PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS 9. RECURSOS AGRÍCOLAS 16.1

Texto completo

(1)

16.1

PRODUCCIÓN

DE

ALIMENTOS

(2)

30.1

30.

PLAGAS AGRÍCOLAS

(3)

30.2

30.1. INTRODUCCIÓN

En función de la fase en la que se encuentre una especie, dentro del proceso de invasión en una nueva área, esta va adoptando distintas terminologías. De tal manera se consideran especies invasoras aquellas naturalizadas que se expanden rápidamente lejos del foco de introducción, esto es si en menos de 50 años se ha establecido a 100 m. del foco de entrada por semilla, o a más de 6 m en 3 años si su reproducción es a través de rizomas o estolones. Y finalmente se considera peste o plaga, aquellas especies invasoras que ocasionan un impacto ambiental y económico importante, como por ejemplo el desplazamiento de especies nativas, cambios de ciclos de nutrientes, transmisión de enfermedades, daños en infraestructuras, etc. (Vilà et al., 2008)

El cambio climático está creando las condiciones favorables para que se produzcan plagas y enfermedades de las plantas y de los animales en nuevas regiones, y también está transformando sus vías de transmisión (FAO, 2008),

La modificación de las temperaturas, la humedad y los gases de la atmósfera, puede propiciar el crecimiento y la capacidad con que se generan las plantas, los hongos y los insectos, alterando la interacción entre las plagas, sus enemigos naturales y sus huéspedes (FAO, 2008) o pueden producir el desplazamiento a latitudes mayores, de otras enfermedades. (Mínguez, 2005). Sobre estos hechos, principalmente en las modificaciones de las interacciones entre especies, empiezan a acumularse evidencias, aunque las incertidumbres son grandes. (Fernández-González et al., 2005)

Si bien a lo largo de la historia con regularidad surgen nuevas plagas y enfermedades, el cambio climático ahora introduce una serie de incógnitas en la ecuación (FAO, 2008).

Las plagas y las enfermedades siempre han repercutido en la producción de alimentos, ya sea directamente causando pérdidas en las cosechas de alimentos, o indirectamente por la disminución de los ingresos debida a la insuficiencia de las cosechas de los cultivos comerciales. La mayor inestabilidad ligada al cambio climático, en la actualidad, incrementa estas pérdidas, y representan una amenaza para la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia rurales en todo el planeta. (FAO, 2008)

Puede haber diferencias tanto en la distribución como en el alcance de las plagas y las enfermedades de los cultivos de importancia económica. (Mínguez, 2005)

30.2. SITUACIÓN ACTUAL EN CANARIAS

a.

E

STADO FITOSANITARIO DE LOS CULTIVOS EN

C

ANARIAS

Las islas Canarias son reconocidas según el Tratado de la Unión Europea aprobado en Ámsterdam (1999), que revisó el tratado de Maastricht (1992), como Región Ultraperiferica de la unión europea, por su gran lejanía, insularidad, reducida superficie, relieve, clima adverso y dependencia económica de un reducido número de productos, factores cuya persistencia y combinación perjudican gravemente a su desarrollo (MARM-Gobierno de Canarias, 2009).

Por su susceptibilidad, la Comunidad Autonómica Canaria presenta una legislación fitosanitaria propia, en lo referente a las importaciones, exportaciones y transito de vegetales y productos vegetales. No obstante no se ha librado de la introducción en su territorio de diferentes organismos nocivos que ha provocado impactos negativos en la frágil economía agraria Canaria (MARM-Gobierno de Canarias, 2009).

Plagas como el Picudo de la Platanera (Cosmopolites sordidus), la Polilla Guatemalteca de la papa (Tecia solanivora), La Podredumbre Parda de la papa (Ralstonia solanacearum), el Chancro Bacteriano del tomate (Clavibacter michiganensis subsp. michiganensis). Virus de diferentes cultivos hortícolas como el del Bronceado del Tomate (TSWV), el de la Cuchara en tomate (TYLCV) y más recientemente el del Mosaico del Pepino Dulce en tomate (PepMV), entre otros organismos, de mayor o menor importancia, se han instalado en nuestros cultivos provocando graves pérdidas económicas en los subsectores afectados. (MARM-Gobierno de Canarias, 2009)

En la actualidad, se ha detectado, la emergencia de plagas tropicales en los cultivos, identificando al cambio climático como una de las causas, que han facilitado la naturalización, posterior invasión y finalmente plaga, de especies exóticas que hasta ahora se habían quedado restringidas a jardines e invernaderos (Martín Esquivel, 2011).

(4)

30.3

Algunas plagas más significativas son:

La plaga de langostas del desierto, introducidas en las islas Canarias a causa de las advecciones del aire sahariano, como la ocurrida a finales de noviembre de 2004. (Dorta P. et al., 2005). “Esta especie puede permanecer años sin causar daños hasta que se dan las condiciones climáticas idóneas para que se reproduzcan de manera masiva, se agrupen en enjambres de varios km2 de extensión y destruyan la mayoría de los cultivos a

su paso. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que un enjambre de 50 millones de langostas puede devorar hasta 100 toneladas de vegetación al día (FAO, 2004). Las condiciones climáticas óptimas que conducen a la creación de enjambres incluyen una combinación de altas temperaturas acompañadas por fuertes sequías, lo que incrementa la esperanza de vida de estos insectos, seguido por fuertes lluvias que hacen incrementar el crecimiento de la vegetación y facilitan la capacidad reproductiva de la langosta. En ese año (2004) se dieron dichas condiciones climáticas en el oeste de Africa; los vientos del Sur-Este que soplaron también en ese momento llevaron al enjambre de langostas hasta las costas canarias. Se estima que 100 millones de insectos aterrizaron en las islas de Lanzarote y Fuerteventura (50 insectos por m2)”. (Tragsatec, 2009)

“Se estima que un 1% de los cultivos en Fuerteventura fueron destruidos y que grandes volúmenes de pesticida fueron utilizados para combatir la plaga para evitar que los daños llegaran a niveles como los de Mauritania donde el 80% de los cultivos de cereales fueron destruidos (CSIC, 2004). Estas plagas de langosta son poco habituales en las Islas Canarias pero un incremento de las temperaturas y la sequía podrían hacerlas más frecuentes.” (Tragsatec, 2009)

La mosca Blanca Aleurodicus dispersus, Se trata de una plaga conocida en Canarias desde el año 1964 y que se encuentra instalada sobre diversos cultivos. Son insectos chupadores del orden de los homópteros (Manzano et al 1995). Es una plaga menor de diversos cultivos (platanera, mango, aguacate, cítricos, etc.) y de gran número de plantas ornamentales (Ficus sp., Schinus sp., Musaceas ornamentales, etc), y sólo en ocasiones se observan poblaciones numerosas provocando graves daños, generalmente asociado a una climatología con altas temperaturas y humedad relativa (Manzano et al 1995).

En el año 1970 causó serios daños en platanera en Gran Canaria y en el año 1991 se detectan numerosos focos en el Sur de Tenerife. En la actualidad es un grave problema por sus elevadas poblaciones y abundante secreción cérea y de melaza, afectando principalmente a las zonas ajardinadas y paseos de las poblaciones costeras de diversos municipios de las Islas (Manzano et al 1995).

Los daños causados son graves por su efecto sobre las propias plantas, así como por las molestias ocasionadas a los viandantes, por las secreciones de melaza, lo que causa la natural alarma y obliga a intervenir a las autoridades pertinentes. (Manzano et al 1995)

Su explosión poblacional se relaciona con la introducción en los últimos años en la zona Sur de la Isla de Tenerife, de palmáceas exóticas procedentes del Caribe, lugar de origen del la mosca blanca, esto unido a la ausencia de tratamientos y de enemigos naturales y las condiciones climáticas semejantes a las de su lugar de procedencia. (Manzano F. et al 1995)

La introducción del Picudo Rojo de las palmeras, (Rhynchophorus ferrugineus), se ha puesto de manifiesto un nuevo peligro, no sólo para la plantaciones y viveros de palmeras, sino para nuestros palmerales naturales de palmera canaria, constituyendo una seria y grave amenaza para los mismos. (MARM-Gobierno de Canarias, 2009). A finales del año 2005, se introdujo la plaga a través del comercio internacional de palmeras exóticas de gran porte, esto activo los mecanismos de evaluación, vigilancia, contención y control, tales como la prohibición de la importación de palmáceas del exterior, el fomento de la producción y plantación de ejemplares nativos de Phoenix canariensis con certificado de procedencia, la comprobación del grado de afección a las poblaciones silvestres estableciendo a su vez, perímetros de seguridad para desarrollar en estas zonas, medidas preventivas, para evitar la entrada de este insecto, y la identificación de los lugares con potencialidad de poder albergar la plaga tales como complejos turísticos, campos de golf y avenidas, principalmente. Mediante estas medidas y los tratamientos llevados a cabo, se ha conseguido mantener la plaga focalizada en ámbitos urbanos de las islas de Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife sin afectar a las palmeras silvestres de Canarias (Vilà M., et al., 2008).

(5)

30.4

En las últimas décadas se han constatado la presencia de nuevas especies principalmente himenópteros, 57

especies de Chalcidoidea (superfamilia de Himenópteros apócritos), en las islas Canarias, otras 6 son nuevas para La Gomera, 24 para La Palma y 7 para Tenerife (Koponen M & Askew R. 2002). Dentro de esta superfamilia se encuentra la Josephiella sp. (Himenóptera, Charcidoidea, Agaonidae, Epichrysomalinae), que ha provocado agallas en las hojas de los laureles de indias Ficus macrocarpa, Ficus microcarpa y Ficus retusa (Hernandez-García M. et al., 1998)

30.3. EVOLUCIÓN ESPERADA

Se prevé que los efectos provocados por el cambio climático, como son el incremento de temperaturas, la disminución de precipitaciones y el aumento de las condiciones extremas, causarán cambios en el comportamiento de las plagas y de los agentes patógenos actuales y provocarán la llegada de nuevas enfermedades a los cultivos (Junta de Extremadura, 2011)

Una mayor susceptibilidad y debilidad, de los cultivos, frente a las plagas y las enfermedades, debido al adelanto en la colonización de cultivos, por parte de los insectos, en un estado temprano de desarrollo de los vegetales y por tanto con mayor sensibilidad al ataque de la plaga. Ocasionando bien daños directos o bien indirectos, por transmisión de virus, como es el caso de los pulgones (Moreno J. et al., 2005). Y por otro por el estrés vegetativo de los cultivos a causa del incremento de temperaturas, así como la afección en las defensas químicas de las plantas, a causa del cambio de concentración de CO2 (Regato et al, 2008 en Junta de Extremadura, 2011)

El incremento de daños a los cultivos, ya que algunos insectos aumentarán el consumo de hojas, debido a que el acrecentamiento del equilibrio C/N de los tejidos vegetales, ocasionado por el aumento de CO2 atmosférico, provoca una calidad más baja del alimento para muchos insectos defoliantes (Junta de Extremadura, 2011).

Nuevas plagas a cultivos en mayores altitudes, ya que el calentamiento, provocará y permitirá la expansión en altitud de insectos fitófagos (Moreno et al., 2005).

El incremento de especies introducidas tiene dos efectos esperados, por un lado, la pérdida de la efectividad de las estrategias de control sobre plagas ya establecidas, alterando su distribución o su fenología como consecuencia de la competencia entre especies (Hellmannt al., 2008 en Martín Esquivel et al., 2012) y por otro por el incremento de agentes que pudieran ocasionar nuevas plagas.

La perdida de efectividad de herbicidas, constato por estudios llevados a cabo en Estados Unidos, los cuales indican que los herbicidas pierden su efectividad con altas concentraciones de dióxido de carbono (CO2). (Moreno

et al., 2005)

Cambios en las secuencias de los cultivos, para adaptarlos a los nuevos comportamientos de las plagas, que perderán parte de su control natural, por la bajada de temperaturas en invierno a causa del calentamiento. (Mínguez., 2005)

El aumento de la inestabilidad de la producción agrícola (Junta de Extremadura, 2011)

La pérdida de eficacia del control biológico de plagas y enfermedades a causa de los cambios fenológicos, en especies depredadoras, parásitos…etc, provocando desajustes entre el agente causante del daño y su enemigo natural.

30.4. PROBABILIDAD

No hay datos disponibles.

30.5. CONSECUENCIAS

La prevención de plagas nuevas o más virulentas debidas al cambio climático puede determinar el uso de más plaguicidas con el consiguiente impacto sobre la fauna acompañante e incremento de tóxicos en el medio. y esto a su vez puede seleccionar a favor de plagas cada vez más virulentas (Moreno et al., 2005).

(6)

30.5

“El nuevo diseño de control integrado de plagas y enfermedades en escenarios de clima futuro, al poder cambiar

la presencia, intensidad y temporalidad de éstas” (Mínguez, 2005)

“Si la frecuencia de años extremos se incrementa, será necesario una colaboración entre los sectores agrario y de seguros para establecer nuevas pautas en las propuestas “(Mínguez, 2005)

30.6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Dorta, P., MªD Gelado, JJ Hernandez, P Cardona, C Collado, S. Mendoza, MªJ Rodriguez, S Siruela & MªE Torres. 2005.

Frecuencia, estacionalidad y tendencias de las advecciones de aire sahariano en Canarias. Investigaciones Geográficas, 38:

23-45.

FAO. 2008. El cambio climático, las plagas y las enfermedades transfronterizas. Documentos para la Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria Mundial: los Desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía. Roma.

 Fernández-González, F., J. Loidi & J.C. Moreno. 2005. Impactos sobre la biodiversidad vegetal. En JM Moreno (ed.)

Evaluación preliminar del impacto en España por efecto del cambio climático. Ministerio de Medio Ambiente: 183-247

 Hernández-García, M., A. Carnero, F. Pérez-Padrón & E Hernández-Suárez. 1998. Nueva especie productora de agallas en hojas en el Laurel de Indias en Canarias. Bol. Asoc. Esp. Entomología, 22(3-4): 254

 Junta de Extremadura, 2011. Plan de adaptación al cambio climático del sector agrícola de Extremadura. Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente. 231 pp.

 Koponen, M. & R.R. Askew. 2002. Chalcids from Madeira, Canary islands and Azores (Hymenoptera, Chalcidoidea). Vieraea, 30: 115-145

 Manzano, F., A. Carnero, F. Perez-Padrón & A. González. 1995. Aleurodicus dispersus Russell (Homoptera, Aleurodidae) una «mosca blanca» de importancia económica en Canarias, con especial referencia a la isla de Tenerife. Bol. San. Veg. Plagas, 21: 3-9

Martín Esquivel J.L., 2011. El calentamiento climático afecta a la biodiversidad en las Islas Canarias. Boletín de la RED de Seguimiento del Cambio Global en Parques Nacionales, nº 1. Primavera-Verano. 22-26.

 Martín Esquivel, J.L., Ojeda-Land E., Rodríguez-Luengo J.L. 2012. Influences of globalization and climate warming on the arrival and establishment of alien plants and vertebrates in the Canary Islands. Inedito.

Tragsatec, 2009. Evaluación preliminar de impactos del cambio climático en Canarias. Plan Canario de Adaptación al Cambio Climático. Las Palmas de Gran Canaria.

Mínguez Tudela, MI., A. Ruiz & A Estrada. 2005. Impactos sobre el sector agrario. En JM Moreno (ed.) Evaluación preliminar

del impacto en España por efecto del cambio climático. Ministerio de Medio Ambiente: 437-467.

 Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino-Gobierno de Canarias, 2009 .Programa de Desarrollo Rural de Canarias, FEADER (2007-2013)

Moreno, J., E. Galante & M.A. Ramos. 2005. Impactos sobre la biodiversidad animal. En JM Moreno (ed.) Evaluación preliminar

del impacto en España por efecto del cambio climático. Ministerio de Medio Ambiente: 249-302

 Vilà M., F. Valladares, A. Traveset, L. Santamaría y P. Castro (eds.). 2008. Invasiones biológicas. CSIC-Divulgación. Madrid

GAPS DE INFORMACIÓN

- Es necesario el desarrollo de modelos de simulación que expliquen varios datos del comportamiento del agente

con respecto al clima, como son capacidad de adaptación al biotopo (mapas de predicción de riesgo por una determinada plaga) y modelos que expliquen la dinámica estacional del proceso a estudiar. De la misma forma, los modelos deben incluir valoraciones de las implicaciones económicas a esperar en el caso de los diversos escenarios de cambio climático evaluables. (Mínguez., 2005)

- Para completar aspectos relacionados con los impactos generados por las invasiones biológicas se ha consultado

Vilà et al., 2008.Invasiones biológicas. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

- Para establecer la situación actual agrícola de Canarias, se han utilizado el Programa de Desarrollo Rural de

Canarias( 2007-2013) editado por el MARM-Gobierno de Canarias.

- Para tener una perspectiva internacional se ha utilizado el documento de la FAO El cambio climático, las plagas y

las enfermedades transfronterizas utilizado para la Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria Mundial: los Desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía.

(7)

30.6

- Y para tener una perspectiva más concreta de la influencia del cambio climático sobre el sector agrícola se ha

utilizado el Plan de adaptación al cambio climático del sector agrícola de Extremadura editado por la Junta de Extremadura.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :