ZARAGOZA ABRE SUS PUERTAS

Texto completo

(1)

ZARAGOZA ABRE

SUS PUERTAS

Este artículo fue publicado en el número ocho de la revista Aerowings (www.aerowings.es)

Texto: Dr. Alejandro Afonso Luis.

(2)

La Base Aérea de Zaragoza mantuvo un alto grado de actividad durante la última semana de mayo, el motivo, la celebración de forma consecutiva de una jornada de puertas abiertas (JPA) el sábado 31 de mayo, y del desfile aéreo correspondiente al Día de las Fuerzas Armadas el domingo 1 de junio.

El día 29 de mayo a las 16:00 horas, se convocó a los medios de comunicación para una rueda de prensa sobre la JPA que tendría lugar en el siguiente fin de semana. Un autobús nos trasladó desde la entrada de la base hasta las instalaciones de control aéreo, situadas al lado de la plataforma sur, donde tendría lugar la JPA el sábado siguiente. Una de las cosas que quedan claras al entrar, o simplemente al conducir alrededor de la base, es su tamaño, con dos complejos de pistas y cuatro plataformas de estacionamiento de aeronaves, tres militares (una del Ala 31, otra del Ala 15 y una tercera en la que suelen estacionarse las aeronaves de “visita”, que es donde tendría lugar la JPA) y una civil. Como muestra de las dimensiones de las pistas, ha de tenerse en cuenta que es una de las bases para aterrizaje alternativo de la lanzadera espacial en caso de que hubiese algún problema durante las fases de lanzamiento.

(3)

En la rueda de prensa comparecieron el Comandante Marín, encargado de la organización de la JPA, el General jefe de la Base Aérea de Zaragoza, Santos Senra y el Comandante Castro, jefe de la Patrulla Águila. Durante dicha rueda de prensa se hizo especial hincapié en la relevancia de las jornadas, en los medios materiales que iban a tomar parte y en el gran esfuerzo que ha supuesto para el personal de la base y para las unidades desplegadas, especialmente si se consideran las condiciones meteorológicas adversas que tuvieron lugar durante la semana previa, que dificultaron en gran medida el desarrollo de los ensayos.

Al término de la rueda de prensa, se nos condujo a la plataforma de vuelo donde se encontraba La Patrulla Águila a punto de despegar, un Typhoon, que estaba previsto que realizara también su exhibición, pero que finalmente no voló y un CN235. Pudimos disfrutar casi en exclusiva de la exhibición de la Patrulla Águila, que con tiempo despejado nos deleitó con su tabla de vuelo completa, que incluyó despegue en formación, pasadas en sus diversas formaciones

(4)

cerradas, roturas, cruces y como no, el siempre sorprendente “looping” invertido. Debido a la presencia de viento cruzado decidieron no realizar su aterrizaje en formación, otra de sus maniobras estelares. Tras la demostración, el Comandante Miguel Puertas dio una pequeña rueda de prensa donde resaltó el trabajo y experiencia de los miembros del equipo, así como los valores que tanto La Patrulla como el Ejercito del Aire intentan transmitir.

Se nos comunicó que a partir de las 13 horas del día siguiente llegarían una parte importante de los medios aéreos que tomarían parte en el desfile y/o en la JPA, y tendrían lugar los entrenamientos de varios de los participantes de esta última, de manera que nos unimos a los miembros de la Asociación Aire (www.aire.org) para presenciar las llegadas y los diferentes ensayos desde la cabecera de la pista 30 de

(5)

Zaragoza. La Asociación Aire es una entidad sin ánimo de lucro que busca promover la cultura aeronáutica dentro de nuestra sociedad. Durante la soleada tarde del día 30, pudimos ver la llegada de dos SH-60 de la Armada (uno de ellos equipado con Hellfire), de 6 Mirage F-1M del Ala14, tres F/A-18A/B+, tres Typhoon del Ala11 (uno de ellos transportaba dos misiles IRIS-T), 5 AV8-B+ de la Armada, entre los que se incluía el TAV-8B biplaza y el Harrier que estaría en la exhibición estática al día siguiente, equipado con dos AIM-9L, un AGM-65 y un pod de designación Litening. Los Harrier demostraron sus capacidades de vuelo al realizar todos ellos el aterrizaje con una velocidad de aproximación extremadamente baja, haciendo que el suelo temblase con el rugido de sus motores Pegasus. También pudimos ver la llegada de un CL-215T, de un KC-130 Hércules, un C-101, una Citation II de la Armada y dos Eurocopter Tigre de las FAMET. A lo largo de la tarde tuvieron lugar los ensayos de la exhibición del F/A-18, del Harrier, del Mirage F-1 y del Typhoon, aunque a una distancia considerable, ya que el eje de sus exhibiciones estaba en la Plataforma Sur, situada a un par de kilómetros de distancia de nuestra posición.

El día de la JPA amaneció nublado y con lluvia, sin embargo el tiempo no desanimó a los aficionados y se formaron grandes colas de coches para entrar a la zona de estacionamiento especialmente habilitada por el personal de la base. La primera parada que hicimos fue visitar las instalaciones del Ala 31, ya que a partir de las 9:30 se estaba llevando a cabo el bautismo del aire de 281 niños, que fueron

(6)

sucesivamente transportados a diferentes Hércules, siendo éstos los encargados de hacer los honores.

La actividad en la plataforma de vuelo era intensa, con C-130 llegando y otros despegando, ya que además de la actividad propia de la jornada, el Ala 31 tenía que seguir cumpliendo con sus misiones para ese día. La plataforma Sur de la base quedó dividida en dos partes, una para el estacionamiento de los vehículos del numeroso público asistente y otra para la exhibición estática, que incluía dos Hércules, uno gris y otro con camuflaje “lagarto” pertenecientes al Ala 31, un CN-295 del Ala 35, tres F/A-18 del Ala 15 (uno de los cuales exhibía toda su panoplia de armamento), un Eurofighter Typhoon del Ala 11, un C-101 del Ala 79, y un CL-215T del Grupo 43, por parte de la Armada había un SH-60 perteneciente a la Décima Escuadrilla, y un AV-8B+ de la Novena Escuadrilla. Debido a que ese mismo fin de semana tuvo lugar el despegue de una lanzadera espacial, había dos aviones americanos, un C-130E de la USAF y un C-26D de la US NAVY, recordemos que la Base de Zaragoza es uno de los campos de emergencia en caso de que ésta tuviera que abortar la misión.

(7)

La exhibición dinámica, al igual que la jornada en general, estuvo marcada por la mala meteorología y por las ganas y el buen hacer del personal del Ejercito del Aire. La exhibición comenzó con el despegue de un hidroavión CL-215T, que deleitó al público asistente con una pasada a baja altura simulando una misión contra incendio, dejando caer su pesada carga de agua frente a la zona de exhibición.

Tras él llegó el turno del simulacro de misión de Rescate Aéreo de Combate (CSAR), en la que tomaron parte dos F/A-18, un Superpuma y un KC-130. Tras el despegue de las aeronaves, el KC-130 realizó una pasada acompañado por los dos Hornet, simulando un reabastecimiento en vuelo, a continuación los F/A-18 realizaron tres pasadas sobre la zona de exhibición simulando un ataque, al tiempo que el Superpuma se posicionada en estático frente a la línea de público para permitir el descenso en rápel de los miembros del EADA, que se encargarían de entrar en contacto con el piloto a rescatar y asegurar la zona.

(8)

Una vez hecho esto, el Hércules procedió a realizar un aterrizaje de combate, con un aproximación precedida de un giro cerrado y frenando en la menor distancia posible, tras recoger a todo el personal despegó de nuevo en una distancia muy reducida. Ha de tenerse en cuenta que toda la operación se llevó cabo en condiciones de mala visibilidad al principio y con lluvia intensa al final.

Esa misma lluvia fue la encargada de deslucir la demostración del Mirage F-1, cuyo piloto se vio forzado a realizar la tabla plana bajo una lluvia constante y una muy escasa visibilidad. Todo parecía indicar que la exhibición iba a ser suspendida, nada más lejos de la realidad, de hecho, un pequeño claro que se abrió en una parte de la zona de exhibición fue más que suficiente para que el piloto de exhibición del F/A-18 del Ala 15, decidiera hacer su tabla completa, ejecutando un ocho

(9)

cubano perfecto tras el despegue, además a lo largo de su exhibición ejecutó un rizo cuadrado y una imperial entre otras maniobras verticales. De destacar la pasada a gran velocidad, donde las condiciones de humedad reinantes permitieron ver como durante un segundo el avión era engullido por una nube de condensación.

El Harrier de la Armada fue quizás el menos afectado por la meteorología, ya que su demostración se centró fundamentalmente en mostrar las siempre espectaculares características de vuelo estacionario del AV-8B+, llevando a cabo aterrizajes y despegues verticales justo delante del público. A continuación vino la mejor exhibición de la JPA, que fue la llevada a cabo por el Eurofighter Typhoon, no me cabe ninguna duda de que la exhibición del Typhoon del Ala 11 es una de las mejores, si no la mejor demostración en solitario de Europa. Durante su actuación (realizo la tabla completa, ya que el techo de nubes había aumentado ligeramente), queda de manifiesto la increíble agilidad del aparato y la potencia de sus motores, que en situaciones donde parece que el avión está colgado en el aire, consigue seguir acelerando y subiendo. La generación de nubes de condensación en varias trepadas y en la parte final del giro de máximo rendimiento ayudaron, al menos en parte, a compensar la mala visibilidad. Especialmente espectacular fue el doble imperial que ejecuto cara al público. La JPA la cerró la Patrulla Águila, que a pesar del tiempo decidió volar, viendo reducida su exhibición a una tabla plana, que incluyó

(10)

únicamente pasadas en formación. Los dos truenos que se oyeron justo tras tocar tierra y la intensa lluvia que comenzó a caer, dieron cuenta del esfuerzo que hizo la Patrulla para volar en unas condiciones que distaban muchísimo de ser las óptimas. El personal del Ejercito del Aire no quiso defraudar a los miles de aficionados que acudieron para disfrutar de la JPA a pesar del tiempo, y sus esfuerzos consiguieron que la meteorología no empañara lo que acabó convirtiéndose en una magnífica jornada aeronáutica.

El Comandante Carlos Marín fue el encargado de organizar la JPA, tiene en su haber unas 2000 horas de vuelo en el F/A-18, y a lo largo de su carrera ha realizado misiones sobre Bosnia y Kosovo dentro del destacamento Ícaro y ha participado en los prestigiosos ejercicios Red Flag en EEUU. Actualmente es Jefe del Escuadrón de Apoyo y Comunicaciones de la Base Aérea de Zaragoza y piloto instructor agregado al 153 escuadrón del Ala 15, y ha tenido la amabilidad de responder a algunas cuestiones respecto de la JPA.

(11)

Alejandro Afonso: ¿Cuáles han sido las mayores

dificultades, desde el punto de vista logístico y operativo, a las que ha tenido que enfrentarse a la hora de coordinar la participación de aeronaves procedentes de diferentes unidades para la JPA?

Comandante Marín: En cuanto a la Jornada de Puertas

Abiertas 2008, comentarte que efectivamente ha sido un reto el poder organizarla. El Mando Aéreo General determinó los medios participante, y a partir de ahí confeccionamos la Orden de Operaciones. Como siempre lo más complicado los aspectos logísticos. Los operativos, de asignación de ventanas para las diferentes Unidades participantes no difiere mucho de lo que se suele gestionar en operaciones aéreas de los distintos Ejercicios en los que he participado.

Alejandro Afonso: Por qué no se incluyeron más medios

aéreos en la exposición estática de la JPA, teniendo en cuenta que debido a la realización del desfile al día siguiente había muchos más medios disponibles en la Base, como por ejemplo los helicópteros Tigre del Ejercito de Tierra?

Comandante Marín: La no incorporación más medios se

debe a que en principio la Jornada estaba prevista con medios del E.A., si bien, al estar finalmente enmarcada dentro de los actos del Día de las Fuerzas Armadas en Zaragoza, se invitó al resto de Ejércitos a sumarse. Finalmente la Armada ofreció sus AV-8B y SH-60, y el Ejercito de Tierra diversos vehículos

(12)

blindados.

Alejandro Afonso: ¿Cuál es su valoración de la JPA? Comandante Marín: El balance ha sido muy positivo, con

una gran afluencia de público, a pesar de las difíciles condiciones meteorológicas, quizás fruto de la rueda de prensa y ensayo de la Patrulla Águila, dos días antes de la Jornada.

DOMINGO 1 DE JUNIO

El domingo 1 de junio amaneció soleado y despejado, permitiendo que el desfile aéreo se llevase a cabo y fuese disfrutado por todos los zaragozanos y por todos los españoles desde sus televisores. En el que fue el desfile aéreo más importante del año, se pudo ver de forma consecutiva el paso de 83 aeronaves pertenecientes al Ejercito del Aire, a la Armada y al Ejercito de Tierra, en un parada aérea que duró aproximadamente 6 minutos. Abrieron el desfile 10 F/A-18, (primero una pareja y luego dos formaciones de 4), a continuación pasaron 4 Mirage F1, seguidos por 4 Typhoon, luego le llegó el turno a 4 Harrier de la Armada, que pasaron

(13)

un poco fuera del eje del desfile. La aviación de transporte vino representada por 3 C/KC-130 Hércules, que dieron paso a los helicópteros, que incluyeron 4 Colibrí del Ejercito del Aire, 3 Cougar y 2 Tigre de las FAMET y 4 SH-60 de la Armada. El desfile finalizó como no podía ser de otra manera, con una pasada de la Patrulla Águila con los colores de la bandera de España.

Me gustaría agradecer al personal de la Base Aérea de Zaragoza, y en particular al Cabo Primero Ángel Gracia y al Comandante Carlos Marín por las facilidades y ayuda prestada para la realización de este artículo, y en especial a José Luis Franco Laguna por su asistencia y apoyo durante mi estancia en Zaragoza.

(14)

Figure

Actualización...

Related subjects :