Itinerario del viaje. Bulgaria, 10 Días A tu aire en coche Ruta de los Castillos y Monasterios con Mar Negro

Descargar (0)

Texto completo

(1)

Bulgaria: Ruta de los Castillos y Monasterios con Mar Negro

Bulgaria, 10 Días · A tu aire en coche

Ruta de los Castillos y Monasterios con Mar Negro

Destino turístico relativamente nuevo para los visitantes occidentales, Bulgaria es la gran joya de la llamada "Europa escondida", aquellos países del Viejo Continente que estuvieron durante medio siglo XX bajo el oscurantismo del yugo comunista. Bulgaria ha sido de los primeros en sacudirse el sambenito de ser un estado tradicional y atrasado para, a pasos agigantados, convertirse en una flamante y cosmopolita nación europea. El mejor ejemplo es su capital, la hermosa Sofía, una ciudad que al dar el salto a la modernidad ya se encuentra en primera línea de las grandes urbes mundiales. Porque Bulgaria es un país fascinante, a caballo entre lo familiar y lo exótico, entre lo tradicional y lo actual, entre la vida urbana y la rural, entre Oriente y Occidente... Por eso la mejor manera de explorarlo es a tu aire y al volante de un coche de alquiler, para disfrutar así de su variada geografía y una variopinta cultura que se remonta a tiempos inmemoriales. Descubre Varna y la costa del mar Negro; Bansko y las estaciones de esquí; Lovech y su color y aroma a lilas; y, por supuesto, las ciudades de Sofía, Velik Tarnovo y Plovdiv y su maravillosa riqueza histórica. Un legado monumental que también se encuentra desperdigado en aislados y bucólicos enclaves como los monasterios de Preobrazhenski y de Rila, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No pierdas la oportunidad de realizar un inolvidable recorrido por este país económico, muy limpio y agradable, hospitalario como ninguno y con una sabrosa cocina con influencias eslavas, griegas y otomanas. Bulgaria, lo mejor de ambos mundos.

Fechas de salida_ Salidas desde Noviembre 2021 hasta Octubre 2022 Desde_ Madrid, Barcelona, Mallorca

CULTURALES MAYORES DE 55

Itinerario del viaje

(2)

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - SOFÍA

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Sofía. Llegada, recogida del vehículo de alquiler y salida hacia la ciudad. La hermosa y pintoresca capital de la República de Bulgaria está a caballo entre las importantes metrópolis centroeuopeas y las grandes urbes orientales, debido sobre todo a los cerca de 5 siglos que estuvo bajo la

dominación del Imperio otomano. Una atractiva mezcolanza que se ve reflejada en muchos aspectos de su activa vida urbana, en su arquitectura, en su arte y en su gastronomía, que combina lo mejor de ambos mundos. Pero Sofía no solo mira a su grandioso pasado, sino también hacia un prometedor futuro gracias a un imparable proceso de transformación para convertirse en una moderna ciudad europea de primer nivel. El centro de Sofía aglutina el mayor número de puntos de interés, tanto históricos como actuales, una zona que se articula en torno a la Plaza del Príncipe Alejandro I y el Bulevar del Tsar Osvobodite. Entre su destacado patrimonio monumental sobresale una auténtica joya como la Catedral de Alejandro Nevski, sede del Patriarcado de Bulgaria y una de las 10 iglesias ortodoxas más grande del mundo. Sus impresionantes cúpulas doradas y verdes se alzan hasta los 52 metros en su punto más alto, su exterior es extraordinario y su interior está profusamente decorado con suelos de mármol, mosaicos venecianos, bellos frescos e iconos ortodoxos. Lo mejor es que al estar exenta de edificios es uno de los edificos más

fotogénicos del país. No te olvides de cargar la cámara de fotos, la necesitarás. Sigue descubriendo los tesoros de Sofía por la encantadora y refulgente Iglesia de San Nicolás, apodado “el milagroso”. Conocida como la Iglesia Rusa, fue construida en honor al Zar Nicolás II, pues las tropas rusas liberaron gran parte de Bulgaria de manos de los otomanos. Su elemento más característico son las cinco cúpulas doradas en forma de cebolla que brillan con gran intensidad en los días de sol. Otro atractivo edificio es la llamada Rotonda de San Jorge, la Iglesia de Sveti Georgi, apodado así por su original forma diseñada por los romanos en el siglo IV. Está considerada como la construcción más antigua de la capital búlgara y en su interior cobija grandes frescos que datan de los siglos X al XIV. Tampoco desmerecen la catedral ortodoxa de Sveta Nedelya (de Santo Domingo), ni la Estatua de Santa Sofía. Es normal que con tanta riqueza histórica la ciudad cuente con un importante Museo Arqueológico Nacional, que repasa la larga historia del país desde el Paleolítico hasta el siglo XVIII. No dejes de visitar la Cámara del Tesoro, que alberga auténticas obras maestras de la época de los tracios, como una máscara funeraria y una corona de laurel fabricadas en oro, entre otras. Si te apetece dar un tranquilo paseo, por ejemplo en bicicleta, te recomendamos que te acerques al siempre animado Parque Borisova Gradina, el jardín del Tsar Boris III, que durante la época comunista fue

rebautizado como Parque de la Libertad. Levantado en 1884, también alberga varios focos de interés como el Lago Ariana, el monumento soviético y una enorme área de recreo infantil. La zona de Sofía que oferta un mayor abanico de opciones de restaurantes y bares de copas es el cosmopolita Bulevar Vitosha y sus aledaños. Una parte de la ciudad muy animada y transitada que ofrece la imagen más moderna de Sofía, donde grandes cadenas y famosas franquicias se mezclan con locales de todo tipo y para todos los gustos. Si buscas algo más típico, donde tomar el pulso a la vida cotidiana de la capital, en el Bulevar Stefan Stambolov encontrarás pequeños restaurantes donde degustar la gastronomía tradicional búlgara, una amalgama de las cocinas eslava, griega y turca. Como la propia Sofía. Alojamiento en Sofía.

(3)

DÍA 2 · SOFÍA - LOVECH - VELIKO TARNOVO

Aprovecha la mañana para completar tu recorrido por Sofía, acercándote a aquellos atractivos que no te diese tiempo a visitar durante la jornada anterior. Después de comer es buen momento para dar comienzo a esta fantástica Ruta en coche por Bulgaria con una parada en Lovech, situada a unas dos horas al este de la capital. Lovech es conocida como la "Ciudad Perfumada" o la "Ciudad de las Lilas" por la gran cantidad de arbustos de esta aromática planta que engalanan toda la localidad y, sobre todo, el parque Stratesh, al este de la ciudad. Fundada por los tracios, los ancestros celtas de los actuales búlgaros, se encuentra ubicada al norte del país en las faldas de los Montes

Balcanes y dividida en dos por el río Osam. Es un atractivo destino turístico no solo por el casco antiguo de la ciudad, el encantador barrio de Varosha, sino también por los hermosos parajes naturales que la rodean. Su principal símbolo es su famoso puente cubierto, único en Europa, una hermosa construcción de madera, hierro y piedra de 1876 que conecta la parte antigua de la ciudad con la moderna. En sus 106 metros de largo y sus 10 metros de ancho están instalados más de una docena de puestos de artesanía, productos locales y souvenirs, así como una cafetería que ofrece magníficas vistas al río y a la localidad. En Varosha hay mucho que ver, y la mejor manera de hacerlo es paseando por sus estrechas y sinousas callejuelas. Están jalonadas de edificios que entremezclan estilos que se remontan a épocas como la medieval, la renacentista y la de principios del siglo XX. Hasta 180 casas de este barrio histórico cuyo origen se remonta al siglo XII están declaradas como Monumento Arquitectónico por las autoridades búlgaras, y constituyen sin duda uno de los máximos atractivos de la perfumada Lovech. En los alrededores de la ciudad puedes explorar la cueva de Devetashka y las cascadas de Krushuna, dos puntos imprescindibles para los amantes de la naturaleza y de las fotos espectaculares. El siguiente destino del día es la antigua capital búlgara de Veliko Tarnovo, a donde llegarás a última hora de la tarde tras un trayecto de algo más de una hora hacia el este desde Lovech. No te preocupes porque en Veliko Tarnovo no faltan restaurantes para degustar la gastronomía local, por ejemplo los situados en el bulevar Nezavisimost. Desde sus terrazas podrás gozar de fantásticas panorámicas sobre el río Yantra mientras degustas platos como "sirene pane", queso empanado frito, y "lozovi sarmi", rollitos condimentados de hoja de parra rellenos de cerdo o cordero y arroz. Alojamiento en Veliko Tarnovo.

(4)

DÍA 3 · VELIKO TARNOVO - MONASTERIO DE PREOBRAZHENSKI - VELIKO TARNOVO

De origen tracio como Lovech, Veliko Tarnovo (Gran Tárnovo) fue la capital del país durante la época de mayor esplendor del llamado Segundo Imperio Búlgaro, que comprendió desde finales del siglo XII hasta finales del siglo XIV, cuando cayó en manos otomanas. Desde la Fortaleza de Tsarevets, los llamados zares búlgaros impulsaron no solo la expansión geográfica de Bulgaria, abarcando tierras que hoy pertenecen a países como Albania, Grecia, Macedonia o Serbia, sino un extraordinario periodo de esplendor cultural y artístico ques e refleja en su paisaje urbano. Con el Imperio otomano llegó un época de cierta decadencia, hasta que en 1908 el rey Fernando I proclamara en esta misma localidad la independencia de los turcos, retomando su importancia a nivel nacional. La mejor manera de descubrir Veliko Tarnovo es paseando por sus calles donde se entremezcla la tradición y la modernidad. Existe un aparacamiento gratuito pasado el puente que lleva a la localidad de Arbanasi, donde puedes estacionar el coche y desde allí ir a pie a conocer los principales atractivos de la ciudad. Puedes comenzar la visita por el barrio de

Asenova, donde antaño residían los artesanos locales. Allí se encuentran varios templos ortodoxos de interés. Uno de ellos es la Iglesia de los Cuarenta Mártires, que conmemora la victoria del zar Iván Asen II sobre el Despotado de Épiro, uno de los estados herederos del Imperio bizantino. Fue mausoleo real y todavía alberga el sarcófago del zar Kaloyan, tío de Iván Asen II. Otra de sus iglesias más importantes es la de San Dimitar (Demetrio) de Tesalónica, el templo más antiguo de la localidad. El barrio de Asenova se ubica precisamente a los pies de la colina donde se alza la antes mencionada Fortaleza de Tsarevets, a la que se accede por una cuesta empedrada. Se trata de una de las ciudadelas más grandes de los Balcanes, cuna del poder búlgaro durante el Segundo Imperio. Su espléndido exterior de torreones y murallas dista mucho del interior, ya que fue saqueda por los turcos durante el siglo XIV. Aun así vale la pena visitarla, puesto que está coronada por la Iglesia del Patriarcado, en su caso completamente reconstruida. Es momento de dirigirse al casco antiguo de la ciudad, el barrio de Varosha, donde destaca su oferta museográfica al acoger el Museo Arqueológico y el Museo del Renacimiento Nacional. También alberga monumentos como su

catedral de verdes cúpulas de estilo neobizantino, llamada Sveta Bogoroditsa, y la Kashta Sarafkina, una casa señorial del siglo XIX, un periodo conocido como el Resurgimiento Nacional Búlgaro. Varosha es una encantadora zona de calles empedradas y viviendas pintadas de un inmaculado blanco, donde se localizan además multitud de talleres de artesanía y un gran ambiente comercial. Si en cualquier momento te apetece tomar un bocado, te recomendamos que entres en alguna de las panaderías locales donde se elabora el más popular de los tentempiés búlgaros, el "banitsa", un enorme y delicioso hojaldre relleno de queso, huevo o espinacas. Una interesante excursión desde Veliko Tarnovo tiene como destino el cercano Monasterio de Preobrazhenski, a unos 20 minutos al norte de la ciudad. Lo bueno de ir en coche es que podrás aparcar prácticamente en la misma puerta del cuarto monasterio más grande de Bulgaria, que al estar situado sobre una colina ofrece unas espectaculares vistas de todo el entorno. El edificio original fue destruido por los otomanos, y el que se puede visitar en la actualidad es su reconstrucción de principios del siglo XIX.

No te pierdas las hermosas pinturas del exterior y los frescos del interior de la iglesia, sacados a la luz gracias a intesos trabajos de restauración. Una curiosidad: todo el enclave huele a ciruela gracias al licor que elaboran los monjes, almacenado en enormes toneles situados a la entrada del monasterio. Una vez de regreso a Veliko Tarnovo aprovecha para cenar en uno de los tradicionales restaurantes búlgaros llamados "mehanas", decorados con mesas de madera y objetos de labranza. Alojamiento en Veliko Tarnovo.

(5)

DÍA 4 · VELIKO TARNOVO - PRESLAV - SHUMEN - PLISKA - VARNA

Conviene que te pongas en marcha a una hora prudencial para aprovechar al máximo una intensa jornada repleta de emociones. Pon rumbo al este por la Carretera 4 y tras una hora y tres cuartos aproximados de recorrido en coche alcanzarás Preslav, primera parada del día. Preslav fue antaño una de las capitales del Primer Imperio Búlgaro, en concreto desde el año 893 hasta el año 970 cuando fuera primero ocupada por Sviatoslav, príncipe de Kiev, y después asolada por los bizantinos. En la actualidad sus ruinas conforman una importantísima Reserva Nacional Histórico- arqueológica y es uno de los 100 Sitios de Interés Turístico de Bulgaria. La visita es muy cómoda puesto que cuenta con un aparcamiento habilitado para los visitantes. Consta de numerosos vestigios de iglesias, monasterios, seminarios, estudios, talleres, palacios y fortalezas que un día convirtieron a Preslav en el centro cultural y espiritual de Bulgaria. Incluso constituyó la meca literaria de la región, al estar íntimamente asociada con el alfabeto eslavo. El Museo Arqueológico de la moderna localidad de Veliki Preslav salvaguarda una impresionante colección de cerámica, joyas, armas, iconos, inscripciones antiguas y sellos de plomo encontrados en el yacimiento de Preslav, que te permitirá hacerte una idea de la majestuosidad de la hizo gala en su día esta antigua capital búlgara. A media hora al noreste de Preslav se encuentra la ciudad de Shumen, que desde 1950 hasta 1965 recibiera el nombre de

Kolarovgrad, en honor a Vasil Kolarov, exlíder comunista de Bulgaria y natural de la localidad. La montaña que rodea a Shumen es el hogar de uno de los monumentos más grandes y querido por los búlgaros, construido en hormigón en el año 1981 durante la época comunista para conmemorar los 1.300 años del nacimiento del moderno estado de Bulgaria. El enclave es impresionante y las vistas que ofrece no son menos espectaculares. La ciudad alberga por su parte otro de los 100 Sitios de Interés Turístico de Bulgaria: la Mezquita Sheriff Halil Pasha, conocida como Mezquita Tombul. El complejo arquitectónico ocupa 1.730 metros cuadrados y es el templo musulmán más importante del país tanto en relevancia arquitectónica como en tamaño. Continúa hacia Pliska, a una media hora al noreste de Shumen, otra magnífica Reserva Nacional de Arqueología situada a 3 kilómetros al norte de la localidad moderna del mismo nombre. Capital del Primer Imperio Búlgaro entre 681 y 893, fue destruida durante los sucesivos ataques de kislevitas y bizantinos de finales del siglo X y ya no sería reconstruida de nuevo. Las ruinas de la Gran Basílica (la catedral patriarcal nacional), de la Puerta del Castillo, de las murallas, y del Gran y el Pequeño Palacio, así como el

Monumento a Boris I, pueden ser vistos en este destacado yacimiento arqueológico. Para finalizar la jornada ya solo resta alcanzar el destino turístico estival más importante de la costa búlgara del Mar Negro, la ciudad de Varna.

Conocida como la "capital marina", o de verano, del país, es una moderna urbe que no tiene nada que envidiar a otros destinos de ocio del continente. Cuenta además con un destacado patrimonio histórico y una completa oferta de ocio y cultural que ha sabido conjugar con el atractivo de sus numerosas playas. Acércate al animado centro de la ciudad, epicentro de la dinámica vida social de Varna que en verano reúne a turistas de distintas nacionalidades, y el resto del año a los jóvenes estudiantes de este foco universitario búlgaro. No faltan restaurantes y bares donde pasar una magnífica velada, repartidos entre villas modernistas del siglo pasado y diversos ejemplos del pasado socialista del país. Alojamiento en Varna

(6)

DÍA 5 · VARNA - NESEBAR - BURGAS

Aprovecha la mañana para visitar esta cosmopilita ciudad costera fundada por los tracios con una larga historia a sus espaldas. De hecho, en la Necrópolis de Varna se desenterraron las piezas de oro más antiguas encontradas en el mundo ¡que datan del año 4600 a.C.! En el centro de la localidad existe una gran variedad de extensas playas de arena rodeadas de animados paseos marítimos, como las de Rappongi y Varna, mientras que en los alrededores se pueden encontrar playas más tranquilas y agrestes como las de Trakata o Aspurohovo, las preferidas por los lugareños. En las cercanías de esta última, situada al sur de Varna, se halla Phanagoria, donde podrás empaparte de las costumbres de los antiguos búlgaros gracias a la fiel reconstrucción de un campamento de guerra de los siglos VII al IX. En sus tradicionales yurtas se expone artesanía, trajes auténticos, objetos domésticos y armas, mientras que en la llanura se celebra el "Todorovden", la fiesta del caballo búlgara. Podrás detenerte en Phanagoria cuando pongas rumbo a Nesebar, ya que te queda de camino. Uno de los monumentos más valiosos de Varna son las Termas Romanas del siglo II, situadas en el casco histórico de la ciudad. Por su parte, el parque Primorski Park constituye un importante foco recreativo y está ubicado en una terraza elevada desde donde se puede aprecia toda la costa. En su pequeño bazar podrás comprar además recuerdos artesanales así como especialidades búlgaras. La ciudad alberga también un importante acuario, que abriera sus puertas a principios del siglo XX. Llega la hora de poner rumbo al sur hasta alcanzar la singular belleza de Nesebar, situada también en la costa occidental del Mar Negro. Lo más

destacado es sin duda la encantadora ciudad antigua, una de las grandes joyas de Bulgaria declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se ubica en una pequeña península unida al continente por un estrecha lengua de tierra donde se alza un antiguo molino de madera que da la bienvenida al visitante. Entre sus calles empedradas no solo encontrarás decenas de restaurantes que ofrecen pescados y mariscos del lugar, sino un importante legado monumental heredado principalmente del reinado del zar Iván Alexander, que fijó en Nesebar el centro espiritual y religioso de su imperio. Decenas de hermosas iglesias están repartidas por el casco histórico, entre las que destacan la pintoresca Iglesia de Christ Pantokrator, la Iglesia de San Juan Bautista y los restos de Santa Sofía y San Juan Aliturgetos. No en vano, es una de las ciudades con mayor número de iglesias per cápita del mundo. Continúa hacia el sur y tras media hora de viaje al volante llegarás a la última parada del día, la ciudad de Burgas, la segunda urbe en importancia de la costa búlgara del Mar Negro tras Varna. Situada en un idílico emplazamiento, Burgas se encuentra al borde del mar y está rodeada de hermosos lagos. Este importante y moderno centro turístico disfruta de uno de los mejores climas del país, con cálidos veranos e inviernos suaves. Burgas ha sabido conjugar sus modernas

instalaciones de ocio y sus bonitas playas (como la de arena negra situada al norte de la ciudad), con un importante patrimonio histórico que la sitúa como uno de los principales destinos de toda Bulgaria por derecho propio. No te pierdas el Jardín del Mar, la Pasarela de Burgas, la catedral de San Cirilo y San Metodio (incluida en el listado de los 100 Sitios de Interés Turístico de Bulgaria), la Iglesia Armenia, la catedral católica, las iglesias de San Deva Maria y San Ivan Rilski, el Museo Regional de Historia de Burgas, el Museo de Ciencias Naturales, y la Orquesta Filarmónica, entre otros atractivos. En lo que respecta a su oferta de restauración y a la vida nocturna, Burgas ofrece muchas oportunidades repartidas por las calles del centro, a lo largo de la costa y en el mencionado Jardín del Mar.

Alojamiento en Burgas.

(7)

DÍA 6 · BURGAS - KAZANLAK - PLOVDIV

Te recomendamos que destines las primeras horas de la mañana a seguir descubriendo la hermosa Burgas antes de partir hacia el centro geográfico de Bulgaria. Allí se encuentra la primera parada de la jornada, Kazanlak, a dos horas al oeste de la costa del Mar Negro. A medida que te aproximes a Kazanlak empezarás a percibir su fragancia propia e inconfundible, así como a ver los inmensos y coloridos campos inundados de rosales que la rodean, pues es

conocida como la "Ciudad de las Rosas". Mires donde mires verás el vivo color de las rosas damasquinas de

Kazanlak, donde se produce ni más ni menos que ¡el 70% del aromático aceite de rosas a nivel mundial! Por eso, una visita muy recomendable es su Museo de la Rosa, que repasa esta centenaria actividad de una localidad que es capital oficiosa del llamado, como no, Valle de las Rosas. Otro de nuestros imprescindibles en Kazanlak es la Tumba Tracia, un impresionante mausoleo situado al norte de la ciudad y que data del siglo III antes de nuestra era.

Catalogado Patrimonio de la Humanidad, es el perfecto paradigma del arte y la arquitectura funeraria de esta antigua civilización. Otros ejemplos legados por esta cultura celta los podrás encontrar en el Valle de los Reyes Tracios, un espectacular yacimiento arqueológico repleto de mausoleos y templos. Precisamente en los valles de Kazanlak se alza también la Iglesia memorial de Shipka, un hermoso templo ruso de cúpulas doradas que parece surgir de los árboles, y que fuera construido en honor de los soldados caídos durante la guerra ruso-turca de finales del siglo XIX.

En su interior salvaguarda una lujosa colección de bellas piezas de arte. Tómate tu tiempo en recorrer los atractivos de Kazanlak, puesto que la última etapa de hoy te llevará a Plovdiv, donde pasarás la noche y toda la jornada siguiente, un tiempo que podrás destinar a explorar a fondo la joya secreta de Bulgaria. Se encuentra a una hora y media al suroeste de Kazanlak primero por la Carretera 6 y después por la 64. Alojamiento en Plovdiv.

DÍA 7 · PLOVDIV

Con más de 6.000 años de historia a sus espaldas, Plovdiv está considerada la ciudad más antigua no solo de Bulgaria, sino de toda Europa. Segunda urbe en tamaño del país, Plovdiv vive a la sombra de la capital a nivel turístico a pesar de contar con importantes restos arqueológicos, monumentos milenarios y multitud de edificios muy

representativos del Renacimiento búlgaro. Tracios, persas, griegos, macedonios, romanos, hunos, godos, bizantinos y otomanos han dejado su huella en una urbe designada Capital Europea de la Cultura en 2019. Su hermoso casco antiguo abarca gran parte del legado de estos variopintos pueblos y constituye un auténtico crisol de culturas que no te puedes perder. En Plovdiv hay mucho que ver y por eso tienes toda la jornada para descubrirla. Acércate al teatro romano, uno de los mejor conservado del mundo; a las ruinas del estadio romano, con capacidad para más de 30.000 espectadores; la Iglesia de Sveti Konstantin y Elena, que data de 1578; la Mezquita Dzumaya, construida durante la dominación otomana; y la Casa Kuyumdzhiogh, que alberga el Museo Etnográfico. Pasea sin prisa por la animada avenida Knyaz Alxandar I, la calle peatonal más larga de Europa con un total de 1.750 metros. Es la principal arteria comercial de la ciudad, flanqueada por edificios neobarrocos, y salpicada de puestos de helados cuando llega el buen tiempo. Y restaurantes tampoco faltan. Te recomendamos una apasionante excursión de cara a la tarde: la visita al Bachkovski Manastir (Monasterio de Bachkovo), el segundo monasterio ortodoxo en importancia de Bulgaria tras el de Rila. Se encuentra tan solo a media hora al sur de Plovdiv. Fundado en el año 1083 por el príncipe Gregory Pakourianos, de origen armenio y ​al servicio del Imperio bizantino, fue saqueado y destruido por los otomanos.

Restaurado a finales del siglo XV, alberga unas pinturas murales de gran valor artístico. ¡Una maravilla! Una vez de vuelta a Plovdiv, te proponemos que te dirijas hacia el barrio de Kapana, el más moderno de la ciudad y conocido como "la trampa" por a sus calles enrevesadas. Es el centro cultural y de ocio de la ciudad, un barrio hípster que tiene mucha vida de día y de noche. Alojamiento en Plovdiv.

DÍA 8 · PLOVDIV - BANSKO

Hoy visitarás la capital del esquí de Bulgaria, la ciudad de Bansko, situada a 927 metros sobre el nivel del mar.

Durante el trayecto de dos horas y media hasta llegar allí podrás deleitarte con unas impresionantes vistas de las espléndidas cordilleras de Rhodope y Pirin. Una ruta panorámica que te quedará grabada en la retina. Bansko es un destino turístico en franco crecimiento no solo en invierno, sino también en verano. Es el lugar ideal para la práctica de deportes de nieve y todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza. En la propia localidad de Bansko son interesantes sus casas tradicionales fortificadasla y la iglesia de Sveta Troitsa. Si tienes tiempo, a 5 kilómetros de la ciudad está el cercano pueblo de Banya, famoso por sus 27 fuentes termales. Alojamiento en Bansko.

(8)

DÍA 9 · BANSKO - MONASTERIO DE RILA - SOFÍA

Salida hacia una de las grandes joyas de Bulgaria, el Rilski Manastir (Monasterio de Rila), el más importante del país y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Su relevancia no solo radica en su arquitectura característica del Despertar búlgaro, sino como centro impulsor y auténtico protagonista de la cultura nacional. Está localizado en el profundo y espectacular valle del río Rilski, a una hora al noroeste del Bansko. El templo monástico fue fundado en el siglo X por San Juan de Rila, conocido como Iván Rilski, quien se retirara como ermitaño a la cordillera de Rila. El complejo está formado por un patio central donde se ubica la impresionante Iglesia de la Natividad, dos museos y departamentos como almacenes y cocinas repartidos en 4 plantas de bellos balcones. Una experiencia imprescindible en cualquier viaje a Bulgaria. Una vez quedes libre del hechizo del Monasterio de Rila es momento de poner rumbo hacia el norte para regresar al punto de partida de esta fantástica Ruta, la capital Sofía, situada a una hora y tres cuartos del icónico complejo monástico. De camino, y situada a las afueras de la ciudad, se halla la Iglesia de Boyana, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979 gracias a sus maravillosos y coloridos frescos murales de 1259. Constituyen uno de los mejores ejemplos de arte medieval de la Europa oriental, aunque para beneficiar su conservación está prohibido hacer fotos y se visita en grupos reducidos. Una vez de vuelta en Sofía, puedes acercarte a la Mezquita Banya Bashi, construida por el famoso arquitecto otomano Mimar Sinan en 1566, donde destaca su cúpula de 15 metros de diámetro. Frente al templo musulmán se alza el ajetreado Mercado Central de Sofía, un edificio neorenacentista de 3 plantas con elementos neobizantinos y neobarrocos abierto en 1911. Y ubicada en el edificio contiguo, está la Sinagoga de Sofía, la segunda sinagoga sefardí más grande de Europa. Inaugurada en 1909, en su interior brilla una la gran lámpara de araña elaborada en bronce que pesa ¡2.200 kilos! Junto con la Mezquita Banya Bashi, la Iglesia orodoxa Sveta Nedelya y la Catedral católica de San José conforma el conocido como “Cuadrado de la Tolerancia”. Alojamiento en Sofía.

DÍA 10 · SOFÍA - CIUDAD DE ORIGEN

Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y tomar el vuelo que te llevará de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Tu viaje incluye

Tu viaje incluye

Vuelo de ida y vuelta.

Estancia en el hotel seleccionado en Sofía.

Régimen seleccionado en Sofía.

Estancia en el hotel seleccionado en Veliko Tarnovo Municipio.

Régimen seleccionado en Veliko Tarnovo Municipio.

Estancia en el hotel seleccionado en Varna - Mar Negro.

Régimen seleccionado en Varna - Mar Negro.

Estancia en el hotel seleccionado en Burgas - Mar Negro.

Régimen seleccionado en Burgas - Mar Negro.

Estancia en el hotel seleccionado en Plovdiv.

Régimen seleccionado en Plovdiv.

Estancia en el hotel seleccionado en Bansko Municipio.

Régimen seleccionado en Bansko Municipio.

Coche de alquiler.

Seguro de viaje.

Tu viaje no incluye

Tasas de alojamiento en Sofía pago directo en establecimiento.

Tasas de alojamiento en Bulgaria pago directo en establecimiento.

Posible pago de peajes.

(9)

- Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.

- Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.

- La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.

- Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

- Para la recogida del coche de alquiler se requerirá una tarjeta de crédito (no de débito) a nombre del titular de la reserva, quien además deberá ser el conductor principal del vehículo.

Notas importantes

Figure

Actualización...

Referencias