Homínidos premodernos en América con una antigüedad de años BP*

Texto completo

(1)

Homínidos premodernos en América con una antigüedad de

200.000 años BP*

Merino Quijano, F. J.

Licenciado en Historia por la Universidad de Cantabria

Resumen: Las evidencias arqueológicas que parecen demostrar la incursión de homínidos en el Continente Americano las encontramos en las primeras fases del periodo glaciar Würm/Wisconsian (118.000 – 10.000 BP), otras sin embargo van más allá y se remontan al periodo glaciar Riss/Illinoisian (250.000 – 128.000 BP) o cuando menos al periodo interglaciar Riss-Würm/Sangamon (128.000 – 118.000 BP).

Palabras Claves: Arqueología, Homínidos, Prehumanos, América, Glaciación, Würm/Wisconsian

*Ver Sección III (Bibliografía)

1

Esta obra está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/es/

(2)

I. Evidencias arqueológicas

Distintos hallazgos arqueológicos en las últimas décadas hace que se tambalee la vieja teoría de CLOVIS sobre el poblamiento tardío de América, teoría que predominó desde mediados del siglo XX hasta finales de este siglo, y que sostiene que los primeros pobladores de América penetraron en este continente hacia el 13.500 BP.

La dominación del fuego por el Homo erectus (hace por lo menos 400.000 años), permitió al hombre avanzar hacia el NE de Asia (Chou-kutien, Miao-hou-shan); y de forma similar sucede en Europa con los «pre-neanderthales». Por lo tanto, no hubo que esperar al Paleolítico Medio para posibilitar la adaptación del hombre a climas fríos o con una acentuada variación estacional. Para la obtención de alimentos y vestidos, los hombres debieron desarrollar actividades de caza, aun cuando sus métodos e instrumentos fueran rudimentarios, así como el carroñeo; por lo tanto estos primeros hombres seguirían a la fauna allá donde se encontrase.

Es conocido el movimiento de la fauna entre Asia y América en el Pleistoceno, pero ¿Pudieron pequeños grupos de homínidos seguir a esta fauna y adentrarse en América? Esta es la gran pregunta que hoy en día se hacen algunos investigadores después de las evidencias encontradas en algunos registros arqueológicos de todo el continente americano.

Las evidencias arqueológicas parecen demostrar la incursión de homínidos en las primeras fases del periodo glaciar Würm/Wisconsian (118.000 – 10.000 BP), otras sin embargo van más allá y se remontan al periodo glaciar Riss/Illinoisian (250.000 – 128.000 BP) o cuando menos al periodo interglaciar Riss-Würm/Sangamon (128.000 – 118.000 BP).

Las evidencias arqueológicas son las siguientes:

1. Oíd Crow (alta cuenca del Yukon en el extremo NW del Canadá).

Nos encontramos con la asociación de artefactos —sorprendentemente, óseos en su mayoría— con una rica fauna pleistocena que incluía variedades de mamut y de bisontes extintos, con cuyos huesos largos se confeccionaban los artefactos. El primer hallazgo se trata de un descarnador hecho en hueso de caribú que se fechó radiocarbónicamente en

(3)

25.000 BP, posteriormente se hallaron otras piezas óseas cuya modificación por el hombre parece segura, y que han sido fechadas entre unos 40 y 25 mil años BP, en sedimentos correspondientes al glacial Wisconsin; posteriores trabajos proporcionaron una costilla de bisonte con una indudable marca de corte producida por el hombre, dicho material óseo fue fechado por el método de la serie de Uranio entre 77.000 y 72.000 BP. En otro lugar de

Oíd Crow se han encontrado fragmentos óseos aparentemente trabajados por el hombre,

cuya zona sedimentaria corresponden en parte al final del glaciar Illinois y al interglaciar Sangamon (128.000 – 118.000 BP). En este mismo estrato se han hallado varias decenas de fragmentos óseos de proboscídeos y de caballos, que fueron partidos cuando aún estaban frescos para sacar el tuétano del hueso, lo que sugiere la presencia del hombre; la datación de los mismos por series de Uranio han dado una antigüedad superior a 350.000 años BP.

2. San Diego (California, Estados Unidos).

Se han hallado materiales líticos muy toscos procedentes de la localidad llamada

Texas Street, atribuidos al último interglaciar (Sangamon), posteriormente y cercanos a

esta zona se encontraron materiales líticos muy similares. En una excavación de emergencia los materiales líticos industriales, principalmente lascas de cuarcita, fueron datados en las primeras etapas de la glaciación Wisconsin (118.000 BP)

3. Calicó Mountains (Desierto del Sureste de California)

Se ha descubierto Industria lítica en el Lago Manix, desecado hace unos 50.000 años. Se tratan de 4.000 piezas líticas trabajadas por el hombre, así como unas 6.000 lascas de desecho. Algunas de las lascas analizadas microscópicamente, muestran en algunos casos trazas de haber sido utilizadas. Los científicos se aventuran a decir que Calicó además de una cantera-taller, pudo ser un lugar habitacional.

Entre el material lítico nos encontramos con choppers y «hand axes», incluyendo algunas lascas laminares a veces retocadas con muescas. La materia utilizada es preferentemente el sílex. Se ha descubierto recientemente una veta en las cercanías de este yacimiento arqueológico. Llama la atención la similitud de esta industria lítica y la conocida en Chou-ku-tien y otros sitios del NE del Asia, donde encontramos al Homo

(4)

Las industrias líticas más antiguas de esta zona están datadas entre 150 a 200 mil años BP por el análisis geológico. Quedando corroboradas estas dataciones por los análisis radimétrico Uranio/Torio

4. Valsequillo (Estado mexicano de Puebla).

En este yacimiento nos encontramos con huesos de fauna pleistocena con cortes y fracturas semejantes a las encontradas en el yacimiento de Oíd Crow; el material lítico de los niveles inferiores consiste mayormente en lascas con retoque unifacial. Un fechado radiocarbónico hecho sobre concha marina dio 21.850 BP, sin embargo posteriormente se realizaran dataciones por tres métodos diferentes de los materiales hallados, dando los siguientes resultados:

Series de Uranio (U/To) sobre hueso: 250.000 años

Vestigios de fisión («fission track») sobre ceniza volcánica: 200.000 a 370.000 años.

Hidratación de vidrio volcánico: 200.000 a 600.000 años.

Prescindiendo de las cifras más altas, tendríamos un promedio de 200 a 250 mil años BP con fauna del Pleistoceno medio

5. Toca da Esperanza (Estado de Bahía, Brasil)

Se trata de una zona rica en cuevas y abrigos con fauna pleistocena. El yacimiento principal está formado por dos cuevas adosadas: la Toca dos Buzios y la Toca da Esperanza, en este segundo yacimiento se halló material lítico asociado a huesos de fauna pleistocena, este depósito estaba sellado por una capa carbonatosa, los restos fueron datados por series de Uranio (U/To), los primeros resultados indicaban una fecha del orden de los 300.000 años BP. En estas primeras excavaciones se presentaron presuntas estructuras de fogones y algunas piezas óseas trabajadas o utilizadas como perforadores; también hay huesos largos, sobre todo de caballo, quebrados intencionalmente, lo que hace pensar que se extraía el tuétano con fines alimenticios, entre el instrumental lítico hallamos una lasca de cuarcita de posible uso instrumental, así como otras tres piezas de cuarcita: un pequeño chopper, una lasca y un guijarro alargado con dos marcas de golpes, así como algunas pequeñas lascas de desecho. El chopper y la lasca fueron analizados

(5)

microscópicamente, encontrándose «microtrazas de utilización». Es importante la observación de que la cuarcita no se halla naturalmente en la cueva, sino que debió ser traída desde varios kilómetros de distancia.

Se utilizaron tres huesos para realizar las pruebas por el U/To, en un laboratorio de Francia y en dos de Estados Unidos. Las cifras más altas fueron dadas por el primero (con espectrometría de rayos Gamma): 295.000 y 270.000 años; y las más bajas por los segundos (con espectrometría de rayos Alfa): 259.000 a 204.000 años; con amplios márgenes de error propios de este método. Los instrumentos de cuarcita hallados en las capas antes datadas probarían la presencia del hombre en el Brasil y por lo tanto en el continente americano desde el Pleistoceno Medio.

6. Pedra Furada (Sao Raimundo Nonato, Brasil).

Este yacimiento fue uno de los primeros en ser descubiertos (1973), demostrándose una presencia humana tan antigua que cuestionaba las teorías sobre la llegada del hombre a América (13.500 años BP). Las primeras dataciones realizadas por carbono 14 dieron una antigüedad de 26.000 BP. Según han ido avanzando los trabajos las fechas de datación se han dilatado a 32.000 y 48.000 años BP. Análisis posteriores han confirmado la antigüedad, ampliando en algunos casos el rango de fechas hasta 60.000 años BP.

En este yacimiento encontramos pinturas rupestres donde se observan propulsores y dardos, pero ni arcos ni flechas, también encontramos industria lítica de cuarzo y desechos de talla, con una datación superior a los 40.000 años BP, observándose también 86 fogones muchos de ellos datados.

II. Discusión final

La discusión sobre la llegada de humanos a América previa a los 13.500 años BP, como hasta ahora estaba establecido, está abierta; la llegada de homínidos a América en las primeras fases de la glaciación Würm/Wisconsian, en el interglaciar Sangamon, e incluso en la anterior glaciación Riss/Illinoisian, nos hacen preguntar qué tipo de homínidos eran estos primeros pobladores de América, cuando el hombre moderno aun no existía como especie, o no se había establecido en Europa: Homo erectus pekinensis, Homo

neanderthalensis, etc.; quizás algún día se halle un resto óseo humano que nos diga o que

(6)

III. Bibliografía

La información que aquí hemos presentado puede ser ampliada en el siguiente artículo:

SCHOBINGER, J.: ―200.000 años del hombre en América: ¿qué pensar?‖. Espacio,

Tiempo y Forma, Serie I, Prehistoria y Arqueología. UNED: Facultad de Geografía e

Figure

Actualización...

Related subjects :