El Evangelio Secreto de Marcos - F F Bruce

13 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

EL EVANGELIO “SECRETO” DE MARCOS

F. F. BRUCE

Profesor de Critica Biblica y Exégesis en la Universidad de Manchester

Conferencia impartida

en la Universidad de Londres el 11 de Febrero de 1974

I. Escritos Secretos

Todo el mundo ama el misterio, y cuando aparece un evangelio al que llamamos 'secreto' este mismo sentimiento nos lleva a poner especial interés en el.

En el Judaísmo ínter-testamentario existieron algunos escritos apocalípticos, el nombre que llevaban estos libros era el de personajes que habían existido en la historia de Israel pero que ya habían fallecido - Enoc, Noe, los Patriarcas Hebreos, Esdras y otros. Si se pregunta porque existe un periodo de tiempo tan largo entre la fecha de su composición y la de su publicación, la respuesta seria que los escritos estuvieron ‘sellados’ con el propósito de mantenerlos en secreto bajo dirección divina, hasta que llagara el tiempo de abrirlos, entones su contenido podría ser divulgado. Un ejemplo en el Nuevo Testamento donde

encontramos un rollo sellado esta en Apocalipsis, este contiene el registro de los propósitos divinos para el mundo, los cuales no podían ponerse en marcha hasta que apareciera alguien con la suficiente autoridad para romper el sello y exponer su contenido.

Una vez mas, dentro del Judaísmo encontramos libros que se leían públicamente en la Sinagoga en contraste con (los libros canónicos de la Biblia Hebrea) otros que se mantenían ‘escondidos’ de la

circulación publica, y eran reservados solo para aquellos que tenían la suficiente madurez para entenderlos. De acuerdo con la tradición de los rabinos, el libro canónico de Ezequiel en algún momento estuvo en peligro de ser ‘escondido’ para no ser del dominio público debido a las dificultades teológicas que plantea el mismo. (TB Shabbat 13 b).

El adjetivo Griego apokryphos, fue utilizado como sinónimo de ‘escondido’ o ‘secreto’, es la misma palabra que deriva a nuestro adjetivo ‘apócrifa’. Nosotros, sin embargo, hemos llegado a utilizar este adjetivo para aquellos libros del Antiguo Testamento que, no fueron incluidos en la Biblia Hebrea, y se les ha

denominado deutero-canónicos por algunas áreas de la iglesia Cristiana. Esta denominación se remonta hasta Jerónimo, quien uso el adjetivo en Latín apocryphus para indicar cuales eran los libros que se podían leer en la iglesia con el propósito de impartir lecciones éticas pero que no servían para formular doctrina (Prologo a Samuel y a los libros de Salomón). Pero jamás ninguno de estos libros se ‘escondio’ o se mantuvo en ‘secreto’.

(2)

En el Gnosticismo, sin embargo, el concepto de escrito secreto, era aquel que contenía verdades solo para una elite espiritual, con el propósito de mantener un vigoroso estilo de vida. Además de su enseñanza publica, que fue preservada en los Evangelios de la iglesia, tanto oral como escrita, se creía que Jesús había impartido enseñanzas privadas a algunos de sus discípulos que no habían sido comisionados para ir por todo el mundo y llevar el Evangelio sino que tenían que comunicar este mensaje a una minoría de elegidos que habían probado ser dignos de recibir tales enseñanzas secretas. Los escritores del Nuevo Testamento Pablo y Juan muestran en sus escritos que no toleraban la idea de tener una enseñanza privada solo para un selecto grupo de Cristianos sino que por el contrario la enseñanza debía ser entregada a todo el pueblo Cristiano en general, esto prueba que en el primer siglo la idea de tener una enseñanza esotérica para una elite espiritual estaba ganando terreno. Si, como Lucas refiere, Jesús hablo durante un intervalo de cuarenta días entre su resurrección y su ascensión a sus discípulos sobre ‘las cosas concernientes al Reino de Dios’ (Hechos 1:3), Entonces, deberíamos preguntarnos: ¿Cuáles fueron esas cosas? Los libros del Nuevo Testamento no nos dan muchos detalles sobre ellas, sin embargo el segundo siglo arroja mayor información que el primer siglo sobre estos detalles. La compilación gnóstica llamada Pitis Sophia, por ejemplo (descubierta en el siglo cuarto en un manuscrito Copto), registra la enseñanza que dio Jesús a sus discípulos por un periodo de doce años entre su resurrección y su ascensión final. El Libro Secreto

(Apocryphon) de Juan cuenta como el Cristo exaltado se le apareció a Juan tiempo después de su ascensión, en el papel del Redentor gnóstico, y le prometió estar con el y sus discípulos siempre (cf. Mateo 28:20). Una literatura similar pudo haber sido utilizada en círculos anti-gnósticos, probablemente fue el Didache (‘La Enseñanza del Señor entregada a los Doce Apóstoles para los Gentiles’) y otra seguramente fue La Epístola de los Apóstoles, redactados ambos posiblemente en el segundo siglo en versiones Etíopes y Coptas.

En la librería gnóstica cerca de Nag Hammadi en Egipto, se descubrieron en 1945, cerca de cuarenta y nueve escritos (contenidos en treinta códices de papiro) que contenían algunos títulos proclamando su carácter ‘secreto’. Tal es el caso del Libro Secreto (Apocyyphon) de Juan (ya mencionado), el Libro Secreto (Apocyyphon) de Santiago y (el mas conocido de todos) la compilación citada en el colofón, el Evangelio Según Tomas, el cual empieza con la frase: ‘Estas son las palabras secretas las cuales Jesús el Viviente hablo y Didimo Judas Tomas escribió’. A pesar de llevar la etiqueta de ‘palabras secretas’, no hay nada

particularmente oculto en los 114 dichos o frases proferidas por Jesús según este texto; quizá lo místico se esconda en su interpretación. Cuando la primera edición en Ingles del Evangelio de Tomas fue publicada – excelente edición realizada por R. M. Grant y D. N. Freedman – no existían problemas para llamarla también: Los Frases Secretas de Jesús (Collins, 1960).

Irineo se refiere a los escritos gnósticos como ‘una indescriptible multitud de escrituras espurias y apócrifas’ (Herejías i. 20.1), además comenta que ‘aquellos que separan a Jesús de Cristo, sostienen que Cristo estaba impasible, mientras Jesús sufría, aludiendo al Evangelio según Marcos’ (Herejías iii. 11.7)- por esta razón el editor de las obras de Irineo infirió que existía otro Evangelio asignado a Marcos, ademas del que ya conocemos, descubierto en Alejandría, aunque se le identificaba con el nombre del Evangelio de los Egipcios (al cual se hará referencia mas adelante).

(3)

de evaluar el Evangelio ‘secreto’ de Marcos al que en años recientes el Profesor Morton Smith del Departamento de Historia en la Universidad de Columbia, en la ciudad de New York, nos ha llevado a poner especial atención.

II La Carta de Clemente y el Evangelio Completo

En 1958 el profesor Smith estuvo trabajando en la organización de la biblioteca del antiguo monasterio de Mar Saba, en el desierto de Judea, unas veinte millas al sur de Jerusalén, cuando encontró una copia de la edición de Isaac Voss de las Seis Cartas de Ignacio, impresas y publicadas en Ámsterdam en 1646. En las paginas finales de este libro había una copia, de lo que parecía ser un escrito del siglo XVIII, de una carta escrita en Griego, contenía el trabajo de Clemente los stromata, lo que significa probablemente que el titulo era ‘el autor de los styomateis’ – i.e. Clemente de Alejandría (quien tuvo su periodo de actividad teológica entre el 180 y el 200 d. C.). La carta era un ataque lanzado a los seguidores de Carpocrates y contenía el relato (desafortunadamente incompleto en la parte final) del texto completo de un total de diez capítulos del Evangelio de Marcos.

El Profesor Smith reporto su descubrimiento a la Sociedad de Literatura Bíblica en su reunión número 96 en Diciembre de 1960. Indico que estaba dispuesto a dar el reconocimiento de la carta a Clemente de Alejandría, sin embargo decidió someter el texto al juicio de unos pocos eruditos especialmente

competentes en el campo de la patrística Griega, algunos de los cuales coincidieron con el mientras otros prefirieron darle un origen diferente al texto. A. D. Nock movido más que nada solo por el ‘instinto’ estuvo en desacuerdo en acreditarle la carta a Clemente, acordando en datar el texto no mas allá del siglo IV; J. Munck argumento que la carta mostraba alguna relación con Esusebio, así que esta no podía ser escrita antes del siglo IV. Pero la mayoría de los eruditos consultados aceptaron darle el crédito a Clemente; entre los que se incluían a H. Chadwick, R. M. Grant y G. W. H. Lampe. Al menos deberíamos de aceptar este argumento como una hipótesis de trabajo.

El texto de la carta no fue publicado sino hasta 1973; en donde apareció, junto con la traducción y un estudio exhaustivo sobre su contenido, sus implicaciones históricas y religiosas, en el libro del profesor Smith Clemente de Alejandría y el Evangelio Secreto de Marcos (Harvard University Press). Al mismo tiempo también publico también un libro mas corto y mas popular – no por ello sensacionalista – intitulado El Evangelio Secreto de Marcos (Harper and Row, New York).

Para evaluar las conclusiones del Profesor Smith tendríamos que tomar mas de una hora en esta lectura. Sin embargo, creo que es suficiente presentar una traducción al Ingles del documento, basado en la editio princeps del Profesor Smith del texto Griego, y discutir algunos de los temas que son de nuestro particular interés.

La carta dice lo siguiente:

De las Cartas de Clemente el santo, autor de los Stromatas. A Teodoro:

(4)

Haz obrado correctamente al atacar las doctrinas inmensionables de los Carpocratianos. Son ellos a los que proféticamente se les ha llamado ‘estrellas sin rumbo’ (Judas 13), quienes se han extraviado del camino recto para caer al abismo de los pecados carnales cometidos por el cuerpo. Se han envanecido en su conocimiento, como ellos lo han dicho, de ‘las profundas cosas de Satanás’ (Rev. 2:24). Se han condenado a la más oscura mentira (cf. Judas 13). Presumiendo de su libertad, se han convertido en esclavos de su lujuria que solo trae al hombre opresión. A esta gente debemos oponernos de cualquier manera. Aun si existiera algo de verdad en ellos, no por amor a la verdad vamos a estar de acuerdo con ellos; no todo lo correcto es necesariamente verdadero. No debemos compartir la verdad que esta de acuerdo con las opiniones humanas con la verdad que esta de acuerdo con la fe. La cuestión que aquí esta bajo disputa es la concerniente a la inspiración divina del Evangelio según Marcos, algunos piensan que es completamente falso y otros, aun con elementos dignos de apreciar, no están plenamente convencidos de su veracidad; porque las cosas que son honestas se corrompen por aquellos que son fantasiosos, así que, como se ha dicho, ‘la sal ha perdido el sabor’ (Mateo 5:13, Lucas 14:34).

