Proceso editorial de una revista científica: cumpliendo con los requisitos de publicación

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)Revista Peruana de Psicología y Trabajo Social 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. Proceso editorial de una revista científica: cumpliendo con los requisitos de publicación editorial process of a scientific journal: fulfilling the requirements of publication. Ronald M. Hernandez Universidad San Ignacio de Loyola, Lima, Perú. Recibido 31 de mayo de 2015 – Aceptado 6 julio de 2015. RESUMEN El proceso editorial de una revista científica es un conjunto de herramientas, que permiten al autor y Editor, analizar los recursos necesarios desde la recepción de un artículo hasta su publicación. Con el objetivo de aclarar este proceso, en este artículo se hace una revisión de los requisitos que debe de cumplir un manuscrito para ser considerado como un producto de calidad y obtener el reconocimiento como tal, dentro del proceso investigativo, en la llamada era del conocimiento. Se describe los pasos; desde la recepción, revisión por pares, levantamiento de observaciones y diagramación de un artículo científico. Palabras clave: Proceso editorial, revista científica, publicación. ABSTRACT The editorial process of a scientific journal is a set of tools, that allow the author and Editor, analyze the resources from the receipt of an article until its publication. In order to clarify this process, this article reviews the requirements that must meet a manuscript to be considered a quality product and be recognized as such, within the investigative process, the so-called knowledge era. The steps described; from the reception, peer review, lifting observations and layout of a scientific article Key words: Editorial process, scientific journal, publishing. 77.

(2) Ronald M. Hernandez. La comunicación ha sido y será siempre un momento de gran importancia en la vida de todo ser humano, pues el transmitir información y el sentirse escuchado ayuda a comprender la mística que nos diferencia de otros seres vivos. La comunicación científica, tal como hoy la conocemos, es relativamente nueva (Villagrán & Harris, 2009). En la actualidad los científicos no solo buscan comunicar resultados, a través de la publicación, sino apoyar al conocimiento de investigaciones con posturas de propuestas y metodologías de investigación. Es desde este primer paso que las normas han evolucionado para lograr mayor facilidad y claridad en la comunicación de los trabajos expuestos en las revistas científicas (Romero, 2014). La aparición en 1665 del Journal des Sçavans en Francia y las Philosophical transactions of the Royal Society of London en Inglaterra, son un ejemplo de como la ciencia empezó a transmitir conocimientos de forma ordenada e implicando un conjunto de prioridades en la llamada era del conocimiento. Pero, para todo conocedor del método científico no solo basta investigar y difundir. A lo largo de los siguientes tres siglos se construyó una enorme industria internacional de publicaciones académicas para facilitar la comunicación entre investigadores, estudiosos y académicos (Oppenheim, Greenhalgh & Rowland, 2000). En 1962 la UNESCO publicó la Guía para la Redacción de Artículos Científicos, describiendo normas que deberían aplicarse en publicaciones científicas, con la finalidad de mejorar los sistemas de información que existían (Romero, 2014). Esta guía no es la única, también aparece las normas ISO para publicaciones periódicas y los códigos internacionales como el ISSN (Identificación para Publicaciones Periódicas). Es así que surge la publicación como un instrumento privilegiado para la comunicación entre investigadores, que se distingue de otros medios por características como periodicidad, diversidad de resultados de investigación y dictaminación o evaluación de los artículos por pares. (Lopez & Cordero, 2005). ¿Cuándo se habla del concepto de revista científica? Rojas y Rivera (2011) la define como aquella publicación que cuenta con una periodicidad establecida, con artículos inéditos, producto de resultados de investigación que son debidamente arbitrados por un comité editorial, y además se apega estrictamente a la normativa establecida para las publicaciones. Este concepto es muy usado en la actualidad, pues una revista es considerada como una publicidad que recoge conocimientos en base a un conjunto de criterios que ayudan a perfilar los contenidos para un impacto de calidad. Definiciones como estas encarnan todas las funciones principales que han de cumplirse en la comunicación científica, teniendo como principal elemento la certificación de calidad. Para el CONACYT (2013) una revista científica debe de contener un discurso escrito que aproveche un periodismo de investigación especializado en ciencia y tecnología. Es así, que hablamos de un medio de comunicación como la convergencia entre dos canales, el primero relacionado con la comunicación científica, y el segundo con las aptitudes, a través del fomento de la participación e interacción entre lectores, autores y equipo editorial. Las definiciones anteriores nos acercan al concepto de “publicación científica”. Para Miyahira (1995), una de las características de las publicaciones científicas es que están respaldadas por cuerpos editoriales que mediante el proceso denominado arbitraje editorial o revisión científica garantizan estándares mínimos de calidad. Se habla así, de una comunicación científica que se realiza tradicionalmente a través de la publicación de artículos en revistas especializadas, las cuales constituyen el vehículo por excelencia de la comunicación del conocimiento científico (Gimenez, et al., 2001). Y es así, que con más de tres siglos de antigüedad, las publicaciones continúan considerándose como eslabones básicos en la comunicación académica, especialmente en el proceso de transferencia y diseminación de la información (Sánchez, González, Loyola & Reyes Luna, s/f). Como último paso de una investigación científica, la publicación permite que el trabajo forme parte de la ciencia, permitiendo mostrar a la sociedad científica los resultados de la investigación para su próxima consulta, revisión y debate. Es quizás la publicación de un artículo científico el momento más reconocido y de impacto de difusión para todo investigador; sin embargo se debe reconsiderar primero hablar de un conjunto de pasos o requisitos que desarrollan el hecho de cómo llegar a obtener un producto de calidad. Pero, ¿cuándo hablamos de calidad?, cuando los resultados y el análisis formal de una artículo presentado cumple con una serie de Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 78.

(3) PROCESO EDITORIAL DE UNA REVISTA CIENTÍFICA: CUMPLIENDO CON LOS REQUISITOS DE PUBLICACIÓN. formalidades. Hernandez (2010) señala que el mejoramiento de la calidad de una publicación se da en dos aspectos: el contenido y la forma. Así podemos considerar que la calidad de una revista científica puede ser evaluada desde distintas ópticas: (1) la calidad editorial, (2) la calidad de sus contenidos y (3) la calidad de su difusión. La publicación de un artículo científico contribuye al desarrollo de la sociedad, y a que otros investigadores acorten sus tiempos de investigación (Ardito, 2012). Siendo así, el objetivo del presente artículo es dar una visualización completa del proceso editorial como un conjunto de requisitos que debe seguir un artículo científico, en búsqueda de la obtención de la calidad formal que toda revista debe poseer en base a una normativa nacional e internacional de publicación, la misma que a través de sus reglas busca la obtención de un estándar de cumplimiento denominado calidad de una publicación.. Proceso editorial de una revista científica. ¿Qué es una edición? Hernandez (2010) identifica tres situaciones: (1) el conjunto de operaciones previas a la publicación de un impreso, (2) a la impresión de un escrito con miras a su publicación y (3) al conjunto de ejemplares que se imprimen. Es así que este proceso complejo transcurre desde que un trabajo entra en la redacción de una revista hasta que es publicado, destacando la intervención de actores muy heterogéneos, todos ellos con la finalidad de publicar la información más original, relevante y rigurosa posible. Es en este momento donde aparece la descripción de una argumentación de ciencia y tecnología; capaz de centrarse y elegir a través de la tendencia y recopilación de contenidos llamados, artículos científicos; una opción de contribución al conocimiento. Se refiere entonces al proceso editorial que presupone la existencia de una estructura configurada por órganos de control y evaluación científica y órganos técnicos de producción y distribución, que condicionan sus características como producto. (Delgado, Ruiz & Jiménez, 2006). Un proceso editorial se basa en un conjunto de pasos que regulan la calidad de una presentación (véase figura 1). Ardito (s/f) el resultado de una investigación científica por lo tanto, es una publicación primaria y original, el cual debe de cumplir con los estrictos criterios establecidos por la revista científica que lo publica.. Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 79.

(4) Ronald M. Hernandez. Se concuerda en mucho con cada autor, en la visibilidad de un proceso editorial el cual ayudaría mucho a mantener un registro como evidencia para autor antes de su publicación. Para Rojas y Rivera (2001), el proceso editorial se inicia con la recepción de un artículo y culmina con la publicación final en la revista. (Véase figura 2). La difusión de los nuevos conocimientos debe abarcar el poder solventar un proceso editorial (Rosas, 2006). Carbajal y Cartagena, (2012) definen a este proceso como una secuencia de pasos que inician con el envío de un manuscrito, hasta el ejemplar ya publicado. A partir de esta definición surge la pregunta ¿cómo se recepcionan los artículos?, quizá este primer paso sea el que se dé con mayor ilusión por parte de los autores, y el más alentador para los editores porque una revista no es nada si no hay autores que quieran publicar en ella. Sin duda este arduo trabajo se haya mancomunado entre los componentes del comité editorial, revisores y autores, siendo cada uno de estos el trípode que fundamenta el proceso (Mollo, 2014).. Recepción del artículo Este constituye el primer eslabón de la cadena de producción de una revista, pues los manuscritos deben tener una estructura definida en normas actualizadas según estándares que toda editorial de una revista científica propone. Cuando un artículo es recibido, se deja registrada la fecha; pues esta se tiene en cuenta para la publicación de ser aceptado el manuscrito. En este momento el acuso de recibido es la opción que certifica la recepción correcta del artículo. En los últimos años, el internet se ha convertido en una herramienta muy útil, enviando los documentos a través de una cuenta electrónica o a través de la página web de la revista con la implementación del sistema de administración de revistas en internet OJS (Open Journal Systems). Por medio de este proceso de visualización se tiene un mejor compromiso con la calidad de las revistas llegando a distintos medios, es decir con ello autores de distintos países pueden enviar sus manuscritos para iniciar con el proceso de arbitraje. Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 80.

(5) PROCESO EDITORIAL DE UNA REVISTA CIENTÍFICA: CUMPLIENDO CON LOS REQUISITOS DE PUBLICACIÓN. La recepción de un artículo busca el primer contacto con el autor, es en este momento donde el Editor puede realizar una evaluación preliminar de la calidad y forma del manuscrito. Es quizás este el primer filtro que debe pasar todo autor, y que conlleva a que su documento quede fuera de la tan deseada publicación. El editor evalúa el manuscrito como uno de los tantos a los que se puede dar cabida en el marco que representa la cobertura de la revista (Miyahira, 2008). Es por este medio que se inicia el proceso de arbitraje como forma fundamental dentro del proceso de edición de una revista. Así, pues Repiso y Torres (2014) señalan que entre las buenas prácticas editoriales, vale la pena resaltar aquella que hace mención a la primera evaluación de un artículo, como filtro que asegura su calidad, para considerar la opción de rechazo o envío a pares.. La revisión por pares El conocimiento científico, como tal, busca ser evaluado permanentemente. (Mendoza, 2011), involucra el concepto de una observación de comportamientos del sistema que certifica el conocimiento, es decir, el arbitraje mediante iguales o los pares y, el comportamiento de los indicadores que miden la producción científica. Para Ladrón de Guevara y colbs. (2008), la revisión por pares es un método complejo y riguroso de gran importancia que se ha usado para validar trabajos científicos escritos por un grupo de expertos. Así pues, este sistema se ha convertido en el procedimiento estándar para determinar los artículos que deben ser publicados en las revistas, en la mayor parte de países (Miyahira, 1995). Los estudios publicados en una revista científica son elegidos por una serie de pares revisores especializados en el tema para verificar su rigor científico y pertinencia temática; de ahí el adjetivo de revista arbitrada porque es una cartera de árbitros quien define si un artículo será publicado o no (Cuevas, 2013). Esta evaluación dentro del proceso editorial, dada su importancia, busca el respaldo de calidad de los revisores con el objetivo integral de mejorar la exigencia de toda publicación. Este es quizás el paso de mayor trabajo para todos los involucrados, el editor inicia la revisión de la estructura de los artículos y define el envío a pares revisores externos, quienes son especialistas y expertos investigadores en el tema (Carvajal & Cartagena, 2012). Visto desde ese punto el evaluador debe ser un experto reconocido en la materia pues debe de juzgar el trabajo de sus colegas (Miyahira, 1995). Es quizás el hecho más importante en este proceso, el anonimato de los involucrados, los evaluadores y el autor desconocen de su existencia. Pero ¿qué función cumple este evaluador?, el revisor deberá analizar la importancia del contenido estudiado; la originalidad y validez, el diseño y la metodología del estudio, todo ello hace referencia a la solidez que debe presentar el contenido para su posible publicación. En definitiva, se podrían perfilar estos indicadores como aproximaciones a conocer los méritos científicos de los contenidos (Delgado, Ruíz & Jiménez, 2006) Los procedimientos de revisión, y el uso de las opiniones de los revisores pueden variar. Sin embargo, para demostrar la transparencia del proceso, cada revista debe revelar públicamente sus políticas en las instrucciones para los autores. Se busca con esto dar a los escritores la oportunidad de mejorar los artículos, planteándoles algunas críticas o señalándoles algunos errores a sus artículos (Ladrón de Guevara, et al., 2008) La recomendación de presentar una evaluación a modo de plantilla es recomendable, para ayudar a que la evaluación sea lo más completa posible. Al final de la evaluación, el revisor debe indicar claramente si el artículo es aprobado para publicar, aprobado con revisiones o rechazado (Rojas & Rivera, 2011) si no hay acuerdo en la evaluación de los dos revisores, se puede contemplar el envío a un tercer revisor que resuelve la discrepancia, decidiendo la publicación o rechazo del artículo. Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 81.

(6) Ronald M. Hernandez. Así pues, este proceso de revisión por pares, busca a través de la evaluación de los contenidos verificar y sugerir mejoras en pro de una calidad óptima antes de la publicación. Tal como se esbozó antes, los autores deben ser contactados en distintos puntos del proceso, buscando siempre la transparencia para comunicar los resultados de la evaluación y pedir las correspondientes modificaciones al trabajo o si el artículo no cumple con los estándares de calidad de la revista. Rechazo de artículos El rechazo de un artículo no siempre se debe a que este no sea de calidad, sino que puede no ser adecuado a la temática de la revista. Actualmente, un artículo rechazado no es un mal artículo, sino simplemente un artículo al que no se le ha otorgado suficiente prioridad de publicación (Bosch, Alfonso & Bermejo, 2002) El rechazo también puede deberse a que el artículo no aporta mucho en el tema que está tratando o al contrario, a que se trata de un trabajo muy similar a otro publicado. Para el Consejo Superior de Investigaciones Científica (2013) la responsabilidad de aceptar o rechazar un trabajo para su publicación recae en el Consejo de Editorial, el cual busca a través de los informes recibidos, concretar una opinión acerca de los contenidos Dichos informes deberán basar su dictamen sobre la calidad de los trabajos en su relevancia, originalidad y claridad de exposición. El Consejo Editorial puede rechazar directamente los trabajos recibidos, sin recurrir a un proceso de consulta externa, si los manuscritos presentados se consideran inapropiados para la revista, por carecer del exigible nivel de calidad, por falta de adecuación a los objetivos científicos, o por presentar evidencias de fraude científico. Levantamiento de observaciones Cuando el artículo concluye con la revisión por pares, continúa un proceso llamado levantamiento de observaciones, que consiste en poder enviar al autor las sugerencias y observaciones emitidas por cada evaluador, con un objetivo en común de que estas, puedan ayudar a mejorar la calidad de la contribución y acercarse al estándar que toda revista arbitrada pide. Este paso necesita, como todos los mencionados una base en tiempo, es el Editor el que a través de la comunicación con los autores, transmite y valida cada informe emitido. Pero ¿cómo es válido este proceso? la versión revisada debe acompañarse de una carta (cover-letter) en la que se dé respuesta a todas las propuestas de los revisores y en la que se indique cuando proceda los cambios realizados en el texto del artículo. Para la edición de la revista el artículo debe seguir de manera estricta el formato requerido, si no puede ser rechazado para su publicación. Este proceso concluye cuando el autor envía su artículo “mejorado” al Editor, quien llevará a cabo el contacto con uno de los revisores, se estila el que emitió el dictamen más desfavorable en la evaluación, con el objetivo de dar un nuevo veredicto a este artículo. La verificación del levantamiento de observaciones por parte del evaluador ayuda al Editor a tener una nueva idea del artículo y aprobar la publicación. Diagramación de los contenidos El editor debe de tomar la decisión de qué contenidos serán publicados en el número (Rojas & Rivera, 2011). Teniendo los artículos aprobados, viene otra etapa en que los contenidos pasan por una corrección de forma; esta etapa también puede contemplar la traducción de título, palabras clave y resúmenes, y el arte final del número. En el caso de las revistas en línea también se debe cuidar el aspecto gráfico. Mollo (2014) este proceso constituye la pieza clave dentro del flujo del trabajo en nuestra revista, la concepción de una buena imagen es sinónimo de éxito. Y es también este proceso el cual ha evolucionado con el aumento y disposición de la tecnología. Este proceso hace algún tiempo se hacía de forma totalmente manual y en él intervenía un número considerable de personas (Manzanet & Catro Lopez, 2006). Actualmente, existen programas informáticos que Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 82.

(7) PROCESO EDITORIAL DE UNA REVISTA CIENTÍFICA: CUMPLIENDO CON LOS REQUISITOS DE PUBLICACIÓN. complementan el diseño de calidad de una revista científica. En la actualidad, las nuevas técnicas digitales y programas de diseño son el soporte tecnológico que le permite al diseñador crear de cero un nuevo objeto gráfico con mayor rapidez y eficacia, sin apartarse de las formas y principios básicos del diseño gráfico (Loza, 2010). Para Sanchez, (s/f), la diagramación es una fase aparentemente sencilla, pero su complejidad radica en que de ella depende que haya una fácil lectura, que el cuerpo del texto sea correcto y proporcionado, que las imágenes sean comprensibles y concuerden con el texto o la información que están apoyando, etc.. Conclusiones A partir de la revisión anterior, se puede deducir la ardua labor que recibe el proceso editorial de un artículo científico antes de su publicación, es quizás la obtención de un producto de calidad lo que amerita ceñirse a un conjunto de requisitos, que nos llevan a considerar la publicación de un manuscrito como el logro de todo investigador en el deseo transmitir conocimientos en base a resultados. Así Romero (2003) menciona que la calidad de la revista científica involucra no solo la edición y la impresión de forma clara. También es importante la adopción de un estilo adecuado de presentación, el cual permita la claridad y entendimiento del trabajo en el ámbito nacional e internacional, este proceso se basa en un conjunto de requisitos que a través de la comunicación entre autor y Editor buscan optimizar el artículo científico. Estos conjuntos de pasos se alinean y van de la mano al mencionar que el proceso editorial no es relevante antes de la publicación. Es posible deducir que el diseño editorial de una revista de divulgación no es una tarea simple y que el nivel de complejidad de esta tarea reside en las relaciones compositivas (Hernandez, 2010). Y es este proceso editorial, incluye a un conjunto de académicos que contribuyen a la obtención de mejoras de un artículo. Los árbitros brindan una visión perspicaz para captar los detalles y emitir un juicio comprensivo con el objetivo de salvaguardar los estándares de la revista (Pullido, 1990). Es quizás los estándares de publicación que llevan a mencionar que el sistema de arbitraje es un indicador de calidad para la ciencia y para todo aquel equipo editorial que asumen el reto de transmitir información científica. Así, para Cuevas (2013), un trabajo de investigación que aporta un avance en el conocimiento está terminado hasta que se comparte con la comunidad científica, y es de este modo como se construye y evoluciona el conocimiento en todas las ciencias. Entonces el grado de inclusión de un artículo, lo que determina su permanencia en una revista, depende del cumplimiento de los indicadores que posee esta, se habla de una serie de características que buscan que el manuscrito a través de la revista obtenga un grado de visualización alto para todo lector. Una revista acorde con la temática del estudio y que esté escrito de manera correcta y clara (Cuevas, 2013) Si el estudio cuenta con estas características, entonces lo único que hace falta es entrar en el proceso editorial de publicación y ser constantes y perseverantes de manera estratégica hasta lograr su publicación.. REFERENCIAS Ardito, F. (2012). Proceso editorial de una revista científica [Diapositiva de Power Point]. Seminario Publicación Científica en la Universidad Peruana. Asamblea Nacional de Rectores. Arfito, F. (s/f ). El artículo científico y la importancia de su publicación [Diapositiva de Power Point] Procesos editoriales, indización y redacción científica. UNFV Bosch X., Alfonso F., Bermejo J. (2002). ¿Por qué se ha rechazado nuestro artículo? Revista Española de Cardiología, 55 (7), 114 – 115. Carbajal, N. & Cartagena D. (2012).Proceso editorial de la revista científica ciencia médica: metas cumplidas, nuevos desafíos. Revista Científica de Ciencia Médica, 15 (2), 3 – 4. CONACYT (2013). Índice de revistas mexicanas de divulgación científica y tecnológica criterios generales 2013-2014. México: CONACYT Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 83.

(8) Ronald M. Hernandez. Consejo Superior de Investigaciones Científica (sf ). Guía de buenas prácticas para la publicación. Recuperado de http://revistas.csic.es/public/guia_buenas_practicas_CSIC.pdf Cuevas, A. (2013). Guía Básica para publicar artículos de revistas de investigación. Universidad de Celaya: Centro de Investigación. Delgado, E., Ruiz R., & Jiménez E (2006). La edición de revistas científicas: directrices, criterios y modelos de evaluación. Madrid: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología Gimenez, E., Gomez, I., Martin, J., Páez, J. Román, A. Urdín, C. & Vázquez C. (2001). La edición de revistas científicas guía de buenos usos. Madrid: Centro de Información y Documentación Científica CINDOC Hernandez, M. (2010). Guía de diseño editorial para revistas de divulgación académica (Título de especialización). Medellín. Universidad de Antioquía. Ladrón de Guevara, M., Hincapié J., Jackaman, J., Herrera O., Caballero, C. (2008). Revisión por pares ¿Qué es y para qué sirve? Salud Uninorte, 24 (2), 258 – 272. Lopez M. & Cordero, G. (2005). Un intento por definir las características generales de las revistas académicas electrónicas. Razón y Palabra, 43. Recuperado de http://www.razonypalabra. org.mx/libros/libros/caracrevelec.pdf Loza, M. (2010). Manual de Estilo y Procedimientos Gráficos para la Edición de Libros en Trama Ediciones: Quito: Trama Ediciones Manzanet JE., Castro López F. (2006). Editorial de Ciencias Médicas: apuntes útiles para comprender el proceso de edición de una revista científica. Acimed, 14 (5). Recuperado de: http://bvs. sld.cu/revistas/aci/vol14_5_06/aci21506.htm Mendoza, S. (2011) El sistema de arbitraje en la ciencia: complejo, controvertido pero vigente. Ciencia y Enfermería, 17 (1), 7 -10. Miyahira, J. (1995). El arbitraje editorial en las revistas médicas. Revista Médica Herediana, 6 (3), 106 – 106. Mollo, J. (2014). El proceso de edición de la revista scientifica: Reinventándonos día a día. Scientifica, 12 (1), 9 – 11. Oppenheim, C., Greenhalgh, C., Rowland, F., (2000) The future of scholarly journal publishing. Journal of Documentation 56 (4), 361-398. Pullido M. (1990). El aporte de árbitros y editores al trabajo científico de los autores. Bol Oficina Sanit, 108, 57-61. Repiso, R. & Torres, D. (2014). Revisión editorial. Filosofía y procedimiento. Recuperado de http:// www.thinkepi.net/notas/crecs-2014/J11_00_Repiso_Rafael.pdf Rojas, M. & Rivera, S. (2011). Guía de Buenas Prácticas para Revistas Académicas de Acceso Abierto. Chile: ONG Derechos Digitales. Romero, L. (2003). La calidad y el rol de las revistas científicas. Revista Peruana de Biología, 10 (1), 3–4. Romero, C. (2014). Tendencias en procesos editoriales de revistas científicas. Revista Investigium IRE, 5 (1), 7–10. Rosas, J. (2006). Las publicaciones científicas: el proceso editorial y la indización. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas, 11 (3), 4 – 6. Sánchez, M. González, J. Loyola J. & Reyes, B. (s/f ) La publicación científica como producto de la investigación. Recuperado de http://www.ciidet.gob.mx/xiiicongreso/documentos/carteles/ C17.docx. Sánchez, J. (s/f ) Maquetación y Diagramación de Revistas. Primer curso virtual de actualización en publicación científica. Recuperado de http://drquitto.galeon.com/curso/diagramacion.pdf Villagran, A. & Harris, P. (2009). Algunas claves para escribir correctamente un artículo científico. Revista Chilena de Pediatría, 80 (1), 70 -78.. Rev. Per. Psi. y Trab. Soc. 2015, Volumen 4- N° 1: 77-84. 84.

(9)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...