Antología (literatura) coord. [por] Celina Leal de Rodríguez... [y otras]

Texto completo

(1)

ANTOLOGÍA

(LITERATURA I)

3er. Semestre

Preparatoria

(2)

o; u

i

un u m

M

P N 5 0 8 AS v . 1

(3)

OtH~ ÌGZbc)

1 0 2 0 1 1 5 1 5 0

m

w * * ^ M g f r

l u i «

A D V E R T E N C I A S «

Compie con e, P ^ ™

& LIBRO tieies que sustituirlo.

l i b r o m . & ' M * * *

(4)

Wmrnwummmmmn mm $|MOM

- » M. ... ... O^')»*«

Mr*-:.; .

x , ¿rvruv . j

c * « 3 W 3 T n

ANTOLOGIA.

LITERATURA I .

Coordinadoras:

Celina Leal de Rodriguez. Diana A. Guerra de Muzza. Elsa P. de la Garza de Säenz. P a t r i c i a I . Barranco de Gonzalez. Socorro Imelda Balderas de Gzz.

(5)

p f e s

A5

ü

FONÜO UHI¥£RSJTAWÜ

128504

ÍNDICE DE CONTENIDO.

Pág.

I . Nota biográfica de Homero. 1 RAPSODIA IX DE LA ODISEA. (Epica). 3

I I . Nota biográfica de Safo. 19

POEMAS. ( L í r i c a ) . 21 I I I . Nota biográfica de Anacreonte. 25

POEMA. ( L í r i c a ) . 27

IV. Nota biográfica de Sófocles. 31 EDIPO REY. (Drámatica). 33 V. Nota biográfica de Aristófanes. 75

LAS AVISPAS. (Drámatica). 77

VI. Nota biográfica de Cervantes. 141 EL LICENCIADO VIDRIERA. (Renacimiento). 143

V I I . Nota biográfica de Shakespeare. 175 ROMEO Y JULIETA. (Renacimiento). 177 V I I I . Nota biográfica de Bécquer. 281

EL MONTF DE LAS ANIMAS. (Romanticismo). 284

(6)

/

Pag

X. Nota biográfica de Pérez Galdós. 307

MARIANELA. (Realismo). 3 0 9

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA. 4 8 9

INTRODUCCION.

La finalidad de esta antología es f a c i l i t a r a los estudiantes de preparatoria el acceso a las -obras sugeridas por el nuevo plan de estudios. Al mismo tiempo, quisiéramos despertar en e l l o s el

(7)

HOMERO.

Los orígenes de la literatura griega se han perdi-do. Los griegos atribuian a Orfeo, a Lino y a Museo los primeros intentos de canto, pero ni la antigüedad conoció sus -obras, ni la existencia de tales personajes es cosa demostra da. Para nosotros la literatura griega empieza con el nombre de Homero, y con las dos epopeyas famosas: la Ufada y la -Odisea. Durante más de cien años se ha abatido tal tormenta polémica sobre ambos poemas y su autor, que su s i t i o en la -historia queda algo oscurecido y su reputación lesionada in-cluso inmerecidamente. Baste decir que las dos obras fueron compuestas hacia el siglo IX o el VII a. C.; que su e s t i l o , construcción e índole suponen la existencia de un autor úni-co; que no hay razones suficientes ni buenas para abandonar la tradición antigua y universalmente aceptada de que el autor se llamaba Homero y que procedía de la costa griega -del Asia Menor. Por otra parte es igualmente seguro que Home ro no sacó la épica de la nada; su obra representa la culmi-nación de una larga tradición de bardos; a tal tradición de-be sus temas, su lengua, su métrica y muchos de los recursos que emplea para hacer su obra i n t e l i g i b l e y atractiva. El es

(8)

JO onos de J o m a . La edad heroica corresponde a los siglos ron L L I m ' 9 C U a n d° l d S t r i b u s R i e g a s confederadas

trata-ron de establecer nuevos reinos en el Asia Menor y Egipto Co Í ECS £ n oP? - d 0Te ní0 S h 1 s t ó r i c° s la inquietud que este

empe-ño despertó en los faraones y los monarcas hetitas, pero en--w V ° V r i e g 0 S ' 1 a i m a9inación poética c r i s t a l i z ó aquellas

-luchas de razas en torno al s i t i o de Troya, opulenta fortale-za que resguardaba el paso de Europa y Asia, sobre los Darda-" a5 °r a C Í Ó n P ?é t i c a' m u c h° s acontecimientos

-resultaron adulterados; pero los bardos épicos conservaban la memoria de los esfuerzos y v i c t o r i a s : también de los desasa-tres de aquella época, cuando los hombres eran todavía hilos

de los dioses. J

RAPSODIA IX DE:

LA ODISEA.

(9)

RELATOS A ALCINOO. CICLOPEA.

Respondióle el ingenioso Odiseo:

2 "¡Rey Alcínoo, el más esclarecido de todos ros ciudadanos! En verdad que es linda eos* oir a un aedo -como éste, cuya voz se asemeja a la de un numen. No creo que tiaya cosa tan agradable como ver que la alegría reina en todo el pueblo y que los convidados, sentados ordenadamente en el pal acia ante las mesas, abastecidas tJe'pan y de carnes, escu-chan al aedo, mientras el escanciador sa¿á-virio de la cratera y lo va echando en las copas. Tal espectáculo me parece bellT simo. Pero te movió el ánimo a desear que te cuente mis l u c -tuosas desdichas9 para que llore aún más y prorrumpa en

gemidos. ¿Cuá! cosa relataré en primer término, cuál en ultimo -lugar, siendo tantos los infortunios que me enviaron los ce-lestiales dioses? Lo primero, quiero deciros mi nombre para que lo sepáis, y en adelante, después que me haya librado del día cruel, sea yo vuestro huésped, a pesar de vivir en una ca sa que esta muy lejos.¿_Soy Odiseo Laertfada, tan conocido

dé-los hombres por mis astucias de toda clase; y mi gloria lleqa hasta e. cielo. Habito en Itaca, que se ve a distancia: en -ella está el monte Nérito, frondoso y espléndido, y en con-torno hay muchas islas cercanas entre s í , como Duliquio, Same y ia selvosa Zacinto. Itaca no se eleva mucho sobre el mar está situada la más remota hacia el Occidente - l a s restantes, algo apartadas, se inclinan hacia el Oriente y el Mediodía-es áspera, pero buena criadora de mancebos; y yo no puedo -I hallar cosa alguna que sea más dulce que mi patria. Calipso,

ia divina entre las deidades, me detuvo allá, en huecas gru-tas, angelando que fuese su esposo; y de la misma suerte la aoiosa Circe de Eea me acogió anteriormente en su palacio, de seando también tomarme por marido; ni aquélla ni ésta consi-" guieron infundir convicción a mi ánimo, tehay cosa más dulce que la patria y los padres, aunque se habtfce en una casa

(10)

Tero voy a contarte mi vuelta, llena de trabajos, la cual me 'ordenó Zeus desde que salí de Troya.

j 39 "Habiendo partido de Ilión, llevóme el viento al -país de los cícones, a Ismaro: entré a saco la ciudad, maté ¡a sus hombres y, tomando las mujeres y las abundantes rique-»zas, nos los repartimos todo para que nadie se fuera sin su ¡parte de botín.Exhorté a mi gente a que nos retiráramos con •pie ligero, y los muy simples no se dejaron persuadir. Bebie ron mucho vino y, mientras degollaban en la playa gran ndme" ?ro de ovejas y de flexí pedes bueyes de retorcidos cuernos, Hos cícones fueron a llamar a otros cícones vecinos suyos; ,ios cuales eran más en número y más fuertes, habitaban el in

terior del país y sabían pelear a caballo con los hombres y~ aun a pie donde fuese preciso. Vinieron por la mañana tantos, cuantas son las hojas y flores que en la primavera nacen; y ya se nos presentó a nosotros, ioh infelices!, el funesto -destino que nos había ordenado Zeus a fin de que padeciéra-mos multitud de males. Formáronse, nos presentaron batalla junto a las veloces naves, y nos heríamos recíprocamente con las broncíneas lanzas. Mientras duró la mañana y fuese au-mentando la luz del sagrado día, pudimos resistir su arremetida, aunque eran en superior número. Más luego, cuando el -sol se encaminó al ocaso, los cícones derrotaron a los - — aqueos, poniéndolos en fuga. Perecieron seis compañeros, de hermosas grebas, de cada embarcación, y los restantes nos l i

bramos de la muerte y del destino. ~~ 62 "Desde a l l í seguimos adelante con el corazón triste,

escapando gustosos de la muerte aunque perdimos algunos com-pañeros. Mas no comenzaron a moverse los corvos bajeles has-ta haber llamado tres veces a cada uno de los míseros compa-ñeros que acabaron su vida en el llano, heridos por los cí-cones. Zeus, que amontona las nubes, suscitó contra los bar-cos el viento Bóreas y una tempestad deshecha cubrió de nu-bes la tierra y el ponto, y la noche cayó del cielo: Las naves iban de través, cabeceando; y el impetuoso viento rasgó las vel as en tres o cuatro pedazos. Entonces las amainamos, pues temíamos nuestra perdición; y apresuradamente, a fuerza de -remos, llevamos aquéllas a tierra firme. Allí permanecimos constantemente echados dos días con sus noches, royéndonos -el ánimo la fatiga y los pesares. Mas, al punto que la Auro-ra, de lindas trenzas, nos trajo el día tercero, izamos los mástiles, descogimos las blancas velas y nos sentamos en las

naves, que eran conducidas por el viento y los pilotos. Y jhabría llegado incólumea la tierra patria, si la corriente -jde las olas y el Bóreas, que me desviaron al doblar el cabo |de Malea, no me hubieran obligado a vagar lejos de Citera.

82 "Desde a l l í dañosos vientos lleváronme nueve días -por el ponto, abundante en peces; y al décimo arribamos a la fierra de los lotófagós, que se alimentan con un florido man-ejar. Saltamos en tierra, hicimos aguada, y pronto los compañe J"os empezaron a comer junto a las veleras naves. Y después -ftue hubimos gustado los alimentos y la bebida, envié algunos compañeros —dos varones a quienes escogí e hice acompañar -bor un tercero que fue urt heraldo— para que averiguaran cua Oes hombres comían el pan en aquella tierra. Fuíronie prbftto"" v juntáronse con los lotófagos, que no tramaron ciertamente -la perdición de nuestros amigos; pero les dieron a comer Toto, v cuantos probaron este fruto, dulce como la miel, ya no queHan llevar noticias ni volverse; antes deseaban permanecer coa 1 os 1 otófagos, comiendo loto, sin acordarse de volver a -la patria. Más yo los llevé por fuerza a -las cóncavas naves y, aunque lloraban, los arrastré e hice atar debajo de los ban-cos. Y mandé que los restantes fieles compañeros entrasen lúe .90 en las veloces embarcaciones; no fuera q u e " alguno comiese loto y no pensara en la vuelta. Hiciéronlo en seguida y, sentándose por orden en los bancos, comenzaron a -batir con los remos el espumoso mar.

ios "Desde a l l í continuamos la navegación con ánimo — athgido, y llegamos a la tierra de los ciclopes soberbios y sin ley; quienes confiados en los dioses inmortales, no plan-tan árboles, ni labran los campos, sino que todo les nace sin semilla y sin arada —trigo, cebada y vides, que producen vino de unos grandes racimos- y se lo hace crecer la lluvia envia da por Zeus. No tienen ágoras donde se reúnan para deliberar? !eye s tampoco, sino que viven en las cumbres de los altos

montes, dentro de excavadas cuevas; cada cual impera sobre -sus hijos y mujeres, y no se entrometen los unos con los otros.

(11)

labradios, sino que el terreno está siempre sin sembrar y sin -arar, carece de hombres, y cría bastantes cabras. Pues los ciclopes no tienen naves de rojas proas, ni poseen artífi-ces que se las construyan de muchos bancos —como las que transportan mercancías a distintas poblaciones en los f r e -cuentes viajes que los hombres efectúan por mar, yendo los unos en busca de los otros—, los cuales hubieran podido -hacer que fuese muy poblada aquella isla, que no es mala y daría a su tiempo frutos de toda especie, porque tiene junto al espumoso mar prados hCmedos y tiernos y al-lí la vid jamás £e perdiera.La parte inferior es llana y labradera; y podrían segarse en la estación oportuna mieses altísimas por ser el -suelo muy pingue. Posee la isla un cómodo puerto, donde no se requieren amarras, ni espreciso echar áncoras, ni atar -cuerdas; pues, en aportando a l l í , se está a salvo cuanto se quiere, hasta que el ánimo de los marineros les incita a par t i r y el viento sopla. En lo alto del puerto mana una fuente de agua límpida, debajo de una cueva a cuyo alrededor han ere cido alamos. Allá, pues, nos llevaron las naves, y algún dios debió de guiarnos en aquella noche obscura en la que nada áis_

tinguíamos, pues la niebla era cerrada alrededor de los baje-les y la luna no brillaba en el cielo, que cubrían los nuba-rrones. Nadie vio con sus ojos la isla ni las ingentes olas que se quebraban en la tierra, hasta que las naves de muchos bancos hubieron abordado. Entonces amainamos todas las velas, saltamos a la orilla del mar y, entregándonos al sueño, aguar damos que amaneciera la divina Aurora,

152 "No bien se descubrió la hija de la mañana, la Auro ra de rosáceos dedos, anduvimos por la isla muy admirados. En esto las ninfas, prole de Zeus que lleva la égida, levantaron montaraces cabras para que comieran mis compañeros. Al instan te tomamos de los bajeles los corvos arcos y los venablos de larga punta, nos distribuimos en tres grupos, tiramos, y muy presto una deidad nos facilitó abundante caza. Doce eran -las naves que me seguían y a cada una le correspondieron nueve cabras, apartándose diez para mí solo. Y ya todo el día ha$ta la puesta del sol, estuvimos sentados, comiendo carne -en abundancia y bebi-endo dulce vino; que el rojo licor aún no faltaba en las naves, pues habíamos hecho gran provisión de ánforas al tomar la sagrada ciudad de los cícones. Estando a l l í echábamos la vista a la tierra de los ciclopes, que se

hallaban cerca, y divisábamos el humo y oíamos las voces

-que ellos daban y los balidos de las ovejas y de las cabras. Cuando el sol se puso y sobrevino la obscuridad, nos acosta-mos en la orilla del mar. Mas, así que se descubrió la hija de la mañana, la Aurora de rosáccos dedos, los llamé a junta y les dije estas razones:

172 "(Jdcóeo. —Quedaos aquí, mis fieles amigos, y yo -con mi nave y mis compañeros iré allá y procuraré averiguar qué hombres son aquéllos: si son violentos, salvajes e injus^ tos, u hospitalarios y temerosos de las deidades.

177 "Cuando así hube hablado, subí a la nave y ordené a los compañeros que me siguieran y desataran las amarras. Ellos se embarcaron al instante y , sentándose por orden en -los bancos, comenzaron a batir con -los remos el espumoso mar. Y tan luego como llegamos a dicha tierra, que estaba próxima, vimos en uno de los extremos y casi tocando al mar una excel sa gruta, a la cual daban sombra algunos laureles; en ella ~ reposaban muchos hatos de ovejas y de cabras, y en contorno había una alta cerca labrada con piedras profundamente hundi^ das, grandes pinos y encinas de elevada copa. Allí moraba ~ un varón gigantesco, solitario, que entendía en apacentar re baños lejos de los demás hombres, sin tratarse con nadie; y, apartado de todos, ocupaba su ánimo en cosas inicuas. Era un monstruo horrible y no se asemejaba a los hombres que viven

de pan, sino a una selvosa cima que entre altos montes se pre sentase aislada de las demás cumbres.

(12)

extraordinaria fuerza, salvaje, e ignorante de la justicia y de 1 a 1eyes.

216 "Pronto llegamos a la gruta; más no dimos con é l , porque estaba apacentando las pingües ovejas. Entramos y nos pusimos a contemplar con admiración y una fjor una todas lasco

sas; había zarzos cargados de quesos; los establos rebosaban-de correbosaban-deros y cabritos, hallándose encerrados separadamente los mayores, los medianos y los recentales; y goteaba el sue ro de todas las vasijas, tarros y barreños, de que se servía para ordeñar. Los compañeros empezaron a suplicarme que nos apoderásemos de algunos quesos y nos fuéramos; y que luego -sacando prestamente de los establos los cabritos y los corde ros, y conduciéndolos a la velera nave, surcáramos de nuevo

-el salobre mar. Mas yo no me dejé persuadir —mucho mejor hubiera sido seguir su consejo— con el propósito de ver a -aquél y probar si me ofrecería los dones de la hospitalidad. Pero su venida no había de serles grata a mis compañeros.

23i "Encendimos fuego, ofrecimos un sacrificio a los dioses, tomamos algunos quesos, comimos, y le aguardamos, -sentados en la gruta, hasta que volvió con el ganado. Traía una carga de leña seca para preparar su comida y descargóla dentro de la cueva con tal estruendo que nosotros, llenos de temor, nos refugiamos apresuradamente en lo más hondo de la misma. Luego metió en el espacioso antro todas las pingües -ovejas que tenía que ordeñar, dejando a la puerta, dentro del

recinto de altas paredes, los carneros y los bucos. Después -cerró la puerta con un pedrejón grande y pesado que llevó a pulso y que no hubiesen podido mover del suelo veintidós sóli_ dos carros de cuatro ruedas. ¡Tan inmenso era el peñasco que colocó a la entrada! Sentóse enseguida, ordeño las ovejas y las bal adoras cabras, todo como debe hacerse, y a cada una le puso su h i j i t o . A la hora, haciendo cuajar la mitad de la blan ca leche, la amontonó en canastillos de mimbre, y vertió la

restante en unos vasos para bebérsela y así le serviría de ce na. Acabadas con prontitud tales faenas, encendió fuego, y aT vernos, nos hizo estas preguntas:

252 "Polífcmo: — ]Oh forasteros! ¿Quiénes sois? ¿De

dón-de llegasteis navegando por húmedos caminos? ¿Venís por algún negocio o andáis por el mar, a la ventura, como los piratas -que divagan, exponiendo su vida y produciendo daño a los hom-bros de extrañas tierras?

256 "Así dijo. Nos quebraba el corazón el temor que nos

produjo su voz grave y su aspecto monstruoso. Mas, con todo eso, le respondí de esta manera:

259 "OcLcbzo.— Somos aqueos a quienes extraviaron, al

-s a l i r de Troya, viento-s de toda cla-se, que no-s llevan por el gran abismo del mar; deseosos de volver a nuestra patria l i e gamos aquí por otra ruta, por otros caminos, porque de tal ~ suerte debió de ordenarlo Zeus. Nos preciamos de ser guerre-ros de Agamenón Atrida, cuya gloria es inmensa debajo del cié lo —itan grande ciudad ha destruido y a tantos hombres ha -hecho perecer! — , y venimos a abrazar tus rodillas por si qui_. sieras presentarnos los dones de la hospitalidad o hacernos algún otro regalo, como es costumbre entre los huéspedes, Res_ peta, pues, a los dioses, varón excelente; que nosotros so-mos ahora tus suplicantes. Y a suplicantes y forasteros los venga Zeus hospitalario, el cual acompaña a los venerandos -huéspedes.

272 "Así le hablé; y respondióme en seguida con ánimo cruel:

273 "VoLi^mc. — ¡Oh forastero! Eres un simple o vienes de lejanas tierras cuando me exhortas a temer a los dioses y a guardarme de su cólera; que los Ciclopes no se cuidan de -Zeus, que lleva la égida, ni de los bienaventurados númenes, porque aún les ganan en ser poderosos; y yo no te perdonaría ni a tí ni a tus compañeros por temor a la enemistad de Zeus, si mi ánimo no me lo ordenase. Pero dime en qué s i t i o , al venir, dejaste la bien construida embarcación: si fue, por -ventura, en lo más apartado de la playa o en un paraje cerca^ no, a fin de que yo lo sepa.

281 "Así dijo para tentarme. Pero su intención no me pa_ só inadvertida a mí que sé tanto, y de nuevo le hablé con en-gañosas palabras:

283 "0d¿t>e,o. — PosidÓn, que sacude la t i e r r a , rompió mi nave llevándola a un promontorio y estrellándola contra las rocas, en los confines de vuestra t i e r r a ; el viento que sopla^ ba del ponto se la llevó y pude librarme, junto con éstos, de una muerte terrible.

(13)

montaraz león no dejando ni los intestinos, ni la carne, ni los -medulosos huesos. Nosotros contemplábamos aquel horrible es-pectáculo con lágrimas en los ojos, alzando nuestras manos a) Zeus; pues la desesperación se habfa señoreado de nuestro -áni mo. El Ciclope, tan luego como hubo llenado su enorme --•

vientre, devorando carne humana y bebiendo encima leche sola, se acostó en la gruta tendiéndose en medio de las ovejas. En tonces formé en mi magnánimo corazón el propósito de acerca?1

me a él y, sacando la aguda espada que colgaba de mi muslo,-'

herirle el pecho donde las entrañas rodean el hígado, palpán 1

dolo previamente; mas otra consideración me contuvo. Habríamos, en efecto, perecido a l l í de espantosa muerte, a causa -de no po-der apartar con nuestras manos el grave pedrejón que el Cíclope colocó en la alta entrada. Y así, dando suspiros, aguardamos que apareciera la divina Aurora.

307 "Cuando se descubrió la hija de la mañana, la Auro-ra de rosáceos dedos, el Cíclope encendió fuego y ordeñó las gordas ovejas, todo como debe hacerse, y a cada una le puso su hijito. Acabadas con prontitud tales faenas, echó mano a otros dos de los míos, y con ellos se aparejó el almuerzo. En acabando de comer, sacó de la cueva los pingües ganados, removiendo con facilidad el enorme pedrejón de la puerta; -pero al instante lo volvió a colocar, del mismo modo que si a un carcaj le pusiera su tapa. Mientras el Cíclope aguija^ ba con gran estrépito sus pingües rebaños hacia el monte, yo me quedé meditando siniestras trazas, por si de algún modo -pudiese vengarme y Atenea me otorgara: la victoria. Al fin parecióme que la mejor resolución sería la siguiente. Echada en el suelo del establo veíase una gran clava de olivo verde, que el Cíclope había cortado para llevarla cuando se secase. Nosotros, al contemplarla, la comparábamos con el mástil de un negro y ancho bajel de transporte que tiene veinte remos y atraviesa el dilatado abismo del mar: tan larga y tan grue

sa se nos presentó a la vista. Acerquéme a ella y corté una estaca como de una braza, que di a los compañeros mandándoles que la puliesen. No bien la dejaron lisa, agucé uno de sus ca bos, la endurecí, pasándola por el ardiente fuego, y la oculté cuidadosamente debajo del abundante estiércol esparcido -por la gruta. Ordené entonces que se eligieran -por suerte los que, uniéndose conmigo deberían atreverse a levantar la esta-ca y clavarla en el ojo del Ciclope cuando el dulce sueño le rindiese. Cayóles la suerte a los cuatro que yo mismo hubiera

escogido en tal ocasión, y me junté con ellos formando el quinto. Por la tarde volvió el Cíclope con el rebaño de her-moso vellón, que venía de pacer, e hizo entrar en la espacio sa gruta a todas las pingües reses, sin dejar a ninguna den-tro del recinto; ya porque sospechase algo, ya porque algún dios se lo ordenara. Cerró la puerta con el pedrejón, que

-llevó a pulso; sentóse, ordeñó las ovejas y las bal adoras ca bras, todo como debe hacerse y a cada una le puso su hijito. Acabadas con prontitud tales cosas, agarró a otros dos de -mis amigos y con ellos se aparejó la cena. Entonces llegúeme al Cíclope, y teniendo en la mano una copa de negro vino, le hablé de esta manera:

347 "OdiA<¿o.—Torna, Cíclope, bebe vino, ya que comiste

carne humana, a fin de que sepas qué bebida se guardaba en nuestro buque. Te lo traía para ofrecer una libación en el -caso de que te apiadases de mí y me enviaras a mi casa, pero tú te enfureces de intolerable modo. ¡Cruel! ¿Cómo vendrá en lo sucesivo ninguno de los muchos hombres que existen, si no te portas como debieras?

353 "Así le dije. Tomó el vino y bebióselo. Y gustóle tanto el dulce licor que me pidió más:

355 "PoLLimo.— Dame de buen grado más vino y hazme sa^ ber inmediatamente tu nombre para que te ofrezca un don hospi^ talario con el cual huelgues. Pues también a los Cíclopes la fértil tierra les produce vino en gruesos racimos, que crecen con la lluvia enviada por Zeus; mas esto se compone de -ambrosía y néctar.

360 "Así habló, y volví a servirle el negro vino: tres veces se lo presenté y tres veces bebió incautamente. Y cuar^ do los vapores del vino envolvieron la mente del Cíclope, dí^ jele con suaves palabras:

364 "0d¿6e.o. — ¡Cíclope! Preguntas cuál es mi nombre -ilustre y voy a decírtelo; pero dame el presente de hospitalidad que me has prometido. Mi nombre es Nadie; y Nadie me -llaman mi madre, mi padre y mis compañeros todos.

•368 "Así le hablé: y enseguida me respondió con ánimo cruel:

369 "?otí£mo. —A Nadie me lo comeré al último, después

de sus compañeros, y a todos los demás antes que a él: tal se rá el don hospitalario que te ofrezca,

371 "Dijo, tiróse hacia atrás y cayó de espaldas. Así

(14)

rinde: s a l í a l e de la garganta el vino con pedazos de carne n r e s L c 7Cd e b a i nPHrie SKt a r,C a r g a d 0 d e v 1 n o' ^ t o n c e s l !

t i la estaca debajo del abundante rescoldo, para calentarla y anime con mis palabras a todos los compañeros; no f u e r a

-tara & P°S e T d° d e m i e d° ' s e a i r a s e . Mas cuando

es-ínmh^h T ' C°n s e r v e r d e' estaba a punto de arder y

re-i re-i f r n m L ~n t e n S d m e n t e' f u i y l a s a q u é d e l rodeáronme

ms companeros, y una deidad nos infundió gran audacia -da ounta pn"1»? • f o l 1 v o' i r o n í a por la

aguza-r J T J V - V ° Í ° ?e l C í c l° PeJ y yo, alzándome, hacíala

gi-rón I Tr hrr l b a' i * I " 'n U e r t e q u e c u a n d 0 u n h o m bre taladra

-deSaii 6 1 m á S t l 1 d G U n n a v f o> o t r o s 1 0 5 m u e v e n Por

aoull ría wiioit C°r r e? - ' q ü e a S e n p o r a m b a s extremidades, y

-taca Hp fnnol oontinuamente: así nosotros, asiendo a es-taca de ígnea punta, la hacíamos girar en el ojo del Cíclope y la sangre brotaba alrededor del ardiente palo Ouémo e el ardiendo I T l P ^ d 0 S V C 6 j a S' G n C u a n t 0 l a W K l b í

rnmn ! i k $U- ?1 c e S c r ePi t a b™ por la acción del fuego.Ast

como el broncista, para dar el temple que es la fuerza del hierro, sumerge en agua fría una gran segur o un hacha que rechina grandemente de igual manera rechinaba el ojo del í u o XPV h nt 0 r nH d e l a,e s t a c a d e olivo. Dió el Cíclope un

-d r Z l J J Te'n d° 9 e m l d 0 s r e t u m b d l a r o c a' y nosotros,

ame-' 5U 1", 0 S Prestamente; mas él se arrancó la estaca,

toda manchada de sangre, arrojóla furioso lejos de sí y se -r i l ! i S C0Ü alt o sg r i t o s a los Cíclopes que habitaban

a su alrededor, dentro de cuevas, en los ventosos

promonto-\1aI' - rn d° S U S v o c e s' a c^ i e r o n muchos, quién por un

-lado y quién por otro, y parándose junto a la cueva, le pre-guntaron que le angustiaba:

"L o ¿ . ¿ ¿ - ü ' P M . - i P o r que tan enojado, oh Polifemo,

l ¿ a d e semejante modo en la divina noche, despertándonos

n i ^ f - n c a s 0 a 1 g u n h o m b r e s e l l ev a tus ovejas mal de tu

g.ado? ¿0, por ventura, te matan con engaño o con fuerza? ,foe^°,n d l ( 5 1 e s d e s d e l a c u e v a el robusto Polifemo:

403 PoUlzmo.- i Oh, amigos'. "Nadie" me mata con enga

no, no con fuerza„ -409 "Y ellos le contestaron con estas aladas palabras:

410 Lo¿ cXcZopu.-Pues si nadie te hace fuerza, ya

que estas solo, no es posible evitar la enfermedad que envía el gran Zeus; pero, ruega a tu padre, el soberano PosidÓn.

413 Apenas acabaron de hablar, se fueron todos; y yo

me reí en mi corazón de cómo mi nombre y mi excelente arti-f i c i o les había engañado. El Cíclope, gimiendo por los gran-des dolores que padecía, anduvo a tientas, quitó el peñasco de la puerta y se sentó a la entrada, tendiendo los brazos

-por si lograba echar mano a alguien que saliera con las ovejas; i tan mentecato esperaba que yo fuese! Mas yo meditaba cómo pudiera aquel lance acabar mejor, y si hallaría algún -arbitrio para l i b r a r de la muerte a mis compañeros y a mí mis mo. Revolví toda clase de engaños y de a r t i f i c i o s , como que se trataba de la vida y un gran mal era inminente, y al fin

parecióme la mejor resolución la que voy a decir. Había unos carneros bien alimentados, hermosos, grandes, de espesa y obscura lana;y;sin desplegar los labios,los até de tres en -tres, entrelazando mimbres de aquellos sobre los cuales dor-mía el monstruoso e injusto Cíclope:yasí el del centro lleva ba a un hombre y los otros dos iban a entrambos lados para que salvaran a mis compañeros. Tres carneros llevaban, por tanto, a cada varón; mas yo, viendo que había otro carnero -que sobresalía entre todas las reses, lo así por la espalda, me deslicé al vedijudo vientre y me quedé agarrado con ambas manos a la abundantísima lana, manteniéndome en esta postura con ánimo paciente. Así, profiriendo suspiros, aguardamos la aparición de la divina Aurora.

437 "Cuando se descubrió la hija de la mañana, la Auro-ra de rosáceos dedos, los machos salieron presurosos a pacer, y las hembras, como no se las había ordeñado, balaban en el

corral con las tetas retesadas. Su amo, afligido por los dolo^ res, palpaba el lomo a todas las reses que estaban de pie, y el simple no advirtió que mis compañeros iban atados a los -pechos de los vedijudos animales„ El último en tomar el camino de la puerta fue mi carnero, cargado de su lana y de mí -mismo, que pensaba en muchas cosas» Y el robusto Polifemo lo

palpó y así l e dijo:

447 "PotCimo. — ¡Carnero querido! ¿Por qué sales de

(15)

pero me figuro que aun no se ha librado de una terrible mué te 1S1 tuvieras mis sentimientos y pudieses hablar, para indicarme dónde evita mi furor! Pronto su cerebro, molido golpes, se esparciría acá y acullá por el suelo de la gruta y mi corazón se a l i v i a r í a de los daños que me ha causado es¡ despreciable Nadie.

461 "Diciendo a s í , dejó el carnero y lo echó afuera Cuando estuvimos algo apartados de la cueva y del corral, -sol teme del camero y desaté a los amigos. Al punto anteco-glmos aquellas gordas reses de gráciles piernas y , dando «u chos rodeos, llegamos por f i n a la nave. Nuestros comparten se alegraron de vernos a nosotros que nos habíamos librado i la muerte, y empezaron a gemir y a sollozar por los demás. I ro yo, haciéndoles una seffahcon las cejas, les prohibí el llanto y les mandé que cargaran presto en l a nave muchas de aquellas reses de hermoso vellón y volviéramos a surcar el agua salobre. Embarcáronse en seguida y , sentándose por ordi en los bancos, tornaron a batir con los remos el espumoso m Y, en estando tan lejos cuanto se deja o í r un hombre que grí ta, hablé al Cíclope con estas mordaces palabras:

475 "Odc&zo.— ICíclope! No debías emplear tu gran f«

za para comerte en la honda gruta a los amigos de un varón! defenso. Las consecuencias de tus malas acciones habían de alcanzarte, oh cruel, ,ya que no temiste devorar a tus huésp des en tu misma morada; por eso Zeus y los demás dioses te han castigado.

480 "Así le d i j e ; y é l , airándose más en su corazón, arrancó la cumbre de una gran montaña, arrojóla delante de nuestra embarcación de azulada proa, y poco faltó para que i diese en la extremidad del gobernalle. Agitóse el mar por le caída del peñasco, y las olas, al r e f l u i r desde el ponto, en pujaron la nave hacia el continente y la llevaron a tierra firme. Pero yo, asiendo con ambas manos un larguísimo bota-dor, echéla al mar y ordené a mis compañeros haciéndoles con la cabeza silenei osa señal, que apretaran con los remos a fl de librarnos de aquel peligro. Encorváronse todos y empezare a remar. Mas, al hallarnos dentro del mar, a una distancia d ble de la de antes, hablé al Cíclope, a pesar de que mis com pañeros me rodeaban y pretendían disuadirme con suaves pala: bras unos por un lado y otros por el opuesto:

494 "LOA compariQ./io¿. — \Desgraciado! ¿Por qué quieres i r r i t a r a ese hombre feroz que con lo que t i r ó al ponto hizo

volver la nave a tierra firme donde creíamos encontrar la -muerte? Si oyera que alguien da voces o habla, nos aplasta-ría la cabeza y el maderamen del barco, arrojándonos áspero peñón. ¡Tan lejos llegan sus tiros!

500 "Así se expresaban. Mas no lograron quebrantar, la firmeza de mi corazón magnánimo; y , con el corazón irritado, le hablé otra vez con estas palabras:

502 "0(¿¿ó£o. — ¡Cíclope! Si alguno de los mortales hom-bres te pregunta la causa de tu vergonzosa ceguera, di le que quien te privó del ojo fue Odiseo, el asolador de ciudades, hijo de Laertes, que tiene su casa en Itaca.

506 "Así d i j e : y é l , dando un suspiro, respondió:

507 "Po&¿(emo.— ¡Oh d i o s e s ! Cumpliéronse los antiguos pronósticos. Hubo aquí un adivino excelente y grande, Teléma-co Aurímida, el cual desTeléma-collaba en el arte adivinatoria y l i e gó a la senectud profetizando entre los cíclopes; éste, pues, me vaticinó lo que hoy sucede: que sería privado de la vista por mano de Odiseo. Mas esperaba yo que llegase un varón de gran estatura, gallardo, de mucha fuerza; y es un hombre -pequeño, despreciable y menguado quien me cegó el ojo, subyugándome con el vino. Pero, ea, vuelve, Odiseo, para que te -ofrezca los dones de la hospitalidad y exhorte al ínclito --dios que bate la t i e r r a , a que te conduzca a la patria; que soy su hijo y él se gloria de ser mi padre. Y será é l , si te place, quien me curará y no otro alguno de los bienaventurados dioses ni de los mortales hombres.

522 "Habló, pues, de esta suerte; y le contesté dicien-do:

523 "0c£¿¿eo. —¡Así pudiera quitarte el alma y la vida, y enviarte a la morada de Hades, cómo ni el mismo dios que sa^

cude la tierra te curará el ojo!

526 "Así dije. Y el cíclope oró en seguida al soberano Posidón, alzando las manos al estrellado cielo:

528 "PoLc^mo.— ¡Oyeme, Posidón que ciñes la t i e r r a , dios de cerúlea cabellera! Si en verdad soy tuyo y tú te glo-rias de ser mi padre, concédeme que Odiseo, asolador de ciuda^ des, hijo de Laertes, que tiene su casa en ítaca, no vuelva -nunca a su palacio. Mas si le está destinado que ha de ver a los suyos y volver a su bien construida casa y a su patria, sea tarde y mal, en nave ajena, después de perder todos los -compañeros, y se encuentre con nuevas cuitas en su morada.

(16)

11 era. Acto seguido tomó el Cíclope un peñasco mucho mayor que el de antes, lo despidió*, haciendo voltear con fuerza ii mensa, arrojóle detrás de nuestro bajel de azulada proa, y

poco faltó para que no diese en la extremidad del gobernalle Agitóse el mar por la caída del peñasco, y las olas, empujan do la embarcación hacia adelante, hiciéronla llegar a t i e r r a f i rme.

543 "Así que arribamos a la i s l a donde estaban juntos los restantes navios, de muchos bancos, y en su contorno los compañeros que nos aguardaban llorando, saltamos a la o r i l l a del mar y sacamos la nave a la arena. Y, tomando de la cónca va embarcación las reses del Cíclope, nos las repartimos de modo que ninguno se quedara sin su parte. En esta partición que se hizo del ganado, mis compañeros, de hermosas grebas, asignáronme el carnero, además de lo que me correspondía; y yo lo sacrifiqué en la playa a Zeus Cronida, que amontona las nubes y sobre todos reina, quemando en su obsequio ambos

mus-los. Pero^el dios, sin hacer caso del s a c r i f i c i o , meditaba « cómo podrían llegar a perderse todas mis naves de muchos bancos con los f i e l e s compañeros. Y ya todo el día, hasta la -puesta del s o l , estuvimos sentados, comiendo carne en abundan cia y bebiendo dulce vino. Cuando el sol se puso y sobrevino la obscuridad, nos acostamos en la o r i l l a del mar. Pero, ape ñas se descubrió la hija de la mañana, la Aurora de rosáceos dedos, ordené a mis compañeros que subieran a la nave y desa^ taran las amarras. Embarcáronse prestamente y , sentándose por orden en los bancos, tornaron a batir con los remos el espumo so mar.

565 "Desde a l l í seguimos adelante, con el corazón tris-te, escapando gustosos de la muertris-te, aunque perdimos algunos compañeros.

SAFO.

(17)

11 era. Acto seguido tomó el Cíclope un peñasco mucho mayor que el de antes, lo despidió*, haciendo voltear con fuerza ii mensa, arrojóle detrás de nuestro bajel de azulada proa, y

poco faltó para que no diese en la extremidad del gobernalle Agitóse el mar por la caída del peñasco, y las olas, empujan do la embarcación hacia adelante, hiciéronla llegar a t i e r r a f i rme.

543 "Así que arribamos a la i s l a donde estaban juntos los restantes navios, de muchos bancos, y en su contorno los compañeros que nos aguardaban llorando, saltamos a la o r i l l a del mar y sacamos la nave a la arena. Y, tomando de la cónca va embarcación las reses del Cíclope, nos las repartimos de modo que ninguno se quedara sin su parte. En esta partición que se hizo del ganado, mis compañeros, de hermosas grebas, asignáronme el carnero, además de lo que me correspondía; y yo lo sacrifiqué en la playa a Zeus Cronida, que amontona las nubes y sobre todos reina, quemando en su obsequio ambos

mus-los. Pero^el dios, sin hacer caso del s a c r i f i c i o , meditaba « cómo podrían llegar a perderse todas mis naves de muchos bancos con los f i e l e s compañeros. Y ya todo el día, hasta la -puesta del s o l , estuvimos sentados, comiendo carne en abundan cia y bebiendo dulce vino. Cuando el sol se puso y sobrevino la obscuridad, nos acostamos en la o r i l l a del mar. Pero, ape ñas se descubrió la hija de la mañana, la Aurora de rosáceos dedos, ordené a mis compañeros que subieran a la nave y desa^ taran las amarras. Embarcáronse prestamente y , sentándose por orden en los bancos, tornaron a batir con los remos el espumo so mar.

565 "Desde a l l í seguimos adelante, con el corazón tris-te, escapando gustosos de la muertris-te, aunque perdimos algunos compañeros.

SAFO.

(18)
(19)
(20)

Morirás, bella joven; ni servirá ser b e l l a , ni quedará memoria de t i sobre la t i e r r a , porque las frescas rosas no has gozado de P i e r i a : y así desconocida

irás a las cavernas del horroroso Di t e , ni será quien te vea

cuando en las vanas sombras des fugitivas vueltas.

ANACREONTE.

(21)

Morirás, bella joven; ni servirá ser b e l l a , ni quedará memoria de t i sobre la t i e r r a , porque las frescas rosas no has gozado de P i e r i a : y así desconocida

irás a las cavernas del horroroso Di t e , ni será quien te vea

cuando en las vanas sombras des fugitivas vueltas.

ANACREONTE.

(22)
(23)

Mis sienes canas, mi cabello blanco,: ya no tengo el encanto de la juventud, me caen los dientes»

Del tiempo dulce

-de la vida, me queda ya poco; por eso voy gimiendo, y me horroriza el Tártaro. El antro del Hades es t e r r i b l e ,

y el camino

(24)

SOFOCLES.

(25)

EDIPO REY.

(26)

EDIPO REY

EAczncuu.0

Tebas. Palacio r e a l . Altar de Apolo L i c i o . Sacerdote de Zeus y un grupo de niños con ramas de olivo.

PeAAoncu

Edipo, rey de Tebas

Yocasta, su esposa y viuda del rey Layo CreÓn, hermano de Yocasta

Tiresias, vidente o f i c i a l de la ciudad, anciano y ciego, guiado por un l a z a r i l l o

Sacerdote de Zeus Un mensajero

Un pastor, que fue siervo de Layo Un paje del palacio

Antfgona e Ismene, hijas de Edipo y Yocasta, aun niñas Coro de ancianos

(27)

EDIPO REY

EDIPO - ¡ H i j o s , progenie renovada del remoto Cadmo'. ¿Qué

m u e v e esta reunión? ¿A qué esas a p l i c a n t e s disposiciones?

Postrados en t i e r r a , con ramos de o l i v a . . . iy toda la ciudad saturada del perfume de los s a c r i f i c i o s del incienso y , en to

d S e ll Q Í é1 ae s r - Lyd i i e T - ' : Pero en lugar de que los

mensa-jeros me dieran razén', he preferido venir en persona. Aquí es_ tov Sov Edipo. Todo el mundo celebra su gloria.

t 0 y" S e y ¿ S ¿aceAdoU. A t i , anciano, te too. darme

ra-zón. ¿Que motiva esta humillada situación por t i e r r a ? ¿Algo teméis? ¿alqo anheláis? , , , . _„„

¡Ah, si de mf depende remediarlo: tened por dada a ayu-da1. ¡Qué duro fuera yo si ante este cuadro no me llenara de

conmiseración! . caa

SACERDOTE.-Vamos, lo digo. Rey, rey de mi Patria, tdi po. ¿Ves que edad tienen los que aquí están congregados? Están ante el a l t a r . Unos son niños débiles, avecillas que el -vuelo alzar no pueden. Otros, son viejos P °p^l a v a^a^f t 0 r.

menta rendidos, como soy yo, sacerdote de Zeus, y aun a s i . Acá está la gallarda f l o r de los pubescentes, y luego, todos, todos sus vasallos. En esta plaza, todos agrupados cabe el a l t a r . Y otros a l l á ante el templo de Palas, o al lado de la tumba del agorero Ismeno. Animada -Turbión de males pesa sobre esta ciudad. Está abrumada ya. Oleaje de sangre la sumerge. No puede alzar cabeza entre fas turbulentas ondas. Los frutos de la t i e r r a , en susmismos

tallos se agostan. Los rebaños que van por las praderas pa ciendo, caen yertos ante la muerte. Y lo más duro y cruel: el germen humano atormenta a las madres, pero no es fecundo

Un numen que arde en fuego contra la ciudad pugna La -destruye, la anonada. Es la tremenda Peste. Queda vacía y si-lenciosa la t i e r r a de Cadmo y el Averno se enriquece de lamer tos, de gemidos interminables. . ... . a , c

No, no intentamos ni yo ni estos hijos asimilarte a los dioses.Pero sí te juzgamos el primero de los hombres El que conoce, como nadie, los alternantes cambios y mudanzas de la

vida humana; el que sabe también de las misteriosas y secre-tas determinaciones de los dioses. Llegas apenas a Cadmos y nos libertas del tremendo tributo que a la horripilante encan^ tadora dábamos. Nada sabías no habías buscado informes, nada te habíamos dicho. Te guiaba un dios —eso se pensó, eso se -dijo— te guiaba un dios, y nos salvaste la vida.

También ahora a t í venimos. Edipo amado de todos, Edipo poderoso: venimos a t i suplicantes todos. IDebes hallar para i nosotros un remedio! Recibas de los dioses el consejo, o te lo dé un hombre... nada importa. Sabe el hombre regir, si ha sufrido, y el que en fortuna adversa ha visto su vida atormen^ tada, ese es el que puede remediar los males ajenos.

¡Oh, el mejor de los hombres: esta ciudad restaura! ¡TO mismo te aprovechas de tu obra, si nos defiendes, serás, como fuiste, un salvador, un defensor. ¿Qué dijeran, si no? ¡Que -nos alzaste para sumergir-nos! La patria consolida; la ciudad afirma. ¡Qué f e l i z fue tu actividad antaño: que ahora se re-nueva. Reinar sobre hombres: esa es la grandeza de un rey! ¿Quién quisiera reinar en un desierto, desolado y sin hombres?

¡Un fortín, una nave, nada son si no el v i v i r de hombres les da vida!

ED.—Hijos que compadezco: ya lo supe. Conozco vuestros males, conozco la incierta fortuna. S u f r í s , sufrís es cierto. Los males se acumulan sobre vuestras cabezas. Y nadie habrá que sufra más de lo que sufro yo. Vosotros, cada uno, su propio dolor saborea: el dolor propropio solo. Pero en mi alma el -dolor de todos se amadriga: el vuestro, el de la patria, el mío.

¡No despertáis a un hombre que sueño domina! Ved que he llorado mucho, he cavilado larga y profundamente mil proyec-tos, mil medios... y ansioso y angustiado, sigo buscando.

Tras mucho meditar, hallé un remedio, y ya lo puse en -obra. Al hijo de Meneceo, que es mi cuñado Creón lo envié a la Pitia mansión de Febo para que consultara al oráculo acer-ca de lo que hay que hacer, qué determinación tomar para al-canzar que la ciudad sea salva. Y han pasado los días bien me didos para que él de su comisión regresara y estoy afanado -pensando lo que puede haber sucedido. Pero él regresará. Cuan do regrese un perdido sería yo, si no pusiera en obra lo que" el dios haya dicho.

(28)

En _ A h rey Apolo, que su mensaje sea afortunado para

« í i f - í i r t ' r a ' J s í A - u ,

" • " r f ^ l l ^ o f l . del « . n . c » , «

para nosotros de parte de dios?

E ntm CizÓn.

CREON -¡Nuevas f e l i c e s ! Digo muy bien: los males¡ mis¡ 1n faustos, si hallamos n*dio de contrarrestarlos, en buena

<h-C h a ^ ¿ Q u é T c e S 6e ¿ e lenguaje? Nada conforta tampoco

na-d a " T i M dígo ante°todos?6¿Centramos al palacio?

.Dis-P U e S t°E D a^Ab ltordof habla. Son sus angustias las que oprimen mi

8 l m a CRS —Habíaré^entonces!*!ó que del dios .he oídc, Nos i?o

^ • « i r s s s í ' á K r ; ^ :

se p a g u e U n a s a n g r e vertida es la fuente de todos estos

ma-l 6 S" eD.-¿Muerte de quién el oráculo señala?

CR - F u e Layo, nuestro rey de antano oh príncipe, ti g» bernaba"antes que tú en esta ciudad e j e r c e r á s imperio.

g ^ í él " T í "ahora ^ ^ " u r g e a que, sin

mira-- ^ L T E n W ^ h S í S n ? ^ ¿Quién8 puede' husmear la P

t a d e Cr - D i 1 ¿ ° e írd " s?q u e aquí están. Lo que se busca, se

-halla. Lo que se deja, perdido queda ED —¿En su casa, en el campo, en t i e r r a lejana.

f u e a - s i n a d o U y o ? ^ ^ _ m o p a r t í a. S e

fue y jamás regresó.

ED.—¿Algún mensajero, algún compañero de camino no vio los hechos? ¡El pudiera darnos informe!

CR.—Es que murieron todos. Uno solo quedó, Pero tan do-minado por el espanto que jamás ha podido darnos informes, — sino es de un solo dato.

ED.—Y, ¿ese cuál es? De uno se puede deducir todo. Un -leve principio es ya base para la esperanza.

CR.—Ladrones, así d i j o , le salieron al paso y le dieron la muerte. No sucumbió a la fuerza de un brazo, sino al empu-je de una g a v i l l a .

ED.—Un ladrón, si no tenía ya paga aquí, ¿cómo podría -haber osado cometer tal crimen?

CR.—Hubo quien lo pensara. Pero, ya muerto Layo, nadie hubo que se echara a cargo el vengar su muerte. ¡Era tanta -nuestra zozobra...!

ED.—¿Zozobra? ¿Cuál? ¿Tan grahde que impidiera hacer jus ticia al rey mismo muerto? ¡Hundido el trono no hubo quien lo amparara!

CR.1—La Esfinge de cantos enigmáticos y falaces, esa fue.

Nos hizo que mejor atendiéramos a lo del momento presente, de jando en el silencio lo que el misterio había envuelto en som

bras. ~ ED.—Tomaré el asunto otra vez desde el principio. Febo

ha hecho su recta acción. Tú otro tanto. Bien ha sido buscar esta forma de hacer j u s t i c i a al muerto. El dios y tú hallarán en mí al vengador. No, no lo hago por amigos remotos: lo hago por mí mismo. Quien a él asesinó a mí mismo puede exterminarme. Debo echar fuera esta mácula. No por el rey muerto, por -mí mismo pugno.

Ea, niños, ya. Rápidos levantaos de esas gradas y l l e -vaos los ramos suplicantes. Un hombre vaya y reúna al pueblo todo de Cadmos. Haré yo cuanto pueda. Un dios me asista y ven

zo, o perezco. — —

Entna EcLlpo a. ¿u patacho.

(29)

ile.ga a Cü/LO cíe quÁncz anciano*.

CORO E S T '

a esta nuestra ciudad llegas. iA esta «e ho_

" " S í

dir? ¿Harás que lo ya olvidado.. a v i v i r *>rne o a n z a.

¡Habla, Palabra inmortal, hijo de la *urea | w

tu oráculo' . , h h i 1 a ^ Zeus, Atena

-A N T . * . - -A t í primero yo el amo, oh n i A r t e m i s , 1a inmortal. Y a la reina de e s t a tierra tu he ^

que tiene sal 1oen medio de nuestra plaza,

lo lanzador de dardos.. H Q f.n < ; a s ed amparo,

tri-r . ^ ^ w W W ^ t s tri-r s t q

saltando Infecundos. Y j r a « « tal» «1 A » ™ • ^ ¡,

s s s - s s a - 3 " a a j S ' S S i . .

ANT 2 -¡Con innúmeros muertos la ciudaa se «

M 1 „ ,1 n a u e haya compasión. Nadie por

Yacen en tierra sus h i j o s , sin que naya v f u g i a n las •

ellos l l o r a . Las jóvenes esposas al a l t a r se reí y ,

madres de canosas cabezas; „= a t u m u a e « J ^ r o ^ el

S V - p e í T T S r d ^ d o l ^ ^ s ^ e 1 ¡Hija i Zeus, sSlv,,

saña baíánador1 c o n t r a n o s o t r o s He acosa me - i q u l j

f ' n o S E Í S e 2 £ ' . d u e ^ ' s o l f d ^ f u t r a n t e ,

-con un solo t i r o , acaba -con tus males!

ANT. 3. —¡Oh, Licio dios, oh defensor Apolo... Salgan ya de tu arco los dardos invencibles. Ve por delante frente al -enemigo. Dardos también Artemis, que con ellos destruye cente lleante en los cerros de L i c i a . Venga también el de los rizos de oro, Baco el triunfante, rubicundo y bel lo,él que en orgías se place, él que a todos en locura enciende, llegue y sus bacantes, las errabundas Ménides, hasta nosotros vengan. Alce -radiante antorcha contra los turbios númenes que nos destruyen, que sea para todos los adversos, baldón y oprobio»

Saín EcLCpo. O y a lo vqju>o& líítímoA doZ Cotw.

ED.—¿Es lo que pides? Ló que pides yo haré que se vea cumplido. Oye mi designio, atiende y cumple lo que yo he de -decir. Si el medio de salvarte pones en práctica, tendrás que ser liberado de todos los males.

Voy a hablar ante todos. Nada sé de los hechos, nada de las versiones que acerca de ellos corren. Hoy soy un ciudada-no, como todos. Nada tuve que ver con ese delito. Ni la míni_ ma noticia tuve de é l . Ea, pues, yo mando que todos los que esta ciudad de Cadmos habitan atiendan:

El que sepa quién fue el autor de la muerte de Layo, hi-jo de Lábdaco, preséntese y declárelo, ¿Vive el culpable aquí? Hable y se le hará una concesión de indulgencia. Nada la ciu-dad, ni en castigo, ni en venganza habrá de hacer en su contra No sólo el silencio que c a l l a , sino la gratitud que premia: eso tendrá.

Ah, pero si en c a l l a r se empeña, si temeroso oculta, ya a sí mismo, ya a un amigo suyo, yo mando en tal caso terrible

mente: ~ Sea el que fuere, en este t e r r i t o r i o , sobre el cual ejer

zo el imperio, nadie le diga palabra, ni le deje asociarse a " los sagrados ritos, ni siquiera a las abluciones lústrales. Quiero y mando que todos a ese sin piedad lo expulsen, de su Propia mansión, de la ciudad entera. É l , él es ciertamente la causa de nuestra horrible peste. Eso el oráculo de Delfos ma-nifiesta. Ya veis como me propongo vengar al muerto y vengar el derecho del dios.

(30)

Y si él en mi casa mora, o si yo, sabiendo lo que es, lo acolo venqan sobre mí todos -esos males que para él auguro

Todo esto ruego que miréis vosotros para que sea cumpli-do Hacedlo por el dios, hacedlo por la p a t r i a , que sucumbe desprovista S e frutos, dejada.en el o l v i d o p o r o s i o s e s ^

Lo manda un dios, pero si no lo mandara, os tocaría o sotros urgir v i n d i c t a . ¡Murió el varón más recto, el rey tan bueno' ¡hay que hacer las pesquizas para descubrir al asesino! Ahora yo impero en su lugar, yo tengo el poder que antes tuvo,

tenoo su mismo tálamo y a su consorte misma. Tuviéramos los

-M Í O S por comunes, si a él no se l e hubiera negado descender», c a ¡Aun en eso a fortuna l e fue adversa! Me hago por todo eso'e defensor de Layo, tan al grado de lucha como si

hubie-ra él sido mi padre. Todo medio habré de poner en juego bus-Taré con afán hasta no descubrir al culpable ¡Mató a l hijo de Lábdaco, h i j o que fue de Pilodoro, y este del remoto Cadmo, v en el tronco supremo, su padr*e fue Agenor. .

Y Dioses, a vosotros apelo: si alguno rehusa seguir mis na

datos, ni frutos en sus campos, ni hijos en sus mujeres ha-bréis de concederles. Los abate l a peste, los mate un

infotu-n Í° l ' v o ' s o T r S s ; oh habitantes de C a d ^ s , que secundéis

mis-órdenes, seáis siempre asistidos por l a J u s t i c i a , amparadora y a l i a d a , y los dioses todos os cubran perpetuamente de

bie-n e S' CORIF.-Solemnes imprecaciones son tus palabras, oh rey.

Yo también habré de hablar en el mismo e l e v a d o tono Yo e re

gicida no soy, ni sé dónde él pueda h a l l a r s e . Dilucidar el -asunto toca a Febo que ha mandado que se busque al asesino. Él lo habrá de descubrir.

ED.-Justamente. ¿Pero hay mortal alguno que pueda for zar a los dioses a hacer lo que e l l o s no quieren?

CORIF.—Segunda insinuación formulo.

ED - Y si una tercera hay, di todo, sin demora. CORIF - R e y del oráculo es Febo, rey del orácul o Ti re-si as. Es lo que tengo sabido. ¿Por qué no acudir a e l , para que descifre el misterio? ¿Te parece, rey?

q ED -Tampoco he descuidado ese medio. Ha tiempo que e

vié a t r a e r l o por indicación de CreÓn, mediante dos emisario-Me admira que aun no haya llegado. CORIF.—Y otra cosa no hay«, S í , algunos vagos rumores,

algunas viejas h a b l i l l a s . . „

ED.—¿Cuáles son? Cuido de todo lo que se diga. CORIF.—Que murió dicen a manos de caminantes.

ED.—También 1 o he oído. Pero al que vio eso, ¿quién lo ve ahora?

CORIF.—Por poco temor que tenga, si llega a saber tus -amenazas, no tardará en presentarse.

ED.—A quien no espantan obras, menos teme palabras. CORIF.—Vaya. Tenemos ya a quien pueda descubrirlo. He -aquí al divino vidente, el único de los hombres que de naci-miento tiene el don de la verdad.

Ll&ga Tüizaáju Itovado poi un yiíño y c.on cío A cxíadoA da Edlpo.

ED.—¡Oh T i r e s i a s , que todo lo comprendes, lo mismo aque lio que puede decirse, que lo que el labio humano no puede ~ pronunciar; los misterios del c i e l o , y los de la t i e r r a . Ciego eres pero miras en qué amarga dolencia la ciudad se halla abatida. Tú eres, príncipe, el único que salvarla y proteqerla

-puede. 3

Febo responde a nuestra pregunta —lo sabrás acaso por -mis enviados— que el medio seguro y único de dar f i n a esta triste plaga es descubrir y dar muerte a los que a Layo asesi naron, o si no, al menos lanzarlos fuera de esta t i e r r a .

No nos niegues tu c i e n c i a : ya sea que del vuelo de las -aves, ya sea que de otra fuente la saques. Da tu saber profético y salva, primero, a t í , después a la ciudad y a mí por -rin. bal va de esta mácula del asesinato a todos. En tu poder estamos: el más bello de los trabajos es ser Útil a otros pn

10 que uno tiene y en lo que uno puede.

^ h a : P£? íA S- ~ " ~Í A y' a y : t e r r i b l e es el saber cuando el que

-112 n ell 0 n? aPr o v e c h a Bien lo sabía, pero lo había o l v i

-aaao. De tenerlo presente, acá no hubiera venido! TT¿~"¿ E S° q u é e s ? ¿ T e p e s a h a b e r venido?

ln h J !J \q u e t o r n e a c a s a- H a r a s bien a t í mismo, me -10 narás a mí. Insisto y te lo ru£SQ.

a P l i P ' ~ 'Nl dl ?e s 1 0 a c e rt a d o , ni a l a ciudad muestras amor, e" a que te dio el ser, s i no nos das respuesta.

quiero « : rA d!l er ^ q u e t G m i s m 0 tampoco hablas lo j u s t o . No

Huiero errar también y me r e t i r o .

que J ^ r ' n 0 ' ^ l 0 S d i o s e s' n o ! N o t e vayas, sabiendo lo

(31)

T I R . - E s que todos estáis desatinados... ¡Nunca habré de revelar mis desdichas, por no decir las tuyas...'.

ED —¿Qué dices? i Lo sabes y no hablas'. ¿No te das cuent de que callando nos traicionas a nosotros y arruinas la ciu-i j o

9 ' y IR —No quiero a mí causar dolores, y tampoco a t í

mis-mo ¿Por qué en vano me arguyes? ¡Nada de mí lograras saber. ' ED - ¡ N o1 ¡Malvado el más malvado: a una roca pusieras

en enojo...'. ¿Con que no dices nada? ¿Terco y pertinaz te mai

t l e n €T I R . - - ¡ D e ira me inculpas...'. ¿Y la tuya? ¡Tiene en tí j

mansión v a mí me censuras'.

ED -¿Quién no se enojara, cuando oyera las palabras que dices? ¡Ese modo que tienes de ofender a la ciudad

T I R . - ¡ Y a llegará la adversa suerte, sea que yo hable,-sea que calle'.

ED —¿Llegará? Dilo luego. Aquí y al punto.

T I R . - N i una palabra más proferiré. Obra cual quieras.-Enójate con la ira más vehemente que puedas.

J E D —Vaya, vaya... en mi enojo ya voy percibiendo que •

tú fuiste el autor de todos estos hechos, que tu los llevase a obra, no por tu mano, sino por mano ajena. Ciego eres qu si ojos tuvieras, afirmaría que tú fuiste y sólo tu quien el

del i to ^ e ^ t r ó . ^ ^ ^ ^ digo Todo lo que tú dices contra el, culpable cae sobre t í . No ,

tú hablar no puedes, ni a estos ni a mí, Sábelo bien. Est t i e r r a está manchada por la infamia de un culpable. Y el cui

P a b l eÉ De- ¡ T a ? e s son tus palabras ante mí, atrevido'. ¿Piensa:

que has de l i b r a r t e de mis manos? n m í w p n , M TIR.-Me siento libertado. La verdad nutro en mí y en

6 1 1 3 ED°.-¿Verdad de quién has aprendido? ¡Ese tu arte menda;

n° ' T i R . _ ¿ D e quién? ¡Tú me obligaste a que hable sin quere

l 0- ED.-¿Hablar qué? R e p í t e l o , quiero oírlo mejor

TIR -¿No lo entendiste antes? ¿Me fuerzas a que hable,

E D No sé de cierto qué d i j i s t e . Dilo otra vez

T I R . - E s e asesino que buscas, ese asesino <-res tu ED.-Ah, no dirás dos veces ese insulto. No te alegrare de e l l o .

TIR.—Y más diré, para que más te arda.

ED.—Dí cuanto quieras... no sabes lo que dices.

TIR.—Verdad pura digo. No lo piensas, y vives unido a los seres que más se aman. Y ni siquiera te das cuenta de la infamia en que vives.

ED.—¿Tú estas pensando que vas a seguir con tus ofensas sin recibir castigo?

TIR. —¡Claro: la verdad tiene sus fueros!

ED.—Los tiene, s í ; menos para t í , ciego miserable, ciego del alma, como de los ojos. Ciego del alma, ciego del oído.

TIR.—¡Pobre de t í . . . sobre t í estás amontonando todos los dicterios que van a llover sobre t í ! Todos habrán de v i l i -pendiarte de cuantos estén presentes. Ni uno solo quedará sin hacerlo.

ED.—Noche perpetua nutre tus pupilas. Ni a mí, ni a na-die que de ojos disfrute podrás dañar.

TIR.—No te impone el Destino que caigas bajo el golpe de mi mano: Apolo bien lo sabe, él de mil recursos tiene el -tesoro. El te dará tu pago.

ED.—Toda esa trama quién la planeó, ¿CreÓn o tú? TIR.—No CreÓn fue: tú fuiste el autor de estas desdi-chas.

ED.—¡Riqueza, mando, ciencia de las c i e n c i a s . . . ! ¿de qué sirven? La vida envidia nutre solamente. Todos atisban, todos están en acecho. Hambre de mandar tienen. Este imperio la ciu dad puso en mis manos, sin yo buscarlo. Y Creón espera, anda-tramando, anhela hacer que yo caiga. El que se dice amigo... y como vanguardia envía a este vidente loco y trapacero, pura engañifa, que no busca sino el lucro de sus ojos cegados., legados para el uso, pero bien abiertos para el interés.

Vamos hablando claro. ¿Con qué demuestras tú que eres vi aente? Estaba aquí la Esfinge, que con mil cantos enigmáticos" a ios ciudadanos perdía, ¿diste norma de salvación a los ciu-dadanos? i Verdad es: no para todos era resolver esos enigmas' tra necesaria ciencia. Ciencia profunda... ¿cantos de aves? ¿un dios asistente? ¡No, hombre! Y vino Edipo, vine yo el "ignorante, el inculto y eché abajo los a r t i f i c i o s de la Ésfin-ye. Y nada les pedí a las aves, y ahora tú piensas echarme aba Z Z uc a! ° c r e e s q u e a l9Ún día vas a estar muy sentado a la "

(32)

¡No Les va a ser d i f í c i l y les va a costar muy cara esta mi repulsa'. Yo, si no fueras como eres un anciano como -parece, azotara tu rostro para que advirtieras ^ falsedad

CORIF —Bien nos parece a todos: si aquel habló sin tino, también tu", Edipo. Y, ¿eso qué importa? Lo que importa ahora es que se cumpla lo que el- oráculo manda. El dios nos urge. Hav aue ver cómo lo acatamos. .

* TIR _Rey eres, no lo niego. Pero somos iguales en dere cho de hablar. Déjame que conteste. Tengo también poder y de recho Yo no estoy sujeto a t í estoy sujeto a Apolo. Y no soy de los que sirven comb favorecidos a Creón. Oye pues lo que

-d l 9 a :T e burlas de mí por ser ciego. Tú, tú sí ves. Pero

no-ves en qué desgracia vino-ves. Ni dónde vino-ves m con quién coha-bitas. ¿Sabes de quién naciste? En a tierra en el Hades re Duqnante serás a quien te mire. Doble azote tendrás: el de

-na madre el de "un padre también. Fuera de esta ierre>hjiM

de e x p u l s a r t e . ¡Terrible cosa: hoy miras: un día ya yio verás...

serán tus ojos perpetuas tinieblas. Y. ¿a dónde iras? ¿Qué -t i e r r a podra pisar -tu plan-ta? ¿Qué puer-to habrá qué mon-te C terón a que te acojas? ¡Que ayes de dolor ha de repetir e eco! cuando adviertas tu boda, esa boda de males que es nucí« de tormentas que tu soñaste dichas». Y mayores infortunios aun que harán iguales a t i y a tus hijos

Eso eso . y ahora sigue insultando a Creón, sigue -vilipendiando mis predicciones. Ten por seguro que ningún hoi bre jamás será azotado por el Destino como lo serás tu

ED —¿Es posible s u f r i r que oigamos estas cosas? ¿No lie ga a lo excesivo? ¡Fuera, malvado! ¡Nunca más a esta casa re-tornes! ¡He dicho: Fuera! ^ TIR.—¡Nunca hubiera venido, si tu no me obligaras.

¿Quien me llamó? ^ .K a c . nrn.

ED —Y yo, ¿sabía acaso que tu tales locuras ibas a pro f e r i r ? Cierto, si lo supiera, ¿iba yo a llamarte?

T I R . - ¡ L o c o , necio... muy bien, así me juzgas'. 1N0 fue el j u i c i o que de mí hicieron tus padres'.

ED ¿Mis padres? ¿Quienes? Detente, ¿yo de quien soy

-10 TIR.—¡Este día te da vida y también te da muerte'

ED.-¿Enigmas siempre? ¿Voces veladas siempre? ¿Cuándo-hablaste!aro^ ^ ^ ^ m á s d i e st r o para descifrar enigmas

ED. —¡Echamelo en cara, si te place: de eso nació mi -grandeza'.

TIR.—¡Esa fue la ventura desdichada que te hundió en la ruina!

ED.—Esta ciudad s a l v é . . . ¡nada me importa! TIR.—Muy bien; vámonos, niño, veme guiando.

ED.—Vete, bien que te l l e v e . Estando aquí me enojas; si te vas, yo descansaré. No me has de causar penas.

TIR.-Dicho quedó y ya parto. Y agrego la razón de haber venido acá. No me amedrenta tu enojado rostro. Tú no podrás -arruinar mi vida. Voy a decir de nuevo.

Tú ha tiempo indagas quién fue el asesino de Layo El -está aquí. Es un advenedizo que adquirió domicilio entre noso tros. Vamos a ver muy pronto que no es advenedizo: es nativo" de Tebas. Y cuando sepa el hecho, no va a sentir alegría El que ahora ye, será ciego; el que ahora es poderoso en rique-zas, va a i r a mendigar su pan a tierras extrañas, apoyado en un pobre bastón. Se va a ver pronto que es hermano de sus pro píos hijos, y también su padre. Y de aquella de quien él na-~ ció, es al mismo tiempo hijo y consorte, y para su padre --usurpador de su esposa y matador suyo.

Ya está: no hay más. Pienso en lo que acabo de decir ¿Dirás que miento? ¡No: sería negar mi calidad de vidente!

Se va Tlfiqaaaa. EntAa Edípo al palacÁo.

fn< 0f°n°< E?TV1 ,7iSu i é n e s» ^u i é n e s e l señala de

Del-no ° d 6 S d e 1 3 r o c a enhiesta? ¿Quién, el que, con ma

nos empapadas en sangre, pasó de lo tremendo que decirse no r

.f c o s a más tremenda que ningún labio proferirá?

la t n l l ! Tn' l l e9u e n a h o r a los caballos indómitos, hijos de

r e l á L ^ q U G 1 1 6 9 3 51 5 íJ o d e Z e u s> c o n a r s e n a l de rayos

L e lp ' °s> / e n Pos de el caminan presurosos las Moiras y

2 t ? S °S a S d e l a ven9anza y de la muerte!

amontona' h u ^ i t * l a a! í1 v a c u m b r e d e l P a r n a s o n i ev e s

busoup h ? ^ y°u v1b r a n t e y poderosa. Manda que se

re-por ahí h a d e l k h ? m 1 c i d a ' a n adie conoce. El está

los 5 J 0 "n a a r b o l e d a sagrada, o ambula enloquecido por

toen f ° n l I iS C°S' í üa l S i f u e r a u n t o r o s i n m a n a d a> mal di

(33)

vie-nen ya, aunque el no quisiera, van en torno de él haciendo gi ros 1

EST 2 —¡Espantoso es, sí espantoso el temor que me in-funden los agüeros del sabio vidente. Creer en ellos no puedo tampoco desecharlos'.

No sé qué decir puedo. Vuelo entre la esperanza y los -temores. Nada miro detrás, nada delante de mi vida.

¿Pues, qué relación entre los hijos de Lábdaco y el lina ie de PÓlibo? ¡Nada hay en el pasado, nada hay en el presente para atar pudiera vínculos entre ellos'. ¡He de dar un fallo-adverso contra Edipo por rumores? ¡Sentada está su fama y,-¿como defender a los descendientes de Lábdaco, contra el

ase-S i n a tANT 2 —Zeus y Apolo, s í , "son conocedores plenos de la

verdad y'perciben todo lo referente a los mortales i pero que entre los hombres un adivino sepa más que y o . ¿P^dré admitir lo? ¡No tiene la verdad un juicio único'. Un saber a otro sabe supera. Un hombre vence a otro hombre en conocimientos. Mien-tras yo claras no mire las pruebas; mienMien-tras plenamente apo-dícticas no sean, no puedo dar asenso a las acusaciones que formulan los que aquí han pregonado los delitos

Cierto es que vino la doncella con alas y él dio inape-lable demostración de que salvaba a esta ciudad augusta. (iHor

eso yo en mi mente nunca a él pudiera imputarle maldades.

Enfria. C/iaón pon el lado deA.ec.ho.

CR.-Señores ciudadanos: he tenido noticia de que el reí Edipo contra mí ha formulado cargos calumniosos. No puedo y sufrirlo y a eso vengo. Pues si en el infortunio del prese sospecha en mí culpa alguna, sea en mis palabras, sea en m hechos, ¡acabe ya el límite de mi vida'. ¿A qué si se me

ma, he de v i v i r ? ¡No es una simple inculpación esta, es ru sin igual el que me vituperen de malvado, malvado a la ciuda y malvado ante los seres que yo amo'. _ . . .

CORIF> íDe ira nació quizás el vituperio: no brotó cíe

razones de la mente'. . . Hin CR, ¿No se ha afirmado que por mis instigaciones dio

falsas profecías el vidente? , CORIF.-Verdad es; se d i j o . . . pero no sé cuál fuera ei

S C n t lC R . - ¿ D e ° o j o s en equilibrio, de mente en su juicio

pro-viene esta grave acusación en contra mía?

CORIF.—Eso no sé. Lo que mis amos hacen no lo veo. Él

-mismo viene aquí, sale de la casa.

Edipo ó ale. deZ palacÁo.

ED. —¡Conque eres tul ¿cómo aquí vienes? ¿Osas pisar mi suelo? ¡Tú, el asesino que a mi vida atenta, tú el ladrón que ambicionas mi s o l i o . . . ! Dilo, di, por los dioses: ¿Qué te f i guras que hay en mí? ¿Impotencia? ¿Incapacidad de discurrir? ¿Qué hay para que así me trates? ¡No iba yo a descubrir tus -artimañas... tus engaños, tu loca ambición! ¿Crees que no pue do castigarlos? Loco eres, s í , cuando intentas escalar un tro no usurpado. Son poder o riqueza los únicos que triunfan.

CR.—Debes hacer lo que yo diga. Calla. Hablaste ya. Se-rás juez de mis dichos, pfero óyelos primero.

ED.—Hábil en el hablar tú, pero yo tardo en comprender. Duro y malévolo hacia mí te descubro.

CR.—Eso, eso ahora es lo que debes o í r .

ED.—Eso, eso es lo que no debes negar, que eres un mal-vado .

CR.—¿Crees que basta tu altivez? Si no tienes razones -en que fundarla, andas descaminado.

ED.—Crees que tú puedes hostigar a un allegado, sin dar el pago de castigo, eres el que anda fuera de camino.

CR.—Te concedo razón. Dígase que es justo lo que dices. Dame a conocer ahora de qué delito me acusas.

ED.—¿Fuiste tú o no quien dijo que debía venir aquí el santo adivino?

CR.—Y en el mismo dictamen persevero. ED.—¿Qué tiempo hace que Layo,..

CR.—¿Layo qué? ¿Qué le pasa? ¡No se adonde vas! ED. —...murió en muerte violenta?

CR.—¡Según; pueden ser muchos y larqos años que ya

co-rrieron. M J

ED. —¿Y en ese tiempo era ya el adivino quien ejercía el oficio?

CR.—¡Sabio y diestro amado, como ahora mismo! ED.—¿Y en ese tiempo hizo mención de mí? CR.—Ante mí nunca y acaso en forma alguna.

ED.—¿Es que no hicisteis averiguaciones acerca de la

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (257 pages)