SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA (Sala Cuarta) de 24 de noviembre de 2004 (1)

Texto completo

(1)

AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está  sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad y a un aviso de Copyright 

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA (Sala Cuarta)  de 24 de noviembre de 2004 (1) 

«Marca comunitaria – Marca tridimensional – Forma de frasco blanco y transparente –  Motivo de denegación absoluto  – Carácter distintivo  – Artículo 7, apartado 1, letra b),  del Reglamento (CE) n° 40/94» 

En el asunto T­393/02, 

Henkel  KGaA,con  domicilio  social  en  Düsseldorf  (Alemania),  representada  por  C.  Osterrieth, abogado, que designa domicilio en Luxemburgo, 

parte demandante,  contra 

Oficina  de  Armonización  del  Mercado  Interior  (marcas,  dibujos  y  modelos)  (OAMI),  representada por los Sres. U. Pfleghar y G. Schneider, en calidad de agentes, 

parte demandada, 

que  tiene  por  objeto  un  recurso  formulado  contra  la  resolución  de  la  Sala  Cuarta  de  Recurso  de  la  OAMI  de  3  de  octubre  de  2002  (asunto:  R  313/2001­4),  relativa  al  registro  de  un  signo  tridimensional  constituido  por  la  forma  de  un  frasco  blanco  y  transparente, 

EL TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS  (Sala Cuarta), 

integrado por el Sr. H. Legal, Presidente, y la Sra. V. Tiili y el Sr. M. Vilaras, Jueces;  secretario: Sr. J. Plingers, administrador; 

visto  el  escrito  de  demanda  presentado  en  la  Secretaría  del  Tribunal  de  Primera  Instancia el 27 de diciembre de 2002; 

visto  el  escrito  de  contestación  presentado  en  la  Secretaría  del  Tribunal  de  Primera  Instancia el 24 de abril de 2003; 

celebrada la vista el 10 de junio de 2004;  dicta la siguiente

(2)

Sentencia  Antecedentes del litigio  1  El 5 de mayo de 1999, la demandante presentó una solicitud de marca comunitaria ante  la Oficina de Armonización del Mercado Interior (marcas, dibujos y modelos) (OAMI)  en virtud del Reglamento (CE) nº 40/94 del Consejo, de 20 de diciembre de 1993, sobre  la marca comunitaria (DO 1994, L 11, p. 1), en su versión modificada.  2  La marca cuyo registro se solicitó es el signo gráfico que se reproduce a continuación:  Image not found  3  Los colores reivindicados en la solicitud de registro son el transparente y el blanco.  4 

Los productos para los que se solicita el registro están comprendidos en  las clases 3  y  20 del Arreglo de Niza relativo a la Clasificación Internacional de Productos y Servicios  para  el  Registro  de  las  Marcas,  de  15  de  junio  de  1957,  revisado  y  modificado,  y  corresponden a la descripción siguiente: 

– 

Clase  3:  «Jabones;  preparaciones  para  blanquear  y  otras  sustancias  para  la  colada;  productos  para  limpiar  y  pulir;  cisternas  de  descarga  perfumadas;  productos  químicos  para la limpieza de la porcelana, piedra, madera, vidrio, metales y plásticos».  –  Clase 20: «Recipientes de plástico para productos líquidos gelatinosos y pastosos».  5  Mediante escrito de 28 de septiembre de 2000, el examinador informó a la demandante  de que no podía admitirse el registro de su marca con arreglo al artículo 7, apartado 1,  letra  b),  del  Reglamento  nº  40/94,  por  carecer  de  carácter  distintivo  en  el  sentido  de  dicha  disposición.  El  examinador  señaló  que  un  frasco  que  se  sostiene  sobre  su  parte  superior no es en absoluto inusual en el ámbito de la cosmética. 

Mediante escrito de 9 de octubre de 2000, la demandante  impugnó  la  falta de carácter  distintivo  de  su  marca.  Según  la  demandante,  la  forma  y  los  colores  de  que  se  trata  producen conjuntamente el efecto distintivo. 

(3)

Mediante resolución de 23 de marzo de 2001, el examinador desestimó la solicitud con  arreglo al artículo 7, apartado 1, letra b), del Reglamento nº 40/94.  8  El 28 de marzo de 2001, la demandante formuló un recurso ante la OAMI, con arreglo  al artículo 59 del Reglamento nº 40/94, contra la resolución del examinador.  9  Mediante resolución de 3 de octubre de 2002 (en lo sucesivo, «resolución impugnada»),  la Sala Cuarta de Recurso de la OAMI desestimó el recurso. Dicha Sala negó el carácter  distintivo intrínseco de la marca solicitada en el sentido del artículo 7, apartado 1, letra  b), del Reglamento nº 40/94. La Sala de Recurso consideró, fundamentalmente, que la  marca  solicitada estaba compuesta por la  forma  y  los colores que generalmente tienen  los  recipientes  que  contienen  productos  de  limpieza  y  que  su  combinación  carecía  absolutamente  de  carácter  distintivo.  Según  la  Sala  de  Recurso,  ninguna  de  las  características  del  signo  solicitado  tiene  carácter  distintivo  intrínseco  y,  por  consiguiente, es poco probable que el consumidor medio, que no presta apenas atención  a  la  forma  ni  al  color  de  los  recipientes  de  productos  de  limpieza,  perciba  tales  características como indicaciones del origen comercial.  Pretensiones de las partes  10 La demandante solicita al Tribunal de Primera Instancia que:  –  Anule la resolución impugnada.  –  Condene en costas a la OAMI.  11 La OAMI solicita al Tribunal de Primera Instancia que:  –  Desestime el recurso.  –  Condene en costas a la demandante.  Fundamentos de Derecho  12 La demandante invoca, fundamentalmente, un motivo único, basado en la violación del  artículo 7, apartado 1, letra b), del Reglamento nº 40/94.  Alegaciones de las partes

(4)

13

La demandante impugna la apreciación de la Sala de Recurso que afirmó que la marca  solicitada  carecía  de  carácter  distintivo.  Según  la  demandante,  una  marca  tiene  un  carácter  distintivo  concreto  cuando  puede  ser  comprendida  por  el  público  como  un  medio para distinguir los productos y servicios de una empresa de los de otras empresas.  Considera que el carácter distintivo sólo debe apreciarse en relación con los productos o  los servicios mencionados en la solicitud de registro [véase, en este sentido, la sentencia  del  Tribunal  de  Primera  Instancia  de  8  de  julio  de  1999,  Procter  &Gamble/OAMI  (BABY­DRY), T­163/98, Rec. p. II­2383, apartado 21]. 

14

Por  lo  que  se  refiere  a  los  productos  ofrecidos  al  consumidor  en  estado  líquido,  los  fabricantes  disponen,  según  la  demandante,  de  un  amplio  margen  de  maniobra  al  concebir los envases, en el presente caso, un recipiente en forma de frasco. Afirma que  el público es consciente de ello y, además, sabe que los fabricantes diseñan y utilizan el  envase  como  una  indicación  del  origen  del  producto.  La  demandante  menciona  el  ejemplo de la botella de Coca­Cola, que considera suficientemente conocido en todo el  mundo, como prueba de que la forma de la botella puede, en particular, indicar el origen  del producto. 

15

Por lo que atañe a la forma de que se trata, la demandante alega, basándose en ejemplos  que  ha  aportado,  que  el  recipiente  tiene  una  gran  cantidad  de  particularidades  que  le  diferencian  claramente  de  otros  recipientes  utilizados  para  productos  similares.  La  demandante  describe  la  marca  para  la  cual  solicita  el  registro  como  un  frasco  particularmente plano y cuya forma, vista de frente, recuerda la forma geométrica básica  de una  cometa,  es decir,  la  forma  básica de dos triángulos de diferente tamaño unidos  por  una  base  común,  pero  cuyos  ángulos  superiores  e  inferiores  han  sido  recortados.  Según la demandante, el triángulo superior, antes de ser recortado, formaba un triángulo  casi equilátero mientras que el triángulo inferior representaba un triángulo isósceles. El  frasco, además, está provisto de un tapón. 

16

Según  la  descripción  de  la  demandante,  el  tapón,  que  está  fabricado  con  un  material  «plástico  no  transparente»,  consiste,  fundamentalmente,  en  un  elemento  básico  con  forma de hexaedro en el que las aristas de la cara delantera tienen una longitud doble de  la de las aristas laterales. El tapón, que representa aproximadamente el 20 % de la altura  total de la botella, tiene en la cara delantera y en la trasera un relieve en forma de V que  se acopla al contorno de las aristas laterales del cuerpo. Sobre el tapón se encuentra la  parte  estrecha  del  cuerpo  que  es  de  un  material  plástico  transparente,  lechoso.  Éste  presenta  un  aplanamiento  de  la  punta  superior,  creando,  de  este  modo,  una  superficie  cuadrada  y,  en  las  caras  delantera  y  trasera,  una  superficie  ligeramente  abombada.  La  profundidad máxima del cuerpo equivale, aproximadamente, a la longitud de las aristas  laterales del tapón. 

17

Además, la demandante subraya que el recipiente en cuestión crea deliberadamente un  contraste  respecto  de  las  formas  tradicionales  disponibles  de  recipientes  de  este  tipo.  Según la demandante, lo que caracteriza al recipiente es el gran número de ángulos, de  aristas  y  de  superficies  que  le  dan  la  apariencia  de  un  cristal,  aspecto  que  se  ve

(5)

reforzado  por  el  color  blanco  lechoso.  El  recipiente  se  apoya  en  un  corte  y  una  agresividad  deliberados  y  la  demandante  destaca  el  uso  como  recambio  para  un  producto  de  limpieza  de  inodoros  al  que  está  previsto  destinar  el  recipiente  de  que  se  trata.  La  demandante  afirma  que,  a  diferencia  de  otros recipientes,  el  tapón  de  éste  se  integra en la imagen completa, por lo que el envase causa una impresión monolítica. Por  último, la demandante señala que el recipiente se diferencia de las formas conocidas por  el hecho de ser particularmente plano.  18 La demandante recuerda que su marca ha sido registrada como marca internacional con  arreglo al Protocolo concerniente al Arreglo de Madrid relativo al registro internacional  de  marcas  adoptado  en  Madrid  el  27  de  junio  de  1989.  Once  Estados  miembros  de  la  Comunidad Europea, a saber, el Reino de Bélgica, el Reino de Dinamarca, la República  Federal de Alemania, el Reino de España, la República Francesa, la República Italiana,  el Gran Ducado de Luxemburgo, el Reino de los Países Bajos, la República de Austria,  la  República  Portuguesa  y  la  República  de  Finlandia  no  se  opusieron  al  registro.  Aunque el Reino de Dinamarca alegó inicialmente un motivo de denegación, la oficina  danesa de marcas admitió finalmente el registro de la marca afirmando que se atenía a la  práctica de la OAMI en relación con las marcas tridimensionales. La demandante añade  que la marca de que se trata fue registrada asimismo como marca nacional en Suiza.  19

La  OAMI  sostiene  que  la  Sala  de  Recurso  no  erró  al  considerar  que  el  signo  tridimensional de que se trata carecía de carácter distintivo.  20 Para que el envase pueda constituir una marca, la OAMI estima que debe ser apto para  provocar en la conciencia del consumidor una indicación sobre el origen del producto, y  para influir de este modo en la decisión de compra del consumidor, ya que solamente en  este supuesto la presentación del producto puede constituir la garantía de que todos los  productos  o  servicios  designados  con  ella  han  sido  fabricados  bajo  el  control  de  una  única empresa (sentencia del Tribunal de Justicia de 29 de septiembre de 1998, Canon,  C­39/97, Rec. p. I­5507, apartado 28). 

21

La  OAMI  alega,  en  particular,  que  la  presentación  de  los  productos  que  no  pueden  distribuirse  sin  envasar  sólo  es  percibida  por  el  consumidor  como  un  envase  para  proteger  el  producto.  En  el  caso  de  productos  de  masa,  como  en  el  presente  caso,  el  consumidor no asocia la forma o el envase del producto con su origen comercial. Según  la  OAMI,  el  consumidor  solamente  percibe  el  propio  envase  del  producto  como  una  indicación  de  su  origen  cuando  el  envase  se  presenta  de  tal  manera  que  llama  su  atención,  por  ejemplo,  cuando  se  diferencia  claramente  de  los  utilizados  para  los  productos  de  que  se  trata.  La  OAMI  se  refiere  a  la  sentencia  del  Tribunal  de  Primera  Instancia  de  7  de  febrero  de  2002,  Mag  Instrument/OAMI  (Forma  de  linternas)  (T­  88/00,  Rec.  p.  II­467,  apartado  37),  según  la  cual  si  el  consumidor  interesado  está  acostumbrado a ver formas análogas a la del producto de que se trata, que presentan una  gran  variedad  de  modelos,  es  preciso  señalar  que  tales  formas  suelen  aparecer  como  variantes  de  una  de  las  formas  habituales  más  que  como  una  indicación  del  origen  comercial de los productos.

(6)

22

Por  consiguiente,  según  la  OAMI,  es  preciso  determinar  qué  impresión  produce  el  envase en el consumidor. Considera que hay que tener en cuenta la expectativa que se  presume  en un consumidor  medio, normalmente  informado  y razonablemente atento  y  perspicaz (sentencia del Tribunal de Justicia de 16 de julio de 1998, Gut Springenheide  y Tusky, C­210/96, Rec. p. I­4657, apartado 31). 

23

La OAMI afirma, asimismo, que la Sala de Recurso hizo una apreciación correcta de la  percepción  del  signo  por  el  público  interesado.  A  su  juicio,  aun  cuando  el  diseño  del  recipiente  de  que  se  trata  presenta,  efectivamente,  determinadas  características  específicas,  como  su  forma  y  sus  colores,  que  le  diferencian  de  los  recipientes  para  productos del mismo tipo que se utilizan habitualmente en el mercado, ello no basta, sin  embargo, para conferirle carácter distintivo, el cual supone que el consumidor lo perciba  como una indicación del origen del producto. 

24

Por lo que atañe al posible carácter específico de los colores, la OAMI sostiene que la  experiencia  general  demuestra  que  el  uso  de  un  tapón  blanco  o  de  un  cuerpo  transparente  está  ampliamente  extendido  en  el  sector  de  que  se  trata.  Estima  que  los  colores escogidos no pueden considerarse poco habituales. Según la OAMI, la elección  de un color transparente no constituye  la elección de un color en el  sentido exacto del  término.  En  efecto,  considera  que  cuando  el  consumidor  percibe  directamente  la  sustancia que contiene el recipiente, éste pasa a un segundo plano, como su color.  25

Por lo que se refiere a la alegación de la demandante de que la forma del recipiente en  cuestión se diferencia  claramente de  la de otros productos de  limpieza de  inodoros, la  OAMI  destaca  que  la  demandante  presentó  su  solicitud  de  registro  para  distintos  productos  incluidos  en  las  clases  3  y  20,  cuya  lista  es  muy  extensa  y  comprende  asimismo los recipientes para dentífrico, productos cosméticos, como por ejemplo geles  de ducha, y productos para la vajilla, para los cuales se utiliza corrientemente la forma  de  que  se  trata.  Aunque  la  demandante  pretende  utilizar  la  forma  solicitada  exclusivamente  para  productos  de  limpieza  de  inodoros,  la  OAMI  sostiene  que  está  obligada  a  apreciar  el  carácter  distintivo  de  la  forma  solicitada  en  relación  con  la  totalidad de productos cubiertos por la solicitud de registro de marca comunitaria.  26

La OAMI reconoce que es posible que algunos recipientes que se ofrecen en el mercado  tengan  una  forma  diferente  de  la  del  signo  cuyo  registro  se  solicita.  Estima,  sin  embargo, que ello no significa, en absoluto, que dicho signo tenga un carácter distintivo  intrínseco. Según la OAMI, la forma escogida ha de presentar características específicas  que  llamen  la  atención  del  consumidor,  lo  que  implica  que  debe  diferenciarse  claramente  de  las  formas  usuales.  Por  otra  parte,  el  hecho  de  que  un  recipiente  para  productos de limpieza se sostenga de pié no constituye una característica específica que  llame  la  atención  del  consumidor;  al  contrario,  afirma  que  se  trata  de  un  tipo  de  presentación relativamente extendido, por ejemplo, entre los tubos de dentífrico. En el  presente  caso,  la  OAMI  alega  que  el  consumidor  no  puede  deducir  del  tipo  de  presentación elegido para los productos de  limpieza que se trata de una  indicación del  origen  comercial  de  los  productos.  La  OAMI  afirma,  por  consiguiente,  que  incluso  la

(7)

combinación de los elementos del recipiente no puede inducir al consumidor a percibir  la forma cuyo registro se solicita como algo más que un mero envase; en definitiva, el  consumidor no percibirá el origen comercial de los productos.  27 Por tanto, la OAMI llega a la conclusión de que la marca solicitada carece, desde todos  los puntos de vista, del carácter distintivo mínimo necesario para su registro.  28 Además, por lo que se refiere a  los registros nacionales anteriores, la OAMI reconoce  que  sería  deseable  que  la  práctica  de  los  Estados  miembros  y  de  la  OAMI  fueran  concordantes,  pero  que  las  decisiones  de  la  OAMI  no  son  vinculantes  para  las  autoridades nacionales y viceversa. Por ello, los registros que ya se han efectuado en los  Estados miembros no constituyen  más que un dato que puede tomarse en cuenta, pero  que no es decisivo [sentencia del Tribunal de Primera Instancia de 31 de enero de 2001,  Mitsubishi HiTec Paper Bielefeld/OAMI (Giroform), T­331/99, Rec. p. II­433, apartado  26].  Apreciación del Tribunal de Primera Instancia  29

Con  arreglo  al  artículo  4  del  Reglamento  nº  40/94,  la  forma  del  producto  o  de  su  presentación  puede  constituir  una  marca  comunitaria  con  la  condición  de  que  ésta  sea  apropiada para distinguir  los productos o  los servicios de una empresa de  los de otras  empresas.  Además,  a  tenor  del  artículo  7,  apartado  1,  letra  b),  de  dicho  Reglamento,  debe denegarse el registro de las «marcas que carezcan de carácter distintivo». 

30

Es preciso recordar, en primer  lugar, que,  según  la  jurisprudencia,  las  marcas a que se  refiere  el  artículo  7,  apartado  1,  letra  b),  del  Reglamento  nº  40/94  son,  en  particular,  aquellas que, desde el punto de vista del público interesado, se utilizan corrientemente  en el comercio para la presentación de los productos o servicios de que se trate, o con  respecto  a  las  cuales  existen,  al  menos,  indicios  concretos  que  permiten  inferir  que  pueden utilizarse de esta manera [sentencias del Tribunal de Primera Instancia de 20 de  noviembre  de  2002,  Bosch/OAMI  (Kit  Pro  y  Kit  Super  Pro),  asuntos  acumulados  T­  79/01  y  T­86/01,  Rec.  p.  II­4881,  apartado  19,  y  de  3  de  diciembre  de  2003,  Nestlé  Waters  France/OAMI (Forma de una  botella), T­305/02, Rec. p. I­0000, apartado 28].  Por  otra  parte,  los  signos  a  que  se  refiere  dicha  disposición  no  pueden  cumplir  la  función  esencial  de  la  marca,  a  saber,  identificar  el  origen  del  producto o  servicio,  lo  que permite al consumidor que adquiere el producto o el servicio que la marca designa  repetir  la  experiencia  en  una  adquisición  posterior,  si  resulta  positiva,  o  elegir  otra  marca, si resulta negativa [sentencias del Tribunal de Primera Instancia de 27 de febrero  de 2002, Rewe­Zentral/OAMI (LITE), T­79/00, Rec. p. II­705, apartado  26; Kit Pro y  Kit Super Pro, antes citada, apartado 19; de 30 de abril de 2003, Axions y Belce/OAMI  (Forma  de  puro  de  color  marrón  y  forma  de  lingote  dorado),  asuntos  acumulados  T­  324/01  y T­110/02, Rec. p. II­1897, apartado 29, y Forma de una botella, antes citada,  apartado 28]. 

(8)

Además,  por  lo  que  atañe  a  las  marcas  tridimensionales,  cuanto  más  se  aproxime  la  forma cuyo registro se solicita a la forma que probablemente adopte el producto de que  se trate, más verosímil será que dicha forma carezca de carácter distintivo en el sentido  del artículo 7, apartado 1, letra b), del Reglamento nº 40/94. En cambio, una marca que,  de una  manera  significativa,  difiera de  la  norma  o de  los usos de ese ramo  y  que, por  este  motivo,  cumpla  su  función  esencial  de  origen  no  está  desprovista  de  carácter  distintivo  (sentencias  del  Tribunal  de  Justicia  de  12  de  febrero  de  2004,  Henkel,  C­  218/01, Rec. p. I­0000, apartado 49, y de 29 de abril de 2004, Henkel/OAMI, asuntos  acumulados C­456/01 P y C­457/01 P, Rec. p. I­0000, apartado 39). 

32

El carácter distintivo de una marca sólo puede apreciarse, por una parte, en relación con  los productos o servicios para los que se solicita el registro y, por otra, en relación con  la  percepción  que  de  tal  marca  tenga  el  público  interesado  (sentencias,  antes  citadas,  LITE, apartado 27, y Kit Pro y Kit Super Pro, apartado 20). 

33

Procede señalar que los productos designados por la marca solicitada son productos de  consumo corriente destinados a la totalidad de los consumidores. Es preciso, por tanto,  apreciar  el  carácter  distintivo  de  la  marca  solicitada  teniendo  en  cuenta  la  expectativa  que  se  le  supone  a  un  consumidor  medio,  normalmente  informado  y  razonablemente  atento  y  perspicaz  (sentencia  del  Tribunal  de  Justicia  de  22  de  junio  de  1999,  Lloyd  Schuhfabrik Meyer, C­342/97, Rec. p. I­3819, apartado 26). 

34

Procede recordar, igualmente, que la percepción de las marcas por el público interesado  se ve influenciada por su nivel de atención, que puede variar en función de la categoría  de  productos  o  servicios  de  que  se  trate  (véase,  por  analogía,  la  sentencia  Lloyd  Schuhfabrik Meyer, antes citada, apartado 26). Es un hecho notorio que los operadores  del mercado de productos de limpieza, que se caracteriza por una fuerte competencia, se  enfrentan sin excepción al imperativo técnico del envasado para la comercialización de  dichos  productos  y  están  obligados  a  proveer  el  etiquetado  necesario.  En  estas  circunstancias,  los  operadores  están  muy  motivados  para  conseguir  que  sus  productos  puedan  ser  identificados  en  relación  con  los  de  los  competidores,  en  particular  por  lo  que  afecta  a  su  apariencia  y  al  diseño  de  su  envase,  para  llamar  la  atención  de  los  consumidores.  De  este  modo,  el  consumidor  medio  está  totalmente  capacitado  para  percibir  la  forma  del  envase  de  los  productos  en  cuestión  como  una  indicación  del  origen  comercial  de  éstos,  siempre  y  cuando  dicha  forma  presente  características  suficientes  para  captar  su  atención  (véase,  en  este  sentido,  la  sentencia  Forma  de  una  botella, antes citada, apartado 34). 

35

Por lo demás, es preciso recordar que el artículo 7, apartado 1, letra b), del Reglamento  nº  40/94  no  efectúa  distinción  alguna  en  relación  con  las  diferentes  categorías  de  marcas.  Por  consiguiente,  al  apreciar  el  carácter  distintivo  de  las  marcas  tridimensionales constituidas por la forma de los propios productos, o por la forma del  envase de dichos productos, no procede aplicar criterios más severos que los aplicados a  otras clases de marcas (véase, en este sentido, la sentencia Forma de una botella, antes  citada, apartado 35).

(9)

36

En la resolución impugnada, la Sala de Recurso afirmó que la marca solicitada carecía  de  carácter  distintivo  al  considerar  que  «el  signo  en  cuestión  se  compone,  fundamentalmente,  de  un  recipiente  cuya  forma  recuerda  la  de  una  pera  colocada  al  revés, puesto que una extremidad es más ancha y la otra se estrecha, y cuyos lados son  bastante  planos».  Señala  asimismo  que  «ninguna  de  estas  características  parece  tener  carácter  distintivo,  ya  sea por sí  sola o combinadas unas con otras»; que  «la  forma en  cuestión no puede, por tanto, considerarse intrínsicamente distintiva»; que «ni los lados  aplanados  ni  la  parte  inferior  y  la  parte  superior  planas  modifican  sustancialmente  la  impresión  global  que  produce  la  forma»  y  que  «es  poco  probable  que  el  consumidor  interesado  se  percate  de  estas  características  y  las  perciba  como  una  indicación  de  un  origen  comercial  determinado».  Por  lo  que  se  refiere  a  la  combinación  de  colores  reivindicada para la forma de que se trata, la Sala de Recurso constata que ésta tampoco  aumenta el carácter distintivo de la marca. Por consiguiente, la Sala de Recurso estima  que «de la combinación de dichas características tridimensionales y de color, que no son  distintivas, no puede resultar un signo que presente un mínimo de carácter distintivo».  37

Es preciso recordar  que,  para apreciar  si  la  forma del  frasco de que se trata puede ser  percibida por el público como una indicación del origen del producto, hay que examinar  la  impresión  de  conjunto  que  produce  la  apariencia  de  dicho  frasco  (véanse,  en  este  sentido, la sentencia del Tribunal de Justicia de 11 de noviembre de 1997, SABEL, C­  251/95, Rec. p. I­6191, apartado 23, y  la sentencia Forma de una botella, antes citada,  apartado 39). 

38

En el presente caso, la marca solicitada está compuesta por la forma de un frasco blanco  y  transparente.  Se  trata  de  un  recipiente  de  plástico  compuesto  por  un  cuerpo  transparente  y  un  tapón  blanco.  El  tapón  presenta  en  las  caras  delantera  y  trasera  un  relieve en  forma de V que se acopla  al contorno de  las aristas  laterales del  cuerpo. El  recipiente se representa de pie, sosteniéndose sobre su tapón. 

39

Por lo que se refiere a la apreciación de los diferentes elementos, es preciso recordar que  un  signo  constituido  por  una  combinación  de  elementos  carentes  por  sí  mismos  de  carácter distintivo puede tener dicho carácter cuando existan indicios concretos, como,  en particular, la manera en que se combinan los distintos elementos, que denoten que el  signo representa algo más que la mera suma de los elementos que la forman (véanse, en  este sentido, las sentencias, antes citadas, Kit Pro y Kit Super Pro, apartado 29, y Forma  de una botella, antes citada, apartado 40).  40 Por lo que atañe, más particularmente, a la forma de que se trata, procede señalar que se  desprende  del  examen  de  los  documentos  aportados  a  los  autos  por  las  partes,  que  la  combinación  de  elementos  es  verdaderamente  específica  y  no  puede  considerarse  común a la totalidad de los productos en cuestión. En efecto, el recipiente cuyo registro  se  solicita  presenta  determinadas  características  específicas  que  le  diferencian  de  los  recipientes  para  productos  de  limpieza  que  se  utilizan  generalmente  en  el  mercado.  A  este  respecto,  es  preciso  constatar,  como  alega  la  demandante,  que  el  recipiente  en  cuestión es particularmente anguloso  y que sus  ángulos, aristas  y  superficies  le dan  la

(10)

apariencia de un cristal. Además, el recipiente da una impresión monolítica dado que su  tapón se integra en la imagen global. Por último, el recipiente es particularmente plano.  Por tanto, esta combinación confiere al frasco de que se trata una apariencia particular e  inusual  que  puede  captar  la  atención  del  público  interesado  y  permite  a  éste,  familiarizado  con  la  forma  del  envase  de  los  productos  en  cuestión,  distinguir  los  productos designados en la solicitud de registro de los que tienen otro origen comercial  [véanse, en este sentido, la sentencia del Tribunal de Primera Instancia de 6 de marzo de  2003, DaimlerChrysler/OAMI (Calandra), T­128/01, Rec. p. II­701, apartados 46 y 48,  y la sentencia Forma de una botella, antes citada, apartado 41]. 

41

Además,  habida  cuenta  de  los  recipientes  utilizados  para  productos  similares,  y,  en  particular, los ejemplos aportados por la demandante, es preciso señalar que el aspecto  blanco y transparente del frasco no priva de carácter distintivo al signo cuyo registro se  solicita.  42 En definitiva, procede recordar que basta un mínimo de carácter distintivo para que no  pueda aplicarse el  motivo de denegación previsto en el artículo 7, apartado 1, letra b),  del Reglamento nº 40/94 [véanse la sentencia del Tribunal de Primera Instancia de 27 de  febrero  de  2002,  Eurocool  Logistik/OAMI  (EUROCOOL),  T­34/00,  Rec.  p.  II­683,  apartado  39,  y,  en  este  sentido,  la  sentencia  Calandra,  antes  citada,  apartado  49].  Por  consiguiente,  en  la  medida  en  que,  como  se  ha  indicado  anteriormente,  la  marca  solicitada  está  compuesta  por  una  combinación  de  elementos  con  una  presentación  característica  que  la  diferencian  de  las  otras  formas  presentes  en  el  mercado  de  los  productos  de  que  se  trate,  es  preciso  señalar  que  la  marca  solicitada,  globalmente  considerada, posee el mínimo carácter distintivo necesario. 

43

A mayor abundamiento, debe recordarse que once de los quince Estados miembros de la  Comunidad Europea, al presentarse  la solicitud de registro, no se opusieron al registro  como  marca  internacional  de  una  forma  idéntica,  con  arreglo  al  sistema  de  Madrid  relativo  al  registro  internacional  de  marcas.  Por  consiguiente,  en  once  Estados  miembros,  a  saber,  en  Bélgica,  Dinamarca,  Alemania,  España,  Francia,  Italia,  Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y Finlandia, la protección de dicha marca  es  la  misma  que  si  ésta  se  hubiera  registrado  directamente  por  la  Oficina  nacional  de  marcas del país en cuestión. 

44

Ciertamente,  la Sala de Recurso señaló con acierto en la resolución impugnada, que la  OAMI debe efectuar una apreciación autónoma en cada caso concreto. 

45

En efecto, el régimen  comunitario de  marcas  es  un  sistema autónomo, constituido por  un  conjunto  de  normas  y  que  persigue  objetivos  que  le  son  específicos,  pues  su  aplicación es independiente de todo sistema nacional [sentencia del Tribunal de Primera  Instancia  de  5  de  diciembre  de  2000,  Messe  München/OAMI  (electronica),  T­32/00,  Rec. p. II­3829, apartado 47]. Por consiguiente, el carácter registrable de un signo como  marca  comunitaria  sólo  puede  apreciarse  sobre  la  base  de  la  normativa  comunitaria  pertinente. Por lo tanto, la OAMI y, en su caso, el juez comunitario, no están vinculados

(11)

por una decisión adoptada por un Estado miembro, ni por un país tercero, que admita el  carácter  registrable  de  ese  mismo  signo  como  marca  nacional  (sentencia  Forma  de  linternas, antes citada, apartado 41). 

46

No  obstante,  los  registros  ya  efectuados  en  dichos  Estados  miembros  constituyen  un  elemento  que,  sin  ser  decisivo,  puede  ser  tomado  en  consideración  para  el  registro  de  una  marca comunitaria [sentencias del Tribunal  de Primera Instancia de 16 de  febrero  de  2000,  Procter  &Gamble/OAMI  (Forma  de  un  jabón),  T­122/99,  Rec.  p.  II­265,  apartado 61; de 31 de enero de 2001, Sunrider/OAMI (VITALITE), T­24/00, Rec. p. II­  449, apartado 33, y de 19 de septiembre de 2001, Henkel/OAMI (Pastilla redonda roja y  blanca),  T­337/99,  Rec.  p.  II­2597,  apartado  58].  Dichos  registros  pueden  servir  de  apoyo  en  el  análisis  para  la  apreciación  de  una  solicitud  de  registro  de  una  marca  comunitaria [sentencia del Tribunal de Primera Instancia de 26 de noviembre de 2003,  HERON Robotunits/OAMI (ROBOTUNITS), T­222/02, Rec. p. II­0000, apartado 52].  47

Como  ha  declarado  el  Tribunal  de  Primera  Instancia  en  el  apartado  40  supra,  procede  señalar  que  la  marca  tridimensional  solicitada  es  inusual  y  permite  distinguir  los  productos  de  que  se  trata  de  los  que  tienen  otro  origen  comercial.  Esta  consideración  está corroborada por el registro efectuado por la demandante en once Estados miembros  de una marca tridimensional de idéntica forma a la de la marca solicitada en el presente  caso. 

48

Se  desprende  de  la  totalidad  de  las  consideraciones  que  preceden,  y  sin  que  sea  necesario pronunciarse sobre las demás alegaciones presentadas por la demandante, que  la Sala de Recurso consideró erróneamente que  la  marca  solicitada carecía de carácter  distintivo en el sentido del artículo 7, apartado 1, letra b), del Reglamento nº 40/94.  49

Por consiguiente, procede declarar fundado el motivo y anular la resolución impugnada. 

Costas  50

A  tenor  del  artículo  87,  apartado  2,  del  Reglamento  de  Procedimiento,  la  parte  que  pierda el proceso será condenada en costas, si así lo hubiera solicitado la otra parte.  51 Habida cuenta de las pretensiones de la demandante, y por haber sido desestimadas las  pretensiones formuladas por la OAMI, procede condenar a ésta en costas.  En virtud de todo lo expuesto,  EL TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA (Sala Cuarta)  decide:

(12)

1) 

Anular  la  resolución  de  la  Sala  Cuarta  de  Recurso  de  la  Oficina  de  Armonización  del  Mercado  Interior  (marcas,  dibujos  y  modelos)  de  3  de  octubre  de  2002  (asunto:  R  313/2001­4).  2)  Condenar en costas a la demandada.  Legal  Tiili  Vilaras  Pronunciada en audiencia pública en Luxemburgo, a 24 de noviembre de 2004.  El Secretario  El Presidente  H. Jung  H. Legal  1 –  Lengua de procedimiento: alemán.   

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :