Itinerario del viaje. Italia, 10 Días A tu aire en coche Ruta del Valle de Aosta y Lagos del Piamonte

Texto completo

(1)

Italia: Ruta del Valle de Aosta y Lagos del Piamonte

Italia, 10 Días · A tu aire en coche

Ruta del Valle de Aosta y Lagos del Piamonte

Son muchos los atractivos que encierra el norte Italiano. De bellos paisajes, deliciosa gastronomía e importancia histórica, este rincón europeo es ideal para explorar en coche. La “Ruta del Valle Aosta y Lagos de Piamonte”

permite al viajero tener una visión completa de este atractivo país y vivir experiencias únicas. Este itinerario panorámico arranca en la activa y dinámica ciudad de Milán para, posteriormente, explorar los bellos lagos de Como y Maggiore y las insólitas Islas Borromeas. Una parada para

disfrutar de la “dolce vita”, descubrir una encantadora atmósfera que lleva siglos atrayendo a turistas y famosos, y visitar localidades de cuento. El siguiente tramo del viaje te permitirá explorar a tu aire el histórico y fotogénico Valle de Aosta, situado a los pies de las cimas más altas de Italia. Conducir por este valle glacial, rodeado de historia, coronado por castillos tan legendarios como el de Bard, Issogne y Fénis, y que posee famosas estaciones de esquí y entornos naturales tan atractivos como el Parque Natural Gran Paradiso es una experiencia irrepetible. Al volante descubrirás estampas de postal, pueblos de arquitectura alpina y cultura tradicional y una historia asombrosa forjada por grandes civilizaciones durante milenios. ¡Prepárate para recorrer uno de los trayectos

panorámicos más espectaculares de Italia! ¿Algún plan inolvidable? Sube el funicular Mont Blanc, que sobrevuela el espectacular glacial Mer de Glace; descubre la huella romana en la ciudad de Aosta; maravíllate de las estancias del castillo Fénis; contempla al famoso íbice alpino, la cabra salvaje de los Alpes; brinda con un vino blanco de la denominación Val d'Aosta o con el licor “génépi”, elaborado con bayas de enebro... Esta Ruta en coche es además un auténtico viaje sensorial y gastronómico. Desde la ciudad de Turín parten dos itinerarios temáticos que superarán las

expectativas de los viajeros más experimentados: la “Ruta por los palacios de los Saboya” y la “Ruta gastronómica y enológica del Piamonte”, que encantará a los amantes de la buena mesa y el mejor vino. Finaliza el viaje con una jornada “gastrofoodie” que te acercará a la tradicional cocina de Piamonte y su planteamiento “slow food”, tan de moda en todo el mundo.

¡Saborea cada kilómetro del camino!

Fechas de salida_ Salidas desde Febrero 2022 hasta Febrero 2023 Desde_ Madrid, Valencia, Bilbao, Málaga, Santiago de Compostela, Barcelona, Mallorca

NATURALEZA

Itinerario del viaje

(2)

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - MILÁN - COMO

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Milán. Llegada y recogida del coche de alquiler. ¡Aquí empieza tu aventura! Esta fascinante Ruta en coche se inicia en la poderosa y atractiva ciudad de Milán. Capital de la moda y del diseño, y de tantas otras cosas, visitarla es siempre una buena idea. Desde Carlomagno a Napoléon, son muchas las personalidades históricas que han fijado sus ojos en esta vitalista ciudad que compagina con maestría un agitado pasado con un presente moderno y creativo. Solo hace falta un tranquilo paseo por sus céntricas calles para

descubrir un importante patrimonio arquitectónico y artístico. Entre nuestros imprescindibles se encuentran la plaza del Duomo, con la increíble Catedral, el Palacio Real y el arco de entrada a la Galería Vittorio Emanuele II; la Basílica de Santa Maria delle Grazie, que custodia la valiosa obra de “La última cena” de Leonardo da Vinci; el Teatro de La Scala, uno de los liceos operísticos más importantes del mundo; el bohemio y artístico Navigli, una área portuaria reconvertida en un interesante enclave de esparcimiento donde la buena gastronomía, el arte, la fiesta y el buen ambiente están garantizados... En el hermoso Parque Sempione, uno de los principales pulmones verde de la ciudad, podrás contemplar el castillo Sforzesco (que acoge interesantes museos de arte) y el Arco de la Paz. Pero Milán es mucho más. La ciudad es un auténtico paraíso para los amantes del shopping que llegan desde todos los rincones del planeta atraídos por su infinita oferta de comercios, talleres artesanos, tiendas de vanguardia, showrooms, exclusivas boutiques... ¡Pasea sin prisas por el glamuroso Quadrilatero d'Oro! Para los amantes del arte, recomendamos la zona de Brera, con su imprescindible Pinacoteca. Salpicado de coquetos cafés y terrazas, la zona de Brera es perfecta para disfrutar del típico y delicioso aperitivo milanés, tan célebre como delicioso. Nuestra última recomendación nos lleva hasta la City, donde podrás descubrir la cara más moderna de la ciudad. Pero Milán es también un excelente punto de partida para empezar a explorar en coche y a tu aire los idílicos lagos italianos. Famoso enclave de veraneo desde la época romana, estos magníficos lagos nacidos a finales de la Edad de Hielo atrapan al viajero más

experimentado por su exuberante belleza natural, su patrimonio artístico, sus lujosas villas y palacios, sus hermosos jardines y atractivos puertos salpicados de barquitas, balnearios y elegantes hoteles de la “Belle Époque”. ¡Prepárate para recorrer uno de los itinerarios más seductores de Europa! La Ruta serpentea a través de pueblos y ciudades de postal situados a orillas de hermosos lagos y a los pies de las cumbres nevadas de los Alpes. Desde Milán, salimos hacia la localidad de Como, situada a 1 hora y 20 minutos, aproximadamente. Alojamiento en Como.

DÍA 2 · COMO - LAGO DE COMO - LUGANO - LAGO MAGGIORE (ARONA - STRESA)

Seguimos disfrutando de la ciudad de Como, situada a orillas del Lago, paseando cerca de sus murallas del siglo XII, la Porta Torre, la popular plaza San Fedele, donde podrás visitar su magnífica basílica de tres naves, la Catedral gótica, sus callejuelas medievales salpicada de rincones encantadores... (Nota. Como llegó a ser uno de los

principales exportadores de seda de Europa, una historia que podrás conocer en el Museo della Seta. Recomendamos visitar la Passegiata Lino Gelpi, la Vila Olmo y subirse en el funicular que une Como con el pueblecito de Brunate, situado a unos 720 metros. Desde allí, las vistas al lago son magníficas. El trayecto dura unos 7 minutos).

Proseguimos la Ruta hasta el bello Lago de Como, el tercero más grande de Italia, esculpido a lo largo de los siglos por la acción de los glaciares. De glamour atemporal y aires románticos, su magnífico anfiteatro montañoso -con los Alpes Réticos como telón de fondo- y su ambiente tranquilo han seducido a famosas estrellas de Hollywood y destacadas personalidades. Sus bucólicos paisajes han servido de inspiración a grandes artistas y se han convertido en escenario de numerosas películas. ¡A qué esperas para descubrirlos! (Nota. Las carreteras que rodean al lago son muy pintorescas. En la Oficina de Turismo local, se pueden consultar las rutas de senderismo de la zona). La

siguiente parada de hoy te llevará al bello Lago Maggiore. De camino, y si dispones de tiempo, puedes desviarte un poco y acercarte a la ciudad suiza de Lugano, donde te recomendamos recorrer el paseo frente al lago visitando el Parco Civico y la iglesia de Santa Maria degli Angioli para ver sus famosos frescos. Tras visitarla, continuamos la marcha hasta llegar al Lago Maggiore, el más occidental de los tres lagos prealpinos y el segundo lago en tamaño de Italia. Plagado de caminos y miradores, en sus orillas podrás visitar Arona y Stresa. Alojamiento en el Lago Maggiore.

(3)

DÍA 3 · LAGO MAGGIORE (VISITA OPCIONAL ISLAS BORROMEAS)

Dispones de una jornada completa para disfrutar de los encantos del Lago Maggiore. Te recomendamos acercarte en barco hasta las Islas Borromeas (Bella, de los Pescadores y Madre). (Nota. Stresa es el mejor enclave desde el cuál navegar hasta las próximas Islas Borromeas y conocer sus impresionantes palacios. No te pierdas el palazzo

Borromeo, construido en el 1670, la Galleria dei Quadri y pasear entre sus pintorescas casas con balcones de madera y puertas de granito, localizados en Isola Bella; y el palazzo Madre, en Isola Madre. Para acceder a las islas existe un servicio de barcos públicos. No es posible embarcar con coche. Trayecto no incluido). Alojamiento en el Lago Maggiore.

DÍA 4 · LAGO MAGGIORE - BARD - ISSOGNE - SAINT VICENT - FÉNIS - AOSTA

Salida en dirección al fotogénico Valle de Aosta, un paraíso montañoso salpicado de fortalezas con historia, paisajes espectaculares, valles de cuento, localidades encantadoras de arquitectura alpina y cultura tradicional... Su

privilegiada ubicación, en la frontera con Francia y Suiza, ha forjado durante siglos la identidad de estas tierras.

Históricamente, el Valle de Aosta ha sido tierra de contacto y fusión entre Italia y Francia, característica que se refleja en las dos lenguas oficiales y en el hecho de tener un estatuto de región autónoma especial, además de haber

propiciado numerosos episodios transfronterizos. En las próximas jornadas vas a descubrir cimas majestuosas, entre ellas encontramos las más altas de los Alpes como el Cervino, el Gran Paradiso y el Monte Bianco. Te encuentras ante uno de los tesoros del norte italiano. Recomendable durante todo el año, en los meses más fríos es frecuentado por los amantes del esquí y los deportes de invierno. El resto del año, este valle se convierte en el paraíso particular de los amantes de la naturaleza, el eco-turismo, el senderismo, apasionados de la montaña y la vida rural, de los deportes en plena naturaleza o, simplemente, de viajeros en busca de rincones llenos de autenticidad y tranquilidad.

Aquí es célebre la calidez de la bienvenida que el pueblo da a sus huéspedes y una atmósfera calmada que lo envuelve todo. Con aproximadamente una tercera parte de su territorio protegido e incluido en la Red Ecológica Europea de Áreas de Conservación de la Biodiversidad “Natura 2000”, el Valle de Aosta exhibe una naturaleza superlativa durante todo el año. Prepárate para contemplar parques y reservas naturales, jardines alpinos, glaciares, torrentes, lagos, castillos medievales integrados en las montañas... Las pequeñas aldeas de casas de madera y tejados de pizarra destilan un característico olor a fuego de leña que anima al viajero detenerse, pasear sin prisas por sus calles y descubrir torres de iglesias románicas y hórreos de piedra que aquí llaman “rascards”. El censo de castillos del valle es otro de los motivos de orgullo de los lugareños, que aseguran tener la densidad más alta de fortalezas de Europa. Una de las mejores formas de explorar la región más pequeña del país es en coche, a tu ritmo y disfrutando de cada kilómetro del camino. El Valle de Aosta es también un buen destino para aquellos que buscan conocer enclaves con historia y deleitarse con una gastronomía llena de matices y sabores. Tras esta introducción,

¡nos ponemos en Ruta! Podemos comenzar el día visitando el imponente Fuerte de Bard. De principios del siglo XIX, es referente por su interés militar y por haber sido objetivo de muchas disputas. ¿Sabías que dicha fortaleza cumplía un papel defensivo crucial desde su emplazamiento sobre un risco a 106 metros de altura? En 1034 fue considerada como “inexpugnabile oppidum”, condición que pudo mantener hasta junio de 1800, fecha en la que cayó ante Napoleón. A pocos kilómetros se contemplan desde la carretera las magníficas fortalezas de Issogne y Verrès. En el encantador pueblo de Issogne, el magnífico castillo del siglo XV se localiza en una antigua villa romana, junto a la orilla derecha del río Dora Baltea. Allí podrás contemplar hermosos frescos alpinos. La Ruta prosigue hasta el cercano Saint-Vincent, uno de los pueblos más famosos del Valle de Aosta, conocido por su iglesia románica de San Vincenzo, su turismo termal y el Casino de la Vallée, una de las casas de juego más grandes de Europa. De camino a Aosta, puedes detenerte en el castillo medieval de Fénis, uno de los más espectaculares del valle y que perteneció a la familia noble Chállant-Fénis. El museo que acoge en su interior muestra una exposición de armas, las cocinas, las antiguas estancias y la capilla. (Nota. De Issogne a Fénis hay unos 26 kilómetros por la autostrada A5. Durante el trayecto, pueden verse las cimas de los Alpes más bajos. La entrada a los castillo destacados en este itinerario no está incluida. Se recomienda consultar días y horarios de visitas antes de planificas la jornada). La etapa de hoy concluye en la histórica Aosta, una ciudad que presume ante el viajero de ser la “Roma de los Alpes”. Un título que los aostanos defienden con entusiasmo afirmando que, después de Roma y Pompeya, su ciudad es la que posee más ruinas romanas. (Nota. Aosta se localiza a unos 15 kilómetros del castillo de Fénis. Durante el trayecto atravesarás bellos bosques montañosos). Finaliza el día degustando la sabrosa cocina local en algunos de sus restaurantes.

(Nota. “Saveurs du Val d'Aoste”agrupa una serie de productos locales (quesos fontina o toma, jamón, lard -tocino- y embutidos, vino...), restaurantes, tiendas y casas rurales sujetos a un control de calidad). Alojamiento en Aosta.

(4)

DÍA 5 · AOSTA - PARQUE NACIONAL GRAN PARADISO - AOSTA

Nos despertamos en Aosta, conocida en tiempos romanos como “Augusta Pretoria” que fue fundada en el año 25 a.C.

y pronto se convirtió en un importante burgo gracias a su emplazamiento en el cruce de los caminos que

comunicaban la capital del imperio con la Galia y Helvecia. Con siglos de historia a sus espaldas, en la actualidad esta encantadora y manejable ciudad italiana invita al viajero a emprender un viaje en el tiempo entre sus piedras romanas y edificios medievales. De visita indispensable son la Puerta Pretoria, el antiguo acceso a la ciudad, que disponía de diferentes pasajes para carros y peatones según la clase social; el Arco di Augusto, el puente romano, y la abadía medieval de Sant Orso, donde el arte románico y el gótico se enmarcan junto a frescos y arcos apuntados. La abadía rinde tributo al patrón del valle, cuya celebración tiene lugar el 31 de enero durante la concurrida “Feria de Sant’Orso”.

Ese día la ciudad se transforma en un mercado tradicional en el que se intercambian productos y utensilios agrícolas de una forma bastante similar al comercio que los romanos practicaban en los pasos alpinos. En el teatro romano suelen celebrarse interesantes conciertos. Para esquiar o simplemente caminar, puedes subirte al teleférico Aosta- Pila, hasta la estación de Pila. Y si quieres conocer otra cara de la ciudad, puedes visitar los “criptopórticos”, otro ejemplo de los monumentos romanos. Se tratan de una imponente arquitectura escondida en el subsuelo que data de la época de Augusto. ¿Alguna recomendación gastronómica? Puedes probar la “motzetta” (una especie de cecina) y guisos de cabra acompañado del vino de la denominación “Val d'Aosta”. Hoy te animamos a que compagines la visita urbana con uno de los tesoros naturales de Italia: el Gran Paradiso, el primer Parque Nacional italiano (1922) que se localiza a una escasa media hora desde Aosta. Los orígenes de este parque están vinculados a la protección del íbice alpino, que ya en 1856 el rey Vittorio Emanuele II había salvado de la extinción al declarar estas montañas Real Reserva de Caza. (Nota. En su origen, este parque fue la reserva privada de caza de los Saboya. En 1920, el rey donó la reserva al Estado italiano, para que crease un parque nacional. Dos años más tarde se fundaba el parque nacional Gran Paradiso. Hoy el íbice alpino, una especie que sólo se encuentra en la cordillera de los Alpes, es símbolo del parque). Aquí todavía es posible encontrar animales en su ambiente natural: gamuzas, águilas reales, marmotas y, naturalmente, el íbice alpino. A medida que se asciende, los árboles dan paso a los pastos alpinos salpicados de flores en primavera y, sucesivamente, a rocas y glaciares. Entre las extraordinarias flores del parque se encuentran la

“potentilla pensylvanica”, que crece en los prados áridos por encima de los 1.300 metros; el “astragalus alopecurus”, que se encuentra únicamente en el Valle de Aosta; o la bella “paradisea liliastrum”, un hermoso lirio blanco que dio nombre al histórico “jardín Paradisia”. El parque cuenta con tres centros de interpretación, situados en las

poblaciones de Cogne, Valsavarenche y Rhêmes-Notre-Dame. (Nota. Se recomienda consultar días y horarios de visitas de los Centros de visitantes. Entrada no incluida. La principal puerta de acceso al parque es Cogne. Informate sobre las excursiones que atraviesan el parque). No te vayas de este magnífico entorno natural sin probar el

tradicional queso fontina, uno de los productos estrella del valle. Con él se prepara la “fonduta” o “fondue”. Regreso y alojamiento en Aosta.

DÍA 6 · AOSTA - LA SALLE - MORGEX - PRÉ-SAINT-DIDIER - COURMAYEUR - MONT BLANC - AOSTA

Hoy te espera un día intenso, donde podrás conocer alguna de las joyas de esta espectacular Ruta en coche. De camino hacia Courmayeur, los amantes de los castillos y la historia pueden realizar una parada en el Castillo de Sarriod y el Castillo Real de Sarre. (Nota. Se recomienda consultar días y horarios de visita con antelación. Entrada no incluida). Tras la visita, puedes volver a ponerte en Ruta. Si dispones de tiempo puedes hacer una breve parada en Morgex y La Salle, donde se localizan algunos de los viñedos más elevados de Europa. Desde La Salle o Morgex hay que bajar entre viñedos y conducir unos 7 kilómetros por la SS26 hasta llegar a Pré-Saint-Didier. Allí puedes visitar la famosa Terme di Pré-Saint-Didier, famosa por sus propiedades terapéuticas desde la época romana. Disfruta de saunas, bañeras de hidromasaje, piscinas termales interiores y exteriores... Tras esta relajante parada, te espera un trayecto espectacular por la SS26dir hasta llegar a Courmayeur. Con una exclusiva estación de esquí, esta localidad de moda se localiza a los pies del Mont Blanc, la cumbre más alra de Europa occidental. Courmayeur se caracteriza por ser una de las estaciones de montaña más visitadas de toda Italia con viajeros de todo el mundo. Disfrute de unas vistas inigualables a bordo de su moderno funicular defi nido como “La octava maravilla del mundo” o de una visita de su bonito casco histórico. (Nota. Courmayeur se comunica con Francia con un espectacular teleférico que lleva hasta Chamonix, al otro lado de la frontera. Las vistas son espectaculares. El viaje incluye el autobús de regreso por el túnel del Mont Blanc. No incluido). Regreso y alojamiento en Aosta.

(5)

DÍA 7 · AOSTA - TURÍN

Salida hacia Turín, capital del Piamonte. Conocida como la capital del cine y del automóvil, es una ciudad donde el reinado de los Saboya ha dejado una valiosa huella. Turín está situada al pie de los Alpes, rodeada de montañas. Se trata de una ciudad que ha sabido compaginar la tradición con la modernidad, la industria con sus edificios históricos, elegantes palacios y refinados bulevares. Para visitar Turín tendrás que elegir entre una gran variedad de

posibilidades, te recomendamos los siguientes lugares para que puedas planificar tu propio recorrido. Dirígete a la piazza San Carlo, aquí podrás observar elegantes edificios y las pintorescas iglesias de San Carlo y de Santa Cristina, en el centro se sitúa el famoso “caballo de bronce” de Carlo Marocchetti. ¡Pregunta a los lugareños quién es el personaje que monta a caballo y qué relación guarda con la batalla de San Quintín! Visita también el bello Palazzo Carignano, donde nació el rey Víctor Manuel II. Después de contemplar este espléndido edificio barroco, nos dirigimos a la piazza Castello, auténtico corazón de la ciudad donde parten las principales calles de Turín. En el centro de esta grandiosa plaza se halla el imponente Pallazzo Madama. ¿Tienes hambre? Puedes tomar un tentempié en unos de los bares del centro antes de visitar Catedral y la Cappella della Sacra Sindone (Capilla del Santo Sudario) donde, según la tradición, se encuentra el famoso sudario de Cristo cuando fue bajado de la cruz. Los amantes del arte y la cultura también disfrutara en Turín. La ciudad agasaja al viajero con interesantes museos y una completa agenda cultural. El Museo Egipcio, uno de los mejores del mundo, y la Galleria Sabauda, que alberga colecciones de la Casa de Saboya de distintas épocas, son dos apuestas ganadoras. Son también famosos el Museo del Cine y al Museo del Automóvil. Alojamiento en Turín.

(6)

DÍA 8 · TURÍN - RUTA POR LOS PALACIOS DE LOS SABOYA (MONCALIERI - RACCONIGI - STUPINIGI RIVOLI - VENARIA - BASÍLICA DI SUPERGA) - TURÍN

Hoy te sugerimos descubrir el valioso legado de los Saboya en un interesante trayecto con salida y llegada desde Turín. Es la afamada “Ruta de los Palacios de los Saboya”. Pero antes de lanzarte a la carretera, un poco de historia.

Los Saboya abandonaron Chambéry en el siglo XVI y se establecieron en Turín. Y para sentirse como en casa, los siguientes 300 años se dedicaron, entre otras cosas, a levantar magníficos palacios, un imponente mausoleo y lujosas residencias de campo. En Turín, la concurrida piazza Castello fue uno de los epicentros de poder e influencia de los Saboya. Entre los palacios que podrás visitar en esta céntrica zona de Turín se encuentra el Palazzo Reale, donde se puede visitar una vistosa colección de muebles y la Armeria Reale; el Palazzo dell' Accademia delle Scienze, que alberga el Museo Egizio y la Galleria Sabauda; el Palazzo Carignano, que fue la sede del primer parlamento italiano y que actualmente alberga el Museo Nazionale del Risorgimento Italiano... Tras conocer estas estancias reales nos ponemos en Ruta para seguir descubriendo el poder y la grandeza de los Saboya. Te hemos preparado un itinerario circular, con el fin de que tú selecciones las localizaciones que prefieras. Si deseas conocer con más tiempo el famoso legado de los Saboya, puedes ampliar en una noche tu estancia en Turín. La primera parada podría ser el Castello di Moncalieri (XII), que fue la primera fortaleza ideada por Tomás I de Saboya. Desde 1921, es sede de los carabinieri. Los jardines y estancias reales son visitables. A media hora de camino se encuentra el magnífico Castello di Racconigi, levantado para proteger los límites de la ciudad de Turín. Aunque fue construido por el marqués de Saluzzo, pasó a manos de los Saboya a través de herencias matrimoniales. En el pasado, este magnífico castillo fue residencia estival de la realeza y albergó entre sus paredes eventos tan destacados como el nacimiento del rey italiano Umberto II o la gran boda de Felipe de Hesse y Mafalda de Saboya. Recomendamos visitar las elegantes estancias reales y dar un agradable paseo en carruaje por los jardines. Proseguimos la ruta. Desde aquí nos dirigimos a la próxima localidad de Stupinigi, una pequeña población famosa por la Palazzina di Caccia, de estilo rococó y hermosos jardines es la residencia de caza más soberbia de los Saboya. El palacio acoge hoy el Museo di Arte e Ammobiliamento. Una vez visitadas sus elegantes estancias, volvemos al coche para conocer otra de las joyas de la Ruta de hoy: el Castello di Rivoli, un elegante complejo campestre que hoy alberga el reconocido Museo d'Arte Contemporanea, creando contrastes únicos entre lo clásico y lo contemporáneo. Y llegó el momento de visitar Venaria Reale, un encantador enclave situado a unos 15 kilómetros de Turín, y que posee dos residencias reales saboyanas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y situadas en un contexto natural único: el idílico Parque de la Mandria. Pasear por las estancias y jardines del Castillo de Venaria o “Reggia di Venaria Reale” te permitirá descubrir a la monarquía de los Saboya en todo su esplendor. ¡Estás ante una de las mayores residencias reales del mundo! No te pierdas los vistosos jardines de las Rosas y de las Hierbas. Y si dispones de tiempo, la última parada podría ser la bella Basílica di Superga, levantada en honor a la Virgen María. Seguro que te sorprende su magnífica ubicación y su cúpula de 65 metros de altura. (Nota. Esta venerada basílica alberga grandiosas tumbas y un sepulcro en honor al equipo de fútbol Gran Torino, cuyos integrantes fallecieron en 1949 tras chocar el avión en el que viajaban con la basílica). (Nota. Antes de realizar la etapa de hoy se recomienda comprobar horarios de apertura y cierre de los palacios. Entradas no incluidas). Regreso y alojamiento en Turín.

(7)

DÍA 9 · TURÍN - RUTA GASTRONÓMICA (CUNEO - BRA - POLLENZO - BAROLO - ALBA) - TURÍN

Hoy queremos que disfrutes de Piamonte desde el punto de vista gastronómico y enológico. Para los amantes de la buena mesa, la jornada “gastrofoodie” de hoy les dejará un buen sabor boca. Y es que a tradicional cocina de Piamonte y su planteamiento “slow food” es valorada en todo el mundo. Los valles y bellos pueblos de la zona albergan una extensísima y sabrosa despensa, rebosante de excelentes productos locales. ¿Sabías que Turín sorprendió al mundo con uno de los primeros chocolates duros vendibles? Hoy la ciudad sigue rindiendo tributo a este dulce majar con su festival “CioccolaTÒ” y lugares como Al Bicerin y Peyrano. Otra visita obligada es el famoso mercado Eataly. Considerado todo un referente de la “slow food” vende todo tipo de bebidas y alimentos sostenibles.

Localizado en una antigua fabrica perfectamente acondicionada suele albergar catas y clases de cocina. (Nota. “Slow food” fue un concepto acuñado en la década de los ochenta por un grupo de periodistas de la localidad de Bra, quienes reivindicaron el patrimonio culinario de la zona frente a la invasión de la comida rápida. Para ello

reivindicaron la producción local, la sostenibilidad, el sabor y la preservación del patrimonio culinario. Hoy Slow Food es una organización con socios en más de 150 países). Iniciamos el recorrido por los viñedos de Le Langhe y Monferrato, que producen excelentes vinos como el “barolo” y el “nebbiolo”. De hecho, la UNESCO ha calificado todo este paisaje vitícola como Patrimonio de la Humanidad. En este enclave, situado en la provincia de Cuneo, sus fértiles tierras se extienden hasta el inicio de los Alpes ligures. Descubre un itinerario sorprendente experiencias

gastronómicas y culturales en apenas 90 kilómetros, y que recorre pintorescos municipios volcados en el vino de calidad y la más exquisita gastronomía. Comenzados nuestro recorrido en la refinada y cuidada ciudad de Cuneo que acoge cada años las famosas ferias del Queso y de la castaña. Además del aspecto gastronómico, la ciudad es conocida por sus bombones rellenos de ron y su mercado de los martes. Cuneo ofrece al viajero enclaves tan destacados como la piazza Galimberti y la iglesia de San Francesco. Ya en el encantador pueblecito de Bra debes visitar la “Osteria del Buccondivino”, que presume ante el viajero de haber sido el primer restaurante “slow food”. En su patio se encuentra la sede de la organización, donde podrás consultar los restaurantes y productores integrados bajo esta marca. Por toda la zona la cocina y los vinos locales son excelentes. Además de disfrutar de una deliciosa comida, en Bra también puedes admirar iglesias barrocas como la de Sant’ Andrea, o palacios como el Traversa y el Mathis. A la afueras, a una distancia de unos 4 kilómetros, aparece Pollenzo, una localidad famosa por albergar una Universidad dedicada al estudio de la gastronomía que es única en el mundo. (Nota. La Università di Scienze Gastronomiche ofrece cursos de gastronomía y manipulación de alimentos). Durante la visita, te recomendamos contemplar la hermosa iglesia de San Vittore y dirigirte a Banca del Vino, una reconocida bodega que ofrece catas de vino bajo petición. (No incluido. Se recomienda reservar con antelación). Y para seguir descubriendo los excelentes vinos de la zona hay que desplazarse a Barolo, situado a escasos kilómetros de Pollenzo. De esta población es origen el vino que lleva el mismo nombre que el pueblo y que se encuentra entre los mejores vinos del país. Al llegar a este pequeño pueblo, de algo más de 700 habitantes, descubrirás su ambiente medieval y el imponente Castello

Falletti,que alberga el museo del Vino y la Enoteca Regionale del Barolo. (Nota. El Castello ofrece también catas. No incluido). Finalizamos la etapa de hoy en Alba, también conocida como la “Ciudad de las torres” y famosa por su excelente trufa blanca. El trayecto de apenas 16 kilómetros que une estas localidades salpicado de viñedos es todo un deleite para los sentidos. Ahora puedes darte un paseo por su animado centro histórico, donde encontrarás el entorno perfecto para caminar, tomar un café o degustar la excelente gastronomía italiana. Rodeada de fértiles colinas, huertos, viñedos y bodegas con historia, esta localidad organiza actividades tan interesantes como visitas a bodegas y excursiones para coger trufas o para disfrutar del bello entorno del valle de las Langhe y Roero. Regreso y alojamiento en Turín.

DÍA 10 · TURÍN - CIUDAD DE ORIGEN

Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y vuelo de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Tu viaje incluye

Tu viaje incluye

Coche de alquiler.

Importe del suplemento por recogida y devolución del vehículo en diferente oficina.

(8)

Milán Lago de Como Lago Mayor

Bard Issogne Fenis

Aosta La Salle Morgex

Pré-Saint-Didier Courmayeur Turín

Moncalieri Racconigi

Venaria Superga

Destinos visitados

(9)

Pollenzo Barolo

Alba

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...