Un Acercamiento a Las Sonatas Para Piano de Beethoven

Texto completo

(1)

Un acercamiento a las sonatas para piano de

Un acercamiento a las sonatas para piano de

Beethoven

Beethoven

Detalles Detalles

Escrito por Antonio Cantero Mazariegos Escrito por Antonio Cantero Mazariegos El gran pedagogo Theodor Leschetizky aconse

El gran pedagogo Theodor Leschetizky aconsejaba a sus alumnos no jaba a sus alumnos no estudiar lasestudiar las últimas sonatas de Beethoen! "stas# y todas las dem$s# no

últimas sonatas de Beethoen! "stas# y todas las dem$s# no %ueron obras pre%eridas por%ueron obras pre%eridas por los pianistas a%icionados &ue comenzaban a surgir en los primeros a'os

los pianistas a%icionados &ue comenzaban a surgir en los primeros a'os del siglo ()(#del siglo ()(#  por lo &ue poca

 por lo &ue pocas sonatas del s sonatas del genio de Bonn sgenio de Bonn se ejecutaron en e ejecutaron en *i*iena en ida dena en ida de +ste!e +ste!,,

-na *i

-na *iena musical donde la música# entre ena musical donde la música# entre los siglos (*))) y los siglos (*))) y ()(# ten.a tres()(# ten.a tres dimensiones principalmente/ pública# c$mara y dom+stica! Esta

dimensiones principalmente/ pública# c$mara y dom+stica! Esta última ha última ha desaparecidodesaparecido## y precisamente# como música dom+stica#

y precisamente# como música dom+stica# es decir# priada o semipriada# concibi0es decir# priada o semipriada# concibi0 Beethoen sus sonatas! A pesar de esto# +l nunca hizo concesiones a los pianistas Beethoen sus sonatas! A pesar de esto# +l nunca hizo concesiones a los pianistas amateur! 1i la 2p!34# ni por supuesto sus grandes obras 2p!56# 2p!53#

amateur! 1i la 2p!34# ni por supuesto sus grandes obras 2p!56# 2p!53# 2p7,a# parecen2p7,a# parecen si&uiera medianamente accesibles para los pianistas

si&uiera medianamente accesibles para los pianistas a%icionados de la +poca!a%icionados de la +poca! D+cadas despu+s de su muerte# y con la

D+cadas despu+s de su muerte# y con la consolidaci0n del recital pian.stico inauguradoconsolidaci0n del recital pian.stico inaugurado  por Liszt# las 8ona

 por Liszt# las 8onatas de beethotas de beethoenianas entraenianas entran de%initiamente en en de%initiamente en el repertoriol repertorio  pian.stico! En este

 pian.stico! En este sentido# surgsentido# surgen ciertos problemen ciertos problemas al trasladar esta as al trasladar esta música a la sala música a la sala dede conciertos 9lo mismo ocurre con 8chubert:# pues al tocar una de estas obras para ;< o conciertos 9lo mismo ocurre con 8chubert:# pues al tocar una de estas obras para ;< o 6< personas# se est$ alterando la naturaleza para l

6< personas# se est$ alterando la naturaleza para la &ue %ue pensadaa &ue %ue pensada;;! Aún as.# las! Aún as.# las

sonatas de Beethoen toleran muy bien este cambio de

sonatas de Beethoen toleran muy bien este cambio de auditorio!auditorio! 80lo con la grabaci0n en

80lo con la grabaci0n en disco# :y un siglo disco# :y un siglo despu+s de su gestaci0n:# estas obrasdespu+s de su gestaci0n:# estas obras consiguen# nueamente

consiguen# nueamente# introducirse en # introducirse en la ida la ida dom+stica!dom+stica! En un primer

En un primer acercamiento a sus 6; sonatas# obseramos &ue Beethoen aplica laacercamiento a sus 6; sonatas# obseramos &ue Beethoen aplica la te=tura concert.stica# camer.stica y sin%0nica a la

te=tura concert.stica# camer.stica y sin%0nica a la escritura pian.stica# es decir# unescritura pian.stica# es decir# un intercambio de g+nero# una trans%erencia del estilo or&uestal en

intercambio de g+nero# una trans%erencia del estilo or&uestal en la alternancia de tutti la alternancia de tutti yy solo

solo66! Esto ya ten.a sus antecedentes en el Concierto italiano y la 2bertura a la %r! Esto ya ten.a sus antecedentes en el Concierto italiano y la 2bertura a la %rancesaancesa

de Bach> las mozartianas sonatas ?!666 y ?!6,<! De igual modo procede Beethoen de Bach> las mozartianas sonatas ?!666 y ?!6,<! De igual modo procede Beethoen en la 2p!; n@6!

en la 2p!; n@6!

Asimismo# hay tambi+n ecos de otras escrituras instrumentales o

Asimismo# hay tambi+n ecos de otras escrituras instrumentales o ocales &ue sonocales &ue son adoptadas por el piano# por ejemplo# en la sonata 2p!6, n@; ,@ moimiento# el tema adoptadas por el piano# por ejemplo# en la sonata 2p!6, n@; ,@ moimiento# el tema inicial recuerda en su articulaci0n de dos notas ligadas a un dise'o iolin.stico# y el inicial recuerda en su articulaci0n de dos notas ligadas a un dise'o iolin.stico# y el recitatio de este mismo moimiento a

recitatio de este mismo moimiento a la declamaci0n ocal!la declamaci0n ocal! especto a la elaboraci0n de la

especto a la elaboraci0n de la %orma sonata# Beethoen incorpora sin complejos todos%orma sonata# Beethoen incorpora sin complejos todos los estereotipos del siglo (*))) 9o lo &ue es lo

los estereotipos del siglo (*))) 9o lo &ue es lo mismo# de Mozart y aydn:# en cuantomismo# de Mozart y aydn:# en cuanto al desarrollo de la

al desarrollo de la %orma! As.# sigue los modelos de los dos maestros anteriores/%orma! As.# sigue los modelos de los dos maestros anteriores/

• En Mozart es común &ue En Mozart es común &ue el tema tenga dos apariciones# dando lugar la el tema tenga dos apariciones# dando lugar la segundasegunda

a algo nueo# como en la sonata ?!6,<! Esto mismo sucede en la sonata 2p!; a algo nueo# como en la sonata ?!6,<! Esto mismo sucede en la sonata 2p!; n@, de Beethoen# aun&ue la repetici0n est$ en

(2)

• E=isten dos modelos b$sicos de e=posici0n para el primer moimiento en las

sonatas del siglo (*)))/

o ,! Bipartita# pre%erida por Mozart/ tema A acaba en la **# con

en%atizaci0n de la *** ?!666F y sigue tema B y dem$s cosas hasta la  barra de repetici0n! La beethoeniana 2p!; n@, sigue este modelo!

o ;! Tripartita# pre%erida por aydn/ ,secci0n tema A en t0nica> ;secci0n

de ) a * y tema B> 6secci0n# comienza con el tema A# esta ez#

trans%ormado en un pasaje cadencial! As. se procede en la 2p!; n@; de Beethoen!

En este sentido# las sonatas 2p!; de Beethoen asumen los modelos aydn y Mozart! Gor otro lado# Mozart en el ,@ moimiento de la sin%on.a n@ H, hace el tema con dos caracteres di%erentes! Esto ya es imposible con Beethoen# Chopin o 8chumann! 2tro ejemplo de un tema con dos caracteres di%erentes lo hallamos en la sonata ?!H53! En cambio# inusual antes de Beethoen es el bajo ascendente# procedimiento noedoso y digno de menci0n! Lo emplea en la sonata 2p!; n@; en su tema B# y en la 2p!53# Appassionata# desarrollo del ,@ moimiento cc!,<4:,;;!

1. Las indicaciones de fraseo a finales del

siglo XVIII e inicios del XIX.

Articulación y toque

Gor norma general# el %raseo indicado en la primera %rase debe aplicarse a todas sus apariciones# est+ o no escrito! La ausencia de estas ligaduras de %raseo :IdescuidosJ:  posiblemente las con%iaba al conocimiento de la pr$ctica interpretatia de los pianistas!

-na pr$ctica &ue para la ejecuci0n habitual del %raseo de los siglos (*))) y ()(# daba un pe&ue'o +n%asis a la primera nota y se debilitaba la última!

El staccato ten.a arios signos/ punto# acento y cu'a# y# aun&ue Beethoen insist.a a los editores en sus di%erencias# en sus manuscritos resulta muy di%.cil distinguirlos!

especto al signo K sobre una nota# pod.a e=presar en el siglo (*))) dos cosas/

• Cuando iba abrazado por una ligadura# el llamado portato# KKK # e&uial.a a una

acento con incluso un pe&ue'o ritardando!

• 8implemente nota staccato!

De lo primero# hallamos su prolongaci0n en el tiempo hasta Chopin en el estudio 2p!;5 n@;> y Beethoen lo emplea en el ;@ moimiento de la sonata 2p!4< y en el ,@

moimiento de la 2p!,,<# por ejemplo!

Esta costumbre de destacar las notas portato mediante una pe&ue'a detenci0n ag0gica#  podr.a tener su e=plicaci0n por los pianos del (*))) &ue Mozart empleaba! 8in

(3)

embargo# Beethoen# con pianos m$s precisos :&ue por si solos se bastaban para

destacar una nota de las dem$s:# asume esta conenci0n interpretatia como har.a con muchas otras# interpretatias o compositias# sin inconeniente alguno!

Gor otra parte# si Mozart tuo un estilo de tocar separado# entrecortado# Beethoen inicia una nuea manera de abordar el to&ue/ el legato! -na %orma de interpretar m$s continua y cantabile &ue# junto con sus imaginatias aportaciones a la escritura y uso de pedal 9  empleado mucho# pero no omnipresente# y muchas eces como medio para un e%ecto especial:# representar.a el motor del estilo pian.stico del siglo ()(!

Este estilo de ligar las notas# el legato# es en Beethoen m$s %recuente su indicaci0n &ue la de non legato o staccato! En la sonata 2p!,<4 ;@moimiento cc!4#,< y ,,#,;

encontramos la distinci0n de dos compases sin ligadura y dos con ella! La elocidad a la &ue se debe interpretar esta pieza plantea un serio problema para di%erenciar este

contraste! Lo mismo ocurre en la 2p!;3 n@, H@moimiento cc!,#; y 6#H!

Algunas apariciones de la indicaci0n non legato se encuentran en la 2p!6, n@6 H@ moimiento c!;35 y en la %uga de la 2p!,< H@ moimiento c!,7H! En este punto# es coneniente recordar &ue como consecuencia de la di%icultad de realizar un non legato# las ediciones del siglo ()( llenaron las partituras de ligaduras# sobre todo en Mozart! Gor otro lado# a pesar de &ue a Beethoen le gustaba el sonido legato# tambi+n us0 el to&ue perladoN! Gor ejemplo# en la 2p!6, n@, ;@moimiento c!,<# escribe la digitaci0n ,#6#,#6# destinada a la consecuci0n de este tipo de to&ue/ la mano %irme y la articulaci0n de esos dos dedos producen un sonido m$s uni%orme &ue con la interenci0n de m$s dedos! Esta escritura es un homenaje a un estilo de tocar &ue +l no practicaba# pero &ue le gustaba# siendo esto una prueba m$s de &ue Beethoen nunca abandon0 los recursos aprendidos de la tradici0n!

-na combinaci0n de staccato# non legato# y legato se presenta en la 2p!,,, ,@moimiento cc!;4#6<#6,!

En esta l.nea# en la sonata 2p!;3 n@, H@moimiento# con las dos notas iniciales hace todo tipo de articulaci0n# :legato# staccato# s%orzato:# incluso cambiando el acento! Con esta eoluci0n del motio el tema gana en emotiidad e inter+s!

especto a ciertas ambigOedades &ue se obseran en los %inales de las tres últimas sonatas# +stas se resuelen dando a las notas el justo alor &ue le corresponde según su gra%.a! As.# en la 2p!,<4# aparece un GedP sobre la última negra> la 2p!,,< acaba con una negra# y la 2p!,,, con una corchea! En los tres casos hay &ue acatar la breedad de estas notas y no alargarlas!

Tambi+n# en la 2p!,< último moimiento cc!6<7:H<<# el e%ecto es de car$cter

sincopado# pudi+ndose hacer un liger.simo ritardando# pero no en el comp$s %inal# pues  perder.a el e%ecto!

2tras ambigOedades de escritura hacen re%erencia a ciertas abreiaturas de redacci0n! Gor ejemplo# en la 2p!; n@; ,@moimiento c!,; la %rase acaba # y m$s tarde en el cc!;6 termina !En estos casos# la interpretaci0n debe ajustarse a la primera %orma de escritura#

(4)

la del c!,;# pues la distinta redacci0n presentada en los compases siguientes se debe a una cuesti0n de rapidez de escritura!

De lo antedicho# podemos conenir &ue cuando hay ausencia de ligaduras debemos interpretar non legato! Gor otra parte# cuando# repentinamente# en un pasaje dejan +stas de aparecer# nos encontramos ante la disyuntia de interpretar en esa ausencia un simile o &uiz$ un contraste!

. Las indicaciones de tempo entre 1!"# y

1"! y su relación con las indicaciones

metronómicas de Beethoven

Tocar en un tempo incorrecto no es ilegal# como tampoco es inmoral contradecir las indicaciones del compositor/ a eces# esto es recomendable! En este aspecto# los

cambios de tempo de los pianistas actuales ienen determinados por las caracter.sticas constructias del piano del siglo ((# las salas de concierto# etc!# produci+ndose un rechazo hacia los tempi beethoenianos al en%rentarlos con estos condicionantes!

8in embargo# para Beethoen# :y a pesar de sus continuos errores con el metr0nomo:# s. e=ist.a el tempo correcto! Es sabido# &ue pre%er.a el metr0nomo a las gen+ricas

indicaciones de allegro# andante# etc!# tal y como e=presa en una cartaH# pues esta

imprecisa nomenclatura contradec.a el sentimiento de la música/ pi+nsese en el Allegro con brio de la 2p!,6! Este malestar en.a a con%irmar lo obsoleto de las conenciones dieciochescas sobre el tempo! 8i en el siglo (*))) allegro era sin0nimo de tempo r$pido y alegre# en el siglo ()( 9y %inales del (*))): e&uial.a a moimiento importante y r$pido# pero no necesariamente alegre! Es por esto# &ue se obsera en Beethoen una mayor asiduidad a partir de ,7,3 de adertir metron0micamente los tempi# si bien# tampoco abandon0 del todo las iejas indicaciones italianas! En este sentido# el uso del metr0nomo respond.a a la oluntad de sugerir un tempo no conencional/ es decir# en las composiciones ienesas no era necesario la aclaraci0n metron0mica# ya &ue los

t+rminos italianos eran interpretados por una certera tradici0n! Baste como ejemplo# &ue la indicaci0n allegretto del 6@moimiento del concierto para piano n@;H ?!H4, de

Mozart no en.a escrito en el manuscrito# y los editores# sabios conocedores de la tradici0n ienesa# as. lo e=presaron en la edici0n impresa!

En relaci0n con todo lo anterior# es bueno recordar &ue Mozart se'al0 en una carta5la

di%erencia entre el presto italiano y el presto ien+s# este último# mucho m$s r$pido &ue a&u+l! As.# Beethoen# percibi+ndose de estas ariaciones en los tempi según los pa.ses# intenta uniersalizar con el metr0nomo la correcta ejecuci0n de los moimientos y# de este modo# colonizar musicalmente a Gar.s y Londres! 8egún este criterio de respeto a las intenciones del creador y su conte=to# las indicaciones de tempo de ummel y

Czerny sobre las sonatas mozartianas deben desecharse al ser pensadas con criterios del siglo ()(!

As. y todo# Beethoen nunca abandon0 los t+rminos italianos para de%inir el tempo# y la siguiente jerar&u.a %ue empleada por +l con bastante coherencia/

(5)

• Andante

• Andante con moto • Allegretto

• Allegretto iace

Gara Beethoen# el allegretto es un tiempo no muy r$pido# aun&ue suele tocarse

demasiado r$pido! Mas bien# tanto en +l como en Mozart este tiempo endr.a a aler 3  por parte! 8in embargo# contra este est$ndar hay e=cepciones/ el allegretto del Tr.o

2p!3< n@; se considera demasiado r$pido a 3! Gor su parte# el allegretto scherzando a 77 de la octaa sin%on.a 2p!46 es lo m$s r$pido &ue soporta el allegretto# mientras &ue en la se=ta sin%on.a 2p!7# el alor de < parece la e=presi0n m$s lenta admitida por este tempo!

Gor último# decir &ue para compositores de %inales del (*))) el allegretto est$ m$s  pr0=imo al andante# mientras &ue en compositores del siglo ()( est$ m$s cercano al

allegro/ para Brahms allegretto es igual a ,<H! Qa se hab.a superado la mitad de siglo! Antonio Cantero Mazariegos

, El trabajo a&u. presentado es una reelaboraci0n de las notas por mi tomadas en el

curso &ue el gran músico Charles osen imparti0 en la -niersidad de Alcal$ de enares los d.as 6 y H de noiembre de ;<<,! Todo lo a&u. e=puesto es# sin a'adidos algunos# e=acta traslaci0n de lo dictado en a&uel curso!

; 8egún osen# es di%.cil imaginar &ue Chopin programara a la mayor.a de sus alumnos

los estudios 2p!,< y 2p!;5# música te0ricamente dirigida para el aprendizaje de una s0lida t+cnica pian.stica! Garad0jicamente# es m$s atrayente suponer &ue con su música de sal0n 9alses# nocturnos# mazurkas!!!: ense'ara a todas a&uellas damas del siglo ()(! Este ejemplo nos inita a re%le=ionar sobre la %unci0n para la &ue se escribe la música# muchas eces# contraria a lo &ue# a primera ista# pudiera pensarse!

6 Los Tr.os con piano de aydn plantean tambi+n un problema de g+nero! La pobreza de las partes de iol.n y cello# hacen &ue el piano ad&uiera un papel casi omnipresente# casi de sonata para piano solo! Gara osen estos tr.os tienen incluso m$s inter+s &ue las ; sonatas para piano# de las &ue s0lo ocho o nuee tienen alor!

H En la carta de diciembre de ,7,3# Beethoen se dirige al consejero de la corte *on

Mosel de la siguiente manera/ Me agrada de eras la opini0n &ue comparte conmigo respecto a las denominaciones del tempo# &ue proienen del per.odo b$rbaro de la músicaR!!!S! En cuanto a m.# hace ya tiempo &ue he pensado en abandonar estas denominaciones sin sentido de Allegro# Andante# Adagio# Gresto! El metr0nomo de Mlzel nos o%rece en este punto la mejor ocasi0n y a&u. mismo le doy mi palabra &ue nunca m$s las utilizar+ en mis nueas composiciones!

(6)

5 En la carta de 3 de junio de ,376# Mozart apunt0/ Clementi es un ciarlatano! Escribe

Gresto sobre una sonata o incluso Grestissimo y Alla bree# y lo toca +l mismo Allegro en un tiempo HH! 8+ &ue es as. por&ue le he o.do hacerloN

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...