DICOTILEDÓNEAS Libros Rojos Otros

Texto completo

(1)

90

ANGIOSPERMAS Estado de Conservación

DICOTILEDÓNEAS Libros Rojos Otros

Or FV Familia Nombre científico Nombre común Distribución Chile IV IV

N H Labiatae Kurzamra pulchella III a IV

E F Labiatae Sphacele algue, lahuén IV a X

chamaedryoides

E T Lauraceae Cryptocarya alba peumo IV a IX, R.M. E S Linaceae Linum ramosissimum huilli, cebollín IV

E S Malesherbia Malesherbia linearifolia IV a VI, R.M.

N T Mimosaceae Prosopis chilensis algarrobo III a VI, R.M. V N F Mimosaceae Prosopis strombulifera mastuerzo I, III a VI V E T Monimiaceae Peumus boldus boldo IV a X, R.M.

N T Myrtaceae Luma apiculata Arrayán rojo IV a XI, R.M.

E T Myrtaceae Luma chequen chequén IV a X, R.M.

E T Myrtaceae Myrceugenia petrillo IV a VII R

correifolia

N T Myrtaceae Myrceugenia exsucca petra IV a XI, R.M. E T Myrtaceae Myrceugenia obtusa rarán IV a IX

E F Myrtaceae Myrceugenia rufa arrayán de hoja roja IV a V R

E F Myrtaceae Myrcianthes lucumillo IV P

coquimbensis

E F Oleaceae Menodora linoides linacillo IV R

E F Papilionaceae Anarthrophyllum X IV a VII, R.M. cumingii

E F Papilionaceae Errazurizia II a IV

multifoliolata

N T Papilionaceae Geoffroea decorticans chañar I a IV E T Papilionaceae Sophora macrocarpa mayú IV a IX, R.M.

N F Passifloraceae Passiflora flor de la pasión IV a V R R pinnatistipula

E H Phytolaccaceae Anisomeria coriacea IV a VII, R.M.

E H Piperaceae Peperomia IV

coquimbensis

E H Piperaceae Peperomia doellii II a IV

N H Piperaceae Peperomia IV a V, X, JF

fernandeziana

E H Piperaceae Peperomia IV, X a XI

nummularioides N S Polygalaceae Monnina linearifolia N S Polygalaceae Monnina pterocarpa

N A Portulacaceae Cistanthe salsoloides I a IV

N T Proteaceae Lomatia dentata avellanito IV a X V

N T Proteaceae Lomatia hirsuta radal IV a X, R.M. P

N FC Rhamnaceae Discaria nana IV a IX, R.M.

E T Rosaceae Kageneckia pulpica IV a VII, R.M. V

(2)

91

Referencias de tabla

Libros Rojos

1a) Benoit, I.L. (Ed) 1989. Libro rojo de la flora terrestre de Chile. Ministerio de Agricultura, Corporación Nacional Forestal, Santiago 1b) Espinoza, G., P. Pisani, J. Leal, L. Contreras,

R. Abeliuk, B. Richards, R. Pérez, R. Escobar & C. Soto. 1994. Manual de evaluación de impacto ambiental. Conceptos y antecedentes básicos. Comisión Nacional del Medio Ambiente, Santiago. 1c) Muñoz, M., H. Nuñez, J. Yañez (Eds.) 1996. Libro rojo de los sitios prioritarios para la conservación de la diversidad biológica en Chile. Ministerio de Agricultura, Corporación Nacional Forestal, Santiago. 203 pp.

ANGIOSPERMAS Estado de Conservación

DICOTILEDÓNEAS Libros Rojos Otros

Or FV Familia Nombre científico Nombre común Distribución Chile IV IV E T Rosaceae Kageneckia oblonga boyén IV a VIII, R.M.

E T Rosaceae Quillaja saponaria quilla IV a IX, R.M. V

N E N A E E E E E E N E E E E E E E N N E E E N E E N E E H H F F T F A H F H H F A A A H A H SC SC A F F T A F T F FT Rubuiaceae Rubuiaceae Sapindaceae Sapindaceae Sapotaceae Saxifragaceae Scrophulariaceae Scrophulariaceae Scrophulariaceae Scrophulariaceae Solanaceae Solanaceae Solanaceae Solanaceae Solanaceae Solanaceae Solanaceae Tropaeolaceae Umbelliferae Umbelliferae Valerianaceae Verbenaceae Verbenaceae Verbenaceae Vivianiaceae Vivianiaceae Winteraceae Zygophyllaceae Zygophyllaceae Cruckshanksia macrantha Cruckshanksia montiana Bridgesia incisifolia Dodonea viscosa Pouteria splendens Ribes trilobum Bartsia chilensis Calceolaria picta Monttea chilensis Ourisia elegans Jaborosa caulescens Phrodus microphyllus Schizanthus candidus Schizanthus integrifolius Schizanthus parvulus Solanum albiflorum Solanum gaudichaudii Tropaeolum jilesii Azorella madreporica Laretia acaulis Valeriana aequiloba Acantholippia trifida Lippia fragrans Rhaphithamnus spinosus Araeoandra tenuicaulis Viviania crenata Drimys winteri Bulnesia chilensis Porlieria chilensis

rositas del desierto rositas del desierto rumpiato lúcumo parrilla, mahul uvillo yerba de la postema yareta llaretilla arrayán macho cenelo bulnesia guayacán III a IV III a IV II a V, R.M. III a IV IV a V IV-V, VII-IX, R.M. IV a V IV II, IV a V IV, VIII a X I a V, VIII, R.M. III a IV III a IV III a IV IV IV IV IV a V III a VII, R.M. III a VII IV IV II a IV IV a XI, R.M. IV IV a VI, R.M. IV a XI, R.M. III a IV IV a VI, R.M. V V V V

(3)

92

Otras contribuciones

(2) Squeo, F.A. 2000. Actualización de la flora nativa clasificada en categoría de conservación para la Región de Coquimbo. Informe de Avance 2. Proyecto CONAF/ Universidad de La Serena.

(3) Ravenna, P., S. Teillier, J. Macaya, R. Rodríguez & O. Zöllner. 1998. Categorías de conservación de las plantas bulbosas nativas de Chile. Boletín del Museo de Historia Natural 47: 47-68

(4) Belmonte, E., L. Faúndez, J. Flores, A. Hoffmann, M. Muñoz & S. Teillier. 1998. Categorías de conservación de cactáceas nativas de Chile. Boletín del Museo de Historia Natural 47: 69-89.

REGIONES Y SUB-REGIONES FORMACIONES VEGETACIONALES %

1. REGION DEL DESIERTO 13,1 %

1.1 Sub-Región del Desierto Costero 1.1.1 Desierto Costero de Huasco 2,8 % 1.2 Sub-Región del Desierto Florido 1.2.1 Desierto Florido de Las Serranías 10,3 %

2. REGION DE LA ESTEPA ALTO-ANDINA 40,6 %

2.1.1 Estepa Alto-andina de la Cordillera 18,4 % de Doña Ana

2.1.2 Matorral Pre-andino de la Cordillera 10,4 % 2.1 Sub-Región de Los Andes de Coquimbo

Mediterráneos 2.1.3 Matorral Esclerófilo Andino 6,8 %

2.1.4 Estepa Alto-andina de la Cordillera 5,0 % de Santiago

3. REGION DEL MATORRAL Y DEL BOSQUE ESCLEROFILO 45,1 %

3.1.1 Matorral Estepario Costero 11,7 %

3.1 Sub-Región del Matorral 3.1.2 Matorral Estepario del Interior 19,0 %

Estepario 3.1.3 Matorral Estepario Boscoso 6,0 %

3.1.4 Matorral Estepario Arborescente 4,4 % 3.2 Sub-Región del Matorral y del 3.2.1 Matorral Espinoso de las Serranías 4 , 0 % Bosque Espinoso

Altas Cumbres sin Vegetación 1,2 %

Modificada de Gajardo (1993)

( 5 ) B a e z a , M . , E . B a r r e r a , J . F l o r e s , C . Ramírez & R. Rodríguez. 1998. Categorías de conservación de Pteridophyta nativas de Chile. Boletín del Museo de Historia Natural 47: 23-46

* Las especies en que no aparece el estado de conservación están actualmente en revisión. Origen y Clasificación de la Flora Regional Según el sistema de clasificación de la vegetación nativa chilena propuesto por Gajardo (1993), en la IV Región es posible distinguir tres principales regiones vegetacionales o Ecoregiones, cada una de ellas está constituida por diferentes Subregiones, y estas a su vez están formadas por Formaciones vegetacionales (Tabla 18). Tabla 18. Clasificación de la vegetación natural de la IV Región de Coquimbo. (% indica el porcentaje aproximado de la superficie regional ocupado por cada Ecoregión y Formación vegetacional).

(4)

93

Cada Ecoregión presenta características que le

son propias, tanto por las especies vegetales que la componen, como por la diversidad de formas de vida vegetal que albergan, es por ello que para cada Ecoregión se entrega una descripción sucinta, basada principalmente en la Clasificación Natural de Chile propuesta por Gajardo en 1993.

La Ecoregión del Desierto: se extiende desde la I Región hasta las cercanías del Río Elqui en la IV Región y esta compuesta por cuatro Subregiones; el Desierto Absoluto y el Desierto Andino, ambos distribuidos hasta la III Región, y el Desierto Florido y Desierto Costero que abarcan hasta la IV Región, en donde una pequeña porción de su vegetación característica se encuentra representada en las tierras de baja altitud del extremo norte de la Región.

La Subregión del Desierto Costero se extiende a lo largo de las laderas costeras de la Cordillera de la Costa, desde el nivel del mar hasta cerca de 1500 metros de altitud. Las formas de vida características son los arbustos leñosos, espinosos, cactáceas y suculentas (Figura 25). E l d e s a r r o l l o v e g e t a l e s t a d e t e r m i n a d o principalmente por los aportes de la precipitación invernal, los que son escasos y altamente variables en el tiempo, como por el aporte relacionado con la influencia que ejerce la neblina costera, especialmente en zonas donde la Cordillera de la Costa supera los 600 metros de altura. Este último carácter, ha favorecido el d e s a r r o l l o d e c o m u n i d a d e s v e g e t a l e s d e marcada insularidad, especialmente en sectores costeros del Norte de Chile (e.g., Paposo en la II Región, Parque Nacional Pan de Azúcar en la III Región) en las que el aporte de agua y h u m e d a d a t r a v é s d e l a n e b l i n a c o s t e r a ( c a m a c h a c a ) f a v o r e c e e l d e s a r r o l l o d e comunidades con una diversidad vegetal mayor a la esperada para un área de desierto, y con un notable grado de endemismo.

FIGURA 25

En la IV Región el Desierto Costero se encuentra representado sólo por la Formación Vegetal del Desierto Costero de Huasco, la que a nivel regional tiene una baja representación, y se encuentra distribuida casi exclusivamente en la comuna de La Higuera (ca. del 82% de la formación), con una pequeña intrusión en la zona interior de la comuna de La Serena (Figura 24). Lo interesante de la formación es su carácter ecotonal, esto es debido a que reúne especies típicas del desierto por constituir el límite sur de su distribución en Chile y además incluye especies de zonas más húmedas, las que aquí inician su rango de distribución. Esto genera una alta diversidad de formas de vida y especies vegetales, siendo algunas de las más características el palo negro (Heliotrophium s t e n o p h y l l u m ) , c h u r c o ( O x a l i s g i g a n t e a ) , chamiza (Bahia ambrosioides), tunilla (Opuntia miquelii), pichanilla (Guterrezia resinosa), rabo de zorro (Ophryosporus triangularis), terciopelo (Argylia radiata), oreja de zorro (Aristolochia chilensis), amancay (Balbisia peduncularis), copao (Eulychnia acida).

La Subregión del Desierto Florido se extiende desde el Valle del Río Copiapó hasta el sur de La Serena, siendo destacable su carácter esporádico, ya que dicha formación sólo se desarrolla después de años de precipitaciones inusualmente abundantes, ligadas principalmente a eventos EL

(5)

94

NIÑO. De este modo, en años en que la

precipitación es abundante ocurre la “explosión” vegetal conocida como Desierto Florido, que presenta su máximo esplendor en las zonas de las llanuras arenosas entre Vallenar y Copiapó (Formación Vegetal del Desierto Florido de Los Llanos, especialmente en los Llanos de Challe). En la IV Región, parte de esta vegetación es posible encontrarla en la Formación del Desierto Florido de Las Serranías (Figura 26), ampliamente distribuido en las tierras interiores de la porción norte de la Región, extendiéndose hasta las proximidades de la ciudad de Vicuña. T a n p e c u l i a r f o r m a c i ó n a l b e r g a u n a sorprendentemente y esporádica diversidad f l o r í s t i c a e n á r e a s d e m a t o r r a l e s . Desgraciadamente y como ha ocurrido en otras áreas de Chile, las áreas de matorrales han estado históricamente sometidas a una fuerte intervención humana, especialmente por sobrepastoreo caprino y extracción vegetal con fines dendroenergéticos. Un nuevo factor que perjudica el desarrollo vegetal de esta Subregión lo constituye el corte de las flores, ya que tras esta actitud reside un elemento de alteración inusitado, ya que toda la belleza y diversidad de plantas observables en el Desierto Florido depende de las semillas que se encuentran albergadas en el suelo y de las que se producirán después de la floración, por ello que el corte de éstas impide el posterior desarrollo de semillas, o la dispersión de estas a sitios favorables para su desarrollo.

FIGURA 26

Algunas de las especies características del D e s i e r t o F l o r i d o d e l a s S e r r a n í a s s o n l a a l g a r r o b i l l a ( B a l s a m o c a r p u n b r e v i f o l i u m ) , retamilla (Caesalpinia angulata), coronilla del fraile (Encelia tomentosa), carbonillo (Cordia decandra), chapín (Opuntia ovata), retamo de c e r r o ( B u l n e s i a c h i l e n s i s ) , p a l o n e g r o (Heliotropium stenophyllum), lirios (Alstroemeria spp.), calandrinias (Calandrinia spp.), suspiro (Nolana paradoxa) y añañuca (Hippeastrum ananuca).

La Ecoregión de la Estepa Alto-Andina: Se distribuye a lo largo de los terrenos áridos de la Cordillera de Los Andes desde la I a la VII Región, extendiéndose altitudinalmente h a s t a e l l í m i t e s u p e r i o r d e l a v e g e t a c i ó n v a s c u l a r ( c a . 4 5 0 0 m ) . A l e n c o n t r a r s e inmersa en este fuerte gradiente climático altitudinal, la actividad biológica es afectada p r i n c i p a l m e n t e p o r e l c l i m a y e l r e l i e v e , s i e n d o l a s f o r m a s d e v i d a d o m i n a n t e s l a s p l a n t a s e n c o j í n , l l a m a d a s c o m ú n m e n t e l l a r e t a s , l o s p a s t o s d u r o s o c o i r o n e s , l o s a r b u s t o s b a j o s d e p o c o f o l l a j e o t o l a s y ocasionalmente algunas especies de hierbas anuales.

L a p r e s i ó n a n t r ó p i c a q u e s e h a e j e r c i d o sobre esta Ecoregión a nivel regional es de a n t i g u a d a t a , i n c l u y é n d o s e e l d e s a r r o l l o histórico de la minería y sus efectos sobre l a s u p e r f i c i e o c u p a d a p o r l a v e g e t a c i ó n (alteración del relieve y ecosistemas), aire ( e s p e c i a l m e n t e p o r c o n t a m i n a c i ó n atmosférica y acústica), aguas (alteración d e a g u a s s u p e r f i c i a l e s , s u b t e r r á n e a s , d e c a l i d a d y c a n t i d a d ) , e l d e s a r r o l l o d e l a práctica de la transhumancia, especialmente a sectores andinos (sobre las vegas) y las a c t i v i d a d e s q u e i n c l u y e n l a u t i l i z a c i ó n d e a l g u n a s e s p e c i e s c o n f i n e s e n e r g é t i c o s , comerciales y en menor grado la extracción con fines medicinales.

(6)

95

FIGURA 27

Estos antecedentes deben necesariamente ser analizados, desde la óptica del uso de los recursos vegetales, de cada área geográfica en particular, pensando en las consideraciones de uso futuro para cada formación en los distintos n i v e l e s q u e i m p o n e l a d i v i s i ó n p o l í t i c o -administrativa regional.

En términos generales la Estepa Alto-Andina comprende a la Subregión del Altiplano y la Puna, restringida a las altiplanicies de la I, II y III R e g i ó n y l a S u b r e g i ó n d e L o s A n d e s Mediterráneos distribuida desde el sur de la III Región hasta la VII Región y se caracteriza por desarrollarse en un relieve marcadamente montañoso y por el régimen de precipitaciones invernal, a diferencia del régimen estival del Altiplano.

Además las formaciones vegetacionales que la componen son y que se encuentran en la IV Región son la Estepa Alto-andina de la Cordillera de Doña Ana, El Matorral Pre-andino de la Cordillera de Coquimbo, el Matorral Esclerófilo Andino y la Estepa Alto-andina de la Cordillera de Santiago, y en total ocupan cerca del 40% d e l a s u p e r f i c i e r e g i o n a l ( T a b l a 1 8 ) . La formación mejor representada en términos de la superficie regional es la Estepa Alto-andina de la Cordillera de Doña Ana, que ocupa un

18% de la superficie regional y corresponde a una formación distribuida en las áreas de mayor altitud de Los Andes, desde el sur de la III Región hasta la comuna de Combarbalalá en la IV Región (Tabla 18, Figura 24). A nivel comunal, el 58% de la superficie de la comuna de Vicuña, corresponde a la Estepa Alto-andina de la Cordillera de Doña Ana y coincidentemente, el 58% del la superficie total de la formación se encuentra en dicha comuna. Esto es tremendamente interesante ya que destaca la importancia de dicha formación a ese nivel administrativo, y plantea interrogantes referentes a su uso futuro y el impacto que esto pueda originar.

FIGURA 28

En términos de la diversidad vegetal de la formación (Figura 28), los principales componentes son el coirón amargo (Stipa chrysophylla), llareta (Azorella madreporica), adesmias (Adesmia spp.), malvilla (Cristaria andicola), pichi romero (Fabiana imbricata), pingopingo (Ephedra andina), quinchamali (Gayophytum humile), paquial (Oxychloe andina) y el coirón de vega (Patosia andina) junto con junquillo (Juncus balticus), que son las especies que forman las vegas; comunidades en las que debido a su alto valor forrajero ocurren la veranadas, que consisten en la alimentación en verano del ganado con pastos de la alta cordillera, ya que la vegetación forrajera de las tierras bajas se encuentra seca producto del calor y falta de agua. El traslado de los animales desde las tierras bajas hacia la zona cordillerana ha generado la actividad económica de la transhumancia.

(7)

96

La Formación del Matorral Pre-andino de la

Cordillera de Coquimbo, se ubica en una posición intermedia entre la Estepa de la Cordillera de Doña Ana, el Matorral Estepario Interior y en su porción más meridional con el Matorral Andino Esclerófilo.

A pesar de tener una baja representación en la superficie regional (10,4%), concentrándose e n l a c o m u n a d e M o n t e P a t r i a l a m a y o r superficie de la formación (42%), seguido por l a c o m u n a d e R í o H u r t a d o ( 1 9 % ) . L a s principales especies vegetales presentes en e s t a f o r m a c i ó n s o n a r b u s t o s b a j o s y matorrales, como el pichi romero (Fabiana i m b r i c a t a ) , p i n g o p i n g o ( E p h e d r a a n d i n a ) , a d e s m i a s ( A d e s m i a s p p . ) , c o i r ó n ( S t i p a p o g o n a t h e r a ) , c h u q u i r a g a ( C h u q u i r a g a oppositifolia), chilquila (Baccharis confertifolia). L a F o r m a c i ó n V e g e t a l d e l M a t o r r a l Esclerófilo Andino, se distribuye desde las cercanías de Combarbalá en la IV Región hasta los alrededores de San Fernando en la VI Región (Figura 24). Esta formación tiene una representación a nivel regional cercana al 7% (Tabla 18), encontrándose restringida principalmente a las comunas de Salamanca, I l l a p e l , C o m b a r b a l á y c o n u n a m e n o r r e p r e s e n t a c i ó n a l a c o m u n a d e C a n e l a . M u c h a s d e l a s e s p e c i e s v e g e t a l e s q u e l a c o m p o n e n s o n c o m u n e s c o n o t r a s formaciones de la Ecoregión contándose con el frangel (Kageneckia angustifolia), guindillo ( G u i n d i l i a t r i n e r v i s ) , h i e r b a d e l c h i v a t o ( H a p l o p p a p u s c a n e s c e n s ) , r o m e r i l l o ( B a c c h a r i s l i n e a r i s ) , c h a g u a l ( P u y a bertoriana), maitén (Maytenus boaria), quillay (Quillaja saponaria), pichi romero (Fabiana imbricata), pingopingo (Ephedra andina), y en la porción de mayor altitud la chuquiraga (Chuquiraga oppositifolia) y llareta (Azorella m a d r e p o r i c a ) , c o m o s u s c o m p o n e n t e s vegetacionales más conspicuos.

Finalmente, la Estepa Alto-andina de la Cordillera de Santiago al igual que el Matorral Esclerófilo Andino comienza su distribución en la porción sur de la IV Región, esto genera que varias especies vegetales propias de otras formaciones están incluidas en ellas, así como especies vegetacionales de condiciones más mésicas. Respecto de la representación a nivel regional, es interesante destacar que el 53% de la Estepa de la Cordillera de Santiago y cerca del 60% del Matorral Esclerofilo Andino, se encuentra en la comuna de Salamanca y una buena parte en Illapel, comunas del sur de la Región. En todo su rango, la formación vegetal de la Cordillera de Santiago recorre la porción de la alta cordillera hasta el límite superior de la vegetación vascular, y entre las principales especies que en ella se encuentran se incluye la llareta (Azorella madreporica) y la llaretilla (Laretia acaulis), neneo (Mulinum spinosum), chuquiraga (Chuquiraga oppositifolia), guindillo (Guindilia trinervis), coirón amargo (Stipa chrysophylla), adesmia (Adesmia gayana), coirón (Festuca acanthophylla), junquillo (Juncus balticus), coirón de vega (Patosia clandestina) y paquial (Oxychloe andina).

La Ecoregión del Matorral y del Bosque Esclerófilo: Es una región ecológica propia d e l a z o n a c e n t r a l d e C h i l e , y c o m o consecuencia de su distribución a través del clima de tipo mediterráneo, alberga formas de v i d a q u e v a n d e s d e l o s a r b u s t o s b a j o s xerófitos y suculentas propios de zonas más s e c a s , h a s t a e l p r e d o m i n i o d e á r b o l e s y arbustos esclerófilos en las porciones más h ú m e d a s . E n C h i l e , l o s g r a n d e s n ú c l e o s poblados se encuentran distribuidos en la z o n a c e n t r a l , d e b i d o p r i n c i p a l m e n t e a l o benévolo del clima y a las características del relieve, que permiten el desarrollo extensivo d e l a a g r i c u l t u r a . L a p r e s e n c i a d e e s t o s asentamientos humanos, la elevada población

(8)

97

que albergan y las actividades ligadas han

generado históricamente una alteración a la vegetación original del matorral, lo que ha g e n e r a d o q u e l a s a c t u a l e s c o m u n i d a d e s v e g e t a l e s s e e n c u e n t r e n f u e r t e m e n t e modificadas, a tal punto que hoy en día se p r e s e n t a u n c o m p l e j o m o s a i c o d e comunidades vegetales naturales y artificiales. En La IV Región de Chile, la Ecoregión de los Matorrales y Bosque Esclerófilo es la más extensa y ampliamente distribuida, ocupa el 45% de la superficie regional (Tabla 18) y coincidentemente con lo que ocurre en el resto del país, en ella se encuentran los principales c e n t r o s u r b a n o s ( C o q u i m b o , L a S e r e n a , O v a l l e , I l l a p e l ) , l o q u e h a f a v o r e c i d o e l deterioro de la Ecoregión en vías que van desde el cambio en el uso del suelo, laboreo de la tierra con desmonte de la vegetación, manejo inadecuado del ganado y explotación p o r s o b r e p a s t o r e o , e x t r a c c i ó n c o n f i n e s dendroenergéticos de la vegetación arbórea y arbustiva original.

De acuerdo a la forma de vida dominante es p o s i b l e d i s t i n g u i r t r e s S u b r e g i o n e s ; l a S u b r e g i ó n d e l M a t o r r a l E s t e p a r i o , l a Subregión del Matorral y del Bosque Espinoso y la Subregión del Bosque Esclerófilo, esta última ausente en la IV Región ya que es m á s t í p i c a d e l a z o n a c e n t r o - s u r d e l p a í s (Tabla 18).

La Subregión del Matorral Estepario es sin d u d a l a m á s i m p o r t a n t e d e l a E c o r e g i ó n . Ubicada en una zona de mayor influencia de la precipitación invernal, las que a pesar de su escasez e irregularidad generan un medio c o n m a y o r d e s a r r o l l o v e g e t a l , s i e n d o l o s a r b u s t o b a j o s d e h o j a s d u r a s , a m e n u d o espinosos las formas de vida dominantes. C l i m á t i c a m e n t e e n l a s z o n a s c o s t e r a s e s destacado el efecto de la influencia marina,

m i e n t r a s q u e e n l a s á r e a s c o n t i n e n t a l e s presencia de ríos y cursos menores de agua. Las cuatro formaciones vegetacionales del Matorral Estepario son el Matorral Estepario Costero, Matorral Estapario Interior, Matorral E s t e p a r i o B o s c o s o y M a t o r r a l E s t e p a r i o Arborescente.

L a F o r m a c i ó n d e l M a t o r r a l E s t e p a r i o Costero alberga los grandes centros urbanos regionales de Coquimbo y La Serena con una población estimada de 250.000 habitantes. Un análisis de la representatividad de cada formación muestra que cerca del 99,5 % de l a s u p e r f i c i e d e l a c o m u n a d e C o q u i m b o corresponde al Matorral Estepario Costero, el que sostiene una población total cercana a l o s 1 4 3 . 0 0 0 h a b i t a n t e s , c o n u n 8 % correspondiente a población rural (SERPLAC, 1998). En este mismo análisis es interesante destacar que ocho capitales comunales (áreas d e m a y o r c o n c e n t r a c i ó n p o b l a c i o n a l ) s e encuentran en la Formación del Matorral Estepario Interior (Vicuña, Andacollo, Río Hurtado, Ovalle, Monte Patria, Punitaqui, C o m b a r b a l á , I l l a p e l ) l o c u a l r e f l e j a l a importancia relativa que adquiere cada región vegetacional y cada una de sus formaciones c o n s t i t u y e n t e s , e n l a o r g a n i z a c i ó n y planificación del uso de los recursos naturales. La presencia frecuente de neblina costera y la marcada influencia marítima, permiten el desarrollo de las comunidades vegetales que caracterizan al Matorral Costero, ubicadas principalmente sobre terrazas litorales y en las laderas con exposición oceánica de la Cordillera de la Costa. La forma de vida dominante la constituyen los arbustos bajos de hoja duras, aunque en años de precipitaciones inusualmente abundante, ligadas al fenómeno de EL NIÑO, se desarrollo un estrato herbáceo ampliamente distribuida.

(9)

98

FIGURA 29

Algunas especies vegetales características y ampliamente distribuidas en el Matorral Costero son el palhuén (Adesmia microphylla) y la alcaparra (Senna cumingii), especialmente en zonas de sustratos arenosos, el palo negro (Heliotropium stenophyllum) y palo blanco (Fuchsia lycioides) típicamente en terrazas litorales, el lucumillo (Myrcianthes coquimbensis) (Figura 29) y el copao (Eulychnia acida), e s p e c i e s c u y a d i s t r i b u c i ó n e s c a s i exclusivamente en zonas de roqueríos y laderas expuestas directamente al océano. Otras especies importantes de esta formación son la c h a m i z a ( B a h i a a m b r o s i o i d e s ) , i n c i e n s o (Flourensia thurifera), bailahuén (Haplopappus a n g u s t i f o l i u s ) , c h a g u a l ( P u y a c h i l e n s i s ) , guayacán (Porlieria chilensis), huañil (Proustia c u n e i f o l i a ) , c o l a d e r a t ó n ( P l e o c a r p h u s revolutus), suspiro (Nolana paradoxa), pasto largo (Bromus berterianus), copao (Eulychnia acida) y el alfilerillo (Erodium cicutarium), especie introducida en Chile.

L a F o r m a c i ó n v e g e t a c i o n a l d e l M a t o r r a l Estepario Interior se ubica en las zonas de llanos y serranías en la porción interior de la IV Región, l l e g a n d o a t e n e r e n a l g u n a s á r e a s u n a importante intrusión altitudinal, especialmente en las cercanía de Paihuano (Figura 24). Debido a su marcado carácter de continentalidad, las

especies vegetales características son de tipo xeromórfico con arbustos bajos y suculentas. E n t é r m i n o s d e s u r e p r e s e n t a t i v i d a d , corresponde a la formación de mayor superficie (19%), constituyéndose en la primera formación vegetal en importancia biológica (relacionada con los recursos), además con una relevante importancia a nivel político-administrativo. L a s a c t i v i d a d e s h u m a n a s q u e s e h a n desarrollado históricamente en la formación han g e n e r a d o u n a c e n t u a d o d e t e r i o r o d e l a vegetación natural, fundamentalmente por el cambio en el uso del suelo, destinándose extensas para desarrollo habitacional y uso agrícola, introducción de especies vegetales y animales (e.g., ganado), especialmente caprinos y uso de la vegetación con fines energéticos. FIGURA 30

Las especies vegetales se encuentran ocupando diferentes sectores dentro de la formación (Figura 30), siendo característico en laderas de cerros rocosos el incienso (Flourensia thurifera), y el palo negro (Heliotropium stenophyllum), en laderas de exposición ecuatorial el rumpiato (Bridgesia incisaefolia), palhuén (Adesmia microphylla), carbonillo (Cordia decandra) y las cactáceas illave (Trichocereus coquimbana) y chapín (Opuntia ovata). Una mayor distribución tienen las especies típicas del matorral; colliguay (Colliguaja odorifera), el “mítico” litre (Lithraea

(10)

99

caustica) y en menor abundancia el espino

(Acacia caven), algarrobo (Prosopis chilensis) y huingán (Shinus polygamus).

En zonas de planicies y áreas de cultivo abandonadas son comunes la pichanilla (Guterrezia resinosa), el pasto salado (Atriplex semibaccata), la cola de ratón (Pleocarphus revolutus) y la brea (Pluchea absinthioides), esta última especie es una maleza de amplia distribución en Chile, siendo encontrada en sectores de cultivo, zonas de ocupación humana, al borde de caminos y en diversas formaciones vegetales, incluidas las de la Ecoregión del Desierto. Las especies herbáceas incluyen principalmente al alfilerillo (Erodium moschatum y Erodium cicutarium).

La Formación del Matorral Estepario Boscoso corresponde a una formación vegetal costera, en la cual se desarrolla un matorral heterogéneo con una cubierta de hierbas anuales. En cuencas p r o t e g i d a s y l a d e r a s d e e x p o s i c i ó n s u r (caracterizadas por suelos más desarrollados, menor radiación solar y mayor humedad), se encuentran bosques de reducida extensión pero alta riqueza vegetal.

Las especies características de esta formación se encuentran principalmente en terrazas litorales, incluidas el lilén (Azara celastrina), molle (Shinus latifolius), vautro (Baccharis concava), salvia macho (Aristeguietia salvia). En roqueríos cercanos a la costa se encuentran la chamiza (Bahia ambrosioides) y el chagual (Puya chilensis). En lechos de ríos y quebradas es típico el litre (Lithraea caustica) y el guayacán (Porlieria chilensis), mientras que en zonas de cultivos abandonados es común encontrar al alfilerillo (Erodium cicutarium) y Adesmia (Adesmia tenella). En diversas áreas costeras de la formación es abundante la grama salada (Distichlis spicata), especie considerada maleza, la cual se encuentra ampliamente distribuida en otras Ecoregiones de Chile.

FIGURA 31

Una comunidad de marcada particularidad se presenta en el Parque Nacional Bosque Fray Jorge (Figura 31) y los Altos de Talinay, en donde aún persisten comunidades vegetales relictuales, típicas representantes del Bosque Laurifolio Valdiviano, es decir, las particulares condiciones geológicas y climáticas, que se desarrollan en la cima de los cerros de la Cordillera de La Costa, especialmente el aporte de agua a través de la neblina costera, han permitido la permanencia de especies vegetales que actualmente están restringidas al Sur de Chile.

El Parque Nacional Bosque Fray Jorge fue creado el año 1941 como una estrategia para preservar l o s p a r t i c u l a r e s e c o s i s t e m a s l o c a l e s , posteriormente en 1977 este Parque Nacional fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, lo cual significa que es un patrimonio de la Humanidad, por constituir una zona que alberga ecosistemas únicos en el planeta, los que son necesarios conservar. (véase Plan de Manejo Parque Nacional Bosque Fray Jorge). Actualmente esta formidable comunidad, debido a su alto grado de fragmentación (por efectos n a t u r a l e s y a n t r ó p i c o s ) p r e s e n t a c l a r a s evidencias de deterioro, las que podrían, en algunos años más provocar su desaparición. Las especies que constituyen los bosquetes d e o l i v i l l o s ( A e x t o x i c o n p u n c t a t u m ) , s e

(11)

encuentran asociados con palmilla (Blechum a u r i c u l a t u m ) , p e t r i l l o ( M y r c e u g e n i a correaefolia), arrayán macho (Rhaphithamus spinosus), canelo (Drimys winteri), congonilla (Peperomia coquimbensis), chin chin (Azara microphylla), botellita (Mitraria coccinea) y yelmo (Griselinia scandens) entre las más representativas. La matriz que rodea estos bosquetes está constituida por la asociación v e g e t a l d e v a u t r o ( B a c c h a r i s c o n c a v a ) y zarzaparrilla (Ribes punctatum).

El Parque Nacional Bosque Fray Jorge debe s u n o m b r e a l a e x i s t e n c i a d e b o s q u e t e s relictuales en las cumbres de los cerros, sin embargo, es necesario señalar que gran parte de la superficie de este Parque corresponde a la formación del Matorral Estepario Costero, l a q u e a q u í s e d e s a r r o l l a e n c o n d i c i o n e s n a t u r a l e s , c o n b a j a s s e ñ a s d e a l t e r a c i ó n a n t r ó p i c a . E s t a c o n d i c i ó n , q u i z á s desconocida, ofrece la oportunidad de estudio d e l o s e l e m e n t o s b i o l ó g i c o s t í p i c o s d e l matorral estepario chileno, así como de los procesos ecosistémicos característicos de la zona semiárida de Chile.

L a F o r m a c i ó n d e l M a t o r r a l E s t e p a r i o Arborescente

U n c a m b i o g r a d u a l h a c i a c o n d i c i o n e s climáticas más mésicas ocurre en la porción sur de la Región, especialmente, la mayor regularidad de las precipitaciones. Tal cambio favorece un aumento del componente sub-arbóreo y sub-arbóreo de la vegetación, siendo p o s i b l e a ú n e n a l g u n a s á r e a s o b s e r v a r matorrales bajos y hierbas anuales, especies m á s t í p i c a s d e c o n d i c i o n e s x é r i c a s . Las especies arbóreas están representadas p r i n c i p a l m e n t e p o r e l p e u m o ( C r y p t o c a r y a a l b a ) , q u i l l a y ( Q u i l l a j a s a p o n a r i a ) , l i t r e (Lithraea caustica), lilén (Azara celastrina)

y b o l d o ( P e u m u s b o l d u s ) , j u n t o c o n l o s a r b u s t o s d e m o l l e (Schinus latifolius) y m i t i q u e ( P o d a n t h u s m i t i q u i ). E n á r e a s d e a c a n t i l a d o s c o s t e r o s s o n c o m u n e s e l p a l o c o l o r a d o ( P o u t e r i a s p l e n d e n s ) y l a s a l v i a d u l c e ( S p h a c e l e s a l v i a e ) . E n z o n a s protegidas, particularmente junto a cursos d e a g u a p e r m a n e n t e , s e e n c u e n t r a u n a f o r m a c i ó n d e c a n e l o ( D r i m y s w i n t e r i ) y chequén (Luma chequen), (Figura 15e, pág. 58), mientras que en áreas muy localizadas, especialmente en la Cordillera de la Costa, s e e n c u e n t r a l a p a l m a c h i l e n a ( J u b a e a c h i l e n s i s ) . E n s e c t o r e s i n t e r i o r e s y r o q u e r í o s l i t o r a l e s e s c a r a c t e r í s t i c o e l i n c i e n s o ( F l o u r e n s i a t h u r i f e r a ) , q u i l o (Muehlenbeckia hastulata), cacho de cabra (Haplopappus spp.), quisquito (Neoporteria c h i l e n s i s ) , s u s p i r o ( N o l a n a p a r a d o x a ) , c h a g u a l ( P u y a c h i l e n s i s ) , c h a m i z a ( B a h i a a m b r o s i o i d e s ) y l i r i o d e c a m p o ( A l s t r o e m e r i a p e l e g r i n a ) . D e b i d o a l a presencia de asentamientos humano en la formación, son especies comunes de zonas i n t e r v e n i d a s y d e á r e a s d e c u l t i v o s abandonados, la avenilla (Avena barbata), a l f i l e r i l l o ( E r o d i u m b o t r y s , E r o d i u m c i c u t a r i u m ) y a d e s m i a ( A d e s m i a t e n e l l a ) , c o i r o n c i l l o ( P i p t o c h a e t i u m m o n t e v i d e n s e ) . La Subregión del Matorral y del Bosque E s p i n o s o c o n s t a d e c i n c o f o r m a c i o n e s v e g e t a c i o n a l e s , e n c o n t r á n d o s e e n l a I V R e g i ó n d i s t r i b u i d a s ó l o l a F o r m a c i ó n d e l Matorral Espinoso de las Serranías, la que s e u b i c a e n t r e e l M a t o r a l E s t e p a r i o Arborescente y el Matorral Andino Esclerófilo ( F i g u r a 2 4 ) . L o s a r b u s t o s e s p i n o s o s corresponden a la forma de vida dominante, c o n t á n d o s e a d e m á s c o n l a p r e s e n c i a d e algunas especies suculentas y caducifolias de verano. La representación a nivel regional d e l a f o r m a c i ó n e s d e l 4 % , e s t a n d o b i e n representado en la comuna.

(12)

FIGURA 32

El algarrobo (Prosopis chilensis) y el huingán (Shinus polygamus); especies características del Matorral Estepario en esta formación se encuentran en áreas muy localizadas. Más abundante y ampliamente distribuida es el espino (Acacia caven) e incienso (Flourensia thurifera), característico de zonas de llanos y sectores intervenidos (Figura 32). Especies más abundantes son el pasto sereno (Atriplex repanda), chañar (Geoffroea decorticans), quilo (Muehlenbeckia hastulata), brea (Pluchea absinthioides), rumpiato (Bridgesia incisaefolia), p a l o n e g r o ( H e l i o t r o p i u m s t e n o p h y l l u m ) , colliguay (Colliguaja odorífera), quillay (Quillaja saponaria), guayacán (Porlieria chilensis), maitén (Maytenus boaria), chagual (Puya berteroniana), quisco (Trichocereus chilensis) y pichanilla (Guterrezia resinosa) y pasto salado (Atriplex semibaccata), este último propio de áreas de post-cultivos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :