Experiencias de las Cuidadoras Familiares e Inmigrantes ante el Delirium de los Mayores en el Hospital.

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

xperiencias de las Cuidadoras

Familiares e Inmigrantes ante

el Delirium de los Mayores en

el Hospital

Ana M. Moreno Rodríguez

Rosa Gallego De Blas

M. Eugenia Martín Prieto

Enrique Ballesteros García

Hospital Nuestra Señora de Sonsoles Complejo Asistencial de Ávila

Moreno Rodríguez, Ana M. Gallego de Blas, Rosa. Martín Prieto, M Eugenia. Ballesteros García, Enrique. Experiencias de las Cuidadoras

Familiares e Inmigrantes ante el Delirium de los Mayores en el Hospital. ENE, Revista de Enfermería 4(2):33-39, ago 2010. Disponible

en http://enfermeros.org/revista

resumen

El Síndrome confusional agudo o delirium es un problema frecuente y grave en pacientes hospitalizados. El objetivo de este estudio fue conocer las vivencias de las cuidadoras informales españolas e inmigrantes ante el delirio, las relaciones de las cuidadoras con el paciente y lo que demandan a las enfermeras.

Se utilizó la metodología de Investigación Cualitativa de trayectoria fenomenológica.

El análisis se realizó con la propuesta práctica de Taylor-Bogdan. De las categorías seleccionadas se interpreta el estrés y cansancio que sufren y los deseos de formación.

issn 1988 – 348X vol 4, n2 - ago 2010

palabras clave

Síndrome confusional agudo. Delirio. Pacientes ancianos. Cuidadores familiares. Cuidadores no profesionales. Metodología cualitativa

Experiences of the familiar and immigrant caregivers facing the delirium of elderly in hospital

Delirium or acute confusional state among hospitalized patients is a frequent and serious problem. The objective of this study was to know the experiences of the Spanish and immigrant informal caregivers facing the delirium, the relations of the caregivers the patient and what the nurses demand.

We used the Qualitative Research Methodology of Phenomenological Trajectory,

The analysis is realised with the practical proposal of Taylor-Bogdan.

Of the selected categories it is interpreted the stress and fatigue that suffer and desires of formation.

key words

Acute confusion syndrome. Delirium. Elderly patients. Family

(2)

caregiver. Non-professional caregivers. Qualitative methodology

introducción

La hospitalización supone una experiencia importante en las personas, afecta a los patrones que rigen la vida diaria y del marco de relaciones entre los familiares y el enfermo.

El proceso de la enfermedad afecta no sólo físicamente a la persona enferma, sino que se extiende al ámbito de las relaciones familiares, principalmente, e incluso al entorno social más próximo de las personas. Este planteamiento obliga a una revisión de los cuidados

enfermeros. (1)

En este contexto tenemos que valorar la aparición del Síndrome Confusional Agudo en enfermas ingresadas por fractura de cadera en el hospital. Por las características de este proceso, principalmente si se manifiesta de forma hiperactiva, afecta a las relaciones y la comunicación del enfermo con los cuidadores y el personal de enfermería que le atiende.

El Síndrome Confusional Agudo es una alteración de las funciones superiores del sistema nervioso, aguda y global, con afectación de la conciencia y de la atención, alteraciones de la sensopercepción tales como ilusiones y alucinaciones tanto visuales como auditivas o táctiles , suele ir acompañado de una alteración del ciclo sueño vigilia y de la conducta

psicomotora. (2, 3, 4, 5) El

delirium, es una patología multifactorial habitual en los pacientes ancianos y una de las complicaciones más frecuentes en este tipo de pacientes hospitalizados y graves.

La alteración de la conciencia, el trastorno del sueño, la alteración de la orientación, las alucinaciones que sufren estos enfermos aquejados de síndrome confusional y los movimientos complejos que presentan, producen un alto estado de ansiedad y cansancio en los familiares y complica también el trabajo del personal sanitario.

(6,7,8)

Por otra parte nuestra mirada y la búsqueda bibliográfica se dirigió hacia la realidad de las personas que cuidan de los enfermos en el hospital.

Actualmente el envejecimiento de la población española y el incremento de la esperanza de vida, están influyendo entre otros aspectos, en un aumento significativo de la demanda en el mercado laboral de personas en el área del cuidado y la

salud. (9)

La decisión de emplear una cuidadora doméstica está relacionada con la incapacidad de la mujer que lleva el peso del mantenimiento del hogar de asumir el trabajo asistencial de las personas dependientes, cuando

posee un empleo remunerado. (10,

11)

Nos adentramos además en un fenómeno social importante: las migraciones.

La labor del cuidado de ancianos está quedando prácticamente en manos de inmigrantes extranjeros por motivos económicos, especialmente mujeres en situación irregular. El cuidado de ancianos y de niños se configuran como modalidades de empleo en el país receptor en el que tienen que insertarse para empezar a trabajar cuánto antes. El sector de cuidados es el inicio de la actividad laboral en España, aunque después con

(3)

88 – 348X vol 4, n2 - ago 2010

issn 19 Las informantes españolas son hijas de las enfermas ingresadas, con una edad media de 56 años. Dos de ellas (A1, A2) de profesión ama de casa, casadas con hijos, ya papeles en regla, o cuando

reagrupen a su familia, intenten algún tipo de movilidad hacia otros

empleos. (12)

El nexo entre inmigración, envejecimiento y dependencia comienza a ser analizado desde una perspectiva asistencial que recoge las aportaciones de las mujeres inmigrantes a los estados de bienestar, mediante su inclusión en los hogares privados como cuidadoras de personas mayores. En España, la investigación que trata con mayor profundidad esta materia ha sido la publicada por el IMSERSO en el año 2005 que tiene por título “Cuidado a la

Dependencia e Inmigración”. (13)

Teniendo en cuenta que el cuidado del cuidador forma parte del trabajo de las enfermeras y la observación de la inmigración como fenómeno social y también como parte del cuidado del dependiente, nos interesa conocer las inquietudes de las cuidadoras informales españolas e inmigrantes, ante la alteración del estado mental que produce el delirium, explorar como es su relación con el familiar o el enfermo a cuidar en el hospital durante esos momentos y las diferencias que puedan existir entre las cuidadoras familiares y la inmigrantes, así como lo que esperan del personal de enfermería para solucionar el problemas que plantea el síndrome confusional agudo.

métodos

Dado el objetivo del estudio y el paradigma holístico que ha servido de marco de referencia, se optó por un diseño descriptivo interpretativo, basado en la metodología cualitativa desde su vertiente fenomenológica.

El análisis se realizó siguiendo la

propuesta por Taylor-Bogdan (14):

Preparación de los datos, descubrimiento de temas, codificación, interpretación y relativización.

Se mantuvo el código ético obteniendo el consentimiento informado de las participantes, solicitando además su autorización expresa para la grabación de las entrevistas y manteniendo la confidencialidad.

Para recoger los datos se realizaron 6 entrevistas en profundidad, semi estructuradas, con una duración entre 30 y 50 minutos. Las entrevistas se produjeron en el hospital procurando la máxima intimidad. Se grabaron en su totalidad y se transcribieron literalmente.

Buscando mayor rigor y credibilidad de los datos, se devolvió la transcripción literal de las conversaciones a las informantes para que pudieran confirmar, corregir, censurar cualquier contenido y los textos fueron analizados por cada uno de las investigadoras para consensuar las categorías a interpretar.

La muestra de las cuidadoras informantes se obtuvo por conveniencia. Se selección en el periodo del estudio a aquellas que cuidaban a enfermos con delirium. Características de las informantes: Se eligieron tres cuidadoras de nacionalidad española y tres cuidadoras inmigrantes de nacionalidades diferentes, con diferentes tiempos de estancia en España.

(4)

cuidaban de su madre con anterioridad al ingreso en su domicilio.

La tercera informante española (A3) no cuidaba anteriormente al ingreso hospitalario a su madre en el domicilio, vivía en una residencia sociosanitaria desde que la diagnosticaron enfermedad de Alzheimer. Ninguna tiene conocimientos sanitarios, aunque A3 si conoce síntomas de alteración neurólogica.

La muestra por características demográficas, es similar a la de los cuidadores en general que hemos encontrado en la bibliografía.

Se eligieron las tres informantes inmigrantes, de diferentes nacionalidades, con tarjeta o autorización de residencia en vigor. Dos de ellas, ecuatorianas con un año de permanencia en España (A4, A5) y otra argentina (A6) que vive en España desde hace dos años.

La edad media de las informantes inmigrantes es de 33,33 años.

Todas están contratadas como internas para realizar tareas domésticas y además el cuidado de la persona mayor que está ingresada. Desde que surgió el ingreso hospitalario, compaginan la labor doméstica con el cuidado por la noche en el hospital de la mujer ingresada.

No tienen conocimientos sanitarios excepto la argentina que realizó un curso de auxiliar de enfermería

Las categorías de análisis se plantearon de acuerdo a los objetivos planteados, fueron las siguientes: Perfil de la cuidadora y

relación cuidadoras-personas receptoras de los cuidados.

¿Qué sienten? ¿Cómo creen que pueden ayudar a la persona que cuidan cuando tiene delirio? ¿Qué

solicitan o esperan del personal de enfermería del hospital? .

resultados

Todas las informantes coincidieron en que la asistencia del enfermo con delirio, se hace dura por el desgaste psicológico y físico del cuidador ante una persona con agitación motora o verbal y el estrés se arrastra a la jornada siguiente.

Las cuidadoras familiares permanecieron todo el día en el hospital. Al no poder dormir nada durante la noche el cansancio físico lo notaron más por la mañana, justo cuando consideran que tienen que estar mejor para atender a los médicos y las indicaciones de las enfermeras.

“No puedo mantenerla despierta ni para desayunar, ha estado dando voces toda la noche y ahora no abre la boca”. (A1). “Esto es insoportable, no se de dónde saca tanta fuerza, si no come nada y no para.” (A3).

En el caso de las cuidadoras contratadas, el no descansar por la noche es gravoso porque les espera una jornada de realización de labores de limpieza de la casa. Refieren que lo sobrellevan como pueden porque no les queda otro remedio si quieren mantener el trabajo.

“A lo mejor porque las suramericanas aguantamos de todo ¿no? Estás con deudas o estás ayudando a la familia allá, entonces como que te obligas a mantenerte en tu puesto de trabajo...detrás tuya siempre has dejado una familia. Así que debes conservar tu trabajo aunque sea penoso”. (A5)

“Como yo tenía prisa por trabajar acepté este trabajo que no tiene nada que ver con el que realizaba en mi tierra [...] porque yo no me puedo quedar sin trabajar, da igual en el hospital o en la casa o en los dos sitios.” (A6)

Las cuidadoras ante la agitación motora y verbal de su familiar, manifestaron miedo a que el proceso sea irreversible, en el caso de que no exista una demencia previa.

(5)

88 – 348X vol 4, n2 - ago 2010

issn 19

Cuidar crea muchas contradicciones porque también se

sitúa en el mundo de las emociones y los sentimientos, en un ambiente La informante que es hija de una

paciente con Alzheimer ya ha visto en su madre los síntomas en su domicilio, sufre menos estrés ante esa agitación. Refiere que sabe que cuando se pase todo el proceso quirúrgico la vuelta a su residencia será beneficioso para su estabilidad neurológica.”Tengo ganas de que la den el alta y vuelva a su rutina y se acabe todo esto” (A1)

Verbalizaron pena y sufrimiento cuando no les reconocen o dirigen la agresividad hacia ellas. No se explican las palabras malsonantes o los arañazos y manotazos que provienen de su familiar y tienen que disculparlas ante el personal de enfermería. “Esta no es mi madre, si es buenísima y muy cariñosa, parece otra” (A2).

Las cuidadoras contratadas, excepto quien había realizado un curso informativo sanitario, verbalizaron estar asustadas y por otra parte con temor a que cuando vieran sus familiares a las ancianas por la mañana, tan desorientadas y alteradas, creyesen que se había producido este proceso porque no han sabido cuidarlas.

“Solo ver como me pega, van a creer que yo la maltrato” (A5).

Solicitan de las enfermeras que las calmen como sea y las sujeten las manos si es necesario para que no se haga daño, ni se quiten los sueros o apósitos.

“Si está en cama o está postrada, como en el caso mío, estás conviviendo diariamente con ella, es muy parecido a lo que hago ahora, pero por lo menos en la casa duerme y deja descansar y se las puede calmar.” (A4)

“Estás con una persona que depende de ti y entonces le tomas afecto a esa persona. Tenemos sentimientos y nos duele lo que les pasa, pero me da miedo como se pone.” (A5)

Las informantes familiares quieren recibir apoyo e información sobre el proceso del delirio que agrava el

postoperatorio de osteosíntesis de fractura de cadera.

Las perspectivas que se plantean es el ingreso de su madre en una residencia porque en esas condiciones ella no podría atenderla en su casa.

“Esto como no cambie no se como lo voy a llevar, la casa, los hijos y mi madre sin poderse mover y sin poderla controlar por la noche […] no quiero llevarla a ningún sitio pero no me quedará más remedio” (A2).

Cuando saben que es un proceso transitorio, las cuidadoras familiares se manifiestan colaboradoras con el personal de enfermería para realizar actividades que controlen el ritmo de vigilia sueño o que puedan mantener la orientación de sus madres.

discusión

Como limitación de la metodología cualitativa hay que señalar que no permite extrapolar las conclusiones, sin embargo, permite profundizar en los discursos y señalar las tendencias, en este caso, en relación a los cuidados familiares.

El perfil de las personas cuidadoras está bien estudiado en la bibliografía analizada y coincide con los hallazgos de las diferentes fuentes utilizadas en este estudio. (alrededor del 85%), con relación de parentesco muy directa (hijas, esposas o nueras), edad media en torno a los 55 años. (15,16)

Al ser un imperativo principalmente para las cuidadoras contratadas y suponer una carga en las vidas de quienes cuidan, las relaciones con las personas receptoras de los cuidados en muchas ocasiones son difíciles. (17)

(6)

estresante si sucede en el hospital.

(18,19,20,21)

Las expectativas de las cuidadoras familiares, sean nacionales o extranjeras, tengan lazos de unión familiar o sean contratadas, frente a las enfermeras que cuidan de su familiar en el hospital es de apoyo, información sobre los procesos que se vayan produciendo en el hospital y formación para continuar el cuidado de la persona mayor en su domicilio, en el futuro próximo, al alta hospitalaria.

21 -Escuela Andaluza de Salud Pública. Consejería de Salud. Fundación Andaluza de Servicios Sociales. Consejería de Asuntos Sociales. Condiciones de vida de las personas mayores en Andalucía. Informe global de la encuesta a cuidadores informales; 2003.

Es necesario sacar a la luz y hacer visible la realidad hospitalaria de

los cuidadores familiares y otorgar el reconocimiento que merece al conjunto de actividades que realizan. El asesoramiento y la intervención directa con las familias son necesarios para poder llevar a cabo un adecuado tratamiento de cuadros de dependencia.

Ante la nueva realidad social, deberíamos considerar cómo afecta la diversidad cultural, cada vez mayor en nuestra sociedad, al procedimiento a través del cual se deben difundir e implantar las

intervenciones enfermeras. (11,12

,22)

biliografía

1 - Casado Mejía R. et al. El cuidado informal a la dependencia desde una perspectiva de género. Enfermería Comunitaria Vol4, Nº1 enero-junio 2008

2 -Carretero Faner, M. Plan de cuidados: síndrome confusional agudo [ Care´s plan: the acute aconfusional state] Gerokomos. 2002 dic. 13(4):178-184.

3 - Cofer, M.J. Un compañero inoportuno del anciano: el delirio postoperatorio. Nursing 2006; 24(1): 21-23.

4 - Inouye S K. Delirio: un barómetro para la calidad de la asistencia hospitalaria. Hospital Practice 2002; 1(6): 52-55.

5 - O´keeffe st, NI Chonchubhair A. Postoperative delirium in the elderly. British Journal of Anaesthesia, 1994; 73: 673-87.

6 - Arnalich Jiménez,B. Carrasco Serrano,A.Aznarte López,JI. Delirio y alucinaciones. Guías Clínicas 2003; 3 (27).

7 -González Pérez, A.I. Estados confusionales agudos en el anciano: papel de la enfermería . Revista de Enfermería Gerontológica 2005; 10: 48-49.

8 – Chávez-Delgado ME, Virgen-Enciso M, Pérez-Guzmán J, Celis-de-la-Rosa A, Castro-Castañeda S. Delirium en ancianos hospitalizados. Detección mediante evaluación del estado confusional. Rev Med Inst Mex Seguro Soc 2007; 45 (4): 321-328.

9 - Losada.A, Márquez-González,M.,Peñacoba,C Gallagher-Thompson,D. Knight,B. Reflexiones en torno a la atención a los cuidadores informales de personas con demencia y propuesta de una intervención interdisciplinar. Psicología Conductual, Vol.15, (1)2007:57-76 10 - CES (2003), Segundo informe sobre la situación de las mujeres en la realidad sociolaboral española, Madrid, CES.

11 - Albert Gallart Fernández-Puebla. Sobrecarga del cuidador inmigrante no profesional formal en barcelona .Tesis presentada por Sant Cugat, Enero 2007. Facultad de

humanidades. Doctorado en envejecimiento humano Universitat Internacional de Catalunya 12 - Guarnizo, Luis Eduardo 2006 “Migración, globalización y sociedad: teorías y tendencias en el siglo XX.” Ed. Ardila. Colombia. 2006.

13 - Puyol, R. y Abellán, A . Envejecimiento y dependencia. Una mirada al panorama futuro de la población española, Madrid, 2006, Mondial Assistance, pp. 186-201. 14 - Taylor S J, Bogdan R. Introducción a los métodos cualitativos de investigación. 4ª ed. Barcelona: Paidós, 1998

15 -Aurora Quero et col. Perfil y realidad social de los cuidadores familiares en un hospital de traumatología y rehabilitación. Nure Investigación, nº 9, Octubre 2004 16 - Isla P. El cuidado familiar. Una revisión sobre la necesidad del cuidado doméstico y sus repercusiones en la familia. Cultura de los Cuidados. Revista de enfermería y humanidades 2000; 7-8(4): 187-194.

17- Gallart Fernández-Puebla,A. Factores de riesgo del cansancio en el cuidador formal no profesional inmigrante en Barcelona. Rev Adm Sanit 2004;2(2):299-316.

18 - Robledo Cárdenas, FJ. Cuidadoras en el hospital: de acompañantes a cuidadoras domiciliarias en breve. Index Enferm 2007;16 (57)

19 - Prieto Rodríguez MA, Gil García E, Heiderle Valero C, Frías Osuna A. La perspectiva de las cuidadoras informales sobre la atención domiciliaria. un estudio cualitativo con ayuda de un programa informático. Rev Esp Salud Pública. 2002; 76: 613-625.

20 - Celma Vicente M. Cuidadoras informales en el medio hospitalario. Rev Rol Enferm. 2001, 24(7-8):503-511.

(7)

22 - Camós Llovet L, Casas Tantiña C, Rovira Font M. Ansiedad en los cuidadores principales de personas mayores. Enf Clin 2005; 15 (5):251-256.

issn 1988 – 348X vol 4, n2 - ago 2010

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...