De esta forma, Marcos, durante la estadía de Pedro en Roma, hizo un registro de los hechos del Señor, sin dejar alguno al margen, para el no eran sinónimo de misticismo, sino selecciono solo aquellos que servirían para incrementar la fe de algunos que necesitaban estar bajo instrucción.

Cuando Pedro dio testimonio de su fe (i.e. sufrió martirio), Marcos llego a Alejandría, usando las memorias de Pedro y las suyas propias. Escribió en una primera versión las mas apropiadas para aquellos que iban teniendo un desarrollo en el conocimiento pero además compilo un Evangelio mas espiritual para el uso de aquellos quienes quisieran llegar a la perfección. Sin embargo, no revelo todo lo inalterable, no copio la enseñanza secreta del Señor sino añadió a lo escrito algo mas, presento, aun por encima de su conocimiento, ciertos oráculos cuya interpretación sabia que proveería a los oyentes de una guía mística para entrar al lugar santo donde se encuentra la verdad escondida. Luego, entonces, hizo una preparación avanzada sustentada en los registros y no en los impulsos, como lo creo – y al morir dejo sus escritos a la iglesia de Alejandría, en donde aun se preservan, expuestos solo para aquellos que han sido iniciados en los grandes misterios.

Pero demonios abominables siempre están buscando la destrucción de la raza humana, de este modo Carpocrates, ha sido instruido por ellos, usando mentiras para esclavizar a algunos ancianos de la iglesia de Alejandría y ha obtenido de ellos una copia del Evangelio místico, el cual ha interpretado en consonancia con sus opiniones blasfemas y carnales. Además, lo ha contaminado al mezclar la ficción con la Escritura, y de esta mezcolanza ha surgido el dogma de los Carpocratianos. Ante esta gente, entonces, como ya lo he mencionado, no debemos rendirnos, no debemos hacer ninguna concesión cuando pretendan levantar sus argumentos al

Evangelio místico de Marcos. No es necesario explicar toda la verdad a todos; acerca del porque la sabiduría de Dios fue proclamada a través de Salomón: ‘responder al necio según su parecer’ (Prov. 26:5) – significa que para aquellos a los que nos les ha resplandecido la luz de la verdad esta se les pueda conceder. La Escritura también dice, ‘Al que no tiene se le quitara’ (Marcos 4:25) y ‘Deja que los necios caminen en oscuridad’ (Eclesiastés 2:14). Pero somos hijos de luz, hemos sido iluminados por ‘la mañana que desciende de lo alto’ del Espíritu del Señor (cf. Lucas 1:78), ‘y donde esta el Espíritu del Señor’, la Escritura dice, ‘hay libertad’ (2 Cor. 3:17); para ‘el puro todas las cosas son puras’ (Tito 1:15). A ti, entonces, no dudare en responder a tus dudas, expondré sus falsedades usando las palabras mismas del Evangelio.

Hasta aquí llega la introducción de Clemente (volveremos a algunos puntos mas tarde); en las líneas siguientes Clemente realiza un recuento del texto completo de Marcos 10:32ss. en la otra edición del Evangelio al cual se esta refiriendo:

Inmediatamente después la sección empieza Y estando en el camino, rumbo a Jerusalén para seguir después de tres días de haber resucitado (Marcos 10:32-40), el texto dice de la siguiente manera: ‘Entonces llegaron a

(5)

Betania, y había una mujer a la cual se le había muerto un hermano. Vino y se postro ante Jesús y le dijo: “Hijo de David, ten piedad de mi”. Los discípulos la reprendieron, y Jesús enfadado camino con ella hacia el lugar en donde estaba la tumba. Inmediatamente se escucho un grito proveniente de la tumba, y Jesús removió la piedra que estaba en la entrada de la tumba. Se dirigió directamente hacia el joven tomándolo de la mano y lo levanto, soltándolo de nuevo. El joven lo miro y lo amo, y empezó a suplicarle que le dejara ir con el. Salieron de la tumba y se dirigieron a la casa del joven, que era rico. Después de seis días Jesús le dio un encargo, cuando la noche llego el joven se acerco a el, con un manto de lino sobre su cuerpo desnudo; y se quedo con el toda la noche, para que Jesús le enseñara los misterios del Reino de Dios. Cuando llego la hora de partir, regreso al otro lado del Jordán’. Después encontramos lo siguiente Y Santiago y Juan se presentaron ante el en toda la sección de (Marcos 10:35-45). Pero ‘cuerpo a cuerpo’ y otras cosas que escribiste, no las han encontrado. Posteriormente encontramos Y vino a Jericó (Marcos 10:46a) y solo se añade: ‘estaba la hermana del joven al cual Jesús amaba y su madre y Salomé; pero Jesús no los recibió’. Y aun hay otras cosas por las que preguntaste, pero solo son mentiras o verdades a medias. La verdadera interpretación, que esta en consonancia con la verdadera filosofía… - aquí termina el texto.

Probablemente el escriba que copio el texto encontró que hacia el final del documento la copia del libro de Ignacio estaba incompleta, así que decidió ya no copiar mas.

III Clemente y el Evangelio

Así que, este es el texto: ¿Qué vamos a hacer?

Ninguna carta escrita por Clemente de Alejandría se ha preservado, pero existen dos o tres citas de cartas que se le han atribuido que aparecen en la compilación de patrística conocida como Sacra Parallela, atribuida tradicionalmente a Juan de Damasco (cerca del 675-749)- quien coincidentemente, paso algún tiempo en Mar Saba. (Aun si la Sacra Parallela no es de su autoria, algunas de las cartas atribuidas a Clemente fueron conocidas por el autor real, cualquiera que este sea.)

Hacia el final del documento publicado el escritor de la carta cita las palabras de Marcos 10:46 de la siguiente forma ‘Y llego a Jericó’. Esta es una lectura Occidental, mas el texto principal subraya ‘Y llegaron a Jericó’; el uso del texto Occidental podría darle la autoria a Clemente.

El escritor de la carta comienza el relato del texto diciendo que la sección empieza, ‘Estando en el camino, subían a Jerusalén…’ (Marcos 10:32). Antes de esta parte se encuentra el incidente del hombre rico quien le pregunta a Jesus como tener vida eterna (Marcos 10:17-31). Esta sección es la que provee el detalle para la homilía de Clemente, ¿Quien es el hombre rico quien a sido salvado? – una homilía que incluye una cita in extenso de esos cincuenta versos de Marcos. Esta cita no contiene referencias esotéricas u otras

adiciones, pero presenta algunas particularidades en el texto, las cuales el indomable J. W. Burgon convirtió en un famoso pasaje en The Revision Revised (London, 1883), pp 326ss. :

Quisiera que el reloj de la historia regresara unos mil setecientos años. Es decir que nos llevara al 183 d. C. si te parece; y (disculpen por la suposición)- estaríamos tu y yo caminando por Alejandría. Ahora hemos llegado a la casa de Clemente, - un prosélito Ateniense, quien ha residido mucho tiempo en este lugar. Pasemos a la biblioteca, que se encuentra en el interior de la casa. ¡Que lugar¡ Puedes ver, esta leyendo su Biblia, precisamente esta leyendo en San Marcos X. ¿No es una copia fidedigna? Debe tener unos 50 o 60

(6)

años de antigüedad. Bien, supón que solo tiene 30 o 40 años. Parece que fue escrita después de los primeros 50 años de la muerte de Juan el Evangelista. Bien, vamos a transcribir dos de sus columnas… lo mejor posible, y terminemos… Estamos de regreso en Inglaterra, con el reloj a la hora correcta. Ahora vamos a sentarnos y examinemos el contenido… parece que son 15 versos los que han sido copiados (vers. 15 al vers. 31) es el relato del hombre rico que ha aceptado el Gobierno de nuestro Señor.

Vamos a hacer un descubrimiento sorprendente … es imposible que S. Marcos X 17-31 sea un texto espurio porque su antigüedad es de dos siglos antes que B o Aleph,- ademas es propiedad de uno de los padres mas famosos ante-nicenos… La inautenticidad del Texto que debió ser escrito por lo menos unos 70 o 80 años después de la muerte del ultimo Apóstol, solo es una parte del problema,- debemos aceptarlo, ofrecer una solución.

Dean Burgon estaba consciente de que algunos de los manuscritos mas antiguos del Nuevo

Testamento no eran totalmente puros. El texto de Marcos 10:17-31 como lo cita Clemente en su tratado ha tomado elementos de los textos de Mateo y Lucas. Aunque no estamos seguros de esto, si leemos

detenidamente el estudio de Clemente y observamos el rollo o (probablemente) el codex del Evangelio de Marcos, encontraremos el texto que ha analizado en su tratado. Quizá lo ha citado de memoria, y cuando dependemos de la memoria para interpretar un texto de los sinópticos no podemos ir a los textos paralelos para hacer un análisis interno, como Clemente claramente lo hace en esta parte de su carta. (El mismo Dean Burgon muestra evidencia de la facultad de la memoria cuando habla del ‘joven rico’; es Mateo, y no Marcos, quien dice que era joven.) Clemente evidencia su memoria al citar mas adelante un comentario que hace al verso 21, ‘vende todo lo que tienes’ (hosa echeis), al cual ha citado de la misma forma que Marcos, y por segunda ocasión lo cita mas familiarmente en Mateo 19:21, ‘vende lo que tienes’ (ta hyparchonta). Si algún escriba de Alejandría estuvo dispuesto a copiar un Evangelio contaminado, no debería de sorprendernos el hecho de que el autor de la pericopa añadida citada por el escritor de la carta también amplifico las frases de Marcos en algunas ocasiones para darle para darle coherencia a los paralelos con Mateo.

IV El Texto Completo

La pericopa insertada entre los versos 34 y 35 de Marcos 10 esta en concordancia con la narrativa de Marcos, por la simple razón de es una copia de frases del autor (‘contaminada’ por los paralelos con Mateo), y complementada con algún material Joanino. La historia de Jesús resucitando de la tumba al joven de Betania y la de su hermana es similar a la historia de la resurrección de Lazaro en Juan 11:17-44; pero en nuestra historia, lejos de presentar rasgos independientes de su homologo Joanino, se torna totalmente confusa: al escuchar Jesús el grito que provenía de la tumba se acerco, aunque cabria la posibilidad de creer que el joven no estaba muerto. En esta historia Jesús mismo quien mueve la piedra que estaba en la entrada de la tumba, mientras que en Juan 11:39 el manda quitar la piedra que cubría la tumba de Lazaro.

La hermana del joven hace su petición a Jesus después de ver el ejemplo de la mujer Sirofenicia quien se postro a sus pies (Marcos 7:25), diciéndole ‘ten piedad de mi, Hijo de David’ (Mateo 15:22), y como ella insistía los discípulos la reprendieron (Mateo 15:23). (Debemos compararla con la petición de Bartimeo en

(7)

Marcos 10:47s., y su rechazo a ser callado por los que estaban a su alrededor.) El enojo de Jesus esta en consonancia a la reacción que tuvo ante la petición del leproso en la lectura occidental de Marcos 1:41, y su indignación expuesta ante la tumba de Lazaro (Juan 11:33,38) ‘El jardín donde estaba la tumba’ es un detalle prestado del relato de Juan sobre el entierro de Jesus (Juan 19:41).

La acción de Jesus al tomar la mano del joven y resucitarlo no proviene del relato de la resurrección de Lazaro sino de la resurrección de la hija de Jairo (Marcos 5.41) o, aun mas cercano, a la cura de la suegra de Simon Pedro (Marcos 1:31). La frase ‘el joven le miro y le amo’ proviene de Marcos 10:21, donde Jesus mira al hombre rico y sientio compasión por el. El joven que fue resucitado también era rico. Cuando empezó a pedirle a Jesus que se quedara con el, solo estaba siguiendo el ejemplo del endemoniado de Genesaret (Marcos 5:18). Notemos que la frase ‘después de seis días’ era solo el intervalo de tiempo entre el incidente de Cesarea de Filipo y la transfiguración (Marcos 9:2). El manto de lino sobre el cuerpo desnudo del joven nos remonta a aquel joven ataviado similarmente en el arresto de Jesus (Marcos 14.51). La expresión ‘se quedo con el esa noche’ quizá haga alusión a Juan 1:39, ‘se quedaron con el ese dia’.

La referencia a la hermana y a la madre de aquel joven es una forma amplificada de Marcos 10:46 y probablemente tenga como propósito integrar el incidente en el contexto general. Curiosamente, notemos, que ahora el joven es identificado como “quien amo a Jesus’; que es una forma invertida de Marcos 10:21 – aunque, el verbo ‘amo’ esta en forma imperfecta (êgapa), en contraste con (êgapêsen), en este punto hemos detectado la influencia de referencias Joaninas con respecto a ‘el discípulo a quien Jesus amaba’ (Juan 13:23, etc.). No esta claro porque aparece el nombre de Salomé, pero podemos asegurar que existen referencias a ella distinguiéndola como discípulo de Jesus en algunos textos gnósticos; hemos de recordar, también (si ha sido identificada con la madre de los hijos de Zebedeo, comparando los textos de Marcos 15:40 y Mateo 27:56 como se indica), que aparece tanto en Mateo como en Marcos 10:35-45, pero en Mateo 20:20s., la madre de Jacobo y Juan es quien tomo la iniciativa en pedir lugares de honor en el Reino. Jesus rechazo esta petición porque no le pareció correcta quizá por este motivo el escritor hacia el final de la carta escribe ‘no las recibió’ refiriéndose a las tres mujeres que lo encontraron en Jericó.

Es un hecho que esta parte del Evangelio es un plagio evidente, lleno de confusiones y contradicciones internas, es una composición totalmente artificial, al margen de la calidad narrativa de Marcos. El mismo Morton Smith argumento que no era un plagio, sin embargo sus argumentos son poco convincentes. Así que el escritor de la carta supuso que esta recibiría el merecido reconocimiento al formar parte de la edición completa del Evangelio de Marcos, escrita por el mismo evangelista, no es raro pensar con la evidencia que tenemos que Clemente era propenso a aceptar como genuino material apócrifo. Trata el trabajo intitulado Predicación de Pedro como una composición autentica del apóstol Pedro (Strom. ii 15.68, vi. 5.39ss., etc.) y de manera similar acepta la autenticidad del Apocalipsis de Pedro (Eusebio, Hist. Ecle. vi. 14.1). Podemos apreciar como esta dispuesto a reconocer las lecturas dominicales en el Evangelio a los Hebreos y el Evangelio de los Egipcios como si fueran frases de Jesús las contenidas en estos, explicándolos en terminos basados en su propia filosofía.

V Marcos y Alejandría

(8)

escritos de Eusebio. En base a esta razón Johannes Munck concluyo que la carta no puede ser muy cercana a Eusebio. Sin embargo Eusebio no fue el autor de esta historia sobre Marcos llegando a Alejandria; sino la recibió de otros. Después de conocer de la sociedad de Marcos y Pedro en Roma, escribió: ‘Ellos dicen que este hombre (Marcos) fue el primero en ser enviado a Egipto para predicar el Evangelio, del cual también escribió, fue el primero en establecer iglesias en Alejandria (Hist. Ecle. ii. 16.1). Entonces concluyo que el éxito de la predicación de Marcos había estado condicionado por la calidad del Therapeutae descrito por Filón (De vita contemplativa, 2ss.), quien condiciono – erróneamente y anacronicamnete – a la comunidad Cristiana. Después dijo que cerca del año 80 (d. C. 61/62) un Aniano sucedió a Marcos en el ministerio de la iglesia de Alejandria (Hist. Ecle. ii.24).

Podemos confiar en la fuente que le dio a Eusebio esta información- o desinformación – porque existen algunos datos de la situación que vivía Alejandria con respecto al uso del termino episkopos durante su ministerio en aquellos días.

Cualquier dato adicional que se añada a la historia de Marcos como fundador de la iglesia de Alejandria es de cuestionable autenticidad. Existen bases históricas, contenidas en el códice del Evangelio de Marcos en Alejandria, poco después de su publicación en Roma (cf. C. H. Roberts, ‘The Christian Book and the Greek Papyri,’ JTS 50 (1949), pág. 155ss.; L. W. Barnard, ‘St. Mark and Alexandria,’ HTR 57 (1964), pp. 145ff.). Pero aun mas cuestionable es toda la serie – lista de lideres de la iglesia de Alejandria desde Marcos hasta el supuesto Aniano en las ultimas dos décadas del siglo segundo. El primer obispo de Alejandria de quien podemos hablar con reserva es de Demetrio (c. 190-233), primero amigo y después enemigo de Origenes. Es difícil refutar el argumento de Walter Bauer en Orthodoxy and Heresy in Earliest Christianity (E. T. Philadelphia, 1971), pp. 44ff., que la cristiandad en Alejandria en su principio fue predominantemente gnóstica, y que no fue hasta el ultimo cuarto del segundo siglo que la interpretación ‘ortodoxa’ empezó a ganar terreno. El desarrollo de la escuela fundada por Panteno, maestro de Clemente, jugo un rol importante. No debemos restar importancia al hecho de que Panteno era nativo de Sicilia, mientras Clemente probablemente venia de Atenas. Sin embargo hay evidencia sobre las sospechas que existían sobre la enseñanza de dicha escuela a los ojos de teólogos posteriores; porque caían demasiado en la especulación.

La imagen de Marcos como fundador de la Cristiandad de Alejandria sirve como testimonio para darle a la iglesia un linaje ortodoxo, ligado estrechamente a la iglesia de Roma, el pilar y fundamento de la ortodoxia, e incidentalmente le dio un estatus casi apostólico. Debido a la relación de Marcos con Pedro el evangelio escrito por este también gano autoridad apostólica, de la misma forma que a la iglesia que había fundado.

En el Nuevo Testamento, sin embargo, Alejandria figura como el hogar al que se asocia otro de

los apóstoles - Apolos, el amigo y compañero de Pablo, quien (de acuerdo al texto Occidental de

Hechos 18:25) fue instruido en el Cristianismo en su ciudad natal. ¿No era suficiente esto para

proveer de prestigio apostólico a la iglesia de Alejandria? Evidentemente no, - quizá por que

según Hechos 18:24-26 el entendimiento que Apolos tenia sobre el Cristianismo era deficiente, de

tal suerte que tuvo que ser instruido por Priscila y Aquila (quizá miembros fundadores de la

iglesia romana) por lo tanto se le enseño sobre el camino del señor mas adecuadamente. (No

(9)

todos los Cristianos de Alejandria fueron gnósticos, por supuesto; la Carta a los Hebreos y la carta

de Bernabe tal vez fueron escritas por Cristianos de Alejandria, y ni una de ellas contenía indicios

de gnosticismo.)

Nuestra carta, sin embargo, no dice nada sobre Marcos como fundador de la iglesia de Alejandria,

sino que el vino a Alejandria después del martirio de Pedro (no algunos años antes, como Eusebio

implica) y continuo con la actividad literaria que ya había empezado en Roma. Esta es una forma

de la historia primitiva que Eusebio reporta entre la conexión de Marcos con Alejandria, sin

embargo existen bases para un relato alterno, el cual posiblemente Eusebio saco de una Crónica

de Julio Sexto el Africano, quien visito Alejandria cuando Demetrio era obispo y Heracles,

sucesor de Origenes, quien era cabeza de la escuela cristiana, y probablemente aprendío de ellos.

El tipo de Evangelios que circulo en Egipto en la generacion anterior a Clemente esta

ejemplificada por el Evangelio de los Hebreos y el Evangelio de los Egipcios, los cuales Bauer

supone que fueron empleados por los Judíos Cristianos y los Cristianos Gentiles de Alejandría

respectivamente. Clemente estuvo mas familiarizado con ambos documentos. Del evangelio de

los Hebreos el cita lo siguiente, 'El que busca no desistirá hasta encontrar; cuando haya

encontrado se maravillara; quien se haya maravillado alcanzara el reino; cuando haya alcanzado el

reino descansara' (Strom. ii.9.45; v. 19.96)., otra forma de esta idea Griega aparece en el texto

Oxirincus (P. Oxy. 654.2)y, en una versión en Copto, del Evangelio de Tomas (logion 2). Una

característica de Clemente es la de interpretar los dichos verdaderos (Cristianos) de manera

filosófica.

Del evangelio de los egipcios Clemente cita un supuesto dicho de Jesus, ' He venido para destruir

las obras de las mujeres', y lo ilustra con una conversación entre Jesus y Salomé. En respuesta a la

pregunta de Salome, '¿Cuanto tiempo durara la muerte?' responde, ' el mismo tiempo que tu

mujer emplees en dar a luz un hijo'. 'entonces' ella responde, 'haré bien en no tenerlo'. 'Come toda

la hierba', dijo el, 'excepto aquella que que sea de fruto amargo'. Cuando ella volvió a su pregunta

original, la objeción fue mas severa: 'Cuando pongas bajo tus pies la prenda de la vergüenza,

cuando dos se conviertan en uno y el hombre con la mujer ya no sean ni hombre ni mujer'

(Strom. iii. 6.45; 9.63ss.; 13.91ss.). Esto fue un tema en el gobierno de Valente, que la muerte entro

a los humanos al darse la separación entre la mujer y el hombre - la muerte incluida, con la

concepción y el nacimiento y otras fases del ciclo biológico, entre 'los males de la mujer' -

entonces el estado de perfección e inmortalidad se alcanzara cuando la mujer sea recreada con el

hombre en un completo ser humano.

Este punto de vista era inaceptable para Clemente porque, no quería que las palabras de Jesus

dichas a Salome pasaran como espurias, así que decidió reemplazarlas para darle su propia

interpretación gnóstica utilizando la alegorizacion ética, la cual explica que la 'mujer' fue

(10)

ira ni la concupiscencia.

Cuando el autor de la carta dice que Marcos, después de publicar su primer libro, 'compilo

ademas un Evangelio mas espiritual', es imposible no remitirse a la exposición de Clemente

cuando dice que, después de que los primeros tres Evangelistas publicaron sus obras, 'Juan hasta

el 'ultimo, esta de acuerdo en que el "cuerpo" de los hechos ha sido expuesto ya en aquellos

Evangelios, pero exhortado por sus discípulos e inspirado por el Espíritu, compuso un Evangelio

"espiritual"' (ap. Euseb. Hist. Ecle. vi.14.7). Por el 'conjunto' de los hechos encontrados en el

registro de los Sinópticos, Clemente parece mostrar atención a los detalles, mientras que el

Evangelio de Juan es 'espiritual' en el sentido de que conlleva un significado alegórico.

Presumiblemente el Evangelio espiritual de Marcos fue aquel que contenía el significado alegórico

en su primera edición, pero no estamos diciendo que el significado alegórico del pasaje extraído

nos fue dado quizá de la edición amplificada. Si el escritor de la carta fue Clemente bien pudo

haber sido solo una interpretación como la que el dio a la conversación con Salome en el

Evangelio de los Egipcios, y tal vez el sentido verdadero se ha extraviado.

De hecho podríamos preguntarnos que es lo que hay de 'secreto' o 'hierofantico' en la pericopa

citada por el escritor del Evangelio completo de Marcos - a menos que, como en el Evangelio de

Tomas, es la interpretación y no el texto lo que se considero como esotérico. Todo esto nos lleva a

lo que la carta dice acerca de Carpocrates y sus seguidores.

VI Los Carpocratianos y el Evangelio 'Secreto'

Carpocrates fue un Platonista Alejandrino del primer cuarto del segundo siglo; vivió dos

generaciones antes que Clemente. De acuerdo con Irineo (Herejías i.25.1), enseño que el mundo

fue creado por ángeles arcontes, y no por el Dios supremo, y (como los Ebionitas) sostenía que

Jesús fue solo un hombre, el hijo de José, en el cual el poder divino descendió. El mismo poder

que podría ser recibido por las almas de aquellos, que como Jesús, apareció como arconte de la

nada y conquisto las pasiones que exponían las penalidades de los hombres. También parece que

enseño metempsicosis para todos aquellos que fueron esclavizados por los arcontes; solo por

desafiarlos y superarlos, como lo hizo Jesús, los hombres podían ser liberados de la necesidad de

reencarnaciones sucesivas. En este punto se puede notar la influencia de Pitágoras, y

posiblemente sea mas relevante, de acuerdo con Irineo (Herejías i.25.6), los Carpocratianos

veneraban imágenes de Pitágoras, Platón y Aristóteles junto a las del mismo Jesus.

Los seguidores de Carpocrates fueron considerados por Irineo (Herejías i. 25.3ss) y Clemente

(Strom. iii.2.5-11) personas llenas de un neutralismo ético y estaban específicamente dados a la

practica de la promiscuidad sexual en sus ceremonias - el mismo tipo de conducta, de hecho,

mencionada en algunos circulos paganos contra los Cristianos en general (Cf. 'relaciones

Oedipodean' de las cuales las iglesias del valle de Rhone fueron acusadas, conforme a la carta

(11)

preservada de Eusebio, Hist. Ecle. v. 1.14). Sin embargo no debemos conjeturar a la ligera lo dicho

sobre los oponentes ortodoxos contra los Carpocratianos, debemos observar (i) que todo lo que

se decía no era imputado a todos los grupos gnósticos indiscriminadamente y (ii) que la defensa

de la promiscuidad realizada por Epifanes, el hijo de Carpocrates y de una mujer de Cefalonia, es

citado por Clemente (Strom. iii. 2.6). El Cardenal Jean Danilou, se refiera al mismo Carpocrates

como un exponente de lo que se denominaba Gnosticismo Judío, y sostenía que Epifanes helenizo

el sistema de su padre, 'del mismo modo que Valente lo hizo con el Gnosticismo Samaritano y la

gnosis ortodoxa de Justino en el mismo periodo' (The Theology of Jewish Christianity, E. T.

(London,1964), pp. 84s).

Mientras que Tertuliano decía, 'tenemos todas las cosas en común, excepto nuestras esposas'

(Apología 39.11), suponiendo que probablemente la propiedad privada era una señal de codicia

pecaminosa, Epifanes y los Carpocratianos parecen ir mas lejos que Tertuliano y dijeron,

'tenemos todo en común, incluyendo a nuestras esposas'. Epifanes justifico su posición al apelar a

los principios de justicia divina o equidad como conjunto no contenidas en la ley de Moises sino

en la ley de la naturaleza. Y puso como ejemplo la creación animal, incurriendo en la reprensión

de Judas: 'y como animales irracionales, lo que entienden por instinto es precisamente lo que los

corrompe' (Judas 10). Evidentemente los predecesores de los Carpocratianos, si no es que los

mismos Carpocratianos, fueron a los que Judas denuncio sin piedad por senguir a los ángeles

desobedientes y a los hombres de Sodoma. En efecto, el mismo Clemente, en su relato sobre los

Carpocratianos, expreso que 'fueron esas y herejías similares de las que Judas profetizo en su

epístola' (Strom. iii. 2.11). Ademas los relaciono con los Nicolaítas de Revelación 2:6, 14s., y el

autor de nuestra carta los relaciona con aquellos que exploraron 'las cosas profundas de Satanás' -

i.e. los adherentes de 'esa Jezabel denunciada en la carta a la iglesia de Tiatira, cuyos principios

fueron prácticamente idénticos con aquellos de los Nicolaítas (Rev. 2:20ss).

Para nuestro propósito particular, es importante el testimonio de Irineo, los Carpocratianos

enfatizaron en las declaraciones de Marcos 4:11,34, en donde Jesús explicaba el misterio del reino

de Dios solo a sus discípulos, mientras que al pueblo le hablaba mediante parábolas; por lo tanto

ellos afirmaban que también los discípulos estaban autorizados para comunicar su enseñanza

privada 'a aquellos quienes eran dignos y capaces de comprender' (Herejías i. 25.5). Ellos mismos,

en otras palabras, fueron los custodios de las enseñanzas privadas de Jesús - el llamado secreto

'mesiánico', por decirlo así. pero mientras el histórico ' misterio del reino' o 'secreto mesiánico' era

solo concerniente a la naturaleza del reino, del Dios cuyo reino era y del ministro mesiánico por

el cual había sido inaugurado, fue reinterpretado - o mejor dicho malinterpretado - entre los

Carpocratianos y otras escuelas esotéricas en terminos de iniciación mística. El mismo escritor de

la carta usa este lenguaje al referirse al Cristiano maduro (de la misma forma que Clemente lo

hacía al referirse al 'verdadero Gnóstico'), pero como sucede (con Clemente) esto es solo una

manera de hablar.

(12)

Evidentemente los Carpocratianos reclamaban ser los herederos y comunicadores de la doctrina

esotérica de Jesús que provoco que Teodoro le escribiera a Clemente (si aceptamos la atribución

de la carta), ellos consultaron una edición del Evangelio de Marcos la cual, guardaron, y

afirmaron que Jesús enseño sobre bases de moralidad convencional en publico pero comunico

una ética menos inhibida para algunas almas en privado. Teodoro evidentemente le pidió una

respuesta a Clemente sobre el Evangelio 'secreto' de Marcos. Clemente lo conocía, y negó su

apoyo a la doctrina de los Carpocratianos: Carpocrates obtuvo una copia, dijo, de manera ilícita, y

sus alumnos han pervertido su interpretación, abusando de la libertad, por ejemplo, en el

incidente del joven 'con una manta de lino sobre su cuerpo desnudo', así como en el pensamiento

de la impartición del misterio del reino de Dios envuelto en una completa ambigüedad física.

Cuando Clemente dijo que la frase 'cuerpo a cuerpo' sobre la cual Teodoro le pregunto, no se

encontró en el texto del evangelio 'secreto' de Marcos, fácilmente podríamos inferir que fue una

adición hecha por los Carpocratianos para armonizar el incidente, y muy probablemente la

citaron para tener una defensa de su practica 'sacramental'.

Así que hay una tradición liberal extrema en el Cristianismo primitivo del mismo modo que una

tradición ascética extrema para los lectores del Nuevo Testamento, especialmente en las Epístolas

Paulinas. El mismo Pablo, como Jesús antes de el, enseño el camino de la santidad sin caer en

excesos de ninguna de esas dos tradiciones. El Profesor Smith simpatiza firmemente con la

tradición liberal del Cristianismo primitivo que concluye que debemos regresar a las enseñanzas

esotéricas de Jesús, así como la tradición ascética debería regresar a su enseñanza publica. Pero tal

evidencia sugiere que debemos darle a la tradición liberal un origen gentil. No podemos asegurar

que los Nicolaítas del Apocalipsis, sean o no llamados así por Nicolas el prosélito de Antioquia

(Hechos 6:5), Irineo creía (Herejías i. 26.3); que quizá ellos y otros grupos quisieron emplear otros

terminos derivados del decreto apostólico de hechos 15:28s. Sin embargo la correspondencia de

Pablo con los Corintios nos da una imagen mas clara: los liberales en la iglesia de Corinto eran

hombres 'espirituales' que habían llegado a dejar todas las actividades del cuerpo de una forma

moralmente diferente, e idearon una defensa teológica a su continua indulgencia que aquejaba al

pecado de Corinto, aun después de su conversión al Cristianismo. Probablemente creían que

estaban llevando a cabo la conclusión lógica del evangelio de Pablo sobre la libertad de la ley.

Fueron hombres de esta perspectiva quienes consideraron la cohabitación de uno de sus

miembros con la mujer de su padre como un fino ejemplo de libertad Cristiana (1 Cor 5:1ss).

Epifanes, quien había aprendido Platonismo de su padre mezclado con un poco de

Pitagoreanismo, ideo una defensa filosófica bastante sofisticada para este tipo de conducta.

En cuanto al Evangelio 'secreto' de Marcos, bien puede haber llegado a estar dentro de la

comunión Carpocratiana, o en una escuela similar de pensamiento. Que Clemente pensara que se

podría atribuir al mismo Marcos este Evangelio, no esta a debate, en vista de su apoyo al criterio

liberal con que aceptaba otros libros apócrifos. La resurrección del joven de Betania esta basada

evidentemente - torpemente - en la historia Joanina de la resurrección de Lazaro y nosotros

(13)

hemos de considerarla como la contraparte independiente de la historia Joanina (no estoy

diciendo que la consideremos como fuente de la historia de Juan). Por lo tanto esta conclusión es

completamente diferente a la que llego el Profesor Smith, sin embargo hemos de darle el

reconocimiento que se merece por el caso que ha presentado. Al respecto ya he dado una

evaluación inicial del documento que ha sido descubierto y presentado.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :