Usted tiene un amigo: el Espíritu Santo

Texto completo

(1)

Usted tiene un amigo: el

Espíritu Santo

Hoy más que nunca en la historia del mundo, la gente está hablando acerca del Espíritu Santo y su obra. Han descubierto que es una persona y no sólo una infl uencia. Ha dado vida nueva y poder a miles de iglesias, tanto a las iglesias pentecostales como a las católicas. Millones han descubierto hoy lo que los primeros cristianos querían decir al referirse a ser “llenos con el Espíritu.” Robert C. Cunningham, redactor de la revista The Pentecostal Evangel, escribe:

En la revista El Evangelio Pentecostal Robert C. Cunningham escribió acerca de la pregunta, “¿Qué signifi ca ser llenos de Dios?” El dijo lo siguiente: “Sabemos bien lo que se experimenta cuando una persona se llena de temor, ¿cierto? o ¡se llena de envidia o cólera! Es decir, que todas sus facultades están dominadas por estas pasiones desenfrenadas. Signifi ca que esas fuerzas intensas la impulsan a cometer actos que dan evidencia del espíritu que la controla.”

“Aquí, pues, está la verdadera gloria del Pentecostés. Dios el Espíritu Santo desciende a las vidas y cuerpos de hombres y mujeres a tal grado que son llenos con su presencia. El Espíritu divino domina cada facultad, controla cada fuerza y usa cada energía como él quiere. ¡El Señor desciende repentinamente y llena su templo! Los seres humanos se convierten en templos de Dios, ¡imagínese! Aprendamos nuevamente las maravillas inescrutables de ser llenos de Dios.”

En esta lección usted estudiará ... El es un amigo especial

El le ayudará El le enseñará

El hará que Dios sea real para usted El llenará su vida con amor

Lección

1

(2)

EL ES UN AMIGO ESPECIAL

Objetivo 1. Nombrar el “ayudador” que Jesús prometió enviar.

Alguien le preguntó a un gran hombre el secreto de su éxito. El contestó: “Tuve un amigo.” Les contó a todos que sin la ayuda de su amigo su vida hubiera sido un fracaso. Su amigo lo había ayudado, alentado y apoyado en todo. Su amigo le amó, le tuve fe e hizo que su vida valiera la pena. ¿Tiene usted un amigo como ese? Lo necesita.

¿Qué clase de amigo le gustaría tener? De seguro alguien que le ame, que se preocupe por usted y sus problemas y que comparta sus momentos de alegría.

Querrá que sea totalmente franco con usted, que le diga la verdad aunque le duela, y que le muestre sus errores con amabilidad para ayudarle a corregirlos.

Tal vez quisiera que su amigo fuera más sabio, más fuerte y mejor de lo que es usted. Así le podría enseñar y ayudar día tras día a usted. Contestaría todas sus preguntas. Le ayudaría con todos sus problemas y mientras más tiempo pasaran juntos, usted podría ser cada vez más parecido a su amigo, fuerte, sabio y mejor de lo que usted es ahora.

Jesucristo fue esa clase de amigo para Pedro, Santiago, Juan y para otros discípulos. Fue amigo de los enfermos y los sanó. Fue amigo de pecadores. Perdonó sus pecados y les dio vida nueva y limpia. Fue amigo de todos los que querían su amistad: ricos o pobres, pecadores o piadosos, ignorantes o eruditos de cualquier raza o nación. Les dio el amor más rico, profundo y desinteresado que nunca antes hubieran conocido: el amor de Dios. Les enseñó la verdad. Les ayudó con todos sus problemas.

Pero Jesús estaba limitado por un cuerpo humano. Podía estar en un solo lugar a un mismo tiempo. No podía estar al lado de todos los amigos que lo necesitaban. Así que Jesús les contó a sus seguidores que regresaría al cielo y que les enviaría otro amigo y ayudador que estaría con todos ellos al mismo tiempo, en cualquier lugar que ellos estuvieran.

Juan 14:16, 17. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Este ayudador que Jesús prometió enviar es el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad. Es igual a Dios el Padre y a Jesucristo el Hijo en naturaleza, poder y propósito. El lo sabe todo. Tiene todo poder. No tiene cuerpo, pero puede estar en todas partes al mismo tiempo. Jesús envió el Espíritu Santo, tal como lo prometió, para poder vivir en aquellos que le recibieran. El ha venido a hacer por usted lo que Jesús hizo por sus seguidores.

Juan 16:7. Os conviene que yo me vaya: porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

¿Siente usted a veces que nadie le entiende o que a nadie le importan sus problemas? ¡Dios sí se interesa por usted! Sabe exactamente lo que usted necesita. Le ama tanto que envió a su Espíritu Santo para que sea su amigo y ayudador especial. En este curso usted aprenderá acerca de cómo vino el Espíritu Santo, lo que hizo por los primeros cristianos, y lo que hará por usted. Al tener al Espíritu Santo como su amigo, ya no se sentirá solo o desamparado.

(3)

En cada sección de tareas a cumplir, las preguntas le ayudarán a repasar o aplicar lo que ha estudiado. Siga las pautas señaladas para cada pregunta. Cuando se le indica, escriba sus respuestas en su cuaderno. Para mayor información, repase la sección titulada Cómo contestar las preguntas de estudio al principio de este guía de estudio.

1 Piense en lo que Jesús hizo por la gente y lo que el Espíritu Santo hará por usted. 2 El ayudador que Jesús prometió enviar es ... EL LE AYUDARA

Objetivo 2. Presentar los siete títulos del Espíritu Santo que aparecen en la Biblia.

Jesús prometió enviar otro ayudador. La palabra que usó en griego fue Paracleto, que a veces se traduce como Consolador. Signifi ca “alguien que es llamado al lado para ayudar.” Los otros títulos del Paracleto le muestran cuáles son sus poderes y responsabilidades y como él le ayudará. Le llaman el Espíritu de vida, el Espíritu Santo, el Espíritu de verdad, el Espíritu de sabiduría, el Espíritu de Cristo y el Espíritu de Dios. Cualquiera que sea su problema, su ayudador tiene la solución.

El Espíritu de vida

¿Necesita sanidad para su cuerpo? En diferentes partes del mundo personas enfermas están siendo sanadas hoy milagrosamente como respuesta a la oración. Los sordos vuelven a oír. Los ciegos ven. Los paralíticos arrojan sus muletas y caminan nuevamente, gracias al poder del Espíritu Santo. El es el Espíritu que da vida a todo ser viviente. Obró a través de Jesús para sanar a los enfermos y todavía hoy hace la misma obra.

En la lección siguiente estudiará más acerca de cómo el Espíritu de vida le da vida y salud tanto a su cuerpo como a su alma. Una vida gozosa y satisfactoria en la tierra, y una vida eterna y gloriosa en el mundo por venir. Pero para poder gozar de la vida que el Espíritu le da, tiene que permitir que él le guíe.

Romanos 8:5, 6. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

3 En su cuaderno, escriba siete títulos del Espíritu Santo.

(4)

6 Lea Romanos 8:5, 6 varias veces. Medite en los cambios que el Espíritu Santo puede realizar en su vida.

EL ESPIRITU SANTO

Objetivo 3. Describir áreas específi cas en su vida en las cuales el Espíritu Santo le puede ayudar. ¿Le parece difícil vivir santamente? ¿Le gustaría ser mejor cristiano? Su ayudador es el Espíritu Santo, o el Espíritu de santidad. Santo signifi ca “apartado del pecado y entregado a Dios.” El Espíritu Santo nos muestra cuán terribles son nuestros pecados y nos ayuda a deshacernos de ellos. Al permitirle que haga su voluntad, nos guía más cerca de Dios y nos aparta de pecados como orgullo, egoísmo, terquedad, mal humor, prejuicio, odio, resentimiento, pereza, lástima de sí mismo, rebeldía, codicia y pensamientos o acciones inmorales.

Tal vez necesite deshacerse de algún hábito malo Si usted es cristiano, su cuerpo es templo del Espíritu Santo. El le ayudará a deshacerse de muchos hábitos que pueden lastimar su cuerpo. Miles de drogadictos han sido libertados por el Espíritu Santo. La medicina y los trabajadores sociales han podido darles únicamente alivio temporal. En su último esfuerzo desesperado para “arrojar el hábito,” ellos han recurrido a Dios por ayuda. Después de aceptar al Señor Jesús como su Salvador le pidieron al Espíritu Santo que los llenara y que les diera poder a fi n de vivir para Dios. Cuando el Espíritu Santo los llena, los libra del hábito de la drogadicción. Los llena con el amor de Dios y el deseo de ayudar a otros. Muchos están ahora predicando el evangelio. Sus vidas son limpias, gracias a que el Espíritu de santidad mora en ellos.

1 Pedro 1:2. Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santifi cación del Espíritu.

7 ¿Tiene usted algún pecado o malos hábitos de los cuales quiere que el Espíritu Santo lo libre? Escríbalos de modo que sólo usted y él los vean. Pídale que tome el control de su vida y que lo libre de estos males.

EL LE ENSEÑARA

Objetivo 4. Identifi car al Espíritu Santo como Espíritu de verdad. El Espíritu de verdad

Tal como Jesús enseñó a sus discípulos la verdad y contestó sus preguntas, el Espíritu Santo le enseñará a usted. Contestará sus preguntas acerca de Dios. Le mostrará el propósito de la vida. Le

(5)

Juan 16:13. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad.

Recientemente algunos estudiantes seminaristas recibieron el Espíritu Santo. Las verdades bíblicas volvieron a revivir para ellos. Sus profesores estaban asombrados de su nueva comprensión de asuntos espirituales. El Espíritu de verdad había descendido.

8 Memorice Juan 16:13.

9 ¿Desea que el Espíritu de verdad le enseñe?

... EL ESPIRITU DE SABIDURIA

Objetivo 5. Identifi car al Espíritu Santo como el Espíritu de sabiduría.

¿Se ha preguntado usted qué hacer para resolver sus problemas? El Espíritu de sabiduría ha venido para ayudarle. El lo guiará y le mostrará lo que más le conviene. En la lección 4 estudiará cómo lo hace El.

¿Desea sabiduría para trabajar por el Señor? En Los Hechos de los Apóstoles leemos cómo los diáconos tenían que ser llenos con el Espíritu Santo para poder desempeñar su trabajo como debían. Tal vez usted enseñe en la escuela dominical, evangelice personalmente o predique. El Espíritu de sabiduría quiere llenarlo y ayudarle como lo hizo con los obreros de la iglesia primitiva.

Hechos 6:10. Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba [Esteban].

10 ¿Necesita ser lleno con el Espíritu de sabiduría?... EL HARA QUE DIOS SEA REAL PARA USTED

(6)

sus oraciones pequeños discursos que pronuncia sólo por cumplir con su deber o conversaciones sinceras con su Padre? El Espíritu de Dios ha venido para ayudarle a conocer mejor a Dios.

1 Corintios 2:10-12. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios . . . Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, . . . sino el espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.

Su maestro estará elevando por usted la misma oración que Pablo elevó por los cristianos de Efeso.

Efesios 1:16-19. Haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza.

11 Lea Efesios 1:16-19 varias veces. Tome esta oración como la suya propia y hágala por usted y por otros.

12 Según 1 Corintios 2:10-12, ¿en qué manera se manifi esta Dios a nosotros?

... El Espíritu de Cristo

El Espíritu Santo, el Espíritu de Cristo, hizo que Jesús fuera real para usted cuando le salvó. Le hizo saber que Jesús es más que un gran maestro que vivió hace mucho tiempo. Le presentó personalmente a Jesús, el Hijo de Dios, y le ayudó a aceptarlo como su Salvador, Señor y Rey. Lo unió a usted a Cristo y lo convirtió en miembro de su cuerpo, la iglesia. Esta unión es tan real que Cristo vive en usted por medio de su Espíritu.

Romanos 8:9. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

El Espíritu Santo estaba con los seguidores de Jesús antes del Día de Pentecostés, pero Jesús prometió que vendría en una forma nueva y que los llenaría. Jesús mismo los bautizaría con el Espíritu Santo. Cuando él los bautizó, el Espíritu Santo les enseñó más acerca de Jesús y les dio poder para que contaran a otros acerca de Cristo.

De la misma manera en nuestros días, todos aquellos que han nacido de nuevo tienen el Espíritu de Cristo. Pero Jesús quiere bautizarlos con su Espíritu para que puedan testifi car de El con más efi cacia. Más tarde estudiará acerca de este tema.

Juan 15:26; 16:14. Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. El me glorifi cará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

(7)

13 ¿Le gustaría que el Espíritu Santo hiciera a Jesús más real para usted? Si es así, pídaselo. EL LLENARA SU VIDA CON AMOR

Objetivo 7. Mencionar cinco aspectos del amor de Dios.

Lo que más necesita hoy nuestro mundo es un amor desinteresado, el que sólo Dios puede dar. Dios lo puede usar a usted para satisfacer esta necesidad, si permite que el Espíritu Santo lo llene con esta clase de amor.

En tiempos del Antiguo Testamento, Dios habló con sus profetas y les mostró su amor. Ellos contaron a la gente acerca de su amor. Pero muchas personas seguían creyendo que Dios era un Juez estricto, listo a castigarlos por sus pecados. No entendían que El quería salvarlos de sus pecados y ser su Padre.

Finalmente Dios envió a su Hijo Jesucristo a vivir entre los hombres y a mostrarles cómo es Dios. En las enseñanzas de Jesús aprendemos acerca del maravilloso amor de Dios por la humanidad. En la vida de Jesús vemos este amor en acción. Usted puede ver la prueba del amor de Dios en la muerte y resurrección de su Hijo.

Pero lo que sucedió hace 2000 años puede parecer muy distante. Consideramos los problemas de hoy -hambre, violencia, crimen, guerras- y nos preguntamos si a Dios le importa. Necesitamos conocerlo personalmente y darnos cuenta por nosotros mismos de que Dios nos ama.

Así es que el Espíritu Santo ha venido para que usted experimente un encuentro personal con Dios. Así como Jesús vino a revelar el amor del Padre, el Espíritu Santo ha venido a revelar el amor del Padre y del Hijo. Derramará sobre usted un amor indescriptible. Comienza a hacerlo cuando usted se convierte a Cristo. Después de ser usted bautizado con el Espíritu Santo notará que tendrá mayor capacidad para el amor de Dios. A lo largo de los años, su vida rebosará del amor de Dios cuando usted sea lleno vez tras vez con el Espíritu Santo.

Romanos 5:5. Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Cinco clases de amor caracterizan su vida: 1 El amor de Dios por usted

2 Su amor por Dios

3. El amor de otros cristianos por usted 4. Su amor por otros cristianos

5. Su amor por todos los demás

Las personas que han sido llenas con el Espíritu Santo describen su experiencia de esta manera:

(8)

“El Espíritu Santo hizo que el Calvario fuera una realidad para mí. Mi corazón estaba lleno de gratitud a Dios. De mi interior brotó un gran amor por Dios y se manifestó en mis labios en alabanza a él.”

“Sollozando y estremeciéndome fui lleno del amor de Dios por las almas perdidas y el Espíritu Santo oró por ellas a través de mí.”

La experiencia de hoy sigue el modelo de la iglesia primitiva: “¡Mirad cómo se aman unos a otros!” En cualquier lugar a donde vaya, apreciará el amor de los hermanos y hermanas en el Señor llenos del Espíritu. Además, usted puede experimentar una vida más gozosa de lo que haya podido soñar, si deja que el Espíritu Santo le llene con amor.

14 Memorice Romanos 5:5.

15 Escriba un bosquejo de las cinco clases de amor.

16 Mientras estudia este curso, lea en su Biblia por lo menos un capítulo diario del libro de los Hechos. Subraye el nombre del Espíritu Santo cada vez que lo encuentre. Más tarde usted informará sobre este ejercicio.

17 Si queremos que el Espíritu Santo nos ayude, como primer paso hemos de reconocer nuestra necesidad. Escriba una N después de cada uno de los títulos del Espíritu Santo, para cada necesidad defi nida (ayuda del ayudador, etc.).

Ayudador. . . Espíritu de Verdad. . . Consolador. . . Espíritu de Cristo. . . Espíritu de Dios. . . Espíritu de Sabiduría . . . Espíritu de Vida . . . Espíritu de Santidad . . .

Ahora escriba una E (de experiencia) en el ejercicio anterior en cada título en donde ya ha experimentado la ayuda del Espíritu Santo. Después, agradezca al Espíritu Santo por lo que ya ha hecho por usted. Luego ore por sus necesidades en donde escribió la N. Sea específi co. Tal vez quiera escribir estas necesidades en una hoja aparte y guardarla en su Biblia para acordarse de orar por ellas y para agradecerle a Dios cuando conteste sus peticiones.

(9)

Aquí le damos las respuestas a las preguntas en los ejercicios que usted ha completado. Hemos incluido comentarios sobre algunos ejercicios.

Las respuestas a sus ejercicios de estudio no se encuentran en orden sucesivo. Se han mezclado para que usted no vea la respuesta a la siguiente pregunta antes de tiempo. Busque el número que necesita, y procure no adelantarse.

12 Se revela a nosotros a través de su Espíritu Santo. 2 el Espíritu Santo

15 Ahora, muestre su bosquejo a otra persona y explíquelo.

3 Los títulos son (en cualquier orden): a) Consolador, b) Espíritu de vida, c) Espíritu Santo, d) Espíritu de verdad, e) Espíritu de sabiduría, f) Espíritu de Cristo, y g) Espíritu de Dios.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...