El cuestionario para el Diagnóstico enfermero psico-social, CdePS. Qué es y cómo se utiliza.

13 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

El cuestionario para el Diagnóstico

enfermero psico-social, CdePS.

Qué es y cómo se utiliza.

Brito Brito PR1, Rodríguez Álvaro M2, García Hernández AM3, Hernández Pérez R4, Sicilia Sosvilla I4, Aguirre-Jaime A5 y Grupo CdePS.

El Grupo CdePS está compuesto por:

García Mayoral F4, Miranda Martín R4, Pérez García C4, García Pérez ME4, Hidalgo Sedano V4, Flores Pérez A4, Galdona Luis I4, Núñez Marrero J4, Fernández Pérez Y4, San Luis de Arévalo C4, Ezquerra Lomás MJ4, Negrín Fernández L4, González Rodríguez S4, García Casañas E4, Rodríguez Amaya AJ4, Rodríguez Giner M4, Hernández López OA4, González González B4, Marrero Martín A4, Rodríguez Aguilar JM4, Lara Bonilla F4, Sánchez Mingot M4, Rivero Pérez J4, González Meás F4, Muñoz Alonso A4, Cuenca Castro JM4, Reverón Brito D4, Yanes Pérez AN4, Haro Hidalgo S4, Herrera Luis Y4, Castañeda Tavío M4, González Hernández JM6, Hernández González ME6, Díaz Marrero LD7, Velázquez Jerez MA8.

1-Gerencia de Atención Primaria y Escuela de Enfermería NS Candelaria, Tenerife. 2-Gerencia de Atención Primaria y Escuela de Enfermería, La Palma.

3-Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de La Laguna, Tenerife. 4-Centros de Salud de Atención Primaria, Tenerife.

5-Unidad de Investigación Hospital NS Candelaria, Tenerife. 6-Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, Tenerife. 7-Instituto de Atención Socio-Sanitaria, Tenerife.

8-Universidad Alfonso X, Tenerife.

(2)

Resumen: En este artículo se presenta el CdePS, un cuestionario construido y validado para facilitar el enunciado del diagnóstico enfermero psicosocial en Atención Primaria. Consta de un total de preguntas que oscila entre 36 y 61, dependiendo de las respuestas dadas por el paciente. Los resultados asignan hasta 28 etiquetas diagnósticas psicosociales. La introducción de los lenguajes estandarizados de cuidados en las historias de salud informatizadas ha conllevado una utilización masiva de la terminología NANDA no exenta de problemas en su empleo. Por ello, disponer de un instrumento válido, fiable y de fácil manejo permite adecuar la determinación diagnóstica final. El CdePS cumple con las recomendaciones propuestas para la investigación en nomenclatura diagnóstica enfermera superando las pruebas pertinentes de validez y fiabilidad. Se configura como una herramienta centrada en la perspectiva del paciente al recoger su propia valoración de la situación actual. Sabiendo que las necesidades y percepciones de los pacientes aparecen como elementos primordiales en los nuevos modelos de atención sanitaria, el CdePS, al evaluar la dimensión psicosocial, podría resultar beneficioso para mejorar el conocimiento sobre el impacto de la enfermedad, facilitar su control y manejo clínico, describir el estado de salud global y beneficiar la comunicación entre profesionales y pacientes.

Palabras clave: Diagnóstico enfermero, Cuestionario, Psicosocial, Atención Primaria, Validez, Fiabilidad

Summary: This article presents the CdePS, a constructed and validated questionnaire to facilitate the statement of psychosocial nursing diagnosis in primary care. It comprises a total of questions that ranged from 36 to 61, depending on the answers given by the Brito Brito PR, Rodríguez Álvaro M,

García Hernández AM, Hernández Pérez R, Sicilia Sosvilla I, Aguirre-Jaime A y Grupo CdePS. El Cuestionario para el diagnóstico psico-social enfermero, CdePS. Qué es y cómo se utiliza. ENE. Revista de Enfermería. Ago. 2012; 6(2):

Recibido: 09/jul/2012 Aceptado: 19/jul/2012

(3)

patient. The results assign up to 28 psychosocial diagnostic labels. The introduction of standardized language for care in the computerized health records has led to a massive use of NANDA terminology not without problems at work. So experts have proposed to construct a valid, reliable and easy to use instrument for nursing diagnosis determination. The CdePS complies with the proposed recommendations for research in nursing diagnostic nomenclature relevant evidence overcoming validity and reliability. It is designed as a tool focused on the perspective of the patient to collect their own assessment of the current situation. Knowing the needs and perceptions of patients appear as key elements in the new models of health care. CdePS, in assessing the psychosocial dimension, could be beneficial to improve knowledge on the impact of the disease, to facilitate monitoring and clinical management, describe the overall health status and benefit communication between professionals and patients.

Key words: Nursing diagnosis, Questionnaire, Psychosocial, Primary Care, Validity, Reliability

Necesidad de construir y validar un instrumento que facilite el diagnóstico enfermero psicosocial Los diagnósticos enfermeros son ampliamente utilizados en la práctica asistencial. Dentro del Sistema Nacional de Salud español, en el Real Decreto 1093/2010, de 3 de septiembre, se expone el conjunto mínimo de datos necesarios para los informes clínicos incluyendo, en sus anexos VII y VIII, aquellos que están relacionados con los cuidados de enfermería y la historia clínica resumida (1). En ambos casos, deben estar presentes los diagnósticos enfermeros activos según la terminología NANDA. Se ha descrito que dicha taxonomía, al ser comparada con otras clasificaciones

de diagnósticos enfermeros, reúne los mejores criterios diagnósticos y es, por tanto, la recomendada para la práctica clínica y para su inclusión en los formatos electrónicos de historia de salud (2). Entre dichos criterios están: 1-el proporcionar una base de conocimientos adecuada para los datos de la práctica asistencial sobre los que la enfermera es responsable; 2-el estar organizada en base a conceptos diagnósticos centrales y estructurada según dominios y clases; 3-el que cada diagnóstico se compone de definición, manifestaciones clínicas y factores relacionados o de riesgo.

No obstante, se sabe que las etiquetas diagnósticas NANDA carecen del soporte clínico suficiente con lo cual quedan expuestas a las interpretaciones subjetivas de las enfermeras (3). A este hecho se suman las dificultades que conlleva el diagnóstico de necesidades, respuestas y experiencias humanas: “El desarrollo de los conocimientos de enfermería durante más de treinta años ha demostrado que es fácil malinterpretar las respuestas de las personas a los problemas de salud y los procesos vitales ya que la interpretación de las respuestas del ser humano es una tarea compleja” (4). Por todas las dificultades que entraña su uso en la práctica asistencial, las etiquetas NANDA suelen describirse como indefinidas, imprecisas, vagas y ambiguas para definir los problemas o referidas a síntomas con dificultades para su objetivación habiéndose detectado la necesidad de diferenciar manifestaciones clínicas críticas para identificarlas con mayor claridad (5, 6).

Dentro del área psicosocial las dificultades diagnósticas para las enfermeras son aún mayores (7). Existen bajos grados de acuerdo entre su juicio clínico y los resultados de otros instrumentos diagnósticos así como una pérdida de la mitad de los pacientes afectados por problemas psicosociales (8, 9). Teniendo en cuenta que las enfermeras tienen un importante papel en

(4)

la identificación de dichos problemas y que éstos pueden conducir a trastornos mentales o ser derivados de los mismos, las mejoras propuestas pasan por utilizar un instrumento válido, fiable y sencillo en las valoraciones (10-12). En el terreno de los diagnósticos enfermeros se necesitan muchos tipos de estudios de investigación. Así, Lunney indica que debemos considerar el desarrollo de instrumentos de recolección de datos mediante estudios clínicos potentes con metodología cuantitativa, sobre todo cuando las características definitorias de los problemas a estudiar ya se han descrito, como es el caso de los etiquetados diagnósticos psicosociales (13). En este sentido, también se ha señalado el tremendo solapamiento entre las manifestaciones clínicas de los distintos problemas (14).

