MORELLA, CASA DEL CONSELL

Texto completo

(1)

MORELLA, CASA DEL CONSELL Fragmento del texto publicado por la Generalitat Valenciana en sus opúsculos monográficos sobre Intervenciones en Patrimonio- Castellón 1996

Un proyecto de restauración, igual que cualquier proyecto de arquitectura, debe hablar por si mismo, de manera que la arquitectura, construida o restaurada, solo necesita ser vivida..., aunque en el caso de estas arquitecturas que sobrepasan a un tiempo, quizás puede ser de interés describir alguno de sus momentos particulares, quizás aquellos que marquen con más insistencia la obra, sus fábricas, sus espacios, la materia de que están constituidas. Por ello recojo un fragmento de un texto que pretende dar noticia de los orígenes y de alguno de los episodios más atractivos de la historia del un edificio que conserva sus trazas, las huellas del tiempo y también algo que interesa particularmente, el uso continuado a lo largo del tiempo.

Se trata de una descripción con datos facilitados por historiadores como Manuel Grau y Sefarín Garmundi, pero también con las observaciones y la ayuda de técnicos y oficiales que han intervenido en la propia restauración como Javier Gozalbo, Juan Albalat y Rafael Pastor, y por supuesto el Ayuntamiento de Morella y sus gentes, que han seguido manteniendo su espléndido edificio del Consell, Cort de Justícia i Presó

Las primeras noticias sobre el edificio del Consell son de 1.359, cuando sabemos que se está realizando la Casa del Comú englobando parte de un edificio ya existente que albergaba la expendeduría de carne y pescado. Edificaciones recayentes a la calle S.

Julián, que han mantenido a lo largo del tiempo el uso de carnicerías y matadero.

Posiblemente sobre estas edificaciones existiría una plaza o espacio abierto sobre donde posteriormente se ubicaría el edificio del Posit y el actual Cine-Teatro. Es posible que este conjunto de cuerpos de edificación formaran parte del antiguo trazado de la muralla cuando parece ser corría por la actual calle de San Julián. Durante las obras se han encontrado bajo las losas del patio restos de antiguas edificaciones Escaleras, almacenes, silos, etc., así como galerías abovedadas que construyen el plano de la calle Segura Barreda.

A mediados del siglo XIV tenemos gran número de noticias sobre la actividad constructiva en el edificio. Así en Octubre de 1.359 sabemos que el “manobrer” Pere Huguet esta dirigiendo y realizando obras de inspección en les cases de la curia de Morella. Un poco más adelante, en 1.361, se están realizando obras en la

“Carnisseria; on tambe estaría L’escorxador” junto con las correspondientes a la Casa Comuna del Consell y a la sede de la Cort de Justicia i la Presó, Cuestión ésta muy documentada, como demuestra M. Grau, por la controversia de los pagos entre las aldeas y la villa.

En 1.367 se compran patios y solares para ampliar el edificio de la cárcel, y sabemos que se trabaja en la obra entre 1.361 y 1.414. Hay noticias que ya el 19 de Junio de

(2)

1.409 se reúne el Consell en la Sala Menor de Vila de Morella. Sobre 1.420 aún se esta trabajando en aspectos de mejora interna de las piezas....

El edificio medieval

Sobre 1420 encontramos un edificio complejo formado por dos grandes cuerpos de construcción de planta cuadrilonga con dimensiones similares, situados ambos a lo largo de la Cuesta de la Cárcel y levantados de nueva planta, el Cuerpo del Consell y el del Justicia. Junto a ellos una serie de cuerpos menores y levantados sobre antiguas edificaciones adosadas posiblemente a la antigua muralla y abriendo luces a la actual calle de San Julián. El entorno inmediato mantendría un trazado algo distinto al actual en lo que hoy es fachada principal. El trazado de la Costera de la Cárcel incluiría una Placeta al nivel del plano de acceso a la Lonja.

La fachada al este, la que abre al patio actual, debió ser muy distinta a la que encontramos antes de la actual intervención. Era una fachada exterior. Posiblemente con ciertos cuerpos adosados, de poca altura, quizás porches o cuerpos cerrados;

cuerpos sobre los cuales se sitúa el plano de acceso, donde se ubican las puertas a las dependencias municipales.

Las Salas del Comú y la Lonja.-

El edificio medieval construye dos grandes cuerpos que se corresponden con las Salas del Comú y del Justicia. El cuerpo superior incluye la Lonja en planta baja y sobre ella la Sala del Consell, la Sala que alberga el poder municipal morellano. Es un cuerpo de una volumetría potente y gran impacto visual, tanto por su forma y sus fábricas, como por su ubicación en el viario, con una arista que invade una calle ligeramente curva, que cierra perspectivas y acota el espacio público; un espacio, con ese halo de misterio que le proporciona la pared ligeramente curva de una traza casi albertiana que hace de lo público casi algo interno, pero inalcanzable. La sillería rotunda combina la potencia de los arcos apuntados y la esbeltez de las ventanas ajimezadas, con una composición algo descuidada, un poco primitiva por su indisciplina.

Un alero coronaba este cuerpo a lo largo de las fachadas a las calles Segura Barreda y Costera conformando una esquina con cubierta a dos aguas vertiendo a ambas calles. De esta conformación hemos encontrado las huellas de la entrega del antiguo tejado sobre el muro de la antigua torre, el segundo cuerpo correspondiente a la Sala del Justicia y que se elevaría sobre el del Comú. De todo ello queda la constancia de los restos del antiguo alero, las huellas de la cubierta sobre los muros de la antigua torre o cuerpo sobreelevado del Justicia, y también las imágenes que nos presenta Oliet sobre 1861.

El plano de arranque de la fachada sobre la Cuesta de la Cárcel es bien distinto a como lo encontramos, desdibujado, enterrado parcialmente. Tras la intervención recuperamos la imagen original: una placeta permite el acceso a la Lonja y sobre ella

(3)

apoyan sus dos grandes arcos apuntados. La toponimia del lugar aún mantiene el nombre: Placeta del Fielato (o filato) para denominar ese lugar y su ámbito próximo, (así se denomina aún la fuente frente al Ayuntamiento). En los dibujos de Oliet aún podemos ver un poyete que permite entrever la antigua placeta, hoy recuperada; un poyete similar al existente en la protección del desnivel de acceso al Palacio del Cardenal Ram, en la misma Morella.

La Lonja siempre ha sido un espacio autónomo. Hoy se ha unido funcionalmente al patio por una pequeña puerta existente al fundo, posiblemente de almacenes o silos vinculados a la propia lonja, donde se ha dispuesto una escalera que nos lleva hasta la cota superior del patio de acceso al edificio. Esta unión nos posibilita la utilización de la Lonja como dependencia autónoma o no, y a la vez, se convierte en una sala cerrada, sin perder su diafanidad al cerrar con cristal los arcos apuntados de fachada.

Muros, forjados, sistemas de vigas y viguetería se han restaurado siguiendo su propia lógica, conservando las jácenas de madera en su mayor parte, tan solo los tableros de apoyo se resuelven con tableros técnicamente más rentables y eficaces.

La Sala del Comú vuelve a tener su antiguo esplendor; una sala única, con artesonado de madera y una línea central de carga que apoya sobre una elegante columna octogonal centrada que se ha reestructurado para equilibrarse en su estado de carga adecuado tras siglos de desequilibrios progresivos debido a los asientos diferenciales y corrimientos de muros que se han ido sumando a lo largo del tiempo. La nivelación de forjados ha obligado a dejar fuera de nivel a las propias ventanas, las cuales muestran el desequilibrio secular.

La cubierta vuelve a tener las formas originales del edificio medieval, con dos aguas y alero sobre el cuerpo del Consell, dejando de esta manera que emerja lo que fue la torre.

Las Salas del Justicia.-

El segundo de los cuerpos del edificio medieval, de dimensiones similares al anterior, es más alto y resuelto de manera compleja, albergando varias alturas en su día.

Alberga las dependencias históricas del Justicia: Carcel, Mazmorras, Salas de Justicia, etc., Su configuración original es difícil de saber, posiblemente fue una torre, pero no tenemos certeza de ello. De las distintas plantas que tuvo en su día, encontramos la estructura de la Sala principal y restos de la sala superior que sobre ella existía. En la actualidad quedan los canes y la viguetería principal del artesonado que cubrió en su día la Sala, más la columna central de la torre acabada en dos ménsulas que soportan la línea central de carga. Los muros muy deteriorados de mampostería en interior y sillería en fachada están en un estado casi inminente de ruina.

En la planta inferior un gran vestíbulo da servicio a las dependencias de la planta. Se accede desde el patio por una puerta con arco de medio punto de buena traza y que parece ser de la época de la primera conformación del edificio. Una vieja puerta se ha

(4)

descubierto en las pared noreste, una puerta de sillería bien facturada, similar a la que une la Sala de Plenos con la Secretaria. Puerta que se ha restaurado y dejado abierta para poderse observar desde el mismo patio, a la ver de utilizarse con tragaluz para los cuerpos inferiores y como ventana para el vestíbulo.

Bajo la planta se usos municipales se encuentra la Carcel, formando parte de estas dependencias históricas. La puerta exterior de medio punto se construye en época renacentista sobre el contrafuerte y tras ella se sitúa la puerta gótica original, trasdosada y solo visible desde el interior.

La escala de los elementos de la arquitectura: arcos, ventanales, columnas, etc.., así como la calidad de las fábricas, con sillares calizos en tonos dorados, permiten entrever los cuerpos tardomedievales. Estos dos cuerpos descritos permiten apreciar una arquitectura de fuerte carácter local, muy propia del de nuestra arquitectura civil, particularmente ligada a otros Palacios de esta zona del Maestrat y de Els Ports.

Estancias que en muchos casos incluyen éstas particulares columnas centradas en sus Salas principales; columnas que crean una particular tensión. Volúmenes compactos elevados sobre cuerpos diáfanos, sobre lonjas porticadas. Grandes estancias marcadas por ventanales ajimezados, propios de esa cultura arquitectónica del gótico civil de la Corona de Aragón.

La ruina de finales del Quinientos

El edificio gótico entra en crisis y tiene un colapso estructural a finales del Quinientos.

Tras este episodio se transforma la imagen del edificio, se desmocha la torre, se elimina parte del cuerpo superior del Justicia y se rebaja su altura. El desequilibrio evidente del muro de fachada hacia la Cuesta de la Carcel se estabiliza por medio de un contrafuerte longitudinal a la fachada; un contrafuerte que pasará a formar parte de la arquitectura del edificio y lo acompañará a lo largo de su existencia: Un Contrafuerte de talud pronunciado que acaba en un cordón de remate a la altura de la hilada de sillares bajo el alfeizar de las ventanas de las Salas; estructura de gran impacto visual en el edificio.

En esta época se levanta un tercer cuerpo sobre anteriores construcciones tardomedievales que completa el edificio hasta su extremo sur. Cuerpo que alberga en su segundo nivel el Salón renacentista.La estabilización formal del edificio crea un nuevo sistema formal y estático en el que intervienen:

1º El contrafuerte a lo largo de la Cuesta.

2º El cuerpo que alberga al Salón de Plenos.

3º El nuevo sistema de cubrición de la Sala del Justicia resuelto a un agua

Podemos deducir que el colapso se produjo por un fuerte asiento del ángulo inferior externo de la Sala del Justicia, con un fuerte desequilibrio del muro central entre ambas salas y el muro de fachada correspondiente a la Cuesta de la Cárcel.

(5)

Las intervenciones renacentistas.-

Manuel Grau las fecha en el año 1.602 como indica uno de los escudos que se encuentran en la fachada principal del edificio. Con estas obras se estabiliza la estructura y se mantiene un nuevo equilibrio que afecta fuertemente la imagen de la Casa del Consell. La Lonja quedara alterada en su diafanidad al cegar casi totalmente el contrafuerte el segundo de los arcos. Se trata de una intervención que repercute de manera tan particular en el edificio y en su imagen que evidentemente pasa a formar parte del propio sistema. No podría entenderse el edificio a partir de entonces sin su contrafuerte y su impronta potente en fachada, sin su arco gótico amputado, sin su imposta al nivel de las ventanas. Desde esta consideración entendemos la Consolidación actual del edificio.

El contrafuerte construido mantiene una innegable relación con las murallas que levanta Antonelli que a finales del Quinientos en Peñíscola. El talud y el cordón que imposta son característicos. Este momento histórico del edificio se encuentra poco documentado y sería interesante insistieran los historiadores sobre etapa tan trascendental en la transformación del Palacio Municipal.Las marcas de cantería, el tipo de caliza, los revocos, todo nos lleva a otra lógica formal, a otro sistema estético, a otro mundo.

El Salón de Plenos se construye sobre parte del antiguo cuerpo extremo de cárceles.

No adquiere el esplendor de los antiguos salones de la Corona de Aragón, incluso su factura es fragmentaria, con reutilización parcial de elementos de anteriores arquitecturas a las que se añaden nuevas facturas, nuevas puertas, sillerías de formas y facturas diferentes que se acaban a lo largo del s XVII. Las marcas de cantería de la puerta principal del Salón nos hablan de estas reutilizaciones y aunque encontramos nuevos signos, existen algunas marcas similares a las del siglo XV, quizás por haber reutilizado sillares, o por utilizar los canteros marcas parecidas a las de dos siglos anteriores. Sobre una antigua hornacina en una antigua ventana se sitúaba en 1.645 un retablo de la escuela de M. March relativo a escenas de la reconquista de Morella;

retablo que nos recuerda el esplendor que tuvo también en esta època el edificio

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :