Itinerario del viaje. Centroeuropa, 8 Días A tu aire en coche Ruta Carlomagno

Descargar (0)

Texto completo

(1)

Centroeuropa: Ruta Carlomagno

Centroeuropa, 8 Días · A tu aire en coche

Ruta Carlomagno

Carlomagno es uno de esos personajes imprescindibles sin los que la historia de Europa Occidental y del mundo en general sería a buen seguro muy diferente. A la altura de grandes conquistadores como Julio César o Alejandro Magno, Carlos I "el Grande" ha pasado a los anales como el primer gran padre de Europa, tras reunir bajo su reinado buena parte de las tierras que hoy conforman la región oeste del Viejo Continente. A

excepción, eso sí, de las islas británicas, la península ibérica al sur del Ebro y la península itálica más allá de Roma. Coronado emperador en el año 800 por el papa León III en la "Ciudad Eterna", Carolus Magnus no solo unificó más de media Europa en un inmenso estado bautizado como el Sacro Imperio Romano Germánico, sino que confirió a los países del Occidente europeo una cohexión interna y una identidad compartida que se mantiene hasta nuestros días. Gracias a nuestra "Ruta de Carlomagno", podrás recorrer a tu aire y al volante de un coche de alquiler muchas de las tierras que antaño formaron parte de los dominios de este gigante de la historia, y que en la actualidad conforman algunos de los países más modernos y avanzados del planeta. Este magnífica Ruta pone a tus pies Francia, Bélgica y Alemania para que puedas seguir los pasos de Carlomagno en sus eternas guerras de conquista y de conversión al cristianismo de los pueblos paganos centroeuropeos. Disfruta de paradas en el camino como París, la "Ciudad de la Luz", Bruselas, Amberes, Colonia o Frankfurt, todas ellas vibrantes y cosmopolitas urbes que, además, cuentan con hermosos monumentos legados de la época de los emperadores germánicos. De visita obligada son también la localidad francesa de Lieja, donde se supone que nació Carlomagno, y la Aquisgrán alemana, donde residió y murió en el año 814 y en cuya catedral gótica permanece enterrado, el culmen del arte carolingio construida por el propio Carlomagno a finales del siglo VIII. No dudes en reponer fuerzas durante el recorrido en los tradicionales cafés de Francia, en las chocolaterías de Bélgica o en las tabernas alemanas porque la "Ruta de Carlomagno" no es solo historia y arte, también es deliciosa gastronomía y maravillosos entornos naturales dignos de la mejor postal.

Fechas de salida_ Salidas desde Diciembre 2021 hasta Noviembre 2022 Desde_ Madrid, Valencia, Bilbao, Sevilla, Málaga, Santiago de Compostela, Barcelona, Mallorca

Itinerario del viaje

(2)

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - PARÍS

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta París y recogida del coche de alquiler. Aquí empieza tu aventura siguiendo los pasos de uno de los personajes más relevantes de la historia del Viejo Continente, el emperador Carlomagno (o Carolus Magnus), bautizado como "el padre de Europa". No en vano, durante su reinado logró reunir bajo su mandato gran parte de las tierras que hoy conforman países como Alemania, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y Francia, así como el norte de Italia y España, sentando las bases políticas y geográficas de la actual Europa Occidental. Esta fabulosa "Ruta de Carlomagno" te llevará por algunos de los lugares de Centroeuropa más relevantes en la biografía de este destacado rey medieval, quien resucitara asimismo el esplendor cultural heredado del Imperio Romano. La primera etapa del viaje se desarrolla en París, la capital francesa. Convertida en uno de los destinos más visitados del mundo, la "Ciudad de la Luz" sorprende al viajero más experimentado. Sede de varias exposiciones universales y considerada uno de los epicentros mundiales del arte, el diseño y el buen gusto, la ciudad francesa envuelve al viajero en una atmósfera mágica. Siente el espíritu "bon vivant" y disfruta de los placeres sencillos de la vida, sentado a la mesa de sus encantadores cafés, de sus típicos bistrós, de sus elegantes restaurantes de fama internacional... París da para mucho. Con 137 museos, 8.000 cafés con terraza y 300 kilómetros de catacumbas, la ciudad apabulla al viajero con una amplia agenda cultural y de ocio que se adapta a todos los gustos y presupuestos. ¡Sube hasta la Torre Eiffel y pellizca el cielo con tus manos! Y al caer la noche, descubre porque es mundialmente conocida como la "Ciudad del Amor". Alojamiento en París.

DÍA 2 · PARÍS

Por la mañana, entramos en uno de sus encantadores cafés cuidadosamente decorados y sentimos ese típico olor a café recién molido acompañado por deliciosos croissants y baguettes recién hechas. Disponemos de todo un día para explorar la inagotable ciudad de París y sus alrededores. La capital francesa alberga cientos de rincones repletos de historia y leyendas que merecen ser descubiertos sin prisas. En nuestra hoja de imprescindibles encontramos museos como el Louvre, el Orsay o el Pompidou; barrios como el de Montmartre, donde es posible hacerse un retrato en la concurrida y creativa place du Tertre; templos de extraordinaria belleza como la Catedral de Notre Dame, la Sainte Chapelle o la Basílica Real de Saint Denis; parques urbanos como el bois (bosque) de

Vincennes o el Jardín de las Tullerías; tesoros ocultos como sus catacumbas, cementerios como el Père-Lachaise, donde personajes históricos como Molière, Chopin o Balzac llevan siglos descansando. Te recomendamos acercarte a Versalles y descubrir su grandioso Palacio, donde por un instante podrás soñar con ser un cortesano en el reino de María Antonieta. Para salir a cenar y tomar una copa, París ofrece opciones para todos los gustos y edades: los modernos y variados bares del barrio de Saint Germain; la atmósfera chic y las discotecas de moda de Marais y Bastille; los locales de rock and roll y tecno de Grands Boulevards, con música en vivo y DJs de fama internacional; y la animada vida del Quartier Latin, el Barrio Latino de la capital gala. Alojamiento en París.

(3)

DÍA 3 · PARÍS - BEAUVAIS - AMIENS - TOURNAI - BRUSELAS

Conviene ponerse en marcha a una hora prudencial, pues la Ruta pone hoy rumbo a Bélgica, uno de los países clave para entender la biografía de Carlomagno. Toma la autopista A16 en dirección norte y realiza una parada en la hermosa localidad francesa de Beauvais, situada a unos 100 kilómetros de distancia de París. Su símbolo más relevante es sin duda la inigualable catedral de San Pedro, construida precisamente sobre un templo carolingio del siglo IX. A pesar de estar incompleta, constituye uno de los logros más audaces de la arquitectura gótica europea al conjugar elementos del gótico pleno, del gótico radiante y del gótico flamígero. Sencillamente espectacular. No menos atractiva resulta la catedral de Notre-Dame de Amiens, ubicada a unos 60 kilómetros al norte de Beauvais, otra visita imprescindible en tu camino hacia Bélgica. La construcción de esta imponente iglesia catedralicia se prolongó desde 1220 a 1288 y está considerada el culmen de la construcción de catedrales del período gótico clásico. Conocida como la "Biblia de Amiens", la fabulosa iconografía de su fachada reproduce buena parte de los episodios del Antiguo y Nuevo Testamento. Fue así diseñada con la intención de promover la enseñanza de la religión al pueblo cristiano y constituye un auténtico libro en piedra. Una vez estés listo, continúa hacia el norte por la A1 hasta alcanzar el acceso a la A27, que se dirige directamente a la frontera con Bélgica. Recuerda que ésta se

encuentra dentro del Espacio Schengen, por lo que no se realiza ningún control aduanero. Ya en Bélgica, encamina tus pasos hacia la localidad de Tournai, que se encuentra a unos 150 kilómetros de distancia de la ciudad francesa de Amiens. Aprovecha para estirar las piernas mientras deambulas por el casco antiguo de Tournai, una de las ciudades más antiguas de Bélgica. Importante centro económico y cultural del Condado de Flandes durante la Edad Media, resulta imprescindible la visita a su impresionante Catedral de Notre-Dame. Construida en la primera mitad del siglo XII, en pleno apogeo del estilo románico, es un monumento muy representativo de los comienzos del arte gótico. Es célebre además por sus extraordinarias dimensiones, sus cinco campanarios y su valioso tesoro catadralicio. Junto con el campanario cívico de Tournai, el más antiguo del país belga, está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año 2000. Ya solo queda alcanzar Bruselas, la capital de la nación belga y donde pasarás la noche. Para llegar a la principal sede administrativa de la Unión Europea debes recorrer los cerca de 100 kilómetros en dirección este que la separan de Tournai. Bruselas conjuga antigüedad y modernidad. Su población es, probablemente, de las más variadas de Europa. Es considerada oficiosamente como la capital del continente, ya que alberga el Consejo Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Estos edificios se encuentran agrupados en lo que se conoce como barrio europeo, con la plaza Robert Schuman en homenaje al ministro francés que fue "padre de Europa". La ciudad también acoge el edificio del Comité Económico y Social Europeo y del Comité de las Regiones. El Atomium es una imponente escultura que confiere vanguardismo a Bruselas. Esta estructura, que fue diseñada por los arquitectos André Waterkeyn y André & Jean Polak con motivo de la Exposición Universal de 1958, representa una molécula de hierro de 9 átomos de 18 metros de diámetro, unidas entre sí por tubos con escaleras mecánicas, y tiene una altura de más de 100 metros. En su interior alberga un museo y ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Un buen sitio para comer, en su restaurante de la parte alta. El otro gran símbolo de Bruselas es el Manneken Pis, una pequeña estatua de bronce, esculpida por Jerome Duquesno y en 1619, que representa a un niño orinando en una fuente. Escucha las diversas leyendas en torno a esta figura, copia de la original, robada y recuperada varias veces y actualmente depositada en el Museo de la Ciudad.

Está situada muy cerca de la Grand Place, punto de imprescindible visita. La Grand Place de Bruselas es una plaza bellísima, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Está compuesta por edificios de estilo gótico y barroco que en su época albergaban las Casas de los Gremios, el Ayuntamiento, de estilo gótico, y la Casa del Rey. En agosto, cada dos años, una alfombra de begonias naturales, de 1.800 metros cuadrados, cubre la plaza.

Alrededor de la plaza hay calles inundadas de tiendas y restaurantes y la vida nocturna aflora al atardecer. Cerca hay edificios que no puedes perderte: la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, de estilo gótico; la Bolsa; el Palacio de Justicia, de estilo neobarroco, construido durante el reinado de Leopoldo II y durante décadas el edificio más grande del mundo; las casas de estilo art nouveau, obra del arquitecto Víctor Horta, y el Palacio Real. Es sede oficial de la monarquía belga, pero sus miembros viven en el Castillo de Laeken. Durante los meses de verano se abre al público.

También es interesante el barrio del Sablon, con la iglesia de Notre Dame du Sablon, pequeño pero preciosa iglesia gótica. Durante el fin de semana hay un mercado de antigüedades que aconsejamos visitar. Puedes cenar cerca de la Grand Place, donde hay infinidad de restaurantes ofreciendo ricos platos. Y no te pierdas el famosísimo chocolate belga. Varias marcas internacionalmente conocidas tienen tiendas por la zona. Imposible un mejor souvenir.

Alojamiento en Bruselas.

(4)

DÍA 4 · BRUSELAS - BRUJAS - GANTE - BRUSELAS

Desayuna en alguno de los mágicos rincones de la cosmopolita Bruselas. Date, por qué no, otro mimo bañado en chocolate, y continúa el trayecto hasta la ciudad de Brujas, a una hora de Bruselas. Brujas es la ciudad más turística de Bélgica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. El atardecer es mágico aquí;

parece el emplazamiento de un cuento de hadas. Es una de las ciudades medievales mejor conservadas del mundo, fundada en el siglo XI alrededor de una fortaleza del siglo IX. Fue un importante centro comercial del norte de Europa hasta el siglo XV. Da un paseo por sus calles empedradas y acompañadas por canales, con casas a sus pies, lo que le ha valido el comparativo con Venecia. Brujas es, sin duda, una ciudad muy pintoresca y romántica. La plaza Mayor (Grote Mark), con su aspecto medieval, y el muelle del Rosario son una visita obligada en la ciudad. Este último es uno de los lugares más fotografiados y merece la pena verlo tanto de día como de noche. Y si te apetece darte un paseo tranquilamente, acércate al parque Minnewater. Lo ideal es que pasees por las calles de Brujas y disfrutes de sus canales para poder vivir la experiencia al máximo. La gastronomía es otro de los atractivos de la ciudad. Solo hay que ver la cantidad de restaurantes con estrella Michelin que están afincados aquí, como "Den Gouden Harynck", "Sans cravate" y "De Jonkman", entre otros. Sigue la Ruta hasta la ciudad de Gante, ubicada a 50 kilómetros al sureste por la carretera E40. Esta ciudad industrial desde el siglo XIX, es próspera y viva, a lo que contribuye que el 20% de su población sean estudiantes. Pero es famosa, sobre todo, por ser la ciudad natal de Carlos V, a quien cuenta la Historia que dio a luz Juana la Loca en un baño durante una fiesta en el Palacio Prinsenhof. Gante posee una cuidada red de canales y un bonito centro urbano medieval. No te pierdas la catedral de San Bavón (St-Baafskathedraal), patrón de la ciudad, y su púlpito barroco del siglo XVIII, además de sus pinturas, con "La Adoración del Cordero Místico", pintada por los hermanos Van Eyck en 1432, como joya destacada. La obra, de 12 retablos, está en fabuloso estado de conservación y ha sido robada en seis ocasiones. (Nota. La entrada a la Catedral es gratuita, pero acceder a contemplar la pintura cuesta 4€, aproximadamente). Otro edificio religioso de interés es la Iglesia de San Nicolás, y, a su lado, la Korenmarkt, la plaza más animada. Acércate hasta el Ayuntamiento, edificio de gran belleza, y visita el campanario Belfort, de 95 metros, construido en el siglo XIV. Las vistas desde aquí son espectaculares. Por supuesto, visita el Castillo de Gante (Gravensteen), antigua residencia de los condes de Flandes, que fue utilizado hasta el siglo XIV como fortaleza defensiva y hasta el XVII como prisión. Como otros, tiene un museo de instrumentos de tortura que refleja la crueldad de las instituciones para imponer castigos. Durante el paseo por Gante aprovecha para hacer una foto del puente de San Miguel. Puedes degustar una buena comida en restaurantes como el "Belga Queen", con grandes vistas y decoración, o el "De Superette", que ofrecen típicos platos locales como las croquetas de gambas y el waterzooi. Antes de irte, prueba una cerveza belga en el bar más pequeño de la ciudad: el "Café 't Galgenhuisje".

Tampoco puedes irte de la ciudad sin probar las narices de Gante, el dulce típico. Regreso y alojamiento en Bruselas.

DÍA 5 · BRUSELAS - AMBERES - LOVAINA - LIEJA - BRUSELAS

Hoy toca explorar las regiones septentrionales y orientales de Bélgica. Pon rumbo al norte hacia la ciudad de Amberes, tu primera parada del día, que se encuentra a 55 kilómetros de distancia de Bruselas. Importante centro cultural de principios del siglo XVII, Amberes ha sido siempre una de las ciudades comerciales más importantes del norte de Europa. Su puerto es estratégico, gracias al río Escalda (Schelde). Visita la Plaza Mayor (Grote Markt), rodeada de bellos edificios renacentistas, con el Ayuntamiento como reclamo destacado y la fuente de Brabo, que homenajea el nacimiento del nombre de la ciudad. No puedes perderte la Catedral gótica, el mayor templo religioso de Bélgica, construido entre los siglos XIV y XVI que tiene varios cuadros de Rubens, artista local del barroco. Otro punto de indudable interés es el Castillo de Amberes, rebautizado por Carlos V como Het Steen (La Piedra). Si te apetece cultura, te recomendamos cuatro museos: el de Rubens, casa y estudio de los últimos 29 años de vida del famosísimo pintor barroco, construida en el siglo XVII; el de Bellas Artes, en un edifico neoclásico del siglo XIX; el de los Diamantes, dedicado a esas piedras preciosas, y el Plantin-Moretus, que rinde honor a los impresores que le dan nombre, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una vez estés listo, acércate a la ciudad de Lovaina, en cuya universidad impartió clases Erasmo de Rotterdam. Está situada a unos 65 kilómetros de distancia de Amberes por la E19 en dirección sur. En la famosa plaza Grote Markt puedes visitar el imponente edificio del Ayuntamiento, de estilo gótico, construido a mediados del siglo XV. Te sorprenderá comprobar como en la fachada hay 236 nichos, ubicados en las ventanas y en las tres torres. En esta misma plaza está la Iglesia de San Pedro, también gótica y del siglo XV. No sólo te llamará la atención por su arquitectura; también por las obras de arte que cobija. Esta Iglesia es especial por otro motivo: es una iglesia magistral, título que sólo comparten dos en todo el mundo. La otra es la de Justos y Pastor de Alcalá de Henares, en España. El significado de esta distinción es que en esta iglesia todos sus canónigos tenían que ser doctores en teología (magister, del latín, maestro). Esta es también la iglesia de la Universidad Católica de Lovaina, donde su equipo rectoral y profesores acuden a hacer ofrendas a la Virgen. En la Grote Markt hay un tercer punto de interés: el Edificio de la Mesa Redonda (Tafelrond), construido

(5)

Virgen. En la Grote Markt hay un tercer punto de interés: el Edificio de la Mesa Redonda (Tafelrond), construido originalmente en 1479 por Mathieu de Layens, responsable también de la construcción del bello Ayuntamiento de Lovaina. (Nota. Por motivos de seguridad, el histórico edificio fue demolido y vuelto a construir. El Tafelrond que podemos ver en la actualidad fue construido en 1814 por Van Der Straeten, levantado en el mismo lugar del edificio original). Este lugar era punto de reunión de los gremios. Tras su reconstrucción después de la Primera Guerra Mundial, fue elegido para establecer la sede central del Banco Nacional, que lo ocupó hasta hace poco. Si te queda tiempo, no te pierdas tampoco la Capilla de San Antonio, donde actualmente reposan los restos del admirado Padre Damián, después de que fueran trasladados en 1936. El Padre Damián fue misionero en Hawai, donde se dedicó al cuidado de leprosos, enfermedad por la que murió en 1889. En 2005 fue declarado el belga más grande de todos los tiempos y el Papa Benedicto XVII lo canonizó en 2009. Visita también la Iglesia de San Miguel, templo jesuita construido entre 1650 y 1671 por el padre Willem Van Hees. Se considera una obra maestra del barroco de Flandes.

Llega la hora de poner rumbo a uno de los platos fuertes de esta "Ruta de Carlomagno", la ciudad belga de Lieja, ubicada a algo más de 80 kilómetros al este de Lovaina. Y es que dos de las grandes incógnitas que rodean a la figura del inmortal emperador carolingio son su fecha de nacimiento y el lugar concreto donde nació. En el primer caso se barajan los años 743, 747 y 748, mientras que en el segundo la opción más probable es la población de Herstal, ciudad natal de su padre y en nuestros días prácticamente un suburbio de Lieja. Otras alternativas incluyen las localidades alemanas de Ingelheim, Düren, Gauting y Aquisgrán. Lieja rezuma historia. Durante ocho siglos fue feudo del Imperio Romano y en la actualidad se muestra cosmopolita, con vestigios arquitectónicos de un pasado ostentoso. Su localización geográfica la hace diversa, porque se extiende sobre los márgenes del río Mosa, en la frontera con tres países: Alemania, Países Bajos y Luxemburgo. Pasea por su casco histórico y sus calles sin salida.

Es interesante darse una vuelta por la Rue Hors-Chateau, la primera calle que se construyó fuera de las murallas. No te pierdas el Palacio de los Príncipes-Obispos, actualmente convertido en Palacio de Justicia, construido en el siglo XVI, de estilo barroco y con un gran patio adornado con columnas decoradas. La entrada al recinto es libre. Siguiendo con edificios ilustres, contempla la Catedral de Saint-Paul, con naves de estilo gótico, y su claustro. La entrada también es libre en esta catedral, que sustituyó en su papel a la Catedral de Saint-Lambert, destruida en durante la Revolución Francesa. En su lugar quedan ahora unas columnas decorativas, en la plaza que recibe el mismo nombre y que se erige como centro neurálgico de la ciudad. Siguiendo con edificios eclesiásticos, no deberías perderte el más antiguo de la villa, la iglesia de Saint-Barthélemy, que data del siglo XII. Es conocida especialmente por sus pilas bautismales talladas en bronce. En contraste con la arquitectura antigua, es interesante visitar la nueva Estación de Ferrocarril, diseñada por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava, de prestigio mundial y Premio Príncipe de Asturias de las Artes, entre otros. Le Carré es una zona de bares y restaurantes especialmente animada por la noche, así que aprovecha para cenar aquí antes de volver a Bruselas. Son famosos los boulets de Liège, albóndigas con patatas fritas que te sabrán a gloria. Regreso y alojamiento en Bruselas.

(6)

DÍA 6 · BRUSELAS - AQUISGRÁN - COLONIA

Hoy conducirás cerca de dos horas hasta llegar a Aquisgrán (Aachen), situada a algo menos de 150 kilómetros al este de Bruselas. Te recomendamos circular por la E40 y así evitar tener que atravesar las fronteras de los Países Bajos y Alemania y solo cruzar la del país germano. Es sin lugar a dudas el destino más importante de esta magnífica Ruta tras los pasos de Carolus Magnus. Esta es la ciudad balneario que escogió el emperador Carlomagno como residencia principal y que fue sede de innumerables firmas de tratados de paz. Actualmente, Aquisgrán (Aachen) se presenta al viajero como una ciudad que combina historia, modernidad y un ambiente juvenil debido a su ambiente universitario y a la vida que ofrecen sus bares, restaurantes y conocidos carnavales. Una de sus señas de identidad es su magnífica Catedral gótica, en donde se coronaron hasta 38 reyes y reinas. En su interior, encontrarás su gran joya: la Capilla Palatina, en donde está enterrado Carlomagno, que se encuentra bajo el conocido sarcófago de Proserpina, una obra romana del siglo II d.C. Sus grandes y hermosas vidrieras le han valido el sobrenombre de la

"Catedral de cristal". Este es uno de los monumentos históricos más famosos del mundo, posiblemente por ello la Catedral y el tesoro constituyeron el primer monumento alemán declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Muy cerca de la soberbia Catedral hay un rincón lleno de magia que seguro encantará a los más pequeños de la casa. Es la fuente de los títeres, una fuente hecha de metal con figuras de marionetas cuyos brazos puedes mover y colocar a tu gusto. Perfecta para aquellos a los que les gusta hacerse fotos divertidas en buena compañía.

Aunque esta no es la única fuente emblemática de la ciudad. Detrás del edificio de Elisenbrunnen encontrarás la fuente del dinero, llena de figuras de personas que simulan manejar dinero. Es típico tirar aquí una moneda para ver si así el dinero se atrae más fácilmente. ¡Suerte! Otro de sus edificios más bonitos es el Ayuntamiento, del siglo XIV.

Vale la pena entrar para observar la Sala de la Coronación, cuyos frescos reflejan la vida de Carlomagno y en donde se guarda una copia de las insignias del Reino. El Ayuntamiento lo encontrarás presidiendo la plaza del Mercado, uno de los lugares más animados de la ciudad, lleno de bares y tiendecitas encantadoras en donde comprar un bello recuerdo de la zona. Detrás del Consistorio se encuentra el Centro Carlomagno, el enclave ideal para profundizar en la historia de Aquisgrán (Aachen) y para apuntarse a la "Ruta del emperador" que organizan por la ciudad (Actividad no incluida). Este recorrido te permitirá conocer los lugares clave de la ciudad que tienen relación con Carlomagno. ¡No te lo pierdas! Una vez finalizada la visita por la ciudad, llega el momento de regresar a la carretera. Tu siguiente destino es la ciudad alemana de Colonia, que se encuentra a unos 85 kilómetros al este de Aquisgrán por la autopista A4. En sólo una hora llegarás a Colonia, una animada y cosmopolita ciudad dividida por las aguas del río Rhin. Lo mejor es que te recorras a pie el casco antiguo y, entre visita y visita, comas algo en alguno de sus puestos de salchichas acompañado por una Kölsch, la cerveza por excelencia de la ciudad. Si Colonia es conocida por algo en el mundo es por su Catedral. Es la mayor del país. Sólo hace falta fijarse en sus dimensiones. Sus torres llegan a los 157 metros de altura y su interior hace unos 144 metros de longitud. Pero no sólo es espléndida por su tamaño, también lo es por su estilo. Se la considera la joya del gótico alemán por su belleza. Se construyó para albergar las reliquias de los Reyes Magos, haciendo de Colonia uno de los lugares de peregrinación más importantes de la época medieval.

Por la zona de la catedral y Hauptbahnhof, hay aparcamientos grandes para dejar el coche, así que no tendrás problemas para acceder a esta zona. Muy cerca de aquí es probable que escuches el repicar de las campanas del Ayuntamiento antiguo mientras paseas por sus calles llenas de museos. Entre ellos destaca el Jüdisches Museum, en donde guardan las reliquias del palacio de los gobernadores romanos y los tesoros medievales de la comunidad judía; el Centro de Documentación sobre el Nacionalsocialismo, en el que se cuenta la historia de la ciudad durante el Tercer Reich; o el cubo postmodernista que alberga las obras de los siglos XIII-XIX del Wallraf-Richartz-Museum.

Entre tanto museo, seguro que tendrás ganas de probar algo dulce. Lo mejor es que acudas al Museo del chocolate, lugar en el que además de poder comprar el mejor dulce de la ciudad, podrás descubrir su historia desde sus orígenes hasta la actualidad. Los románticos también tienen en Colonia un lugar especial en donde plasmar su amor.

Hablamos del “puente del amor”, el puente Hohenzollern que se encuentra en el Rhin, justo en frente de la Catedral, y desde donde no sólo podrás disfrutar de sus vistas, sino que también podrás colgar tu candado como símbolo del amor que profesas a tu pareja. Por la tarde, puedes acercarte a las fortificaciones romanas e irte de tiendas por la Hohe Strasse y la Schildergasse. Aquí encontrarás la mayoría de cadenas de ropa y calzado de la ciudad. Para cenar, puedes acudir a alguno de los restaurantes cercanos a la Catedral o acercarte a Barbarossaplazt y Rudolfplatz. En ambas plazas hay muchos restaurantes en donde ofrecen todo tipo de comida, incluido el típico codillo alemán.

Alojamiento en Colonia.

(7)

DÍA 7 · COLONIA - FRANKFURT

Dedica la mañana a visitar todo aquello que no te dio tiempo de ver ayer en Colonia, o bien pon rumbo al sureste por la A3 hasta llegar a Frankfurt, a más de dos horas de viaje al volante. Así que organízate bien el día si quieres

aprovecharlo al máximo. Despedimos este viaje en la capital financiera de Alemania. Debido a su moderno skyline y al río Main, Frankfurt también es conocido popularmente como "Main-hattan". Dependiendo de la hora de llegada a Frankfurt, te sugerimos que empieces el paseo por el casco antiguo. Piérdete las veces que quieras porque todos los caminos te llevarán hasta Römemberg, la plaza más neurálgica del centro. Aquí se encuentra el Ayuntamiento que, a su vez, es la casa del Romer, el alcalde. A pocos minutos de aquí, convive la Catedral de San Bartolomé con otros edificios laicos. En primer lugar, te sorprenderá por su color, puesto que fue construida con arenisca roja, y por su gigantesca torre de 96 metros que ofrece al valiente que sube las escaleras unas vistas increíbles de gran parte de la ciudad. De hecho, desde aquí se ve el skyline de Frankfurt como en ningún otro sitio. Comprobarás por qué le llaman la ciudad de los rascacielos. Una vez que te hayas deleitado contemplando el horizonte, será hora de bajar y apostar por la cultura. Es otro de los puntos fuertes de esta ciudad porque hay una gran cantidad de museos y muchos de ellos son punteros en Europa. Llama la atención el Museo Judío de Frankfurt aunque el más destacados es el Städel Museum, en donde podrás disfrutar de obras de los autores más importantes de la pintura universal. No faltan ni Picasso, ni Renoir, ni Rembrandt. Si viajas con niños estás de suerte porque ya no te hace falta ninguna excusa para seguir de museos y visitar el Kinder Museum, un espacio diseñado para el entretenimiento de más pequeños de la casa. Si no es suficiente, muy cerca se encuentra el zoo o la posibilidad de ir en coche hasta Hanau. Si eres fan de los hermanos Grimm no hará falta que te digamos que es su ciudad natal. Hanau se encuentra a media hora de Frankfurt y ofrece un plan entrañable para disfrutar en familia: la Ruta de los cuentos. Verás banderolas que identifican los lugares donde los hermanos Grimm se inspiraron para escribir cuentos como "Caperucita Roja" o el "Flautista de Hammelín". Evidentemente, no puedes visitar la ciudad y no comerte una salchicha Frankfurt. Aunque suene muy típico, es casi obligatorio. Si no es tu plato favorito, siempre puedes decantarte hacia unas buenas chuletas de cerdo curadas. Para beber, también dos clásicos: o bien una buena cerveza alemana o bien una Apfelwein, una bebida de poca graduación hecha a base de manzanas. Alojamiento en Frankfurt.

DÍA 8 · FRANKFURT - CIUDAD DE ORIGEN

Realiza las últimas compras en la animada zona peatonal de "Zeil", conocida también la "Quinta Avenida de Alemania"

y despídete de este fascinante país paseando por el Palmengarten o brindando con un "Apfelwein" o "Ebbelwoi" en las tabernas del barrio de Sachsenhausen. Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y vuelo de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Tu viaje incluye

Tu viaje incluye

Vuelo de ida y vuelta.

Estancia en el hotel seleccionado en París.

Régimen seleccionado en París.

Estancia en el hotel seleccionado en Bruselas.

Régimen seleccionado en Bruselas.

Estancia en el hotel seleccionado en Colonia.

Régimen seleccionado en Colonia.

Estancia en el hotel seleccionado en Frankfurt.

Régimen seleccionado en Frankfurt.

Coche de alquiler.

Seguro de viaje.

Importe del suplemento por recogida y devolución del vehículo en diferente oficina.

Tu viaje no incluye

Tasas de alojamiento en Francia pago directo en establecimiento.

Tasas de alojamiento en Bélgica pago directo en establecimiento.

(8)

París Beauvais Tournai

Bruselas Brujas Gante

Amberes Lovaina Lieja

Aquisgrán Colonia Frankfurt

Destinos visitados

- Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.

- Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.

- La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.

Notas importantes

Tasas de alojamiento en Colonia pago directo en establecimiento.

Tasas de alojamiento en Frankfurt pago directo en establecimiento.

Posible pago de peajes.

(9)

- Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

- Para la recogida del coche de alquiler se requerirá una tarjeta de crédito (no de débito) a nombre del titular de la reserva, quien además deberá ser el conductor principal del vehículo.

- Debes informar a la recogida del vehículo que vas a cruzar la frontera. A veces es necesaria una autorización para circular por determinados países o zonas/estados (como es el caso de EEUU y Canadá). Según las condiciones recogidas en el contrato de alquiler y la compañía contratada, puede llevar un suplemento a pagar en la oficina de destino.

Figure

Actualización...

Referencias