El Cuestionario para el diagnóstico psico-social enfermero, denominado con el acrónimo CdePS, responde a todos los requerimientos señalados anteriormente (15). CdePS es producto de un proyecto de investigación financiado por la Fundación Canaria de Investigación y Salud (FUNCIS ENF 68/08) cuyos resultados iniciales constituyeron la base de trabajo de la tesis doctoral “Diseño y validación de un cuestionario para la detección y valoración de problemas psicosociales de la clasificación de diagnósticos enfermeros NANDA-I” (16). El estudio se puso en marcha tras el análisis de las dificultades percibidas por las enfermeras de Atención Primaria para valorar y diagnosticar problemas psicosociales empleando taxonomías estandarizadas de cuidados (17-19). Así, se planteó como objetivo construir y validar un instrumento que facilitara la detección de problemas psicosociales, empleando diagnósticos enfermeros, lo cual llevó al diseño, construcción y validación del CdePS.

Construcción y validación. Propiedades psicométricas

La investigación se llevó a cabo en dos fases: 1-Diseño y construcción del cuestionario y 2-Pruebas de validez y fiabilidad. Inicialmente se construyó un banco de ítems, empleando como marco de referencia la taxonomía NANDA, con respuestas de dos tipos: Likert y dicotómicas. La combinación de las mismas conformaría reglas diagnósticas para asignar hasta 28 etiquetas del área psicosocial.

Validez: La validación de contenido la realizó un grupo de expertos. Las pruebas de validez de constructo confirmaron las seis dimensiones del cuestionario con un 91% de varianza total explicada. En las pruebas de validez de criterio se utilizaron, como patrones de referencia, otros instrumentos obteniéndose una especificidad del 66%-100%. Las pruebas de validez convergente mostraron puntuaciones más altas de los instrumentos paralelos empleados cuando se asignaban las etiquetas diagnósticas CdePS.

Fiabilidad: Las pruebas de fiabilidad indicaron grados de concordancia test-retest para las asignaciones de etiquetas que oscilaron entre el 56% y el 91% y una consistencia interna del 93% (p<0,001). La fiabilidad entre observadores osciló en el rango de acuerdo del 32%-97% (p<0,001) y la fiabilidad intra observadores en el rango del 51%-99% (p<0,001).

Si empleamos el Índice GraQol, que valora las propiedades psicométricas de un instrumento de medida de la salud evaluando un conjunto de criterios, comprobamos una puntuación final del 78% (Tabla 1). Esto significa que el CdePS posee un grado de recomendación A como instrumento diagnóstico. Aún así, entre sus limitaciones está la carencia de las pruebas necesarias para demostrar su sensibilidad al cambio y en distintas poblaciones, pruebas que se encuentran

(5)

en proceso de ejecución. No obstante, estas carencias son habituales en los

procesos de validación de nuevos instrumentos (20).

Criterios a valorar Puntuación

1. Traducción y retrotraducción No procede

2. Prueba piloto de la adaptación No procede

3. Validación/adaptación de las ponderaciones 2

4. Validación estructural 2

5. Validación convergente 2

6. Validación/adaptación de puntos de corte 2

7. Sensibilidad en distintas poblaciones-validez discriminante 0

8. Fiabilidad interna 2

9. Fiabilidad test-retest 2

10. Fiabilidad entre observadores 2

11. Sensibilidad al cambio 0

(14/18) x 100% = 78% Tabla 1. Puntuación del CdePS según el Índice GraQol

Qué es y cómo se utiliza el CdePS El CdePS es un cuestionario que facilita el enunciado de diagnósticos psicosociales enfermeros. Una enfermera entrenada es capaz de administrarlo en unos diez minutos. El CdePS puede administrarse a pacientes adultos de cualquier edad que no tengan problemas para comunicarse y que no padezcan de retraso mental, demencia, trastornos amnésicos o psiquiátricos de gravedad como delirium, esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, bipolares, disociativos o de personalidad. Previa comprobación de la validez y fiabilidad en población adolescente, la administración del CdePS podría ser de interés en algunos casos, ya que estos pacientes son candidatos a padecer algunas de las problemáticas psicosociales incluidas en el cuestionario.

En la administración del CdePS deben evitarse, como con cualquier cuestionario, explicaciones detalladas y extendidas de las respuestas, debiendo posponerse éstas para un momento posterior de la entrevista. La enfermera debe explicar al paciente que se le van a realizar una serie de preguntas y que se debe ceñir a una de las posibles respuestas. Se le debe indicar que cuando tenga dudas sobre qué responder debe hacerlo de acuerdo a la situación que

considera más cercana a su estado actual o a las últimas fechas, semanas o incluso meses. Todo esto sin menoscabo de una entrevista distendida, no directiva, dentro de un marco de relación de ayuda, permitiendo al paciente verbalizar su historia y las opciones o recursos de que dispone para solucionar los posibles problemas. La enfermera debe decidir, atendiendo a las condiciones específicas del paciente, si es el momento oportuno para administrar el CdePS como cuestionario o si desea emplearlo, parcial o totalmente, como marco de valoración con un formato de respuestas abiertas sin emplear las reglas diagnósticas CdePS. La enfermera en ningún momento debe interpretar cuáles son las respuestas del paciente sin que éste las haya pronunciado o definido con claridad no condicionando sus respuestas en ningún caso.

Otra opción que podría resultar de interés para el uso del CdePS es su auto-cumplimentación ya que, en ocasiones, la enfermera no dispone del tiempo suficiente y es necesario obtener una orientación clínica sobre los aspectos psicosociales del paciente. En la sala de espera o en su propio domicilio, recibiendo previamente instrucciones sencillas, el paciente puede cumplimentar el cuestionario siempre y cuando posea la capacidad cognitiva y nivel cultural

(6)

necesarios para ello. No recomendamos la auto-cumplimentación como primera opción de administración del CdePS.

Comoquiera que sea empleado, el CdePS en ningún momento sustituye a la enfermera, no diagnostica en su lugar. CdePS es un instrumento de ayuda al diagnóstico que ofrece como resultado etiquetas psicosociales no definitivas que deben ser corroboradas por el profesional, quien conoce la historia completa del paciente y puede aportar una visión integral de sus problemas.

Dentro del complejo proceso de razonamiento clínico, los resultados del CdePS serían las primeras hipótesis diagnósticas que habría que confirmar con el resto de la valoración y el seguimiento del paciente.

El CdePS facilita el enunciado de hasta 28 etiquetas diagnósticas psicosociales agrupadas en seis dimensiones (Tabla 2). Cada dimensión se verá afectada, o en riesgo, si se enuncia dentro de ella un problema, real o de riesgo.

Dimensiones Etiquetas diagnósticas CdePS

Percepción- Manejo de la Salud

Manejo inefectivo del régimen terapéutico Incumplimiento del tratamiento

Sufrimiento espiritual Sufrimiento moral

Conducta- Interacción Social

Mantenimiento ineficaz de la salud Afrontamiento ineficaz

Aislamiento social

Deterioro de la interacción social

Emocional- Autopercepción

Estrés por sobrecarga Ansiedad

Temor

Aflicción crónica Desesperanza Impotencia

Riesgo de impotencia Baja autoestima situacional

Riesgo de baja autoestima situacional Baja autoestima crónica

Soledad

Riesgo de soledad

Síndrome de estrés-ansiedad

Cuidador-Sobrecarga

Cansancio del rol de cuidador

Riesgo de cansancio del rol de cuidador Déficit de actividades recreativas del cuidador

Pérdida-Duelo

Duelo

Duelo complicado

Riesgo de duelo complicado

Trastorno de Imagen Trastorno de imagen corporal

Tabla 2. Dimensiones y etiquetas diagnósticas del CdePS

El CdePS está compuesto por 61 ítems con respuestas tipo escalas Likert de cuatro opciones (siempre/muchas veces o mucho/pocas veces o poco/nunca o nada) y dicotómicas (sí/no). Las puntuaciones

asignadas a las respuestas de tipo Likert son 0,0,1,1 ó 1,1,0,0 mientras que las asignadas a las respuestas dicotómicas son 1,0. Se indican diez saltos de preguntas según las respuestas del

(7)

paciente, siendo 36 el bloque mínimo de ítems a cumplimentar. Por ejemplo, si la respuesta a la pregunta 4 ¿Tiene puesta una dieta? es no, se salta hasta la pregunta 7. En la Tabla 3 se muestran las preguntas del cuestionario completo y su numeración.

(8)

Tabla 3. Cuestionario para el diagnóstico enfermero psicosocial CdePS

Cuestionario para el diagnóstico enfermero psicosocial CdePS (ítems 1-33)

1 ¿Cuida de su salud?

2 ¿Tiene apoyo de la familia o amigos para mantener la salud? 3 ¿Hace todo lo que puede para mantener una buena salud? 4 ¿Tiene puesta una dieta? Si responde No, saltar a pregunta 7 5 ¿Cumple la dieta?

6 ¿Se maneja bien con la dieta que le han mandado?

7 ¿Le han mandado ejercicio físico continuado? Si responde No, saltar a pregunta 9 8 ¿Cumple el ejercicio físico que le han mandado?

9 ¿Tiene puesto tratamiento medicamentoso? Si responde No, saltar a pregunta 12 10 ¿Cumple el tratamiento medicamentoso?

11 ¿Tiene dificultades o problemas para seguir el tratamiento medicamentoso? 12 ¿Hay algo que le agobie? (estrés)

13 Debido a ese agobio, ¿tiene dificultades para hacer las tareas de diario? 14 ¿Le produce su agobio falta de aire, angustia, dolores de cabeza, descontrol? 15 ¿Influye el agobio en su entorno familiar o social?

16 ¿Puede hacer frente a los problemas que afectan a su salud? 17 ¿Resuelve esos problemas como se propone?

18 En el último año, ¿ha perdido algún ser querido?

19 En estos momentos, ¿sufre por la pérdida de algún ser querido? Si responde Nunca/nada, saltar a pregunta 26 20 Debido a la pérdida, ¿tiene dificultades para realizar las tareas del día a día?

21 ¿Le produce la pérdida culpa, ira, llanto fácil, desgana? 22 ¿Ha rehecho su vida?

23 ¿Tiene apoyo para afrontar la pérdida?

24 ¿Le cuesta pedir ayuda para superar la pérdida? 25 ¿La pérdida ha sido de un hijo o una muerte traumática?

26 ¿Siente angustia? (ansiedad) Si responde Nunca, saltar a pregunta 29 27 ¿Le impide la angustia hacer sus tareas habituales?

28 ¿Le produce la angustia dificultad para respirar, dolor en el pecho, mareos, palpitaciones, desespero? 29 ¿Encuentra algún peligro importante o amenaza para su salud?

30 ¿Tiene alguna preocupación importante?

31 ¿Padece períodos de tristeza que van y vienen? Si responde Nunca, saltar a pregunta 34 32 ¿Le impiden esos períodos de tristeza hacer sus tareas del día a día?

(9)

Tabla 3 (cont.) Cuestionario para el diagnóstico enfermero psicosocial CdePS

Cuestionario para el diagnóstico enfermero psicosocial CdePS (ítems 34-61)

34 ¿Confía en lograr lo que desea? 35 ¿Mantiene la esperanza?

36 ¿Son satisfactorias sus relaciones sociales? 37 ¿Se siente aislado socialmente?

38 ¿Tiene facilidad para hacer nuevas relaciones sociales? 39 ¿Forma parte o participa del entorno en el que vive?

40 ¿Es cuidador/a de algún familiar? (discapacitados, hijos o nietos) Si responde No, saltar a pregunta 48 41 ¿Como cuidador/a se encuentra cansado/a? Si responde Nunca, saltar a pregunta 44

42 ¿Influye ese cansancio como cuidador/a en su vida diaria?

43 ¿Influye ese cansancio como cuidador/a en su estado físico o emocional? 44 ¿Es usted la única persona que cuida a ese familiar?

45 ¿Es cuidador/a las 24 horas? 46 ¿Ha sido cuidador/a durante años?

47 Siendo cuidador ¿necesita más tiempo libre para usted?

48 ¿Vive alguna situación o problema que afecte a su valía personal?

49 ¿Tiene sentimientos de poca valía personal? Si responde Nunca, saltar a pregunta 51 50 ¿Tiene los sentimientos de poca valía personal desde hace años?

51 ¿Siente un “quiero y no puedo”?

52 ¿Siente falta de control sobre su estado de salud? 53 ¿Encuentra útil lo que hace para mejorar su salud? 54 ¿Se siente solo?

55 ¿Siente falta de afecto?

56 ¿Mantiene el contacto con personas o cosas importantes? 57 ¿Siente aislamiento físico por enfermedad o discapacidad? 58 ¿Está conforme con su aspecto físico o personal?

59 ¿Su aspecto físico le produce problemas?

60 ¿Sufre por alguna situación que afecte a sus creencias?

(10)

La suma de las puntuaciones obtenidas, según la combinación ofrecida por 28 reglas diagnósticas, permite asignar los etiquetados diagnósticos.

Después de administrado, como

resultado principal obtendremos la asignación de etiquetas diagnósticas, lo

cual orienta hacia problemáticas

psicosociales concretas. Puede resultar de interés asignar a las respuestas a los ítems una puntuación gradual 0,1,2,3 en

lugar de 0,0,1,1. Ello permitiría mostrar una medida más exacta de cada problema en cuestión lo cual posibilita nuevos estudios de investigación que establezcan diferentes puntos de corte, así como valores de sensibilidad-especificidad del

instrumento, en función de las

necesidades clínicas.

En los resultados del CdePS debemos considerar las condicionantes que se muestran en la Tabla 4.

Si está presente Se considera presente

Baja autoestima crónica Baja autoestima situacional

Baja autoestima situacional Riesgo de baja autoestima situacional Cansancio del rol de cuidador Riesgo de Cansancio del rol de cuidador

Soledad Riesgo de soledad

Duelo complicado Duelo / Riesgo de duelo complicado Síndrome de estrés-ansiedad Ansiedad / Estrés por sobrecarga Aislamiento social Deterioro de la interacción social

Impotencia Riesgo de impotencia

Tabla 4. Condicionantes para la asignación de las etiquetas CdePS

Consideraciones finales

El CdePS ofrece un marco de valoración desde la perspectiva del paciente, en formato de cuestionario, delimitado al área psicosocial y está dirigido a la búsqueda de claves para el enunciado diagnóstico. Así, se enmarca dentro de los instrumentos que alcanzan la validez diagnóstica clínica centrándose en el paciente, tal y como recomiendan algunos expertos (21). Recoge respuestas graduadas sobre cada síntoma clínico, los cuales son indicativos de sus sentimientos y comportamientos. El profesional, atendiendo al conjunto de datos de la valoración individual, determina junto al paciente y su familia, los problemas centrales, discriminando las etiquetas que los representan de las etiquetas secundarias que puede que aludan a síntomas psicosociales de los primeros. En algunos casos, los enunciados centrales pueden ser etiquetas que representan síntomas del paciente.

En el empleo de CdePS es clave evitar el

reduccionismo que liga cada

manifestación clínica a una etiqueta diagnóstica, pues podrían darse, a

posteriori, tantos enunciados

diagnósticos como síntomas estén presentes en la valoración. Enunciando tantos diagnósticos como etiquetas propone el CdePS se podría perder la adecuación diagnóstica para cada caso

individual, descontextualizando la

situación clínica. Tal adecuación pasa por

un diagnóstico enfermero claro,

comprensible y lógico que sintetiza dicha situación clínica. En este punto debemos

recordar los componentes del

diagnóstico enfermero: etiqueta,

características definitorias y factores relacionados (para los problemas reales) y etiquetas junto a factores de riesgo (para los problemas potenciales). Esto es importante puesto que es frecuente equiparar cada hipótesis diagnóstica en

(11)

forma de etiqueta a un diagnóstico enfermero y en ocasiones algunas de esas hipótesis son en realidad componentes

(características definitorias, factores

relacionados o de riesgo) del enunciado principal. La valoración debe ser lo suficientemente extensa como para plantear hipótesis diagnósticas fiables. A continuación, la validación de dichas hipótesis pasa por un seguimiento del caso para la confirmación diagnóstica. De lo contrario, las posibilidades de dispersión en el enunciado de problemas hacen del registro clínico un sesgo en la información del paciente más que una descripción de su situación.

La enfermera experta en el uso del CdePS podría optar por una utilización parcial, es decir, emplear ítems que

valoran aspectos clave para la

determinación de una o varias etiquetas diagnósticas. De esta forma, y a modo de ejemplo, si se quisiera evaluar los problemas relacionados con la condición de cuidador de un paciente podría limitarse a cumplimentar las preguntas 41 a 47 del CdePS, que son las asignadas a esos problemas. A pesar del ahorro de tiempo que supone administrar el CdePS de este modo, es importante considerar las desventajas que pueda tener, como el riesgo de pasar por alto otros problemas posiblemente asociados a la condición de cuidador del mismo paciente: de manejo de la salud, de interacción social, emocionales, entre otros.

La posibilidad de informatizar el CdePS mediante un software facilitaría su administración ahorrando tiempo a la enfermera y estando en consonancia con la literatura científica que indica que el uso de instrumentos informatizados de ayuda al diagnóstico es beneficioso para

los profesionales, mejorando la detección de problemas y el etiquetado diagnóstico de los mismos (22).

En 1996 el Consejo Internacional de Enfermeras determinó la importancia de que los pacientes y sus familias pudieran entender lo que las enfermeras hacen en relación a determinadas necesidades humanas para producir ciertos resultados (23). Las necesidades y percepciones de los pacientes aparecen como elementos primordiales en los nuevos modelos de atención sanitaria por lo que disponer de instrumentos que permitan la medida de estas necesidades parece beneficioso para mejorar el conocimiento sobre el impacto de la enfermedad, facilitar su control y manejo clínico, describir el estado de salud global y beneficiar la comunicación entre profesionales y pacientes (24-26). Una vez superadas las pruebas de sensibilidad al cambio pertinentes, el CdePS podría encuadrarse como un instrumento diferente, al tener un enfoque orientado a diagnósticos enfermeros, para medir la calidad de vida relacionada con la salud. A falta de estudios confirmatorios, el CdePS podría servir para medir resultados en salud percibidos por los pacientes (PRO) y, dado que hablamos de diagnósticos enfermeros, que éstos fueran sensibles a las intervenciones enfermeras. Los PRO se han señalado como una herramienta potente para la investigación porque recogen resultados no observables desde otro punto de vista que no sea el del propio paciente. Son un término amplio que incluye evaluaciones subjetivas sobre distintos aspectos del estado de salud: síntomas del paciente, estado funcional, bienestar general, calidad de vida o adherencia a los tratamientos (24, 27).

(12)

Bibliografía

(1) Real Decreto 1093/2010, de 3 de septiembre, por el que se aprueba el conjunto mínimo de datos de los informes clínicos en el Sistema Nacional de Salud.

(2) Müller-Staub M, Lavin MA, Needham I, et al. Meeting the criteria of a nursing diagnosis classification: Evaluation of ICNP, ICF, NANDA and ZEFP. Int J Nurs Stud. 2007; 44(5):702-13.

(3) Brito Brito PR. La precisión diagnóstica en Enfermería. Rev Metas [en prensa].

(4) Lunney M. Razonamiento diagnóstico y precisión del diagnóstico de las respuestas humanas. En: Lunney M. Razonamiento crítico para alcanzar resultados de salud positivos. Estudio de casos y análisis de enfermería. Barcelona: Elsevier-Masson; 2011:23-38.

(5) Guirao i Goris JA. Investigación en nomenclatura enfermera. En: Guirao i Goris, JA, Camaño RE, Cuesta A, editores.

Diagnóstico enfermero. Categorías,

formulación e investigación. Sevilla:

Ediversitas Multimedia; 2001.

(6) Oliveira N, Chianca T, Rassool GH. A validation study of the nursing diagnosis anxiety in Brazil. Int J Nurs Terminol Classif. 2008; 19(3):102-10.

(7) Lunney M, Karlik BA, Kiss M, et al. Accuracy of nurses' diagnoses of psychosocial responses. Nurs Diagn. 1997; 8(4):157-66.

(8) Cape J, Morris E, Adams N, et al. Identification of psychological morbidity in older people in primary care by practice nurses. Aging and Ment Health. 2003; 7(6): 446-51.

(9) Bushnell J, MaGPIe Research Group. Frequency of consultations and general practitioner recognition of psychological symptoms. Br J Gen Pract. 2004; 54(508):838-43.

(10) Williams ID, O´Doherty LJ, Mitchell GK, et al. Identifying unmet needs in older patients nurse GP collaboration in general practice. Aust Fam Physician. 2007; 36(9):772-6.

(11) Villaverde Ruiz M, Gracia Marco R, Morera Fumero A. Relationship between psychosocial stress and mental disease: community study. Actas Esp Psiquiatr. 2000; 28(1):1-5.

(12) MaGPIe Research Group. The effectiveness of case-finding for mental health problems in primary care. Br J Gen Pract. 2005; 55(518):665-9.

(13) Lunney M. The need for international nursing diagnosis research and a theoretical framework. Int J Nurs Terminol Classif. 2008; 19(1):28-34.

(14) Beckstead JW. Taxonomies of nursing diagnoses: a psychologist´s view. Int J Nurs Stud. 2009; 46(3):295-301.

(15) Brito Brito PR, Rodríguez Álvarez C, Sierra López A, Rodríguez Gómez JA, Aguirre Jaime A. Diseño y validación de un cuestionario para el diagnóstico enfermero psicosocial en Atención Primaria. Enferm Clin. 2012;22(3):126-134.

(16) Brito Brito PR. Diseño y validación de un cuestionario para la detección y valoración de problemas psicosociales de la clasificación de diagnósticos enfermeros NANDA-I [tesis doctoral]. Tenerife (Canarias): Universidad de La Laguna; 2011.

(17) Barrios Torres R, Estupiñán Ramírez M, De la Huerga Moreno S, López Cavero J, Navarro Brito E. Patrones funcionales y diagnósticos de enfermería más frecuentes en DRAGO-AP. Actas del 6th Congreso de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) – Simposium Internacional de

Enfermería Comunitaria; 2006 Nov;

Valencia, España.

(18) Brito Brito PR, Rodríguez Álvaro, Toledo Rosell C. Problemas NANDA del dominio psicosocial más frecuentes en atención primaria. ENE Rev Enf. 2009; 3(1):42-51.

(19) Brito Brito PR, Rodríguez Álvaro M, García Hernández AM, Toledo Rosell C. Identificación en consultas de enfermería de atención primaria de las características

(13)

definitorias de los diagnósticos NANDA psicosociales. RIDEC. 2009; 2:1-5.

(20) Badía X, Baró E. Cuestionarios de salud en España y su uso en atención primaria. Aten Primaria. 2001; 28:349-356.

(21) Guirao i Goris JA. Investigación en nomenclatura enfermera. En: Guirao i Goris, JA, Camaño RE, Cuesta A, editores.

Diagnóstico enfermero. Categorías,

formulación e investigación. Sevilla:

Ediversitas Multimedia; 2001.

(22) Kurashima S, Kobayashi K, Toyabe S, Akazawa K. Accuracy and efficiency of computer-aided nursing diagnosis. Int J Nurs Terminol Classif. 2008; 19(3):95-101.

(23) International Council of Nurses, 1996. The International Classification for Nursing Practice: a unifying framework: the alpha versión. ICN, Geneva.

(24) Lizán L, Paz S, Dilla T, Rodríguez JM, Lahoz R, Reig-Ferrer A. Concepto e

instrumentos. Aten Primaria. 2009; 41(5):275-280.

(25) Soto Álvarez J. Valoración de los resultados en salud percibidos y comunicados por los pacientes: ¿necesidad o lujo? An Med Interna. 2006; 23:136-138.

(26) Greenfield S, Nelson EX. Recent developments and future issues in the use of health status assessment measures in clinical settings. Med Care. 1992; 30:23-41.

(27) Morales Asencio José Miguel. Investigación de Resultados en Enfermería: El camino hacia la efectividad de los cuidados. Index Enferm [revista en la Internet]. 2004 Jun [citado 2012 Jul 01] ;

13(44-45): 37-41. Disponible en:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_ar

ttext&pid=S1132-12962004000100008&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962004000100008.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :