CUÁNTO CUENTA UN CUENTO!

Texto completo

(1)

IES RUSADIR

¡CUÁNTO CUENTA UN CUENTO!

(2)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

¡CUÁNTO CUENTA UN CUENTO!

(3)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

BREVE ANTOLOGÍA DE MICROCUENTOS

Los

microcuentos, también llamados microrrelatos, minicuentos o

hiperbreves, son textos que narran historias de forma condensada. Los

hay de muchos tipos y de variada extensión (una sola línea, 10, 20...).

Éste es el microcuento más corto que se conoce: siete palabras. EL DINOSAURIO

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Augusto Monterroso

EL HOMBRE INVISIBLE

Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de e

llo.

Gabriel Jiménez Emán

CUENTO DE HORROR

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el

lugar de sus apariciones

Juan José Arreola

E-MAIL

http://www.AnayCarlosSeConocieronPorInternet.EstánAtrapadosEnEl @mor.hothothotmail.Fin//

(4)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

EL ESPEJO CHINO

Un campesino chino se

fue a la ciudad para

vender la cosecha de

arroz y su mujer le pidió

que no se olvidase de

traerle un peine.

Después de vender su

arroz en la ciudad, el

campesino se reunió con

unos

compañeros,

y

bebieron y lo celebraron

largamente.

Después,

un

poco

confuso, en el momento

de regresar, se acordó

de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo

podía recordar. Entonces compró en una tienda para

mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Y

regresó al pueblo.

Entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar sus

campos. La mujer se miró en el espejo y comenzó a llorar

desconsoladamente. La madre le preguntó la razón de

aquellas lágrimas.

La mujer le dio el espejo y le dijo:

-Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa.

La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:

-No tienes de qué preocuparte, es una vieja.

(5)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

LA PALABRA CUENTO

"Cuentista, que eres un cuentista..." ¿Te resulta familiar esta

expresión? ¿Sí, verdad? La palabra "cuento" está presente

en

muchas

expresiones

de

la

lengua

castellana.

Compruébalo tú mismo.

Relaciona cada una de las expresiones de la columna izquierda con su definición.

UN CUENTO CHINO ……….. TENER MÁS CUENTO QUE CALLEJA……….. VIVIR DEL CUENTO ……….. SER UN CUENTISTA ……….. NO VENIR A CUENTO ………. EL CUENTO DE NUNCA ACABAR ……….. UN CUENTO DE VIEJAS ……….. DEJARSE DE CUENTOS ……….. CUENTO LARGO ……….. ESTAR EN EL CUENTO ……….

Vivir a costa de los demás sin trabajar Poner excusas y falsear la realidad Asunto del que hay mucho que hablar

Ser un mentiroso Un embuste o mentira

No venir al caso

Dejarse de rodeos e ir al grano Estar bien informado Una noticia que se cree falsa

(6)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

TIPOS DE CUENTOS

Hay cuentos y cuentistas para todos los gustos. Más todavía, los

cuentos, al igual que sus autores, tienen diversas formas, tamaños y

contenidos. Así hay cuentos largos como Julio Cortázar y cuentos cortos

como Tito Monterroso; cuentos livianos como Julio Ramón Ribeyro y

cuentos pesados como Lezama Lima; cuentos chuecos como Augusto

Céspedes y cuentos borrachos como Edgar Allan Poe; cuentos

humorísticos como Bryce Echenique y cuentos angustiados como Franz

Kafka; cuentos eruditos como Jorge Luis Borges y cuentos dandys como

Óscar Wilde; cuentos pervertidos como Marqués de Sade …

Desde el s.XVIII ha habido muchos intentos de clasificación de los

cuentos. Todos muy arriesgados, porque son pocos los cuentos que se

ajustan a un tipo en exclusiva.

Sin embargo, aquí tienes una, en la que los cuentos se agrupan según el

autor, el destinatario, el tema y los personajes.

