Texto completo

(1)

LOS VIRUS

Virus: Concepto. Los virus son organismos acelulares. Estructura y composición.

Clasificación de los virus: según la arquitectura de la cápsida y según la presencia o ausencia de envoltura. Multiplicación y ciclo biológico. Ciclos de los virus: lítico y lisogénico.

Virus patógenos y aplicaciones de los virus. Concepto de virioides y priones. Los retrovirus, concepto.

Los virus son

organismos acelulares

que no tienen vida propia y que necesitan estar,

obligatoriamente, dentro de una célula para reproducirse, causando enfermedad.

Los virus son estructuras

que no respiran, no se alimentan, no tienen

metabolismo, no se reproducen independientemente ni producen

deshechos;

es más, ni siquiera mueren.

Los virus son lo que se denomina “parásitos intracelulares obligatorios”,

es decir, necesitan de una célula viva para hacer lo único que saben

hacer:

reproducirse

ilimitadamente. Se puede decir que los virus son

estructuras químicas independientes que circulan por el mundo y cuando

encuentran un huésped lo infectan y se reproducen. Causan enfermedad

al invadir las células y destruirlas en su proceso de reproducción.

Estructura y composición

Los virus miden unas décimas de nanómetros, El tamaño y forma de los virus son muy

variables. Son pequeñas cápsulas de

proteínas

que rodean una molécula de

un ácido nucleico

;

este tipo de estructura, aparentemente tan simple, ha llevado a algunos a sugerir que los virus

pudieron ser los primeros organismos que aparecieron en la Tierra.

Al pequeñísimo tamaño de los viru,s que permite verlos únicamente al microscopio electrónico,

y a su simplicidad estructural, hay que agregar una propiedad igualmente sorprendente:

las

soluciones virales se pueden cristalizar

y permanecer inertes por años. Pero cuando los

cristales se disuelven en agua y se ponen en contacto con células vivas, los virus las pueden

infestar inmediatamente.

Clasificación de los virus: según la arquitectura de la cápsida y según la presencia o

ausencia de envoltura.

Hay dos grupos estructurales básicos:

isométricos, con forma de varilla o

alargados, y virus complejos, con cabeza y

cola (como algunos bacteriófagos). Los virus

más pequeños son icosaédricos (polígonos

de 20 lados) que miden entre 18 y 20

nanómetros de ancho. Los de mayor tamaño

son los alargados; algunos miden varios

micrómetros de longitud, pero no suelen

medir más de 100 nanómetros de ancho.

1.

Virus con envoltura

(2)

Los bacteriófagos

son virus que parasitan bacterias. Tienen

una estructura compleja formada por una cabeza, que

contiene el material genético, y una cola que consta de unas

fibras con las que se anclan a la superficie bacteriana.

El fago T4, representado aquí, consta de cinco proteínas y

de las siguientes partes: cabeza, cola, un cuello o collar,

placa basal y unas fibras a modo de patas. Por contra, un

virus de la gripe, derecha, es más simple. Una envuelta

lipídica envuelve el caparazón proteico, o cápsida, el cual,

como en el bacteriófago, encierra el material genético

enrollado. Desde esta envuelta se proyectan dos tipos de

proteínas a modo de púas, que determinan las propiedades

infectivas del virus. Los hospedadores humanos deben

producir nuevas defensas inmunes cada vez que éstas mutan; de aquí las vacunaciones anuales

que se realizan.

Muchos virus con estructura helicoidal interna presentan envueltas externas (también

llamadas envolturas o cubiertas) compuestas de lipoproteínas, glicoproteínas, o ambas. Estos

virus se asemejan a esferas, aunque pueden presentar formas variadas, y su tamaño oscila

entre 60 y más de 300 nanómetros de diámetro.

Los bacteriófagos se fijan a la pared

de las bacterias y su material

genético pasa desde la cabeza, a

través de la cola, hasta el interior de

la bacteria. Una vez dentro, pueden

ocurrir dos cosas:

1-

ciclo lítico (destruye la célula)

2-

2

- ciclo lisogénico

Multiplicación y ciclo biológico.

Ciclos de los virus: lítico y

lisogénico

(3)

Los virus, al carecer de las enzimas y precursores metabólicos necesarios para su propia

replicación, tienen que obtenerlos de la célula huésped que infectan. La replicación viral es un

proceso que incluye varias síntesis separadas y el ensamblaje posterior de todos los

componentes, para dar origen a nuevas partículas infecciosas.

La replicación se inicia cuando el virus

entra en la célula: las enzimas

celulares eliminan la cubierta y el

ADN o ARN viral se pone en contacto

con los ribosomas, dirigiendo la

síntesis de proteínas. El ácido nucleico

del virus se autoduplica y, una vez que

se sintetizan las subunidades

proteicas que constituyen la cápsida,

los componentes se ensamblan dando

lugar a nuevos virus.

Una única partícula viral puede

originar una progenie de miles.

Determinados virus se liberan destruyendo la célula

infectada, y otros, sin embargo, salen de la célula sin

destruirla por un proceso de exocitosis que

aprovecha las propias membranas celulares.

En algunos casos las infecciones son “silenciosas”, es decir, los virus se replican en el interior

de la célula sin causar daño evidente.

Fuera de una célula hospedante, un virus es una partícula inerte. Pero una vez dentro de la

célula, el virus se reproduce muchas veces y forma miles de individuos que abandonan la célula

para buscar otras a las que parasitar. Los virus patógenos actúan destruyendo o dañando las

células cuando abandonan aquéllas en las que se han reproducido.

Todos los bacteriófagos (virus que parasitan bacterias) tienen un ciclo lítico, o infeccioso, en

el que el virus, incapaz de replicarse por sí mismo, inyecta su material genético dentro de una

bacteria, quedando fuera su cápsula

.

(4)

Los virus presentan dos tipos de ciclo de multiplicación: uno virulento o lítico y otro no

virulento o lisogénico. En éste, como ocurre en a

lgunos bacteriófagos, pueden comportarse de

diferente forma cuando infectan a una bacteria. El material genético que inyectan se integra

dentro del ADN del huésped, como si fuera suyo; se replica de manera pasiva con éste, y lo

hereda la progenie bacteriana.

Sin embargo, en una de cada 100.000 de estas células lisogénicas, el ADN viral se activa de

forma espontánea y comienza un nuevo ciclo lítico.

PROPAGACIÓN

Los virus se propagan pasando de una persona a otra, causando así nuevos casos de la enfermedad. Muchos de ellos, como los responsables de la gripe y el sarampión, se transmiten por vía respiratoria, debido a su difusión en las gotículas que las personas infectadas emiten al toser y estornudar. Otros, como los que causan diarrea, se propagan por la vía oral-fecal. En otros casos, la propagación se realiza a través de la picadura de insectos, como en el caso de la fiebre amarilla y de los arbovirus. Las

enfermedades virales pueden ser endémicas (propias de una zona), que afectan a las personas

susceptibles, o epidémicas, que aparecen en grandes oleadas y atacan a gran parte de la población. Un ejemplo de epidemia es la aparición de la gripe en todo el mundo, casi siempre, una vez al año.

TRATAMIENTO

Los tratamientos que existen contra las infecciones virales no suelen ser del todo satisfactorios, ya que la mayoría de las drogas que destruyen los virus también afectan a las células en las que se reproducen. Un agente antiviral prometedor es el interferón, que es una proteína no tóxica producida por algunas células animales infectadas con virus y que puede proteger a otros tipos de células contra tales infecciones. En la actualidad se está estudiando la eficacia de esta sustancia para combatir el cáncer. Hasta hace poco, estos estudios estaban limitados por su escasa disponibilidad, pero las nuevas técnicas de clonación del material genético permiten obtener grandes cantidades de esta proteína. En unos años se podrá saber si el interferón es realmente eficaz como agente antiviral. El único medio efectivo para prevenir las infecciones virales es la utilización de vacunas. La vacunación contra la viruela a escala mundial en la década de 1970 erradicó esta enfermedad. Se han desarrollado muchas vacunas contra virus humanos y de otros animales. Entre las infecciones que padecen las personas se incluyen la del sarampión, rubéola, poliomielitis y gripe. La inmunización con una vacuna antiviral estimula el mecanismo autoinmune del organismo, el cual produce los anticuerpos que lo protegerán cuando vuelva a ponerse en contacto con el mismo virus. Las vacunas contienen siempre virus alterados para que no puedan causar la enfermedad.

7. INFECCIONES EN PLANTAS

(5)

PAPEL EN LA INVESTIGACIÓN

El principal objetivo de los biólogos ha sido el estudio molecular de los virus y su interacción con la célula huésped. El estudio de la replicación de los bacteriófagos en bacterias descubrió la existencia de ARN mensajero, que llevaba el código genético del ADN necesario para la síntesis de proteínas. Los estudios con estos virus han sido también el instrumento para definir los factores bioquímicos que inician y finalizan la utilización de la información genética. El conocimiento de los mecanismos de control de la replicación viral es fundamental para entender los eventos bioquímicos en organismos superiores.

Los virus son útiles como sistemas modelo para estudiar los mecanismos que controlan la información genética, ya que en esencia son pequeñas piezas de esta información. Esto permite a los científicos estudiar sistemas de replicación más simples y manejables, pero que funcionan con los mismos

principios que los de la célula huésped. Gran parte de la investigación sobre los virus pretende conocer su mecanismo replicativo, para encontrar así el modo de controlar su crecimiento y eliminar las

enfermedades virales. Los estudios sobre las enfermedades víricas han contribuido enormemente para comprender la respuesta inmune del organismo frente a los agentes infecciosos. Estudiando esta respuesta, se han descrito a fondo los anticuerpos séricos y las secreciones de las membranas mucosas, que ayudan al organismo a eliminar elementos extraños como los virus. Ahora, el interés científico se centra en la investigación destinada a aislar ciertos genes virales. Éstos podrían clonarse para producir grandes cantidades de determinadas proteínas, que serían utilizadas como vacunas. _______________________________________________________________

El virus de la gripe tiene una estructura relativamente simple. Una envuelta lipídica envuelve el caparazón proteico o cápsida, el cual encierra el material genético enrollado. Desde esta envuelta se proyectan dos tipos de proteínas a modo de púas, la hemoaglutinina y la neuraminidasa. Estas dos proteínas actúan como antígenos, provocando una respuesta inmune en el organismo invadido por el virus. El virus de la gripe tiene la capacidad de mutar periódicamente estas proteínas. De esta manera, los hospedadores humanos deben producir nuevas defensas inmunes cada vez que las proteínas mutan; de aquí las vacunaciones anuales que se realizan.

Bacteriófago T4

Esta micrografía electrónica de transmisión muestra un bacteriófago T4, un virus que infecta sólo a bacterias (en algunos casos sólo a Escherichia coli). Los fagos carecen de cualquier mecanismo de reproducción, y aprovechan los mecanismos de la bacteria para replicarse. Esto lo hacen agarrándose a las paredes celulares con las fibras, a modo de patas, visibles aquí. La cola es una vaina que se contrae para inyectar el contenido de la cabeza, el material genético (ADN), dentro del hospedador.

En 25 minutos, son capaces de utilizar con éxito los mecanismos reproductores de la bacteria, y la progenie viral llena la célula. Entonces, la atestada bacteria estalla, liberándose unas 100 nuevas copias del bacteriófago.

LOS VIRUS EN LA MEDICINA

(6)

del útero). Algunas enfermedades víricas, como la rabia, la fiebre hemorrágica, la encefalitis, la poliomielitis, la fiebre amarilla o el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, son mortales. La rubéola y el citomegalovirus pueden provocar anomalías graves o la muerte en el feto o abortos.

El (SIDA) está causado por un retrovirus. Se conocen dos retrovirus ligados con ciertos cánceres humanos (véase HTLV), y se sospecha de algunas formas de papovavirus. Hay evidencias, cada vez mayores, de virus que podrían estar implicados en algunos tipos de cáncer, en enfermedades crónicas, como la esclerosis múltiple, y en otras enfermedades degenerativas.

En la actualidad, se continúan descubriendo virus responsables de enfermedades humanas

importantes. La mayoría pueden aislarse e identificarse con los actuales métodos de laboratorio, aunque el proceso suele tardar varios días. Uno de ellos es el rotavirus que causa la gastroenteritis infantil o diarrea.

Figura 9. Virus.

Enfermedades como el herpes, la rabia, la gripe, algunos cánceres, la poliomielitis y la fiebre amarilla,

son de origen vírico.

Entre los 1.000 a 1.500

virus conocidos, hay

unos 250 que causan

enfermedades en los

seres humanos (unos

100 de los cuales,

provocan el resfriado

común), y otros 100

infectan a distintos

animales.

Se estima que hay entre 1.000 y 1.500 tipos de virus, de los que 250 son patógenos para el hombre.

Los virus no tienen

tratamiento

específico, los

antibióticos no

funcionan contra

ellos. Los antibióticos

solo pueden matar a las bacterias. Con los virus solo queda esperar que la defensa del

(7)

LOS RETROVIRUS-

Son un grupo de virus que tiene como material genético una molécula de ARN

sencilla y monocatenaria.

Los virus que contienen ARN

son sistemas

replicativos únicos, ya que el ARN se autoduplica sin la intervención del ADN. En algunos

casos, el ARN viral funciona como ARN mensajero

Varios retrovirus han sido encontrados en animales y en humanos, como el VIH. El virus del síndrome de la inmunodeficiencia humana adquirida (SIDA), ataca a los linfocitos T4, y su persistencia como provirus dificulta el tratamiento de los enfermos. Además de medidas preventivas, se le suele atacar con inhibidores de la transcriptasa inversa y de la proteasa, enzima que necesitan los nuevos viriones para salir de la célula.

Algunos retrovirus son oncogénicos. Tras el estado de provirus, inician el ciclo lítico y acaban con las células parasitadas.

Los virus que contienen ARN son sistemas replicativos únicos, ya que el ARN se autoduplica sin la intervención del ADN. En algunos casos, el ARN viral funciona como ARN mensajero y se replica de forma indirecta utilizando el sistema ribosomal y los precursores metabólicos de la célula huésped. En otros, los virus llevan en la cubierta una enzima dependiente de ARN que dirige el proceso de síntesis. Otros virus de ARN, los retrovirus, pueden producir una enzima que sintetiza ADN a partir de ARN. El ADN formado actúa entonces como material genético viral.

La célula infectada por este virus utiliza la TRANSCRIPTASA INVERSA para sintetizar ADN a partir del ARN, primero monocatenario, que se usa como molde para producir ADN bicatenario. La infección viral puede estar latente durante varios años, sin producir nuevas partículas.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) está causado por un retrovirus. Se conocen dos retrovirus ligados con ciertos cánceres humanos (véase HTLV), y se sospecha de algunas formas de papovavirus. Hay evidencias, cada vez mayores, de virus que podrían estar implicados en algunos tipos de cáncer, en enfermedades crónicas, como la esclerosis múltiple, y en otras enfermedades

degenerativas. Este virus ha matado a más de 25 millones de personas y posiblemente padecen el VIH entre 31 y 36 millones de personas en la actualidad.

PLÁSMIDOS, VIROIDES Y PRIONES

(8)

formas acelulares.

Cuadro comparativo entre plásmidos, viroides y priones

Descubridor Composición Forma de vida PLÁSMIDOS Lederberg (1952) ADN bicatenario

circular

extracromosómico. Carecen de envuelta de proteínas.

Endosimbionte de bacterias, levaduras y

Drosophila.

VIROIDES Diener (1967) ARN monocatenario circular. Carecen de recubrimiento proteico.

Parásitos de plantas superiores.

PRIONES Prusiner (1982) Derivados de partículas infecciosas tipo proteínas.

(9)

Figure

Actualización...

Descargar ahora (9 pages)