Estribillo: Gloria a nuestro Dios, gloria en las alturas. Y paz en la tierra a toda criatura.

Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)

Himno de Entrada #556 A casa del Padre

Celebrante: Bendito sea Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Pueblo: Y bendito sea su Reino, ahora y por siempre. Amén.

Celebrante y Pueblo: Dios omnipotente, para quien todos los corazones están manifiestos, todos los deseos son

conocidos y ningún secreto se halla encubierto: Purifica los pensamientos de nuestros corazones por la inspiración de tu Santo Espíritu, para que perfectamente te amemos y dignamente proclamemos la grandeza de tu santo Nombre; por Cristo nuestro Señor. Amén.

Gloria in Excelsis

Estribillo: Gloria a nuestro Dios, gloria en las alturas.

Y paz en la tierra a toda criatura.

1.– Señor, te alabamos, y te bendecimos; 2. Tú eres el Cordero que quitas el pecado; Todos te adoramos, y te damos gracias. Atiende a los ruegos de quien te ha implorado. Gracias mil, oh Señor, por todo lo creado. Oh Señor, ten piedad. Perdona las culpas. Gracias mil, oh Señor, por todo lo creado. Oh Señor, ten piedad. Perdona las culpas.

3. Tu sólo Señor, tu solo eres Santo. Tu sólo Señor, tu solo eres Santo. En la Gloria de Dios, reinas para siempre. En la Gloria de Dios, reinas para siempre.

Colecta del día

Celebrante: El Señor sea con ustedes Pueblo: Y con tu espíritu Celebrante: Oremos

Celebrante y Pueblo:

Dios todopoderoso, cuyo Hijo nuestro Salvador Jesucristo es la luz del mundo: Concede que tu pueblo, iluminado por tu Palabra y Sacramentos, brille con el resplandor de la gloria de Cristo, para que el sea conocido, adorado y obedecido hasta los confines de la tierra; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Lectura del libro del Profeta Isaías (49:1-7)

Óiganme, países del mar, préstenme atención, naciones lejanas: El Señor me llamó desde antes de que yo naciera; pronunció mi nombre cuando aún estaba yo en el seno de mi madre. Convirtió mi lengua en espada afilada, me escondió bajo el amparo de su mano, me convirtió en una flecha aguda y me guardó en su aljaba. Me dijo: «Israel, tú eres mi siervo, en ti me mostraré glorioso.» Y yo que había pensado: «He pasado trabajos

IGLESIA EPISCOPAL DE LA ASCENSIÓN

205 South Summit Avenue ♦ Gaithersburg, Maryland 20877

(301) 948-0122

Segundo Domingo después de la Epifanía

15 de Enero de 2017— Eucaristía Domingos a las 11:00 a.m.

Reverendo Randy Lord-Wilkinson, Rector

Reverendo Javier García Ocampo, Asistente del Rector

Director Musical: Señor Samuel Munguía

(3)

en vano, he gastado mis fuerzas sin objeto, para nada.» En realidad, mi causa está en manos del Señor, mi recompensa está en poder de mi Dios. He recibido honor delante del Señor mi Dios, pues él ha sido mi fuerza. El Señor, que me formó desde el seno de mi madre para que fuera su siervo, para hacer que Israel, el pueblo de Jacob, se vuelva y se una a él, dice así: «No basta que seas mi siervo sólo para restablecer las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; yo haré que seas la luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra.» El Señor, el redentor, el Dios Santo de Israel, dice al pueblo que ha sido totalmente despreciado, al que los otros pueblos aborrecen, al que ha sido esclavo de los tiranos: «Cuando los reyes y los príncipes te vean, se levantarán y se inclinarán delante de ti porque yo, el Señor, el Dios Santo de Israel, te elegí y cumplo mis promesas.»

Escuchen lo que el Espíritu esta diciendo al pueblo de Dios.

Pueblo: Demos gracias a Dios.

Salmo 40:1-12

1 Con paciencia esperé al Señor; * se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

2 Me sacó del pozo de la desolación, del lodo cenagoso; * puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.

3 Puso luego en mi boca canción nueva, un himno de alabanza a nuestro Dios. * Muchos verán esto, y temerán,

y así confiarán en el Señor.

4 Bienaventurados los que ponen en el Señor su confianza, * que no acuden a malos espíritus, ni recurren a dioses falsos.

5 ¡Cuántas maravillas has hecho, oh Señor Dios mío, cuántos planes en favor nuestro! *

Nadie se te puede comparar.

6 Si yo pudiera anunciarlos y hablar de ellos, * pero no pueden ser contados.

7 Sacrificio y ofrenda no te agradan; * (tú me has dado oídos para escucharte);

8 Holocausto y sacrificio para expiación no has demandado, * y entonces dije: "He aquí, yo vengo.

9 En el rollo está escrito de mí: *

'El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado; tu ley está en lo profundo de mi corazón' ".

10 He anunciado justicia en la gran asamblea; * he aquí, no refrené mis labios,

y esto, oh Señor, tú lo sabes.

11 No escondí tu benevolencia dentro de mi corazón; he pregonado tu fidelidad y salvación; *

no oculté tu bondad y fidelidad en la gran asamblea.

12 Tú eres el Señor; no retengas de mí tu compasión; * tu bondad y tu fidelidad me guarden siempre;

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (1:1-9)

Pablo, llamado por la voluntad de Dios a ser apóstol de Cristo Jesús, saluda, junto con el hermano Sóstenes, a los que forman la iglesia de Dios que está en Corinto, que en Cristo Jesús fueron santificados y llamados a formar su pueblo santo, junto con todos los que en todas partes invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor nuestro y del pueblo santo. Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen sobre

(4)

ustedes su gracia y su paz. Siempre doy gracias a mi Dios por ustedes, por la gracia que Dios ha derramado sobre ustedes por medio de Cristo Jesús. Pues por medio de él Dios les ha dado toda riqueza espiritual, así de palabra como de conocimiento, ya que el mensaje acerca de Cristo se estableció firmemente entre ustedes. De este modo no les falta ningún don de Dios mientras esperan el día en que aparezca nuestro Señor Jesucristo. Dios los mantendrá firmes hasta el fin, para que nadie pueda reprocharles nada cuando nuestro Señor Jesucristo regrese. Dios siempre cumple sus promesas, y él es quien los llamó a vivir en unión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Escuchen lo que el Espíritu esta diciendo al pueblo de Dios. Pueblo: Demos gracias a Dios.

Himno de Secuencia #319 El Cristo de Belén

Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan (1:29-42) Pueblo: ¡Gloria a ti, Cristo Señor!

Al día siguiente, Juan vio a Jesús, que se acercaba a él, y dijo: «¡Miren, ése es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! A él me refería yo cuando dije: “Después de mí viene uno que es más importante que yo, porque existía antes que yo.” Yo mismo no sabía quién era; pero he venido bautizando con agua precisamente para que el pueblo de Israel lo conozca.» Juan también declaró: «He visto al Espíritu Santo bajar del cielo como una paloma, y reposar sobre él. Yo todavía no sabía quién era; pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: “Aquel sobre quien veas que el Espíritu baja y reposa, es el que bautiza con Espíritu Santo.” Yo ya lo he visto, y soy testigo de que es el Hijo de Dios.» Al día siguiente, Juan estaba allí otra vez con dos de sus seguidores. Cuando vio pasar a Jesús, Juan dijo: —¡Miren, ése es el Cordero de Dios! Los dos seguidores de Juan lo oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que lo seguían les preguntó: —¿Qué están buscando? Ellos dijeron: —Maestro, ¿dónde vives? Jesús les contestó: —Vengan a verlo. Fueron, pues, y vieron dónde vivía, y pasaron con él el resto del día, porque ya eran como las cuatro de la tarde. Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro. Al primero que Andrés se encontró fue a su hermano Simón, y le dijo: —Hemos encontrado al Mesías (que significa: Cristo). Luego Andrés llevó a Simón a donde estaba Jesús; cuando Jesús lo vio, le dijo: —Tú eres Simón, hijo de Juan, pero tu nombre será Cefas (que significa: Pedro).

El Evangelio del Señor.

Pueblo: Te alabamos, Cristo Señor.

Sermón Javier García Ocampo

Creemos en un solo Dios, padeció y fue sepultado.

Padre todopoderoso, Resucitó al tercer día, según las Escrituras, Creador de cielo y tierra, subió al cielo

de todo lo visible e invisible. y está sentado a la derecha del Padre. Creemos en un solo Señor, Jesucristo, De nuevo vendrá con gloria

Hijo único de Dios, para juzgar a vivos y muertos, nacido del Padre antes de todos los siglos: y su reino no tendrá fin. Dios de Dios, Luz de Luz, Creemos en el Espíritu Santo, Dios verdadero de Dios verdadero, Señor y dador de vida,

engendrado, no creado, que procede del Padre y del Hijo, de la misma naturaleza que el Padre, que con el Padre y el Hijo

por quien todo fue hecho; recibe una misma adoración y gloria, que por nosotros y que habló por los profetas.

y por nuestra salvación Creemos en la Iglesia,

(5)

por obra del Espíritu Santo Reconocemos un solo Bautismo se encarnó de María, la Virgen, para el perdón de los pecados.

y se hizo hombre. Esperamos la resurrección de los muertos Por nuestra causa fue crucificado y la vida del mundo futuro. Amén. en tiempos de Poncio Pilato:

Letanía de Sanidad

Celebrante: Nombremos ante Dios a aquéllos por quienes vamos a ofrecer nuestras oraciones. El pueblo dice en voz alta el nombre de las personas por quienes va a interceder.

Letanista: Dios el Padre, tu voluntad es que toda persona tenga salud y salvación; Pueblo: Te alabamos y te damos gracias, Señor.

Letanista: Dios el Hijo, viniste para que tengamos vida, y la tengamos en abundancia; Pueblo: Te alabamos y te damos gracias, Señor.

Letanista: Dios el Espíritu Santo, nuestros cuerpos son el templo donde moras; Pueblo: Te alabamos y te damos gracias, Señor.

Letanista: Santa Trinidad, un solo Dios, en ti vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser; Pueblo: Te alabamos y te damos gracias, Señor.

Letanista: Señor, concede tu gracia curativa a todos los que están enfermos, heridos o incapacitados, para que

puedan ser sanos;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Concede a todos los que buscan tu dirección y a todos los que se hallan solitarios, ansiosos o

deprimidos, el conocimiento de tu voluntad y la seguridad de tu presencia;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Enmienda las relaciones desechas, y restaura al buen estado mental y serenidad de espíritu a los que

padecen angustia emocional;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Bendice a los médicos, a las enfermeras y a todas las personas que ministran a los que sufren,

concediéndoles sabiduría y destreza, simpatía y paciencia;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Concede paz a los moribundos y una muerte serena, y por la gracia y consuelo de tu Santo Espíritu

sostén a los afligidos;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Restaura a su integridad lo que haya sido quebrantado por el pecado humano, en nuestra vida, en

nuestra nación y en el mundo;

Pueblo: Óyenos, oh Señor de vida.

Letanista: Tú eres el Señor que hace portentos: Pueblo: Has declarado tu poder entre los pueblos. Letanista: Contigo, oh Señor, está el manantial de la vida: Pueblo: Y en tu luz veremos luz.

Letanista: Óyenos, oh Señor de vida: Pueblo: Cúranos y haznos íntegros. Celebrante: Oremos.

Dios todopoderoso, dador de vida y salud: Envía tu bendición sobre todos los que están enfermos y sobre quienes les ministran, para que toda debilidad pueda ser derrotada por el triunfo del Cristo resucitado; que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Las personas que desean ser ungidas con óleo, pueden pasar al frente.

(6)

#709 Pescador de Hombres

Celebrante: Salvador del mundo, por tu cruz y preciosa sangre nos has redimido; Pueblo: Sálvanos y ayúdanos, te suplicamos humildemente, oh Señor.

Celebrante: El Dios todopoderoso, que es torre fuerte de todos los que ponen su confianza en él, a quien todas

las cosas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra se inclinan y obedecen: Sea su defensa ahora y siempre, y les haga saber y sentir que el único Nombre dado bajo el cielo para salud y salvación es el Nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

La Paz:

Celebrante: La paz del Señor sea siempre con ustedes.

Pueblo: Y con tu Espíritu.

Versículo para el Ofertorio:

Celebrante: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu

voluntad existen y fueron creadas. Apocalipsis 4:11 Himno de Ofertorio #602 Racimo y Trigal

Santa Comunión

Plegaria Eucarística de Kenia

Celebrante: ¿Está el Padre con nosotros? Pueblo: Si, él está con nosotros. Celebrante: ¿Está Cristo entre nosotros? Pueblo: Si, él está entre nosotros. Celebrante: ¿El Espíritu está con nosotros? Pueblo: El Espíritu está con nosotros. Celebrante: ¿Quién es nuestro Dios? Pueblo: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Celebrante: Y ¿Quiénes somos nosotros? Pueblo: El pueblo de Dios.

Celebrante: Elevemos los corazones, Pueblo: Los elevamos al Señor.

Celebrante: Demos gracias a Dios nuestro Señor. Pueblo: Es justo darle gracias y alabanzas.

Celebrante: En verdad es justo y necesario darte gracias y alabanzas, Dios Omnipotente, Supremo en todo el

mundo. Creador, Proveedor, Salvador y Dador. De un pueblo nómada creaste tu familia, de un pueblo agobiado levantaste un líder, de una nación confundida elegiste un rey; de una multitud rebelde enviaste a tus profetas. En los últimos días nos enviaste a tu Hijo, tu imagen perfecta de compasión y sabiduría, dándonos tu Reino, revelándonos tu voluntad, muriendo, resucitando, reinando, rehaciendo tu pueblo para ti mismo, brindando la luz de la esperanza a todos tus hijos.

A través de él nos has enviado al Espíritu vivificante, llenándonos con tu luz y vida.

Por lo tanto, con Ángeles y Arcángeles, y con todos nuestros ancestros en el cielo, proclamamos tu glorioso nombre, por siempre alabándote y cantando:

(7)

Todos:

Santo, santo, santo es el Señor, Dios del universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

Celebrante: Dueño de todas las cosas, te damos gracias por habernos dado a tu único Hijo, a nosotros que te

debemos todo. Vierte tu Espíritu refrescante sobre nosotros, para que siempre lo recordemos y lo demos a conocer, de la forma en la que el mismo Jesús nos lo encomendó, por medio de estos dones de tu Creación. En la misma noche en que fue traicionado, tomó el pan, te dio gracias. Lo partió y lo dio a sus discípulos y dijo: "Tomen y coman. Este es mi Cuerpo, entregado por ustedes. Hagan esto como memorial mío".

Pueblo: Amén. Su Cuerpo fue entregado por nosotros.

De la misma manera, después de la cena, tomo el cáliz, dio gracias. Lo compartió con ellos y dijo: "Beban todos de él. Esta es mi Sangre del nuevo Pacto, sangre derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Siempre que lo beban, háganlo como memorial mío"

Pueblo: Amén. Su Sangre fue derramada por nosotros.

Por tanto, proclamamos el misterio de fe:

Pueblo: Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo volverá.

Somos hermanos y hermanas por su Sangre:

Pueblo: Hemos muerto juntos, Resucitaremos juntos, Viviremos juntos.

Celebrante: Por tanto, Padre Celestial, escúchanos al celebrar este pacto con alegría y esperar la venida de Jesús,

quien murió por nosotros como expiación por nuestros pecados, un sacrificio perfecto, realizado una sola vez y para siempre. Tu aceptaste su ofrenda al resucitarlo de la muerte y concederle un lugar especial a tu derecha.

Pueblo: Amén. Jesús es el Señor.

Ésta es la fiesta de la victoria.

Pueblo: El Cordero que ha sido sacrificado ha comenzado a reinar. Aleluya.

Como nuestro Señor Jesucristo nos ha ensenado, nos atrevemos a decir: Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre, 2venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

(8)

No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino, tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén. Fracción del Pan.

Celebrante: Cristo vive para siempre. Pueblo: Existimos porque Él existe. Celebrante: Somos un solo Cuerpo. Pueblo: Compartimos un solo Pan.

Celebrante: Atraigamos a Dios a todas las personas por medio de la fe. Pueblo: Cristo es nuestro anfitrión, nosotros somos sus invitados. Celebrante: Los dones de Dios, para el pueblo de Dios.

Administración del la Comunión: Todos son bienvenidos a la mesa del Señor en Ascensión. Para recibir la comunión acérquese al frente a la estación, como se lo indiquen las personas del comité de bienvenida. Reciba el pan en la palma de su mano y cómalo, después tome un trago de la copa con el vino. Si prefiere recibir una bendición en lugar de la comunión, por favor acérquese al frente y cruce las manos frente a su pecho, esto le hará saber al clérigo de su deseo de ser bendecido.

Himno de Comunión #499 Abre mis ojos

Oración de Post-Comunión:

Celebrante: Oremos.

Todos: Omnipotente y sempiterno Dios, te damos gracias porque nos has nutrido con el alimento espiritual del

preciosísimo Cuerpo y Sangre de tu Hijo, nuestro Salvador Jesucristo; y porque nos aseguras, en estos santos misterios, que somos miembros vivos del Cuerpo de tu Hijo y herederos de tu reino eterno. Y ahora, Padre, envíanos al mundo para cumplir la misión que tú nos has encomendado, para amarte y servirte como fieles testigos de Cristo nuestro Señor. A él, a ti y al Espíritu Santo, sea todo honor y gloria, ahora y por siempre. Amén.

Bendición.

La vida es corta y no tenemos demasiado tiempo para alegrar los corazones de aquellos que están viajando por el oscuro camino con nosotros. ¡Debemos ser rápido para amar! ¡Darnos prisa para ser amable!

Y que la bendición de aquel que nos hizo, que viaja con nosotros, que nos el aliento de vida momento a momento. Creador, Cristo y el Espíritu Santo, sea con ustedes y su familiares y amigos, este día y siempre. Amén.

Himno de Salida: #700 Con Amor Jovial

Celebrante: Bendigamos al Señor. Pueblo: Demos gracias a Dios.

Willie Justiniano (Enero 9), Darnell Duhaney (Enero 9), Guadalupe Quijada (Enero 11) y Rosa Quijada (Enero 15) que Dios le llene de muchas bendiciones en este Nuevo año que están comenzando.

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :