UNIDAD 4. Almacenamiento, transporte y distribución de Plaguicidas.

19  Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)

UNIDAD 4

Almacenamiento, transporte y distribución de

Plaguicidas.

(3)

Índice:

4.1. Introducción.

4.2. Objetivos.

4.3. Transporte.

4.3.1. Normas a seguir para el transporte de plaguicidas.

4.3.2. Recomendaciones en caso de derrames.

4.4. Almacenamiento y distribución.

4.4.1. Condiciones constructivas y de almacenamiento.

4.4.2. Medidas de seguridad en el almacenamiento.

4.4.3. Manipulación de los plaguicidas en el almacén.

4.4.4. Incompatibilidad entre productos químicos.

4.5. Resumen.

(4)

4.1.

Introducción

.

Desde la fabricación de los fitosanitarios hasta su uso, es necesaria una adecuada red de distribución, que conlleva la necesidad obligatoria del transporte del mismo y posterior almacenamiento, bien sea en la propia fábrica, en los almacenes de distribución, en los puntos de venta al aplicador, o en la propia finca agrícola.

El almacenamiento de los plaguicidas se debe realizar de forma que no suponga riesgo ni para las personas, ni para el medio ambiente, y de acuerdo con la legislación vigente.

4.2. Objetivos.

El propósito de la unidad 4 es conocer las pautas básicas que el Manipulador de Fitosanitarios debe adoptar durante las operaciones de transporte o distribución y almacenamiento de los productos fitosanitarios.

Al terminar esta unidad deberá estar capacitado para:

 Conocer diversas medidas de prevención a adoptar durante el transporte.

 Saber como actuar en caso de derrames accidentales.

 Conocer cuales son las condiciones constructivas aconsejables para el almacén.

 Establecer medidas de seguridad durante el almacenamiento.  Manipular adecuadamente los fitosanitarios en el almacén.  Conocer las principales incompatibilidades entre productos.

(5)

4.3.

Transporte.

Toda persona que transporte productos fitosanitarios debe respetar en todo momento la normativa sobre seguridad. Un transporte seguro requiere un conocimiento de los procedimientos de emergencia y con la legislación vigente.

4.3.1. Normas a seguir para el transporte de fitosanitarios.

El transporte de los plaguicidas es uno de los momentos en el que no se suelen tomar, normalmente, las medidas adecuadas al riesgo en el manejo de este tipo de productos, sobre todo cuando se realiza en pequeñas cantidades por el propio usuario.

Existe una normativa específica para el transporte de mercancías peligrosas, en la cual se incluye el transporte de los plaguicidas.

Esta normativa la recoge el “ACUERDO EUROPEO SOBRE TRANSPORTE INTERNACIONAL DE MERCANCIAS PELIGROSAS POR CARRETERA (ADR)”, publicado en el BOE nº 300 de 16/12/98.

Sin embargo, hay que señalar que los transportes habituales de pequeñas cantidades que realizan los agricultores o los distribuidores, generalmente no llegan a tener entidad suficiente para estar comprendidos dentro del ADR.

El ADR es un reglamento bastante complejo, y detalla muy minuciosamente todos los aspectos que se derivan de las operaciones de carga, transporte y descarga de las mercancías calificadas como peligrosas en el mismo, fijando las clases de materias peligrosas en:

• Clase 1. Materias y objetos explosivos. • Clase 2. Gases.

• Clase 3. Materias líquidas inflamables. • Clase 4.1. Materias sólidas inflamables.

• Clase 4.2. Materias susceptibles de inflamación espontánea. • Clase 4.3. Materias que, al contacto con el agua, desprenden

gases inflamables.

• Clase 5.1. Materias comburentes. • Clase 5.2. Peróxidos orgánicos. • Clase 6.1. Materias tóxicas. • Clase 6.2. Materias infecciosas. • Clase 7. Materias radiactivas • Clase 8. Materias corrosivas.

(6)

El ADR establece una evaluación toxicológica de los productos, en función de su naturaleza química y de su grado potencial de peligrosidad, estableciendo según estos criterios tres grupos:

a) Materias muy tóxicas. b) Materias tóxicas.

c) Materias menos tóxicas.

Esta clasificación del ADR, es equivalente a la que establece la Reglamentación Técnico Sanitaria para la clasificación toxicológica de los plaguicidas.

Fundamentalmente, los plaguicidas pertenecen a la Clase 6.1, por su condición de materias tóxicas. Sin embargo, existen excepciones como en el caso del azufre que pertenece a la Clase 4.1 o los líquidos emulsionables que suelen pertenecer a la clase 3. También existen plaguicidas que están comprendidos en varias clases a la vez.

En función de la clase y peligrosidad, los vehículos que transporten mercancías peligrosas a partir de un determinado volumen, llevarán el correspondiente rótulo identificativo.

PELIGRO DE CLASE 6.1 - Materias tóxicas

PELIGRO DE CLASE 3 - Líquidos inflamables

(7)

El ADR impone condiciones concretas, y fija las obligaciones del expedidor de la mercancía, del transportista, del conductor, que debe estar debidamente capacitado y autorizado, así como las condiciones del vehículo de transporte.

Con el fin de tener una idea aproximada de los límites no sujetos estrictamente a las normas de la ADR, para el transporte de mercancías peligrosas, en función de la cantidad y peligrosidad, se tendrían las siguientes excepciones:

- Plaguicidas de la clase 3-b 300 kg. - Plaguicidas de la clase 3-c 1.000 kg. - Plaguicidas de la clase 6.1-a 20 kg. - Plaguicidas de la clase 6.1-b 300 kg. - Plaguicidas de la clase 6.1-c 300 kg. - Plaguicidas de la clase 9-c 1.000 Kg.

Como se ve, la tolerancia es tanto mayor cuanto menor es la peligrosidad del producto.

En el caso de transporte de plaguicidas pertenecientes a distintas clases, existe un baremo para el cálculo de la cantidad mínima fuera de la norma del ADR.

Veamos a continuación algunas medidas de prevención que deben adoptarse cuando transportamos fitosanitarios:

 No se deben cargar plaguicidas en vehículos que transporten viajeros, animales, alimentos y otras materias para consumo o empleo humano o animal. Si esto no es posible, separar

entonces los plaguicidas de todo lo que sea factible de contaminarse.

 Cargar y descargar cuidadosamente los envases, los más delicados encima de los más pesados. Separar del resto los productos tóxicos o inflamables, después de comprobar la etiqueta.

 Es recomendable llevar el equipo adecuado para el transporte de mercancías peligrosas (extintores, botiquín, material absorbente, equipo de protección personal…) así como un recipiente con agua para lavarse en caso de salpicaduras.

 La cabina estará aislada de la carga, que debe estar bien sujeta para evitar golpes o desplazamientos durante el transporte.

(8)

 Cuando se transporten productos tóxicos o peligrosos, se deberá llevar la documentación que corresponda, según lo exigido por la Dirección General de Tráfico.

 No dejar la mercancía sin vigilancia.

4.3.2. Recomendaciones en caso de derrames. Si se produce algún derrame:

 Apagar el motor, no fumar y emplear serrín, adsorbentes específicos o tierra para empapar los líquidos derramados y avisar inmediatamente a teléfono de emergencias 112. Después, enjuagar el vehículo con agua en lugar idóneo, usando ropas protectoras y lejos de acequias o cursos de agua.

 Barrer, si es polvo, el adsorbente junto con el producto derramado, guardándolo hasta su destrucción en bolsas de plástico.

 No consumir ni dar a animales alimentos contaminados por el producto derramado.

 Mantener alejados a personas y animales.

 No fumar o emplear cerca del derrame iluminación con llamas libres.

 Retirar los envases dañados y colocarlos en el suelo horizontal, lejos de viviendas y puntos de agua, y donde el terreno pueda absorber el vertido.

Si alguna persona resulta contaminada:  Quitar y lavar la ropa afectada.

 Lavar la zona alcanzada con agua abundante; en caso de duda, solicitar ayuda médica.

4.4. Almacenamiento y distribución.

Todos aquellos que manejan productos fitosanitarios deben asegurarse de almacenarlos adecuadamente.

Esto exige que los productos se almacenen en zonas específicas para ello y en la mínima cantidad posible.

(9)

4.4.1.

Condiciones constructivas de los almacenes de fitosanitarios.

Se requieren unas condiciones de seguridad, que si bien deben observarse en cualquier local de almacenamiento, estas van a diferir según:

• La cantidad de producto almacenado. • La toxicidad de los productos.

• Otras características de peligrosidad de los productos (inflamable, corrosivo, etc.)

• Su emplazamiento.

Los requisitos generales que debe cumplir un almacén distribuidor de tipo medio, son los siguientes:

Emplazamiento

La normativa exige que en la ubicación del almacén se eviten las posibles inundaciones y que, en todo caso queden alejados de cursos de agua.

En caso de que vayan a almacenarse productos clasificados como tóxicos o inflamables, no podrán estar ubicados en plantas elevadas de edificios habitados.

Cuando se almacenen o comercialicen productos clasificados como muy tóxicos, el local deberá estar ubicado necesariamente en áreas abiertas y alejados de edificios habitados.

Es conveniente la ubicación de los almacenes fuera de los cascos urbanos, en zonas industriales, que reúnen mejores condiciones de seguridad. En el caso de los clasificados como muy tóxicos, es obligatorio. En cualquier caso, se debe prever espacio suficiente para la carga y descarga de vehículos, así como el fácil acceso para los servicios de emergencia.

En la elección del emplazamiento, se debe recabar información del Ayuntamiento sobre las zonas más adecuadas para ubicar el almacén, dado que a este organismo corresponde otorgar la preceptiva Licencia Municipal.

Seguridad

Un local destinado a almacenamiento debe disponer de unos dispositivos de seguridad que minimicen el riesgo, tanto los ocasionados por agentes externos como los derivados de su propio funcionamiento.

(10)

Seguridad exterior

Debe comprender toda una serie de medidas encaminadas a:  Evitar la entrada de personas ajenas al almacén mediante:

- Señalización de prohibido el paso a las zonas de almacén.

- Vallado del perímetro del almacén.

- Protección de ventanas.

- Seguridad de las puertas de acceso.

- Etiquetado de llaves y relación de quien las tiene.

- Sistemas de alarma.

- Alumbrado nocturno del recinto vallado.

- Vigilancia apropiada.

- Barrera y vigilante en grandes almacenes.

 Evitar accidentes fortuitos, con la eliminación de malezas en el recinto vallado.

 Impedir la existencia de productos y envases combustibles cercanos a la parte externa del almacén, tales como palets, envases de cartón o madera, sacos de papel, etc.

Seguridad interior

• Es recomendable que los almacenes sean de una sola planta. • El almacén estará construido con materiales no combustibles

y aislantes que protejan de la humedad y eviten las temperaturas extremas.

• Estarán dotados de ventilación suficiente, con salida al exterior.

• La ventilación en ningún caso dará a patios o galerías de servicios interiores.

• En caso necesario, se recurrirá a la ventilación forzada.

• Siempre estarán separados, con pared de obra, de viviendas u otros locales habitados; por ello, las oficinas estarán separadas, aisladas y preferentemente con acceso independiente del almacén.

• La iluminación será tal que permita realizar trabajos adecuadamente, tales como:

- Carga y descarga.

- Inspección de los productos almacenados. - Lectura de las etiquetas de los plaguicidas.

• La instalación eléctrica se ajustará a la normativa específica para este tipo de locales.

• Las luminarias deben estar sobre pasillos y zonas de tránsito. • El suelo será impermeable, para evitar filtraciones en caso de

vertidos, y de fácil limpieza.

• Para evitar la salida al exterior de derrames de plaguicidas o en caso de incendio, del agua contaminada, es obligatorio un sumidero estanco o cubeto, el cual puede estar constituido por el propio recinto mediante rampas en los accesos de entrada.

(11)

• El almacén debe contar con salidas de emergencia de forma que cualquier punto del almacén no esté a más de 25 metros de una salida al exterior.

• Las puertas abrirán hacia fuera, serán cortafuegos y de fácil manipulación desde el interior, adaptadas a la normativa vigente sobre incendios.

- Serán de acceso y apertura fácil.

- Permanecerán libres de obstáculos en todo momento, tanto por su parte interior como exterior.

- Estarán claramente señalizadas.

- Hay que elaborar un plan de actuación ante accidentes por vertidos, derrames,…

Prevención de incendios.

Por su composición química, algunos plaguicidas son inflamables, a lo que se une el posible riesgo de incendio por los propios envases que los contienen.

Para prevenir el riesgo de incendio, es conveniente que exista un plan de actuación claro y conocido por todo el personal.

Las medidas a establecer son del tipo de: • Carteles de prohibición de:

- Fumar. - Hacer fuego.

- Equipos calefactores de llama abierta.

- Uso del almacén como garaje de vehículos de motor. - Paso a personas no autorizadas.

• Carteles de señalización de:

- Medios de extinción y protección, tales como: bocas de agua, extintores, mascarillas.

- Áreas de concentración de personal (punto de reunión) en caso necesario para grandes almacenes.

Todos estos medios de extinción y protección estarán ubicados en las zonas de salida del almacén.

(12)

Los productos deben estar almacenados adecuadamente; los envases y el material auxiliar combustible, deben estar almacenados fuera del local, en lugar específico para ello.

Los pasillos deben permanecer libres de obstáculos en todo momento.

Periódicamente, hay que revisar y comprobar que todos los medios de detección, protección y extinción de incendios estén en buen uso, llevando un registro de tales comprobaciones. Al menos, las revisiones anuales deben ser realizadas por una empresa autorizada (RD 1942/1993, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios).

Disponer de un listado de teléfonos de urgencia (bomberos, policía, ayuda médica) en lugares estratégicos como muestra el ejemplo:

EMERGEN CIA

EMERGEN CIA 112112

EMERGEN CIA SAN ITAR IA

EMERGEN CIA SAN ITAR IA 061061 AMBULATO RIO AMBULATO RIO AMBULANC IA AMBULANC IA INST. NA C. DE INST. NA C. DE TOXIC OLOG ÍA

TOXIC OLOG ÍA 915.620.420 915.620.420 BOMBER OS p rovinc ia BOMBER OS p rovinc ia Capita l Capita l 085 085 080 080 INFOCA INFOCA 085 / 900850500085 / 900850500 POLIC IA L OCAL POLIC IA L OCAL 092092

POLIC IA NAC IONAL

POLIC IA NAC IONAL 091091

GUARD IA C IV IL

GUARD IA C IV IL 062062

PROTECC IÓN C IVIL

PROTECC IÓN C IVIL 954.234.040 954.234.040

Disponer de un plano del local para uso de los bomberos, donde estén señalizados la ubicación y el tipo de cada uno de los productos almacenados.

Hay que destacar que los plaguicidas inflamables deberán estar almacenados separados de los demás productos, y en local adecuado al volumen y al riesgo de inflamación de los mismos, ajustándose siempre a

la normativa Orden Ministerial 18/7/91, sobre el almacenamiento de

líquidos inflamables y combustibles, específica para este tipo de productos.

Así, en unos casos se tendrá que disponer de un armario, y en otros, de un local separado, con medios de extinción y cierre de puertas automáticos

(13)

Veamos a continuación algunas medidas de prevención que deben adoptarse cuando se trabaja con estos productos.

 Los fitosanitarios nunca deben almacenarse en viviendas, deben almacenarse en locales o recintos con buena ventilación, destinados exclusivamente a este fin. En estos locales no deben almacenarse,

bajo ningún concepto, ropas ni alimentos, tanto si son para el consumo humano como para el consumo de animales.

 Estos almacenes deberán ser lugares cubiertos, seguros, limpios y ordenados y estar cerrados con llave, para evitar que los productos sean

manipulados por personas no preparadas. Además, se colocará en la puerta un cartel que avise del peligro.

 Los plaguicidas deben conservarse en su envase original y en ningún caso se pasarán a recipientes que hayan contenido bebidas o alimentos y que puedan ser confundidos por otras personas.

 Mantener los envases bien cerrados.  No fumar en el almacén.

 Los herbicidas deben conservarse separados de los demás fitosanitarios. Además, los productos sólidos se separarán de los líquidos y los inflamables del resto. Se recomienda tomar precauciones especiales con los productos marcados “tóxicos” o “muy tóxico”.  Muchos de los pesticidas son inflamables, por lo que

(14)

evitar su proximidad a llamas o fuentes de calor.  No deben mezclarse productos de distintas marcas.

 Las pequeñas cantidades sobrantes no se tirarán a la basura; deben ser devueltas al proveedor quien las destruirá de forma controlada.

 Los envases se deben almacenar verticalmente y se debe limitar la altura de las pilas, para evitar desperfectos por aplastamiento.

 Los envases no deben ser almacenados directamente en el suelo, sino preferiblemente sobre plataformas, o estibas, y apartados de las paredes para permitir su ventilación.

 Almacenar de forma ordenada y evitando que estos caduquen.

4.4.3. Manipulación de los plaguicidas en el almacén.

En el almacenamiento y la manipulación de plaguicidas se recomienda la formación de bloques de mercancías dejando pasillos de al menos 1 metro entre los mismos, lo que facilitará todo tipo de trabajos.

Se debe realizar previamente el diseño de la disposición de los bloques para la adecuada distribución de luminarios, rociadores etc.

• Los pasillos de servicio serán de 2,5 metros.

• La distancia mínima de las pilas al techo será de 1 metro. Además de lo dicho, se limitará la altura del apilado para así evitar el deterioro de los envases situados en la parte inferior.

El uso de estantes es muy adecuado para este tipo de mercancías. Para la formación de bloques, convenientemente rotulados, y su separación en el almacén, se atenderá a tres criterios:

(15)

1) Por los riesgos que suponen los productos:

• Inflamables: separados de otros productos no inflamables, mediante barreras: soluciones acuosas, corta-fuegos, etc. • Oxidantes: separados de materiales corrosivos y del resto.

• De combustión espontánea: estarán en el almacén aislado del resto, con su correspondiente equipo de prevención de incendios.

2) Por su toxicidad:

• Muy tóxicos, que se almacenarán en local independiente y con ventilación forzada.

• Tóxicos. • Nocivos.

3) Por su utilización se separarán entre sí los: • Herbicidas hormonales.

• Otros plaguicidas.

• Raticidas (en este caso concreto, es conveniente almacenar los cebos contra roedores separados de los demás productos, para evitar la impregnación de olores).

Almacén auxiliar de envases.- Hay que recordar que los palets, cajas de cartón, sacos y demás materiales auxiliares de envasado que sean combustibles deben estar en un área específica y fuera del almacén destinado a plaguicidas.

Higiene y protección personal

Se debe disponer en el almacén de los medios necesarios para la recogida de los posibles derrames de plaguicidas, tanto si son líquidos (adsorción con sepiolita, arena u otro material adsorbente) como si son sólidos (aspiración del producto).

(16)

El almacén debe contar con los correspondientes servicios de ducha de emergencia y lava-ojos dentro del almacén, para eliminación rápida de salpicaduras de plaguicidas.

Ducha lavaojos y lavaojos manual

Además, dispondrá de los correspondientes servicios higiénicos (lavabos, duchas, inodoros) y roperos en una zona contigua al almacén, siendo obligatorio el aseo personal al terminar la jornada.

Es obligatoria la existencia de botiquín de primeros auxilios. 4.4.4. Incompatibilidad entre productos químicos.

A la hora de realizar un correcto almacenamiento de los fitosanitarios hay que tener en cuenta una serie de precauciones ante las posibles interacciones que pueden producirse entre ellos. Además algunos productos químicos pueden reaccionar violentamente, bien con el oxigeno, como son los hidruros o que reaccionen violentamente con el agua, como ocurre con los ácidos fuertes anhidros.

A continuación se recogen en la siguiente tabla las principales incompatibilidades:

Dificultades para establecer incompatibilidades

• La falta de información sobre los riesgos concretos de cada producto.

• La falta de información sobre las interacciones entre productos.

• Las clasificaciones existentes no tienen en cuenta el parámetro de incompatibilidad. Así, tanto la

normativa de Clasificación, Envasado y Etiquetado de sustancias y preparados como el ADR

establecen un grupo de productos corrosivos, donde se engloban ácidos y bases, oxidantes y

reductores, con elevada reactividad mutua.

• Las ITC (instrucciones técnicas complementarias) que desarrollan el Reglamento APQ (almacenamiento de productos químicos) establecen que no podrán

(17)

cúales.

• El ADR sí establece grupos de compatibilidad, pero orientados al transporte.

Criterios de partida • Clasificación básica:

- Productos inflamables, oxidantes, reductores, ácidos fuertes y bases fuertes, que presentan como

riesgo principal violentas reacciones fuertemente exotérmicas o explosivas en contacto con

productos incompatibles.

- Productos reactivos con el agua, que además de reacciones violentas pueden liberar productos

tóxicos y dificultar las labores de extinción ante un incendio. - Productos tóxicos, que requieren zonas bien ventiladas. - Productos peroxidables, que pueden formar peróxidos inestables requiriendo ambientes frescos y

oscuros.

- Productos pirofóricos, que pueden entrar en combustión en contacto con el aire o el agua.

- Gases en botellas y botellones, que presentan el riesgo derivado de su elevada energía cinética al

estar comprimidos en un recipiente.

• Prioridades cuando un producto pertenece a más de un grupo de los señalados:

- Inflamabilidad, ya que el incendio es el accidente de mayor gravedad y mayor probabilidad.

- Incompatibilidad con el agua, dado que es el agente extintor más adecuado y efectivo, a la vez que abundante y económico.

Propuesta de clasificación en base a los criterios señalados

• Inflamables compatibles con el agua. • Inflamables incompatibles con el agua. • No inflamables compatibles con el agua. • No inflamables incompatibles con el agua.

• Productos inestables a temperaturas superiores a las ambientales.

• Productos inestables o muy volátiles a temperatura ambiente que necesitan un ambiente refrigerado. • Pirofóricos.

• Gases comprimidos, licuados o disueltos contenidos en botellas y botellones.

Incompatibilidades básicas

• Ácidos con bases.

• Ácidos fuertes con ácidos débiles que desprendan gases tóxicos.

• Oxidantes con reductores.

• Agua con amidas, boranos, anhídridos, carburos, triclorosilanos, haluros, haluros de ácido, hidruros, isocianatos, metales alcalinos, peróxido de fósforo y reactivos de Grignard.

(18)

Sustancias incompatibles de elevada afinidad

Oxidantes con: materiales inflamables, carburos, nitruros,

hidruros, sulfuros, alquimetales, aluminio, magnesio y circonio en polvo.

Reductores con: nitratos, halogenatos, óxidos, peróxidos,

flúor.

Ácidos fuertes con: bases fuertes.

Ácido sulfúrico con: azúcar, celulosa, ácido perclórico,

permanganato potásico, cloratos, sulfocianuros. Compuestos

que reaccionan fuertemente con el agua

• Ácidos fuertes anhidros. • Alquimetales y metaloides. • Amiduros. • Anhídridos. • Carburos. • Flúor. • Halogenuros de ácido. • Halogenuros de acilo.

• Halogenuros inorgánicos anhídridos (excepto alcalinos). • Hidróxidos alcalinos. • Hidruros. • Imiduros. • Metales alcalinos. • Óxidos alcalinos. • Peróxidos inorgánicos. • Fosfuros. • Siliciuros. Compuestos que reaccionan violentamente con el aire o el oxígeno (inflamación espontánea) • Alquilmetales y metaloides. • Arsinas. • Boranos. • Hidruros. • Metales carbonilados. • Metales finamente divididos. • Nitruros alcalinos. • Fosfinas. • Fósforo blanco. • Fosfuros. • Silenos. • Siliciuros.

La adicción de ácidos a efectos de reducir el pH de un medio o simplemente para la limpieza, debe realizarse conociendo previamente si existe incompatibilidad entre los componentes del medio y el ácido adicionado. En la siguiente tabla se relacionan una serie de ejemplos de reacciones peligrosas.

(19)

Ácido sulfúrico • Ácido fórmico • Ácido oxálico • Alcohol etílico • Bromuro sódico • Cianuro sódico • Sulfocianuro sódico • Ioduro de hidrógeno Monóxido de carbono • Monóxido de carbono • Etano • Bromo y dióxido de azufre • Monóxido de carbono • Sulfuro de carbonilo • Sulfuro de hidrógeno

Ácido nítrico Algunos metales Dióxido de azufre

Reacciones peligrosas de los ácidos Ácido clorhídrico Algunos metales • Sulfuros • Hipocloritos • Cianuros • Dióxido de nitrógeno • Sulfuro de hidrógeno • Cloro • Cianuro de hidrógeno

Hay que cumplir todas las recomendaciones que establezca el fabricante en cuanto a las incompatibilidades que presente el producto, información que podemos extraer de la Ficha de Datos de Seguridad del producto o de la etiqueta de mismo.

4.5. Resumen.

El uso de fitosanitarios puede llevar aparejados una serie de riesgos para el personal que manipula con ellos, siempre y cuando no conozca los peligros relativos a éstos, o las normas para su manejo seguro. Los riesgos también existen en aquellos casos en que los usuarios desconocen las reglamentaciones y las medidas relativas a su almacenamiento y manejo.

El transporte ha de hacerse separando los productos del resto de las personas, animales y de cualquier otra mercancía, y no se realizará en el habitáculo del vehículo. Es importante mantener el vehículo cerrado, impidiendo el acceso al mismo. En caso de derrame accidental se pondrán en marchas las recomendaciones establecidas.

El almacenamiento de los productos fitosanitarios se realizará en locales dedicados exclusivamente a esta actividad estando suficientemente ventilados. Permanecerán cerrados el acceso a los mismos. Los envases en los que se mantendrán los productos serán siempre los originales, y su apilado se realizará racionalmente, respetando las incompatibilidades.

Figure

Actualización...

Referencias