas viven en extrema pobreza y marginación, y en ambientes degradados que

afectan su salud, dificultando así el logro de la meta de salud para todos en el 2000.

Ante este panorama, el objetivo de promover ambientes físicos, sociales,

económicos y políticos, de apoyo para la salud, se convierte en un camino

(35)

Mariana Odemaris González Mares 22 salud, el ambiente, y la justicia social, con el fin de conseguir la meta común de

salud para todos, además se reconoce la interdependencia entre la salud y el

ambiente. La visión de ambiente contemplada en la conferencia trasciende la parte

física del entorno, incluyendo a los aspectos sociales. La acción para crear

ambientes de apoyo para la salud, incluye las dimensiones físicas, sociales,

espirituales, económicas y políticas, las cuales deben ser coordinadas a nivel local,

regional y global.

 La Declaración de Yakarta de 1997, como parte de las prioridades para la promoción de la salud en el s.XXI, habla de promover la responsabilidad social para

la salud, y entre sus acciones, toca el tema de la protección del ambiente y el uso

sostenible de los recursos, la restricción de la producción y el comercio de bienes y

sustancias peligrosas, y la detención de las prácticas de mercado no saludables

(WHO, Ministry of Health-Republic of Indonesia , 1997).

Es necesario insistir en que los ejemplos presentados no son exhaustivos sobre la amplitud

de reuniones internacionales que han manifestado el reconocimiento sobre la mutua

interdependencia entre salud y ambiente. Más aún, en el nuevo siglo se presentan nuevos

referentes en el marco del desarrollo que involucran a ambos núcleos, como la Declaración

del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Además, la OMS en coordinación

con UNEP (United Nations Environment Program), ha reforzado el vínculo en una serie de

publicaciones conjuntas con ánimo de sentar las bases que permitan la toma de decisiones

en consideración de la estrecha relación entre ambiente y salud, un ejemplo de ello es HELI

(Health and Environment Linkage Initiative).

1.2.2) El origen de la salud ambiental en la salud pública

Como se describió previamente, la noción sobre la relación del ambiente y la salud ha

estado presente desde civilizaciones antiguas, sin embargo los orígenes de lo que se conoce

como salud ambiental se remontan a la Europa de mediados del siglo XIX, en el marco de

(36)

Mariana Odemaris González Mares 23 una serie de enfermedades transmisibles -tema prioritario de salud pública para aquella

época-, y las acciones que se emprendieron para abordar el problema fueron básicamente de

saneamiento (Berg, 2005; Kotchian, 1997; WHO, 1996; Yassi et al., 2002).

La práctica de salud de aquel entonces, considerada hoy en día de salud ambiental,

conformó a su vez el origen de lo que ahora se conoce como salud pública. Así, las

primeras políticas sanitarias establecidas tuvieron un contenido básicamente ambiental (sin

incluir a la contaminación por las industrias), lo que dio pie a la creación de leyes como la

de salud pública promovida por el parlamento británico en 1848, y que contenía temas

como agua limpia y riesgos a la salud por enfermedades infecciosas (Yassi et al., 2002). En

esta misma línea, se crearon puestos públicos cuyas funciones fueron las inspecciones de

salud (WHO, 1996). En ésta etapa destacaron las aportaciones del abogado Edwin

Chadwick en su impulso al establecimiento de leyes sanitarias, así como del médico John

Snow, pionero en epidemiología y salud ambiental (Aguirre & Macías, 2002; Berg, 2005;

Kotchian, 1997; Parkes et al., 2003). En la evolución de la salud pública moderna de

Ashton y Seymour (citados en WHO, 1996), esta etapa corresponde a la primera fase,

denominada fase ambiental.

1.2.3) Lugar de la salud ambiental en la salud pública

En la definición de salud pública propuesta por Winslow en 1923, y adaptada por el comité

experto de la OMS en 1952, el ambiente es uno de los elementos que la conforman,

particularmente desde el punto de vista del saneamiento:

La ciencia y arte de prevenir la enfermedad, prolongar la vida, y promover la salud mental y física y la

eficiencia a través de los esfuerzos organizados de la comunidad para el saneamiento del ambiente, el control

de las infecciones transmisibles, la educación del individuo en higiene personal, la organización de los

servicios médicos y de enfermería para el diagnóstico temprano y el tratamiento preventivo de la enfermedad

y el desarrollo de maquinaria social para asegurar a cada individuo un estándar de vida adecuado para el

mantenimiento de la salud, organizando estos beneficios para permitir a cada individuo realizar su derecho a la

(37)

Mariana Odemaris González Mares 24 En la práctica, el área de la salud pública encargada de las cuestiones del ambiente y su

influencia en la salud, es la salud ambiental, y la ejecución de sus actividades es por tanto

responsabilidad de las agencias del sector salud.

En el texto de la OPS, “Salud en las Américas 2007” (Volumen I – Regional), el capítulo

titulado “Desarrollo sostenible y salud ambiental”, reconoce la importancia del ambiente

dentro del sector salud, al afirmar que una de sus principales responsabilidades es proteger

el bienestar público, asegurando un ambiente físico y social saludable, el cual permita el

desarrollo humano sostenible y proteja a los grupos vulnerables.

Por otro lado, en el libro “Salud Ambiental Básica” (Yassi et al., 2002), las actividades de

salud ambiental son sobrentendidas como acciones de salud pública, aunque desde un

principio se aclara que la totalidad de cuestiones intrincadas en esta área no son solo

responsabilidad de las agencias de salud y que corresponde a otros sectores involucrarse en

su manejo.

Sobre el desempeño de la salud ambiental dentro del área general de salud pública, existe

coincidencia en textos de México y Estados Unidos –para la década de los noventa-, en

describir a un departamento con una posición no fortalecida y aislada con respecto a la

totalidad del sector salud.

En “La Salud Ambiental en México” de Miguel Gil (1995), se habla de un área que no

había logrado encontrar, para aquel entonces, su lugar dentro de la salud pública. En el caso

de Estados Unidos, Kotchian en 1997, en su publicación “Perspectives on the place of

environmental health and protection in public health and public health agencies”,

argumenta que el campo de la salud ambiental y protección se encuentra desvinculado del

resto de las actividades de salud pública, lo anterior de acuerdo con el autor, ha sido causa

de fragmentación, duplicación y falta de coordinación.

En México, el organismo encargado de llevar a cabo las funciones de salud ambiental es la

(38)

Mariana Odemaris González Mares 25 Medicamentos y Tecnologías para la Salud, Control Sanitario de Productos y Servicios, el

Laboratorio Nacional de Salud Pública y la Dirección de Control Sanitario de la Publicidad

(Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios [COFEPRIS], 2010).

1.3. Salud ambiental, reconstruyendo las piezas del campo

Entre la literatura sobre salud ambiental, relacionada con visiones y contenidos de este

campo de estudio, se distinguen algunos temas básicos que permiten dar forma a los

diferentes significados que adopta el área. Al respecto, la serie de definiciones identificadas

en la revisión bibliográfica, fue analizada y agrupada en esta investigación, dando lugar al

reconocimiento de un conjunto de elementos variables entre las distintas posturas.

En este sentido, la descripción del recorrido histórico de la salud ambiental, los contenidos

programáticos, y las diferentes perspectivas acerca de la posición del hombre en relación al

ambiente y la salud, parecen proporcionar fundamentos para las diferentes nociones.

1.3.1) Desarrollo histórico de la salud ambiental

Los orígenes de la salud ambiental como práctica se identifican hacia la segunda mitad del

siglo XIX, conformando las primeras actividades institucionalizadas de salud pública.

Durante esta primera etapa destacaron las aportaciones del médico inglés John Snow,

célebre por dar fin a una epidemia de cólera en Londres al remover el principal foco de

infección para la propagación de la enfermedad, la bomba de agua de la calle principal

londinense (Berg, 2005; Kotchian, 1997; Parkes, Panelli, & Weinstein, 2003), acción

considerada como fundamento de la práctica de salud ambiental (Berg, 2005).

Posteriormente, con el desarrollo científico de finales del s.XIX -principalmente en el área

de la microbiología- se transformó el pensamiento sobre el mecanismo de transmisión de

enfermedades (Berg, 2005; WHO, 1996) y con ello la forma de practicar la salud pública.

Serían para entonces de gran relevancia los descubrimientos del químico L. Pasteur y el

(39)

Mariana Odemaris González Mares 26 del agente etiológico específico (Aguirre & Macias, 2002; Berg, 2005; WHO, 1996). Este

fue un momento cumbre donde el agente infeccioso cobraría mayor importancia sobre el

ambiente del que forma parte (CENDEISSS, 2003). La influencia de este pensamiento

repercutió necesariamente en la forma como se practicaría la salud pública de aquel

momento, fue así que surgieron intervenciones como las campañas de vacunación (WHO,

1996), la cloración de los suministros de agua, las primeras leyes de alimentos y fármacos

y la pasteurización de la leche (Berg, 2005).

En la construcción de la historia de la salud ambiental en Estados Unidos, realizada por

Rebecca Berg, en “Bridging the great divide: Environmental Health and the Environmental

Movement”, se describe una etapa posterior al desarrollo del pensamiento sobre el agente

etiológico específico. De acuerdo con Berg (2005), las primeras décadas del siglo XX

fueron de gran éxito para la salud pública norteamericana, la cual, basada en una práctica

comunitaria, se caracterizaba por programas donde el personal de salud tenía la función de

salir a identificar los problemas sanitarios existentes en las comunidades. De esta forma,

esta etapa tuvo un enfoque básicamente de saneamiento, con temas como comida limpia,

mejor recolección de desperdicios humanos, y mejor tratamiento del agua para beber. La

premisa de aquel momento era que un ambiente seguro –libre de amenazas biológicas- era

igual a un ambiente sano (Berg, 2005).

Un nuevo momento para la salud ambiental cobraría fuerza en la segunda mitad del XX

trayendo consigo una lozana conciencia sobre amenazas ambientales de origen no biológico

(Berg, 2005). En este sentido, el incremento de las evidencias del problema de la

contaminación -pasada por alto desde los orígenes de la revolución industrial (Yassi et al.,

2002)- desempeñó un rol decisivo.

La incipiente conciencia sobre las amenazas químicas, estuvo relacionada con una serie de

acontecimientos que afectaron la salud de los humanos y de los sistemas naturales. Tal fue

el caso del derrame de petróleo del Torrey Canyon en las costas de Francia, o el

reconocimiento científico que atribuyó la muerte de miles de organismos acuáticos en los

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (257 pages)