AUTOR DESTINATARIO TEMA PERSONAJES

Cuentos populares Cuentos literarios

Cuentos infantiles Cuentos para adultos

Cuentos fantásticos Cuentos de terror Cuentos de amor Cuentos de suspense Cuentos de viajes … Cuentos de hadas, princesas… Cuentos de espías, policías… Cuentos de animales Cuentos de personajes históricos Cuentos de fantasmas Cuentos de monstruos …

(7)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

Por encima de todas las clasificaciones, la primera no admite

discusión. Es la que distingue entre cuentos

populares o tradicionales y

cuentos literarios.

Los

cuentos tradicionales son los de autor desconocido y se

transmiten por vía oral. Esta característica hace que existan diferentes

versiones sobre el mismo tema.

Los cuentos literarios son obra de un autor y se transmiten por medio de

la escritura.

Vamos a analizar las principales características del cuento tradicional.

CARACTERÍSTICAS DEL CUENTO TRADICIONAL

En su origen, los cuentos eran relatos anónimos y populares que se

explicaban en casa, junto al fuego... Cuentos para mayores o para

pequeños. Eran historias orales que han llegado hasta nosotros de la

mano de los compiladores que las reunieron en los libros, como el

PANCHATANTRA

hindú (s. VI d.C) o

LAS MIL Y UNA NOCHES

, libro árabe

que reúne relatos como Aladino, Alí Babá o Simbad.

En Europa, se extendió la

práctica de recopilar los cuentos

populares. En España, Don Juan

Manuel lo hizo en El Conde

Lucanor; en Italia, Boccaccio en El

Decamerón;

en

Inglaterra,

Chaucer en Los cuentos de

Canterbury. Todos en el siglo XIV.

Con el paso de los siglos,

esta costumbre siguió viva. En el

s.XIX, algunos escritores, como los

hermanos Grimm reunieron los

cuentos en varios volúmenes.

(8)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

Algunas de sus características son éstas:

1. Los personajes de los cuentos realizan acciones parecidas: salir de casa, superar pruebas... y son esquemáticos:

Agresor o malvado: bruja, madrasta, ogro, dragón… Personaje mágico: el hada, el duende…

Los héroes: el príncipe, la princesa…

2. Se repiten estas acciones:

Prohibición- desobediencia (Caperucita)

Interrogación - información (espejito, espejito...) Combate - victoria

Persecución - socorro

3. Abundan las repeticiones (el soplido del lobo en el cuento de los cerditos).

El cuento tradicional se estructura en secuencias. Las más características son:

La situación inicial Empiezan los cuentos con los indicadores de tiempo y lugar (Érase una vez, Había…)

Las pruebas El personaje principal deber superar una serie de obstáculos. En este bloque entran en juego las preguntas.

Las ayudas El personaje principal recibe la ayuda real o mágica de otros personajes. Con ellas consigue superar las pruebas.

El desenlace El protagonista logra su objetivo. El final siempre es cerrado y feliz. Normalmente se produce un cambio de "status", es decir, de categoría social (el mendigo se convierte en rico, la criada en señora...).

(9)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

CÓMO ESCRIBIR UN CUENTO

1. LEE

: Así descubrirás diferentes estilos que utilizan los autores y los géneros que manejan, conocerás cómo desarrollan las historias y cómo hacen que se desenvuelvan los personajes que aparecen.

2. REÚNE IDEAS

: Probablemente no puedas sentarte a escribir y de inmediato

terminar tu cuento. Para eso se requiere que las ideas o frases lleguen. Cuando esto suceda, anótalas, verás cómo tu historia irá surgiendo poco a poco.

3. INTRODUCCIÓN

: Al iniciar el cuento escribirás de forma breve dónde se

desarrolla la historia, las características del lugar o de los personajes que intervienen en el cuento.

4. PRESENTA A LOS PERSONAJES

: Éstos tienen que parecer creíbles,

céntrate en sus emociones y sus gustos.

5. DETERMINA LA EXTENSIÓN

: Recuerda que el cuento es breve, no

presentes varios escenarios ni demasiados personajes.

6. NARRADOR

: Analiza cómo quieres contar la historia. En primera persona es

el personaje quien cuenta los sucesos, en segunda persona es el lector quien se convierte en parte de la historia, y en tercera persona es el narrador quien cuenta la historia.

7. USO DEL BORRADOR

: Las historias no quedan a la primera, tienes que ir

escribiendo párrafos y releerlos cada vez que terminas uno, así corriges lo que no se entiende o no te gusta y cambias las ideas.

8. ENFÓCATE AL LECTOR

: No tiene sentido que sólo tú entiendas la

narración, porque uno escribe para el lector. Las primeras frases son las que cautivan o desmotivan a la lectura. Realiza una introducción que impacte, tiene que ser breve y original.

(10)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

9. PIDE OPINIONES:

A veces no estamos preparados para la crítica,

pensamos que lo que realizamos es correcto pero no siempre es así. Si consultas a otras personas te darás cuenta si se entiende tu historia, si atrapas al lector y si les gusta lo que escribiste.

10. GRAMÁTICA Y ORTOGRAFÍA

: Si no utilizas adecuadamente los

signos de puntuación y la gramática, las ideas pueden no comprenderse o malinterpretarse. Hay que utilizar todas las herramientas adecuadas para darle claridad a la historia y que el lector la comprenda.

11. CREA CONFLICTOS:

Todo cuento presenta un problema que se tiene

que ir resolviendo en el transcurso de la historia. Esto con el objetivo de dejar un mensaje al lector.

RECUERDA QUE LA

REDACCIÓN ES:

1.

INTRODUCCIÓN

2.

DESARROLLO

3.

CONFLICTO

4.

SOLUCIÓN AL CONFLICTO

5.

CIERRE DE LA HISTORIA

(11)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

LOS DERECHOS DE LOS CUENTOS

1.

Un cuento tiene el derecho a

ser contado.

2.

Un cuento debe ser

transmitido de generación en

generación, para asegurar su

supervivencia.

3.

Las narraciones y cuentos

tienen el derecho a ser

relatados por distintas voces.

4.

Los cuentos tienen el derecho

a traspasar fronteras e ir de un

lugar a otro.

5.

El cuento tiene derecho a ser

escuchado por oyentes de

distintas edades y condiciones sociales.

6.

Los cuentos tienen el derecho y el deber de llenar de magia los

espíritus y de ilustrar las almas.

7.

Los cuentos tienen el derecho de emocionar, hacer reír o llorar e

incluso asustar a sus oyentes.

8.

Los cuentos tienen el derecho de tener como protagonistas a seres

reales o imaginarios con virtudes o poderes mágicos.

9.

Los cuentos tienen derecho a ser mimados, queridos y repetidos

tantas veces como el narrador o el oyente deseen.

10.

Las narraciones y cuentos tienen el derecho a ser recopilados y

transcritos en libros.

(12)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

EL CUENTO DE LA LECHERA:

CASTILLOS EN EL AIRE

Seguro que conoces el

cuento de la lechera.

Alguna vez te lo habrán

contado o lo habrás leído.

"El cuento de la lechera"

ha dado lugar a una

expresión popular, que se

usa

cuando

alguien

imagina o sueña algo

imposible. Su significado

es similar al de la

expresión "hacer castillos

en el aire" (hacerse

ilusiones).

Pues bien, debes saber que, desde antiguo, existen muchas versiones de

este cuento. Después que el fabulista griego Esopo lo escribiera, otros

autores han retomado el tema y han escrito su propia versión.

Aquí te presentamos la fábula de

Esopo y dos versiones más.

La que hizo Don Juan Manuel en el siglo XIV, y la que escribió Félix María

de Samaniego, en el siglo XVIII.

Lee las tres versiones con mucha atención y compáralas. ¿Qué parecidos

o diferencias observas?

(13)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

ESOPO

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. "Como esta leche es muy buena", se decía, "dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: "¡así! "

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.

DON JUAN MANUEL

Cuento VII

Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana

Otra vez estaba hablando el Conde Lucanor con Patronio de esta manera:

-Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes.

Y entonces le contó a Patronio cuanto él sabía. Al oírlo Patronio, contestó al conde: -Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana.

(14)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

El conde le preguntó lo que le había pasado a ésta.

-Señor conde -dijo Patronio-, había una mujer que se llamaba doña Truhana, que era más pobre que rica, la cual, yendo un día al mercado, llevaba una olla de miel en la cabeza. Mientras iba por el camino, empezó a pensar que vendería la miel y que, con lo que le diesen, compraría una partida de huevos, de los cuales nacerían gallinas, y que luego, con el dinero que le diesen por las gallinas, compraría ovejas, y así fue comprando y vendiendo, siempre con ganancias, hasta que se vio más rica que ninguna de sus vecinas.

Luego pensó que, siendo tan rica, podría casar bien a sus hijos e hijas, y que iría acompañada por la calle de yernos y nueras y, pensó también que todos comentarían su buena suerte pues había llegado a tener tantos bienes aunque había nacido muy pobre.

Así, pensando en esto, comenzó a reír con mucha alegría por su buena suerte y, riendo, riendo, se dio una palmada en la frente, la olla cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. Doña Truhana, cuando vio la olla rota y la miel esparcida por el suelo, empezó a llorar y a lamentarse muy amargamente porque había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de la olla si no se hubiera roto. Así, porque puso toda su confianza en fantasías, no pudo hacer nada de lo que esperaba y deseaba tanto. Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación.

Al conde le agradó mucho esto que le contó Patronio, actuó de acuerdo con la historia y, así, le fue muy bien.

Y como a don Juan le gustó este cuento, lo hizo escribir en este libro y compuso estos versos:

En realidades ciertas os podéis confiar, mas de las fantasías os debéis alejar

(15)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

Félix María de Samaniego

(s. XVIII)

LA LECHERA

Llevaba en la cabeza una lechera el cántaro al mercado

con aquella presteza, aquel aire sencillo, aquel agrado, que va diciendo a todo el que lo advierte

¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte! Porque no apetecía

más compañía que su pensamiento, que alegre le ofrecía

inocentes ideas de contento. Marchaba sola la feliz lechera, y decía entre sí de esta manera:

"Esta leche vendida, en limpio me dará tanto dinero,

y con esta partida

un canasto de huevos comprar quiero, para sacar cien pollos, que al estío

merodeen cantando el pío, pío" "Del importe logrado

de tanto pollo mercaré un cochino; con bellota, salvado,

berza, castaña engordará sin tino; tanto que puede ser que yo consiga

(16)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

ver cómo se le arrastra la barriga" "Llevarélo al mercado: sacaré de él sin duda buen dinero;

compraré de contado una robusta vaca y un ternero, que salte y corra toda la campaña, hasta el monte cercano a la cabaña".

Con este pensamiento enajenada, brinca de manera

que a su salto violento el cántaro cayó. ¡Pobre lechera! ¡Qué compasión! Adiós leche, dinero, huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.

¡Oh loca fantasía!,

¡Qué palacios fabricas en el viento! Modera tu alegría;

no sea que saltando de contento, al contemplar dichosa tu mudanza,

quiebre tu cantarilla la esperanza. No seas ambiciosa

de mejor o más próspera fortuna; que vivirás ansiosa

sin que pueda saciarte cosa alguna. No anheles impaciente el bien futuro:

(17)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

EL CUENTO DE LA LECHERA

, en clave de humor

La lechera iba camino del mercado, con el consabido cántaro de leche en precario equilibrio sobre su cabeza. Este principio es bien conocido.

Mientras caminaba iba soñando y hablando en voz alta, haciendo planes para el futuro:

-Con el dinero de la venta de la leche compraré una segunda vaca, así tendré más leche para vender y ganaré más dinero. De ese modo podré comprar una tercera vaca, y después una cuarta y una quinta... y así sucesivamente hasta hacerme rica. Un día, en lugar de una vaca, me compraré una villa en Niza y me retiraré a descansar y disfrutar de mi dinero.

En principio, nada que objetar. Visto así no parecía un mal plan. Sin embargo, la lechera, abstraída en sus pensamientos, tropezó con un tejón que cruzaba por allí y casi se le cae el cántaro al suelo. Por suerte eso no ocurrió, pero a partir de ese momento dejó de darle a la cabeza y fue mucho más atenta al camino.

Llegados a este punto del cuento conviene señalar que la lechera era una mujer muy fuerte, su vaca era buenísima y el cántaro contenía cien mil litros de leche. Una lechera normal no podría con tanto peso.

En cuanto estuvo instalada en el mercado empezó a vender leche. Aunque no tenía conocimientos de marketing ni sabía nada de fluctuaciones del mercado, oferta, demanda y todo eso, tuvo la rara ocurrencia de ponerle a la leche un precio exageradamente alto: cien euros por litro.

Sus colegas lecheras comentaban:

-Esmeralda está loca. ¿Quién va a pagar esa barbaridad por un litro de leche? Nadie. Pero ella no hizo caso y se limitó a esperar confiadamente. Cuando la gente llegaba a su puesto y veía el precio de la leche se decía:

-Esta leche tiene que ser extraordinaria. De otro modo no podría valer tanto. Y todos compraban al menos un cuartillo, aunque solo fuera para probarla.

Se corrió la voz. Algunos millonarios caprichosos le compraron varios cientos de litros y, a media mañana, un afamado fabricante de quesos se llevó toda la que le quedaba.

(18)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

Esmeralda se puso a hacer cuentas. Había vendido los cien mil litros, a cien euros por litro, total diez millones de euros. No estaba nada mal para una sola mañana.

Con aquel dinero montó una gigantesca instalación agropecuaria de última generación, con ordeñadoras automáticas y todo. Incluso tenía su propio lacteoducto con el que enviaba la leche directamente a los supermercados de todo el mundo.

Al final no se compró la villa de Niza, sino en Saint Tropez que le pareció más chic. Y allí vivió feliz hasta el final de sus días.

Este es el cuento de la lechera.

Todos hacemos proyectos de futuro, soñamos despiertos, imaginamos lo

que desearíamos que ocurriese, pero, un ruido, una palabra, el reloj... nos

devuelve a la realidad.

Cuéntanos cuáles son esos "castillos" que tú dibujas "en el aire".

(19)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

LECCIONES SOBRE EL ARTE DE

ESCRIBIR CUENTOS BREVES

El texto que viene a continuación es un fragmento de una conversación ficticia. En él un aprendiz de escritor dialoga con su maestro, acerca del arte de escribir cuentos breves.

Escribir un cuento breve es como grabar un verso de García Lorca en un anillo de bodas -dijo-. Así de fácil pero a la vez difícil.

-¿Y cómo se sabe que un cuento es un buen cuento?

-Cuando te atrapa desde un principio y el lenguaje fluye con fuerza propia, cuando el lector reconoce las situaciones del cuento y empieza a identificarse con los personajes, quienes, por su verisimilitud, dejan de ser puras invenciones para hacerse creíbles a los ojos del lector. Un buen cuento se parece a un caleidoscopio, donde uno encuentra nuevas figuras literarias cada vez que lo lee y lo relee. Claro que todo esto no depende sólo de la perfección formal del cuento, incluidos el argumento, el lenguaje y el estilo, sino de la destreza del autor, quien debe mantener el suspense del lector hasta el final. En el mejor de los casos, el cuento debe tener un desenlace sorpresivo e inesperado, porque un cuento sin un final sorpresivo es como un regalo descubierto en Navidad. -Y si el cuento no atrapa desde un principio ni mantiene tenso el ánimo del lector hasta el final, ¿qué hacer? -le pregunté.

- En ese caso lo mejor es tirarlo como cuando se tira abajo un edificio cuyas puertas y ventanas aparecieron construidas en el techo. A propósito, García Márquez dice: "El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una novela”. Y si el cuento, por alguna razón misteriosa, no sale bien desde un principio, lo aconsejable es “empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura", porque escribir un cuento que no quiere ser escrito es como forzar a una mujer que no te ama.

- Mi curiosidad por saber más sobre el arte de escribir cuentos breves fue in crescendo, hasta que indagué el porqué de su preferencia por el cuento breve.

-El cuento breve es tiempo concentrado, tan concentrado que, algunas veces, puede estar compuesto sólo por un título y una frase. Ahí tenemos “El dinosaurio”, un cuentito corto como su autor: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”,

(20)

BIBLIOTECA RUSADIR LOS CUENTOS / JORNADA CONVIVENCIA 2018

dice Monterroso, seguro de haber cazado un animal prehistórico con siete palabras. Otro ejemplo, Antón Chéjov, acaso sin saberlo, anotó en su cuaderno de apuntes una anécdota, que bien podía haber sido un cuento condensado: "Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida". Lástima que el ruso dejó esta idea entre sus apuntes como un diamante no pulido. De lo contrario, éste podía haber sido el cuento breve más perfecto sobre la vida de un millonario suicida. ¿Qué te parece, eh? ¿Qué te parece?

-¿Y qué me dices de los cuentos de largo aliento? -le pregunté sólo por llevar más agua a su molino.

-Los cuentos largos son como los largometrajes, si no terminas dormido, terminas bostezando como cuando te metes en una sopa de letras. En el cuento breve, que se diferencia de la novela por su extensión, deben figurar sólo las palabras necesarias. No en vano Cortázar decía que el cuento es instantáneo como una fotografía y la novela es larga como una película.

-O sea que la clave de un cuento breve radica en sintetizar el lenguaje -dije sin estar muy seguro de lo que decía.

-Más que sintetizar -precisó el Tío-, es necesario economizar el lenguaje […] El lenguaje tiene que ser llano y sencillo, lo más sencillo y claro posibles. No hay porqué escribir una prosa florida ni abigarrada, ni usar un lenguaje rimbombante ni hacer del cuento un árbol de abundante follaje y pocos frutos. Por el contrario, se trata de hacer un striptease del lenguaje, hasta dejarlo con su pura sencillez y encanto, porque en la sencillez del lenguaje se esconde la belleza del arte literario...

-Cómo es eso de desnudar la palabra -irrumpí, sin haber comprendido el meollo del asunto.

-Fácil -dijo-. ¿Recuerdas el ejemplito sobre el letrero del pescadero? -No -contesté, rascándome la cabeza.

-Ay, ay, ay. ¡Qué cabezota, eh! -enfatizó-. Según el ejemplo de Galeano, el pescadero rotuló sobre la entrada de su tienda: "AQUÍ SE VENDE PESCADO FRESCO". Pasó un vecino y le dijo: "Es obvio que es 'aquí', no hace falta escribirlo". Y borró el AQUÍ. Pasó otro vecino y le dijo: "Es innecesario escribir 'se vende', ¿o acaso regala usted el pescado?". Y borró el SE VENDE. Y sólo quedó PESCADO FRESCO. Sí. Y pasó otro vecino y dijo: "¿Acaso cree que alguien piensa que vende pescado podrido, que escribe 'fresco'...?". Y borró FRESCO. Ya sólo figuraba PESCADO. Así es... hasta que otro vecino pasó y le dijo al pescadero: "¿Por qué escribe 'pescado'? ¿Acaso alguien dudaría de que se vende otra cosa que pescado, con el olor que sale de aquí?". Así que el pescadero quitó las palabras que escribió sobre la entrada de su tienda...

Figure

Actualización...