Itinerario del viaje. Chipre, 8 Días A tu aire en coche Ruta por la Mitología Chipriota

10  Descargar (0)

Texto completo

(1)

Chipre: Ruta por la Mitología Chipriota

Chipre, 8 Días · A tu aire en coche

Ruta por la Mitología Chipriota

Chipre es la tercera isla más grande del Mediterráneo, una fortaleza flotante anclada entre Turquía, las Islas Griegas, Egipto y Oriente Medio.

Desde los exuberantes bosques de Troodos hasta la belleza de sus costas salpicadas de hermosas playas, Chipre ofrece a sus visitantes todo el esplendor de las culturas mediterráneas de la Antigüedad, que dejaron su huella en un sinfín de templos dedicados a su efervescente mitología. Te ofrecemos un recorrido lleno de historia y arqueología en el que podrás descubrir ruinas griegas y romanas, murallas venecianas, castillos erigidos por los cruzados y espectaculares frescos bizantinos que decoran las magníficas iglesias ortodoxas repartidas por los montes de Troodos.

Descubre el castillo donde Ricardo Corazón de León tomó como esposa a Berengaria de Navarra en 1191; la iglesia bizantina de San Lázaro de Lárnaca; las murallas venecianas de Nicosia; el teatro grecorromano y las ruinas de la antigua ciudad aquea de Kourion; el Monasterio de Kykko; y la roca Petra tou Romi, ubicada en una pequeña playa donde surgió de las aguas la diosa Afrodita; entre otros muchos atractivos. Un crisol de leyendas y maravillas arquitectónicas dejadas tras de sí por bizantinos, francos, venecianos, otomanos y británicos, lo que convierte a Chipre en un lugar único en el mundo. Chipre es además sinónimo de aguas cristalinas paradisíacas playas, entretenimiento para todas las edades y una vibrante vida nocturna que no tiene nada que envidiar a la de otros grandes destinos del Mediterráneo. ¡Descubre Chipre al volante y vive aventuras únicas!

Fechas de salida_ Salidas desde Septiembre 2021 hasta Agosto 2022 Desde_ Madrid, Barcelona

NATURALEZA ARQUEOLÓGICOS FAMILIAS

Itinerario del viaje

(2)

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - LÁRNACA

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Lárnaca. Llegada y recogida del vehículo de alquiler en el aeropuerto.

Bienvenido a Lárnaca, la tercera ciudad más grande de ese paraíso mediterráneo llamado Chipre. Cuna del célebre filosofo Zenón y morada del bíblico San Lázaro tras el milagro de su resurrección. Localizada en la costa sureste de la isla, Lárnaca es una cosmopolita urbe con un ambiente moderno y europeo no exenta de tesoros arqueológicos y artísticos de primer nivel. Una ciudad rebosante de vida que sorprende al viajero por su mezcla de culturas y tradiciones, por sus olores y sabores procedentes de medio mundo, un mestizaje heredado de su importancia histórica como puerto comercial. Y también es la antigua Kition griega, sobre cuyos milenarios vestigios se alza Lárnaca y cuyos restos pueden ser visitados en el centro de la ciudad. La mayor concentración de restaurantes se encuentra en el Paseo Phinikoudes (también Finikoudes) o Paseo de las Pequeñas Palmeras, uno de los principales atractivos turísticos de Lárnaca. Al sur del paseo está el Fuerte Medieval y, a pocos metros, la bella Gran Mezquita de Larnaka. Degustar la sabrosa gastronomía local es uno de los placeres de cualquier viaje a Chipre. Una comida tradicional chipriota comienza con el 'Mezze', una selección de aperitivos que incluye ensaladas, tarama, paté de huevas de pescado, hummus y tehina, entre otros. Sigue con el plato principal: ensalada de queso y pepino, berenjenas guisadas con tomate y ajo, lentejas con arroz y cebollas ('moukentra'), 'pastitsio' (versión local de los macarrones a la boloñesa) o la 'spanakopitta' (una empanada de espinacas con queso feta y huevos que no hay que dejar de probar). Entre los platos de carne se puede optar por el 'stifado' (buey con cebollas y aceitunas negras y verdes) regado con un vino tinto ligeramente ácido y refrescante), o el 'ofto' (carne asada o a la parrilla, generalmente de cordero con hierbas aromáticas y acompañado de patatas). Los principales postres son el 'bourekia' (un buñuelo de queso de cabra fresco, aromatizado con canela y azahar), el 'galatopoureko' (un pastel de masa filo, relleno de crema) y el 'katäif' (un dulce de almendra y miel, con forma cilíndrica y baño de almíbar). Después de cenar, puedes disfrutar de la intensa y variada noche de Lárnaca tanto en la misma Costa Phinikoudes, donde abundan los locales de música en vivo de distintos estilos, como en el área de Makenzie, que concentra la oferta de clubes de baile y discotecas que cierran a altas horas de la noche. Alojamiento en Lárnaca.

(3)

DÍA 2 · LÁRNACA

La mejor manera de comenzar la jornada es degustando un típico desayuno chipriota a base de pan con queso, olivas y jamón, acompañados de un té endulzado. O de un café al estilo griego, aunque advertimos de que es realmente fuerte y sin filtrar. Una vez estés listo, sigue explorando esta maravillosa ciudad que será tu base de operaciones durante toda la Ruta. Lárnaca contiene un notable patrimonio monumental que repasa su longevo peregrinar a través de los siglos. Empezando por las ruinas arqueológicas de la antigua ciudad-reino de Kition, donde se han encontrado evidencias de que los griegos micénicos llegaron a la isla en siglo XIII a.C. y los fenicios en el siglo IX a.C. Los restos arquitectónicos más destacables del yacimiento son los del Templo de Afrodita-Astarté, construido por los mismos fenicios que edificaron el Templo de Salomón en Jerusalén, ambos en el siglo IX a.C. También se han encontrado templos de estilo egipcio de la XVIII Dinastía faraónica, que son incluso más antiguos que sus equivalentes griegos. El Fuerte Medieval de Lárnaca es otro de los focos de interés de la ciudad. Sus orígenes se remontan al siglo XIV, aunque fue remodelado en el siglo XVII por los Otomanos como demuestra el característico estilo de la fachada norte. Podrás contemplar una espectacular panorámica de la ciudad desde lo alto de las murallas y repasar hasta quince siglos de historia de la isla en el Museo Medieval que alberga el edificio principal del fortín. Junto al Fuerte Medieval se yergue la Gran Mezquita Buyuk Cami dominando el antiguo barrio tradicional turco de Scala. Situada en la antigua capilla de la Santa Cruz, fue convertida a mezquita y se considera la primera de su género en Chipre, como atestigua un documento del año 1747. Otro de los puntos que merece la atención del viajero es Agios Lazaros (Iglesia de San Lázaro) y Tumba de Lázaro, que cobija la sepultura del santo que, una vez resucitado por Cristo, partió hacia Chipre donde fue obispo de Kition. Allí se encuentra también el Museo Bizantino. Si en cualquier momento te apetece hacer un alto en el camino para tomar algo, dirígete a la Plateia Evropis (Plaza Europa) que además de ofrecer una amplia oferta gastronómica reúne sus propios tesoros culturales: el busto de Cimón, la estatua de Zenón, la bella escultura "Gaviotas en vuelo" del artista griego Theodoros Papagiannis, la Galería Municipal de Arte, el Museo de Paleontología y los Archivos Históricos. Continúa tu visita por el magnífico Acueducto de Koca Bekir Pasha o de Kamares (arcos en griego), construido en el año 1746 y que estuvo funcionando hasta los años treinta del siglo XX;

por la famosa mezquita Hala Sultan Teke, cuya visita se disfruta mejor a última hora de la tarde durante la puesta de sol; y por el Lago Salado que, según la leyenda, fue creado por Lázaro tras negarse la dueña de un viñedo a darle unas uvas. El castigo fue la transformación de su viña en un lago de agua salada. Allí podrás ver flamencos, pelicanos, patos salvajes y cisnes durante el invierno y la primavera, pues es uno de los hábitats acuáticos más importantes para las aves migratorias en Europa... Y uno de los lugares que ver en Lárnaca. No dudes en acudir a los muchos restaurantes de la ciudad para degustar otras recetas chipriotas como sus famosos pescados a la parrilla con salsa 'tzantziki' (hecha con yogur y pepino), la 'moussaka' (pastel de carne y berenjenas con queso gratinado), el 'tava' (cordero cocinado a base de cebolla), el 'kleftiko' (cordero cocido a fuego lento en el horno) o la sopa de lentejas. Y de postre el popular 'risogalo', que no es otra cosa que el arroz con leche local. Alojamiento en Lárnaca.

(4)

DÍA 3 · LÁRNACA - TROODOS (PERISTERONA - KALOPANAYIOTIS) - KAKOPETRIA - MONASTERIO DE KIKKOS - LÁRNACA

Muy próxima a Lárnaca se encuentran las faldas de la mayor cadena montañosa de Chipre, llamada Troodos, que se extiende hasta la costa noroccidental de la isla. Allí se encuentran los famosos bosques de Limasol y el poderoso Monte Olimpo, que se alza hasta los 1.952 metros sobre el nivel del mar siendo el pico más alto de Chipre. Pero Troodos no solo cuenta con una gran riqueza geológica y medioambiental, sino también con numerosas iglesias y monasterios de la época bizantina, la mayoría de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001. Pon rumbo al noroeste por la A9 y recorre los aproximadamente 70 kilómetros que separan Lárnaca del primer destino de la jornada, la pequeña localidad de Peristerona. En Peristerona se ubica la Iglesia de San Varnavas y San Ilarion (San Bernabé y San Hilarión), un espectacular templo con cinco cúpulas en cruz construido a comienzos del siglo X y que constituye un magnífico ejemplo de la arquitectura bizantina. Encamina ahora tus pasos hacia el suroeste y a unos 37 kilómetros alcanzarás Kalopanayiotis, situada todavía en el sistema montañoso de Troodos.

Rodeada por la verde exuberancia del Valle Marathasa, el pintoresco pueblo de Kalopanayiotis acoge el

impresionante monasterio de San Juan de Lampadistis y sus coloridos frescos, Patrimonio de la Humanidad y uno de los más atractivos e interesantes de los muchos que hay en Chipre. La mejor manera de descubrir esta población es paseando por sus calles y senderos empedrados donde verás múltiples ejemplos de su típica arquitectura marcada por hermosos balcones, techos de tejas y patios interiores. En Kalopanayiotis parece haberse detenido el tiempo, un lugar donde la modernidad no ha conseguido empañar su profundo carácter tradicional. Junto al monasterio se encuentra el Baptisterio donde San Pablo bautizó a San Heraclidios, primer Obispo de Tamasos, y la aldea alberga además dos iglesias de los siglos XIX y XX, Ayia Marina y Panagia Theotokos, y seis capillas de los siglos XIII al XVII.

La vía más cómoda para llegar hasta la encantadora localidad de Kakopetria, siguiente etapa del viaje, es desandar parte del camino recorrido para llegar hasta Kalopanayiotis pero tomando el desvío que lleva al valle de Solea, lo que suponen unos 30 kilómetros de trayecto en coche. Kakopetria, famosa por la cría de gusanos de seda y la producción y el procesamiento de este textil, acoge numerosas iglesias y capillas de gran hermosura y trayectoria histórica. La más destacada es sin duda Agios Nikolaos Stegis, pues está reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. No te pierdas tampoco la pequeña iglesia de Panagia Theotokos (el Dios que creó la luz) con su viejo techo de granero y que data de 1520. Llega el momento de poner rumbo al oeste hasta el Monasterio de Kikkos, a 32 kilómetros de distancia, el mejor colofón a esta intensa jornada de exploración por las montañas chipriotas. Fundado en el siglo XI, el Monasterio del Real Santo y Stavropégico de la Panagía de Kikkos (también conocido simplemente como Monasterio de Kykko o Monasterio del Arcángel Miguel) fue construido para cobijar un impresionante icono de la Virgen de la Misericordia. La tradición atribuye la creación de este famoso icono a San Lucas, una de las razones que lo convierten en el monasterio más importante de Chipre. También es el más grande y allí se conservan antiguos manuscritos, esculturas en madera, magníficos candelabros y la tumba del arzobispo Nicéforo, su fundador durante el período bizantino. Una vez hayas descubierto todos los secretos del Monasterio de Kikkos es la hora de regresar a Lárnaca, que se encuentra a unos 130 kilómetros en dirección este por la A9. Alojamiento en Lárnaca.

(5)

DÍA 4 · LÁRNACA - PETRA TOU ROMIOU - PAFOS - LÁRNACA

Pon rumbo hacia el oeste de Lárnaca por la A6 y, tras recorrer unos 110 kilómetros, llegarás a la roca más famosa de Chipre. En esta fabulosa Ruta no podía faltar la obligada visita a Petra tou Romiou, el lugar donde según la tradición la diosa Afrodita, diosa del amor y la belleza, surgió de las aguas. Se trata de una pequeña y romántica playa donde se halla una gran roca emergiendo del mar, origen de esta popular leyenda. Te recomendamos que lleves el bañador y la toalla puesto que se dice que si nadas alrededor del peñón, la diosa Afrodita te concederá la belleza eterna. Sea o no cierto, pues hay que comprobarlo in situ, es una de las mejores experiencias del viaje y una que merece ser

fotografiada a fondo. Un consejo, procura no ir muy rápido en carretera puesto que el camino a Petra tou Romiou no está bien señalizado y te lo puedes pasar, aunque una vez que llegues allí podrás aparcar cómodamente en un descampado cercano y llegar a la playa a pie. Después del chapuzón, continúa bordeando la costa occidental chipriota durante unos 25 kilómetros hasta llegar a la ciudad de Pafos, que presenta un importante legado monumental. La bella Pafos (o Paphos), junto con Palepafo en Kouklia, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. La razón no fue otra que el "valor excepcional, tanto histórico como

arquitectónico" de los restos de palacios, fortalezas, villas, teatros y tumbas que ambas localidades albergan. Porque en Pafos podrás admirar inolvidables tesoros como el llamado "Pilar de San Pablo", donde según la tradición el Apóstol fue azotado antes de convertir al cristianismo a Sergio Paulo, el por entonces gobernador romano de la isla; y la Iglesia de Chrysopolitissa, que data del XIII y que se erigió sobre las ruinas de una antigua basílica bizantina. Y ahí no se acaban sus atractivos, puesto que también acoge el santuario de Afrodita, cuyos restos más antiguos se remontan a la época micénica (siglo XII a.C.) y que fuera visitado por el emperador Tito en el año 69 de nuestra era;

una necrópolis del siglo XI a.C.; las "Tumbas de los reyes", fechadas en el siglo IV a.C., como el santuario de Apolo Hylates; y el espectacular teatro griego con capacidad para unas 8.000 personas y construido a finales del siglo III a.C., entre otros monumentos. Ya solo resta el regreso a Lárnaca por la A6 en dirección este, que supone un trayecto de unos 135 kilómetros en carretera. Alojamiento en Lárnaca.

(6)

DÍA 5 · LÁRNACA - LIMASOL - CURIO - OMODOS - LÁRNACA

Conviene empezar la jornada a una hora prudencial para aprovechar al máximo los atractivos que ofrece este intenso itinerario, donde el primer destino no es otro que Limasol, la segunda ciudad en importancia de Chipre. Limasol fue el lugar donde Ricardo Corazón de León puso por primera vez pie a tierra en Chipre con intención de liberar a su

prometida Berengaria de Navarra. Secuestrada por Isaac Comneno, el dictador local, el popular rey inglés terminó conquistando toda la isla y casándose con Berengaria en el mismo castillo bizantino que ocupaba antes Comneno.

Desde entonces, Limasol continúa ligada al mundo anglosajón aunque conserva todas las características de su cultura greco-ortodoxa. Sus atractivas playas están situadas en la franja costera al sur de la ciudad, donde se articula una completa y moderna oferta turística de sol y playa. Destaca la zona de Dasoudi, una parte del litoral que ofrece todas las instalaciones necesarias para una idílica jornada estival. Y el patrimonio histórico de Limasol no se queda atrás. Precisamente, en la calle Ricardo y Berengaria se encuentra el castillo medieval que sustituyó a la anterior construcción bizantina en el siglo XIV y que constituye el principal reclamo monumental de la ciudad. El centro histórico alberga además el Museo Medieval, todo un viaje por las épocas bizantina, medieval y otomana, así como multitud de cafeterías y restaurantes por si quieres reponer fuerzas. Una vez estés listo, pon rumbo al oeste en dirección a las ruinas de Curio (también conocida como Curium o Kourion), que se encuentran a unos 20 kilómetros de distancia. De camino a este increíble yacimiento arqueológico no dudes en hacer una parada en el castillo de Kolossi, fortaleza cruzada construida en 1454 por los Caballeros Hospitalarios. Curio es como una enorme máquina del tiempo que te transportará de inmediato a épocas pretéritas, como la Grecia del siglo II a.C. o la época bizantina.

Te recomendamos que contrates un guía para exprimir al máximo las espectaculares ruinas de este incomparable tesoro histórico (Nota. Entrada no incluida), aunque lo puedes explorar por tu cuenta. No te pierdas la Casa de Aquiles, la Casa de la Fuente y la Casa de los Gladiadores, todas ellas decoradas con espectaculares mosaicos, el Nymphaeum y la Necrópolis, entre otros atractivos. Déjate maravillar también por su impresionante teatro Greco Romano del siglo II a.C. y reformado entre los siglos II y III d.C., con capacidad para unos 3.500 espectadores. En la actualidad, sigue siendo utilizado para espectáculos musicales y teatrales al aire libre. Llega el momento de viajar hacia el interior de la isla. Encamina tus pasos hacia el norte y tras recorrer unos 32 kilómetros llegarás al pequeño pueblo de Omodos, famoso por albergar el Monasterio Timios Stavros (Monasterio de la Santa Cruz), uno de los más antiguos de la isla pues se remonta al año 327 d.C. Omodos está enclavado en un idílico entorno de bosques de pinos y viñedos. Es un lugar tranquilo donde el tiempo parece pasar más despacio. La Iglesia y el Monasterio de la Santa Cruz son el orgullo de la localidad y su principal reclamo turístico. Situados en pleno centro de la villa, el templo atesora diversas reliquias medievales entre las que destacan, ni más ni menos, que un trozo de la cuerda con la que ataron a Cristo y una pequeña astilla de la propia Santa Cruz. En los alrededores del complejo monástico se

encuentran diversas bodegas donde podrás degustar los excelentes vinos que se elaboran en la isla, así como tiendas con todo tipo de souvenirs. Aunque para recuerdo, ¿qué mejor que alguna de las artesanías que elaboran las ancianas del lugar a pie de calle? Omodos es también un lugar ideal para seguir probando la deliciosa cocina local, como los kebabs de pollo y cerdo al más puro estilo chipriota llamado "suvlaki stin pita". Es hora de regresar a tu base de operaciones, Lárnaca, que se encuentra a 110 kilómetros de distancia. Para ello la forma más cómoda es regresar a Limasol y desde allí poner rumbo al este bordeando la costa sur de Chipre. Alojamiento en Lárnaca.

(7)

DÍA 6 · LÁRNACA - AYIA NAPA - FAMAGUSTA - SALAMINA - LÁRNACA

Disfruta de uno de los mejores destinos turísticos de Chipre, las playas de Ayia Napa. Situadas en el extremo oriental de la isla, deberás atravesar el área soberana administrada por Naciones Unidas llamada Dhekelia, donde se sitúa una de las bases militares controladas por el Reino Unido. No te preocupes que no hay problemas de paso. Recorre unos 60 kilómetros en dirección este por la A3 para llegar hasta Ayia Napa. Allí existen atractivos para todas las edades y gustos. Si lo tuyo es la práctica de deportes acuáticos como el esquí, windsurf, piragüismo y buceo, mezclados con un ambiente festivo, desenfadado y juvenil, entonces te recomendamos la playa de Nissi en Nissi Avenue. Si prefieres el sol, la tranquilidad y el relax, tu elección debería ser Limanaki (o la "playa Pantahou"), una de las más largas de Chipre y la mayor de Ayia Napa. Está situada en el puerto y orientada al disfrute en familia. La menos concurrida y más romántica de todas es la playa Lanta (o Landa), situada en New Golden Bay. Perfecta también para familias y parejas. A apenas diez minutos en coche desde el centro de Ayia Napa se localiza el Parque Nacional de Cabo Greco, uno de los parajes naturales más bellos y fotografiados de Chipre... y hogar del "monstruo marino de Ayia Napa", según la leyenda local. Déjate seducir por sus acantilados, cuevas, bosques y aguas cristalinas, no te arrepentirás. Si deseas visitar un poco más de la costa este de Chipre te recomendamos Famagusta y Salamina. Para alcanzar ambos destinos deberás cruzar la frontera fuertemente militarizada, llamada "Línea Verde", hacia la zona norte de la isla, la autoproclamada "República Turca del Norte de Chipre". A unos 23 kilómetros de distancia de Ayia Napa en dirección noroeste te toparás con uno de los cinco pasos fronterizos oficiales que conducen al norte, el pueblo de Strovilia. (Nota. Consultar apartado de Notas Importantes). A apenas 4 kilómetros al noreste de la "Línea Verde" se encuentra la ciudad de Famagusta (Gazimagusa, en turco), de visita recomendada. A pesar de sufrir un terrible terremoto en el siglo IV, todavía se puede advertir la belleza clásica de Famagusta gracias a las ruinas del templo de Zeus y de la Necrópolis, además de su estadio deportivo greco-romano. Famagusta es una ciudad portuaria con una larga trayectoria histórica que no sólo ha dejado en su seno monumentos de la Época Clásica. Entre su impresionante patrimonio cultural destaca la hermosa Mezquita Lala Mustafa Pasha, que ocupa la antigua catedral gótica de San Nicolás construida entre los siglos XIII y XIV. Otra de las edificaciones más singulares de Famagusta es la Torre Otelo, erigida en el siglo XIV, que según las leyendas fue el escenario de la famosa tragedia de Shakespeare.

Rodeando la Ciudad Vieja está la antigua muralla que se alza en algunos tramos hasta los 17 metros de altura y constituye la construcción más antigua conservada hasta la actualidad en Famagusta. Precisamente en la zona del distrito histórico, llamado Namik Kemal Square, podrás degustar la cocina típica local, o gastronomía internacional, en alguno de sus populares restaurantes. Por su parte, la antigua ciudad estado greco-romana de Salamina se ubica a 9 kilómetros al norte de Famagusta, en la desembocadura del río Pedieo donde la llanura de Mesaoria se abre al mar.

Salamina es un impresionante yacimiento arqueológico donde se han encontrado hallazgos que datan de finales de la Edad de Bronce (su gran Necrópolis), de la época griega (el Ágora y el Gimnasio) y del período romano (el Teatro y el Foro). A tan solo 5 minutos al este se encuentra el Monasterio de San Bernabé compuesto por la iglesia principal, que alberga un Museo de Iconos; un Museo Arqueológico, que exhibe piezas recogidas de las ruinas de Salamina; y la ermita que cobija los restos de San Bernabé, el patrón de Chipre. Procura salir de regreso a Lárnaca a una hora prudencial, pues debes pasar todavía los trámites en el "check-point" de entrada en Chipre. En este caso, la forma más fácil y cómoda es recorrer los 30 kilómetros al oeste que separan Famagusta de la localidad de Pergamos, donde se ubica otro de los pasos fronterizos oficiales, y desde allí hasta Lárnaca, en el sur. En el caso que optases por no entrar en la autoproclamada "República Turca del Norte de Chipre", regresa a Lárnaca por la A3 en dirección oeste y recorre los 60 kilómetros que la separan de Ayia Napa. Alojamiento en Lárnaca.

(8)

DÍA 7 · LÁRNACA - NICOSIA - LÁRNACA

Ha llegado el momento de conocer la capital y mayor ciudad de la República de Chipre: Nicosia (Lefkosia, en griego).

Es una vibrante y moderna urbe europea con un rápido desarrollo y uno de los niveles de vida más altos del mundo.

Pero también es la última ciudad en el mundo partida en dos por una frontera, donde la parte sur forma parte de Chipre mientras que la zona norte es la capital de la autoproclamada "República Turca del Norte de Chipre". Situada sobre el río Pedieos y capital de la isla durante más de un milenio, la herencia histórica legada en Nicosia por conquistadores como los cruzados, los venecianos, los turcos y los británicos la convierten en un destino único.

Encerrado tras sus murallas medievales, obra de los hijos del León de San Marcos, el centro urbano reúne los principales atractivos históricos y culturales de la capital. Como la Puerta Famagusta, o Porta Giuliana, la entrada más decorada de la muralla veneciana; la Iglesia de Faneromeni, la más grande de Nicosia donde se cobijan las reliquias de los obispos y sacerdotes ejecutados durante la conquista otomana; la Iglesia de Tripiotis, un claro ejemplo de la arquitectura franco-bizantina donde destaca su interior profusamente decorado; la Catedral de San Ioannis y sus importantes murales de escenas bíblicas; y, sobre todo, Laiki Yitonia, un área peatonal donde el encanto de la ciudad antigua colma los sentidos pues casi todos los edificios han sido restaurados y los nuevos mantienen una línea clásica. Allí abundan las pequeñas tabernas familiares que ofrecen una cuidada gastronomía. ¡Dales una oportunidad! Nicosia también sobresale por su importante oferta museística, pues no en vano acoge el Museo de Historia de Chipre, que exhibe antigüedades chipriotas que van desde el Neolítico hasta el periodo bizantino; el Museo Bizantino y Las Galería, especializado en la conquista y posterior dominio de la isla por parte del poderoso Imperio bizantino, cuyas huellas imperecederas se reflejan todavía en numerosos aspectos sociales, culturales y artísticos de Chipre; y el Museo del Arte Popular, que recoge el arte folclórico chipriota en forma de grabados en madera, tapicerías, bordados, alfarería, trajes nacionales y textiles artesanales. En caso de que quieras acceder a la parte ocupada de Nicosia, existe un cruce o "check point" exclusivo para peatones y ciclistas situado en Ledra Palas (Palacio de Ledra), y otro para peatones, ciclistas y vehículos ubicado en Agios Dometios, también conocido como Metehan. (Nota. Consultar apartado de Notas Importantes). La parte norte de Nicosia, controlada por la

autoproclamada "República Turca del Norte de Chipre", también alberga un importante legado monumental concentrado principalmente en su zona de la ciudad antigua amurallada. En el centro se encuentra la plaza de Atatürk, conocida como Sarayonu y dominada por la Columna de Venecia, o Dikiltas (el Obelisco). Desde Sarayonu parte la Avenida Girne, repleta de restaurantes y tiendas, que conecta con la Puerta de Kyrenia y la Plaza Inonu. No te pierdas Büyük Han, uno de los edificios más imponentes de la isla, y la mezquita de Selimiye, originalmente la

catedral de Santa Sofía y en la actualidad principal centro religioso del norte de Chipre. Cuando estés listo, pon rumbo al sur para recorrer los aproximadamente 50 kilómetros que separan la capital de tu punto de partido de la jornada.

Alojamiento en Lárnaca.

DÍA 8 · LÁRNACA - CIUDAD DE ORIGEN

Esta última jornada del viaje depende de la hora de salida del vuelo de regreso a casa. Si todavía tienes unas horas para seguir disfrutando de Lárnaca, te recomendamos que te acerques al mayor y más emblemático de los parques y jardines que hay en la ciudad: el Lago Salado. Según la leyenda fue creado por Lázaro tras negarse la dueña de un viñedo a darle unas uvas. El castigo fue la transformación de su viña en un lago de agua salada. Allí podrás ver flamencos, pelicanos, patos salvajes y cisnes durante el invierno y la primavera, pues es uno de los hábitats acuáticos más importantes para las aves migratorias en Europa... y uno de los lugares que hay ver en Lárnaca. El Museo

Arqueológico del Distrito de Lárnaca, el Museo Arqueológicos Pierides y Museo de Historia Natural son otras excelentes opciones. Y si no has tenido oportunidad prueba otros de los productos típicos de Chipre, el queso 'halloumi', parecido al feta pero prensado con menta y cuajado en su suero. ¡Una delicia! Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y vuelo de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Tu viaje incluye

Tu viaje incluye

Vuelo de ida y vuelta.

Estancia en el hotel seleccionado en Larnaca.

Régimen seleccionado en Larnaca.

(9)

Larnaca Troodos Peristerona

Kalopanayiotis Pafos Limassol

Omodos Ayia Napa Nicosia

Coche de alquiler.

Seguro de viaje.

Destinos visitados

- Recuerda que en Chipre se circula por la izquierda.

- Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.

- Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.

- La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.

- Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

- Para la recogida del coche de alquiler se requerirá una tarjeta de crédito (no de débito) a nombre del titular de la reserva, quien además deberá ser el conductor principal del vehículo.

Notas importantes

Tu viaje no incluye

Posible pago de peajes.

(10)

Figure

Actualización...

Referencias