L A E S PA Ñ A D E G U E R R A E N E L C U E N TO M U Y L E J O S D E M A D R I D

Texto completo

(1)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

L A E S PA Ñ A D E G U E R R A E N E L C U E N TO

M U Y L E J O S D E M A D R I D

P o r A r a b e l l e N o g u e i r a A l v e s L i c e n c i a t u r a e n L e t r a s c o n E s p a ñ o l b e l l e n o g u e i r a @ i g . c o m . b r

FERNÁNDEZ, Jesús Santos. Muy lejos de Madrid. In: Cabeza rapada. Barcelona: Editorial: Seix Barral, 1958.

Muy lejos de Madrid, cuento del escritor español Jesús Fernández Santos, es un relato con seis páginas narrado en tercera persona, que forma parte de la obra Cabeza Rapada, que nos traslada a la primera mitad del siglo XX. El autor, desde el cuento, refleja un poco la tensión y el miedo que vivía la sociedad española en la Guerra Civil (1936 -1939) en España, conflicto béli co ocurrido antes de la 2ª Guerra Mundial que ha resultado en la caída del poder vigente y la consecuente toma del poder por el General Franco, relatando los hechos de aquel cotidiano con detalle, pero tendiendo a narrarlos desde la perspectiva y puntos de vista del personaje principal, el chico, uno de los hijos de la familia que está siempre despierto prestando la atención a todo lo que ocurre a su vuelta.

El cuento trata de un niño que a la hora de dormir, a las noches, veía la iluminación de los explosivos y escuchaba disparos de armas, de ahí sentía miedo y no lograba dormir. Al principio de la narración, el chico, en la cama, le pregunta a su madre si la misma no escuchaba los ruidos y ésta decía no escuchar nada y le ordenara al niño que se pusiera quieto y durmiera. Desde que el ferrocarril fue cortado por el frente en la región, el padre del chico se mantuvo en una zona,

(2)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

quedándose en Madrid, alejado de la madre y de los dos hijos que se han quedado en un pueblo y desde entonces así han permanecido. Las noches pasaban y junto a ella venían las tinieblas y el miedo del niño que no conseguía comprender el porqué de los ruidos de los disparos, la presencia de soldados y este panorama de guerra.

Después de unos meses, el padre bajó a despedirles prometiendo que pasaría a visitarlos todos los domingos. Pero ello no ha ocurrido, y cansada de esperar, la madre le llama un día por teléfono y regresa llorando. Esa constante falta de noticia hace que el niño le pregunte a su madre seguidas veces el motivo por el que su padre no los visita, pero el chico nunca tenía la respuesta, su madre nunca la decía. Asimismo, las ganas que tenía de regresar a Madrid y la propia curiosidad de enterarse de lo que pasaba, no le hacía desistir de seguir preguntándolo a la madre, sobre todo en las noches, cuando la oscuridad le traía el miedo y la tristeza, y la señora con la incertidumbre de las cosas seguía con las mismas respuestas lacónicas e huidizas.

El cuento sugiere la preocupación del autor de retratar la realidad, principalmente en lo que respecta a enseñar a España en la Guerra Civil, podemos visualizar un ambiente de guerra en varios trechos, a saber: “Nuevos disparos vinieron a acongojarle de nuevo, trayéndole el recuerdo de su padre.” (p. 81); “Los días pasaban en procesión fugaz, como los pueblos, los trenes cargados de soldados, los nuevos jefes de control que cada mañana conocían.” (p. 79 -80). Los fragmentos anteriormente transcritos nos hacen creer que el cuento es de contenido realista, una vez que expresa la realidad histórica y política de un país, porque al leerlo visualizamos la presencia de soldados y de tiros.

En cuanto a la realidad social, las actitudes de los personajes nos dan pistas del significado de lo que es vivir en un país en donde ha eclosionado una guerra, el trecho

(3)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

siguiente: “Iglesias asoladas, fuentes que aún desgranaban solitarias su fluir silencioso, y por encima de todas las cosas, el silencio de los hombres, su gesto hostil, desconfiado; el miedo de la guerra.”(p. 80) describe las actitudes de las personas demostrando desconfianza, silencio y miedo, tan característicos de un panorama de guerra.

Además, podemos notar la presencia de dos mundos antagónicos. Por una parte, vemos a un niño que se siente incomodado con la realidad a su alrededor y que percibe todo lo que sucede, esto es, se da cuenta de que algo serio puede estar ocurriendo en su país. El chico se mantiene despierto muchas noches, lo que le hace cuestionar a su madre y a su hermano, cuando este no se encuentra dormido, sobre las causas y la explicación de aquel escenario de terror y a su madre le pregunta principalmente el porqué de la ausencia de su padre y por qué no pueden regresar a Madrid.

Por otra parte, están la madre y el hermano Antonio que evitan cuestionar la situación vigente. La actitud de la madre, a lo mejor, es una manera de hacer de cuenta de que no ocurre nada para evitar que los hijos sientan miedo o se preocupen, o tal vez ella misma preferiera cerrar los ojos ante la seriedad de los sucesos en su país por no tener coraje a retarlos. En el siguiente trecho, podemos ver que la reacción de su hermano era igual a la de su madre: “Las disputas le hacían desvelarse a medianoche. Alzando la cabeza a la almohada, encontraba al hermano despierto ya./¿qué pasa, Antonio?/ Duérmete, anda…/Siempre la dichosa palabra. Parecía que su única misión en la familia fuera dormir eternamente.” (p. 81), este fragmento sugiere que la acción de dormir consistía en la mejor solución porque por algunos instantes se podría olvidar de la vida dura y sufrida.

De este modo, la realidad social se nos plantea por la manera como el autor nos cuenta la historia. A los lectores, nos da a entender en el cuento que la gente sufría mucho

(4)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

ante el ambiente hostil de la guerra, veíamos separar a las familias por los encierros de los pueblos y por la interrupción de las rutas entre las ciudades. Además, percibimos el sufrimiento en el seno de la familia, desde la esposa que sufre con la ausencia de su marido y sobre todo el sufrimiento del chico que tiene que convivir con la ausencia del padre y conformarse con las respuestas no sabidas y no seguras de un presente hostil y de un futuro incierto, de los cuales su madre prefiere huir y ocultar la realidad, escapándose de esta a través de la omisión de los hechos.

En cambio, el chico, que está siempre cuestionando representa aquí el otro lado, el lado que se mantiene atento y que cuestiona la realidad, la realidad dominada por el silencio de los hechos que no se dan a conocer. El niño intenta enterarse del porqué de los acontecimientos, se inquieta con la situación de terror en vigor. Todo ello podemos reconocer en el siguiente trecho: “ Mamá, ¿no oyes?/ Duérmete La voz llegó como un susurro desde la habitación contigua./¿No oyes nada?/Vas a despertar a tu hermano./¿Me dejas que vaya ahí?/ No./ Ven tú aquí, entonces./ Estate quieto, ya verás cómo te duermes.” (p. 79).

A lo largo de la historia, vemos sentir miedo el niño con la llegada de las noches, lo que nos hace pensar que junto con las tinieblas de la noche acercan también el terror y el miedo que le tiene el chico al “horizonte iluminado súbitamente” (p. 79) y al fuego de los disparos. El escuchar los disparos, el ver la iluminación de las explosiones y la presencia de los soldados hacen que el niño perciba que algo malo pueda estar ocurriendo en su país.

¿Y qué decir del título de este cuento? En primer lugar que es bastante sugestivo, ya que percibimos en la historia que la familia vivía en Madrid, pero la guerra hizo separar al padre de la madre y de sus dos hijos, siendo que aquel siguió en Madrid y estos retrocedieron y se alejaron de esta ciudad

(5)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

porque tenía que acatar las órdenes de evacuar. En segundo lugar, Madrid además de representar la propia ciudad en la que residía la familia antes de la guerra, también podría simbolizar el propio hogar, quizás fuera la representación de la paz que existía antes de la eclosión de la guerra y por último, Madrid podría ser el recuerdo de un paraíso perdido que significaba el pasado de una familia feliz y unida.

Asimismo, a lo largo de la guerra, como era el ejército que sustentaba el conflicto, muchas rutas, ferrocarriles han sido cortados como vemos en el siguiente trecho del cuento: “Desde que el frente cortó el ferrocarril, dejando en la otra zona al padre, los tres la madre y los dos hijos iban retrocediendo, alejándose más, acatando las órdenes de evacuar” (p. 79), sugiriendo que trasladar por voluntad propia entre pueblos y ciudades no dependía solo de la decisión de uno, puesto que el país vivenciaba una guerra en donde era la fuerza armada que comandaba la permanencia o no de la gente en los sitios. De ahí que el regreso a Madrid aún parecía tardar mucho a ocurrir o quizás no ocurriera nunca; a los lectores, nos da esta impresión cuando leemos el siguiente trecho: “ ¿Nos vamos a Madrid? ¿Cuándo?/ Dentro de unos días. Cuando pase esto./ ¿Y si no pasa?” (p. 84).

Lo interesante y lo que vale la pena destacar es que en el cuento podemos hacer inferencias y hasta mismo usarlo como un documento que sirve de testimonio de esta fase de la Historia de España, podemos reconocer en cada personaje talvez los mismos miedos y deseos de paz del pueblo español del inicio del pasado siglo que estuvieron presentes en la época de la Guerra Civil. Notamos una cierta angustia, ansiedad y tristeza en los personajes, sobre todo en la madre y en el hijo que está siempre cuestionando las cosas, así como percibimos una necesidad por parte del niño de una respuesta de esperanza ante el temor visualizado en su alrededor.

(6)

J

G r a d u a n d o, F e i r a d e S a n t a n a , v . 2 , n . 3 , p . 1 2 1 - 1 2 6 , j u l . / d e z . 2 0 1 1

profunda, con mucha validad, coherente con la realidad y con la sociedad de la España de la Guerra Civil, pues sirve de testimonio de estos años. Además, la recomendamos para los que estudian o aprecian la literatura Española y porque es una obra que instiga la curiosidad del lector a cada párrafo leído y nos hace trasladar a un tiempo y enterarnos de una época a la que solo los españoles de dicho momento han conocido y han vivenciado.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :