lunes señor, envía obreros a tu miés

Texto completo

(1)

2º BACH Oraciones SemanaVocacional

lunes

señor, envía

obreros a tu miés

Saludo/Motivación:

Durante esta semana que hoy empezamos vamos a celebrar en el colegio la Semana Vocacional Escolapia. El lema de este cur-so es… (el lema de cada curcur-so. Se puede presentar con el cartel). Desde hace cuatro siglos, los escolapios y muchos educadores han sentido la llamada personal de Jesús y lo han seguido entre los niños y jóvenes en las Escuelas Pías.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Es-píritu Santo. Amén

Dinámica:

Vamos a conocer personas que han dado un sí radical a Jesús en su vida siendo escola-pios que nos puede ayudar a nosotros mis-mos para saber responder a la llamada de Dios en nuestras vidas.

Ser escolapio es respuesta a una llamada… ¿Y tú, te sientes llamado/a?

Vamos a ver un vídeo hecho por escola-pios de la provincia de Nazaret (Colombia y Ecuador) en el que se presentan y nos ex-plican el porqué de su respuesta vocacional: https://youtu.be/0CXszkVkcjw

Oración por las vocaciones escolapias:

Jesús bueno, que dijiste en el Evangelio: “Lo que hicisteis a uno de mis hermanos de estos más humildes a mí me lo hicisteis” y que nos enseñaste a pedirte el aumento de sacerdotes con estas palabras

“la mies es mucha y los obreros pocos; rogad pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies”.

Mira con ojos de misericordia a tantos niños y

jóvenes que no te conocen

porque no hay quien les reparta el pan de la piedad y enciende en muchos jóvenes el de-seo de

consagrarse a la educación cristiana de la ni-ñez y juventud en la

Orden de las Escuelas Pías,

bajo la protección de San José de Calasanz , para que pronto no quede en el mundo un niño

que no te alabe a Ti, al Padre y al Espíritu Santo. AMÉN

A tu amparo y protección San José de Calasanz Virgen de las Escuelas Pías

(2)

2º BACH

la compasión,

signo de una vocación

comprometida

Saludo/Motivación:

“El día de mi muerte, ese día quiero que di-gáis de mí que traté de ser justo y quise ca-minar junto a los que actuaban en justicia, que puse mi empeño en dar de comer al hambriento, que siempre traté de vestir al desnudo. Que digáis ese día que traté de vi-sitar a más personas en la cárcel y que inten-té amar y servir a los hombres. Y si queréis decir el día de mi muerte que también fui un heraldo, un heraldo de la justicia, un heraldo de la paz. No tendré dinero que dejar cuando me vaya, no dejaré tampoco lujos y comodi-dades de la vida porque todo lo que quería dejar de mi partida es una vida de entrega” Martin Luther King, premio Nobel de la paz 1964.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Es-píritu Santo. Amén

Escuchamos las palabras de la lectura

del santo evangelio según san Juan (20,19-23)

Después de esto pasó Jesús a la otra orilla del lago de Galilea -el Tiberíades-. Le seguía un gran gentío, pues veían las señales que hacía con los enfermos.

Jesús se retiró a un monte y allí se sentó con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fies-ta de los judíos. Alzando la visfies-ta y viendo el gentío que acudía a él, Jesús dice a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para que coman

ésos? “lo decía para ponerlo a prueba, por-que sabía bien lo por-que iba a hacer. Felipe le contestó: ---Doscientos denarios de pan no bastarían para que a cada uno le tocase un pedazo. Uno de los discípulos, Andrés, her-mano de Simón Pedro, le dice: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de ceba-da y dos pescados; pero, ¿qué es eso para tantos? Jesús dijo: Haced que la gente se siente. Había hierba abundante en el lugar. Se sentaron. Los varones eran cinco mil. Entonces Jesús tomó los panes, dio gracias y los repartió a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados: dándoles todo lo que quisieron. Cuando quedaron satisfe-chos, dice Jesús a los discípulos: Recoged las sobras para que no se desaproveche nada. Las recogieron y, con los trozos de los cin-co panes de cebada que habían sobrado a los comensales, llenaron doce cestas. Palabra del Señor.

Reflexión:

En este bello pasaje evangélico de Juan Je-sús muestra cuál es la clave de una vocación vivida comprometida con el mundo y con la humanidad y es la compasión; una com-pasión que es capaz de sentir -en su propia vida- el dolor y sufrimiento de otros; Ni Je-sús ni nadie que desee vivir su vocación, puede alejarse de esta búsqueda del otro. La compasión mueve a Jesús y a sus discí-pulos a buscar una solución y es darles de comer, pero no está hablando solamente del hambre física sino espiritual. Jesús se

(3)

2º BACH Oraciones SemanaVocacional

martes

convierte entonces en PAN DE VIDA para aquellos que sienten una búsqueda interna más allá de la supervivencia.

Calasanz y los escolapios escucharon este evangelio y comprendieron que viviendo con compasión la vocación escolapia pue-den alimentar a muchos niños y jóvenes en la Piedad y en las Letras.

Recordando el testimonio de Martin Luther King, piensa en unos minutos cómo quisie-ras que te recordaran cuando murieses, qué te gustaría haber dejado a las personas que te conocen.

Oración

Jesús bueno, que dijiste en el Evangelio: “lo que hicisteis a uno de mis hermanos de estos más humildes a mí me lo hicisteis” y  que nos enseñaste a pedirte el  aumento de sacerdotes con estas palabras  “la mies es mucha y los obreros pocos; rogad pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies”.

Mira con ojos de misericordia a tantos niños y jóvenes que no te conocen porque no hay quien les reparta el pan de la piedad y en-ciende en muchos jóvenes el deseo de con-sagrarse a la educación cristiana de la niñez y de la juventud en la Orden de las Escuelas Pías, bajo la protección de San José de Cala-sanz, para que pronto no quede en el mundo un niño que no te alabe a Ti, al Padre y al Espíritu Santo. Amén

A tu amparo y protección . San José de Calasanz Virgen de las Escuelas Pías,

(4)

2º BACH

la vocación,

una vida con pasión

Saludo/Motivación:

“La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte recorre diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré ¿para qué la utopía? Para eso sirve: para caminar”.

Eduardo Galeano, sociólogo colombiano. En el Nombre del Padre y del Hijo y del Es-píritu Santo. Amén

Video testimonio escolapio: Vamos a ver un vídeo hecho por escolapios de la Provincia de Nazaret en el que se pre-sentan y nos explican el porqué de su res-puesta vocacional.

“Escolapios: ¡Ven y verás!”:

https://www.youtube.com/watch?v=0C XszkVkcjw&feature=youtu.be

Reflexión:

El camino vocacional es una utopía, vivir desde la radicalidad y a contracorriente del mundo y de la cultura es un ejercicio que necesita de vosotros atrevimiento y fuerza interior; la vocación no se puede vivir si no se abren los brazos, la mirada y la vida a la realidad que se da todos los días.

La vocación es una utopía porque te mue-ve, conmueve y no te deja quieto, te pone a caminar, a entregar, a hablar, a expresar y especialmente, a hacer todo aquello que nos dicen que no hagamos: ser dóciles, perdonar, ser fieles a una pareja, ser coherentes con los valores que deseamos vivir, ser cariñosos con nuestros padres y perdonar a los que nos hacen daño.

Este es el reto de vivir la vocación con pa-sión, apasionadamente a la vida para que podamos construir un mundo mejor para todos.

Un ejemplo claro de vida vivida apasiona-damente son los escolapios en su entrega generosa en la vocación escolapia entre los niños y jóvenes.

Y tú, ¿estás viviendo tu vida con pasión?... Oración:

Oremos con esta canción de OneRepublic: I lived

h t t p s : / / w w w . y o u t u b e . c o m / watch?v=BIBgJ2BGU2c

(5)

2º BACH Oraciones SemanaVocacional

jueves

la vocación

para una vida

en santidad

Saludo/Motivación:

Palabras del papa Francisco en su exhorta-ción Gaudete et Exsultate:

No tengas miedo de la santidad. No te quita-rá fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser. Depender de él nos libera de las esclavitu-des y nos lleva a reconocer nuestra propia dignidad.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Es-píritu Santo. Amén

La llamada vocacional desde los ejemplos de personas que desean la santidad.

Pareciera que la palabra santidad está muy alejada de nuestro contexto y comprensión, pero en una semana vocacional es necesa-rio recordaros que tenéis muchos ejemplos de personas concretas, reales, de carne y hueso que nos muestran un estilo de vida nada fantástico ni difícil, sino que, en la co-tidianidad, son simplemente fieles a lo que Dios les convoca en el corazón. San Fran-cisco de Asís, quien lo dejó absolutamente todo para vivir en la más extrema pobreza y así poder servir a los más pobres; San José de Calasanz, como sabemos, abandonó su prometedora carrera eclesiástica para dedi-carse totalmente a la educación de los niños pobres. Y ya en nuestra época, Santa Tere-sa de Calcuta, hizo algo muy

parecido, dedi-cando toda su vida y fuerza al cuidado de los olvidados, de los que no tenían a nadie que les cuidase.

Ser santo no es más que vivir desde la bon-dad y el tesoro inagotable de lo mejor de nosotros mismos y que ha sembrado Dios en cada uno. Dice el filósofo contemporá-neo Kierkegaard que en esta sociedad sólo se le concede voz a los necios. Cualquiera se casa o se descasa, se pinta el pelo de verde y se llena de visitas en los tik toks o en Insta-gram. Pero, en cambio, si usted sólo trabaja, sólo ama, sólo piensa y estudia, solo trata de ser honesto, ya puede hacer todas esas co-sas tan poco importantes, que jamás saldrá en una portada de una revista o le pondréis likes en Facebook.

Porque las cosas normales, de la vida coti-diana para este mundo perdieron sentido. Todo debe ser extravagante y salido de lo natural para llamar la atención.

Pareciera que solo triunfa la estupidez y ese es el modelo de hombre y mujer de hoy. Pero, desde las Escuelas Pías, te propone-mos otro modo de ser menos importante, pero más valioso para este mundo: la santi-dad, vivir desde la vocación de ser fiel, tra-bajar, estudiar, amar, sr coherente, honesto, servicial, cuidadoso de la vida del otro es el reflejo de una vocación bien vivida.

Que esta vocación a la santidad la podamos llevar a cabo en nuestro día a día, en nues-tra casa, en el colegio, con nuestros compa-ñeros, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros vecinos, etc Estamos llamados a

(6)

2º BACH “dar la cara” por ellos. Estamos llamados a

ser santos. Oración:

Vamos a escuchar esta canción de Clean Bandit, Jess Glynne – “Rather Be” hacién-dola oración y pensamos un poco la manera de cómo queremos vivir nuestra vida con la vocación a la santidad, cambiar las baterías, darle un chance a las personas para que co-nozcan lo que yo somos cada uno en verdad, si mi vida fuera el mejor lugar para estar…. simple, hermoso, lleno de vida de verdad….. Clean Bandit, Jess Glynne - Rather Be | Subtitulada - YouTube

A tu amparo y protección San José de Calasanz Virgen de las Escuelas Pías

(7)

2º BACH Oraciones SemanaVocacional

viernes

sed niños con los niños

y pobres con los pobres:

la vocación de calasanz

y de los escolapios

Saludo/Motivación

En este último día de la Semana vocacional esco-lapia vamos a rezar a Dios para darle gracias por llamar a san José de Calasanz a ser escolapio y por fundar las Escuelas Pías, nuestra casa. Escu-chemos y veamos un video de la vocación escola-pia: “Ven y verás”: https://www.youtube.com/ watch?v=KKS5n3jx3Qg

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Escuchamos las palabras de Jesús

en el Evangelio de Mateo 18,1-5

 En aquel momento se acercaron a Jesús los dis-cípulos y le dijeron: «¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos?» El llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: «Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entra-réis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. «Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe”.  

Palabra del Señor.

Nos habla Calasanz:

“En Roma he encontrado la manera definitiva de servir a Dios, haciendo el bien a los niños po-bres, y no los dejaré por nada del mundo”. (San José de Calasanz)

Reflexión:

Calasanz encuentra en Roma el secreto de la FELICIDAD: “Hacerse como los pequeños” y “re-cibir a los niños en el nombre de Jesús”. Nuestro Santo Padre y Fundador de las Escuelas Pías, descubre un gran tesoro que no abandonará du-rante el resto de su vida. 

Se siente agradecido a Dios por su vocación y acaba sus días con una paz interior enorme por-que, fiándose de Dios, ha respondido a su llama-da con paciencia y tesón, de tal modo que nadie podía decir “los niños piden pan y no hay quien se los dé”.

Terminemos esta semana vocacional con un gran impulso de nuestro Santo Fundador para que no se te olvide que nunca hay que dejar de amar, luchar por este mundo sin rendirnos o aco-modarnos, seguir en la apuesta de identificarnos con su misión: hacernos niños con los niños y po-bres con los popo-bres.

No se te olvides nunca de que gracias a esa apues-ta de San José de Calasanz hoy tú puedes partici-par y disfrutar del proyecto de las Escuelas Pías porque buscó una vida mejor para los niños y porque sintió compasión por los abandonados de ayer y de hoy, de los que no tienen oportunidad, de los que se sienten solos, tal vez como tú en ocasiones, y siempre estaremos allí para ti.

Oración:

Señor Jesús, que tu mirada compasiva al mundo de hoy, especialmente sobre los niños y jóvenes y tu predilección por los pobres, despierte en los jóvenes, en cada uno de nosotros, como hiciste con José de Calasanz, el deseo de seguirte cons-truyendo Reino –un mundo más justo, humano y fraterno- en las Escuelas Pías, bajo la protección de María.  Te lo pedimos a ti que eres nuestro Se-ñor y nuestro Amigo por los siglos de los siglos. Amén.

A tu amparo y protección….. San José de Calasanz…. Virgen de las Escuelas Pías…..

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :